Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
3HACIA UNA CULTURA DE DIGNIFICACIÓN DEL MAGISTERIO NACIONAL DICIEMBRE 2011Cuaderno dePedagogía yEducaciónPresentación•	 15...
Ponemos a disposición del magisterio nacionalCuadernos de Pedagogía y Educación No. 3. Enesta oportunidad recogemos materi...
Comité EditorialLuis Armando GonzálezDirector GeneralEscuela Superior de MaestrosÁlvaro Darío LaraJefe Departamento de Cie...
CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre20114EditorialDe septiembre a noviembre, El Salvador haestado marcado por un ambient...
CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre20115EditorialY es que la historia oficial salvadoreña se ha resistidoa mirar la his...
CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre20116ArtículoLos valores y la escuela*Eduardo Badía SerraViceministroMinisterio de E...
CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre20117ArtículoAnte mi necedad, me justifico aduciendo la propianecedad de ellos. Uste...
CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre20118están al servicio de un todo irracional. Y, ¿por quées irracional nuestra socie...
CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre20119realidad? lo hace, dice, acudiendo a tres facultades,la inteligencia sentiente,...
CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201110el hombre estima el valor de las cosas es el preferir.El hombre, ante los valo...
CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201111Tendencias pedagógicas en la formacióndocente y experiencias educativas en lau...
CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201112democratización en el aula nunca antes vista.Este cambio se comenzó a operar e...
CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201113paso al esperado salto en la calidad educativa.Haciadóndevamos.Esdecir,¿cuáles...
CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201114¡Todo comenzó hace 200 años…con un grito delibertad!“Eran las cuatro de la mañ...
CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201115aguerrida y desigualmente defendieron su herenciapatrimonial.A este primer cho...
CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201116franceses y holandeses enbusca de fortuna aprovechandola circunnavegación que ...
CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201117SEGUNDA PARTELa Colonia: evangelización, mestizaje eindependencia¿Por qué en e...
CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201118los blancos o cuando obtenían vino de contrabandolo vendían a los indios (Ibid...
CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201119Español; luego se formalizó el 15 de Septiembre de1821. Los siguientes años fu...
CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201120había muerto. La disputa favoreció a los criollos,uno de ellos ejerció tales f...
CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201121por unos incidentes, al parecer inconexos con lafelicidad que todos desean y q...
CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201122“que es principio inalterable de las sociedadesque unas mueran para que renazc...
CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201123y sucumbe sin haber solucionado el referidoantagonismo.-Jesús Delgado (v II, p...
CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201124El ‘Acta de Independencia’ (Páginas Cívicas,p. 17) firmada hace constar que an...
CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201125independiente; si sus recursos, población, agricultura,industria, comercio y m...
CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201126británico fue Belice (Julio Pinto S, p. XV) o la zona dela Mosquitia en Nicara...
CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201127nuevas ideas sobre libre cambio y libertad de acción,revalorizaron la tierra y...
Cuaderno de Pedagogía y Educación No. 3
Cuaderno de Pedagogía y Educación No. 3
Cuaderno de Pedagogía y Educación No. 3
Cuaderno de Pedagogía y Educación No. 3
Cuaderno de Pedagogía y Educación No. 3
Cuaderno de Pedagogía y Educación No. 3
Cuaderno de Pedagogía y Educación No. 3
Cuaderno de Pedagogía y Educación No. 3
Cuaderno de Pedagogía y Educación No. 3
Cuaderno de Pedagogía y Educación No. 3
Cuaderno de Pedagogía y Educación No. 3
Cuaderno de Pedagogía y Educación No. 3
Cuaderno de Pedagogía y Educación No. 3
Cuaderno de Pedagogía y Educación No. 3
Cuaderno de Pedagogía y Educación No. 3
Cuaderno de Pedagogía y Educación No. 3
Cuaderno de Pedagogía y Educación No. 3
Cuaderno de Pedagogía y Educación No. 3
Cuaderno de Pedagogía y Educación No. 3
Cuaderno de Pedagogía y Educación No. 3
Cuaderno de Pedagogía y Educación No. 3
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×
Upcoming SlideShare
invitation - IMCAS 2015
Next
Download to read offline and view in fullscreen.

0

Share

Download to read offline

Cuaderno de Pedagogía y Educación No. 3

Download to read offline

Related Books

Free with a 30 day trial from Scribd

See all
  • Be the first to like this

Cuaderno de Pedagogía y Educación No. 3

  1. 1. 3HACIA UNA CULTURA DE DIGNIFICACIÓN DEL MAGISTERIO NACIONAL DICIEMBRE 2011Cuaderno dePedagogía yEducaciónPresentación• 15 de septiembre y bicentenario• Los valores y la escuela• Tendencias pedagógicas en la formación docente yexperiencias educativas en la universidad estatal de ElSalvador• Bicentenario de la Independencia Centroamericana: 1811-2011.Interrogantes y reflexiones sociológicas-ciencias sociales• “Nuestra Ameríca” de José Martí y “La Misión de América” deAlberto Masferrer • El compromiso de las Ciencias SocialesEditorialReseñasArtículos24466No.
  2. 2. Ponemos a disposición del magisterio nacionalCuadernos de Pedagogía y Educación No. 3. Enesta oportunidad recogemos materiales que sinduda estimularán la reflexión y la discusión sobre temasde primera importancia como los valores en la escuela,el Bicentenario, las tendencias en la formación docente,el pensamiento de José Martí y Alberto Masferrer, y elpapel de las ciencias sociales en la actualidad. Se tratade materiales para ser leídos, meditados y rebatidos.El complemento de los mismos es la recomendaciónde lecturas que se hacen al final de este número,mismas que esperamos sean un insumo más paraun ejercicio docente riguroso, crítico e informado.PresentaciónComité Editorial
  3. 3. Comité EditorialLuis Armando GonzálezDirector GeneralEscuela Superior de MaestrosÁlvaro Darío LaraJefe Departamento de Ciencias SocialesEscuela Superior de MaestrosJosé Emilio MárquezCoordinador PostgradoEstudios Sociales Tercer CicloHacer llegar sus ensayos, artículos ycontribuciones literarias a:María Dalila RamírezAsistente de DirecciónEscuela Superior de Maestrosdalila.ramirez@mined.gob.svDiagramación, distribución y envío:Melvin Adonay Henríquez Mirandamelvin.henriquez@mined.gob.svLas opiniones expresadas en esta publicación son de exclusivaresponsabilidad de sus autores.Los trabajos pueden ser utilizados siempre que se citendebidamente.
  4. 4. CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre20114EditorialDe septiembre a noviembre, El Salvador haestado marcado por un ambiente de reflexiónhistórica. Por un lado, la conmemoracióndel 15 de septiembre de 1821; por otro, laconmemoración de los 200 años delprimer grito de independencia, el 5de noviembre de 1811. La segundaconmemoración es la que dio latónica a la primera, pues en 1821se cerró una etapa del procesoindependencista iniciado en 1811.Bastantes –demasiadas— cosashan sucedido en El Salvador enestos 200 años. Luces y sombras;heroísmos y vilezas. Muerte yesperanza. Opresión y luchaslibertarias. Ambiciones de poderdesmedidas y compromiso valientepor una sociedad más justa eincluyente. ¿Desde dónde enfocaresos 200 años? ¿Desde las víctimaso desde los verdugos? ¿Celebrar oconmemorar?En una perspectiva tradicional –marcadamenteconservadora— de lo que se trata es de celebrarlos 200 años. Lo cual supone ver ese largo recorridohistórico con los ojos de los verdugos, sean estoslos potentados de la economía, jerarcas político-militares o líderes religiosos aliados con el poder deturno. O dicho de otro modo, celebrar significa verlos 200 años desde el poder establecido en cadamomento histórico; verlos y entenderlos desde losque se erigieron en vencedores tras cada conflictosocial, económico, político, militar o religioso.Así se formó la historia oficial que ha imperado enEl Salvador desde tiempos lejanos. Una historiafuertemente impregnada porlos intereses de los sectores depoder que fraguaron la Repúblicaa finales del siglo XIX y principiosdel siglo XX: oligarquía, militarese Iglesia. Esta triple alianza fuecrucial en la escritura de la historiaoficial, con todos los contenidos ysímbolos que la aderezaron y ledieron su rostro.La nación, la patria, la gloria, elhonor, la salvadoreñeidad… Todoello giró en torno a estos sectores,que se concibieron como losdepositarios exclusivos de losvalores patrios. Estos últimos, a suvez,fueronteñidosporlosinteresesde esos sectores de poder, quelos vincularon estrechamentecon sus ambiciones económicas,castrenses o religiosas. Fue tal la identificación entreel simbolismo patrio y los intereses oligárquicos,militares y religiosos que cualquier rebelión en contrade estos últimos fue entendida como una rebelióncontra la patria y la nacionalidad.Esa es la historia oficial en la cual se educaron –noseducamos— los salvadoreños. Una historia plagadade mitos en torno al ser salvadoreño, en la cual seeluden las aristas más trágicas y dramáticas de la vidaindividual y colectiva, y se destacan –con retoquesrománticos que bordean la cursilería— aquello que aduras penas nos define.En los años setenta, se pusieron de moda –desde lahistoria oficial— dos eslóganes que supuestamenteexpresaban el ser nacional: “El Salvador, el país de lasonrisa” y “Paz, trabajo y amor en El Salvador”. Estaforma de entendernos no es asunto del pasado; siguepresente en quienes quieren obviar la aspereza deuna realidad histórica marcada por las exclusiones ylas desigualdades.15 de septiembre y bicentenario
  5. 5. CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre20115EditorialY es que la historia oficial salvadoreña se ha resistidoa mirar la historia desde las víctimas. Porque unacosa es verla desde los verdugos y otra desdequienes fueron sometidos por ellos; verla desdelos poderosos que verla desde los sin poder; verladesde la vileza que desde el heroísmo.O sea, verla desde el reverso. Desde su reverso,la historia salvadoreña en estos 200 años nosrevela que la vileza estuvo en los grupos de podereconómico, militar, político y religioso que gozaronde privilegios mal habidos a costa del sufrimiento demiles de salvadoreños.Nos revela que el heroísmo más auténtico estuvodel lado de quienes se jugaron todo, incluso suvida, por una sociedad más justa e incluyente. Quequienes con el poder económico y militar en lasmanos defendieron sus privilegios no son héroesde la patria, sino sus enemigos más acérrimos,porque un patriota es aquel que pone, por encimade sus intereses particulares, la felicidad de suscompatriotas.No es fácil encarar la historia desde las víctimas. Noes fácil encararla desde el heroísmo de los que sepusieron del lado de aquéllas. Esto nos confrontacon el dolor, con la muerte, con la persecución, conel exilio. Y eso no se celebra; se conmemora.Es decir, acercarse a la historia desde las víctimas noun asunto de celebración, sino de memoria histórica.La memoria histórica, más que celebrar, honra; másque festejar, se solidariza. También aprende delos errores y horrores del pasado, encontrando enel mismo las rutas que lo conectan con nuestropresente.La mirada desde las víctimas de estos 200 añosnos permite caer en la cuenta de que estamos másvinculados al pasado de lo que quisiéramos. Lasangre derramada –abundantemente— a lo largode ese trayecto no ha sido suficiente pare fecundaruna país distinto. El heroísmo esperanzado dequienes lo dieron todo por una sociedad mejorno ha sido colmado todavía. Caminos que setomaron, de manera equivocada, en el pasadosiguen marcando el tiempo y los ritmos del procesohistórico salvadoreño. Somos en el presente, pues,el resultado de esos 200 años de historia que dan surostro propio a El Salvador.
  6. 6. CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre20116ArtículoLos valores y la escuela*Eduardo Badía SerraViceministroMinisterio de EducaciónPermítanme insistir con esa ya neciatozudez con que vengo haciéndolo, en esepresupuesto central de mi posición en cuanto aeste asunto de los valores en la escuela: los valoresno se enseñan; los valores sólo se descubren,están ahí, en la realidad misma, imbricados en lavida, religados a la vida. Es la realidad la que losjerarquiza, quien muestra sus polaridades, la formaen que los valoramos a ellos mismos. Hay muchas,muchas posiciones en contrario. Lo sé. Y algunossaben argumentar tales posiciones, pero yo sigoinsistiendo, neciamente como digo, en lo anterior:los valores no se enseñan. Hay, para mí, unaconfusión lamentable que lleva a esta discusión:la confusión entre lo que es la teoría axiológica ylo que son los valores mismos. Por supuesto quees posible establecer una teoría básica del valor, yque ello requiere de unos presupuestos mínimos,pero ello no constituye, en manera alguna, unmarco valorativo real; por supuesto también queuna práctica de los valores basada en dicha teoríabásica debe responder a algunas necesidades.Ello está expuesto en ese librillo que ustedes me hanhecho el honor de tomar como referencia. Hay unproblema del ser de los valores, (¿los valores, son ono son?); hay un problema entre su subjetividad y suobjetividad; son polares los valores, inevitablemente;y hay entre ellos una jerarquía propia de cadasociedad, de cada grupo, de cada tiempo y de cadaespacio; ¿son reales o son irreales las cualidadesde los valores?; ¿son ellos, relativos o absolutos?;¿cuál es su espacio-temporalidad?; ¿se demuestranlos valores o simplemente se muestran?; ¿sonindependientes o no lo son?; ¿quién los impele, lainteligencia, el sentimiento o la voluntad?; ¿cómo seimbricantodasestospresupuestosentresí?;¿cómoeseso de que los valores tienen un carácter parasitario,pues viven si sólo hay un ser que los sustente?¿se encuentran los valores indisolublementeatados a la vida?; ¿se encuentran los valoresindisolublemente atados a la existencia?; ¿es la vidamisma quien los selecciona y jerarquiza?; ¿es laexistencia misma quien los selecciona y jerarquiza?Todo ello ha sido ya adecuadamente enfocado porlos axiólogos. Hay una rica teoría axiológica expuestapor quienes conocen el asunto. Allí están los clásicos,desde Scheler, el padre de la axiología según sele conoce, pasando por García Morente, el grankantiano,Ortegaysuvitalismo,RissieriFrondizi,JuliánMarías, los nuestros mismos como Galindo Pohl,Lara Velado y Julio Fausto Fernández, los grandesactuales Fromm, Caldeira, Bunge, Hartman, y esarica y novedosa posición cristiana que, recogiendolos valores eternos del cristianismo, los dinamizay actualiza en una propuesta fenomenal. Todosrecogen la idea de que los valores no se enseñansino sólo se descubren, expuesta por supuesto porcada quien y como lo prefiere cada quien. ¿Por quéinsistir en relativizar tal posición, entonces, e insistiren que la escuela debe enseñar los valores?, ¿yqué va a enseñar?, ¿cuáles valores va a enseñar,los oficiales, que son los que no son, o los nooficiales, que son los que son, como advierte Fromm?* Charla magistral. Diplomado virtual en valores. Universidad Pe-dagógica (Segunda sesión presencial), San Salvador, 4 de octubrede 2011.
  7. 7. CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre20117ArtículoAnte mi necedad, me justifico aduciendo la propianecedad de ellos. Ustedes han recorrido los caminosde la axiología en este curso. Ustedes han tenidola oportunidad de confrontar ambas posiciones. Yustedes son maestros. Ustedes conocen entonces lateoría axiológica, y también conocen la realidad de laescuela. Bien, ustedes ya habrán tomado posición.Eso es bueno. Ya no hay tiempo para cambiarla, paramodificarla. Pero acudo a mi necedad de mestizo,y aprovecho esta última oportunidad para neciarpor última vez en cuanto a este asunto.¿Han escuchado ustedes alguna vezalgo de Herbert Marcuse, el del hombreunidimensional? ¿Han escuchado ustedeshablar de Xavier Zubiri, el amigo deIgnacio Ellacuría, ese vasco que comodiría Gérman Martínez Argote, junto conBaroja y Unamuno, es uno de los vascosuniversales de este siglo? Pues bien, deellos quiero hablar un poco en torno anuestro tema, a ellos deseo referirme.Marcuse y Zubiri nacieron el mismo año,uno en Berlín y el otro en San Sebastián;nacieron en 1898. Marcuse fue ese judíoprofeta que supo denunciar una realidadinjusta y falsa, y anuncia la posibilidadde un nuevo mundo en el que el hombrepueda realizarse plenamente. Zubiri esese complejo y complicado pensador,el nuevo metafísico que intenta darrazón del hombre en su origen, en suconstitución, en su funcionamiento yen sus dimensiones, entre estas, lateologal y la histórica. Ambos no hacenaxiología pero hablan de los valores.Ambos hacen del hombre y su obrar unasimbiosis en su misma dimensión moraly en su misma dimensión social, que es,con todo, su justa dimensión histórica.De Ignacio Ellacuría se recuerda su seminarioimpartido en agosto de 1970, cuyos apuntes recogela UCA en “Ignacio Ellacuría: cursos universitarios”.De ellos tuve la suerte de estar en el del sujeto dela historia, soberbio e intrincado, y en otros que noaparecen en esa recopilación, como el de teoría dela inteligencia del mismo Zubiri, y los excepcionalesde producción latinoamericana. De Zubiri, IgnacioEllacuría habló mucho, pues fue su gran amigo,quien le consultaba antes de publicar, lo cual esun honor grande para nuestro mártir salvadoreño.Marcuse, un Hegeliano-Marxista, de la primerageneración de la Escuela de Francfort, insiste tantoen la alienación del hombre y su necesaria liberación.Transitando entre Hegel, Marx y Freud, logró conectara estos dos últimos, tan contradictorios y disímiles ensuspensamientos.Partedeunsupuesto:silasociedades alienante, es porque el individuo haproyectado y objetivado en la sociedadsu propia alienación. Si la sociedad esrepresiva, es porque el individuo haproyectado y objetivado en la sociedadsu propia represión. Es el individuoquien debe responder a su liberación. Laliberación de la sociedad debe ir a la parde la liberación de la persona, hay queliberar las estructuras tanto como laspersonas. ¿Una o la otra? no. Ambas.Esto es importante al considerar elproblema de los valores, pues significa yseñala lo que debe hacerse y lo que no.recordemos, sólo por recordar, que, paraMarcuse, tanto la sociedad capitalistacomo la Marxista eran intolerables.¿Qué le pasa a nuestra sociedad?, sepregunta Marcuse. Muchas cosas lepasan a la sociedad, responde, perolo que de verdad le pasa, aquello queen el fondo le pasa, es que no tienecrítica, no tiene oposición. La sociedadha logrado elevar los niveles de vida ydominar cada vez más a la naturaleza.Son pruebas de su bienestar. Losmedios de comunicación de masaspueden vender los intereses particularescomo si fueran el interés general, y peoraún, el mejor interés de los mejoreshombres. Es más, pueden convertir lasnecesidades políticas en necesidades y aspiracionesindividuales. Esto es catastrófico, dice Marcuse.Por ello, esta sociedad es irracional en su conjunto.Puede que la sociedad tenga elementos racionales,pero en su conjunto es irracional. No es que todo seairracional en nuestra sociedad. Es la sociedad, esel todo de nuestra sociedad. Las partes racionalesHerbert Marcuse1898 - 1979Nació en Berlín,sirvió como soldadoen la primera GuerraMundial y participóposteriormente en larevolución socialistaque fue aplastadapor las fuerzas de laRepública de Weimar.Fue una de lasprincipales figurasde la primerageneración de laEscuela de Frankfurt.
  8. 8. CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre20118están al servicio de un todo irracional. Y, ¿por quées irracional nuestra sociedad? por tres razones:porque su productividad es destructiva del libredesarrollo de las necesidades humanas; porquela paz es mantenida por una guerra constante; yporque su crecimiento depende de la represión delas posibilidades reales para la paz de la existencia.Y aquí, en este punto del desarrollo de su curso sobreMarcuse y el hombre unidimensional,Ellacuría hace un juicio fuerte, como solíahacerlos, pero con tanta fundamentacióny justificación. Dice: por eso se equivocóMartin Luther King, porque no se diocuenta de que era la sociedad, lademocracia que tanto le gustaba, la queestaba mal constituida, y no tan sólo elcomportamiento de esa sociedad conel problema de los negros. Por eso,dice Ignacio, quien si viviera seguiríaalumbrando, a unos y a otros, MartinLuther King no fue un revolucionario, porsu equivocada idea de la sociedad y delo que con ella debe hacerse en totalidad.Entremos ahora al caso: este idealismovano insiste en admitir lo que debeser una sociedad en un momentodeterminado. Y Marcuse dice queno, haciéndolo alrededor de dos juicios de valor:El primero es el del a priori de la teoría social: la teoríasocial es una praxis, porque si fuera una pura teoríale tendría sin cuidado el que la vida fuera o no dignade vivirse; esa teoría social está montada sobre un apriori; este a priori es de carácter operativo, de carácterimperativo; la vida puede y debe ser hecha digna devivirse; apenas tiene sentido decir que la vida merecevivirse si no se hace referencia a la praxis que la hagadigna de vivirse; lo anterior es un juicio de valor, cuyorechazo es perfectamente lógico, pero que si se niegase niega la teoría social, porque la deja sin posibilidadreal de acción, que es su elemento esencial.Ellacuría hace una calificación final de esa teoría deMarcuse, que aclara y sustenta lo que anteriormentehe tratado de exponer: el planteamiento de Marcuse,dice, es de alcance revolucionario: los valores queestán unidos a las alternativas se convierten enhechos cuando se trasladan a la realidad mediante lapráctica histórica; todo debe convertirse en hechos,en práctica histórica, en cambio social. Y subrayófinalmente: los conceptos teóricos de una auténticateoría social crítica deben terminar en el cambio social.Dentro del marco de su fuerte crítica a la sociedadactual, Marcuse, de otra manera muy diferente a la quehemos ido recorriendo en este rico seminario, haceuna valoración del valor. No hace unateoría del valor, no desarrolla una teoríadel valor. Sólo dice que para que el valorsea valor, debe manifestarse en el cambiosocial que provoca. El valor, pues, se daen la práctica, y para que se sustente y sesustantive, tiene que ser producto de lapráctica, quien lo elegirá y lo jerarquizará.Esto, sin más, es un poco lo quehe ido expresando en mi tozudanecedad de mestizo salvadoreño.Vamos, si ustedes quieren, a Zubiri,el gran amigo de Ellacuría, uno de losgrandes vascos magníficos de este siglo,con Baroja y Unamuno, como se dice, elfilósofo de la realidad, de la realidad entanto que realidad, de la trascendenciacomo ir del de suyo al suyo pero en propio,de la trascendencia metafísica intramundana. Zubiri,dentro de su intrincada red filosófica, no habla de losvalores expresamente. Hay que hacer un buen rodeosobre su filosofía para encontrar eso que dice, y ellono es fácil, nada fácil. Hagamos un pequeño intento,porque Zubiri va sirviéndome un poco para confirmarmi posicion, y ello tiene un valor muy grande. Veamos:La esencia es lo que hace a algo lo que es. No nosdetengamos en ello, porque es claro. La esenciadel hombre, entonces, es aquello que hace que elhombre sea hombre. Y eso que hace que el hombresea hombre, que llamamos su esencia, es un sistemabásico y constitutivo de todas las notas necesarias ysuficientes para que una realidad sustantiva sea lo quees. La filosofía de Zubiri es una filosofía de la realidad,y la realidad es, para Zubiri, la primera región a acotaren una búsqueda formal y estructural de la esencia.Ahora bien, ¿cómo se comporta el hombre con laIgnacio EllacuríaBeascoechea1930 - 1989Filósofo y teólogo español,naturalizado salvadoreño,asesinado por militaressalvadoreñosArtículo
  9. 9. CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre20119realidad? lo hace, dice, acudiendo a tres facultades,la inteligencia sentiente, el sentimiento afectante, y lavoluntadtendente,estoes,unmomentodesuscitación,un momento de modificación tónica o afección, y unmomento de respuesta, que se actualizan, cada unode ellos, con la verdad como realidad aprehensible,con la belleza como realidad atemperante, y con labondadconlarealdadoptable.Enelprimercaso, actúala lógica, en el segundo, el arte, y en tercero, la ética.Hay aquí, pues, si lo queremos ver así,tres ámbitos del valor, tres expresionesde la actualidad primaria de larealidad, la inteligencia, la voluntad, yel sentimiento. La primera es una justaimpresión de realidad, la segunda esuna tendencia como respuesta a latercera que es justamente una afección.Así dice Zubiri. Para él, se puede sentirsin inteligir, pero no se puede inteligirsin sentir. Esto es importante. Esto esradical para el tema que nos ocupa.¿Cómo podemos inteligir unos valoresque nos “enseña” una escuela, si nolos sentimos previamente? por eso,para el filósofo vasco, la inteligenciaes sentiente, es, necesariamente,inteligencia sentiente. El hombre,primero, se “pone” en la realidad,porque el hombre siempre está entrecosas; este es un acto positivo. Luego,el hombre intelige esa realidad, en unacto ya talitativo. Finalmente logifica yrazona esa realidad, y sólo entoncestrasciende, esto es, sólo entonces sesitúa en la realidad. El hombre, pues,no puede vivir des-ligadamente de la realidad. Es larealidad la que le hace trascender, es decir, ser loque es, o como hemos dicho, ser esencial, porquela esencia, lo hemos ya apuntado, es lo que hace alhombreserhombre,perolaesenciadelhombre,nootraesencia sino la de él. Para ir a la realidad, el hombre sesitúa en ella positivamente, para que esta realidad lesuscite; luego viene lo talitativo, ese asunto de lo quesignifica tal y tal cosa, y finalmente lo trascendental.Es así como el hombre va proyectando su “yo”, y el“yo” es la persona proyectándose en respectividaden el ámbito de la realidad. Y ese “yo” del hombretiene tres dimensiones, una dimensión individual, unadimensión social y una dimensión histórica; esto es,incluye unos dinamismos propios de la convivenciay de la historicidad. El hombre no es una realidadpersonal, sino parte de una totalidad en respectividad,del mundo. Entonces, ¿cómo aislar esta realidad delresto de la realidad, y pretender situarla en una rararespectividad restringida? Eso, para Zubiri, piensoyo, sería una afrenta, un tamaño desaguisado. Estosson mis valores, los míos, independientemente deotros valores que están ahí y quese conjugan en esa triple vertienteindividual, social e histórica queconstituyemirespectividad,miesencia.¿Es posible eso? seguramente no.Los valores son parte de una realidaden la que el hombre está colocado,que ha aprehendido medianteuna sucesión instantánea de tresmomentos constitutivos, un momentopositivo mediante el cual la realidadle afecta, un momento talitativo enel cual la realidad se capta en meraimpresión de realidad, y un momentotrascendental en el cual por un procesode logificación y razonamiento, sesitúa en la realidad. Siente, pero nocon el sentir animal, que es sentirsin aprehender lo sentido. Sienteaprehendiendo lo sentido; ese sentirle afecta, y por esa afección tiende,tiende a, en un acto final de su voluntad.Pretender “enseñar” valores es, pues,algo que no penetra dentro de laconcepción filosófica de Zubiri. El valor, por mucho queuno quiera objetivarlo, pende siempre de que tengavalor para alguien. Todo valor, por muy objetivo quesea, supone un sujeto ante quien es objetivo, porque,dice Zubiri, “allende la objetividad está la realidad”. Yagrega: “no es que las realidades sean valores, sinoque son la fuente del valor”. Así, concluyentemente,“las realidades son la fuente del valor”. Pretenderaislar el valor de la realidad no es, entonces, posible.Contrariando a Kant, para Zubiri, la realidad y la moralno son entes separados; la realidad es físicamentemoral, y como moral, es físicamente real. Y fíjenseustedes lo que dice este filósofo: “el acto por el queXavier Zubiri1898 - 1983Filosofo Español.Su filosofía es de una gran originali-dad, en ella destaca su elaboración deuna nueva idea de la realidadArtículo
  10. 10. CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201110el hombre estima el valor de las cosas es el preferir.El hombre, ante los valores, se mueve por tanteo”.Resumo, si ello es posible, cómo ve Zubiri esteasunto de los valores: los valores no son la fuentedel deber; los valores sólo son valiosos porque lascosas son válidas para una realidad; la realidades la fuente del valor, y el bien no es su soportesino sólo su raíz; la realidad, por ser moral, esfísicamente real, el hombre valora porque prefiere.Estimados amigos. En la charla inaugural de estecurso me parece que enfoqué el tema haciéndolo giraralededor de la visión de los valores de Epicteto, deNietszche y de Unamuno. Ahora he intentado hacerloalrededor de Marcuse y de Zubiri. Son formas deenfocar el tema, no muy ortodoxas, no muy comunes,no muy habituales. Es ir girando alrededor de la cosapara ver hacia sus interioridades y captar su esencia.Se le pide a la escuela que “enseñe valores”, que“enseñe moral”, que “enseñe civismo”. A la escuelase le pide muchas cosas, la mayoría de ellas no de suincumbencia. Se le pide que “enseñe” el reglamentogeneral de tránsito, esa rara cuestión del género, elrespeto a los derechos humanos, la ley del medioambiente, cómo llevar una vida saludable y protegersede las enfermedades, y muchas otras cosas más.Es, eso se le exige, un tratamiento casuístico dela realidad y del conocimiento. No es posible.La escuela debe formar, y si forma, ya será suficienteesa formación para poder enfocar todos los casosque en la vida se presenten. La insistencia de la“necesidad de enseñar valores” es ya cercana ala necedad, como la mía en insistir que los valoresno se enseñan sino sólo se descubren. Yo mevengo escudando en una posición: la escuela nopuede enseñar lo que la realidad niega, porqueprecisamente esos valores que se pide a la escuelaque enseñe son los que la realidad, cotidianamente,está negando. Antes que cambiar la escuela, debecambiar la sociedad. Si esta da el ejemplo, el buenejemplo, porque ejemplos da todos los días sin quenecesariamente estos sean saludables, entonceslos valores, como están ahí, imbricados en la viday en la existencia, ya se descubrirán por ellosmismos. La escuela, entonces, los podrá cimentar,para que, como dice Zubiri, y entonces sí, y conesto termino, “la cosa desaparece, pero entoncesnos queda anclado en el eidos el valor de la cosa”.Artículo
  11. 11. CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201111Tendencias pedagógicas en la formacióndocente y experiencias educativas en launiversidad estatal de El SalvadorLuis Armando GonzálezEscuela Superior de MaestrosMinisterio de EducaciónAnte todo, agradezco a los organizadoresde este importante Congreso por darme laoportunidad de inaugurarlo. Les deseo éxitosenlasjornadasdereflexiónydebatedeestostresdías.Para abordar el tema objeto de esta presentación–las tendencias pedagógicas en la formacióndocente y la experiencia educativa en launiversidad pública salvadoreña-- es necesariodar una mirada hacia atrás, es decir, examinarde dónde venimos en materia educativa.Luego centrarnos en el dónde estamos, paraposteriormente visualizar las tendenciaseducativas que se están fraguando, que sonjustamente las que marcan el hacia dónde vamos.De dónde venimos. En el pasado inmediato –en lasdos últimas décadas— la educación que se impulsóen El Salvador estuvo fuertemente marcada por unaapuestaafavordela“facilitación”delosconocimientos,lo cual llevó no sólo a la definición del docente como“facilitador”, sino a un empobrecimiento de l oscontenidos teóricos y metodológicos. Lo didácticocobró una preponderancia inusitada, privilegiandoel cómo enseñar en detrimento del qué enseñar.Pedagógicamente, eso se justificó apelando a unconstructivismo radical de dudosos fundamentosfilosóficos y científicos; un constructivismo que,partiendo de la tesis de que todo conocimiento posiblees una construcción autónoma de los sujetos y de quelarealidadmismaesunaconstrucciónsubjetiva,relegóal docente al rol de “acompañante” de un procesode aprendizaje en el que él era un participante más.Para lograr mayor legitimación en esta dinámica,se pusieron en circulación críticas al autoritarismopropio del docente tradicional, alegando queen la concepción de facilitador se lograba una*Texto de la conferencia inaugural del Segundo Encuentro Peda-gógico “Tendencias pedagógicas de la formación docente y expe-riencias educativas en las universidades estatales de El Salvador yGuatemala”. Universidad de El Salvador, 14, 15 y 16 de noviembrede 2011.Artículo
  12. 12. CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201112democratización en el aula nunca antes vista.Este cambio se comenzó a operar en la décadade los años noventa. No fue ajeno al empujeneoliberal de aquellos años, que no sólo privatizóy mercantilizó la vida socio-económica, sino quetambién mercantilizó y privatizó la educación.Precisamente, un docente visto como “facilitador”cazó bien en un esquema económico que buscabala mayor rentabilidad hora-hombre y hora-mujer encualquier negocio, incluido el negocio educativo.¿De dónde se venía cuando se operó esteviraje? Se venía de una educación bancaria,fuertemente verticalista, disciplinada y autoritaria.La memorización era su fuerte, no la crítica ni lareflexión. Ahora bien, el viraje educativo ancladoen la facilitación tampoco tuvo (ni tiene) su fuerteen la reflexión y en la crítica. Tampoco en lamemorización. Tuvo su fuerte en las destrezasy habilidades, pero no el conocimiento riguroso.Quizás fue menos verticalista, menos autoritaria ymenos disciplinada, pero es claro que no bastabacon ello para tener una sociedad educada conuna cultura científica y filosófica de primer nivel.Es otras palabras, el “facilitador” podía ser todolo democrático que quisiera en el aula y dominarlas técnicas más sofisticadas de facilitación de losaprendizajes, pero si no sabía lo suficiente de lasdisciplinas científicas y filosóficas que tenía bajo suresponsabilidadloprevisibleeraunempobrecimientoeducativo y cultural de enormes proporciones. Y esofue lo que se tuvo. De aquí es de dónde venimos.Dónde estamos. Estamos, en El Salvador, enun esfuerzo incipiente por encauzar el procesoeducativo en el camino correcto. Ese camino no esni el de la educación bancaria ni el de la educaciónfacilitadora y mercantilista, sino el de una educaciónproblematizara de la realidad, anclada en sólidosfundamentos científicos y filosóficos, y comprometidaéticamente con la edificación de una sociedad másjusta y solidaria. La concepción del docente propiade esta visión es la un docente problematizador,dotado de una sólida formación teórica ymetodológica (científica y filosófica), y comprometidocon los valores humanos fundamentales.En diferentes ámbitos del sistema educativo seestá librando la batalla por arraigar esa nuevaconcepción de la educación, que a decir verdadno es tan nueva pues se inspira en una tradicióneducativa que viene desde Sócrates en el sigloV antes de Cristo y que se continuó en filósofoscomo Antonio Gramsci e Ignacio Ellacuría y enpedagogos como Aníbal Ponce y Paulo Freire.Estamos entonces en este momento en un procesoincipiente de cambio educativo que nos permitiráreencauzar la educación por la senda del saber críticoy comprometido. La visión facilitadora de la educaciónsigue presente con sus inercias en las dinámicaseducativas.Lalógicamercantilistanohasidosuperada.No hemos dado un salto significativo hacia unosniveles de calidad mínimamente aceptables. Sinembargo,sehacomenzadoatrabajardesdeotravisiónde la educación, que en la medida en que se implanteen la conciencia de los miembros de la comunidadeducativa y se institucionalice, en esa medida daráArtículo
  13. 13. CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201113paso al esperado salto en la calidad educativa.Haciadóndevamos.Esdecir,¿cuálessonlastendenciasde la educación en El Salvador? Esas tendencias seestán fraguando en la transición educativa en la queestamos inmersos. Primero, nos encaminamos haciala profesionalización docente, que tiene como uno desus ejes una sólida formación continua –científica,filosófica y ética— de los maestros del sector público.Segundo, vamos hacia un nuevo sistema educativoarticulado en torno al modelo de Escuela Inclusivade Tiempo Pleno. Y tercero vamos hacia una nuevacultura educativa, sostenida en conocimientos sólidosy compromisos éticos bien afianzados y concretadosen las prácticas cotidianas de los actores educativos.Ese es el horizonte de llegada de los cambioseducativos que se están operando en el presente.Alcanzarlo no será fácil. Y no está escrito en ningúnlugar que ese horizonte se alcanzará inexorablemente.De ahí lo imperioso de poner la mejor voluntad ylas mejores energías en este proyecto de cambioeducativo, pues sólo así se vencerán los obstáculosque se vayan interponiendo en su camino.No quiero terminar sin dejar de reflexionarsobre el lugar de la universidad públicasalvadoreña –me refiero a nuestra queridaUniversidad de El Salvador— en este proceso.Pues bien, desde mi punto de vista, la Universidad deEl Salvador no se plegó a la concepción facilitadoray mercantilista de la educación en los años en losque esta concepción floreció en nuestro país.Sin embargo, pienso que le faltó mayor protagonismoa la hora de cuestionar los supuestos de la misma, asícomo para poner en evidencia sus consecuencias másperniciosasenlacalidadeducativayenlaéticadocente.Asimismo, la privatización y el mercantilismo –gracias a la lucha librada desde el interior de estaAlma Mater— no debilitó sus capacidades comouniversidad pública, lo cual si sucedió en otros paíseslatinoamericanos. Es decir, que contamos en estosmomentos, luego de una fuerte ofensiva neoliberalen contra de la educación, con una universidadpública relativamente fuerte, en la cual las tradicionespedagógicas ancladas en el conocimiento científicosiguieron vivas en distintos ámbitos suyos.Siendo así las cosas, la Universidad de ElSalvador tiene que ser un bastión del saltoeducativo que queremos dar. Para ello, deberáencauzar sus mejores energías hacia el fomentodel conocimiento científico de primer nivel y entodas las disciplinas, lo cual supone un esfuerzosostenido en la investigación y en la proyecciónsocial de esos conocimientos y esas investigaciones.Nuestra Escuela Superior de Maestros, creada comoinstitución formadora de maestros a nivel superior,deberá articular sus esfuerzos con nuestra universidadpública para propiciar que el cultivo de la ciencia, loshábitos científicos y la ética científica sean una parteesencialenlaformacióndelosmaestrossalvadoreños.Dicho de otro modo, el hacia dónde vamos enel cambio educativo requiere urgentemente delaporte de la universidad estatal salvadoreña.Es el aporte de la ciencia y la filosofíaen sus mejores y mayores expresiones.En resumen, en el plano educativo estamos viviendoen El Salvador un proceso interesante. Estamosretomando un camino que nunca debimos abandonar:el camino de la educación científica, crítica yéticamente comprometida. Es responsabilidadineludible de cuantos trabajamos en la educaciónhacer lo que esté a nuestro alcance para que, unavez retomado el camino, no se nos obligue a salirdel mismo por razones ideológicas, de partido o defuerza.Santa Tecla, 14 de Noviembre de 2011Artículo
  14. 14. CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201114¡Todo comenzó hace 200 años…con un grito delibertad!“Eran las cuatro de la mañana del 5 de noviembre de1811 cuando el padre José Matías Delgado repicó lascampanas de la iglesia de la Merced (San Salvador),anunciando las primeras hazañas independentistas”La Prensa Gráfica, 15 de septiembre de 2011 (p. 3)INTRODUCCIÓNEl Bicentenario es parte de la historia vivade nuestra sociedad. Desentrañar aquellaindependencia del pasado y estudiar susresultados doscientos años después (al 5de noviembre de 2011) debe ayudara formarnos un espíritu críticopara reaprender la rebeldía,la insurgencia y la visiónrevolucionaria de aquellosprotagonistas. La historiografíaoficial ha creado y dogmatizadohéroes de la ‘élite’ dominante.Deja por fuera a los sectorespopulares, verdadero ‘motorde los cambios estructurales’,que a futuro deberá construirla segunda independencia.Las siguientes notas son unejercicio teórico-metodológico con unconjunto de interrogantes y algunas reflexionessociológicas. El objetivo es estimular a laspresentes y futuras generaciones de salvadoreñas-os y centroamericanos-as en la formaciónde un pensamiento histórico, político y socialcon base científica. Las respuestas históricassobre la independencia las construyen loshistoriadores y especialistas en la temática.Destacamos campos problemáticos surgidos en eldevenir del movimiento dialéctico de contradiccionesestructurales y coyunturales la realidad histórico-social. Iniciamos con datos del descubrimiento,conquista y colonización española de hace cincosiglos porque ahí surgen las raíces históricas queconstituyeron la sociedad colonial. Otros apartadosdestacan algunos acontecimientos relevantes delpropio proceso independentista de 1811-1821 hastala ruptura de las Provincias Unidas del Centro deAmérica en 1839. Nuevos protagonistas de las‘castas’ o élite social se apropiaron la herenciaindependentista marginando a los sectorespopulares. Realizaron profundas reformas enlas bases estructurales de la economía,tenencia de la tierra, producciónagrícola, acumulación de capital ymercado. Lo mismo hicieron en lasrelaciones super-estructuralesdel poder político-jurídico;transformaron la culturaancestral indígena e impusieronla suya como ideología liberalen tanto identidad dominantede la sociedad, eliminandotodo sentido democrático yhumanitario de la independencia.Al final, reflexionamos sobrelos graves problemas provocados porlas políticas neoliberales de los sectoresdominantesquecomplejizanyagobianlavidacotidianade la sociedad en los albores del siglo XXI-2011.Los nuevos movimientos sociales revolucionarios,descendientes de aquellos marginados continúanformulando nuevas interrogantes de cómo hacerBicentenario de la IndependenciaCentroamericana: 1811-2011. Interrogantes yreflexiones sociológicas-ciencias socialesPablo de J. Castro HernándezEscuela de CCSSFacultad Ciencias HumanidadesUniversidad de El SalvadorArtículo
  15. 15. CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201115aguerrida y desigualmente defendieron su herenciapatrimonial.A este primer choque de dos sociedadesdiametralmente diferentes, la Europa del viejo mundoy la del nuevo mundo sucedió un segundo choque queimpactó la forma ancestral de la primitiva economíatribal. Con una incipiente economía mercantil liberal,militarista y cristiana mono-teista doblegaron laeconomía agraria amante de la Naturaleza (‘pachamama’), primero la cacaotera y después la añilera.La simbiosis produjo un difuso modo de producciónsocial colonial periférico. Se impusieron algunosmétodos feudales (vasallaje, castas, esclavismo…)e incipientes relaciones económicas mercantiles delcapital agrario-comercial que articularon y jalonaronla región hacia al creciente mercado mundial a lolargo de los siglos XV-XIX.Estos “choques” violentos (*) de la acumulaciónoriginaria o primitiva del capitalismo mercantilistageneraron sociedades bajo un sistema decolonización (**). Paradójicamente, este procesose llamó “Modernización” de la nueva civilizacióncapitalista de la sociedad humana.Así se va constituyendo sociedad pre-capitalistaeuropea que articula la recién descubierta yconquistada tierra ‘americana’ a costa de explotary extraer recursos mineros (oro, plata), materiasprimas agrícolas y esclavización de la fuerza detrabajo nativa.En esa dinámica de grandes descubrimientos yracionalidad mercantilista se aceleró la producción dematerias primas agrícolas para fabricar mercancías.El comercio de esclavos, indios y negros, la pirateríay el contrabando complementaron la acumulaciónde capital en el mercado. Estas forman parte delas raíces históricas de la sociedad colonial y suposterior desarrollo.El continente se convirtió en presa y botín de otrosnavegantesaventureros,comoportugueses,ingleses,la independencia definitiva de los imperios.Utilizamos valiosos aportes de investigadorespara fundamentar el magno acontecimiento socio-histórico. Tratamos de aplicar elementos de ‘teoríasocial’ del materialismo histórico-dialéctico conenfoque trans-disciplinario de las Ciencias Socialesacadémicas. Es tarea de sociólogas-os y otrosestudiososdelarealidad,acompañarnuevasjornadascon pensamiento abierto, crítico y transformador.Dejamos adelantado un esbozo preliminar para elpróximo “Bicentenario 1821-2021” con nuevas líneasde investigación sociológica y enriquecer el Currículode Estudios Sociales del Sistema Educativo Nacional.PRIMERA PARTEDel quincuagésimo centenario: europeos en“América” y la resistencia permanente¿Por qué las Ciencias Sociales deben interrogarsobre la presencia de europeos en América hace 500años para comprender la independencia continentalincluyendo la centroamericana?Los viajes de osados navegantes europeos,aventureros y ambiciosos, abrieron nuevas rutasmarítimas y comerciales hacia tierras lejanasdesde el siglo XV. Al servicio de la monarquíacatólica española, el genovés Cristóbal Colón ysus tres carabelas (1492) redescubrieron nuestrastierras y las conectaron con la región mediterráneaeuro-asiática-africana y el resto del mundo (*). Lapresencia de extraños exploradores transformaronel paisaje geográfico natural, económico, social ypolítico; destruyeron las ricas y exóticas diversidadesculturales del llamado “nuevo mundo” o América. Deforma brutal, salvaje y radical, a sangre y fuego conla cruz, la espada, la encomienda, el esclavismo yla piratería, destruyeron la vida cotidiana de las tresprimeras civilizaciones en las sociedades aborígenespre-hispánicas: Aztecas, Mayas e Incas, que muy(*) La conexión comprendió el ancestral “centro de gravedad” de la pri-mera civilización occidental griega clásica (desde antes de nuestra era) yel otrora poderoso Imperio Romano, que ya fenecía en la Edad Media dela sociedad feudal agraria. Esa influencia greco-romana imperial llegó aEspaña que parcialmente trasladó a América.(*) “la violencia es la comadrona de toda sociedad vieja que lleva en susentrañas otra nueva” dice C. Marx en El Capital (p. 639).(**) Este sistema se refiere a territorios vírgenes colonizados porinmigrantes libres según Carlos Marx en el capítulo XXV de su obra ElCapital (cf. p. 650)Artículo
  16. 16. CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201116franceses y holandeses enbusca de fortuna aprovechandola circunnavegación que abriómercados al nuevo mundo. Enpleno siglo XXI sigue siendo botínde voraces y salvajes megasempresas transnacionales delcapital financiero mundial.Carlos Marx, filósofo alemán,estudioso de la transición de lasociedad feudal y del surgimientoy desarrollo del capitalismooccidental en las distintas faseshistóricas apunta que: con losgrandes descubrimientos“…se ofrece a la burguesía enascenso un nuevo campo deactividad…con la colonizaciónde América, el intercambio conlas colonias, la multiplicaciónde los medios de intercambioy de las mercancías en generalimprimieron al comercio, a lanavegación e industria un impulsohasta entonces desconocido yaceleraron, con ello, el desarrollodel elemento revolucionario de la sociedad feudalen descomposición…” (Marx, cf. p. 23).Simultáneamente a este primer gran escenarioeconómico-mercantilista se contextualizaron elRenacimiento y la Ilustración iluminista europeacomo fenómenos intelectuales. Nuevas ideasfilosóficas, políticas, tecnológico-científicas,literarias y artísticas reafirmaron la modernidadde la sociedad. El nuevo orden capitalista enformación revolucionó la sociedad humana. Elpensamiento “divino religioso” feudal cedió pasoa la nueva “racionalidad de la economía políticaliberal” del libre mercado inglés, principalmente.Los mercados se inundaron de la producción,distribución, intercambio y consumo de muchasmercancías textiles, maquinaria y otras que dañaronla producción autóctona. Lenta y desigualmentegeneraron crisis de producción local en lastradicionales sociedades coloniales alrededor delmundo. La nueva sociedad comercial-industrialemergió con la racionalidad de la ‘mano invisible’ ydel ‘dejar hacer y dejar pasar’ del Mercado mundial.Desde esta filosofía, el Estado deja de ser necesariopara este tipo de economía y debe ser excluido.La crisis del imperio español y el ascenso yconsolidación de las relaciones dominantesde las fuerzas del comercio e industrializacióndel imperio inglés, culminaron con las primerasrevoluciones político-ideológicas y militares de lanaciente burguesía en ascenso. La independenciaestadounidense (1776), que se convierte en lanaciente potencia industrial de Norte América, larevolución francesa (1789) o la invasión bonapartista-francesa a España, fueron ejemplos de talestransformaciones. Estos acontecimientos inspiraronprocesos independentistas en el transcursodel siglo XIX en el nuevo continente hispano olatinoamericano.PRIMERA REFLEXIÓN:Con el descubrimiento de América (1492-siglo XV)se acelera el surgimiento del modo de produccióncapitalista que disuelve la sociedad feudal y formaun sistema de coloniaje en la periferia, productora derecursos agrícolas, del que seguimos siendo dependientesy dominados.Otras interrogantes:-¿Por qué los reyes católicos y sus héroes aldescubrir, conquistar y colonizarnos no hicieronhonor a su humanitaria fe cristiana, que decíanprofesar?¿Por qué no se desarrollaron industrialmentecomo el resto de países europeos, aún cuando seapropiaron de la riqueza de América?.La civilización de la “Modernidad” al insertar nuestrocontinente al mercado mundial bajo la lógicadeshumanizante de la acumulación capitalista abrióel proceso de lucha de ‘castas’ y clases socialescuyo primer paso fue la independencia:¿Por qué la independencia marginó de susbeneficios a amplios sectores populares?, ¿porqué los descendientes del árbol genealógico delos indios, ahora transformados en campesinos yobreros, empleados y capas medias empobrecidas,continúan marginados desde hace dos siglo?1818-1889Karl Marxfue un intelectual ymilitante comunistaalemán de origenjudío. En su vastae influyente obra,incursionó enlos campos de lafilosofía, la historia,la sociologíay la economía.Junto a FriedrichEngels, es el padredel socialismocientífico, delcomunismo modernoy del marxismo.Artículo
  17. 17. CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201117SEGUNDA PARTELa Colonia: evangelización, mestizaje eindependencia¿Por qué en el Reino de Guatemala la sociedadcolonial liberal se estructuró de forma ‘polar’con agrupamientos radicalmente diferenciadosen lo social, económico, político y cultural?. Tal‘polarización’ se profundiza en la sociedad neoliberaldel siglo XXI.Las instituciones económicas, políticas, militares,jurídicas, culturales y religiosas organizaron lasociedad colonial con un sistema jerárquico deagrupamientos de castas, estratos y clases sociales.Los provenientes de España y los que resultaron delmestizaje fueron identificadas por el Dr. Marroquín(p. 104) como: españoles peninsulares, entre ellosnobletes, adelantados, encomenderos y dignatarioseclesiásticos en distintas jerarquías. La estructurasocial extranjera se complementó con los nacidos‘americanos’ que eran criollos y fungieron comofuncionarios de la burocracia del imperio español;otros se convirtieron en comerciantes y otrasactividades económicas. Se podría decir que estasociedad configura el polo de la ‘élite’ española o loscolonizadores.El cuadro poblacional se complejizó con el procesode mestizaje como mezcla de sangre española y dela raza nativa de indios; también se mezcló la razade negros y otras. Desde el surgimiento de ladinoso mestizos, mulatos y zambos fueron ‘marginados yexcluidos’ de los beneficios económicos y políticos,pero no del trabajo rudo y forzado. Formaron elotro polo de la sociedad o los colonizados. Estadicotomía de las castas sociales de la sociedadcolonial constituyen los sujetos sociales, históricos,actores o protagonistas de la independencia. Estacontradicción dicotómica se prolonga hasta elpresente, cuya transición pasa de castas a clasessociales: oligarquía terrateniente o burguesíaindustrial y de indios a trabajadores asalariados,luego intermediadas por un sector de ‘capas medias’.Esta nueva estructura de clases se reproduce porlas contradicciones del modelo económico liberal deacumulación capitalista agroexportador que lleva ala lucha de clases sociales.El sacerdote Jesús Delgado (v. II, p. 2, 3) aportanuevos datos para entender esa estructura socialcolonial. Los curas de los pueblos de la épocaentregaban informes al Arzobispo Cortés y Larrazsobre los colonizadores y evangelizados, supatrimonio y conducta. Estaban divididos en dosclases: españoles europeos y americanos quieneseran propietarios de extensas haciendas paraganadería y tierras sin cultivar, eran hacendados,otros eran comerciantes, mercaderes y traficantes.Los más educados o ‘cultivados’ eran eclesiásticos,clérigos, frailes, médicos y abogados. Por ordendel Rey vivían en villas ubicadas en San Salvador,Sonsonate, San Miguel y posteriormente SanVicente; no debían vivir en los pueblos de indioscomo Santa Ana, eran ‘los marginados y excluidos’.Frecuentemente había pleitos entre españolesantiguos y los recién llegados de España portierras e indios entregados como encomiendas.Otros problemas eran morales, ante la falta demujeres españolas abusaban de las indias de lasencomiendas. Pero la inmoralidad se extendía sobrela venta secreta de tierras e indios de la encomiendaa otro español que, en componenda con la autoridadcivil, los esclavizaban violando la ley de la Corona.Sobornaban a frailes y ladinos; los indios convertidosal cristianismo eran abusados debido a su timidez eignorancia, los sometían a maltratos injustos, robos,corruptelas e inmoralidades, según Marroquín,citado por Delgado.Algunos españoles se hacían pasar como frailes yclérigos sin título y preparación para evangelizar.Oficiaban y administraban el sacramento en suscasas, alegando un voluntariado, pero en muchoscasos eran clérigos ‘mercenarios’ refugiados en SanSalvador con ambiciones y sed de oro. Este procesoevangelizador creó mucho resentimiento en losindios enfrentaron.Continúa el informe, los ladinos algo aprendieron dela ‘élite’; corrompían a los indios con todo tipo devicios, prejuicios, engaños y robos o usurpación debienes. Dominados por el vicio del juego, los ladinosrobaban dinero a los jugadores adormeciéndoloscon al polvos de huesos quemados, como lo hacíanlos negros; robaban a sus mujeres vendiendo susprendas para jugar. Su oficio de intermediario eracomprar muy barato a los indios y lo revendían caro aArtículo
  18. 18. CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201118los blancos o cuando obtenían vino de contrabandolo vendían a los indios (Ibid, v. II, p.2-3).Una investigación de Domínguez Sosa (cf. P. 42)sobre las tribus Nonualcas de San Vicente tienecoincidencia con lo reportado por Delgado (v. I, cf. p.56 y ss) en cuanto al perfil de conducta de los indios.Con su terquedad y libertinaje, siempre salían consus caprichos, se burlaban y reían de los españolesque les enseñaban, evadiéndolos porque no losentendían; huían y se dispersaban en montañas yladeras afectando el trabajo evangelizador. En sumodo de pensar y creer, su cabeza está atiborradade supersticiones y tienen afición para veneraranimales y santos que los tienen, porque creen en elpoder milagroso que tienen los animales, así, llenande flores a los caballos y les ofrecen incienso. Unautor desconocido, refiriéndose a la investigación deDelgado señaló que: “La fe se va abriendo caminoentre nuestros aborígenes y los conquistadores ycolonizadores con sus luces y sombras, hasta llegara constituir esa matriz católica que es característicadel hombre latinoamericano, en su mayor partemestizo”.Una conducta muy negativa es que eran mujeriegosy regaban hijos por todos lados, sin darles ayuda.Aunque humildes son los que más trabajan,postrados en la tierra, no son dueños de nada, estánmal comidos y nunca salen de sus necesidades ymiseria. Aunque su alimentación es maíz y chile enabundancia, en sus jacales siempre hay mujeresmoliendo y haciendo tortillas. Además de suscosechas de maíz y otros productos básicos vendenalguna parte y compran según sus necesidades;hacen petates, sombreros, metates y vajías. Nohay ley que los detenga, mienten, son hipócritas yengañan a otros guardando silencio inviolable. Conparte de su dinero se embriagan con frecuencia y seles ve durmiendo en el suelo o de rodillas besandolos pies a sus superiores; son azotados en laspicotas de los caminos.Un reciente artículo sobre “Mestizaje y ladinización”del antropólogo Erquicia (cf, p. 20) sintetiza muy bienque el actual territorio salvadoreño a finales del sigloXVI era una sociedad multiétnica y jerarquizada, enla cual interactuaban indios, negros, españoles cuyoresultado fue el grupo híbrido de mestizos. Cadauno con sus obligaciones y derechos diferentesdentro de la sociedad colonial. Las relaciones depoder, según las reglas y el marco jurídico de laLegislación de Indias, se centraba en el grupo deespañoles. Mientras los indios tributaban por mediode sus bienes, producto del trabajo en la tierra;había la presencia de la raza negra y sus mezclasde mulatos que eran la mano de obra esclavizada.Dice Delgado (v. II, p.3) que de estos no se esperabamucha colaboración para la producción y bienestareconómico por ser muy lentos y haraganes para eltrabajo.El término ladino, apunta Erquicia, como categoríaétnica y social, era un término referido a la impurezade sangre, destacando su situación de inferioridad,con el tiempo llegó a convertirse como sinónimo demestizo, o sea, hijos de españoles e indias, segúndescripciones del arzobispo citado por el autor.Delgado (vol. II, p. 2) reporta que la población totalen el Reino de Guatemala en ese momento era deun millón de habitantes, de los cuales los indios eran646,666, 313,334 eran mestizos y algunos negros.Los blancos españoles sumaban 40,000 apunta.Simultáneamente, al mestizaje y evangelización elcomercio mercantilista imponía el incremento deimpuestos imperiales hacia las colonias tributarias,consolidación de nuevas relaciones de poder porparte de españoles peninsulares y funcionarioscriollos. Estos dominaron el creciente desarrollo dela economía añilera, generando creciente malestare indignación de productores y comerciantes locales(criollos y ladinos) e indios que exigían más libertadde acción.Esta fase de pre-independencia ya perfilabadescontento y motivación a buscar cambios. Loscolonizadores sentaron bases materiales objetivasy subjetivas, que esbozaron un incipiente proyectoindependentista a finales del siglo XVIII que sematerializó al inicio del siglo XIX. Ya se teníanconocimiento de las primeras independencias quefueron la estadounidense (1776) y haitiana (1803),inspiradas en transformaciones y cambios delliberalismo económico y político-ideológicas de lafilosofía de la ilustración europea.En este escenario de contradicciones socialesse da el primer grito de “autonomía” del 5 denoviembre de 1811en la provincia de San Salvador.Fue el primer detonante para la Independenciade las provincias centroamericanas del ImperioArtículo
  19. 19. CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201119Español; luego se formalizó el 15 de Septiembre de1821. Los siguientes años fueron de difícil transiciónpara redefinir las relaciones de poder entre lasélites sociales herederas de la independencia quese enfrascaron en ‘guerras civiles’ (¿?) y en unanueva modalidad de producción agrícola articuladaal nuevo orden capitalista mundial como regiónagroexportadora proveedora de materias primas.Segunda reflexión:Mercantilismo, mestizaje y evangelización convertidos enarmas del poder aristocrático monárquico marginarona los aborígenes durante los siglos de conquista ycolonización pero no fueron suficientes para apagar lallama de su rebeldía.Pero los marginados económica, política ysocialmente también tenían inspiración para liberarsede todo tipo de opresión y dominación a partir de laprimera coyuntura independentista.Memoria histórica, escenarios y problemas¿Por qué la independencia sucedió en los albores delsiglo XIX?, ¿en qué contexto local e internacional?Los contextos históricos describen los factoresgeopolíticos y económicos, internos y externos, queiniciaron la transformación de la sociedad colonial.Internos: a) evangelización, mestizaje y modo deproducción configuraron desiguales estructurassociales, económicas, político-ideológicas, militares,culturales y ecológicas, b) surgen principales actoreso sujetos sociales, constructores de coyunturaspolítico-sociales a favor de la independencia.Externos: c) contradicciones económicas y políticasgeneradas por las aceleradas relaciones capitalistasque provocaron las primeras emancipaciones en elnorte y el sur de América.España va perdiendo presencia y hegemonía en elviejo y el nuevo mundo por acontecimientos como laguerra de independencia norteamericana (1776) delas trece colonias de Inglaterra, la revolución francesa(1789). Además, el rápido ascenso de Inglaterra conla producción y comercio de mercancías fabrileshacia las colonias de plantación de las Indiasoccidentales de los siglos XVIII-XIX aceleró elproceso de acumulación capitalista convirtiéndoseen el nuevo país imperialista europeo. Como diceHarry Magdoff (cf., p. 8, 13), Inglaterra necesitabaromper el monopolio español del comercio enAmérica del Sur, no para adquirir nuevos y extensosterritorios sino el establecimiento de una gran redde centros comerciales de mercancías fabriles ybases marítimas. Para ello requirió de áreas noindustrializadas con agricultura comercial comoplantaciones de materias primas agrícolas, mineras,y otros productos.La presencia de ingleses en el escenariocentroamericano también ayuda a comprender laindependencia de la sociedad colonial.1811: ¿un salto revolucionario?¿Qué sucedió exactamente en San Salvador eldía 5 de noviembre de 1811?, ¿Quiénes gestaronla primera coyuntura?, ¿qué estructuras de castassociales e instituciones económicas, político-ideológicas y militares se pusieron en juego en laprovincia de San Salvador?, ¿fue una continuidadde la lucha iniciada por los nativos o aborígenescontra los colonizadores del nuevo mundo?Diversos hallazgos, interpretaciones y reaccionesdiferentes desde distintas disciplinas de las CCSS,literatura, arte y otras interpretaciones humanísticasdescriben distintos ángulos y percepciones que dancuenta sobre la independencia. Todos califican derevolucionarios los acontecimientos de 1811 y 1814.Aunque algunos difieren sobre la calificación delmovimiento como participación popular organizada,o, sobre la participación de héroes que no existieroncomo tal. Por ser versiones antagónicas desafiantesinvitan a una acuciosa revisión documental sobreaquel magno acontecimiento libertario desde la cunade San Salvador, provincia dominada por el Reinode Guatemala y la Capitanía General.Tomando en cuenta algunos hallazgos y aportesde investigadores sobre la reconstrucción de esemagno acontecimiento calificado de “revolucionario”se puede reafirmar positivamente doscientos añosdespués.Según A. White (2001, 69), citando a historiadoressalvadoreños, la lucha se inició:-1799, se suscitó una disputa entre el gobernador deGuatemala y los criollos de San Salvador sobre elderecho a ejercer las funciones de intendente quienArtículo
  20. 20. CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201120había muerto. La disputa favoreció a los criollos,uno de ellos ejerció tales funciones. En la Capitaníade Guatemala (capital) corrían rumores deindependencia y el peligro de un brote de rebeliónpor las pretensiones de los criollos ante la precariaeconomía del erario público. Como representantesdecadaprovincia(centroamericana)fueronenviadosa las Cortes de Cádiz para hacerlos partícipes deciertas decisiones, pero fue de forma aparentepara calmar los ánimos; mientras en Guatemala lesimpedían ejercer sus derechos y libertades que lamonarquía española les reconocía.-1810, se tenía conocimiento de estallidosrevolucionarios que ocurrían por todas partes deAmérica Latina, esto hacía crecer con fuerza elmalestar y la oposición de criollos y ladinos contrafuncionarios peninsulares en Guatemala. JesúsDelgado (vol. II, cf. p.6 y ss), agrega, se sabía que‘aires revolucionarios’ liberales franceses ya habíandado la vuelta al mundo encontrando eco favorableen las aspiraciones emancipadoras de los círculoscriollos de las colonias españolas de América, comolas ocurridas en Caracas, Buenos Aires y México(*).Los criollos contemplaban una independencia totalque vendría a favorecer sus relaciones comercialeslibres. Por su parte, los ladinos, además deldescontento tributario aspiraban a poner fin ala discriminación racial de que eran víctimas(evangelización, mestizaje y trabajos forzados),por eso asumieron con fuerza el movimiento parareivindicar sus propios intereses.-1810, 9 de junio, según Jesús Delgado el CapitánGeneral, José de Bustamante y Guerra, comenzabaa inquietarse y sospechaba de toda reunión; noestaba seguro ni siquiera de sus propios amigos.Para estar seguro de sus súbditos instaló un “Tribunalde Fidelidad” formado por españoles europeos, estodespertó el recuerdo de la Inquisición y enojó a laciudadanía.¿Tenía Bustamante y Guerra algún temor desublevación de los ciudadanos de San Salvador-SS (ciudad principal de la Provincia)?. No, porquelos criollos pasaban ocupados en sus haciendas,alejados de SS; además, criollos y mestizos siemprehabían demostrado lealtad y fidelidad al rey y lamonarquía. Pero había descontento generalizadoa causa de la política desacertada del IntendenteGutiérrez de Ulloa, sumiso a Guatemala.-1811, 4 de noviembre, se concentró unamuchedumbre de criollos y ladinos que rompieronel equilibrio entre el cabildo y el intendente ante laindignación por el arresto de dos líderes criollos, unsacerdote y un hacendado, acusados por sedición.Ese mismo año fue derrocado el intendente deSan Salvador en un levantamiento, los criollosmantuvieron el control de la ciudad durante un mes.-5 de noviembre de 1811 se lanza la primera acciónconcreta en Centroamérica, nació la sublevación delpueblo, calificado peyorativamente de “vulgo” porlas autoridades pues esta gente no puede actuarsi no hay cerebros que los guíen. Pero la gente noera tan ciega como para no darse cuenta de lasinjusticias en su contra. En la insurrección tomaronel poder en San Salvador y redactaron un ‘texto deconvocatorias’ para notificar sobre los sucesos y suscausas a los ayuntamientos y vecinos principalesde la Provincia.El ‘texto’ planteaba algo que debemos destacar porser muy valioso para la sociología política. En lateoría social sobre la transformación revolucionariade la sociedad, el Estado y las estructuras delpoder a través de la lucha de las clases sociales encualquiera de sus formas; es importante la claridadpolítico-ideológica de la lucha con que accionacualquier clase social. El texto decía:“…En las sociedades es principio inalterable quemueran unas para que renazcan otras, que haganesfuerzos superiores para vencer la continuadesgracia, que en sus principios esté presentela felicidad, que está en manos de los hombres.Si la gran sociedad (SS, cabeza de Provincia yel Reino de Guatemala) se ha visto conmovida(*)Era el reflejo de lo que ya se había iniciado en el Virrei-nato de la Nueva España (Imperio Mexicano) y en el Vi-rreinato de la Nueva Granada en Suramérica en la primeradécada del siglo XIX. Se había iniciado la lucha contra laMonarquía del Imperio Español que ya estaba en crisispor las contradicciones propias de la aristocracia, la revo-lución francesa, la invasión napoleónica y los aceleradoscambios de una naciente economía política liberal inglesa.Artículo
  21. 21. CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201121por unos incidentes, al parecer inconexos con lafelicidad que todos desean y que nadie promuevepor medios seguros, tales incidentes conmovieron aeste público, excitaron su odio y llegó a enfurecerlo,lo que causó la moción; pero si en el momento de lasensación pública se hubiera quitado la causa quela ocasionó, no nos viéramos próximos a disfrutarlos efectos felices que promete. La prisión del padreManuel Aguilar, las sospechas de infidencia deNicolás Aguilar, cura de la capital de esta Provincia yel intento del Intendente para armar a los españolesde su facción, son los tristes motivos que nosprometen poseer la felicidad de reasernos de losDerechos Naturales y Civiles que ha tres siglos estánusurpados…” (p. 8). Y continúa:“…el pueblo, llevado por su propio fuego, se agolpóante las puertas de la casa del Cura Vicario, DonJosé Matías Delgado para llorar la desgracia de losencarcelados. Fue el dolor del pueblo pacífico lo quemovió a los criollos a unirse al “vulgo”. Los criollospidieron y rogaron al Intendente de la provinciaponerlos en libertad, quien se negó. El puebloreaccionó con indignación, y de no haber sido por laintervención oportuna de los criollos, habría linchadoa los gobernantes indeseados. Para calmar losánimos se procedió a elegir a un nuevo alcalde, unnuevo gobernador y nuevos regidores. Manuel JoséArce fue nombrado diputado por el pueblo a la Juntade Gobierno compuesta por Curas de la ciudad deSS y de otros curatos, otros ciudadanos criollos ymulatos honrados…” (p.9).Mientras en Santa Ana,-17de noviembre, “el pueblo de indios, los alcaldesordinarios, primero y segundo informaron que unnúmero considerable de gente parda de un barrio, enformal tumulto y voces altas demandaron se quitasenlos tributos, estancos de tabaco, aguardiente, nopagar las alcabalas y que se sacasen del lugar atodos los españoles europeos y criollos forasteros;si en 8 días no cumplían la reforma lo harían por supropia autoridad, como se había ejecutado en SanSalvador”.Y también en Metapán,“…Ladinos e indios de armados con hierros y piedrasdespojaron violentamente de la segunda bara alAlcalde Ordinario por ser europeo y sospechar delmal manejo de los fondos públicos; estaban deacuerdo con los insurgentes de SS en formar lapropia Junta de Gobierno y controlar las Cajas delTesoro” (p. 8, 9, 10)La reacción de Bustamante y Guerra sobre lasublevación del 5 de noviembre, fue informada yexplicada a JoséAycinena (enviado desde Guatemalapara calmar los ánimos de los sublevados); señalóque las causas fueron: la influencia nefasta de larevolución francesa; la “disonante y odiosa” distinciónde españoles criollos y europeos (éstos acusados deretener el poder y no compartirlo con los criollos) ynegarse a cumplir el decreto de las Cortes a favorde los indios (quitar las excesivas cargas tributarias).Pero debemos destacar el alcance visionario,revolucionario y transformador, que tuvieron losprotagonistas -‘próceres’- de la primera coyunturapolítica que estremeció las estructuras del imperioespañol. Además, contextualizar la independencia enotras perspectivas de fondo como las exigencias delliberalismo mercantilista y las ideas de la ilustraciónpara el pensamiento liberal de las primeras acciones‘revolucionarias’. Interroguemos en voz alta:-¿Tenían los criollos un Plan pensado para darun ‘salto revolucionario’, estratégico, en pro dela independencia de la monarquía española ypeninsulares guatemaltecos?, ¿estaban preparadospara incorporarse al nuevo modo de produccióncapitalista que demandaba el mercado mundial?. Opara el ‘vulgo’ (el pueblo), ¿era urgente reivindicar lalibertad y el poder de la raza aborigen esclavizaday explotada por conquistadores y colonizadores queimpusieron la explotación y marginación comocondiciones materiales de vida?, ¿Qué tantainfluencia ideológica de la ilustración y del liberalismoeconómico europeo tenían los criollos o el ‘vulgo’para liberarse?.Cualquier respuesta tendría que tomar en cuentalo que reflejan las tres últimas citas referidas a quelos promotores del levantamiento tenían claridad enlos objetivos propuestos. Repitamos y subrayemosalgunas frases claves del ‘texto de convocatorias’citado. Veamos:Artículo
  22. 22. CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201122“que es principio inalterable de las sociedadesque unas mueran para que renazcan otras…”;“que en sus principios esté presente la felicidadque está en manos de los hombres” y que “losmotivos nos prometen poseer la felicidad dereasernos de los Derechos Naturales y civilesque ha tres siglos están usurpados”.Escribir esas demandas en 1811 por los alzadosllamado ´vulgo´ (pueblo-indígenas, ladinos-mestizosy algunos criollos) reflejan una visión estratégicade corto y largo alcance. Y más importante aún,utilizaron un método de lucha pacífica (¿?), legítimoy revolucionario con que el pueblo aspiró a lafelicidad truncada tres siglo antes (descubrimiento,conquista y colonización, siglos XV-XVIII). ¿Esavisión y alcance de futuro benefició a todo el Reinode Guatemala?, ¿podría ser válido ese métodopacífico en una futura independencia de cada país?.En este proceso contestatario algunos seguidoresde la historia oficial afirman que: “El abanderadode la gloriosa jornada del 5 de noviembre de1811, fue el prócer, presbítero y Dr. José MatíasDelgado, quien desde el histórico campanario de laMerced dio la anunciación libertaria, acompañadode Manuel José Arce, los hermanos Aguilar, PedroPablo Castillo y otros que echaron el fundamentode nuestra nacionalidad, de nuestra Repúblicademocrática y gloriosas y libérrimas instituciones”(Páginas Cívicas: 5). Sobre que el dato puntual deque Matías Delgado echó al vuelo las campanas dela iglesia de la Merced llamando a la sublevación,el sacerdote Jesús Delgado en su investigacióncomenta que es un acto que no tiene fundamentohistórico y quedará en la memoria como mito yleyenda. Además, es probable que ni siquiera tomóparte en esa acción encabezada por Manuel JoséArce y Juan Manuel Rodríguez, acota (p. 21). Locierto es que la mecha se encendió aquel 5 denoviembre como iniciativa revolucionaria.Segunda coyuntura política: 1813-1814. Aunque algunas interpretaciones difierenen aspectos puntuales hay más coincidencias quedivergencias. La siguiente mini cronología da brevesreferencias:-Julio César Pinto Soria (p. XV), historiadorguatemalteco, señala que de 1811 a 1814 todoel continente se convulsionó y se registraronimportantes levantamientos anticoloniales. Laindependencia de Centroamérica se proclamó en1821.-David Browning (p. 238), historiador inglés, señalaque la infructuosa insurrección de 1811 en SanSalvador fue la primera protesta franca, declaradaen contra del gobierno colonial; posteriormente laintendencia de SS y la alcaldía mayor de Sonsonaterompieron los lazos políticos con España, más comopartes de una tentativa regional independentista,que como movimiento local autonomista.-Mario Vásquez Olivera (p. 48, paréntesis nuestro),historiador mexicano, refiere que, a diferenciade la Nueva España (México), en las provinciasguatemaltecas no alcanzó a desarrollarse unmovimiento insurgente. Hubieron algunos conatosautonomistas, como los levantamientos de 1811 enSan Salvador y Granada (Nicaragua), la llamadaconspiración de Belén de 1813 en la ciudad deGuatemala, y nuevamente en San Salvador en1814, pero todos ellos resultaron fallidos.-Rafael Lara Martínez (cf. 10), literato y antropólogosalvadoreño, en una perspectiva más críticapuntualiza que para inventar la nacionalidadsalvadoreña, la historia oficial exige que se califiquende heroicas y organizadas las acciones de un motínque la documentación primaria acredita de alevosoy espontáneo. La fecha 1814 es clave para imaginarla idea de un proceso de luchas independentistascontinuas desde el primer intento en 1811 hasta ladoble declaración final de 1821, independencia deEspaña, y de 1823, independencia de toda naciónextranjera. No existe evidencia documental parajustificar una voluntad popular por la autonomía.Una inercia colonial y un sopor independentistaexplican la falta de guerras por la independencia yde un movimiento político organizado.-Alejandro D. Marroquín (cf. p. 103), sociólogosalvadoreño, destaca que para El Salvador, comopara el resto de Centro América, la independenciade España es un proceso revolucionario que seinicia en 1811 y culmina en 1821. La sociedadcolonial, su organización, carácter económico,político-ideológico e internacional, no era coherentey armónica, ajena a los conflictos. Desde elmomento de la conquista se plantea el antagonismoentre conquistadores y conquistados, se desarrollaArtículo
  23. 23. CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201123y sucumbe sin haber solucionado el referidoantagonismo.-Jesús Delgado (v II, p. 43, 44) detalla de formaparcial que:-1812, 20 abril, en una Carta Pastoral el ArzobispoCassaus y Torres se quejaba de ciertos salvadoreñospor circular cierta literatura considerada como ‘libelosinfames y turbulentos, fraguados en la oscuridadde cuatro conventículos jacobinos y sanguinariosal extremo de zaherir directamente la religión y susdogmas, la autoridad espiritual de la Iglesia y de suspastores, vemos que hay todavía minadores sordosdel edificio social, lobos disimulados y encubiertoscon piel de oveja, que asechan al redil para devorarlo’.-1812 y 1813, A. White amplía su versión al referirque un nuevo episodio ocurre en los años cuandolas elecciones municipales, llevadas a cabo bajo lanueva Constitución de Cádiz favorecía a los criollosopositores al régimen, pero el intendente (Peinado)las anuló en tres ocasiones porque las ganaban loscriollos (que el autor llama ‘subversivos’).-1813-1814, José M. Delgado y sus amigos cercanosprovocaron los fallidos acontecimientos. Delgadose cuidó mucho de su persona, llevaba una vidamoral de suma prudencia y con olfato en los asuntospolíticos. Estaba identificado con intereses de familiasde abolengo pero contrariaba a los monárquicosde Guatemala. Apaciguaba los ánimos y restituía ala población la tranquilidad pública. Su acendradoamor nacionalista al terruño favorecía los intereses yestrategias de los independentistas salvadoreños, entreellos su propia familia. El pueblo confiaba en su prudenciaen no luchar abiertamente por la causa y si fallabantales intentos con él se evitaría una intervenciónmilitar de las fuerzas guatemaltecas. Por su bondade ideas modernas de diálogo era estimado y gozabade popularidad aceptado como su líder para seguiralentando moralmente la llama de la independenciaen el corazón del pueblo (cf. JD, v. II, P.40, 41).-1814, encontraron en los armarios del padre Delgadopapeles subversivos relacionados sobre la obra delGeneral Morelos por la independencia (México), loque opacó su imagen y confianza ante el Arzobispo.Pero el firmante era su hermano Miguel Delgado,junto a los hermanos Aguilar, José Manuel Arce,Juan Manuel Rodríguez, Mariano Lara, José SimeónCañas-1814, se da un segundo levantamiento reprimido porlas autoridades. A partir de estos resultados surge porprimera vez un ladino que se convirtió en líder populary a la vez alcalde de la ciudad de san Salvador. Estelíder fue Pedro Pablo Castillo (Ibid, p. 69).-1817, 14 de enero-agosto, una de las diferentesversiones de la historia oficial sobre Castillo laencontramos en el documento “Páginas CívicasCentroamericanas”: Pedro Pablo Castillo, quienejerce el oficio de ‘cohetero’, es de los que formanel núcleo selecto de los conjurados en el movimientodel 5 de noviembre de 1811 y, fracasado ese intentoemancipador, continúa su lucha a veces abierta y aveces clandestina. Es en la insurrección de enerode 1814 cuando Castillo pone en juego todo suvigor revolucionario, fracasado este otro movimientolibertario es perseguido y procesado por infidenciapuesta a precio su cabeza (500 pesos), pero ayudadopor los padres Aguilar para fugarse (p.78). Castillo,muere después de 3 años en el exilio en la isla deJamaica sin ver a su patria libre e independiente.NuevoshallazgossobrelaparticipacióndePedroPabloCastillo es la versión en el reciente documento escritopor Lara Martínez (p. 3). De forma crítica reflexionasobre las versiones oficiales e indica controversiassobre tales escritos. Así, sobre la actividad políticay la personalidad de Castillo analizada en el artículo:“Castillo <contra quien thodos hechan>. PedroPablo Castillo y la revuelta fallida de 1814”, destacaque la revuelta ocurrida el 24 de enero de 1814 enSan Salvador, falló por la ambigüedad de la figurahistórica de un presunto prócer, cuya imagen oscilaentre un héroe y un traidor según las fuentes que seprivilegien. Este debate podría estar en la agenda dediscusión entre los especialistas.-1821, 15 de septiembre se firma el Acta deIndependencia, 15 días después se eligieron losmiembros de la Junta Provisional que gobernaríaSS, creando un caos entre dos bandos: liberales yconservadores que pusieron en peligro el orden público,por lo que el intendente arrestó a Arce y a Rodríguez.Delgado, llegó de Guatemala investido como MinistroPlenipotenciario a SS y fue recibido con muchoentusiasmo; liberó a los reos políticos e instituyó unadiputación provincial. Es de destacar que las clasessociales ya se identificaban, unos como liberales yotros como conservadores, calificativo que duraráhasta finales del siglo XIX, al menos en El Salvador.Artículo
  24. 24. CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201124El ‘Acta de Independencia’ (Páginas Cívicas,p. 17) firmada hace constar que ante el clamor de‘viva la independencia’ que repetía de continuo elpueblo que se veía reunido en las calles, plaza, patio,corredores y ante-sala del palacio, se toma el ‘primeracuerdo’ que al publicarse sea para ‘prevenir lasconsecuencias que serían temibles en el casode que la proclamase de hecho el mismo pueblo’.Queda evidente que el pueblo es el motor de losgrandes cambios, como la independencia, peroque la misma Acta le pone freno para nuevos actosrevolucionarios. Este debe ser un tema de muchainvestigación y sacar lecciones para las grandestransformaciones que vendrán en un futuro próximopos-Bicentenario-1822,sepromulgóelDecretodeereccióndelobispadode San salvador de la que Matías Delgado llegó aser su obispo y ya no depender más de Guatemala(Delgado, v II, 52, 53). Esos años consolidó su poderpolítico al asumir el gobierno de SS, facilitandoavanzar en la causa de la independencia.La historia oficial hace referencia a talesacontecimientos:“El 5 de noviembre de 1811 y el 15 de septiembre de1821 se enlazan maravillosamente en la concrecióndel sublime ideal la redención de la Patria Grande: elprimero, fue como un fanal que iluminó los corazones,irradiándolos del más vivo resplandor para acelerar elpaso hacia la libertad, soberanía e independencia delos cinco pueblos del Istmo; y el otro, la afirmación deesos derechos, la meta final del supremo empeño”(Páginas Cívicas, 3).TERCERA PARTETransición entre imperios de antaño y del presenteDesde los acontecimientos independentistas, seperfilan nuevos acontecimientos entre las ProvinciasUnidas de Centro América. Libre del imperio españolse marcaron dos rumbos: el primero, lo político-militardesató un periodo de interminables guerras fratricidasentre las provincias a lo largo del siglo y que noampliaremos. Segundo, lo económico-político de lasProvincias relacionado con la extensión territorial y susrecursos naturales. Esta segunda característica tornóatractiva la región para las potencias imperialista quepermanentemente buscaban expandir sus relacionesdominantes. Se consideró una región estratégica entérminos geopolíticos como ruta comercial por elocéano Pacífico y el Mar Caribe en el Atlántico parael desarrollo capitalista del siglo XIX. De forma brevese podría bosquejar este escenario.Señala Delgado (vol II, p. 54) que cuando ya corríanrumores sobre el rumbo a seguir surgió el bandoliberal que quería la independencia al estilo francés,con todas las libertades introducidas por la revoluciónde 1789, de carácter laica y anticlerical. Mientras,los conservadores preferían continuar los valoresreligiosos, morales y éticos heredados de la culturamonárquica española. Estos estaban dispuestos aanexarse a México al conocer el Plan de Iguala ylos Tratados de Córdoba, promovidos por AgustínIturbide, porque conservaría la religión católica asícomo un gobierno que a la vez fuera monárquicoe independiente de España para asegurar laindependencia.Ante esta disyuntiva de liberales y conservadores,Gabino Gainza, intendente provisional de la CapitaníaGeneral, ya había tomado la decisión de anexarGuatemala a México porque quería tranquilizar a losopositores a la independencia, como el ArzobispoCortés y Larraz y monarquistas españoles y luegoporque Guatemala estaba muy endeudada conMéxico.Vásquez Olivera (36, 37, 39, 40) se refiere a laanexión temporal de Centro América a México pues elPlan de Iguala (1821) ejerció una influencia decisivaen el desarrollo de los acontecimientos sobre lasprovincias guatemaltecas.Los conservadores que secundaron de maneraentusiasta el ‘Plan Iturbide’ lo asumieronpragmáticamente como la opción más adecuada antela incertidumbre del momento, pues los mexicanosinsistieron en que la anexión no constituía unaamenaza a la libertad de los pueblos, basándose enlas teorías que enseña el liberalismo ilustrado.¿Cuál era la visión geoestratégica de ‘alta política’ dela anexión de Iturbide?La “doctrina Iturbide” se basaba en el Plan de que elEstado mexicano tenía una situación geoestratégicapara asegurar más territorio y resguardarlo de otraspotencias extranjeras, como Inglaterra y EstadosUnidos. Por eso podía regentar al Reino de Guatemalaporque este por sí solo no podría formar un EstadoArtículo
  25. 25. CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201125independiente; si sus recursos, población, agricultura,industria, comercio y minería no presentan ventajasno puede existir y debe implorar a otra potencia. Silos dirigentes se acogieran a la tutela del ImperioMexicano respaldaría la separación de Españay como ‘hermano mayor’ proporcionaría dinero,autoridad y fuerza militar y a cambio proclamaría laindependencia absoluta.Pero en el mismo septiembre de 1821 algunasprovinciassehabíanadelantadoalaanexión:Chiapas,Honduras y Nicaragua; Quezaltenango lo hizo ennoviembre, y el resto lo fueron concretando pocoapoco a manera de pactos bilaterales entre Iturbidey las autoridades provinciales. Esta transición políticase completó en 1822 pero con ciertas dificultades a lavida independiente porque las provincias mostrabanviolentas rivalidades y conflictos.La visión geoestratégica de fondo era de carácterterritorial, conviene dilatar su extensión hasta elúltimo de Panamá, poner sus fronteras a cubiertodel cálculo siempre activo de la ambición extranjera.Establecer mayor control sobre los territoriosfronterizos, prevenir una posible incursión española ymantener a raya a ingleses y norteamericanos en elárea del Caribe. O garantizar la posesión de ciertospuntos favorables para el comercio interoceánico.Además de poseer al mismo tiempo todo el litoral deambos mares oriental y occidental con los territoriosferaces, puertos, ríos y ensenadas que se contieneen esta vasta extensión centroamericana era ampliarsus fronteras territoriales incluyendo las islas de Cubay Puerto Rico. Se ofrecía a las provincias bienes a sudisposición, contactos comerciales con tierra firmey comunicación con países libres como Caracas yBuenos Aires y tener esta escala para la navegacióncon Europa.El resultado final de la efímera anexión concluyóporque los liberales, desde un principio, deseabanconstituir una república independiente, pero eranla minoría. La iniciativa mexicana había provocadouna grave crisis política en el interior del Reino,especialmente en el caso de San Salvador, cuyasautoridades republicanas (Matías Delgado…) senegaban a aceptar la anexión.Lara Martínez (cf., p.73, 74) destaca que el inmortalPadre Delgado se opuso a la incorporación de CentroAmérica a México en 1822, enviando una columnade tropas a Santa Ana y Ahuachapán, poblacionesque quizá simpatizaban con aquella incorporación,habiéndose entablado un combate en El Espinal,donde se derramó la primera sangre generosacentroamericana y empezaron nuestras fratricidasluchas. También se opuso a depender de Guatemalapor ser el asiento de la nobleza y el alto clero, baluartede las ideas conservadoras, la ciudad más culta ymás rica que ejerció hegemonía (43) cuando fue elReino y Capitanía General de la región.Posterior a la independencia “El salvador entró a unciclo violento de vida independiente que se iniciócon un proceso de guerras intestinas que abundarontanto durante el siglo XIX” (LM, p. 70).Pero no sólo México tenía interés en la región liberadadel imperio español, los Estados Unidos lanzaron dosproclamas para hacer sentir su temprano y crecientepoder industrial. El gobierno de James Monroe lanzóla primera ‘Doctrina Monroe’ en 1823 con el lema:‘América para los americanos’. Esta declaraciónprohibía a cualquier Estado europeo establecercolonias en América o participar en las cuestionesinternas de las nuevas repúblicas. La segunda fueen 1840 con su tesis del ‘Destino Manifiesto’ con laidea de que siendo una gran nación está destinadaa dominar el continente de norte a sur, a los pueblosinsuficientemente preparados para autogobernarse(Gallego, M. cf. p.127, 128).Pero también Inglaterra, dice Harry Magdoff (cf., p. 8,13), que se convertía en imperio, desde mucho antesestaba al acecho del continente preparando la escenapara la conquista británica de Canadá y las costasoccidentales norteamericanas. Por su nueva posiciónde predominio en los mares y en competencia conotras potencias comerciales (Holanda, España)buscaba oportunidades para lograr mercadosadicionales. Browning (p 243, 246, 248), señalaque Inglaterra abrió nuevos mercados en Europa yEstados Unidos apelando a las teorías económicasimportadas del ‘laissez faire’, comerciaba mercancíasde Manchester, Birmingham o de China, India,Irlanda y otras, que eran consumidas por la clasemedia. Algunas veces el comercio se vio interrumpidopor el bloqueo naval británico como en 1842, 1844y 1850. Un ejemplo de una colonia más del imperioArtículo
  26. 26. CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201126británico fue Belice (Julio Pinto S, p. XV) o la zona dela Mosquitia en Nicaragua.TERCERA REFLEXIÓN:Las verdades históricas y científicas del pasado sonresultado de pacientes y prolongadas investigacionesinterdisciplinarias. Si se alteran por algún motivo o interésse convierten en desafíos que deben reestudiarse, ajustarsea los hechos reales y traducirse a lecciones trascendentales.Es a través de ellas que conocemos de forma trans-disciplinaria el pasado histórico para entender el presentey visionar un mejor futuro para nuestra sociedad; así secontribuirá a reeducar a presentes y futuras generaciones.CUARTA PARTEDe la política de la sociedad colonial a la ‘sociedadcivil y política’Veinte años después de sangrientas guerras civilesel Reino de Guatemala se fragmentaba en múltiplesEstados nacionales en un territorio mal engarzado,con tendencias separatistas, contrastes étnicos yprofundas desigualdades sociales, apunta Pinto(p. XV). Con la ruptura de 1839 y el nuevo espíritu‘independentista y libertario’, cada una de las 5provincias intenta redefinir su propio rumbo, por másesfuerzos de Francisco Morazán de mantenerlasunidas, refiere Lara Martínez (p.47).Citando a Alberto Masferrer, este señala quedespués de la ruptura del pacto federal los primerosgobernantes de El Salvador se encontraron un clerocon ideas adversas o amigas según la supremacía dela iglesia y las ideas del gobernante. Un ejército, comoamigo o adversario, que aspiraba al primer puestoporque provenía de las luchas Morazánicas. Losmilitares fueron hombres de principios democráticospero con ilusiones políticas. Mientras el pueblo, lamayoría, estaba dispuesto a someter la voluntad delgobernante a la resolución de todos los asuntos, hastalos privados y personales, según la Constitución quele otorga las facultades como ejecutivo.Browning (cf. p.238 y ss), refiriéndose a El Salvadorapunta que hubo desorden social, decadenciaeconómica, mucha destrucción en las tierras sincultivar y con el comercio del añil que llegaba aGuatemala hacia en los puertos del Caribe. El paísse vio envuelto en conflictos de ejércitos, nacionaly extranjero, entre 1826-1831 y luego entre 1839-1841. Fue hasta 1839 que los gobernantes de lanueva nación empezaron a ejercer el control dela tierra y el Estado y así fueron perdiendo interéspor las guerras fratricidas preocupándose por eldesarrollo económico Relata que un pequeño grupode ciudadanos de San Salvador declaró que la tierray la gente que la rodeaba constituían una repúblicaindependiente. El Salvador, la patria, es unidadpolítica especial y particular, con su propio caráctery su futuro, con problemas y capacidades. Citando aAlberdi, este decía que la patria ‘no es la tierra, hemostenido tierra durante tres siglos pero no hemos tenidopatria, la patria es libertad, orden, riqueza, civilizacióndel suelo nativo, organizado bajo la esencia mismay el nombre del propio suelo’. La declaración de laindependencia causó poco impacto sobre la tierra,pero el acto político promovió una nueva evaluaciónsobre el largo alcance de sus posibilidades.Browning (p. 266, 267) apunta que el cultivo decafé se inició en 1824 y luego 1840 con asesoríadel brasileño Antonio Coelho se plantó en pequeñaescala en algunas comunidades rurales porque seveía su valor potencial y fuente de nuevas riquezas.En 1846 la legislación otorgaba tratamiento preferentea su producción y con exenciones y premios a susproductores si cada vez incrementa su producciónpara el consumo interno, pero su excedente para laexportación. Su cultivo se concentró en Santa Ana,Ahuachapán, Sonsonate, Santa Tecla y San Salvadorhacia 1861. Cuando disminuyó el cultivo del añil (Nortede San Salvador, San Vicente, Chalatenango…)ese capital se dedicó al cultivo el café, mas créditoshipotecarios sobre tierras añileras.Explica que en esta dinámica económica fueronsurgiendo los sectores sociales dedicados a laproducción y comercialización de café con baseen el uso de la tierra. Así se formó una oligarquíaterrateniente de plantadores y comerciantes que diosignificado económico y posterior valor comercial alcafé. Orientaron el uso de los recursos nacionales parasus propios fines-la tierra y su gente- y explotarlos através de la organización de un vigoroso y expansivosistema de producción agrícola comercial haciael exterior, libre de restricciones de España y deGuatemala. Durante la colonia hasta mediados de1856 fue la Sociedad de cosecheros de añil quienesdominaron la tierra, la producción y comercializaciónde añil.En 1872 llegaron algunos inmigrantes europeos conArtículo
  27. 27. CuadernodePedagogíayEducaciónDiciembre201127nuevas ideas sobre libre cambio y libertad de acción,revalorizaron la tierra y compraron haciendas con añil,azúcar y ganado dedicándose a introducir y organizarel cultivo del café a gran escala, explotando la fuerzade trabajo indígena. Pero ya antes el problema dela tierra y su uso había provocado levantamientosindígenas contra el gobierno, como el de AnastasioAquino entre 1832-33 quien se posesionó de unaextensa zona entre San Vicente y Zacatecoluca.Al final del siglo, amplía Browning (249 y ss), losproductores se convirtieron en familias terratenientescon buenas fortunas, entre ellas Hill, Sol, Soundy, DeSola, Deininger. El gobierno en manos o de liberaleso de conservadores intentó fomentar la producciónde añil, azúcar, algodón y posteriormente café.Luego con variedad de plantas llamadas ‘frutos degran esperanza’ entre otros: cacao, bálsamo, trigo,tabaco, agave se producían en menor escala. Alos cultivadores se les favoreció con exención deimpuestos nacionales y municipales, a su ganadoy maquinaria y a los trabajadores que prestabanservicio militar; además de rebajas en derechosde exportación, protección de tarifas contra lacompetencia extranjera. El café como ‘planta de vidalarga y producción rica’ requirió de más créditos,fuerza de trabajo, medios de transporte y vías decomunicación, pero también de más tierra. Estoobligó al gobierno a reformar el sistema de tenenciade la tierra en beneficio de una minoría oligárquica yen el menor tiempo posible.Paralelo al uso privado de la tierra para cultivo decafé se desarrolló el sistema de propiedad de la tierracomún de los pueblos. Según la ley, un pueblo con500 habitantes, con una iglesia y edificio del cabildotenía derecho a un ejido de tamaño suficiente, conlabrantíos, pastos y bosques, para las necesidadesactuales y futuras de sus habitantes. La municipalidaddebe permitir a todo vecino el uso de un trozo del ejido,que no esté en posesión legal de otro, debiendo pagarun canon o renta durante un año. Las comunidadesindígenas o ladinas tenían derechos jurisdiccionalessobre la tierra comunal, pero subordinada a losmunicipios. Cuando el indígena no poseía tierra encualquiera de sus modalidades de la época, no seinteresaban por trabajar creaba escasez de fuerza detrabajo. Así se dictaron dos tipos de leyes: una contrala vagancia y regulación de las obligaciones a loscolonos de las fincas cafetaleras.Otra, durante la presidencia de Rafael Zaldívar(1876-1885) cuando en 1881 se aprobaron las leyessobre la abolición del ‘uso de tierras en los ejidosy tierras comunales de todo el país’ que dejaronde ser patrimonio de los habitantes de los pueblosaledaños a los ejidos. Los descendientes de aquellosproductores de añil se convirtieron en productorescafetaleros. Paralelo a la ampliación de sus relacionescomerciales del modelo mono-cultivista cafetalero deexportación, en la nueva era del capitalismo de larevolución liberal, hegemonizado por el imperialismoinglés, ocurrían con frecuencia los motines oalzamientos de indios en las zonas cafetaleras aconsecuencia de la pérdida de sus tierras ejidalesy comunales en los años 1881-1883. La expulsiónde esta fuerza de trabajo indígena-campesina sevio obligada a semi-asalariarse o asalariarse comoobrero agrícola, otros se convirtieron en peones omozos-colonos viviendo en fincas cafetaleras ante lafalta de su parcela de tierra para cultivo de granosbásicos. Así se ampliaba y fortalecía el nuevo modeloeconómico social basado en la agro-exportación decafé hacia el mercado internacional.Estas fueron las bases del modelo económico deproducción agraria incorporado al mercado regional,internacional-mundial. Lentamente desarrolló lasfuerzas productivas provenientes del añil colonialy las relaciones de producción en el sistema detenencia de la tierra requerida para la nuevaeconomía mono-productora del café pos-colonial.Además, el sistema de ‘castas’ de la colonia pasóa una estructura de clases sociales compuesta deliberales y conservadores.A partir de 1871, dice Melgar Brizuela (cf., p.76, 77)el país sufre una radical transformación hacia formasliberales de vida que amerita el mote de ‘revoluciónliberal’ porque el cultivo de café trae nuevas relacionesde producción, uso de mano de obra libre, asalariadacon el aparecimiento del sistema capitalista.El modelo económico productor de café enconstrucción, ¿configuró la ‘sociedad civil’ (¿?) y elEstado como ‘sociedad política’ en la nueva sociedadsalvadoreña para el mercado internacional?.Artículo

Views

Total views

664

On Slideshare

0

From embeds

0

Number of embeds

2

Actions

Downloads

9

Shares

0

Comments

0

Likes

0

×