“Musicoterapia en Cárceles”                                                                  Mt. Ayelén Chimeno           ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                  Mt. Ayelén Chimeno           ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                      Mt. Ayelén Chimeno       ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                      Mt. Ayelén Chimeno       ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                    Mt. Ayelén Chimeno         ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                   Mt. Ayelén Chimeno          ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                   Mt. Ayelén Chimeno          ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                   Mt. Ayelén Chimeno          ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                        Mt. Ayelén Chimeno     ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                  Mt. Ayelén Chimeno           ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                                Mt. Ayelén Chim...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                         Mt. Ayelén Chimeno    ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                   Mt. Ayelén Chimeno          ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                  Mt. Ayelén Chimeno           ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                  Mt. Ayelén Chimeno           ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                  Mt. Ayelén Chimeno           ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                   Mt. Ayelén Chimeno          ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                    Mt. Ayelén Chimeno         ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                     Mt. Ayelén Chimeno        ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                             Mt. Ayelén Chimeno                ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                           Mt. Ayelén Chimeno                  ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                            Mt. Ayelén Chimeno ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                    Mt. Ayelén Chimeno         ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                 Mt. Ayelén Chimeno            ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                Mt. Ayelén Chimeno             ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                               Mt. Ayelén Chimeno              ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                Mt. Ayelén Chimeno             ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                      Mt. Ayelén Chimeno       ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                               Mt. Ayelén Chimeno              ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                    Mt. Ayelén Chimeno         ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                 Mt. Ayelén Chimeno            ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                   Mt. Ayelén Chimeno          ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                   Mt. Ayelén Chimeno          ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                   Mt. Ayelén Chimeno          ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                      Mt. Ayelén Chimeno       ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                   Mt. Ayelén Chimeno          ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                        Mt. Ayelén Chimeno     ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                   Mt. Ayelén Chimeno          ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                      Mt. Ayelén Chimeno       ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                       Mt. Ayelén Chimeno      ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                     Mt. Ayelén Chimeno        ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                       Mt. Ayelén Chimeno      ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                      Mt. Ayelén Chimeno       ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                   Mt. Ayelén Chimeno          ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                   Mt. Ayelén Chimeno          ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                  Mt. Ayelén Chimeno           ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                           Mt. Ayelén Chimeno  ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                      Mt. Ayelén Chimeno       ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                  Mt. Ayelén Chimeno           ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                               Mt. Ayelén Chime...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                          Mt. Ayelén Chimeno   ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                    Mt. Ayelén Chimeno         ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                  Mt. Ayelén Chimeno           ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                              Mt. Ayelén Chimeno               ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                   Mt. Ayelén Chimeno          ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                                   Mt. Ayelén Chimeno          ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                           Mt. Ayelén Chimeno                  ...
“Musicoterapia en Cárceles”                                                           Mt. Ayelén Chimeno                  ...
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Musicoterapia en carceles
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Musicoterapia en carceles

2,175 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
2,175
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
58
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Musicoterapia en carceles

  1. 1. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirre Universidad del Salvador Facultad de Medicina Lic. en Musicoterapia Musicoterapia en Cárceles “La Aplicación de la Técnica Canto Conjunto en el Desarrollo de las Relaciones Interpersonales” Experiencia Realizada con un Grupo de Mujeres Privadas de la LibertadAutoras: Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad IparraguirreTutor: Lic. Diego SchapiraExaminadores: Prof. Alberto Susco Lic. Gabriela Wagner Marzo, 2009 -1-
  2. 2. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirre Universidad del Salvador Facultad de Medicina Lic. en Musicoterapia Musicoterapia en Cárceles “La Aplicación de la Técnica Canto Conjunto en el Desarrollo de las Relaciones Interpersonales” Experiencia Realizada con un Grupo de Mujeres Privadas de la LibertadAutoras: Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad IparraguirreTutor: Lic. Diego SchapiraExaminadores: Prof. Alberto Susco Lic. Gabriela Wagner Marzo, 2009 -2-
  3. 3. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad IparraguirreÍndicePrólogo 6Agradecimientos 9Introducción 10Capítulo 1.1.1. Planteamiento del Problema de Investigación 15 1.1.1. Objetivos de la Investigación 15 1.1.2. Preguntas de la Investigación 15 1.1.3. Justificación de la Investigación 16 1.1.4. Viabilidad de la Investigación 18Capítulo 2.2.1. Recopilación de Bibliográfica y de Fuentes Documentales 242.2. Construcción del Marco Teórico 32 2.2.1. Criterios de Exclusión 32 2.2.2. Contenidos 32Capítulo 3.3.1. Esquema de la Investigación 75 3.1.1. Tipo de Investigación 753.2. Hipótesis 75 3.2.1. Historia de la Hipótesis 75 3.2.2. Hipótesis de Partida 79 -3-
  4. 4. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirre 3.2.3. Hipótesis Derivadas 803.3. Definiciones Conceptuales y Operacionales de las variables 80 3.3.1. Musicoterapia Grupal Preventiva 80 3.3.2. Desarrollo de las Relaciones Interpersonales 83 3.3.3. Taller 84 3.3.4. Unidad 33 de la localidad de Los Hornos 87Capítulo 4.4.1. Diseño de la Investigación 894.2. Metodología y Técnicas 89 4.2.1. Método 89 4.2.2. Técnica 90 4.2.3. Muestra 90 4.2.4. Registro 91Capitulo 5.5.1. Información General 97 5.1.1. Institución 975.2. Taller de Musicoterapia 100 5.2.1. Encuadre 100 5.2.2. Características generales del Grupo 105Capítulo 6.6.1. Proceso Musicoterapéutico 107 6.1.1. Etapa de Valoración Inicial Diagnóstica 107 -4-
  5. 5. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirre 6.1.2. Etapa de Tratamiento 120 6.1.3. Etapa de Evaluación 135Capítulo 7.7.1. Análisis de los Datos 143 7.1.1. Canto Conjunto 143 7.1.2. Improvisaciones Musicales Terapéuticas 175 7.1.3. Interpretación de las Técnicas utilizadas 182Capítulo 8.8.1. Conclusiones Generales 1868.2. Sugerencias para Investigaciones Posteriores 187Audios 188Bibliografía 189Materiales de Internet 191Anexo 1. 193Anexo 2. 201Anexo 3. 204Anexo 4. 209Anexo 5. 213Anexo 6. 217 -5-
  6. 6. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad IparraguirrePrologoLas características del universo penitenciario en nuestro país no difieren de las dela mayoría de los países del mundo, ya sea en desarrollo o desarrollados. Seconstruyen lugares concebidos como depósito de personas que por infinidad demotivos has transgredido las leyes imperantes, con una gravedad que implica quesean privados de la libertad de vivir en sociedad. Personas que durante un tiempovariable en función del delito cometido pierden sus derechos ciudadanos, y sonrecluidos en cárceles o penales. Es una conducta social aceptada y establecida, yno es el tema de discusión de esta investigación.Si bien la problemática carcelaria se arrastra desde hace muchas décadas ennuestro país, vivimos en los tiempos de la postmodernidad, o en la“sobremodernidad” en términos de Beck, y una de sus características particulareses el debilitamiento de la autonomía y el poder del Estado, y de las estructurasestatales. La cárcel es una de esas estructuras. Concomitantemente, en esta“sociedad del riesgo global” en que nos toca vivir, y como consecuencia de unamultiplicidad de procesos sociales, políticos y macroeconómicos se acrecienta lainseguridad ontológica como una cualidad inherente a la vida cotidiana de la quenadie escapa. Todos somos víctimas de la inseguridad ontológica, y la convivenciacon sus efectos nos lleva a vivir de manera natural la agresión, y la presenciapermanente del peligro a la agresión. Si bien asistimos cada semana a nuevas -6-
  7. 7. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirreformas en que la agresividad se manifiesta, hemos “normalizado” algunasconductas que no más de veinte años atrás habrían convocado la atención pública.Nos parece normal viajar en auto con las ventanillas cerradas. Aceptamos - policíainclusive - no respetar los semáforos en algunos barrios durante la noche, para noser asaltados. A nadie se le ocurre dejar que sus hijos pequeños jueguen en lavereda, y mucho menos que den solos una vuelta a la manzana en bicicleta. Espreferible que los adolescentes prolonguen sus salidas hasta luego del amanecera que vuelvan a sus casas durante la madrugada. Se da por hecho que cualquierapuede ser víctima de una “salidera” bancaria si osa retirar dinero de una ventanilla,y hasta pagamos seguros para cubrir los asaltos por operar un cajero automático.Estas, y muchísimas otras conductas, se han instalado como “normales” ennuestros hábitos y costumbres.Uno de los resultados de esta situación es la superpoblación de las penitenciarías.Mega estructuras edilicias caracterizadas por el hacinamiento, y todas lasparticularidades inherentes al mismo sumadas a la condición de privación de lalibertad, y al sino de castigo que excluye la preparación para la reinserción socialde quienes cumplen sus penas. Degradación. Humillación. Denuncia deviolaciones a los derechos humanos. Violencia. Generación de códigos propios dela población carcelaria. Personas que a su condena suman el oprobio decondiciones de vida que menoscaban la condición humana. -7-
  8. 8. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirre¿Cómo hacer para modificar esta situación? ¿En qué puede contribuir lamusicoterapia para mejorar las condiciones de vida de las habitantes de laspenitenciarías? Esta situación despertó la enorme sensibilidad de SoledadIparraguirre y Ayelén Chimeno, quienes han realizado no sólo una excelenteinvestigación para darnos un panorama actualizado acerca de la misma, sino untrabajo de campo con un profesionalismo que supera las expectativas relativas ala experiencia de un estudiante.Las autoras se han animado a incursionar en un campo emergente de lamusicoterapia, como tal poco transitado por la teoría y la práctica, y handemostrado una dedicación, capacidad y eficiencia como musicoterapeutas que,en lo personal, ha tornado muy grato mi labor como tutor de esta experiencia.Considero que esta tesis, como fruto y culminación de la carrera como estudiantesde sus autoras, da cuenta del compromiso de las mismas y de su preparaciónpara desempeñarse como profesionales de la salud.Agradezco entonces a mis colegas el haberme honrado como tutor de esta tesis, yel haberme enriquecido con su trabajo. Lic. Diego Schapira Ciudad Autónoma de Buenos Aires, febrero de 2009. -8-
  9. 9. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad IparraguirreAgradecimientosA Azucena Racosta, Fabián Viegas y a todo el colectivo que compone la Asociación “LaCantora”, por habernos dado la posibilidad de participar en el proyecto, confiando ennuestra labor como musicoterapéutas, y sobretodo por el cariño y la contención que nosbrindan día a día.A nuestras familias, por apoyarnos incondicionalmente en la elección de esta carrera y poralentarnos durante el transcurso de toda esta Investigación.A nuestro tutor, el Licenciado Diego Schapira, quien nos orientó y acompañó en el estaInvestigación de manera generosa.A la Licenciada Gabriela Wagner, por ayudarnos y colaborar con sus ideas, ampliandonuestra visión como musicoterapéutas.Al Profesor Alberto Susco, quien durante toda la carrera y el desarrollo de la Investigacióninspiró en nosotros el deseo de pensar como investigadores.Al Arquitecto y Diseñador Carlos Izuel por colaborar en el diseño del análisis de los datosy la presentación de esta Investigación.A la Directora de la carrera de Musicoterapia de la Universidad del Salvador, Lic. MaríaCelia Pérez. -9-
  10. 10. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad IparraguirreIntroducciónLa aplicación de la Musicoterapia en Instituciones Penitenciarias en Argentinasurgió a raíz del deseo de colaborar en el desarrollo de una especialidademergente en la Musicoterapia.Consideramos relevante que el lector pueda observar, en un principio, los datosque se expondrán a continuación. La finalidad es poder dar un panorama generalacerca de las Instituciones Penitenciarias en la Argentina, ya que las mismas,desde sus comienzos, acarrean falencias que en la actualidad siguen vigentes. “Otras carencias y contrariedades son la superpoblación carcelaria, la precariedad sanitaria, la falta de medidas de higiene y salubridad, la alimentación insuficiente, entre otros ( ). Esta realidad queda patentizada cuando se observa la confluencia de diversos nexos causales de violencia y vulnerabilidad que van a impactar en el sistema carcelario excediendo el ámbito de su organización y funcionamiento interno. Basta considerar los siguientes índices: sólo el 43% de las personas privadas de libertad tiene sus estudios primarios completos, el 37% al momento de ingresar al penal se encontraba sin trabajo, la sobrepoblación - 10 -
  11. 11. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirre carcelaria estimada es de 14.5% y en el Sistema Penitenciario Federal los presos infectados con el virus HIV ascienden al 4.5%.1 Asimismo, el Registro de casos de Torturas y Tratos Inhumanos o Degradantes de la Defensoría de Casación de la provincia de Buenos Aires llevaba registrado al mes de octubre de 2005, mil doscientas ochenta y tres (1.283) denuncias. Asimismo, de una población carcelaria de alrededor de 63.000 personas privadas de libertad, sólo el 39% posee condena efectiva.”2En el libro “Salud, Escucha y Creatividad”3, los licenciados Pellizzari y Rodríguez,afirman que las personas que se hallan en situaciones de marginalidad, viven enun territorio de borde en donde oscilan permanentemente entre la salud y laenfermedad. Estas vivencias subjetivas dentro del sector de borde, se caracterizanpor el desamparo, la vulnerabilidad, la soledad, el aislamiento, la inestabilidademocional, etc. La musicoterapia preventiva considera que los mismos contienenelementos necesarios de ser trabajados ya que si buscamos quitarles suconnotación negativa, pueden convertirse en recursos disponibles para una mejoradaptación y posición frente a la vida.1 SNEEP, Sistema Nacional de Estadísticas sobre Ejecución de las Penas, Dirección Nacional de PolíticaCriminal – Fuente no publicada2 DEFENSOR DEL PUEBLO DE LA NACIÓN: INFORME: “LAS CÁRCELES EN ARGENTINA”,Argentina, http://www.defensor.gov.ar/informes/carceles2006.pdf, 2006, p.103 PELLIZZARI, P., RODRIGUEZ, R.: “SALUD, ESCUCHA Y CREATIVIDAD: Musicoterapia PreventivaPsicosocial”, Buenos Aires, Ediciones Universidad del Salvador, 2005 - 11 -
  12. 12. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad IparraguirreConsideramos que las mujeres privadas de la libertad se encuentran en esteterritorio de borde. Es en la cárcel donde podemos observar que estas vivenciassubjetivas a las que refieren los autores son características de la población con laque se realizará el taller.El proceso de vulnerabilidad es un concepto referido a aquel espacio deincertidumbre que contiene a los individuos precarizados en sus esferas laboralesy relacionales. Los actuales contextos sociales turbulentos, plagados deinestabilidades y carencias, condicionan la calidad de vida de los individuos. Lafalta de inserción laboral, el empobrecimiento y la paulatina pérdida de valor desus ingresos económicos, condena a la pauperización a enormes segmentos de lapoblación mundial. En este proceso, en el que los menos calificados suelen ser losprimeros condenados, también se pierden los vínculos relacionales, adoptandotoda serie de acontecimientos. El incremento del espacio de vulnerabilidad es unejemplo de cómo el funcionamiento de las instituciones condiciona la subjetividady colabora en la construcción de los sujetos.4Sería utópico pensar abarcar todas estas problemáticas para llegar a alcanzarresultados favorables. Sin embargo, consideramos que la Musicoterapia dentro delámbito Penitenciario ofrece un espacio para que las mujeres privadas de lalibertad puedan tener la posibilidad de descubrir nuevas formas de interacción, deescucharse y ser escuchadas, como así también de encontrarse y conocerse a4 MOISE, C.: “PREVENCIÓN Y PSICOANÁLISIS: Propuesta en salud comunitaria”, Argentina, Paidós,1998 - 12 -
  13. 13. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirretravés de la música, predominando así la creatividad mas allá del discurso y laspalabras.La presente Investigación estará conformada por 5 etapas:La Primera etapa consistirá en desarrollar el Planteamiento del Problema, losObjetivos, Preguntas, Justificación y Viabilidad de la misma; para luego poderestablecer el Marco Teórico que sustentará ésta Experiencia.En la Segunda etapa se planteará el Esquema de Investigación e Historia de laHipótesis, concluyendo en las Hipótesis utilizadas, que serán definidas conceptualy operacionalmente. A partir de esto, se establecerá el Diseño de la Investigación.La Tercera etapa estará conformada por Información General acerca de laInstitución en la que se llevó a cabo dicha experiencia, el Encuadre propuesto ylas características generales de las usuarias que participaron del taller deMusicoterapia.La Cuarta etapa abarcará la descripción de todo el Proceso Musicoterapéutico,dividido en tres etapas: Etapa de Valoración Inicial Diagnóstica; Etapa deTratamiento y Etapa de Evaluación. - 13 -
  14. 14. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad IparraguirreLa Quinta y última etapa, consistirá en realizar un Análisis de los Datos obtenidosa partir de la Técnica Canto Conjunto y Las Improvisaciones MusicalesTerapéuticas; para luego llevar a cabo una Interpretación acerca de las mismas.Esta etapa finalizará con una Conclusión General sobre la Investigación. - 14 -
  15. 15. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad IparraguirreCapítulo 1.1.1. Planteamiento del problema de Investigación1.1.1. Objetivos de la Investigación.Indagar y conocer cómo se desarrollan las relaciones interpersonales de lasinternas que asisten al taller de Musicoterapia en la Unidad 33 de la localidad deLos Hornos, La Plata, provincia de Buenos Aires..Determinar cuales son las técnicas musicoterapéuticas que pueden favorecer lainteracción grupal de las internas que asisten al taller de Musicoterapia en laUnidad 33 de la localidad de Los Hornos, La Plata, provincia de Buenos Aires.1.1.2. Preguntas de la Investigación.¿Cómo se desarrollan las relaciones interpersonales de las internas que asistenal taller de Musicoterapia en la Unidad 33 de la localidad de Los Hornos, La Plata,provincia de Buenos Aires? - 15 -
  16. 16. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirre.¿Cuáles son las técnicas musicoterapéuticas que pueden favorecer la interaccióngrupal de las internas que asisten al taller de Musicoterapia en la Unidad 33 de lalocalidad de Los Hornos, La Plata, provincia de Buenos Aires?1.1.3. Justificación de la InvestigaciónPrevio al ingreso a la Unidad Penal 33, La Cantora organizó tres reuniones con elobjetivo de que los talleristas conociéramos su modalidad de trabajo dentro de lasinstituciones carcelarias a las que tiene acceso. En estos encuentros pudimosconocer y aproximarnos al trabajo realizado por esta Asociación, en sus dieciséisaños de experiencia dentro de los penales.Azucena Racosta comentó que si bien las Instituciones penitenciarias a las que seiba a ingresar corresponden al SPB, cada una de ellas tiene sus particularidades.Estas diferencias son en relación al género, autoridades de la institución,infraestructuras y servicios de las mismas. En cuanto al género, Azucena explicaque las unidades carcelarias de mujeres suelen presentar mayores obstáculos a lahora de realizar los talleres. Las mujeres suelen ser más conflictivas y evitancomprometerse en los mismos. Las relaciones entre compañeras se caracterizapor el individualismo, es decir que no es común que se integren en grandesgrupos, tienden a depositar su confianza en sólo otra persona, generalmente en sucompañera de celda. Por lo tanto, la participación en los talleres es mínima odirectamente no asisten. - 16 -
  17. 17. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad IparraguirreEstas actitudes son muy distintas en los hombres, tienden a ser más compañerosdentro los talleres, por más que fuera de los mismos abunden las diferencias.Profesionales de La Cantora comentan que se han llegado a realizar talleres conla participación de 120 hombres privados de la libertad, en cambio, las mujeres nosobrepasan las 15 integrantes.Cabe destacar, que las autoridades de las distintas unidades penales suelenobstaculizar el ingreso de La Cantora. Al ser ésta una Asociación que promueveel cumplimiento de los Derechos Humanos, ante la violación de los mismos, seencargan de realizar las denuncias pertinentes. A su vez, a través de los talleres lefacilitan a las personas privadas de la libertad herramientas necesarias paraacceder a la educación, trabajando así con el objetivo de construir sujetos críticos,autónomos y democráticos.Explicamos al grupo acerca de la disciplina, y cómo enfocaríamos nuestra labordentro de una cárcel. A raíz de esto, Azucena Racosta nos propuso aplicar lamusicoterapia en la Unidad 33, localidad de Los Hornos, La Plata, explicando quela misma es uno de los penales más duros y difíciles de trabajar. Desde su puntode vista prioriza dos emergentes: uno refiere al conflicto generado entre lasautoridades de dicha unidad y La Cantora. Menciona que en el 2007, por falta deatención médica murió Joel, bebé recién nacido que convivía junto a su madre enel penal, y fue así cómo ante esta situación, La Cantora realizó las denuncias - 17 -
  18. 18. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirrecorrespondientes contra el SPB. Este y otros sucesos más generaron choquesentre dicha Asociación y esta unidad en particular.El otro emergente refiere a las relaciones interpersonales que existen dentro de lapoblación carcelaria, caracterizadas por ser hostiles y afirmando que en este tipode institución es muy difícil generar vínculos y relaciones de confianza.Por esta razón, Azucena nos propuso trabajar en la Unidad 33 ya que consideraque la música puede ser una herramienta que aminore las tensiones y favorezcalas relaciones entre las mujeres privadas de la libertad, facilitando así la expresióny la liberación de la palabra.1.1.4. Viabilidad de la InvestigaciónEl proyecto de Musicoterapia en Penitenciarías 5 fue aprobado e incorporado alProyecto de Extensión Universitaria 2007: Comunicación Popular en las cárcelesBonaerenses, Facultad de Periodismo y Comunicación Social, UniversidadNacional de La Plata, dirigido por la Asociación La Cantora.Los responsables del proyecto son: - Director: Prof. Azucena Racosta - Co-Director: Abog. Carola Bianco - Coordinador: Lic. Fabián Viegas5 Ver Anexo 3. - 18 -
  19. 19. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad IparraguirreEsta investigación tuvo una duración de 8 meses. Comenzó en el mes de Mayo de2008 y finalizó en el mes de Diciembre de 2008.El proyecto de extensión universitaria subsidió los viáticos de los talleristas, por lotanto, los materiales que se utilizaron como ser, instrumentos musicales, equipode música, grabador digital, etc. Estuvieron a cargo de las musicoterapéutas. A suvez, los directores y coordinadores del proyecto organizaron reuniones periódicasdonde los talleristas expusimos el trabajo realizado durante el año. Estosencuentros fueron utilizados para que los profesionales pudiéramos advertirsituaciones de posibles riesgos, relacionados tanto al área judicial, área de salud oárea educacional de las mujeres que asistieron a los talleres.A continuación se expondrá una síntesis acerca de la Historia de la Asociación laCantora.La Cantora nació en 1992 en la Unidad Penal Nº 4 de Villa Floresta de la ciudadde Bahía Blanca, perteneciente al Servicio Penitenciario Bonaerense, a cargo dela periodista y profesora Azucena Racosta y Viviana Beker. Su nombre “cantora”fue elegido por los integrantes del colectivo, en relación al aparato de radio. “El surgimiento del proyecto con todas sus actividades está ligado directamente a la necesidad vital de enfrentar al discurso hegemónico desde y en su propio seno. Elegimos como herramienta la comunicación popular desde la perspectiva dada por su objetivo: la liberación. Instancia - 19 -
  20. 20. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirregenerada por la recuperación de la palabra mediante las prácticas que laabordan a partir del debate colectivo, como forma de parir un pensamientocrítico de la realidad.”“( ) La Cantora como producto de los invisibilizados de la sociedad, esindependiente de todo organismo hegemónico, esto es, del ServicioPenitenciario, de los partidos políticos, de organismos estatales y agenciasinternacionales. Un año les tomó a los facilitadores consolidar el colectivode trabajo dentro de las unidades penales de la Provincia de Buenos Aires.Se logró con un primer número de sesenta presos/as, quienes ejercieron laspresiones necesarias hasta lograr “la negociación” con los jefes del penal,que consolidaría los talleres.Lo relevante de Radio La Cantora, es su permanencia en el tiempo. Lasautoridades penitenciarias no escatimaron esfuerzos en su intentopor desarticular el proyecto. Con recetas históricamente conocidas como loson la represión física y psicológica sobre los cuerpos de sus integrantes.Trasladándolos sistemáticamente de unas a otras unidades penales,alejándolos así de sus familiares y compañeros/as, al detectar la producciónde pensamiento crítico. Otros fueron asesinados.”” ( ) De este modo La Cantora perdura en el tiempo y se retransmite através de antenas prestadas en aproximadamente 60 radios de todo el país. - 20 -
  21. 21. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad IparraguirreDiversos grupos sociales se han apropiado de ella haciendo posible surecorrido.Otro de los aspectos, es su extensión a los lugares de origen de susintegrantes, esto es, villas, asentamientos, barrios obreros, movimientos dedesocupados, y grupos de personas marginadas por su elección sexual,color o religión, como así también familiares de víctimas del gatillo fácil,chicos en la calle o en institutos de menores, portadores de HIV, droga-dependientes, internos/as de neuro-psiquiátricos y trabajadores/as sexuales.A lo largo de los años y a medida que los integrantes del colectivo detrabajo comenzaban a reconocer el proceso vivido y sus resultados, sefueron sumando actividades. Un recorrido en pos de la recuperación de lalibertad perdida.Es así que hoy La Cantora está instalada, no sólo en las unidadespenitenciarias, sino que los compañeros/as que ya están en libertad son losmás interesados en difundir el proyecto asumiendo la coordinación delmismo en diversas ciudades del país. Convirtiéndose de esa forma en losmultiplicadores directos de La Cantora.Dentro de los logros alcanzados el colectivo La Cantora está en condicionesde acreditarse objetivos que se fueron conquistando a lo largo de estosaños: la articulación con la Facultad de Periodismo y Comunicación Socialde la UNLP que permitió concretar una nueva oferta académica a las - 21 -
  22. 22. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirre personas privadas de su libertad. Como resultado de esta tarea 95 detenidos/das ya son alumnos regulares de dicha Facultad. Esto fue posible gracias a la lucha inclaudicable -para que se respete el derecho a la educación de todos- que sostuvieron los integrantes de La Cantora dentro y fuera del muro y el compromiso asumido por esta Unidad Académica. Otra herramienta que hemos tomado como propia para completar nuestro camino hacia una libertad que nos permita construir una idea de mundo más justa y más igualitaria, y como resistencia al sistema imperante que rinde culto al individualismo, nos hemos conformado en cooperativa de trabajo porque entendemos que la construcción se hace posible, no sólo con las ideas sino apostando y sumando al otro/a que espera ser incluido. Luego de varios años de trabajo La Cantora cuenta con profesionales de la comunicación, del derecho y de la sociología entre otros, artistas plásticos, músicos y teatreros, todos ellos ex-detenidos integrantes del proyecto. Otros compañeros están cursando diversas carreras universitarias en distintos penales provinciales. En su mayoría los integrantes de La Cantora han superado los problemas de violencia y de adicciones entre otros flagelos que los mantenían sometidos. Todos han optado por la vida, no han reincidido y en un alto porcentaje se han convertido en multiplicadores del proyecto.” 66 ASOCIACIÓN LA CANTORA: HISTORIA, http://www.lacantora.org.ar, Argentina, 2008 - 22 -
  23. 23. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad IparraguirreLos talleres que se realizan en los distintos penales son los siguientes:. Taller de Radio. Taller de Comunicación Popular. Taller de Alfabetización Jurídica. Taller de Audiovisual. Taller de Auto gestión productiva. Taller de Teatro. Taller de Musicoterapia - 23 -
  24. 24. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad IparraguirreCapitulo 2.2.1. Recopilación Bibliográfica y de Fuentes DocumentalesA continuación se expondrán toda la bibliografía consultada que se utilizó paradesarrollar el marco teórico de la presente investigación. De cada fuentebibliográfica se describirá una breve referencia donde se fundamentará laselección o no de la misma. - ARDUINO, Ileana, LORENZO, Leticia y SALINAS, Raúl: MUJERES Y CÁRCELES: Aproximación a la situación penitenciaria en Argentina desde una perspectiva de género, http://www.pensamientopenal.com.ar/dossier/arduino.pdf., No figura fecha de publicación. A partir de este material se pudo obtener información acerca del incremento de la población carcelaria femenina desde 1990 a 1996 en varios países latinoamericanos. A su vez menciona la realidad que viven las mujeres privadas de la libertad y cómo ésta situación influye al género en la Argentina. - ANONIMO: INFANCIA EN CAUTIVERIO, http://encautiverio.blogspot.com/, 2006 - 24 -
  25. 25. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirre La misma no fue utilizada ya que la primera idea de investigación no pudo ser llevada a cabo. De todas formas la misma cuestiona los derechos de los niños y si estos son cumplidos o no dentro de una unidad penitenciaria. Esto fue muy útil para reflexionar acerca de esta realidad.- BAUMAN, Zygmunt: AMOR LIQUIDO: Acerca de la fragilidad de los vínculos humanos, Madrid, Ed.: Fondo de Cultura Económica, 2005 El autor relata acerca de cómo los sujetos forman vínculos a partir de distintos factores que se ponen en juego internamente, haciendo hincapié en el egocentrismo como una gran influencia para la fragilidad o ruptura de los mismos. Este libro fue de gran ayuda para repensar las relaciones interpersonales en las mujeres privadas de la libertad.- BRUSCIA, K.: “DINAMICAS DE LA MUSICOTERAPIA”, Capítulo 3: Dinámicas de la Transferencia, Barcelona Publishers, 1998, Traducción: MT Mayra Hugo, pp. 3, 4, 5 Este capítulo ha sido utilizado con el fin de diseñar la estrategia de tratamiento en lo que respecta a la dinámica de la transferencia en este grupo en particular, dentro de la modalidad de taller. - 25 -
  26. 26. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirre- BRUSCIA, K.: MODELOS DE IMPROVISACIÓN EN MUSICOTERAPIA, España, Edición: Agruparte Vitoria – Gasteiz, 1999 Resultó de fundamental ayuda los aportes realizados por la musicoterapéuta Juliette Alvin en relación a los efectos psicológicos de la música en terapia grupal y la música como elemento integral de la dinámica de grupo. Si bien la autora refiere estos temas en relación a la Improvisación Musical Terapéutica, la misma amplia estos conceptos a otras técnicas que pueden ser utilizadas en Musicoterapia.- DEFENSOR DEL PUEBLO DE LA NACIÓN, Institución: INFORME: Las Cárceles en Argentina, http://www.defensor.gov.ar/informes/carceles2006.pdf, 2006 El informe aportó estadísticas acerca de la población, salubridad, educación e infraestructura de las cárceles en la Argentina. Las mismas fueron utilizadas para el desarrollo de la investigación.- FABRYKANT, Paloma: INVESTIGACIÓN: 24 Horas En La Cárcel De Mujeres De Ezeiza http://www.clarin.com/diario/2005/11/27/sociedad/s-01097031.htm, 2005. Esta investigación aportó una aproximación acerca de las causas penales de las detenidas en la Cárcel de Ezeiza como también la realidad que viven los niños alojados en este penal. - 26 -
  27. 27. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirre- FEDERICO, Gabriel: EL EMBARAZO MUSICAL, Buenos Aires, Ed. Kier, 2007- FEDERICO, Gabriel: MELODIAS PARA EL BEBÉ ANTES DE NACER, Buenos Aires, Ed. Kier, 2004- FEDERICO, Gabriel: MUSICA PRENATAL, Buenos Aires, Ed. Kier, 2003 Esta bibliografía fue consultada en el comienzo de la investigación ya que la primera hipótesis fue la siguiente: “Las producciones sonoro musicales en musicoterapia pueden favorecer el vínculo madre-hijo en las internas embarazadas del Centro Federal de detención de mujeres: “Nuestra señora del Rosario de san Nicolás”. Las razones por la cual no pudo ser llevada a cabo se encuentran explicadas en la Historia de la Hipótesis.- FOUCAULT, Michel: VIGILAR Y CASTIGAR nacimiento de la prisión, Buenos Aires, Siglo Veintiuno Editores Argentina s.a., 1975 Este libro nos ofreció un acercamiento hacia cómo fue el nacimiento de las instituciones penitenciarias. El autor aporta una visión crítica acerca de las formas de castigo implementadas a lo largo de la historia y como algunas de éstas aún siguen vigentes. - 27 -
  28. 28. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirre- GOMEZ, M.: IMPLICANCIAS DEL “TALLER” EN EL ÁREA DE SALUD MENTAL, www.musicoterapianorte.com.ar, Buenos Aires, Fecha no publicada Este trabajo ha sido de utilidad para establecer la modalidad de taller. Si bien este texto fue desarrollado para el área de salud mental, en esta investigación fue articulado para el área de Musicoterapia Grupal Preventiva.- GOYHENEIX, M., GRASSELLI, F.: SISTEMATIZACIÓN DE LA INTERACCIÓN VOCAL EN MUSICOTERAPIA; Posibles aportes a la musicoterapia en Argentina, Tesis de Grado no publicada, Buenos Aires, Universidad del Salvador, 2007 A partir de esta tesis de grado pudimos obtener datos y modalidad de trabajo acerca de las musicoterapéutas Diane Austin y Lisa Sokolov. Se utilizó para el marco teórico conceptos generales que plantea Austin acerca del trabajo con la voz y sus implicancias.- GUATTARI, Félix: CAOSMOSIS, Buenos Aires, Ediciones Manantial, 1996 Bibliografía utilizada por el musicoterapéuta Rolando Milleco, el cual realiza una adaptación acerca de los Territorios Existenciales Musicales. Este libro fue consultado para profundizar acerca de los mismos. - 28 -
  29. 29. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirre- HIMITIAN, Evangelina: COMO ES LA VIDA DE UN CHICO QUE SE CRIA DENTRO DE UNA CARCEL, http://www.lanacion.com.ar/nota.asp?nota_id=851627, 2006 Esta Nota periodística aportó información acerca de la cantidad de niños que se alojan en la Unidad 31 como también la educación que reciben hasta sus cuatro años.- JIMENEZ, Beatriz María: LA MUSICA EN EL PENAL, Biblioteca ADIM, Trabajo no publicado, 1999 Este trabajo relata sobre un taller de coro realizado en un penal. La misma fue una experiencia de sólo cuatro encuentros lo cual no pudo aportarnos datos suficientes acerca de la modalidad del taller.- LAGO, Pilar: “LLEVO AÑOS ASISTIENDO A LAS CÁRCELES PARA UTILIZAR LA MUSICA COMO ELEMENTO QUE PROCURE EL CAMBIO", http://www.plataformasinc.es/index.php/esl/Entrevistas/Llevo-anos- asistiendo-a-las-carceles-para-utilizar-la-musica-como-elemento-que- procure-el-cambio, 2008 Nota periodística realizada a la musicoterapéuta Pilar Lago. Profesional dedicada a ejercer la musicoterapia en instituciones penitenciarias en Madrid, España. Este material nos informó acerca de la modalidad de trabajo de la misma como también de las - 29 -
  30. 30. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirre instituciones carcelarias de España. Por el momento no pudimos contactarnos con la profesional.- LAPLANCHE, J. & PONTALIS, J-B, DICCIONARIO DE PSICOANÁLISIS, Barcelona, Editorial Paidós, 1996 Fue utilizado para definir los principales mecanismos de defensa desarrollados por la teoría psicoanalítica.- LARTIGUE BECERRA, Teresa: NORMALIDAD Y PATOLOGÍA EN LA GESTACIÓN, http://www.kaimh.org/slides/brasil1/sld065.htm, 2005 La misma no fue utilizada ya que la primera idea de investigación no pudo ser llevada a cabo.- MUCHINIK, E., SEIDMANN, S.: AISLAMIENTO Y SOLEDAD, Buenos Aires, Editorial Universitaria de Buenos Aires, 1998 El libro muestra un amplio panorama de situaciones de soledad a partir de un análisis de las condiciones contextuales y emocionales de la misma.- PELLIZZARI, P., RODRÍGUEZ, R.: SALUD, ESCUCHA Y CREATIVIDAD Musicoterapia Preventiva Psicosocial, Buenos Aires, Ediciones Universidad del Salvador, 2005 Se obtuvo de la misma información acerca del concepto “Musicoterapia en Prevención de la Salud” y de la función del - 30 -
  31. 31. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirre musicoterapéuta en prevención. Se realizó una articulación acerca de los Factores de Riesgo psicosocial que mencionan los autores dentro de una Unidad Penal.- SCHAPIRA D., FERRARI, K., SANCHEZ, V., HUGO, M. : MUSICOTERAPIA ABORDAJE PLURIMODAL, Buenos Aires, ADIM Ediciones, 2007 Este abordaje fue aplicado a lo largo de esta investigación ya que las investigadoras se encuentran realizando el segundo año de formación. Los conceptos utilizados fueron expuestos en el marco teórico. - 31 -
  32. 32. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirre2.2. Construcción del Marco Teórico 2.2.1. Criterios de ExclusiónSi bien el marco teórico de la investigación puede ser abarcado desde diferentesperspectivas teóricas, hemos decidido centrarnos básicamente en los conceptospostulados por el Abordaje Plurimodal en Musicoterapia, en otros autores sobrelos que dicho abordaje utiliza con textos complementarios, como también enconceptos teóricos desarrollados por la musicoterapéuta Juliette Alvin. 2.2.2. ContenidosEl marco teórico que sustentó esta investigación, se basó principalmente en losconceptos teóricos y prácticos sistematizados en el libro “Musicoterapia AbordajePlurimodal” (2007) por los licenciados en Musicoterapia Diego Schapira y KarinaFerrari y por las musicoterapéutas Viviana Sánchez y Mayra HugoDesde el APM (Abordaje Plurimodal en Musicoterapia) el hombre es consideradocomo una unidad biopsicosocioespiritual. Los autores reconocen al ser humanodesde cuatro perspectivas inherentes entre si, abarcándolo desde su naturalezabiológica, psíquica, espiritual, y reconociendo la influencia del marco social donde - 32 -
  33. 33. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirreel sujeto se interrelaciona constantemente en una mutua construcción dialéctica,es decir, “se construye en sociedad a la vez que su accionar construye a lamisma”7.En lo que respecta al plano espiritual, se considera que “las creencias de cadasujeto modifican sustancialmente su capacidad de percibir, sus formas expresivasy aún más, condicionan su estructura de pensamiento”8.La adhesión al pensamiento psicodinámico implica remontarnos a los conceptospostulados por Freud, en donde concibe que todo ser humano esta caracterizadopor la constante evolución de sus pulsiones, de las angustias que estas generan yde los respectivos mecanismos de defensa que devienen de las mismas. Estaevolución de las fuerzas elementales denota la existencia de que todo sujetoposee una vida psíquica en constante movimiento.Dentro de esta concepción de pensamiento psicodinámico se tiene en cuenta laexistencia del inconsciente junto con las reglas de neutralidad, abstinencia yatención flotante, las cuales se adaptan al encuadre musicoterapéuticodiferenciándose, en parte, de la postura psicoanalítica desarrollada por Freud.El concepto de neutralidad nos lleva a reflexionar sobre la capacidad delmusicoterapéuta de mantener la distancia necesaria que le permita su disociación7 SCHAPIRA D., FERRARI, K., SANCHEZ, V., HUGO, M. : MUSICOTERAPIA ABORDAJEPLURIMODAL, Buenos Aires, ADIM Ediciones, 2007, p. 338 Idem 7, p. 33 - 33 -
  34. 34. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirreoperativa. En palabras del licenciado Schapira “Se espera del musicoterapéutaque conserve una distancia emocional que le posibilite no involucrarse, de maneratal de mantenerse interesado, alerta y atento con el proceso de sus pacientes”9.El concepto de abstinencia, según Freud, refiere a que “el médico debe negar alpaciente el amor que ansía recibir, la satisfacción que demanda, o sea conducir eltratamiento desde la abstinencia, al insistir en que el mismo debe ser llevadodesde la privación, dado que el paciente busca satisfacciones sustitutivas, y por lotanto de sus privaciones”.10La atención flotante vista desde el encuadre musicoterapéutico es considerada talcomo Fregtman la llamó “Escucha Flotante” (1982). El APM comenta que “si losprocesos musicoterapéuticos se dan en la música, nuestra escucha adquierecaracterísticas particulares al orientarse a los elementos sonoros de la sesión, enconexión permanente con el universo teórico que permite comprender su sentidode manera psicodinámica”.11En relación al determinismo psíquico, el APM explica que “nuestra vida presente,nuestras actividades y nuestras relaciones interpersonales están íntimamenterelacionadas en nuestra historia. ( ) Es decir que todos los acontecimientos denuestra vida cotidiana y nuestro accionar no son improntas espontáneas9 Idem 7, p.3510 Idem 7, p.3511 Idem 7, p.35 - 34 -
  35. 35. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirredesprovistas de antecedentes, sino el resultado de nuestra capacidad dedesenvolvernos en función de nuestra experiencia de vida.”12Para la comprensión del sujeto y sus producciones sonoras, dos conceptos sonconsiderados de fundamental importancia. En primer lugar se adhiere a la idea demúsica interna postulada en 1975 por Mary Priestley y en segundo lugar, seconsidera la concepción de ser en la música tomado de la teoría creada por elabordaje Nordoff-Robbins. Ambos conceptos son considerados en la construcciónde los fundamentos teóricos del APM.Mary Priestley describe al self en términos de su música interna que sería “el climaemocional prevalente detrás de la estructura de los pensamientos” diferenciándolode la musicalidad o el potencial musical de una persona, y afirmando que la mismaes el núcleo de su psiquis donde reside el inconsciente. “El sonido de la propia energía fluyendo es la “música interna”. Su expresión a través de la música fluirá libremente hasta los límites de esa “música interna”. El Objetivo de la musicoterapia analítica, entonces es poder reconocer a través de la música donde ha sido bloqueada esa energía psíquica y qué ha causado ese bloqueo; y movilizar la energía para que fluya libremente entre el superyo, el yo y el ello, trayendo a la conciencia los propios procesos inconscientes” (Priestley, 1994).12 Idem 7, p.36 - 35 -
  36. 36. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad IparraguirreSchapira aporta a esta idea remarcando que “somos sujetos del inconscienteconstituido por una matriz de sonido, somos sujetos de sonido, que en la evoluciónnormal del individuo se constituye como lenguajes.”13Considerando que el inconsciente está constituido por una matriz de sonido,podemos pensar los procesos musicoterapéuticos del cliente a partir de laconcepción del ser en la música.Este concepto afirma que todo sujeto es en la música. Es decir que lasproducciones sonoras ejecutadas por el cliente, la música que escuchacotidianamente, los sonidos de su ambiente, las canciones que suele cantar, ensíntesis, todo aquello que conforma su Universo Sonoro, no será sólo unareferencia del mismo, sino que es la persona, en su totalidad la que suena.En el APM, según los conceptos postulados por Freud, considera que losmecanismos de defensa son “aquellas barreras que el yo construye de manerasdiversas para rechazar u oponerse a ciertos impulsos inconscientes, cuyairrupción en la conciencia no es tolerable para el individuo, generando angustia”14.Los seres humanos vivimos y nos desarrollamos como sujetos, en parte, gracias aestos mecanismos de defensa, los cuales nos permiten canalizar la angustiagenerada por el rechazo u oposición a ciertos impulsos inconscientes, pero a su13 Idem 7, p.3714 Idem 7, p.39 - 36 -
  37. 37. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirrevez, podemos llegar a cristalizarlos, rigidizando así nuestra forma de ser y estar enel mundo.Es por esto que en el encuadre musicoterapéutico se desplegarán, de la mismamanera que en nuestra vida cotidiana estos mecanismos de defensa. El APMalude a la necesidad que tiene el musicoterapéuta de conocer los ModosExpresivos-Receptivos del usuario, ya que de esta manera los mecanismos dedefensa se podrán escuchar también desde la música del cliente y así poderbrindar específicamente la ayuda que el mismo necesita.Los principales mecanismos de defensa15 son: • Sublimación: el impulso es canalizado a una nueva y más aceptable salida. Se dice que una pulsión se sublima en la medida en que es derivada a un nuevo fin, no sexual, y apunta hacia objetos socialmente valorados, principalmente la actividad artística y la investigación intelectual. • Represión: se refiere al mecanismo mediante el cual el inconsciente nos hace olvidar enérgicamente eventos o pensamientos que serían dolorosos si se les permitiese acceder a nuestro pensamiento (consciente). • Proyección: es el mecanismo por el cual sentimientos o ideas dolorosas son proyectadas hacia otras personas o cosas cercanas pero que el individuo siente ajenas y que no tienen nada que ver con él.15 LAPLANCHE, J. & PONTALIS, J-B: DICCIONARIO DE PSICOANALISIS, Barcelona: Editorial Paidós,1996. - 37 -
  38. 38. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirre • Negación: se denomina así al fenómeno mediante el cual el individuo trata factores obvios de la realidad como si no existieran. • Introyección (lo opuesto a proyección): es la incorporación subjetiva por parte de una persona de rasgos que son característicos de otra. • Regresión: es el retorno a un funcionamiento mental de nivel anterior ("más infantil"). • Formación reactiva o reacción formada: sirve para prevenir que un pensamiento doloroso o controvertido emerja. El pensamiento es substituido inmediatamente por uno agradable. • Aislamiento: es la separación del recuerdo y los sentimientos (afecto, odio). • Desplazamiento: es la condición en la cual no solo el sentimiento conectado a una persona o hecho en particular es separado, sino que además ese sentimiento se une a otra persona o hecho. • Racionalización: es la sustitución de una razón inaceptable pero real, por otra aceptable.El concepto de transferencia y contratransferencia musicoterapéutica pluriobjetales tomando del APM ya que en el mismo se considera que la proyección no essolo hacia la figura del terapeuta sino también hacia la música misma.Desde una perspectiva puramente psicoanalítica, la transferencia es consideradacomo la proyección de las actitudes, deseos infantiles y relaciones objetalestempranas del paciente sobre el analista, las cuales reflejan la conexión - 38 -
  39. 39. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirreestablecida en la relación con las figuras parentales o personas significativas ensus primeros años de vida. En cambio, la contratransferencia es consideradacomo la respuesta del analista – consciente o inconscientemente – ante latransferencia del paciente. Esto puede influenciar sobre la forma de sentir, percibir,observar, estar, interactuar, intervenir del profesional en la sesión.Al ser este un concepto tan relevante dentro de un proceso terapéuticopsicodinámico, se vuelve fundamental la reacomodación del mismo a la disciplinamusicoterapéutica. En musicoterapia, no sólo se pone en juego la relaciónpaciente-terapeuta, sino que también es considerada la relación paciente-música.Es aquí donde la transferencia se multiplica proyectando estas actitudes, deseosinfantiles y relaciones tempranas hacia el terapeuta y hacia la música; así comotambién el musicoterapéuta multiplica su relación contratransferencial hacia elpaciente y hacia la música. Es por esto que en el Sistema Musicoterapia, desde elAPM, se considera que la transferencia y contratransferencia son pluriobjetales.Kenneth Bruscia, en su libro “Dinámicas de la Musicoterapia” dedica el capitulo 3 alas Dinámicas de la Transferencia. El autor considera tres niveles de intervenciónpara trabajar con ella. Los mismos son: 1. Conteniendo la transferencia 2. Ayudar al cliente a reconocer la transferencia 3. Re-experimentar y trabajar a través de la transferencia - 39 -
  40. 40. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad IparraguirreSe desarrollará el primer nivel de la transferencia ya que es el considerado demayor importancia para la investigación realizada.En el primer nivel de intervención, “Conteniendo la transferencia”, se sugieredelimitar su exploración y desarrollo. Bruscia propone que el mismo es el másindicado para trabajar con grupos de apoyo, terapias breves, experiencias de tallery terapias con pacientes con problemas psiquiátricos, retardo mental o pocodesarrollo yoico. “ descubrir y trabajar con el origen emocional de los problemasde los clientes no es objetivo prioritario, y esos objetivos no pueden seralcanzados dadas las condiciones del cliente, el límite de tiempo de la terapia, y lanaturaleza de la relación cliente-terapeuta que se desarrolla comúnmente dentrode estos límites” 16El autor propone 4 pasos para contener la transferencia: 1°- Alentar la formación de una alianza de trabajo. Esta refiere a lanecesidad de constituir una relación racional establecida entre cliente ymusicoterapéuta con el fin de alcanzar las metas de la terapia. Para llegar a estoes importante que el terapeuta tenga en claro qué es lo que puede y no puedehacer para ayudarse a si mismo y al cliente. Esta alianza dependerá tanto de los16 BRUSCIA, K.: “DINAMICAS DE LA MUSICOTERAPIA”, Capitulo 3: Dinámicas de la Transferencia,Barcelona Publishers, 1998, Traducción: MT Mayra Hugo, pp. 3, 4, 5 - 40 -
  41. 41. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirreproblemas, recursos, madurez y nivel de funcionamiento del cliente como de laspropias fantasías del terapeuta. En palabras de Bruscia “Terapeutas con fantasíasde rescatar y curar a sus clientes y terapeutas que tienden a sentirse demasiadoresponsables de los progresos de sus clientes, usualmente generan dependenciasen lugar de alianza de trabajo”17 2°- El terapeuta debe estar constantemente buscando crear en su mayoríatransferencias positivas, valiéndose de una escucha y observación cuidadosa. Losclientes suelen mostrar en terapia las actitudes que les gustan, atraen, rechazande las personas que lo rodean, y es menester del terapeuta percibir estascualidades y conductas para luego poder mostrarle las positivas como auténticas yevitar las otras. A su vez, el terapeuta debe absorber las transferencias negativasque se desarrollen con el fin de poder continuar con la terapia. 3°- El terapeuta debe valerse de interpretaciones de la transferencia en el“aquí y ahora” con el fin de no retrotraer al paciente hacia el pasado ni a su vidafuera de la terapia. 4°- Y por último, buscar contener la transferencia con algún tipo de objeto.En el caso de la musicoterapia, la música en si misma se vuelve el objetocontenedor que sostiene la transferencia del paciente.17 Ídem 16 - 41 -
  42. 42. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirre “En el acto de crear música, el terapeuta y el cliente, tiene la oportunidad de colocar la transferencia en un objeto. La improvisación o composición resultante, entonces, sirve como una concretización o como un recipiente para el esquema arraigado de respuesta del cliente, a la vez que le brinda un punto de comparación para la próxima creación musical, en la cual el terapeuta y el cliente pueden encontrar una nueva manera de responder el uno al otro. Cuando escuchan música juntos, el cliente y el terapeuta pueden explorar tanto nuevas como viejas maneras de responder al mismo objeto.” 18Para el despliegue de los fenómenos musicoterapéuticos se vuelve indispensableel establecimiento del encuadre. El mismo es considerado como todos aquelloselementos estables que brindan seguridad y favorecen la contención que losusuarios necesitan para poder comprometerse con el tratamiento y visualizar elproceso terapéutico.El APM propone siete constantes dentro del encuadre musicoterapéuticos: - Espaciales - Temporales - Económicas - Teóricas18 Ídem 16 - 42 -
  43. 43. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirre - Área Laboral - Setting Instrumental - Archivo de Música EditadaAdhiriendo al principio de analogía de Henk Smeijsters podemos afirmar que todoproceso musical dentro de un encuadre musicoterapéutico, es equivalente a losprocesos psíquicos. Este concepto, sistematizado dentro de la teoría planteadapor el APM, nos permite visualizar los procesos musicales de los usuarios comopatológicos o terapéuticos, por ende, se considera a la personalidad o a lapatología como análoga a las modalidades de expresión musical. Schapira aportaa esta idea haciendo alusión a que este principio de analogía es el que nospermite tomar una distancia optima entre lo que suena y los mecanismospsíquicos de los usuarios que operan en su vida cotidiana, ya que si bien, la formade expresarse musicalmente del paciente nos muestra a la persona misma, lassituaciones y vínculos que se reviven dentro del encuadre musicoterapéutico noson la realidad, sino un reflejo de esta.El APM toma en cuenta el concepto de metáfora afirmando que la misma “formaparte de nuestra forma de pensar, de entender el mundo. No es un fenómenopuramente lingüístico, sino un fenómeno social y creativo que forma parte delterritorio de la experiencia cotidiana y del flujo simbólico de la imaginación.” 1919 SCHAPIRA D., FERRARI, K., SANCHEZ, V., HUGO, M. : MUSICOTERAPIA ABORDAJEPLURIMODAL, Buenos Aires, ADIM Ediciones, 2007, p.47 - 43 -
  44. 44. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad IparraguirreLos autores del libro “Musicoterapia Abordaje Plurimodal” (2007) toman lasconsideraciones realizadas acerca de la metáfora de dos reconocidosmusicoterapéutas: Tony Wigram y Lia Rejane Mendes Barcellos. Esta segundaautora afirma que “lo que nos interesa aquí es la traducción o expresión delpensamiento en música, pasando por la imagen y constituyéndose, de este modo,en metáfora” (Mendes Barcellos 2004) señalando que “de este modo los sentimientos, las emociones y todo aquello que ocurre dentro del hombre – su mundo interno- y que puede ser transformado en imagen como una primera metáfora, podrá ser transformado en sonido, sea este palabra o música, constituyéndose en una segunda metáfora, como ya he dicho anteriormente. ( ) aquí cabe enfatizar que ésta es un importante medio de expresión de ideas y emociones y que, junto con la narrativa (o en la narrativa) se constituye como un medio poderoso de autotransformación. Las metáforas se comprenden mejor dentro de una estructura narrativa, que es vista como un modo específico de construir y configurar episodios de la vida en un todo efectivo y convincente, tal como una historia o biografía” (Mendes Barcellos, 2004)El concepto de Representaciones Sociales Musicales (RSM) fue presentado por ellicenciado Diego Schapira en el I° Congreso Patagónico de Musicoterapia – I°Encuentro de Musicoterapéutas del Mercosur realizado en la ciudad de Neuquénen el 2005. El hecho de considerar a la música como representación social se da - 44 -
  45. 45. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirregracias a la relevante presencia que tiene la música en la sociedad actual.Coincidiendo con la definición de representación social de Serge Moscovici, elautor afirma que la música es considerada como representación social “en tantoconstituye un sistema de valores, nociones y prácticas inherente a lasdimensiones del medio social, que brinda sentido de pertenencia a determinadosgrupos, posibilita formas de identificación social, y también orienta nuestrapercepción de situaciones y la elaboración de respuestas” 20Este concepto se vuelve relevante en tanto se lo tiene en cuenta a la hora deentender y conocer a los usuarios de musicoterapia en y desde la música,indagando acerca de la construcción, estructuración y dinámica de los subgrupossociales a los que los mismos pertenecen favoreciendo así la coherencia en lasintervenciones que realiza el musicoterapéuta en sesión.El musicoterapéuta Kenneth Bruscia desarrolló la idea de “orígenes musicales”afirmando que el desarrollo evolutivo de todo ser humano está acompañado por eldesarrollo musical del mismo. “Creo que todas las personas tiene una relaciónparticular con la música, y que la naturaleza de esa relación es un reflejo total decómo esa persona se relaciona con el mundo” (Bruscia, 2002).El APM desarrolla esta idea diferenciándose de la hipótesis de Bruscia en lo querespecta a la categorización conceptual de las etapas del desarrollo basándose en20 Ídem 19, p.49 - 45 -
  46. 46. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirreotros autores, donde la adquisición y evolución de las capacidades y habilidadesmusicales son consideradas en períodos mas acotados.Considerando la conceptualización de los Modos Expresivos–Receptivos (ME-R)postulados por el Abordaje Plurimodal se hace hincapié en la necesidad, si es queaún no se la puede considerar como una obligación, que tiene todomusicoterapéuta, no solo de explorar e investigar cómo son los ME-R de losusuarios o grupo de usuarios sino también de entender y conocer los suyospropios.Los ME-R son considerados cómo todas aquellas pautas culturales y códigos decomunicación que caracterizan a un grupo sociolingüístico determinado e influyene impactan sobre la persona misma caracterizando su forma de ser y estar en elmundo, su forma de expresarse, de recibir y percibir los estímulos que provienende su ambiente, constituyendo así el modelo de personalidad receptiva-expresivade todo ser humano en su dimensión verbal, gestual, sonora y corporal.Las dimensiones a considerar en los ME-R son: - Generales: según sostiene Ferrari, estos “surgen de una cultura específica y son tomados por otras, trascendiendo generaciones y fronteras, pudiendo ser utilizados por personas de diferentes lugares ya que se han “Universalizado”. Los mismos son comunes al paciente o - 46 -
  47. 47. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirre grupo de pacientes y el musicoterapéuta. Estos son los que nos posibilitan en los primeros momentos del proceso musicoterapéutico realizar un acercamiento a nuestros pacientes desde expresiones comunes, permitiendo de esta forma afianzar la relación transferencial a partir del manejo de códigos compartidos” (Ferrari, 2006)21. - Del musicoterapéuta: Se vuelve éticamente indispensable que todo musicoterapéuta conozca sus propios Modos Expresivos-Receptivos a través de los espacios de formación, de supervisión y del propio proceso musicoterapéutico. - De la comunidad sociolingüística o subgrupo social de los usuarios: “poder reconocer y escuchar en el discurso sonoro de un paciente los aspectos de su identidad social nos brindará, a la hora de realizar un diagnóstico o una intervención datos que muchas veces son imperceptibles para el propio paciente, y que sin embargo nos ayudarán a conocerlo mejor y son esclarecedores en muchas ocasiones para poder comprender su dolencia o malestar” (Ferrari, 2006)22. - Específicos de cada usuario o grupo de usuarios: constituidos por todas las características y aspectos particulares de cada usuario o grupo de usuario, estén estas relacionadas o no con su entorno social y son21 Ídem 19, p.5422 Ídem 19, p.54 - 47 -
  48. 48. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirre elegidos o adoptados por la persona ya que están ligados a su historia personal. “Son la síntesis expresiva de su microcosmos y de su música interna que nos muestran su forma de estar en la música, y por ende su forma de estar en la vida” 23En relación a la faceta receptiva de los ME-R de los usuarios, el APM proponetener en cuenta que la percepción ante una canción que suena en la sesión demusicoterapia puede estar condicionada por las capacidades auditivas del usuarioo grupo de usuarios en particular; por la cercanía o distancia que tiene la mismaen relación al territorio existencial musical del paciente y del estímulo; por lovinculada que puede llegar a estar esa canción con la vida personal de la personay por ultimo por lo que la misma puede estar representando para el usuario en elmomento que suena en la sesión, sea en su dimensión asociativa o interpretativa.En relación a esto, se adhiere a la clasificación de los “tipos de oyentes realizadapor Pereira de Queiroz, el cual postula tres tipos de oyentes partiendo de lareacción cualitativa que predomina en la audición musical. Se clasifican enoyentes “físicos”, “emocionales” e “intelectuales”, subdivididos a su vez en facetasreceptivas e interactivas.En lo que respecta a la musicalidad terapéutica, Lia Rejane Mendes Barcellos ladefine como:23 Ídem 19, p.54 - 48 -
  49. 49. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirre “una capacidad del musicoterapéuta para percibir los elementos musicales contenidos en la producción o reproducción musical de un paciente (altura, intensidad, timbre, ritmo y todo aquello que forma parte de una trama musical); y la habilidad de responder, interactuar, movilizar y aún intervenir musicalmente en la producción del paciente, en forma adecuada. ( ) La capacidad del musicoterapéuta para percibir los elementos musicales contenidos en la producción / reproducción musical del paciente, significa no sólo percibir esos elementos sino tener condiciones de articular los mismos con la historia del paciente, con la etapa de su vida o aún con la situación en la cual estos elementos están siendo producidos, con el objetivo de captar posibles significados/sentidos/contenidos vinculados a través de esa producción. Por interactuar, responder, movilizar o intervenir musicalmente, en forma adecuada, se entiende en este contexto, de la capacidad del musicoterapéuta de tener una producción sonora-musical que mejor contribuya para el desarrollo del paciente.” (Mendes Barcellos, 2004)Desde la perspectiva del APM el licenciado Diego Schapira aporta afirmando que “( ) la musicalidad terapéutica nos conduce a conocer nuestro ser en la música, y el ser en la música de las personas con las que trabajamos. Poder lograrlo implica un vasto conocimiento de la teoría musical, un buen - 49 -
  50. 50. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirre manejo técnico instrumental y vocal, plasticidad y actitud lúdica en el uso de los instrumentos y la voz, comprensión de la teoría musicoterapéutica y de las intervenciones posibles desarrolladas a partir de la misma, conocimiento de las patologías que se abordan en el campo de la clínica, de los procesos grupales, y de los procesos socioculturales que intervienen en el terreno preventivo, y un autoconocimiento de los propios Modos Expresivo- Receptivos. La musicalidad terapéutica es también la materia prima de la escucha musicoterapéutica, que permite al profesional comprender en la música lo que sucede dentro del encuadre. Es el lenguaje con el que trabajamos, y es en este lenguaje en el que aspiramos a comprender, intervenir y ayudar.”24La modalidad de díada terapéutica que se implementará para llevar a cabo eltrabajo de campo propuesto en esta investigación es la del Modelo deAbadi/Pavlovsky. La Licenciada Karina Daniela Ferrari en su artículo “El trabajo endíadas terapéuticas en Musicoterapia”25 se cuestiona las modalidades de trabajoen díadas terapéuticas y expone el modelo de Yo Auxiliar de J. Moreno y elModelo de Coterapia propuesto por Mauricio Abadi y Eduardo Pavlovsky,realizando la pertinente acomodación al Sistema Musicoterapia.24 Ídem 19, p.5925 FERRARI, K.: “EL TRABAJO EN DÍADAS TERAPÉUTICAS EN MUSICOTERAPIA”, Programa deExtensión “Musicoterapia Clínica”, Licenciatura en Musicoterapia, Universidad de Buenos Aires, BuenosAires, 2008 - 50 -
  51. 51. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad IparraguirreDesde el punto de vista de la autora, “La función del musicoterapéuta estará en íntima relación con la del co musicoterapéuta; durante la sesión consistirá tanto en limitar sutilmente intervenciones o promoverlas en el caso contrario, desviar y redirigir determinados temas. Ambos tendrán alternadamente el rol de registrar datos y experiencias musicales, pudiendo según las circunstancias, determinar quien estará a cargo de cada labor. Este tipo de abordaje posibilita poder presentarle al paciente dos modelos de relación que estarán signados por las características de cada musicoterapéuta. Esta modalidad permite no caer en situaciones de estancamiento y poder contar con una amplia cantidad de estilos y recursos con los que cuenta cada musicoterapéuta en particular, complementándose y potenciándose a la hora de intervenir.”Para la lectura y análisis de la Improvisaciones Musicales Terapéuticas (IMT) seimplementará la herramienta integrativa de análisis propuesta por el APM. Lamisma está compuesta por consideraciones teóricas de la MusicoterapiaMorfológica desarrolladas por Susanne Bauer y por los Perfiles de Valoración delas Improvisaciones (IAPs) creados por el Dr. Kenneth Bruscia. - 51 -
  52. 52. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad IparraguirreLos IAPs consisten en seis perfiles con cinco gradientes cada uno que seextienden desde un extremo al otro. Los perfiles y gradientes de Valoración de lasImprovisaciones Clínicas son los siguientes:-Saliencia: Descripción compuesta acerca de cuales elementos musicales sonpredominantes e influencian sobre los restantes. Sus gradientes son: Sumiso,Concordante, Contribuyente, Controlador y Opresivo.-Tensión: Refiere a cuanta tensión es creada dentro y a través de aspectosvariados de la música. Sus gradientes son: Hipotenso, Calmo, Cíclico, Tenso eHipertenso.-Autonomía: Descripción compuesta de las relaciones de rol que el usuarioestablece al improvisar con el musicoterapéuta, con un compañero o con un grupo.Sus gradientes son: Dependiente, Subordinado, Compañero, Líder, eIndependiente.-Integración: Analiza la organización de los aspectos musicales simultáneos,describiendo la medida en que los componentes de cada elemento musical sonsimilares, separados e independientes unos de otros. Sus gradientes son:Indiferenciados, Fusionados, Integrados, Diferenciados y Sobrediferenciados.-Variabilidad: Analiza como están organizados y relacionados los aspectossecuenciales de la música. Sus gradientes son: Rígido, Estable, Variable,Contrastante y Aleatorio. - 52 -
  53. 53. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirre-Congruencia: Descripción compuesta por estados emocionales simultáneos entrevarios elementos y partes. Sus gradientes son: No comprometido, Congruente,Centrado, Incongruente, Polarizado.26A continuación se transcriben las definiciones de los perfiles, gradientes yvariables utilizadas en esta investigación. - “Autonomía: Descripción compuesta de las relaciones de rol que el cliente establece al improvisar con un compañero (o en grupo). Enfoca por lo tanto a las relaciones intermusicales o interpersonales. Los cuatro gradientes utilizados fueron: . Subordinado: El cliente toma consistentemente un rol de subordinación con más frecuencia que el de liderazgo. La Responsabilidad para determinar la calidad, el contenido y/o la secuencia de elementos musicales está cedida en gran parte a su/s compañero/s. El cliente no está inclinado fuertemente al control o dirección de la improvisación, o para influenciar al compañero, salvo cuando las condiciones garantizan dicho cambio de rol. . Compañero: El cliente asume los roles de subordinado y líder con igual frecuencia. La responsabilidad para determinar la calidad, el contenido y/o la secuencia de los elementos musicales es compartida en forma26 SCHAPIRA D., FERRARI, K., SANCHEZ, V., HUGO, M.: MUSICOTERAPIA ABORDAJEPLURIMODAL, Buenos Aires, ADIM Ediciones, 2007, pp. 130, 131, 132 - 53 -
  54. 54. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirreequivalente con los demás. El cliente y el compañero se influencianmutuamente y en forma equilibrada en el control o la dirección de algúnaspecto musical.. Líder: El cliente toma más consistentemente el rol de líder que el desubordinado. Al hacerlo, el cliente intenta influenciar a la improvisación y alcompañero, al controlar o dirigir algunos aspectos de la música. Lascondiciones bajo las que el cliente abandona el rol de líder se dan cuando elcompañero reniega de tomar el rol de subordinado, cuando el compañerorechaza las indicaciones del líder o cuando el compañero toma el rol delíder en una forma insistente, afirmativa y demandante. Independiente: El cliente intenta continuamente evadir o destruir cualquierrelación líder-subordinado con el compañero. El cliente no intentainfluenciar globalmente la improvisación o la producción del compañero, ono participa en ningún esfuerzo conjunto o interacción. En lugar de elloqueda inmerso en su propia música, y no participa de ninguna formasignificativa en la improvisación. Para asumir este rol el independiente usael aislamiento, la huida y /o la agresión. La intención primaria es deretraerse en el propio self, mientras se aleja del otro, o se opone a él.Las variables de análisis utilizadas fueron:. Estabilidad Rítmica: Esta variable se ocupa de las relaciones de rol que elcliente y/o compañero desarrollan estableciendo o cambiando el sosténrítmico. - 54 -
  55. 55. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirre. Figuración Rítmica: Esta variable se ocupa de las relaciones de rol que elcliente y/o su/s compañero/s desarrollan para determinar el contenido y laforma rítmica de la improvisación. Esto incluye el desarrollo de temasrítmicos y la secuencia de los mismos.. Melodía y Tonalidad: esta variable se ocupa de las relaciones de rol que elcliente desarrolla con el compañero en la determinación de la forma y elcontenido melódico de la improvisación. Esto incluye la selección de laescala y la tonalidad de la melodía, la construcción de ideas melódicas y lasecuencia de temas melódicos.- Integración:Este perfil analiza la organización de los aspectos musicales simultáneos.El rango describe la medida en que los componentes de cada elementomusical son similares, separados e independientes unos de otros.Los gradientes utilizados fueron:. Integrados: Las entidades han estado separadas y diferenciadas, y se hanmezclado una con otra para crear una diversidad simultánea. Son a su vezparecidas y diferentes. Coinciden y se relacionan entre sí tanfrecuentemente como no lo hacen. Son claramente distinguibles, aunqueestán intercaladas. - 55 -
  56. 56. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirre. Diferenciados: Las entidades están separadas y altamente contrastadasentre sí, aunque forman una relación compatible. Son mas diferentes queparecidas, y coinciden solo ocasionalmente. ( ) Para mantener ladiferenciación ambas entidades son más independientes queinterdependientes.Las variables de análisis utilizadas fueron:. Parte-Todo Rítmica: Hasta que punto dos o más partes rítmicas coincidenentre sí, y hasta que punto ambas están integradas en el mismo pulso ymétrica..Parte-Todo Melódica: Hasta que punto dos o más partes tonales serelacionen entre sí por sus alturas, escala o centro tonal.. Volumen: Hasta que punto la intensidad sonora es manipulada para formarrelaciones de forma-figura, parte-todo, solo-acompañamiento. Esta variablese ocupa de la medida en que la intensidad y la cantidad de sonidos sonmanipulados para formar relaciones de figura-fondo, parte-todo y solo-acompañamiento dentro del volumen.. Fraseo: hasta que punto dos o más partes están relacionadas entre sí enlo que respecta a la longitud del fraseo y forma.- Variabilidad: - 56 -
  57. 57. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad IparraguirreEste perfil analiza cómo están organizados y relacionados los aspectossecuenciales de la música. El rango describe la medida de permanencia ocambio de cada elemento musical. ( ) Describe la medida en la que loscomponentes de cada elemento musical son mantenidos, repetidos,variados, desarrollados, cambiados y contrastados a lo largo del tiempo. ( )El perfil puede ser usado para analizar secuencias dentro de la música deun individuo (relaciones intramusicales o intrapersonales) o secuenciasdentro de toda la música creada por una o más personas (relacionesintermusicales e interpersonales).Los gradientes utilizados fueron:. Estable: Este nivel se caracteriza por una delimitación de las opcionespara el cambio puestas en consideración, una focalización estable yselectiva, y activos esfuerzos para preservar, mantener o repetir un aspectoparticular de un elemento musical. Los cambios tienden a ser leves,ocasionales y graduales. No se generan cambios abruptos, drásticos oestructurales. Pueden existir variaciones, aunque en esencia sonornamentales. Raramente se presentan nuevas ideas.. Variable: Se caracteriza este nivel por un equilibrio de integración deesfuerzos para estabilizar y cambiar la música. Las opciones de cambio sonlimitadas aunque variadas. El foco es estable aunque flexible, selectivoaunque adaptable. Existen esfuerzos activos para preservar, mantener yrepetir aunque también se presentan cambios. La cantidad y proporción de - 57 -
  58. 58. “Musicoterapia en Cárceles” Mt. Ayelén Chimeno Mt. Soledad Iparraguirrecambio es moderada y las transiciones son realizadas desde una idea ocualidad a la siguiente. Los cambios estructurales, drásticos o abruptosraramente aparecen. Pueden presentarse nuevas ideas, sin embargo,crecen a partir de otras previas.. Contrastante: Este nivel se caracteriza pro un amplio rango de opcionesde cambio, cambios de foco y cambios dramáticos. Hay esfuerzos activospara ir en direcciones completamente nuevas y diferentes, y para contrastaresas direcciones con las anteriores. Los cambios tienden a ser sustanciales,frecuentes, rápidos aunque con un significado. Los eventos sucesivos, lascualidades o ideas son más diferentes que similares aunque soncompatibles entre sí. Los contrastes son más frecuentes que lasrepeticiones y las variaciones.Los aspectos de análisis utilizados fueron:. Figuras Rítmicas: Hasta que punto los temas o ideas rítmicas se repiten,varían, son desarrollados, cambiados o contrastados.. Figuras melódicas: Hasta que punto los temas o ideas melódicas serepiten, varía, son desarrollados, cambiados o contrastados.. Fraseo: Cual es el rango, frecuencia e intensidad de cambio realizados enel largo y tipo de fraseo.. Volumen: Cual es el rango de dinámicas empleadas, y la cantidad,frecuencia e intensidad de cambios hechos en intensidad sonora y masa. - 58 -

×