Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
L
as dos palabras que titulan este artí-
culo han llegado a ser consideradas
como un oxímoron. El fin último del
humanismo...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

El correo bizkaia_31_20170316000000

46 views

Published on

article at El Correo

Published in: Economy & Finance
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

El correo bizkaia_31_20170316000000

  1. 1. L as dos palabras que titulan este artí- culo han llegado a ser consideradas como un oxímoron. El fin último del humanismo, el bienestar del ser hu- mano,haestadomuylejosdelcomportamien- to de algunos casos judiciales que nos vienen a la cabeza, lo que convirtió en antagónicas esas palabras. Pero si repasamos la obra de un humanista como Alfred Marshall, autor en 1890 del que se considera el primer manual de economía, veremos que esas malas praxis empresariales son la excepción que confirma la regla. Para Marshall, la economía de mer- cado conseguía maximizar el bienestar siem- prequesecumpliesenfielmentealgunascon- diciones como disponer de muchos deman- dantes y oferentes, igualdad de información de esos agentes y la no existencia de barreras de entrada y salida a los mercados. En caso de que no se observen sabemos, por desgracia, lo que puede ocurrir. Los economistas han investigado profusa- mente las consecuencias de la actividad em- presarial, por ello no hay duda de que las em- presas son las responsables de la creación de empleo, riqueza, competitividad, innovación y hasta cohesión social. Estas externalidades positivas que tanto bien han causado a la hu- manidad,sinembargoseenfrentanaunmun- do donde los problemas crecen a mayor rapi- dez que las soluciones. El terrorismo, la po- breza o la exclusión social nos lo recuerdan. Pero la buena noticia es que hoy disfruta- mos de un auge de las llamadas empresas hu- manistas. El surgimiento del cuarto sector y la llamada revolución de emprendimiento lo están haciendo posible. Pero esto solo podría haber sucedido en un momento histórico en el que han coincidido dos hechos muy rele- vantes. En primer lugar la mayor crisis eco- nómica de los últimos 75 años y en segundo término la disrupción de la tecnología que ha popularizado el acceso a herramientas madu- ras que facilitan la desaparición de barreras de entradas a la mayoría de los mercados. Elcuartosector,aquellosagenteseconómi- cosquenosonpúblicos,niempresasprivadas al uso, pero tampocoONG, son empresas que buscan conciliar sus fines sociales con la dis- ciplina mercantil. Desde que en los años 60, Bill Drayton, fundador deAshoka, hablase de los emprendedores sociales, son muchas las empresasquehanpuestoenprácticaesenue- vohumanismoempresarial.LaONCEoEcoem- bes, pero también el grupo Mondragón o la marca de alimentación La Fageda en Catalu- ña, entre otros, han demostrado que se pue- de ayudar a colectivos en riesgo de exclusión, cuidarelmedioambienteopromovereldesa- rrollo del territorio siendo competitivo. La revolución de las startups basada en la resolución de viejos problemas con innova- doras soluciones apoyadas en la tecnología ha conseguido no solo democratizar el acceso al mundo de la empresa y atraer el mejor talen- toalemprendimiento,sino,loqueesmásim- portante, conseguir un consenso político al respecto de esta figura y su apoyo por las ins- tituciones públicas. Por todo lo anterior es muy probable que la próxima vez que alguien junte los vocablos empresa y humanismo ya no recurra a un recurso literario como el oxí- moron para definir esa unión, sino a las cien- cias naturales y aquel fenómeno mediante el cual dos especies se necesitan para sobrevi- vir, también conocido como simbiosis. La empresa humanista IÑAKI ORTEGA Y JORDI ALBAREDA PROFESORES DE DEUSTO BUSINESS SCHOOL SECCIÓN: E.G.M.: O.J.D.: FRECUENCIA: ÁREA: TARIFA: PÁGINAS: PAÍS: OPINION 386000 52361 Diario 198 CM² - 22% 2263 € 31 España 16 Marzo, 2017

×