Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Malaga

20 views

Published on

article at Diario de Malaga

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Malaga

  1. 1. L a idea de nuestra pro- pia muerte nos ronda por la cabeza a lo largo de la vida como una sombra. Sabemos que está ahí pero tratamos de restarle im- portancia. Es un pensamiento que marca nuestra forma de actuar. Tanto nos impulsa como nos inhibe. Cuántas ve- ces hemos dejado de hacer co- sas por miedo. Cuántas otras hemos hecho cosas creyendo que era el momento, la única oportunidad. No viviríamos igual si supiéramos que no mo- riremos. Muchas personas explican que cuando enfermaron y su- pieron que su tiempo se aca- baba empezaron a disfrutar plenamente de su vida. Y a te- ner claras cuáles eran sus prio- ridades. Hasta entonces, ase- guran, perdían el tiempo. Cuando por fin llega el mo- mento de morir parece ser que todo cobra un sentido último. Miramos atrás y hacemos ba- lance de nuestra vida a la velo- cidad de la luz o del sonido, y lo más importante, creo, es si de verdad sentimos haber lo- grado estar en paz con noso- tros mismos. Madurar es aceptarse tal y como uno es. Estar en paz con el tiempo, con la vida, con los padres, con los hermanos, con los hijos, con los ex, con los amigos, estar en paz con los sueños incumplidos, estar en paz con lo que logramos, estar en paz con lo que dijimos y con lo que callamos, estar en paz con esa parte del destino que depende de nosotros di- rectamente porque hay otra en la que no podemos intervenir puesto que ya nos viene dada. Estar en paz con la naturaleza, con los animales, con las plan- tas, con los bichos… Dejar en la tierra la mejor huella de la que seamos capaces para mo- rir sabiendo que devolvimos una parte de lo que recibimos. El día de Navidad, mientras unos estábamos a salvo y co- míamos en familia, otros se ju- gaban la vida cruzando el me- diterráneo en pos de una vida digna. Imagino el silencio estreme- cedor del miedo en mitad del océano, el frío y el salitre que cala en los huesos, el valor de quien se juega la vida y se arriesga a ser pasto de los pe- ces por no ver a sus hijos morir lentamente de hambre en la guerra. Entre los escombros de la que fuera su ciudad, en el os- curo desierto a merced de los mercenarios, en el mar embra- vecido donde no hay reflexión, ni filosofía que valga, sólo os- curidad, abandono, desespera- ción e impulso vital, acción en esta- do puro. La acción es mucho más potente que el pensa- miento. Vivir o morir. ¿Cómo podremos nosotros morirnos tranquilos sin hacer nada por ellos? No podremos. Si no puedes ir físicamente a ayudar al menos plantéate co- laborar con ellos desde casa. www. proactivaopenarms.org ESTAR EN PAZ LA MIRADA FEMENINA Susu PANORAMA SOCIEDAD LaOpinión DE MÁLAGADOMINGO, 31 DE DICIEMBRE DE 201774 JAVIERCASTROBURGARÍNMADRID/EFE ■Porsudominiodelasredes,su naturaleza emprendedora y su carácterirreverenteycreativo,la generación Z, aquellos nacidos entrey,estállamadaa reinventar el futuro de la socie- dad española, según ha afirma- do Núria Vilanova, coautora de un libro sobre esta generación. Sondoslosprincipalesrasgos que marcan el carácter de la ge- neraciónZ.Unodeelloseselha- bernacidoenplenaeradigital,al contrario que sus predecesores, los millenials, quienes vivieron el paso del mundo analógico al digital;yelsegundoestárelacio- nado con haber crecido en me- dio de la crisis económica. En una entrevista con motivo de la presentación del libro Ge- neración Z: todo lo que necesitas saber sobre los jóvenes que han dejado viejos a los millenials, es- crito junto a Iñaki Ortega, la au- tora ha subrayado la necesidad delasempresasporintegraraes- tos jóvenes. «Un joven de la ge- neraciónZnoentenderíaqueun jefe le dijera que no puede mirar un whatsapp o contestar al Ins- tagrammientrasestátrabajando, porquelaseparacióndeltiempo ya no es rígida y estamos conec- tados todas las horas que esta- mos despiertos», ha constatado. En este sentido, estos jóvenes han roto con algunas de las in- quietudes de los millenials, en especial en todo lo referido al mundo laboral. Así, lejos de an- siar un puesto de trabajo estable en una compañía tradicional, la generaciónZesemprendedoray más flexible a la hora de compa- ginar la vida laboral y personal. Aun así, España hoy se sitúa como el segundo país de la Unión Europea con un mayor número de parados entre los  y los  años, solo por detrás de Grecia, según datos de Eurostat. Estaprecariedadlaboralnoha afectadoenexcesoalosZ,según Núria Vilanova. «Estos jóvenes puedenconvivirconlaprecarie- dad con más naturalidad, por- que entienden que el mundo se hahechopequeño,queloscam- biossoncadavezmásimportan- tes y más rápidos», ha afirmado. Asimismo, España todavía «está en la carrera» de la moder- nización digital. Las empresas aúnnohanasimiladodeltodola digitalización y el porcentaje de jóvenes españoles que quieren emprender es menor al de otros países de su entorno o de Esta- dos Unidos. Estadiferencia,ajuiciodeNú- ria Vilanova, se debe a razones culturales.«Nuestraconcepción de la privacidad hace que no in- teractuemos de una forma tan abiertaconlasredessociales,por lo tanto nuestro sistema de aprendizaje va a ser más lento», ha asegurado. Paracanalizarmejorlasopor- tunidades que ofrece esta gene- ración,Vilanovahaconsiderado que la educación también debe adaptarse al nuevo mundo digi- tal, dejando a un lado el modelo tradicional de enseñanza. «El sistema educativo de hoy debe basarse en el diálogo y en saber preguntar, volviendo, de algunamanera,alsistemasocrá- tico, en el que el profesor ense- ñabasabiendohacerlaspregun- tas adecuadas», señaló. Respectoacómodarrespues- ta a las demandas de los Z, una generación muy movilizada po- líticamente,laescritoraconside- raquelapolíticatradicional,por sísola,nobasta,puestoqueestos jóvenes ya han comenzado a orientarsusinquietudesatravés del emprendimiento. «Lo que hacen los Z es ser emprendedo- res y crear una empresa con im- pacto, que sirva para luchar a fa- vordelaintegracióndepersonas con discapacidad, o aplicando un modelo que luche contra la discriminación de género o que sea capaz de integrar a personas que están en un nivel de pobre- za», destacó la autora. En cual- quier caso, la integración de los jóvenesZenelmundolaboralno es una opción. «El modelo eco- nómicovaateneruncambioab- solutamente brutal. En  años, un   de los empleos actuales habrándesaparecido.Paraavan- zarenelcambionecesitamosesa nueva mentalidad diferente que tienenlosZ»,concluyóNúriaVi- lanova. Los españoles que vienen. Los nacidos entre 1994 y 2010 están llamados a reinventar el futuro inmediato de la sociedad de nuestro país. ¿Sus armas? Su dominio de las redes sociales, su naturaleza emprendedora y su carácter irreverente, provocador y creativo. Ésa es la opinión de Núria Vilanova, que analiza en un libro los principales rasgos propios y hechos diferenciales que marcan a estos chavales que «han dejado viejos a los milennials» AbranpasoalaGeneraciónZ Los jóvenes Z «pueden convivir con la precariedad laboral con más naturalidad, porque entienden que el mundo se ha hecho pequeño, que los cambios son cada vez más importantes y más rápidos», asegura la experta Los «Z» son nativos digitales desde la infancia. L. O. Vilanova: «Un chaval Z no entendería que su jefe le dijera que no puede mirar un whatsapp en el trabajo»

×