Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Especies, límites y barreras en el mundo de los vivientes

20 views

Published on

Seminario del Grupo Ciencia, Razón y Fe a cargo del profesor José Ignacio Murillo, del 16 de marzo de 2010.

Published in: Science
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Especies, límites y barreras en el mundo de los vivientes

  1. 1. Seminario del CRYFSeminario del CRYF De bichos, monstruos y hombres:De bichos, monstruos y hombres: especies, límites y barreras en elespecies, límites y barreras en el mundo de los vivientesmundo de los vivientes José Ignacio MurilloJosé Ignacio Murillo
  2. 2. ““Según el concepto nominalista de especie, en la naturalezaSegún el concepto nominalista de especie, en la naturaleza sólo existen individuos y la especie es un artefacto humano. Son,sólo existen individuos y la especie es un artefacto humano. Son, pues, las personas, y no la naturaleza, las que “crean” especies,pues, las personas, y no la naturaleza, las que “crean” especies, agrupando individuos bajo un nombre. Pero esta arbitrariedadagrupando individuos bajo un nombre. Pero esta arbitrariedad no concuerda con las situaciones que uno encuentra en cualquierno concuerda con las situaciones que uno encuentra en cualquier exploración del mundo natural. Un naturalista que observa, porexploración del mundo natural. Un naturalista que observa, por ejemplo, las cuatro especies de carboneros (gén.ejemplo, las cuatro especies de carboneros (gén. ParusParus) de un) de un bosque británico, o las especies de mosquiteros (gén.bosque británico, o las especies de mosquiteros (gén. PhylloscopusPhylloscopus)) de un bosque de Nueva Inglaterra, sabe que la delimitación dede un bosque de Nueva Inglaterra, sabe que la delimitación de especies no tiene nada de arbitrario y que esas especies sonespecies no tiene nada de arbitrario y que esas especies son productos de la naturaleza. Lo que a mí más me convención fueproductos de la naturaleza. Lo que a mí más me convención fue el hecho de que los nativos de las montañas de Nueva Guinea,el hecho de que los nativos de las montañas de Nueva Guinea, que viven aún en la Edad de Piedra, distinguen y dan nobreque viven aún en la Edad de Piedra, distinguen y dan nobre diferente a las mismas especies que distinguen los naturalistasdiferente a las mismas especies que distinguen los naturalistas occidentales. Hace falta una gran ignorancia de los organismosoccidentales. Hace falta una gran ignorancia de los organismos vivos y de la conducta humana para adoptar el conceptovivos y de la conducta humana para adoptar el concepto nominalista de especie”.nominalista de especie”. Ernst Mayr,Ernst Mayr, Así es la biologíaAsí es la biología, Debate, Madrid 1998, 150., Debate, Madrid 1998, 150.
  3. 3. ““En tiempos de Linneo, la identificación de especies interesaba casiEn tiempos de Linneo, la identificación de especies interesaba casi exclusivamente a los taxonomistas, pero ya no es así. Los biólogosexclusivamente a los taxonomistas, pero ya no es así. Los biólogos evolutivos saben ahora que la especie es la entidad fundamental deevolutivos saben ahora que la especie es la entidad fundamental de la evolución. Cada especie es un experimento biológico y, en ella evolución. Cada especie es un experimento biológico y, en el caso de especies incipientes, no hay manera de predecir si el nuevocaso de especies incipientes, no hay manera de predecir si el nuevo nicho en el que está entrando es un callejón sin salida o la entrada anicho en el que está entrando es un callejón sin salida o la entrada a una nueva y extensa zona adaptativa. Aunque los evolucionistasuna nueva y extensa zona adaptativa. Aunque los evolucionistas hablan a menudo de fenómenos generales, como tendencias,hablan a menudo de fenómenos generales, como tendencias, adaptaciones, especializaciones y regresiones, estos conceptos no seadaptaciones, especializaciones y regresiones, estos conceptos no se pueden desligar de las entidades que presentan dichas tendencias:pueden desligar de las entidades que presentan dichas tendencias: las especies. Debido a su aislamiento reproductivo, los procesoslas especies. Debido a su aislamiento reproductivo, los procesos evolutivos que tienen lugar en una especie están limitados a esaevolutivos que tienen lugar en una especie están limitados a esa especie y sus descendientes. Por eso la especie es el sujeto delespecie y sus descendientes. Por eso la especie es el sujeto del cambio evolutivo”.cambio evolutivo”. Ernst Mayr, 152Ernst Mayr, 152
  4. 4. Aunque no exista un nombre para la “cienciaAunque no exista un nombre para la “ciencia de las especies” (comparable al de lade las especies” (comparable al de la “citología” para la ciencia que estudia las“citología” para la ciencia que estudia las células), no cabe duda de que dicha cienciacélulas), no cabe duda de que dicha ciencia existe y constituye uno de los campos másexiste y constituye uno de los campos más activos de la biologia moderna”.activos de la biologia moderna”. Ernst Mayr, 152Ernst Mayr, 152
  5. 5. › cellular organisms › Eukaryota › Fungi/Metazoa group › Metazoa › Eumetazoa › Bilateria › Coelomata › Deuterostomia › Chordata › Craniata › Vertebrata › Gnathostomata › Teleostomi › Euteleostomi › Actinopterygii › Actinopteri › Neopterygii › Teleostei › Elopocephala › Clupeocephala › Euteleostei › Neognathi › Neoteleostei › Eurypterygii › Ctenosquamata › Acanthomorpha › Euacanthomorpha › Holacanthopterygii › Acanthopterygii ›Euacanthopterygii › Percomorpha › Perciformes › Labroidei › Labridae ›Halichoeres http://www.uniprot.org/taxonomy/147232
  6. 6. ““Conjunto de individuos que engendran, medianteConjunto de individuos que engendran, mediante la reproducción, otros individuos semejantes ala reproducción, otros individuos semejantes a ellos”.ellos”. John Ray,John Ray, Methodus PlantarumMethodus Plantarum (1682).(1682).
  7. 7. Clasificación evolutiva o darviniana.Clasificación evolutiva o darviniana. Se basa en dosSe basa en dos criterios: la genealogía y la similitud.criterios: la genealogía y la similitud. Fenética numérica.Fenética numérica. Analizan grandes cantidades deAnalizan grandes cantidades de caracteres (como mínimo 50 o incluso 100).caracteres (como mínimo 50 o incluso 100). Cladificación.Cladificación. Se basa exclusivamente en la genealogía.Se basa exclusivamente en la genealogía. Criterios:Criterios: Formar grupos basados en la posesión de apomorfismosFormar grupos basados en la posesión de apomorfismos indiscutibles y no los caracteres ancestrales (plesiomórficos).indiscutibles y no los caracteres ancestrales (plesiomórficos). Cada taxón debe consistir en una rama del árbol filogenético queCada taxón debe consistir en una rama del árbol filogenético que incluyera la especie tronco de dicha rama y todos susincluyera la especie tronco de dicha rama y todos sus descendientes.descendientes. Cfr. Ernst Mayr, 143 ss.Cfr. Ernst Mayr, 143 ss.
  8. 8. C M C M Helmuth Plessner Die Stufen des organischen und der Mensch. Einführumg in die philosophische Anthropologie, Suhrkamp, Frankfurt 1981, p. 155
  9. 9. Ad primum ergo dicendum quod differentia est quae constituitAd primum ergo dicendum quod differentia est quae constituit speciem. Unumquodque autem constituitur in specie, secundumspeciem. Unumquodque autem constituitur in specie, secundum quod determinatur ad aliquem specialem gradum in entibus, quiaquod determinatur ad aliquem specialem gradum in entibus, quia species rerum sunt sicut numeri, qui differunt per additionem etspecies rerum sunt sicut numeri, qui differunt per additionem et subtractionem unitatis, ut dicitur in VIII Metaphys. In rebus autemsubtractionem unitatis, ut dicitur in VIII Metaphys. In rebus autem materialibus aliud est quod determinat ad specialem gradum, scilicetmaterialibus aliud est quod determinat ad specialem gradum, scilicet forma, et aliud quod determinatur, scilicet materia, unde ab alioforma, et aliud quod determinatur, scilicet materia, unde ab alio sumitur genus, et ab alio differentia. Sed in rebus immaterialibussumitur genus, et ab alio differentia. Sed in rebus immaterialibus non est aliud determinans et determinatum, sed unaquaeque earumnon est aliud determinans et determinatum, sed unaquaeque earum secundum seipsam tenet determinatum gradum in entibus. Et ideosecundum seipsam tenet determinatum gradum in entibus. Et ideo genus et differentia in eis non accipitur secundum aliud et aliud, sedgenus et differentia in eis non accipitur secundum aliud et aliud, sed secundum unum et idem. Quod tamen differt secundumsecundum unum et idem. Quod tamen differt secundum considerationem nostram, inquantum enim intellectus nosterconsiderationem nostram, inquantum enim intellectus noster considerat illam rem ut indeterminate, accipitur in eis ratio generis;considerat illam rem ut indeterminate, accipitur in eis ratio generis; inquantum vero considerat ut determinate, accipitur ratioinquantum vero considerat ut determinate, accipitur ratio differentiae.differentiae. Tomás de Aquino,Tomás de Aquino, Suma de TeologíaSuma de Teología, I, q. 50, a. 1, ad 1, I, q. 50, a. 1, ad 1
  10. 10. La diferencia constituye la especie. Todo ser está constituido en unaLa diferencia constituye la especie. Todo ser está constituido en una especie en cuanto que está determinado para un grado concreto delespecie en cuanto que está determinado para un grado concreto del ser, porque las especies de las cosas son como los números que seser, porque las especies de las cosas son como los números que se diferencian por suma o resta de la unidad, tal como se dice en VIIIdiferencian por suma o resta de la unidad, tal como se dice en VIII Metaphys.Metaphys. En las cosas materiales es distinto lo que los determinaEn las cosas materiales es distinto lo que los determina para un grado especial, la forma, de aquello por lo que sonpara un grado especial, la forma, de aquello por lo que son determinados, la materia. Por eso, de una se toma el género y dedeterminados, la materia. Por eso, de una se toma el género y de otra la diferencia. Pero en las cosas inmateriales no es distinto lootra la diferencia. Pero en las cosas inmateriales no es distinto lo que determina y lo determinado, sino que ambas realidades por síque determina y lo determinado, sino que ambas realidades por sí mismas ocupan un determinado grado entre los seres. De estemismas ocupan un determinado grado entre los seres. De este modo, el género y la diferencia no les proviene de elementosmodo, el género y la diferencia no les proviene de elementos distintos, sino de uno y el mismo. La diferencia la establecemosdistintos, sino de uno y el mismo. La diferencia la establecemos nosotros según nuestro modo de entender, puesto que nuestronosotros según nuestro modo de entender, puesto que nuestro entendimiento la considera como indeterminada, encontrando enentendimiento la considera como indeterminada, encontrando en ella la razón de género. Cuando la considera determinada, encuentraella la razón de género. Cuando la considera determinada, encuentra la razón de la diferencia.la razón de la diferencia. Tomás de Aquino,Tomás de Aquino, Suma de TeologíaSuma de Teología, I, q. 50, a. 1, ad 1, I, q. 50, a. 1, ad 1
  11. 11. ““El fin último de la naturaleza es la individuaciónEl fin último de la naturaleza es la individuación progresiva”. Schelling,progresiva”. Schelling, SWSW, Munich, Cotta &, Munich, Cotta & Beck, 1927, II, p. 532.Beck, 1927, II, p. 532. ““El organismo es un proceso de individuación”.El organismo es un proceso de individuación”. Whitehead,Whitehead, Proceso y realidadProceso y realidad.. Cfr. Laura Bossi,Cfr. Laura Bossi, Historia natural del almaHistoria natural del alma, La balsa de la Medusa,, La balsa de la Medusa, Madrid 2008.Madrid 2008.
  12. 12. ““Zubiri afirma que esencia quidditativa, en el caso queZubiri afirma que esencia quidditativa, en el caso que existiera tal y como la tradición ha ido intuyéndola, esexistiera tal y como la tradición ha ido intuyéndola, es un momento físico de la esencia constitutiva individual,un momento físico de la esencia constitutiva individual, momenot por el que la esencia de un individuomomenot por el que la esencia de un individuo coincidiría con la esencia constitutiva de todos loscoincidiría con la esencia constitutiva de todos los demás. Phylum es el “esquema constitutivo”demás. Phylum es el “esquema constitutivo” transmitido por generación, es decir, el mínimo detransmitido por generación, es decir, el mínimo de notas genéticamente transmitidas por multiplicaciónnotas genéticamente transmitidas por multiplicación física y real de las esencias individuales. La especie esfísica y real de las esencias individuales. La especie es definida como aquello que constituye la pertenencia dedefinida como aquello que constituye la pertenencia de un engendrado a su phylum, es decir, cuando elun engendrado a su phylum, es decir, cuando el esquema constitutivo transmitido es perdurable poresquema constitutivo transmitido es perdurable por interfecundidad” Francisco Güell Pelayo, Studiainterfecundidad” Francisco Güell Pelayo, Studia Poliana, XLI/2 (2009), 415-439.Poliana, XLI/2 (2009), 415-439.
  13. 13. ““Aquellos caracteres constitutivos por los que cadaAquellos caracteres constitutivos por los que cada individuo pertenece real y físicamente a un Phylumindividuo pertenece real y físicamente a un Phylum determinado, son justo los que constituye ladeterminado, son justo los que constituye la especie: la esencia individual ha quedadoespecie: la esencia individual ha quedado especificada”.especificada”. Xavier Zubiri, Sobre la esencia, Alianza Editorial, Madrid 1985, 235235
  14. 14. “Los caracteres histológicos y anatómicos pueden, muchas veces-no todas- ser decisivos; pero nunca son más que “expresión” de la especificidad, no lo que la constituye, porque no son caracteres constitutivos sino constitucionales. El conocimiento de una especie es, pues, siempre y sin excepción, aproximado y parcial. Pero como concepto es filosóficamente riguroso: es el grupo de notas constitutivas por las que una esencia constitutiva pertenece a una phylum determinado”. Xavier Zubiri, Sobre la esencia, Alianza Editorial, Madrid 1985, 146
  15. 15. Volviendo a la cuestión de la definición, me parece que la interpretación analógica del género es impensable, es decir, que la “perreidad” como expresión de la pertenencia del género no pasa de ser una palabra. Una mera palabra, sin embargo, puede expresar un problema. El problema es el siguiente: la definición sugiere un conectivo no predicativo. Dicho conectivo es el de. El conectivo de se refiere al tener, al poseer. Decir animal racional significa, en rigor, animal que tiene razón. Como el tener es muy intenso en el hombre (el conocimiento es el tener inmanente), el hombre es definible. La cuestión de la diferencia específica se reduce a la pregunta: ¿qué tienen las realidades físicas? A esta pregunta el juicio no contesta: A es B ha de distinguirse de A tiene B (son conectivos distintos). Pero tampoco contestan las ideas generales en tanto que referidas a los abstractos (lo que llamo caso no es susceptible de ser tenido). Por tanto, la pregunta indica un modo de referencia a determinaciones distinto de la referencia a abstractos. Nótese que se pregunta por lo que tiene lo real. Sólo si lo real (excluido el hombre) tiene, cabe hablar de intencionalidad respecto de la realidad de las ideas generales, es decir, resolver el problema a que obedece, sin resolverlo, la noción de diferencia específica. Según esto, cuando las generalidades se piensan bien ajustadas a las determinaciones remiten al tener. Ese ajuste respecto a determinaciones es lo matemático. Las definiciones se dan en matemáticas. Entiendo por matemática la consideración bien ajustada de las ideas generales con sus determinaciones. Ahora bien, los números como determinaciones de las ideas generales han de distinguirse de la alusión de lo general a los abstractos. Las llamadas diferencias específicas son tipos de números. Considerados in re, los números son, en todo caso, lo tenido por la realidad física, no lo que ella es. Leonardo Polo, Curso de teoría del conocimiento, III.

×