Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Simone Boué habla de Cioran

2,939 views

Published on

Fragmentos extraídos y traducidos de la entrevista que Norbert Dodille mantuvo con la compañera de Cioran (Lectures de Cioran: L’Harmattan, 1997).
Traducción de José Ignacio Nájera.

Published in: Travel
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Simone Boué habla de Cioran

  1. 1. SIMONE BOUÉ HABLA de una escuela. Cuando ella anunció DE CIORAN que dejaba la habitación la tomé yo y la (FRAGMENTOs)* habité durante algún tiempo. A veces me inquietaba vivir allí en aquel ambiente y acabé por irme a otro sitio. SIMONE BOUÉ: […] En París había Luego, vino el fin de la guerra y saqué un hogar para estudiantes al que se la oposición de enseñanza secundaría podía ir a comer. Fue allí donde me (inglés) en 1945 y fui destinada a encontré con Cioran por primera vez. Mulhouse. Me acuerdo muy bien, era el 18 de noviembre de 1942. Yo lo había N. DODILLE: ¿Cioran no fue nunca a advertido antes pues era diferente al verla a Mulhouse? resto y además era de más edad que la media de estudiantes, tenía 31 años. Yo S. BOUÉ: Sí, sí, por supuesto. Su gran estaba en la cola para la comida del afición era la bicicleta. Mis primeras mediodía y era preciso rellenar un vacaciones de Navidad las pasé en París cupón. Había que poner la fecha, el con Cioran. Pero cuando llegó Semana nombre…, y al pasar por caja había que Santa, me dijo: Voy con mi bicicleta y presentar el cupón. Él, en vez de vamos a hacer la Alsacia a bicicleta. E esperar, se puso a mi lado y me hicimos la Alsacia en bici. Yo acabé preguntó qué significaba la date. Fue agotada. Cioran impertérrito. Yo no por eso por lo que me acuerdo: era el podía con el Alto Rin, ¡sube mucho! día de mi cumpleaños. Mi madre tendría Luego, gracias a la intervención de que haberme enviado el pastel de rigor. Lupasco fui trasladada a Orléans, a una Yo le dije a qué día estábamos, y ya hora y pico de París. luego… N. DODILLE: ¿Vivió entonces con NORBERT DODILLE: ¿Entonces, él se Cioran en París? le acercó para colarse o para ligar? S. BOUÉ: Yo tenía una habitación en S. BOUÉ: Para las dos cosas, creo. Orléans e iba dos veces por semana a París. Sólo estuve un año en Orléans, N. DODILLE: ¿Y ya vivieron juntos hasta 1947… Lupasco se movió de desde ese momento? nuevo y me destinaron a Versailles. S. BOUÉ: Ah, no, enseguida no. N. DODILLE: ¿Y ya vivió en París? Entonces él vivía en la calle Racine, en un hotel, tenía una buena habitación. Yo S. BOUÉ: Sí y no. Pasaba dos noches abandoné el Foyer International gracias por semana en Versailles. a una amiga suya, que se llamaba Mlle. Klein, y que creo que era lituana y que N. DODILLE: ¿Y en París vivía con tenía una habitación en la calle Cujas. Cioran, dónde? Ella vino un día y dijo a Cioran: ¡Vivo en un burdel! Y, efectivamente, su hotel S. BOUÉ: En el hotel Majory. Él se comunicaba con un antro nocturno que cambió del Racine al Majory. Hacía tenía un tráfico extraordinario. Sin esquina con la calles Racine y Monsieur embargo, la habitación de la tal Klein le Prince. era muy buena porque estaba arriba del todo y daba sobre el patio con árboles 2
  2. 2. N. DODILLE: Entonces los hoteles no Breviario. Había tomado una eran caros, ¿no? dactilógrafa, pero salía muy cara y hacía muchas faltas. Entonces ya me puse a la S. BOUÉ: No, se pagaba mensualmente. máquina, incluso aprendí a hacerlo con Allí, Cioran encontró dos habitaciones los diez dedos. pequeñas, luego alquiló otra justo al lado porque me venía bien tener una dirección propia de cara a mis padres. Usted sabe, entonces ese tipo de convivencias no estaba totalmente admitido. N. DODILLE: ¿En qué punto de su vida literaria se encontraba Cioran en 1947? ¿Tenía el Breviario de podredumbre detenido en Gallimard? S. BOUÉ: Cuando lo conocí escribía en rumano. Fue, en efecto, en 1947 cuando tomó la decisión de escribir en francés. El Breviario apareció dos años más tarde. Lo reescribió dos o tres veces al menos. N. DODILLE: ¿Lo ayudó cuando comenzó a escribir en francés? S. BOUÉ: No, entonces yo estaba en Orléans. Sabía que había escrito eso, el Breviario, pero no recuerdo haber estado mezclada en aquello. Todo lo que sé es que había escrito una primera versión, que la había llevado a N. DODILLE: ¿Le daba sus Gallimard y que se la había enseñado a manuscritos y usted le sugería un amigo francés, este le había dicho: incorrecciones o inconveniencias en la “Hay que reescribirlo, huele a meteco”. manera de formular? Y Cioran se sintió muy tocado por eso, pero al final se dio cuenta de que su S. BOUÉ: Él no escribía nunca más de amigo tenía razón, y se puso a una página. Escribía poco de una tirada. reescribirlo. A este respecto, yo sé que En cierto modo se podría decir que casi se veía con una mujer a la que llamaba no escribía, sus libros eran muy cortos. “la gramática” como apodo, según se Cuando yo volvía del instituto, a acostumbraba en Rasinari. Así que menudo me enseñaba su página escrita. parece ser que fue la que lo ayudó. Yo No estaba contento, nunca estaba sólo he intervenido como mecanógrafa satisfecho con lo que escribía y me de sus textos. Todos los textos suyos los pedía que lo leyera. Y cuando yo lo leía he pasado a máquina. Y eso ha sido un encontraba que estaba muy bien. Era mérito porque mis fallos de teclado lo preciso que yo lo leyera. Entonces se le ponían loco. Yo no fui la que pasaba el malhumor. Yo hacía casi de mecanografió la primera versión del voz de sirena. A menudo pienso que fue 3
  3. 3. a tinta y con plumín de acero. Eso es lo que recuerdo de los momentos en que escribía en rumano. Después, se compró una estilográfica, y muy, muy tarde comenzó a escribir con bolígrafo. Es por estos detalles que yo he podido datar el manuscrito Mi país. No era muy difícil leerlo desde el momento en que se sabía la forma de Cioran quien casi me enseñó el francés. ciertas letras. En concreto, él hacía la R En todo caso fue el que me hizo tomar como una N. Decía que era incapaz de conciencia de lo que era mi propia pronunciar una R, incluso le costaba lengua. escribirla. Cuando yo hablaba, se me A veces, yo hacía objeciones, pero él acercaba y me vigilaba la boca para tenía sus ideas. Recuerdo un texto que intentar comprender cómo lo hacía. escribió sobre Ceronetti para la traducción de su obra El silencio del cuerpo. Trató de evitarlo de muchos N. DODILLE: ¿No había rituales para modos. Al final, dijo que no quería escribir, momentos privilegiados? hacer un prefacio al uso, que iba a hacer una carta, una carta al editor. Fue lo que S. BOUÉ: No. En el fondo creo que no hizo. Me enseñó la susodicha carta. Leí le gustaba tanto escribir. Después del el texto y se me cambiaron los Breviario de podredumbre vino esquemas. Yo estaba habituada a lo que Silogismos de la amargura, que fue un Cioran solía hacer, no hablaba nunca fiasco. Y ahora es el libro que mejor se del autor en cuestión, pero, en este caso, vende, el que más se reedita. Cuando comenzaba con la narración de Cioran apareció sólo hubo un artículo, en el en el Luxemburgo que se oculta tras un magazine Elle. Y la editorial Gallimard árbol para ver pasar a Ceronetti seguido lo arrumbó. Después de este asunto de su hija adoptiva. Entonces le dije que como que renunció a escribir, y lo era insensato publicar semejantes cosas. habría hecho si Paulhan, director de la Él me respondió que tenía fiebre. Insistí. Nueva Revista Francesa no le hubiera Y me respondió en un tono irreplicable: pedido textos. Y así fue como se vio ¡No cambiaré ni una coma! Y así fue. presionado a escribir pequeños ensayos. Era poco accesible a mis observaciones. Varios de sus libros están constituidos por pequeños ensayos que ya habían aparecido en la NRF. Cioran protestaba N. DODILLE: ¿Los textos que le daba a y se decía: “¿Por qué habré prometido leer eran hojas sueltas? esto?”, mientras se acercaba la fecha de entrega sin haber escrito nada. Entonces S. BOUÉ: No. Escribía en papel de blog se volvía a decir, “Nunca podré escribir y con letra grande. Al principio lo hacía ese artículo”. Luego, de golpe, se 4
  4. 4. encerraba en su habitación y escribía. N. DODILLE: Y usted se volvió a Yo me pasmaba al ver algo tan poner a mecanografiar sus cuadernos, sorprendente. De hecho, cuando se como antes… observan sus manuscritos apenas hay tachaduras. S. BOUÉ: Sí. Es una manera para mí de seguir estando con Cioran. N. DODILLE: ¿Nunca estuvo tentado de escribir otra cosa que ensayos, por * Fragmentos extraídos y traducidos ejemplo, teatro, ficción…? de la entrevista que Norbert Dodille mantuvo con la compañera de Cioran S. BOUÉ: Me deja usted atónita con lo (Lectures de Cioran: L’Harmattan, que dice. Cioran jamás habría 1997). imaginado eso. Él no ha escrito nunca Traducción de José Ignacio Nájera. más que variaciones sobre el mismo http://emilmcioran.blogspot.com tema. N. DODILLE: Aparte de sus textos que le daba a leer y a mecanografiar, usted ha descubierto, tras su muerte, que él tenía un diario. S. BOUÉ: No era un diario. Es…, no sé cómo describirlo…, son cuadernos. Yo no sabía de su existencia. Los descubrí cuando hice reordenación de todo, cuando decidí donar los manuscritos de Cioran a la biblioteca Doucet. Entonces me di con esos cuadernos que Cioran había conservado. Estaban apilados de costado y sobre no pocos había escrito en las tapas: “para destruir”. En vez de donarlos a Doucet, me puse a leerlos y me encontré ante algo extraordinario: un Cioran distinto. Aquello participaba también del carácter de borrador: había mucho de lo que él luego ha retomado en sus libros, a veces hasta palabra por palabra. Incluso había varias versiones de las mismas frases, eso mostraba su deseo de perfección en la formulación. Pero también había otras muchas cosas. En cualquier caso, no abundan las fechas, y generalmente cuando hay fecha es la de una anotación del tipo “noche atroz”, “dolores terribles”… Cuando descubrí esta serie de cuadernos, le dije al director de Doucet que eso se lo donaría más tarde. 5

×