Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Articulo prensa regional: De ninis, millennials y otras leyendas urbanas

317 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Articulo prensa regional: De ninis, millennials y otras leyendas urbanas

  1. 1. Audiencia: 177,000 Sección: - fillïnfle ÏIE (Ilustilluw . ... .,. ._. ... ... g. : Difusión: 29.679 Valor Pub: 1.268,7 € 15-Oct-2014 ESPACIO: 520 cm2 PORCENTAJE: 44% De ninis, millennials y otras leyendas urbanas IÑAKI ORTEGA PROFESOR-DOCTOR EN LA UNIVERSIDAD INTERNACIONAL DE LA RIOJA «Ayer estuve en un bar con amigos, era como un grupo de whastapp pero nos veíamos y tomábamos copas. Es el futuro». ïtvittei‘. septiembre 2014 esde que en mayo de 2013 la revista Time dedicó su portada a los ‘millen- nials’ con la leyenda «Me Me Me Gene- ration», rematnda en su interior con afir- maciones del tipo de «son perezosos, na rcisistas y todavia viven con sus padres», se desencadenó toda una serie de leyendas urbanas alrededor de la ge- neración del nuevo milenio. Ni estudian, ni trabaja n. Son ninis que, como en 1a película de León de Aranoa, pasan ‘los lunes a1 sol’y, según parece, también el resto dela sema- na. La laceranre tasa de desempleo juvenil y el re- traso en la edad de emancipación hzmllevado ci que muchos jóvenes terminen sus estudios y sigan vi- viendo en casa porque no tienen trabajo. Pero de ahi a considerar que aquellos que han nacido en los 80 y 90 no hacen nada hay un tre cho. Precisa- mente esta generación no es la que dejó de estu- diar por trabajar al albur del boom inmobiliario; ni tampoco son ellos los que despreciaron ser em- prendedores por La estabilidad de la función públi- ca. fueron las generaciones anteriores las obsesio- nadas por ser fimcionarios y las del abandono es- colar por el dinero fácil del ladrillo. Los ‘rnillen- niols’ no vivieron todo eso porque han crecido con 1a crisis, están superpreparados, como ha puesto de manifiesto recientemente la Universidad de Deusto al comunicar que nunca hubo tantos doc- tores como ahora. Es esta la cohorte de edad que ITIEIjOÍ ZISUTÏIE! IE! ZIVGHIÍLTÍB de ETÏIFIEHÜGI’, BSEVETZI’ do por el informe GEM y son ellos los que están empujan do con sus ‘startups’ a que las grandes em- presas innoven. Es el caso de Luis Iván Cuende, con 17 años, explicado en su libro ni estudio ni tra- bajo. .. monto empresas y hago lo que me gusta». Frívolos y egocéntricos. Bailan ‘ttverlring’, esa modalidad de haile que consiste en moverlas nal- t: JOSE IBARIIOLA gas en distintas direcciones, que practican ‘cele- brities', corr1o Miley Cyrus o Rihanna; se fotogra- fian continuamente y cuelgan sus selfis en redes sociales como Instragrmri. La realidad es que la tam- bién llamada generación Y se divierte de un modo más sano que las anteriores con la fiebre del ‘run- ning’ o aficiones como el ‘parkour’ y tribus como los ‘surfers’ o ‘rollers’, que exigen estar en plena forma. Son los ‘millennials’, los que movidos por la necesidad y sus convicciones han inventado 1a economía colaborativa que, con la ayuda del Inter- net delas cosas, corno dice el economista Riflcin, nos convertirá a todos en prosumidores (produc- tores y consumidores ala vez). Snobs y sin compromiso social. Les preocupa es- tara la última moda, al extremo de convertirse en anoréxicos o en seguidores de la dietas más ‘cool’, como los ‘paleos’ que COITIEI‘! lo mismo que el hom- bre enla Edad de Piedra. No les interesa la políti- ca ni participan en las ONG como las generaciones anteriores. La verdad es que los ‘núllennialsno in- ventaron la comida basura sino sus padres y son ellos los que están parrocinando la filosofia ‘slow food’ o el ‘hazlo tú mismo’. Por último, nada me- jor que la imagen de las calles de Hong Kong to- madas por miles de jóvenes adolescentes enfren- tándose ala dictadura china para demostrar la fa- lacia de esa supuesta pasividad social. El mundo está cambiando mucho y muy rápi- do, pero eso no nos puede llevar a estigmatizar zi la generación del milenio solo por no entenderla, Estamos a tiempo de rectificar aligual que lo ha hecho recientemente el periodista que lo inició todo con su articulo en TIME: «Son la generación que nosva a salvar, son optimistas y quieren ser vistos pero no dominar a todos. Son emprendedo- res sin afán de poder». PERIODICIDAD: Diario
  2. 2. Audiencia: 2044000 o "“"““ Sección: - Difusión: 29.679 Págd 31 Valor Pub: 885,5 e 15-Oct-2014 ESPACIO: 525 cm2 PORCENTAJE: 45% De ninis, millennials y otras leyendas urbanas IÑAKI ORTEGA RRoEEsoRDocroR EN LA uNIvERsIDAD IN I ERNAcIoNAL DE LA RIOJA «Ayer estuve en un bar con amigos, era como un grupo de whastapp pero nos veíamos y tomábamos copas. Es el futuro». Twitter. septiembre 1014 esde que en mayo de 2013 la revista Time dedicó su portada a los ‘millen- nials’ con la leyenda «Me Me Me Gene- mtion», rerriatada en suinterior con afir- maciones del tipo de «son perezosos, narcisistas y todavia viven con sus padres», se desencadenó toda una serie de leyendas urbanas alrededor de la ge- neración del nuevo milenio. Ni estudian, ni trabajan. Son ninis que, como en la pelicula de León de Aranoa, pasan ‘loslunes a] sol’ y, según parece, también el resto de la sema- na. La lacera nte tasa de desempleo juvenil y el re- traso en la edad de emancipación han llevado a que muchos jóvenes terminen sus estudios y sigan vi- viendo en casa porque no tienen trabajo. Pero de ahi a considerar que aquellos que han nacido en los 80 y 90 no hacen nada hayun trecho. Precisa- mente esta generación no es la que dejó de estu- diar por trabajar al albur del boom inmobiliario; ni tampoco son ellos los que despreciaron ser em- prendedores por la estabilidad de la fundón públi- ca. Fueron las generaciones antenores las obsesio- nadas por ser funcionarios y las del abandono es- colar por el dinero fácil del ladrillo. Los ‘millen- níals’ no vivieron todo eso porque han crecido con la crisis, están superpreparados, como ha puesto de manifiesto recientemente la Universidad de Deusto al comunicar que nunca hubo tantos doc- tores como ahora. Es esta la cohorte de edad que mejor asume la aventura de emprender, asevera- do por el informe GEM y son ellos los que están empujando con sus ‘startups’ a que las grandes em- presas innoven. Es el caso de Luis Ivan Cuende, con 17 años, explicado en su libro ni estudio ni tra- bajo". monto empresas y hago lo que me gusta». Frivolos y egocéntricos. Bailan ‘twetking’, esa modalidadde baile que consiste en mover las nal- l: JOSÉ BARROLA ga s en distintas direcciones, que practican ‘cele- brities’, como Miley Cyrus o Rihanna; se fotogra — fian continuamentey cuelgan sus selfls en redes sociales como lnstragarn. Ia realidad es quela tam- bién llamada generadón Y se divierte de un modo mas sano que las anteriores con la fiebre del ‘run- ning’ o aficiones como el ‘parkoufy tribus como los ‘surfers’ o ‘rollers’, que exigen estar en plena forma. Son los ‘millenniais’, los que movidos por la necesidad y sus convicciones han inventado la economia colaborativa que, con la ayuda del Inter- net delas cosas, como dice el economista Rifkin, nos convertirá a todos en prosumidores (produc- tores y consumídores a la vez). Snobs y sin compromiso social. Les preocupa es- tar a la última moda, al extremo de convertirse en anoréxicos o en seguidores de la dietasmás ‘cool’, como los ‘paleos’ que comen lo mismo que el hom- bre en la Edad de Piedra. No les interesa la politi- ca ni participan en las ONG como las generaciones anteriores: La verdad es que los ‘millennials’ no in- ventaron la comida basura sino sus padres y son ellos los que están patrocinando la filosofia ‘slow food’ o el ‘hazlo tú mismo’. Por último, nada me- jor que la imagen de las calles de Hong Kong to- madas por miles de jóvenes adolescentes enfren- tándose ala dictadura china para demostrar la fa- lacia de esa supuesta pasividad social. El mundo está cambiando mucho y muy rápi- do, pero eso no nospuede llevar a estigmatizar a la generación del inilenio solo por no entenderla. Estamos a tiempo de rectificar al igual que lo ha hecho recientemente el periodista que lo inició todo con su articulo en TIME: «Son la generación que nos va a salvar, son optímistasy quieren ser vistos pero no dominara todos. Son emprendedo- res sin afán de poder». PERIODICIDAD: Diario
  3. 3. Difusión: Audiencia: 134.000 —r i l 17.591 Valor Pub: 1.488,2 e "BADAJOZ 2 c me x- 1 34-. ) l Pág. : 1 5-Oct-2014 Sección: Opinión 20 ESPACIO: 518 cm2 PORCENTAJE: 42% De ninis, millennials y otras leyendas urbanas IÑAKI ORTEGA PROFESOR-‘DOL I OR EN LA UNIVERSIDAD INTERNACIONAL DE LA RIOJA «Ayer estuve en un bar con amigos, era como un grupo de Whastapi) pero nos veíamos y tomábamos copas. Es el futuro». Twitter, septiembre 2014 esde que en mayo de 2013 la revista l ‘Time’ dedicó su portada a los ‘millen- _ ' nials‘ con la leyenda «Me Me Me Gene- ration», rematada en su interior con afir- maciones del tipo de «son perezosos, narcisistas y todavia viven con su. s padres», se desencadenó toda una serie de leyendas urbanas alrededor de la ge- neración del nuevo milenio. Ni estudian, ni trabajan. Son ninis que, como en la película de León de Aranoa, pasan ‘los lunes al sol‘ y, según parece, también el resto de la sema- na. La lacerante tasa de desempleo juvenil y el re- traso en la edad de ernancipatión han llevadoa que muchosjóvenes terminen sus estudiosy sigan vi- viendo en casa porque no tienen trabajo. Pero de ahí a considerar que aquellos que han nacido en los 80 y 90 no hacen nada hay un trecho. Precisa- mente esta generación no es la que dejó de estu- diar por trabajar al albur del boom inmobiliario; ni tampoco son ellos los que despreciaron ser em- prendedores por la estabilidad de la función públi- ca. Fueron las generaciones anteriores las obsesio- nadas por ser funcionarios ylas del abandono es- colar por el dinero fácil del ladrillo. Los ‘millen- nials‘ no vivieron todo eso porque han crecido con la crisis, están superpreparados, como ha puesto de manifiesto recientemente la Universidad de Deusto al comunicar que nunca hubo tantos doc- tores como ahora. Es esta la cohorte de edad que mejor asume la aventura de emprender, asevera- do por el informe GEM y son ellos los que están empujando con sus ‘startups’ a que las grandes em- presas innoven. Es el caso de Luis Iván Cuende, con 17 años, explicado en su Libro ni estudio ni tra- bajo. " monto empresas y hago lo que me gusta». Frivolos y egocéntricos. Bailan ‘twerking’, esa modalidad de baile que consiste en mover las nal- ‘ JOSÉ IaARRoLA gas en distintas direcciones, que practica n ‘cele- brities’, como Miley Cyrus o Rihanna; se fotogra- fian continuamente y cuelgan sus selfis en redes sociales como Instragram. La realidad es que la tam- bién llamada generación Y se divierte de un modo más sano que las anteriores con la fiebre del ‘run- ning’ o aficiones como el ‘parkour’ y tribus como los ‘surfers’ o ‘rollers’, que exigen estar en plena forma. Son los ‘millennials’, los que movidos por la necesidad y sus convicciones han inventado la economia colaborativa que, con la ayuda del Inter- net de las cosas, como dice el economista Rifkin, nos convertirá a todos en prosumidores (produc- tores y consumidores ala vez). Snobs y sin compromiso social. Les preocupa es- tar a la última moda, al extremo de convertirse en anoréxicos oen seguidores de la dietas más ‘cool’, como los ‘paleos’ que comen lo mismo que el hom- bre en la Edad de Piedra. No les interesa la politi- ca ni participan en las ONG como las generaciones anteriores. La verdad es que los ‘míllennials’no in- ventaron la comida basura sino sus padres y son ellos los que están patrocinando la filosofia ‘slow food‘ o el ‘hazlo tú mismo‘, Por último, nada me- jor que la imagen de las calles de Hong Kong to- ma das por miles de jóvenes adolescentes enfren- tándose a la dictadura china para demostrar la fa- lacia de esa supuesta pasividad social. El mundo esta cambiando mucho y muy rapi- do, pero eso no nos puede llevar a estigmatizar a la generación del milenio solo por no entenderla. Estamos a tiempo de rectificar al igual que lo ha hecho recientemente el periodista que lo inicio todo con su articulo en ‘TIME’: «Son la generación que nos va a salvar, son optimistas y quieren ser vistos pero no dominar a todos. Son emprendedo- res sin afán de poder». PERIODICIDAD: Diario
  4. 4. Audiencia: 88.000 Difusión: 13.583 Valor Pub: 1.082,9 € LA RIOJA DIARIO uE um I, “ wwwlanoia cam Pág. : 20 15-Oct-2014 Sección: - . - _. _. ¡ ; _*_'_J ESPACIO: 451 cm2 PORCENTAJE: 37% De ninis, millennials y otras leyendas urbanas IÑAKI ORTEGA PROFESOR-DOCTOR EN ECONOMIA EN LA UNIVERSIDAD INTERNACIONAL DE LA RIOJA «Ayer estuve en un bar con amigos, era como un grupo de whastapp pero nos veíamos y tomábamos copas. Es el futuro» (Twitter, septiembre 2014) esde que en mayo de 2013 la revista Time dedicó su portada a los millen- irials con la leyenda «Me Me Me Ge- neration» rematada en su interior con afirmaciones del tipo de «son perezosos, narci- sistas y todavia viven con sus padres» se desen- cadenó roda una serie de leyendas urbanas alre- dedor dela generación del nuevo milenio. Ni estudian, ni trabajan. Son ninis que como en la película de León de Aranoa pasan «los lunes al sol» y según parece tarn- bién el resto de la sema- na. La lacerante tasa de desempleo juvenil ye] re- traso en la edad de eman- cipación han llevado a que muchos jóvenes terminen sus estudios y sigan vi- viendo en casa porque no tienen trabajo. Pero de ahi a considerar que aquellos que han nacido en los 80 y 90 no hacen nada hay un trecho. Precisamente esta generación no es la que dejó de estudiar por trabajar al albur del boom inmobiliario; ni tampoco son ellos los que despre- ciaron ser emprendedo- res por la estabilidad de la función pública. Fueron las generaciones anterio- res las obsesionadas por ser funcionarios y las del abandono escolar por el dinero fácil del ladrillo. Los millennials no vivie- ron todo eso porque han crecido con la crisis, están superpreparados como ha puesto de manifiesto recientemente la Uni- versidad de Deusto al comunicar que nunca hubo tantos doctores como ahora. Es esta la cohorte de edad que mejor asume la aventura de emprender, aseverado por el informe GEM y son ellos los que estan empujando con sus start-ups a que las gran- des empresas innoven. Es el caso de Luis Iván Cuende con 17 años explicado en su libro «ni es- tudio ni trabajo. .. monto empresas y hago Io que me gusta». Frivolos y egocéntricos. Bailan twerking esa modalidad de baile que consiste en mover las nal- rïtmasleuis zAm-ansazvgrsv :2‘. gas en distintas direcciones que practican cele- brities como Miley Cyrus o Rihanna; se fotogra- fian continuamente y cuelgan sus selfies en re- des sociales como Instragram. La realidad es que la también llamada ‘generación Y’ se divierte de un modo más sano que las anteriores con la fie- bre del runningo aficiones como el parkoury tri- bus como los surfers o rollers que exigen estar en plena forma. Son los millennials los que movi- dos por la necesidad y sus convicciones han inven- tado la economía colabo- rativa que con la ayuda del internet de las cosas, como dice el economista Rifkin, nos convertirá a todos en prosumidores (productores yconsumi- dores a la vez). Snobs y sin comprorni- so social. Les preocupa es- tar a la última moda al ex- tremo de convertirse en anoréxicos o en seguido- res dela dietas mas cool como los paleos, que co- men lo mismo que el hombre en la Edad de Pie- dra. No les interesa la po- lírica ni participan en las ONG como las generacio- nes anteriores. La verdad es que los millennials no inventaron la comida ba- sura sino sus padresy son ellos los que están patro- cinando la filosofía slow food o el ‘hazlo tu mis- mo’. Por frlrimo, nada me- jor que la imagen de las calles de Hong Kong tomadas por miles de jóve- nes adolescentes enfrentándose ala dictadura china para demostrar la falacia de esa supuesta pasividad social. El mundo está cambiando mucho y muy rapi- do pero eso no nos puede llevar a estigmatizar a la generación del milenio solo por no entender- la. Estamos a tiempo de rectificar al igual que lo ha hecho recientemente el periodista que lo inj- ció todo con su artículo en Time: «Son la genera- ción que nos va a salvar, son optimistas y quie- ren ser vistos pero no dominar a todos. Son em- prendedores sin afán de poder», PERIODICIDAD: Diario
  5. 5. Audiencia: 37.500 Sección: - LA VERDAD Dirusión: 3.666 . . Pág. : 19 Valor Pub: 1.724,0 € 15-Oct-2014 ESPACIO: 529 cm2 PORCENTAJE: 56% PERIODICIDAD: Diario / De ninis, millennials y otras leyendas urbanas IÑAKI ORTEGA PROFESOR-DOCTOR EN LA LJNIVERSIDAD INTERNACIONAL DE LA RIOJA «Ayer estuve en un bar con amigos, era como un grupo de whastapp pero nos veíamos y tomábamos copas. Es el futuro». Twitter, septiembre 1or4 esde que en mayo de 2013 la revista ‘Time dedicó su porta da a los ‘mil1en- niaJs’ con la leyenda «Me Me Me Gene- ration», rematada en su interior con afir- maciones del tipo de «son perezosos, narcisistas y todavía viven con sus padres», se desencadenó toda una serie de leyendas urbanas alrededor de la ge- neración del nuevo milenio. Ni estudian, ni trabajan. Son ninis que, como en la pelicula de León de Aranoa, pasan ‘los lunes al sol’ y, según parece, también el resto de la sema- na. La lacerante tasa de desempleo juvenily el re- traso en la edad de emancipación han llevado a que muchos jóvenes terminen sus estudios y sigan vi- viendo en casa porque no tienen trabajo. Pero de ahi a considerar que aquellos que han nacido en los 80 y 90 no hacen nada hayun trecho. Precisa- mente esta generación no es la que dejó de estu- diar por trabajar al albur del boom inmobiliario, ‘ ni tampoco son el los los que despreciaron ser em- prendedores por la estabilidad de la función públi- ca. Fueron las generaciones anteriores las obsesio- nadas por ser funcionarios y las del abandono es- colar por el dinero fácil del ladrillo. Los ‘millen- nials’ no vivieron todo eso porque han crecido con la crisis, están superpreparados, como ha puesto de manifiesto recientemente la Universidad de Deusto al comunicar que nunca hubo tantos doc- tores como ahora. Es esta la cohorte de edad que mejor asume la aventura de emprender, asevera- do por el informe GEM y son ellos los que están empujando con sus ‘startups’ a que las grandes em- presas innoven. Es el caso de Luis Iván Cuende, con 17 años, explicado en su libro ni estudio ni tra- bajo. .. monto empresas y hago lo que me gusta». Frivolos y egocéntricos. Bailan ‘twerking’, esa modalidad de baile que consiste en mover las nal- : JOSÉ IBARROLA gas en distintas direcciones, que practican ‘cele- brities’, como Miley Cyrus o Rihanna; se fotogra- ñan continuamente y cuelgan sus selfis en redes sociales como lnstragram. La realidad es que la tam- bien llamada generación Y se divierte de un modo más sano que las anteriores con la fiebre del ‘run- ning’ o aficiones como el ‘parkour’ y tribus como los ‘surfers’ o ‘rollers’, que exigen estar en plena forma. Son los ‘millennials’, los que movidos por la necesidad y sus convicciones han inventadola economia colaborativa que, con la ayuda del Inter- net delas cosas, como dice el economista Riíkin, nos convertirá a todos en prosumidores (produc- tores y consumidores ala vez). Snobs y sin mmprom iso soda]. Les preocupa es- tar a la última moda, al extremo de convertirse en anoréxicos o en seguidores de la dietasmás ‘cool’, como los ‘paleos’ que comen lo mismo que el hom- bre en 1a Edad de Piedra. No les interesa 1a politi- ca ni participan en las ONG como las generaciones anteriores. La verdad es que los ‘millennials’ no in- ventaron la comida basura sino sus padres y son ellos los que están patrocinando la filosofía ‘slow food’ o el ‘hazlo tú mismo’. Por último, nada me- jor que la imagen de las calles de Hong Kong to- madas por miles de jóvenes adolescentes enfren- tándose a la dictadura china para demostrar la fa- lacia de esa supuesta pasividad social. El mundo está cambiando mucho y muy rapi- do, pero eso no nos puede llevar a estigmatizar a ln generacion del milenio solo por no entenderla. Estamos a tiempo de rectificar al igual que lo ha hecho recientemente el periodista que lo inició todo con su articulo en TIME: «Son la generación que nos va a salvar, son optimistas y quieren ser vistos pero no dominar a todos. Son emprendedo- res sin afán de poder».

×