Successfully reported this slideshow.
Pinturas corporales en el fin del mundo. Una introducción al arte visual Selk’namNºYamana Páginas 109-127                 ...
110                                                     Dánae Fiore      Debido a la extensión de la información, se      ...
Pinturas corporales en el fin del mundo. Una introducción al arte visual Selk’nam y Yamana      111en varios yacimientos, ...
112                                             Dánae Fioreedad), cantidad de personas pintadas (sexo y edad),    yendo: s...
Pinturas corporales en el fin del mundo. Una introducción al arte visual Selk’nam y Yamana               113piel y remoció...
114                                                     Dánae Fiore     Los diseños Selk’nam varían desde algunos         ...
Pinturas corporales en el fin del mundo. Una introducción al arte visual Selk’nam y Yamana                115bebé mítico r...
116                                                          Dánae Fiore        Tabla 6. Yamana: edad y sexo de personas p...
Pinturas corporales en el fin del mundo. Una introducción al arte visual Selk’nam y Yamana                 117Figura 2. Mu...
118                                              Dánae Fioregico, este caso manifiesta la importancia de regis-     estruc...
Pinturas corporales en el fin del mundo. Una introducción al arte visual Selk’nam y Yamana        119                     ...
120                                                     Dánae Fiorebargo, para que la presentación de los espíritus tu-   ...
Pinturas corporales en el fin del mundo. Una introducción al arte visual Selk’nam y Yamana                     121situacio...
122                                             Dánae Fiorefotográfica, no resultando ser una muestra entera-     bres pin...
Pinturas corporales en el fin del mundo. Una introducción al arte visual Selk’nam y Yamana      123sentados, con lo cual e...
124                                              Dánae Fioreriormente las mujeres habían celebrado esta cere-       yor qu...
Pinturas corporales en el fin del mundo. Una introducción al arte visual Selk’nam y Yamana      125bres. También en ambas ...
126                                                          Dánae Fiore                                                  ...
Pinturas corporales en el fin del mundo. Una introducción al arte visual Selk’nam y Yamana                     127        ...
128   Dánae Fiore
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Fiore pinturas corporales del fin del mundo

2,143 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Fiore pinturas corporales del fin del mundo

  1. 1. Pinturas corporales en el fin del mundo. Una introducción al arte visual Selk’namNºYamana Páginas 109-127 Volumen 37, y 2, 2005. 109 Chungara, Revista de Antropología Chilena PINTURAS CORPORALES EN EL FIN DEL MUNDO. UNA INTRODUCCIÓN AL ARTE VISUAL SELK’NAM Y YAMANA BODY PAINTINGS FROM THE END OF THE WORLD. AN INTRODUCTION TO THE VISUAL ART OF SELK’NAM AND YAMANA Dánae Fiore*En este trabajo se realiza una introducción al uso de pinturas corporales por las sociedades Selk’nam y Yamana de Tierra delFuego. Se presentan las fuentes de datos (textos y fotografías) acerca de estas prácticas y los métodos de trabajo usados en elanálisis de su construcción y sus contenidos. Con el objeto de buscar similitudes y diferencias en el uso de pinturas entre ambassociedades, se incluyen análisis cuantitativos de algunos aspectos de su empleo (sexo, edad, porciones del cuerpo pintadas de losindividuos fotografiados), análisis de factores formales de las pinturas (técnicas y diseños) y análisis cualitativos de algunos delos procesos implícitos en el uso de las pinturas. Finalmente, las dinámicas sociales identificadas, en especial, en relación a lasdivisiones de sexo, se contextualizan vinculándolas con los contenidos de algunos mitos y con los roles asumidos por hombres ymujeres en tareas de subsistencia y movilidad. De esta manera se argumenta la existencia de diferencias en las estructurassociales entre ambas sociedades fueguinas, a partir de la manipulación de materiales y conocimientos necesarios para la produc-ción y uso de las pinturas. Palabras claves: Selk’nam, Yamana, pinturas corporales, usos, diseños, diferencias inter-sociedad, divisiones intra-sociedad.In this introduction to the uses of body painting by the Selk’nam and the Yamana from Tierra del Fuego, I describe the sources ofdata for these practices (photographs and written texts) and their organization and study. Also explained are the methods used toassess their accuracy, reliability and relevance. The general aim of the paper is to search for similarities and differences in the usesof body painting by both societies in order to analize the social dynamics identified, particularly in relation to gender divisions,which context is related to the contents of some myths, and to roles played by men and women in subsistence and mobility tasks. Tothis end, we developed quantitative analyzes of some aspects related to their use (such as the gender, age and body portions paintedon each photographed individual), as well as an analysis of formal factors of the paintings (their techniques and designs), andqualitative analyzes of processes implicit in the use of the paintings. It is suggested that the existence of differences in the socialstructures of each Fuegian group can be seen in the manipulation of materials and knowledge about the production and use ofbody paintings. Key words: Selk’nam, Yamana, body paintings, painted designs, inter-society differences, gender, intra-society divisions. La existencia de sociedades cazadoras-reco- ta 1887; Lothrop 1928; entre otros). Pese a quelectoras con modos de vida terrestres y maríti- las fuentes históricas y etnográficas revelan quemos en Tierra del Fuego es un hecho bien conoci- las sociedades fueguinas Selk’nam, Yamana, Ala-do en el mundo académico. Éstas han sido y son caluf y Haush creaban y utilizaban pinturas cor-objeto de estudios arqueológicos, antropológicos porales, éstas no han sido sujetas a estudios espe-e históricos (entre otros) que han ido develando cíficos y sistemáticos de la misma magnitud quela riqueza y complejidad de varios aspectos de su los mencionados anteriormente. El objetivo de estedesarrollo, tales como su subsistencia, tecnolo- trabajo es presentar resultados obtenidos del es-gía, organización familiar, mitos, creencias, ce- tudio visual y contextual de las pinturas de losremonias, etc. (Bridges 1897; Fitz-Roy 1839; grupos Selk’nam y Yamana, a manera de intro-Gusinde 1982, 1986; Hyades y Deniker 1981; Lis- ducción.* CONICET (Consejo Nacional de Investigaciones Científicas y Técnicas, Argentina), AIA (Asociación de Investigaciones Antropológicas). Rivadavia 1379 11 “F” C.P. (1033) Buenos Aires, Argentina. danae_fiore@yahoo.es; danae_fiore@ Argentina.comRecibido: abril de 2004. Aceptado: julio de 2005.
  2. 2. 110 Dánae Fiore Debido a la extensión de la información, se planteamos la pregunta si existían también dife-presentará un panorama sintético acerca de los di- rencias en cuanto a las técnicas, diseños y usos deseños, técnicas, sexo y edad de las personas pin- pinturas corporales. De encontrarse estas diferen-tadas, y situaciones de uso de las pinturas. Den- cias, podrían estar vinculadas a: (1) factores inter-tro de estas últimas, se hará referencia a las nos a la producción de pinturas (p. ej., disponibili-pinturas ceremoniales para presentar algunos pun- dad de materias primas, desarrollo de tecnolo-tos relevantes de las dinámicas sociales implica- gías-instrumentos, gestos técnicos, conocimientos,das en su uso. procedimientos de producción y aplicación de pin- Se demostrará que las prácticas de pintura cor- tura), y (2) factores contextuales que relacionaranporal tuvieron un papel activo y fundamental en la la producción de pinturas con otras actividades enconstrucción del mundo social Selk’nam y Yama- cada sociedad. En este último caso, podrían existirna; la discusión se centrará en la búsqueda de se- diferencias en los roles asumidos por hombres y mujeres en la producción y el uso de las pinturasmejanzas y diferencias en la producción y el uso en cada sociedad, y que éstas podrían estar vincu-de pinturas. Estas sociedades diferían considera- ladas con las distintas divisiones sexuales del tra-blemente en cuanto a sus modos de vida: los bajo en tareas de subsistencia y movilidad de losSelk’nam eran primordialmente cazadores-recolec- sistemas socioeconómicos Selk’nam y Yamana.tores pedestres y los Yamana cazadores-recolecto- Asimismo, se exploró la expectativa de que las prác-res marítimos (Figura 1). Esto implicaba distintos ticas de pintura corporal de cada grupo estuvierantipos de movilidad y subsistencia, así como tecno- en consonancia con el contenido de algunos de loslogías específicas adecuadas a la explotación de mitos producidos por cada sociedad.recursos de tierra (p. ej., guanacos) y de mar (p.ej., pinnípedos y peces). Estas tecnologías (proyec- Fuentes de Datos y Métodos de Análisistiles, arpones, redes, canastas, etc.) eran básicamen-te conocidas por ambas sociedades, aunque desa- Fuentes de informaciónrrolladas y utilizadas con distinta variedad eintensidad (Massone 1989; Ortiz Troncoso 1989; La existencia de pigmentos en sitios arqueo-Orquera y Piana 1999). Partiendo de esta base, nos lógicos de Tierra del Fuego ha sido documentada N W E S Selk’nam ▲ escala = 100 km = YamanaFigura 1. Mapa de territorios de grupos Selk’nam y Yamana de Tierra del Fuego.Map of Selk’nam and Yamana territories in Tierra del Fuego.
  3. 3. Pinturas corporales en el fin del mundo. Una introducción al arte visual Selk’nam y Yamana 111en varios yacimientos, entre otros Túnel I, Sha- (7) edad y sexo de los informantes (cuando losmakush I, Imiwaia I (Orquera y Piana 1999) y Tres hubo); (8) lenguaje en el que se comunicaban ob-Arroyos (Massone 1989). Sin embargo, este mate- servadores y nativos; (9) propósitos y puntos derial es ambiguo en cuanto a su potencial funcionali- vista de los viajeros-misioneros-etnógrafos (sesgosdad, ya que las sustancias colorantes pueden haber teóricos e ideológicos); (10) sexo del observador;sido utilizadas para decorar objetos (p.ej., tabletas (11) fecha de publicación del texto o documentode madera) o tratar materias primas (p.ej., cueros). gráfico; (12) cambios entre versiones de un mismoEs por ello que no pueden considerarse como evi- texto o imagen en distintas publicaciones; (13) va-dencia directa de la producción y uso de pinturas riaciones entre distintas publicaciones de un mis-corporales. Tampoco se han identificado de mane- mo autor.ra fehaciente instrumentos para pintar (como vere- De esta manera, se buscó evaluar la confiabili-mos, muchas veces las pinturas se realizaban sola- dad, relevancia y nivel de detalle de las fuentes,mente empleando las manos como instrumento procurando contextualizar el registro de la infor-aplicador de pintura). Por esta razón, la investiga- mación de acuerdo a los intereses y sesgos del ob-ción sobre la que se basa este trabajo se centra en servador/autor del texto. Esto permitió identificarinformación obtenida a partir de dos fuentes: tex- distintas tendencias valorativas en la descripción,tos escritos y documentos gráficos (fotografías y apreciación e interpretación del uso de pinturas pordibujos), generados por viajeros, misioneros y et- los Fueguinos, incluyendo su descripción comonógrafos que visitaron la región entre los siglos salvajes sucios, criaturas exóticas, personas lamen-XVI y XX. tables que debían ser aculturadas, o casos etnográ- De esta manera, se identificaron 75 fuentes de ficos que debían ser registrados antes de su extin-primera mano escritas por 52 autores que registran ción (casos que han sido detalladamente discutidosinformación acerca del uso de pinturas corporales en trabajos previos: Fiore 2002, 2004a). Identifi-por grupos Selk’nam, Yamana o ambos. Tales fuen- car estos sesgos no implica la posibilidad de des-tes varían considerablemente en el nivel de deta- hacerse de la subjetividad inherente a estos textos,lle, incluyendo desde breves menciones hasta de- pero permite reconocer la perspectiva desde la cualtallados registros. Los documentos gráficos suman la información fue registrada y las interpretacio-228 (130 relativos a los Selk’nam y 98 a los Yama- nes construidas. Además, los contenidos de los tex-na), sumando un total de 449 individuos1. Éstos tos fueron comparados entre sí para verificar si seincluyen en su mayoría fotografías de personas corroboran, completan o contradicen, lo cualpintadas, dibujos de personas pintadas, y algunas contribuye a la evaluación de la consistencia defotografías y dibujos de materiales para realizar las la información.pinturas. Todos los textos (a excepción de uno) y Los datos obtenidos en relación a la produc-todos los documentos gráficos sobre los que se basó ción y usos de las pinturas fueron registrados sis-esta investigación se encuentran publicados. En las temáticamente considerando las siguientes varia-referencias citadas se incluye una lista no exhaus- bles: (1) materiales y técnicas de producción ytiva de estas publicaciones. aplicación de pintura; (2) tipos de situación en los que se observó la producción y el uso de pinturasMétodos de trabajo (cotidiano, ceremonial); (3) roles, edad y sexo de los usuarios de las pinturas; (4) porciones del cuer- Con el objeto de evaluar críticamente las cir- po que se registran como pintadas; (5) colores; (6)cunstancias en las cuales se registró la informa- diseños (compuestos por uno o más motivos); (7)ción incluida en los textos, se analizó cada uno de significado de colores y/o de diseños (si es que loéstos de acuerdo a los siguientes criterios: (1) fe- tenían).chas de viaje/estadía del autor del texto y fechas Con respecto a la documentación gráfica (fo-de las observaciones; (2) nacionalidad; (3) misión, tografías y dibujos), se realizó una base de datosbarco, etc.; (4) cantidad de tiempo en contacto con registrando las siguientes variables (se indican sólolos Fueguinos; (5) identificación “étnica” del gru- las principales): autor, fecha, fecha de publicación,po social Fueguino realizada por el/los autores; (6) publicación/es, epígrafe/s, visibilidad de la foto-ubicación geográfica precisa de las observaciones; grafía, cantidad de personas fotografiadas (sexo y
  4. 4. 112 Dánae Fioreedad), cantidad de personas pintadas (sexo y edad), yendo: situación de uso de pinturas (cotidiana osituación de uso de pinturas, etc. ceremonial), parte visible del cuerpo, sexo, edad y Esta base de datos permitió el registro y aná- rol del usuario, porción/es del cuerpo pintadas, téc-lisis de la información relativa a las fotografías y nica/s de pintura, tipo, color, posición y orienta-dibujos, su contexto de producción, edición y pu- ción de motivos, principios visuales y simetría delblicación. De esta manera se identificaron sesgos diseño, uso de máscaras, artefactos, ornamentos yen las tomas y edición de las fotografías, relati- ropa. Mediante esta base de datos se realizó el aná-vos tanto a los fotógrafos como a los sujetos foto- lisis sistemático cualitativo y cuantitativo de losgrafiados (discutidos en Fiore 2002, 2004b). Un usos de las pinturas, según sexo, edad, situación,ejemplo de sesgo en las tomas es el registrado en etc., así como de sus diseños y técnicas, lo queuna fotografía de De Agostini (1945:67) que re- permitió identificar patrones formales de los dise-presenta a dos mujeres Yamana (Yayosh y Laku- ños y tendencias en su uso en situaciones específi-taia Le Kipa, también conocida como Rosa Ya- cas. A continuación presentaremos algunos de losgan) vestidas con pieles de guanaco al estilo resultados obtenidos.Selk’nam. Sin embargo, hemos identificado quela pintura facial que lleva Lakutaia Le Kipa co- Personas, Técnicas y Diseños.rresponde a un diseño Yamana (Fiore 2002:564- Un Panorama Cuantitativo565). Esto sugiere que el fotógrafo no habría in-terferido sobre esta práctica para tomar la Técnicas y diseños. Una visión comparativafotografía, e indica, a su vez, que no siempre lossesgos del registro fotográfico son totales; esto Las pinturas eran realizadas por ambas socie-permite realizar inferencias no solamente acerca dades con los mismos colores: rojo, blanco y ne-de los intereses y perspectivas de los fotógrafos, gro2. Esta similitud tiene una doble implicación;sino también acerca de características y actitudes por un lado, se relaciona con la disponibilidad dede los sujetos fotografiados. materias primas y las posibilidades técnicas de pro- Un ejemplo de sesgo en la edición de foto- cesarlas para lograr dichos colores. Las sustanciasgrafías es la forma de edición y publicación de colorantes básicamente empleadas para lograr eluna toma de un grupo Selk’nam en el libro “Los rojo eran arcilla, ocre y sangre; para el blanco eranOnas” de Gallardo (1910), que fue fragmentada limo y arcilla, y para el negro, carbón y cenizasen nueve recortes y utilizada para ilustrar distin- (existen algunas variaciones en cada sociedad, quetas páginas del libro sin indicar que todos esos no discutiremos en este trabajo). Las formas derecortes pertenecen a una misma fotografía (aun- procesamiento eran similares en ambas socieda-que en algunos casos se consignaron en los epí- des, e incluyen el raspado, molido/triturado/pul-grafes los nombres de las personas retratadas). La verizado, masticado, quemado, y mezcla con agua,fotografía completa fue publicada por Barclay saliva, aceite o grasa. Por otro lado, dentro de estas(1926:216-217), quien viajó con Gallardo a Tie- limitaciones de disponibilidad y tecnología, el he-rra del Fuego en 1904. Estos usos de una misma cho de que ambas sociedades hayan usado los tresfotografía ejemplifican la diferencia entre el tra- colores indica una selección estética, ya que, den-tamiento de la foto principalmente como ilustra- tro de este rango de colores disponibles, podríanción versus como documento, y señala también haber prescindido de alguno3.la relevancia de realizar búsquedas y compara- De acuerdo a las fuentes escritas, las técnicasciones entre distintas publicaciones (y si es posi- de pintura corporal empleadas por los Selk’namble la comparación con los negativos o copias ori- eran: (1) frotamiento de pintura con la mano sobreginales), con el objeto de identificar sesgos en la la piel; (2) pintura escupida sobre la piel y luegoedición de estos documentos que marcan poten- frotada con la mano; (3) aplicación de pintura conciales transformaciones de la información regis- un dedo; (4) aplicación de pintura con un palillo,trada y así resultan informativos de los intereses espátula o instrumento tipo “peine”; (5) aplicaciónde los autores y editores (Collier 1975; Prieto y de líneas positivas presionando la palma de la manoCárdenas 1997; Scherer 1992; entre otros). contra la piel, habiendo previamente cubierto la En una segunda base de datos se registraron palma con pintura y eliminado líneas negativas convariables relativas a cada individuo pintado, inclu- los dedos/uñas; (6) aplicación de pintura sobre la
  5. 5. Pinturas corporales en el fin del mundo. Una introducción al arte visual Selk’nam y Yamana 113piel y remoción de parte de ella con dedos/uñas, Tabla 1. Selk’nam: combinación de técnicas de pinturadejando líneas en negativo sobre la piel y líneas de corporal (sólo casos alta visibilidad). Selk’nam: body painting techniquespintura en positivo; (7) aplicación de bollitos de (only high visibility cases).plumón sobre la piel (técnica de ornamentacióncorporal que era combinada con la pintura). Debido a la dificultad de identificar algunas Técnicas Individuosde estas técnicas mediante la observación de foto- 1+2 35grafías, se las ha identificado tomando en cuenta 1+2 y 3+4 9las características visuales que generaría cada una. 1+2 y 3+4 y 7 2Para ello, se han agrupado las que son similares y, 1+2 y 3+5+6 2por lo tanto, no distinguibles entre sí en las foto- 3+4 81grafías (p. ej., técnica 1+2, 3+4; Tabla 1). 3+4+5+6 1 Las técnicas registradas como las más fre- Total 130cuentemente usadas son la 3+4, seguidas por la1+2. Esto indica una preferencia hacia los dise-ños relativamente detallados, que la técnica 3+4 Tabla 2. Yamana: combinación de técnicas de pinturapermitía generar, mientras que la técnica 1+2 era corporal (sólo casos alta visibilidad).más apropiada para producir diseños de mayor Yamana: body painting techniquestamaño y menor detalle, y fondos base de color (only high visibility cases).sobre los cuales producir diseños más detalla-dos. Las técnicas 5, 6 y 7 eran muy infrecuentes. Técnicas IndividuosLa técnica 5 era empleada solamente por indivi-duos desempeñando el rol de xons (chamanes). 1+2 9La técnica 7 era utilizada en la ceremonia del 1+2 y 3+4 51hain (ver más adelante); cuando ésta fue obser- 3+4 63vada por Gusinde en 1923 era utilizada para de- Total 123corar individuos que desempeñaban los roles delos espíritus Tanu y K’terrnen (Gusinde 1982),mientras que Bridges (1935) habría observadotambién su uso para el espíritu So’orte. Los tex- cumplían los diseños elaborados con las técnicastos indican que los Yamana utilizaban las téc- antes descritas. La técnica 1+2 permite cubrir por-nicas de pintura corporal 1, 2, 3, 4 y 6 (Tabla ciones más amplias del cuerpo (con menos detalle2). Esto marca inicialmente una diferencia con e inversión laboral), lo cual generaba diseños deel caso Selk’nam, en el que también se registra- alta visibilidad a mayor distancia. Esto era necesa-ron las técnicas 5 y 7. rio especialmente en el caso de la presentación de La técnica más frecuentemente utilizada por los espíritus Selk’nam del hain y Yamana del kina,los Yamana era la 3+4, seguida por la combinación que debían ser vistos y reconocidos desde distan-entre 1+2 y 3+4. La técnica 1+2 no era frecuente- cias considerables (ver más adelante). En tal caso,mente usada sin combinación. Esto indica una ten- el mayor uso de la técnica 1+2 sin combinacióndencia de los Yamana a no producir diseños que registrada en el caso Selk’nam pudo deberse, enconsistieran únicamente en bases o formas gran- parte, a la mayor cantidad disponible de fotogra-des de color, sino a emplearlas en combinación con fías de espíritus del hain (43 fotos) en compara-elementos más detallados. Esto marca una diferen- ción con las del kina Yamana (10 fotos). Sin em-cia con el caso Selk’nam, que se confirma estadís- bargo, los diseños de los espíritus del kina incluíanticamente (X2=47, df=2, 99 % de nivel de confian- elementos producidos con la técnica 1+2, pero com-za), y marca la tendencia de la sociedad Yamana a binados con otros correspondientes a la técnicausar más la técnica 3+4 y 1+2 combinada con 3+4 3+4; esto sugiere que, más allá de un sesgo en elcon una frecuencia mayor a la estadísticamente registro por diferencias en los tamaños de las mues-esperada, si ello hubiera ocurrido al azar. Esta di- tras, las diferencias podrían surgir también de dis-ferencia puede deberse a tendencias estilísticas dis- tintas tendencias estilísticas en la construcción téc-tintas en ambas sociedades o a las funciones que nico-visual de los diseños.
  6. 6. 114 Dánae Fiore Los diseños Selk’nam varían desde algunos Si se comparan los elementos usados en losmuy simples, constituidos por un único elemento motivos Selk’nam y Yamana, cada sociedad usababásico (p. ej., una línea en cada mejilla), hasta otros 13 de un total de 16, y había 10 en común. Sincomplejos, construidos mediante la combinación embargo, los motivos resultantes construidos conde varios elementos de diferentes tamaños, orien- estos elementos eran distintos, ya que de los 49taciones, colores y posiciones. Se ha identificado motivos Selk’nam y 33 Yamana, solamente se iden-un total de 49 motivos construidos a partir de 13 tificaron 9 en común. Esto marca una profunda in-elementos básicos, solos o combinados. El más fre- dependencia creativa en las tradiciones visuales decuente era la línea, seguida por las bases de color y cada sociedad. Además, los elementos decorativoslos puntos (Tabla 3). específicos de cada sociedad se usaban para cons- Los diseños Yamana presentan una cierta va- truir motivos empleados en situaciones particula-riedad, registrados algunos en varias oportunida- res, por personas que desempeñaban roles especí-des y otros fotografiados en una única ocasión. ficos. Las líneas irregulares aparecen en diseñosSe ha identificado un repertorio de 33 motivos em- faciales Selk’nam mayormente usados por xonspleados por individuos de esta sociedad. Éstos (chamanes) y por jóvenes que eran iniciados a laeran usados solos o combinados, formando dise- adultez en el hain; su producción requiere el usoños de distinto nivel de complejidad. Los moti- de la técnica 5, que era sólo usada por esta socie-vos eran construidos mediante el uso individual o dad. Las hileras de puntos grandes usualmente apa-combinado de los elementos básicos listados en recen en los diseños Selk’nam de los espíritus della Tabla 3. El elemento más frecuente en los mo- hain y no se observan en pinturas Yamana. Las hi-tivos Yamana era la línea, seguida por las bases leras de guiones consecutivos aparecen en diseñosde color; en tercer lugar se ubican las hileras de Yamana de espíritus del kina (ceremonia de inicia-puntos. La considerable frecuencia del uso de ción masculina), y son particulares de esta cere-bases de color en ambas sociedades se debe, en monia y esta sociedad. Las líneas de dos coloresparte, a que éstos operaban en muchas ocasiones eran usadas con poca frecuencia por los Yamana:como “fondos” sobre los cuales se pintaban otros se registran solamente en algunas pinturas del chié-diseños más detallados. Estas bases se realizaban jaus (ceremonia de iniciación mixta) y en una decon las técnicas 1 ó 2, de ahí su alta frecuencia en duelo. Los bollitos de plumón eran usados por losambas sociedades. Selk’nam para decorar el cuerpo de K’terrnen, un Tabla 3. Selk’nam y Yamana: elementos básicos para construir motivos de pintura corporal. Selk’nam and Yamana: basic elements used to create body painting motifs.Tipos de elementos decorativos Selk’nam Yámana Elementos decorativosBA – bandas Sí SíBD – puntos grandes Sí SíCB – bollitos de plumón Sí NoDCL – líneas de dos colores No SíDCL/RD – líneas de dos colores e hileras de puntos No SíDS – guiones Sí SíDT – puntos Sí SíGR – fondos de color Sí Sí (ver Figuras 4 y 7)IS – líneas irregulares Sí NoLI – líneas Sí SíLI/RD – hileras de puntos combinadas con líneas Sí SíPT – “parches” (porciones semi-rectangulares u ovaladas) Sí SíRBD – hileras de puntos grandes Sí NoRD – hileras de puntos Sí SíRCDS – hileras de guiones consecutivos No SíRPDS – hileras de guiones paralelos Sí SíTotal de 16 elementos básicos 13 13
  7. 7. Pinturas corporales en el fin del mundo. Una introducción al arte visual Selk’nam y Yamana 115bebé mítico representado por un iniciando en el Tabla 5. Selk’nam: sexo y porciones del cuerpohain, y la capa de Tanu, un espíritu de esta cere- de personas pintadas. Selk’nam: gender and painted body portions.monia. Su aplicación requiere la técnica 7, exclu-siva de esta sociedad. Sexo Edad F M TotalEl Caso Selk’nam. Sexo, Edad y Porciones del Cuerpo Pintadas cuerpo 1 29 30 cara 24 59 83 cara + cuerpo 5 49 54 Tanto las fotografías como los textos indicanque personas Selk’nam de todas las edades y de Total 30 137 167ambos sexos usaban pinturas corporales. Sin em-bargo, en todos los grupos de edad, los varonespintados que aparecen en las fotografías son mu- Esto puede reflejar una decisión de los fotó-chos más que las mujeres (82 % contra 18 %, Ta- grafos occidentales, quienes pueden haber elegidobla 4)4. En ambos sexos, los individuos pintados no fotografiar tantas mujeres con pinturas sobre elmás frecuentes son los adultos. Esto sugiere una cuerpo, aunque desconocemos las razones de talpredominancia de un género y un grupo de edad potencial decisión. El reparo a exhibirse desnudosen el uso registrado de pinturas, que pudo estar puede haber surgido por influencia de misionerosinfluido por: (a) la actividad de uso de pinturas en y colonizadores occidentales, aunque también pue-sí; (b) el interés de los fotógrafos en registrar algu- de haberse originado parcialmente en momentosnas pinturas en particular, como las de los “espíri- precontacto. Aunque los Selk’nam adoptaron latus” del hain (que son todos individuos masculi- vestimenta occidental, en los inicios del siglo XXnos, ver más adelante); (c) alguna posible actitud aún usaban sus vestimentas “tradicionales” espon-de los Selk’nam con respecto a ser fotografiados, táneamente en algunos casos, o a pedido de losque restringiera la exposición de algunos grupos fotógrafos (a veces con objeciones) en otros casosde sexo o edad. La asociación entre sexo y edad, (Dabbene 1911; Gusinde 1982). En todas las fotosmarcada especialmente por la predominancia de de Selk’nam pintados que hemos registrado, éstoshombres adultos, está confirmada por un test de aparecen usando vestimentas “tradicionales” y enX2 (X2=16.57, df=3, nivel de confianza 99 %)5. todos los casos son claras las diferencias de sexo En cuanto a las porciones del cuerpo que eran en las porciones del cuerpo que eran pintadas. Porpintadas, existen muchos más casos de mujeres lo tanto, pese a que la aculturación occidental pue-usando pinturas faciales, que faciales más corpo- de haber influido en las diferencias de género ob-rales, mientras que los hombres usaban pinturas servadas, es también posible que dicha tendenciaen la cara y el cuerpo de manera más proporcional se basara –por lo menos en parte– en patrones cul-(Tabla 5). Esta asociación entre sexo y porciones turales propios de los Selk’nam.del cuerpo pintadas se verifica estadísticamente(X2= 13.89, df=2, nivel de confianza 99 %). El Caso Yamana. Sexo, Edad y Porciones del Cuerpo Pintadas Tabla 4. Selk’nam: edad y sexo de personas pintadas. De acuerdo con la información escrita y vi- Selk’nam: age and gender of painted persons. sual, los Yamana de ambos sexos y de todas las edades (excepto bebés) usaban pinturas corpora- SexoEdad F M Total les. La Tabla 6 muestra la edad y sexo de las perso- nas pintadas registradas en fotografías e indica queadultos 17 75 92 las frecuencias de individuos masculinos (55,8 %)bebés 3 3 y femeninos (44,2 %) usando pinturas son bastan-niños 6 13 19 te similares. Esto contrasta con el caso Selk’nam,no det. (adult. enmasc.) 34 34ancianos 1 5 6 en el que se registra una predominancia masculi-jóvenes 6 7 13 na. Tanto en los casos femeninos como masculi- nos, las frecuencias más altas se encuentran en laTotal 30 137 167 categoría de edad adulta, lo cual marca una simili-
  8. 8. 116 Dánae Fiore Tabla 6. Yamana: edad y sexo de personas pintadas. Tabla 7. Yamana: sexo y porciones del cuerpo Yamana: age and gender of painted persons. de personas pintadas. Yamana: gender and painted body portions. SexoEdad F M Total Sexo Edad F M Totaladultos 39 49 88niños 7 14 21 cuerpo 1 1no det. (adult. enmasc.) 9 9 cara 58 53 111ancianos 8 5 13 cara + cuerpo 11 33 44jóvenes 15 10 25 total 69 87 156Total 69 87 156 deras o genitales pintados (como sí lo hacían lostud con el caso Selk’nam. Sin embargo, en el caso hombres Selk’nam), sino con los pantalones arro-Yamana no existe una asociación estadísticamente llados o trozos de lienzo cubriendo sus pelvis. Estosignificativa entre sexo y edad, lo cual marca la sugiere que el impacto de la aculturación en am-distribución pareja de edades en ambos sexos (X2= bas sociedades fue muy distinto, ya que, aunque4.63, df=3, nivel de confianza 99 %). ambas fueron forzadas a adoptar la vestimenta oc- También existe similitud entre los casos cidental, los hombres Selk’nam retornarían a susSelk’nam y Yamana en cuanto al ranking de eda- costumbres de pintarse el cuerpo entero, mientrasdes en términos de sus frecuencias: en ambos ca- que los Yamana no. Estas diferencias entre ambassos los adultos son seguidos por los niños, luego sociedades quedan aún más evidenciadas cuandolos jóvenes y finalmente los ancianos (y los bebés se tiene en cuenta que la información visual que sesólo en el caso Selk’nam). Esto sugiere que en am- está comparando proviene de los mismos fotógra-bas sociedades el uso de pinturas corporales era fos, con lo cual incluso si éstos tenían sesgos res-primariamente llevado a cabo por los adultos y/o pecto de la desnudez y/o de las formas de pintarseque éstos eran más fotografiados. de los fueguinos, los grupos Selk’nam y Yamana Existen muchos más casos de mujeres usando no negociaban estas situaciones de la misma ma-pinturas faciales que faciales más corporales, mien- nera.tras que los hombres usaban pinturas en cara y cuer-po de manera más proporcional (Tabla 7). Las fo- Las Pinturas Selk’nam. Usos etos tempranas (siglo XIX) de los Yamana muestran Implicaciones Socialestanto a hombres como a mujeres con sus vestimen-tas “tradicionales”, que dejaban gran parte del cuer- Los Selk’nam utilizaban pinturas corporalespo desnudo. Bajo la influencia de los misioneros, durante distintas situaciones de su vida cotidiana ylos Yamana comenzaron a usar vestimenta occi- en ocasiones especiales. Las primeras incluyen: ladental. Esto claramente restringió las zonas del expresión de estados de ánimo, el embellecimien-cuerpo que podían ser pintadas. Sin embargo, las to, la realización de visitas y viajes, la cacería (in-diferencias de sexo no pueden ser atribuidas a la cluyendo el camuflaje), los combates o luchas y lavestimenta occidental, sino que ocurrían a través protección de la piel (Beauvoir 1915:206; Bridgesde su uso. Cuando las mujeres Yamana usaban pin- 1951:367; De Agostini 1924:276; Gallardoturas en su cuerpo, estas cubrían sus brazos, muy 1910:152; Gusinde 1982:208-209 y 1101-1102;esporádicamente la parte superior del tronco (tres Lista 1887:101; entre otros; Figura 2). Las ocasio-casos) y solamente en un caso las pantorrillas, pero nes especiales incluyen: el nacimiento, la primerano sus troncos ni muslos, que permanecían cubier- menstruación, el “compromiso” entre novios, eltos con vestimenta. En cambio, los hombres se pin- casamiento, la pintura de los xons (chamanes), eltaban los troncos (quitándose la camisa) y las pier- duelo y el hain o ceremonia de iniciación masculi-nas (arrollándose los pantalones). La influencia na (Beauvoir 1915:208, 290; Bridges 1951:364; Deoccidental cambió también la forma en que los Agostini 1924:283; Gusinde 1951, 1982:310-311;hombres Yamana usaban las pinturas, ya que en Koppers 1991:39; Lista 1887:92-93; Segersninguna de las fotos aparecen con sus muslos, ca- 1891:69; entre otros).
  9. 9. Pinturas corporales en el fin del mundo. Una introducción al arte visual Selk’nam y Yamana 117Figura 2. Mujer Selk’nam con pintura facial de aparente uso Figura 3. Tenenesk, hombre Selk’nam con pintura facial indi-cotidiano (foto tomada por Gusinde en 1918-1922 y publicada cando su rol de xon (foto tomada por Gusinde en 1918-1922 ypor Gusinde 1989 [1939], apéndice II, pp. 601, figura 40). publicada por Gusinde 1989 [1939], apéndice II, pp. 663,Selk’nam woman wearing facial paintings, apparently worn in figura 117).everyday situations (photo taken by Gusinde in 1918-1922 Tenenesk, Selk’nam man wearing facial paintings indicatingand published by Gusinde 1989 [1939], appendix II, pp. 601, his role as xon (photo taken by Gusinde in 1918-1922 and publis-figure 40). hed by Gusinde 1989 [1939], appendix II, pp. 663, figure 117). Algunos de estos usos eran netamente prácti- Gusinde 1989:663 Figuras 116 y 117, descripcióncos y no parecen haber incluido una construcción en Segers 1891:65 y Figura 3).visual de diseños sobre el cuerpo. Tales son los Esta pintura facial era indicativa del rol desem-casos (aunque poco documentados) de aplicación peñado por el hombre, pero no hay evidencias dede sedimentos arcillosos sobre el cuerpo, con el que tuviera algún significado relativo a algún refe-objeto de proteger la piel del clima, y de frota- rente (haciendo alusión icónica o no-icónicamenteción de éstos sobre el cuerpo para limpiarlo (Bar- a algún objeto o idea). Es interesante notar que noclay 1924:14; Gusinde 1982:206; Lothrop es la cantidad ni el color de los puntos, sino su posi-1928:58-59). ción la que define que éste fuera un motivo indicati- Pero la mayoría de los usos de pinturas corpo- vo de este rol, ya que el mismo con los puntos ubi-rales implicaba la creación de diseños visuales usan- cados sobre las mejillas ha sido registrado en otrosdo un motivo o combinando varios. Algunos de es- individuos Selk’nam que no eran xons. Además, éstetos diseños eran representativos de referentes podía ser combinado con otros elementos, tales como(materiales y/o conceptuales), mientras que otros no una línea horizontal en cada mejilla, o una serie derepresentaban un referente externo. Un ejemplo de líneas verticales irregulares aplicadas en la mitadestos últimos es el uso de un motivo compuesto de inferior de la cara, dando lugar a otro motivo mástres puntos blancos, dos de ellos ubicados en las sie- complejo. Estos motivos “agregados” no parecennes y uno ubicado en el entrecejo, que hemos iden- haber alterado la función indicativa del rol de xontificado como utilizado exclusivamente por los xons, desempeñado, ni tampoco eran exclusivos de es-tanto en fotografías como en un texto (ver fotos en tos individuos. Desde un punto de vista metodoló-
  10. 10. 118 Dánae Fioregico, este caso manifiesta la importancia de regis- estructura general de sus pinturas consistía en untrar todas las variables que caracterizan a los dise- diseño específico que cubría el torso, abdomen, ca-ños por separado, para seguirlas individualmente en deras, pelvis, muslos y parte superior de los brazos,la búsqueda de posibles patrones como el aquí co- mientras que los antebrazos y las pantorrillas eranmentado. pintados habitualmente de blanco. Cada diseño En otros casos, motivos y diseños eran no so- específico, consistente en motivos básicamente for-lamente indicativos de roles sociales, sino altamente mados con líneas, puntos y bandas de colores ubi-significativos en tanto representaban un referente cados en posiciones y orientaciones particulares,material o conceptual. Tal es el caso de muchas de pintados sobre un fondo de color contrastante, ylas pinturas creadas durante el hain. Esta ceremo- continuados en las máscaras, permitía la identifica-nia de iniciación masculina a la adultez fue obser- ción visual de cada espíritu (Fiore 2002:350-391).vada y documentada en 1914 por un misionero sa- De esta manera, cada diseño permitía que ellesiano (Belza 1974), por L. Bridges (1935, 1951), hombre que lo llevaba representara un espíritu. Eny principalmente por Gusinde (1951, 1982), quien algunos casos, la información disponible no alcanzala observó en 1923. Chapman (1982) aunque no para discernir si esta representación visual era ar-presenció la ceremonia agregó valiosa información bitraria o si remitía a algún referente específico mása partir de entrevistas a informantes6 y realizó un allá del espíritu representado. Pero en otros casosprofundo análisis de las prácticas y creencias del el diseño en sí mismo representaba un referente.hain. Tal es el caso de los espíritus denominados So’ort, La ceremonia del hain era sumamente com- fundamentales en el desarrollo de la ceremonia (po-pleja (ver los trabajos antes citados), incluyendo el siblemente por ello mejor documentados). Existíanuso de pintura corporal. El hain tenía el doble pro- siete So’ort principales, que correspondían a dife-pósito de iniciar a los jóvenes varones (kloketen) a rentes puntos cardinales de diferentes linajes de uni-la adultez, así como de controlar a las mujeres dades exogámicas y territorios, los cuales, a su vez,mediante la representación de espíritus llevada a estaban vinculados con los postes principales delcabo por hombres ya iniciados, y kloketen que lle- hain (Chapman 1982:50-57). Los So’ort llevabanvaban máscaras y tenían los cuerpos pintados. Es- un diseño básico consistente en un fondo de color,tos se reunían en una gran choza ceremonial, don- al cual se le superponían grandes puntos blancosde se pintaban y enmascaraban. Realizaban sus en el tronco y muslos y una faja blanca pintada enapariciones frente a esta choza, ubicada a la vera la máscara, sobre el área de los ojos (Figura 4).de un bosque y frente a un claro, a unos 200 pasos So’ort representaba a un chamán mítico, un ances-del campamento doméstico, al cual también se acer- tro que había sido transformado en una pequeñacaban en ocasiones (ver gráfico en Chapman lechuza blanca: los grandes puntos y faja blancos1982:81). Las mujeres y niños usualmente mira- representaban su plumaje. Esto sugiere que el di-ban las apariciones desde el campamento, y tenían seño básico de este espíritu no solamente indicabaexpresamente vedado acercarse a la choza del hain. el rol de So’ort, sino que su motivo principal, teníaEsta exclusión tenía como propósito mantener el un significado y era representativo de un ser míti-“secreto” de que los espíritus que aparecían no eran co, que en este caso tenía, además, una aparienciamás que hombres pintados y enmascarados7. La real (una lechuza). Esta representación se estruc-transmisión de este “secreto” de los hombres adul- turaba de manera icónica, creando una imagen vi-tos a los jóvenes constituía uno de los contenidos sual con semejanzas a la apariencia del referentefundamentales de la iniciación. El mantenimiento al que representaba. El diseño básico de So’ortde este “secreto” era tan importante para los varo- mostraba variaciones entre los distintos So’ort prin-nes Selk’nam, que algunos agredieron a Gusinde cipales y secundarios. Estas variaciones –que nocuando intentó fotografiarlos mientras se pintaban analizaremos aquí por razones de espacio– se ge-aún sin sus máscaras, pues decían que, de caer las neraban combinando distintos elementos básicosfotografías en manos de las mujeres, ellas descu- (puntos, líneas, bandas), sus colores y orientacio-brirían al “secreto” (Gusinde 1982:867-869). nes (Fiore 2002:350-360). Durante el hain se presentaba una serie de es- La función de So’ort era la de controlar a laspíritus masculinos y femeninos8 de los cuales he- mujeres y mantenerlas dominadas mediante su apa-mos identificado 14 que empleaban pinturas. La rición amenazante e incluso mediante el castigo a
  11. 11. Pinturas corporales en el fin del mundo. Una introducción al arte visual Selk’nam y Yamana 119 hacían bellos, permitía la continuación de las ac- ciones de los hombres, que generaba tanto coer- ción física y visual sobre las mujeres como su con- senso. La manipulación de las pinturas corporales durante el hain contribuía a que los hombres gene- raran poder sobre las mujeres. Esto no solamente ocurría en la práctica, sino que se ve reflejado cla- ramente en el mito de origen del hain, éste señala- ba que en tiempos anteriores las mujeres habían celebrado un hain femenino, en el cual representa- ban ser espíritus para oprimir a los varones. Las mujeres fueron descubiertas ensayando los movi- mientos de los espíritus y lavándose la pintura; lue- go de una venganza violenta por parte de los varo- nes, éstos generaron una versión masculina de la ceremonia con el objeto de controlar a las mujeres (Gusinde 1982:839; citamos aquí elementos rele- vantes a nuestra discusión; ver el análisis de este complejo mito, en Chapman 1982). Esta presenta- ción inversa de la realidad Selk’nam en el mito, constituye claramente una justificación ideológica de la dominación masculina sobre las mujeres. A su vez, el mito arroja luz sobre la importancia dada por los hombres al uso de las pinturas como ins- trumento de poder durante la ceremonia y a su con-Figura 4. Tres espíritus So’ort subordinados durante la ceremo- secuente mantenimiento en secreto.nia del hain (foto tomada por Gusinde en 1923 y publicada porGusinde 1989 [1939], apéndice II, pp. 631, figura 77). En contraposición a la situación de dominaciónThree subordinate So’orte spirits during the hain ceremony (pho- masculina producida en esta ceremonia, durante elto taken by Gusinde in 1923 and published by Gusinde 1989 hain las mujeres realizaban parodias de algunas de[1939], appendix II, pp. 631, figure 77). sus escenas, ridiculizando la actitud de algunos es- píritus (Chapman 1982:146). La parodia de algunos espíritus y escenas –no de aquellos que requeríanlas que habían sido “insubordinadas”. Este era su- mayor respeto– se realizaba mediante la imitacióngerido por sus maridos u otros hombres de la fami- de sus movimientos, aunque aparentemente no delia, arribando al campamento doméstico, sacudien- sus pinturas corporales.do las chozas y arrojando elementos fuera de éstas Las mujeres también se pintaban durante el(Gusinde 1982:827). Pero, además, los So’ort se hain, en momentos especiales, cumpliendo roles par-paseaban frente a la choza ceremonial, sin ingre- ticulares (como madre de un kloketen), y para de-sar al campamento. Mientras que en el primer caso terminadas danzas (p. ej., el kewanix, ver Chap-las mujeres se sentían amenazadas y no disfruta- man 1982:136; Gusinde 1982:958-959)9. Laban de su presencia, en el segundo caso considera- información indica que eran ellas las encargadasban que So’ort era hermoso (Chapman 1982:103), de recoger y almacenar los pigmentos (Gusindee incluso podían hacerlo aparecer mediante cánti- 1982:331, 890; ver análisis de las dinámicas im-cos específicos (Chapman 1982:97). De esta ma- plicadas en el manejo de pigmentos en Fiorenera, la pintura corporal de So’ort contribuía a su 2002:228). Por lo tanto, las mujeres estaban pro-doble rol como agente de control social, pero tam- fundamente familiarizadas con la preparación ybién de seducción de los hombres sobre las muje- el uso de las pinturas, con lo cual el “secreto” nores. Esta ambivalencia de las mujeres acerca de los implicaba que ellas ignoraran por completo lo queSo’ort, facilitada por las pinturas que simultánea- ocurría en la choza ceremonial, tal como lo ha de-mente transformaban su identidad humana y los mostrado Chapman (1982:88, 146-147). Sin em-
  12. 12. 120 Dánae Fiorebargo, para que la presentación de los espíritus tu- des y Deniker (1891), Lothrop (1928), Martialviera el efecto esperado, era necesario ocultar su (1888), entre otros.proceso de producción. Las ocasiones especiales incluyen: la primera menstruación, el casamiento, la celebración del Las Pinturas Yamana. Usos e Implicaciones amamantamiento10, la pintura de los chamanes (ye- Sociales kamushes), el duelo (talawaia –ceremonia indivi- dual– y yamalashemoina –ceremonia colectiva–), Los Yamana se pintaban el cuerpo en situacio- el chiéjaus (ceremonia de iniciación mixta) y el kinanes cotidianas y en distintas ocasiones especiales. (ceremonia de iniciación masculina) (Bridges 1897;Las primeras incluyen: el embellecimiento, las vi- FitzRoy 1839; Gusinde 1986; Hyades y Denikersitas, la expresión de estados de ánimo, la “ven- 1891; Koppers 1991; Martial 1888; Stambuk 1986;ganza de sangre” (represalia de un grupo contra entre otros). El uso de pinturas corporales en variasotro previamente agresor), la protección de la piel, de estas situaciones está mejor documentado que lasla pintura para asegurar buen tiempo antes de la situaciones cotidianas. Esto resulta interesante, yanavegación de canales, la recuperación de una per- que contradice la expectativa de hallar mayor canti-sona enferma, la pintura durante el canto de can- dad y calidad de registros de pinturas cotidianas, siciones (sin otro propósito conocido), el entreteni- es que éstas efectivamente se usaban con frecuen-miento y la celebración de la aparición de los cia. El hecho de hallar mejores registros de ceremo-primeros huevos de aves en primavera (Figura 5). nias, cuando éstas eran situaciones no cotidianas,A excepción de la “venganza de sangre” y, en par- sugiere: (a) que los observadores pueden haberlete, de las visitas (Fiore 2002:730), el resto de estas dado menor importancia –y consecuentemente me-situaciones está muy escasamente documentado, y nor registro– a las pinturas cotidianas que a las cere-su registro, en general, se reduce a bravísimas men- moniales, posiblemente debido al impacto visual eciones con exiguos detalles, registrados por Brid- importancia social que las segundas tenían en com-ges (1897), FitzRoy (1839), Gusinde (1986), Hya- paración con las primeras, y (b) que las pinturas deFigura 5. Mujeres Yamana usando pinturas faciales aparentemente cotidianas (foto tomada por Mission Scientifique du Cap Hornen 1882-1883, publicada por Chapman et al. 1995:110).Yamana women wearing facial paintings apparently in an everyday situation (photo taken by Mission Scientifique du Cap Horn in1882-1883, published by Chapman et al. 1995:110).
  13. 13. Pinturas corporales en el fin del mundo. Una introducción al arte visual Selk’nam y Yamana 121situaciones cotidianas acaso no fueran empleadas no estaba restringida a un determinado grupo eta-tan frecuentemente, por lo menos durante la etapa rio o de sexo.de mayor contacto con poblaciones de origen euro- El análisis visual de los diseños empleadospeo (siglos XIX y XX). durante el chiéjaus muestra una preferencia por los El chiéjaus era una ceremonia de iniciación motivos oscuros (rojos y/o negros –no distingui-mixta de jóvenes de ambos sexos a la adultez. Esta bles claramente en las fotografías), pintados sobreceremonia fue observada en 1920 en Remolino, costa fondos blancos12. Esto contrasta con otras situa-norte del canal Beagle (Gusinde 1986) y en 1922 en ciones, tales como el kina y las pinturas de duelo,Mejillones, isla Navarino (Gusinde 1986; Koppers en las cuales prevalecía el uso de motivos de color1991). Chapman (1982) y Stambuk (1986) entre- blanco (Fiore 2002:315-317). No se han encontra-vistaron a participantes del chiéjaus11. do registros que indiquen que las pinturas del chié- La ceremonia se celebraba en una gran choza jaus tuvieran algún significado, por lo cual es po-especial. Cada iniciando (uswaala) tenía dos o tres sible que este patrón respondiera a una razón“padrinos” adultos ya iniciados, de ambos sexos exclusivamente estética. Sin embargo, es impor-(Gusinde 1986; Lothrop 1928:168). Los uswaa- tante considerar: (a) que las fotografías de 1920 yla, padrinos y demás participantes en la ceremo- 1922 de personas pintadas para el chiéjaus puedennia usaban pinturas corporales (Figura 6). La re- haber sido tomadas en pocos días de cada ceremo-colección de pigmentos para esta ceremonia era nia, y (b) que algunas de estas pinturas podríanuna actividad compartida (Gusinde 1986:884) y haber sido preparadas especialmente para la sesiónFigura 6. Grupo de personas Yamana pintado para celebrar el chiéjaus, ornamentado con diademas de plumas y sosteniendopalillos rituales decorados; nótese las dos personas de origen europeo a la izquierda y a la derecha en la primera fila: son Gusindey Koppers, respectivamente (foto tomada por Koppers en 1922 y publicada por Koppers en 1997 [1924]:171).Group of Yamana persons painted to celebrate the chiéjaus, ornamented with down headbands and holding ritual decoratedwands; the two persons of European origin sitting in the first row in the left and right are Gusinde and Koppers, respectively (phototaken by Koppers in 1922 and published by Koppers in 1997 [1924]:171).
  14. 14. 122 Dánae Fiorefotográfica, no resultando ser una muestra entera- bres pintados y enmascarados (Figura 7). De estamente representativa. Esto no elimina el patrón manera, los iniciandos tenían acceso al “secreto”hallado, pero arroja luz sobre posibles sesgos en del uso de máscaras y pinturas para mantener a lassu conformación. Por otra parte, las pinturas de los mujeres sumisas y controladas.uswaala eran realizadas por los “padrinos” (Gu- Existe una gran discrepancia entre la informa-sinde 1986:412, 827, 983)13, lo cual podría ge- ción visual y la escrita acerca de los “espíritus” delnerar una cierta estandarización en el uso de los kina. Las fotografías no documentan la variedadcolores. de diseños que se mencionan en los textos. La ra- Aunque no hay información acerca de su po- zón por la cual Gusinde y Koppers no fotografia-tencial significado, varios de los motivos marca- ron mayor cantidad de “espíritus” no está clara. Esban visualmente los roles de los “iniciandos” y de posible que no fotografiaran la totalidad de los es-los adultos ya iniciados. Tal es el caso de un moti- píritus presentados y que solamente los registraranvo constituido por una línea roja transversal, pin- por escrito. Además, durante la ceremonia obser-tada en las mejillas, desde las aletas nasales hasta vada en 1922 algunos espíritus no fueron repre-los lóbulos de las orejas, descrito por Gusinde comoun diseño facial usado por los adultos en esta cere-monia (Gusinde 1986:882-884). Nueve individuos(ocho adultos y un anciano) han sido identificadosutilizando este motivo en fotografías del chiéjaus,mientras que ningún joven aparece usándolo; estoconfirma la descripción de Gusinde y sugiere laexclusividad del uso de este motivo por personasya iniciadas. Gusinde describió otros motivos queeran utilizados por los uswaala, pero no exclusiva-mente, ya que los adultos también podían usarlos(Gusinde 1986:827-837). Esta descripción es con-sistente con el hecho de que del total de individuosobservados en fotografías del chiéjaus, los jóve-nes solamente llevaban cuatro tipos de motivos,mientras que los adultos usaban 15, incluyendo dosde los más frecuentemente usados por los jóvenes(Fiore 2002:309). De esta manera, el panoramaindica que: (a) los jóvenes usaban motivos menosvariados y menos específicos, y (b) los adultos te-nían el derecho / la expectativa de usar motivosmás variados, algunos de los cuales eran exclusi-vos de su rol. Más aún, mientras que los jóvenessolamente aparecen en las fotografías con sus ca-ras y brazos pintados, los adultos se pintaban ca-ras, brazos, troncos y piernas, marcando otra dife-renciación visual en sus roles (Fiore 2002:305). El kina era la otra gran ceremonia de inicia-ción celebrada por los Yamana. Menciones relati-vas a ella se encuentran en Bridges (1897), perosólo en 1922 fue observada por Gusinde (1986) yKoppers (1991). Se trata de una ceremonia de ini-ciación masculina a la adultez que los candidatos Figura 7. Espíritu Yamana del kina, de nombre desconocidopodían atravesar luego de haber pasado el chiéjaus (foto tomada por Gusinde en 1922 y publicada en 1937: apén-dos veces (Gusinde 1986:1358). El kina se cele- dice, figura 30).braba en una choza especial e incluía la represen- Yamana kina spirit -of unknown name (photo taken by Gusindetación de una gran cantidad de espíritus por hom- in 1922 and published in 1937: appendix, figure 30).
  15. 15. Pinturas corporales en el fin del mundo. Una introducción al arte visual Selk’nam y Yamana 123sentados, con lo cual el resto fue citado por Gusin- dos verbalmente (Gusinde 1986:1337), lo cual in-de a partir del diccionario de Bridges (1933, que dica que su apariencia no era suficiente como paralos nombra, pero no los describe). Es también po- comunicar visualmente su identidad. Es posible quesible que, aunque no hubieran sido representados, esto se haya debido tanto a cierta laxitud del códigoalgunos espíritus hayan sido descritos oralmente visual del kina como a la circunstancia de que enpor informantes, y que consecuentemente no apa- 1922 esta ceremonia no había sido celebrada desderezcan fotografiados. hacía aproximadamente 30 años (desde 1892: Gu- Se han identificado 47 espíritus descritos en sinde 1986); lo que habría debilitado considerable-los textos; éstos eran “visibles” y, por lo tanto, se mente la tradición visual y mitológica que permi-presentaban frente a los no iniciados (mujeres y tía la construcción y decodificación de los diseños.niños) con pinturas y máscaras (o cueros, ramas o Aunque era una ceremonia principalmentepintura cubriendo sus cabezas). La búsqueda de masculina, pocas mujeres eran invitadas a partici-posibles patrones en los diseños de estos espíritus par del kina y conocían así el “secreto”. Siendo yase realizó relacionándolos con sus referentes (en iniciadas, podían participar del “engaño”, por ejem-su mayoría animales) y con sus lugares de prove- plo, al aparentar que huían del ataque de espíritusniencia (el cielo, el bosque y el mar). Mientras que malignos e “invisibles”, salían de la choza cere-el análisis de estos últimos no fue fructífero, debi- monial con sus narices sangrantes para simulardo a limitaciones en la información (lo cual no per- haber sido atacadas (Gusinde 1986:1302). Pese amite evaluar si efectivamente existió o no un pa- que la inclusión de las mujeres estaba controladatrón visual al respecto), la relación entre referentes por los hombres, esto generaba una división inter-y diseños permitió señalar la existencia de algunas na dentro del género femenino, dándole cierta si-tendencias. De esta manera, fue posible establecer tuación de poder a las mujeres iniciadas, teníanque todos los diseños eran representativos, y que acceso a espacios ceremoniales, información ypor lo menos algunos de éstos representaban de prácticas (incluyendo el uso de técnicas de pintu-manera icónica al referente en cuestión, ya que ra), restringidos al resto de la población femeninadeterminadas porciones de los diseños figuraban (Fiore 2003).determinadas porciones de los referentes. Por ejem- Esta mayor amplitud de los Yamana con res-plo, los espíritus Kalampasa, Wongoaleaka y Suna- pecto a la inclusión de algunas mujeres en el kinayaka, eran peces, y los semicírculos pintados en el se registra también en el hecho de que permitieroncuerpo representaban las escamas. Otros potencia- a Gusinde fotografiarlos mientras decoraban unales patrones no parecen haber sido icónicos. Tal es máscara (en la misma fotografía se observa en se-el caso de los dos únicos espíritus del mar que no gundo plano a otro individuo colocándose unaeran ni peces ni mamíferos marinos –un pulpo y máscara), lo cual indica su falta de reserva con res-un calamar–, que eran pintados exclusivamente con pecto al mantenimiento del “secreto”. Sin embar-una base roja y se distinguían por sus máscaras go, es posible también que este menor hermetismo(Fiore 2002:332-335). Otros casos eran también se debiera –por lo menos en parte– a un deterioroicónicos, pero más ambiguos: los espíritus de un de las tradiciones ceremoniales Yamana a causa dedelfín y un pingüino eran pintados con una base la profunda aculturación que éstos habían sufridonegra y una banda blanca (ubicada en una posi- en el momento que esta ceremonia fue observadación específica en cada uno), lo cual haría referen- por Gusinde. Un indicador de este proceso de trans-cia a sus apariencias reales; sin embargo, varios formación cultural es que en todas las fotografíasdiseños de aves también se estructuraban de esta de dicha ceremonia (y en las fotografías contem-manera, y aunque el pingüino pueda haber sido poráneas) todos los individuos de esta sociedadconsiderado como tal, no está clara la razón por la aparecen vestidos con ropas occidentales. Esto con-cual el delfín sería pintado de modo similar (Fiore trasta claramente con su vestimenta típica, docu-2002). Esto sugiere que el código visual habría mentada en textos desde el siglo XVII y en foto-definido los diseños de cada espíritu individual, grafías del siglo XIX, que dejaba desnudas ampliaspero no siempre de acuerdo a categorías mayores porciones del cuerpo.(“peces”, “aves”) que los agruparan, o que fueran El menor hermetismo de los Yamana en cuan-coincidentes con las muestras disponibles. A esto to al kina coincide con los contenidos de algunosse suma el hecho de que los espíritus eran anuncia- de sus mitos. El mito de origen sostenía que ante-
  16. 16. 124 Dánae Fioreriormente las mujeres habían celebrado esta cere- yor que en la Yamana. Otra diferencia entre ambasmonia y personificado espíritus para someter a los sociedades radica en el repertorio de motivos: aun-hombres, y que éstos, al descubrir el engaño, ini- que varias técnicas y elementos básicos eran com-ciaron la ceremonia con el objeto de controlarlas. partidos, los motivos eran primordialmente distin-Pero una historia contada por las mujeres Yamana tos (Fiore 2002:716)14.afirmaba que en el pasado una mujer pintada como Como hemos visto, las pinturas eran utiliza-los hombres había logrado introducirse en la cho- das en muchas situaciones similares, tanto cotidia-za ceremonial y pintar en la espalda de cada hom- nas como especiales. Sin embargo, resulta claro quebre una línea sin que ellos lo percibieran. La mujer la dinámica de uso de las pinturas corporales cere-avisó a las demás mujeres, y cuando los hombres moniales era considerablemente distinta en ambassalieron de la choza –cada uno con la línea pintada sociedades. Esto se evidencia, por ejemplo, en losen la espalda– se reveló su identidad humana (Gu- roles asumidos por varones y mujeres Selk’nam ysinde 1986:1356-1357). Mientras que el mito pre- Yamana, marcados por su acceso al empleo de pin-senta una justificación ideológica de la práctica turas. Aunque en estas sociedades existían diferen-básicamente masculina del kina, la historia citada cias de sexo, en los Yamana hombres y mujeresrefleja no solamente el conocimiento femenino del participaban de las pinturas ceremoniales centra-“secreto”, sino que constituye una enunciación del les a la iniciación de los jóvenes en el chiéjaus, epoder potencial del uso de la pintura para equipa- incluso en el kina no existía una total exclusión derar una situación desigual en favor de las mujeres las mujeres de dichas prácticas. En el casoYamana. Selk’nam las mujeres también manejaban pintu- ras, pero se veían excluidas de los roles de mayor Conclusiones. El Mundo Visual y el Mundo poder, desempeñados por hombres, a los que pres- Social en Tierra del Fuego taban consenso, por: (a) la coacción física y verbal ejercida por los hombres; (b) empatía hacia ellos El panorama sintético aquí expuesto permite (por presentarse como víctimas de los espíritus), ymarcar una serie de semejanzas y diferencias en el (c) la seducción que ellos generaban mediante suuso de pinturas corporales por los Selk’nam y los presentación pintados con diseños estéticamenteYamana. En ambas sociedades se observa una ten- bellos y simbólicamente apreciables por las muje-dencia en las mujeres a usar más frecuentemente res (p. ej., diseños de espíritus relativos a sus lina-pinturas faciales, mientras que los hombres usa- jes de origen)15. Estas disímiles dinámicas en elban pinturas faciales y corporales en frecuencias manejo de las pinturas ceremoniales se correlacio-más parejas. Esto marca en ambos casos una dife- nan con las reacciones de ambos grupos hacia larencia de sexo relativa a qué porciones del cuerpo fotografía del proceso de pintura corporal de lospodían pintarse, exhibirse y ser fotografiadas. Aun- espíritus: los Selk’nam evitaron ser fotografiadosque estas diferencias de sexo posiblemente respon- e incluso atacaron a Gusinde cuando éste intentódieran a influencias de los procesos de acultura- hacerlo, en tanto los Yamana no parecen haber te-ción, éstos no parecen haber tenido el mismo nido ningún reparo al respecto. Aunque estas reac-impacto en ambas sociedades, a juzgar por las dife- ciones, podrían ser parcialmente efecto de distin-rencias halladas en las porciones del cuerpo que los tos procesos de aculturación y de degradación dehombres Selk’nam y Yamana se pintaban; esto im- las respectivas tradiciones ceremoniales, tambiénplica que sus respectivos patrones culturales habrían indican la importancia diferente que tenía para cadainfluido también en las trayectorias de cambio fren- grupo el mantenimiento del “secreto”, lo que coin-te al contacto con poblaciones occidentales. cide con la absoluta exclusividad masculina del Las diferencias intersociales también se regis- hain y la invitación selectiva de algunas mujeres altran, en el caso Selk’nam se observan en las foto- kina.grafías muchos más hombres pintados, mientras En ambas sociedades, las situaciones de dife-que en el caso Yamana la cantidad de hombres y rencias internas de género coinciden con los con-mujeres pintados es homogenea. Aunque pueda tenidos de los mitos de origen del hain y del kina.deberse a sesgos en los registros (comentados an- En éstos existe una justificación ideológica queteriormente), esto coincide con el hecho de que en invierte la situación real y representa como nece-la sociedad Selk’nam el dominio masculino era ma- saria la dominación de las mujeres por los hom-
  17. 17. Pinturas corporales en el fin del mundo. Una introducción al arte visual Selk’nam y Yamana 125bres. También en ambas sociedades las mujeres cierto grado de coherencia entre sí. Estos patronescrearon formas de expresión –tanto historias ora- incluían fuertes desigualdades de sexo en la socie-les (caso Yamana) como prácticas que se mofaban dad Selk’nam y diferencias de sexo –pero con ma-de la ceremonia (caso Selk’nam)– mediante las que yor complementariedad– en la sociedad Yamana. Ainvertían simbólicamente la situación de domina- esto se sumaba la justificación ideológica de estasción masculina, aliviando la tensión creada duran- diferencias y desigualdades mediante los mitos, quete estas ceremonias. facilitaban la reproducción del sistema social en el Las dinámicas identificadas en las esferas de tiempo, de una generación a la siguiente, ya queproducción artística y mítica son, a su vez, vincu- mitigaba las posibles contradicciones internas a cadalables con los roles asumidos por hombres y muje- sistema, haciendo aparecer como necesarias y natu-res en las esferas de subsistencia y movilidad en rales a las prácticas ceremoniales que de hecho fa-cada sociedad. El caso Selk’nam, donde la divi- vorecían la producción de divisiones sociales. Consión de género aparece más marcada, coincide con sus peculiares dinámicas, el arte visual Selk’nam yuna división sexual del trabajo en la que los hom- Yamana contribuía, sin dudas, a crear el mundo so-bres se dedicaban a la caza y eran los principales cial de cada uno de estos grupos en el confín delproveedores del sustento, en tanto las mujeres es- mundo.taban a cargo de la movilidad de la unidad domés- Agradecimientos: Este trabajo sintetiza algu-tica, transportando los armazones de las chozas nos de los resultados obtenidos en mi tesis docto-plegadas cuando se trasladaban de un sitio a otro, ral; quiero agradecer a Stephen Shennan, mi di-también documentado fotográficamente (De Agos- rector, por su constante estímulo, sus agudastini 1924; Gusinde 1982). En el caso Yamana tam- preguntas y la precisión de sus comentarios. Abién existía división del trabajo por género, pero mis codirectores Jeremy Tanner por su gran entu-incluía la cooperación en una tarea fundamental para siasmo y detallados comentarios y Bill Sillar porla subsistencia: las mujeres remaban las canoas desde sus inquietudes y originales sugerencias. A Luislas cuales los hombres capturaban pinnípedos y otros A. Orquera por su constante apoyo, por su gene-animales marinos; con lo cual estaban a cargo de la rosidad al responder cada una de mis preguntasmovilidad, pero también cumplían un papel más sobre la historia, etnografía y arqueología de Tie-activo de obtención de la subsistencia (Gusinde rra del Fuego, y por ofrecerme acceso a la Aso-1986; Martial 1888). ciación de Investigaciones Antropológicas, don- En consecuencia, considerando las expectativas de consulté gran parte de las referencias necesariasplanteadas al inicio de este trabajo, las diferencias para esta investigación. A Ernesto Piana, Estelaintersociales de estructuración de las prácticas de Mansur y Luis Borrero, por brindarme acceso apintura corporal se vinculan tanto a factores inter- su colección de registros visuales de Tierra delnos como externos a esta esfera de producción en Fuego y por sus comentarios en distintos momen-cada sociedad. Las diferencias no estaban dadas fun- tos de la investigación. A la Royal Geographicaldamentalmente por el acceso a materias primas, téc- Society (Londres), al Archivo Salesiano (Buenosnicas e instrumentos, que eran similares en ambas Aires) y la Biblioteca del Museo Etnográfico “J.B.sociedades, sino por el acceso diferencial al conoci- Ambrosetti” (UBA), por permitirme el acceso amiento y control sobre los diversos manejos de las sus archivos y colecciones. Finalmente, quieropinturas de acuerdo al género y la edad de las perso- agradecer a Calogero Santoro por haberme invi-nas. Pero, además, las divisiones sociales internas a tado a escribir este trabajo. Los contenidos de ésteestas prácticas coinciden en cada grupo con otras son, por supuesto, de mi exclusiva responsabili-divisiones externas a éstas. Las formas de organiza- dad. La tesis doctoral fue generosamente apoya-ción de estas actividades marcan contextos sociales da mediante becas de University College London,diferentes entre sí, donde cada uno es coherente con el Council of Vice-Chancellors and Principals oflas dinámicas de uso de pinturas identificadas en cada the United Kingdom, y Fundación Antorchas (Ar-sociedad. Esto sugiere que en cada sociedad todas gentina). A todas estas instituciones les estaréesas actividades tenían patrones de organización con siempre muy agradecida.
  18. 18. 126 Dánae Fiore Referencias CitadasBarclay, W. Gusinde, M. 1926 The Land of Magellan. Methuen & Co, Londres. 1951 Fueguinos. Hombres Primitivos en la Tierra del FuegoBeauvoir, H.M. (de investigador a compañero de tribu). Escuela de Estu- 1915 Los Selk’nam: Indígenas de la Tierra del Fuego. Sus dios Hispanoamericanos (serie 3, No 5), Sevilla. Tradiciones, Costumbres y Lengua. Tipografía Salesiana 1982 [1931] Los Indios de Tierra del Fuego. I. (1 y 2). Los de Artes y Oficios, Buenos Aires. Selk’nam. Traducido bajo la dirección de W. Hoffmann.Belza, J. Centro Argentino de Etnología Americana, Buenos Aires. 1986 [1937] Los Indios de Tierra del Fuego II (1, 2 y 3). Los 1974 [1914] Acta Indiorum. Texto original de misionero sa- Yamana. Traducido bajo la dirección de W. Hoffmann. lesiano anónimo. Karukinka 9:iii-xii. Centro Argentino de Etnología Americana, Buenos Aires.Bridges, T. 1989 [1939] Los Indios de Tierra del Fuego. IV (1 y 2). An- 1897 An Account of Tierra del Fuego (Fireland), its Natives tropología Física. Traducido por H. Jung y C. Hedwig and their Languages. Documento en la Royal Geographical Romero. Centro Argentino de Etnología Americana, Society. Copia en poder de R.N.P de Goodall. Manuscrito. Buenos Aires.Bridges, L. Hyades, P. y J. Deniker 1935 Supersticiones de los Onas. Argentina Austral 73:33-39. 1891 Antropología y etnografía. En Mission Scientifique du 1951 Uttermost Part of the Earth. Hodder and Stronghton, Cap Horn (1882-1883). Vol 7. Paris. Londres. Koppers, W.Chapman, A. 1997 [1924] Entre los Fueguinos. Traducido por C. Brink- 1982 Drama and Power in a Hunting Society: the Selk’nam of mann. Universidad de Magallanes y Programa Chile Tierra del Fuego. Cambridge University Press, Cambridge. Austral de la Unión Europea, Punta Arenas.Collier, J. Jr. Lista, R. 1975 Photography and visual anthropology. En Principles 1887 Viaje al País de los Onas. Alberto Núñez, Buenos Aires. of Visual Anthropology, editado por P. Hockins, pp. 211- Lothrop, S.K. 1928 The Indians of Tierra del Fuego. Museum of American 230. Mouton, Paris. Indian. Contributions 10, Heye Foundation, New York.De Agostini, A. Martial, L.F. 1924 I miei viaggi nella Terra del Fuoco. Società Salesiana, 1888 Histoire du voyage. En Mission Scientifique du Cap Milán. Horn (1882-1883). Vol 1. Paris. 1945 Andes Patagónicos. Viajes de Exploración a la Cordi- Massone, M. llera Patagónica Austral. Peuser, Buenos Aires. 1989 Los cazadores de Tierra del Fuego (8000 aC al presen-Fiore, D. te). En Culturas de Chile. Prehistoria. Desde sus Orígenes 2002 Body Painting in Tierra del Fuego. The Power of Ima- Hasta los Albores de la Conquista, editado por J. Hidalgo, ges in the Uttermost Part of the World. Doctoral Thesis, V. Schiappacasse, H. Niemeyer, C. Aldunate e I. Solima- University of London, UCL, Institute of Archaeology, no, pp. 349-366. Andrés Bello, Santiago de Chile. Londres. Orquera, L.A. y E.L. Piana 2003 Painted genders: the construction of gender through 1999 Arqueología de la Región del Canal Beagle (Tierra del the display of body painting by the Selk’nam and the Yá- Fuego, República Argentina). Publicaciones de la Socie- mana from Tierra del Fuego (southern South America). dad Argentina de Antropología, Buenos Aires. Women in Archaeology. Women in Antiquity, editado por S. Ortiz Troncoso, O. Hamilton, R. Whitehouse y K. Wright. University College 1989 Ancestros de los pescadores australes (8000 aC a ca. London Press, Londres, en prensa. 1500 dC). En Culturas de Chile. Prehistoria. Desde sus 2004a Pieles rojas en el confín del mundo. La valoración de Orígenes Hasta los Albores de la Conquista, editado por J. las pinturas corporales en los registros histórico-etnográfi- Hidalgo, V. Schiappacasse, H. Niemeyer, C. Aldunate e I. Solimano, pp. 367-379. Andrés Bello, Santiago de Chile. cos sobre aborígenes de Tierra del Fuego. Magallania Prieto, A. y R. Cárdenas 32:29-52. 1997 Introducción Étnica a la Fotografía en Patagonia. 2004b The shadow hunter and the eye of the camera. Issues Editorial Comunicaciones, Punta Arenas. on the construction of ethnographic photography in Tierra Scherer, J. del Fuego. Manuscrito en posesión de la autora. 1992 The photographic document: photographs as primaryFitz-Roy, R. data in anthropological enquiry. En Anthropology and Pho- 1839 Proceedings of the second expedition (1831-1836) un- tography. 1860-1920, editado por E. Edwards, pp. 32-41. der the command of captain Robert Fitz-Roy (R.N.). Na- Yale University Press, New Haven-Londres. rrative of the Surveying Voyages of His Majesty’s Ships Segers, P. Adventure and Beagle Between the Years 1826-1836... Vol. 1891 Tierra del Fuego. Hábitos y costumbres de los indios II. Henry Colburn, Londres. Aonas. Boletín del Instituto Geográfico Argentino XII:56-82.Gallardo, C. Stambuk, P. 1910 Los Onas. Cabaut y Cía., Buenos Aires. 1986 Rosa Yagán. El Ultimo Eslabón. Andrés Bello, Santiago.
  19. 19. Pinturas corporales en el fin del mundo. Una introducción al arte visual Selk’nam y Yamana 127 Notas1 Este número se reduce al excluir las repeticiones de indivi- 13 Ver en Stambuck (1986) el comentario de Lakutaia Le Kipa duos que aparecen en dos o más fotografías tomadas en sobre su rol pintando participantes cuando aún era joven. exactamente el mismo lugar y con el mismo diseño pinta- 14 No obstante, es interesante observar la similitud en la es- do, las que corresponden a tomas sucesivas de un mismo tructura básica de los diseños de espíritus del hain y del hecho. Estas repeticiones se eliminaron al realizar análisis kina: antebrazos y pantorrillas generalmente blancos, res- cuantitativos, ya que de otra manera se sesgaría la muestra, to del cuerpo con un color de base y motivos sobre esta aumentando ficticiamente el número de ciertos casos en base con colores contrastantes, y uso de máscaras pinta- detrimento de otros, alterando así las frecuencias y propor- das. Dos opciones surgen como potenciales causas de este ciones de uso de un diseño. fenómeno: un origen común de ambas ceremonias, o la2 Existen algunas menciones del uso de naranja/amarillo para transmisión de esta práctica de una sociedad a otra. Los el caso Selk’nam. textos históricos y etnográficos no proporcionan eviden-3 Desconocemos si en Tierra del Fuego existen otras mate- cias respecto de la primera opción. A esto se suman las rias primas que puedan utilizarse para crear otros colores. profundas diferencias en los modos de vida de ambas so- En caso afirmativo, esto implicaría la existencia de limita- ciedades (en formas de subsistencia, tecnología, división ciones tecnológicas para procesar los materiales o estéti- del trabajo, roles sociales, mitos, lengua, etc.), lo cual su- cas en la elección (y descarte) de otros colores. giere que si estas pinturas (y ceremonias) hubieran tenido4 La identificación del género de los niños y bebés es en un origen común: (a) éste se apartaría de las diferencias algunos casos dudosa. observadas en las otras esferas sociales arriba citadas, y5 Calculado excluyendo a las categorías de bebés y ancianos (b) éste se remontaría a tiempos tempranos (divergiendo debido a sus bajas frecuencias. posteriormente y manteniendo semejanzas básicas), mo-6 Este libro menciona también el dato de que otros hain se mentos para los cuales no poseemos datos que corroboren habían celebrado en 1920 y 1933 (Chapman 1982). o refuten esta posibilidad.7 Esto no significa que tanto hombres como mujeres no cre- En relación a la segunda opción, tanto Gusinde yeran en los espíritus, ya que efectivamente creían en su (1986:1358) como Chapman (1987:86) consideran que el existencia (Chapman 1982:97) origen del kina se debe a una influencia Selk’nam. Esta8 Existen discrepancias entre Gusinde (1982) y Chapman interpretación se basa en el hecho de que la estructura so- (1982) acerca del género de algunos espíritus. cial Yamana no estaba basada en una dominación masculi-9 En este caso, un complejo código visual permitía repre- na tan marcada como la Selk’nam, con lo cual la dinámica sentar el linaje al que pertenecía cada individuo, refirién- de control femenino mediante esta ceremonia no resultaría dose simultáneamente a tres niveles de referentes –ances- del todo coherente con la sociedad Yamana. Por otra parte, tros míticos, harwins (territorios) y so’ons (cielos)– de Koppers (1991:156) menciona información sobre posibles manera aparentemente abstracta, no-icónica (Chapman influencias Alacaluf –cuya estructura social no estaba ba- 1982:136; Fiore 2002:399-408; Gusinde 1982:961). sada profundamente en la dominación masculina– sobre el10 Se trata de una única observación realizada por Hyades y origen del kina. En estos casos, la transmisión habría im- Deniker, quienes registraron el uso de pinturas por muje- plicado necesariamente un íntimo contacto entre grupos res cuando otra mujer iniciaba el amamantamiento de su de ambas sociedades, de manera que pudieran tener acce- bebé recién nacido (Hyades y Deniker 1891:194). so a algunas de las prácticas sociales más reservadas de la11 Lakutaia Le Kipa, entrevistada por Stambuk, menciona que sociedad potencialmente “transmisora” de esta ceremonia. otro chiéjaus se había celebrado en 1910 (Stambuk 1986). La información histórica y etnográfica no parece indicar12 El chiéjaus incluía la aparición de un espíritu (Yetaita), que existieran contactos de tal magnitud, pero esto puede representado por un hombre con pinturas faciales y corpo- deberse a sesgos en los registros, con lo cual la posibilidad rales (Chapman 1997:84). Debido a la escasez de informa- no puede ser descartada. ción acerca de sus diseños, no incluimos aquí referencia al 15 A esto se sumaba la integración entre géneros mediante respecto. juegos y danzas (como el kewanix).
  20. 20. 128 Dánae Fiore

×