Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

la cultura del pacto

104 views

Published on

article at cinco dias

Published in: Economy & Finance
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

la cultura del pacto

  1. 1. Gamesa cerraron noche de ayer la us negocios eóli- ultinacional ale- nvertirá en el ac- ayoritario, con el nueva compañía renovable, que desplaza del primer puesto internacional a la corporación danesa Vestas. Nace así un líder mundial con una capitalización bur- sátil superior a los 10.000 millones de euros. Los ac- tuales accionistas de Game- sa, entre ellos Iberdrola, conservarán el 41% y recibi- rán un dividendo especial de 890 millones por parte de Siemens. PÁGINA 4 menstendráel59%dela ióneólicaconGamesa FMI Lagarde avisa a la UE de su debilidad si hay ‘brexit’ La cultura del pacto, de la empresa a la política P26 LA FACTURA electrónica, revoluciónenlarelación conproveedores. P24 profesoresysanitarios másqueen2008. P23 Directiv sDirectiv s INAS 16, 17, 21 Y 22 / EDITORIAL EN LA PÁGINA 12 inato a tiros de la diputada a campaña a favor de la UE inato a tiros de la diputada a campaña a favor de la UE SECCIÓN: E.G.M.: O.J.D.: FRECUENCIA: ÁREA: TARIFA: PÁGINAS: PAÍS: PORTADA 57000 23266 Lunes a sábados 1320 CM² - 110% 16368 € 1,26 España 17 Junio, 2016
  2. 2. Viernes 17 de junio de 201626 Cinco Días Lacolaboraciónentrelasgrandescompañíasylas‘startups’eselespejo enelquelospartidosdebenmirarse.Yhastaahoranolohanhecho Laculturadelpacto, delaempresaalapolítica PABLO SEMPERE Madrid L a política y la empresa comparten más semejanzas de lo que parece. Una de ellas, el dominio de los nue- vos agentes. Nunca antes los pequeños habían tenido tanto poder como hoy. La aparición de pequeñas empresas y la lle- gada de nuevos partidos políticos ha pues- to en jaque la supremacía de las grandes organizaciones y de las formaciones tra- dicionales, creando un ecosistema total- mente inusual. Así lo explica el director de Deusto Bu- siness School en Madrid Iñaki Ortega. “Las nuevas compañías surgieron por la simple razón de que las tradicionales no ofertaban productos que la sociedad co- menzaba a reclamar”, relata. Algo que, en la política, se ha repetido. La economía colaborativa, el orgullo de pertenencia y la fuerza de las redes sociales han propi- ciado que en la empresa los consumido- res hayan cobrado protagonismo. “Esto mismo es lo que ha impulsado, en polí- tica, a los nuevos partidos, que han teni- do en cuenta estos detalles”, afirma Alana Moceri, profesora de comunicación po- lítica en la Universidad Europea. El marco y las reglas del juego han cam- biado. “Estamos en un momento de dis- rupción total y dolorosa, en el que se ha hecho mucho más fuerte la lucha entre los que están y los que vienen, entre los emprendedores y los empresarios tradi- cionales”, añade Ortega. De esta nueva realidad se dieron cuen- ta mucho antes las grandes organiza- tega. Las firmas que atendieron las de- mandas del consumidor y supieron dejar al lado las diferencias para cola- borar son las que, a grandes rasgos, sa- lieron adelante. En política, añade Or- tega, la situación es similar. “Ha que- dado claro que se necesitan acuerdos. Por eso, quien los propicie tendrá mucha más ventaja”. La no eterna juventud Sin embargo, no hay que confiarse. “La novedad no es condi- ción total para triun- far”, señala Ortega. Muchas empresas que nacieron al calor de las nuevas necesidades de los consumidores no su- pieron materializar sus ideas. “Si al surgir no tie- nes éxito rápidamente, acabas desapa- reciendo, porque ya existe un super- puesto al que no puedes desplazar sin ofrecer algo nuevo. Por eso, la novedad en la compañía, al igual que la juventud, no es eterna”. Esta situación también se repite en la tesitura política. “Por eso, la principal preocupación de los partidos es no co- meter ningún error”, recalca Moceri. Mucho más cuando los comicios del pró- ximo 26 de junio se celebran seis meses después de los últimos, y no cuatro años más tarde, como era lo habitual. “Se ha acelerado el plazo para convertirse en viejo”, recalca Ortega. ciones, quizá porque el despegue de las startups que amenazaron su dominio fue previo al de los partidos políticos que han roto el bipartidismo. Por eso, la cultura de los pactos que, según los sondeos ten- drá que despertar en la política, llegó hace ya tiempo al mundo corporativo, “cuando los que estaban se vieron ame- nazados por los que venían. O dicho de otro modo, cuando los incumbentes vie- ron que los insurgentes se acercaban pe- ligrosamente a ellos”, prosigue Ortega. Quien antes empieza a jugar, antes co- noce las reglas del juego. Por esa razón, el mundo empresarial es para la políti- ca el espejo en el que mirarse. “La cola- boración entre las organizaciones hoy ya es necesaria, y por eso muchas empre- sas que incluso compiten entre sí , desde hace un tiempo colaboran mutuamen- te porque saben que en determinados as- pectos, esta relación es realmente útil para ambas”, señala José Ramón Pin, pro- fesor de dirección de personas en IESE. Y a veces no solo rentable, sino vital. En este sentido, firmas competidoras entre sí pueden poner a trabajar sus re- cursos para desarrollar nuevos pro- ductos que supongan un beneficio para ambas. “De la misma forma que, en mu- chos procesos productivos, ya hay ser- vicios y artículos que, sin la colabora- ción de otra compañía, una organiza- ción no puede sacar adelante”, relata Pin. Estas medidas que han puesto en marcha las empresas obedecen a una ley tan antigua como conocida: “el clien- te siempre tiene la razón”, recuerda Or- Lasformaciones políticasque propicienacuerdos seráncompensadas porlasociedad,al igualquelesucedió alasgrandes organizaciones Directiv s THINKSTOCK El tablero se ha roto. Cuan- do hace unos meses la es- trategia se enfocaba en ganar las elecciones, hoy se dirige a formar Gobier- no. “Algo que, aunque pa- rezca similar, no lo es”, re- calca el profesor de Direc- ción de Personas del IESE José Ramón Pin. Por eso, ejemplifica el docente, se ha pasado de jugar al ajedrez, “donde uno tenía que derrotar al otro”, al parchís, donde hay cuatro agentes y la es- trategia es crucial. Tam- bién la de los pactos. “Cuando se juega al ajedrez, igual no interesa comer una ficha a un ju- gador, para que este coma al con- trincante que te está siguiendo”, comenta. Por eso, las alian- zas en la política, al igual que en el popular juego, son esenciales y de- terminan el resultado de la partida. Pin asegura que en esta campaña “ya está el pesca- do vendido”, y poco va a cambiar de aquí a la fecha señalada. “Por eso convie- ne, más que acertar, no cometer errores”. Y uno de ellos es olvidar que este ya es un partido a cuatro, “porque si no, por ejem- plo, la ficha morada puede comerse a la roja”. Del ajedrez al parchís ● Cuando irrumpió la pla- taforma de ventas online Amazon, el reinado de mu- chos grupos de distribu- ción se vio amenazado. Muchos de ellos supieron reinventarse y adaptarse a los nuevos tiempos abriendo una ventana a la venta a través de internet. Trasladándolo al mundo de la política, “Podemos ha sido el Amazon particular del PSOE, que tiene que responder para volver a ser puntero”, explica Iñaki Ortega. ELAMAZONPOLÍTICO SECCIÓN: E.G.M.: O.J.D.: FRECUENCIA: ÁREA: TARIFA: PÁGINAS: PAÍS: PORTADA 57000 23266 Lunes a sábados 1320 CM² - 110% 16368 € 1,26 España 17 Junio, 2016

×