Tesis

1,898 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,898
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
42
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Tesis

  1. 1. 1 UNIVERSIDAD NACIONAL “JOSÉ FAUSTINO SÁNCHEZ CARRIÓN” FACULTAD DE CIENCIAS AGRARIAS E INDUSTRIAS ALIMENTARIAS ESCUELA ACADÉMICO PROFESIONAL DE ZOOTECNIA “INDICADORES DE PRODUCCIÓN DE HUEVOS VERDES EN GALLINAS CRIOLLAS NEGRAS” TESIS PARA OPTAR EL TÍTULO PROFESIONAL DE: INGENIERO ZOOTECNISTA Presentado por el Bachiller: ABRAHAM ALBERTO SÁNCHEZ GARAY Asesor: Dr. JAIME FERNANDO VEGA VILCA HUACHO – PERU 2010
  2. 2. 2 I. INTRODUCCIÓN La producción animal de traspatio, específicamente en gallinas es una actividad importante en las comunidades rurales (90% de la población rural posee gallinas) en la mayoría de los países en desarrollo. En la campiña de Huacho existen pobladores que tienen un promedio de 10 a 20 gallinas cuyas características son mayormente de color negro y producen huevos de color verde. Estos huevos producidos son comercializados en el mercado popular del distrito de Huacho con el nombre de huevos de chacra con un valor comercial superior al huevo de producción industrial en un 50%. Este mayor valor se sustenta en su calidad (cáscara de color verde y yema de color naranja intenso), seguridad de ser un huevo fresco y alimento natural que favorecen a una buena salud. La demanda existente por este tipo de producto exige iniciar investigaciones que ayuden a conocer las características productivas y reproductivas de este animal para en el futuro crear paquetes tecnológicos de crianza. Por lo que, el presente estudio tiene por objetivo determinar los indicadores productivos de la gallina negra huachana de huevos verdes durante dos períodos de postura sucesivos.
  3. 3. 3 II. REVISIÓN DE LITERATURA 2.1. RECURSOS ZOOGENÉTICOS. En septiembre del 2007, la FAO, realizó una reunión con 109 países y se aprobó lo siguiente: 1. El Plan de acción mundial sobre los recursos zoogenéticos, que comprende “La situación de los recursos Zoogenéticos Mundiales para la Alimentación y la Agricultura”. 2. La declaración de Interlaken sobre los recursos zoogenéticos, que afirma el compromiso de los países de poner en práctica el Plan de acción mundial y velar a fin de que la biodiversidad ganadera del mundo se utilice para promover la seguridad alimentaria Mundial y siga siendo disponible para las generaciones futuras (FAO, 2008). La FAO, (2002), recomienda al Mundo, la preservación de los recursos genéticos animales autóctonos registrados en 1974. Siendo estos recursos importantes desde la perspectiva científica, económico y cultural para la agricultura tanto ahora como en el futuro. Las especies comunes comprenden, ovejas, cabras, bovinos, caballos, cerdos, búfalos y aves de corral, pero existen muchos otros animales domesticados, como caballos, asnos, elefantes, renos, conejos y especies roedoras que son importantes para las diversas culturas y regiones del mundo. El ganado proporciona además otros productos de valor
  4. 4. 4 como pieles, lana y estiércol, que son importantes para la subsistencia, como fuentes de ingresos para las comunidades rurales. Se estima que el 12% de la población mundial, vive en zonas donde la gente depende, casi por completo de los productos que se obtienen de rumiantes: ganado bovino, ovino y caprino. Los productos animales aportan el 19% de la ingesta alimentaria del mundo, aportan energía de tiro y fertilizantes para la producción agrícola, elevándose su contribución hasta el 25%, en muchos sistemas agrícolas mixtos los animales son una alcancía de ahorro en efectivo, se estima que en total en un 30% los animales cubren las necesidades totales de alimentación y agricultura. (FAO, 2002). 2.2. LA GALLINA CRIOLLA COMO RECURSO ZOOGENÉTICO. La FAO, considera a las especies y razas autóctonas de aves un patrimonio zoogenético en el mundo, también es un recurso muy valioso para el futuro de la seguridad alimentaria y del desarrollo agrícola, en particular en ambientes eriazos y hostiles. Mantener esta diversidad genética de la aves es la llave que puede permitir a futuras generaciones, seleccionar las razas y/o desarrollar nuevas para hacer frente a situaciones de emergencia como el cambio climático, las enfermedades o los cambios en los factores socioeconómicos (FAO, 2000). Las gallinas criollas, por definición, son aquellas propias del lugar donde han desarrollado sus características para su supervivencia, y se clasifican como semipesadas ya que no corresponden al patrón de las aves de postura ni de engorde (Soto, 2002).
  5. 5. 5 Las gallinas llegaron a América con los conquistadores en sus primeros viajes, y por más de 500 años, han desarrollado capacidad de adaptabilidad productiva para las condiciones de la región. En Brasil en 1940, en la ciudad de Sao Paulo (Brasil), la familia Bianchi formo un plantel con 11 razas de aves criollas (entre ellas la carajo y la rajada), y con un trabajo intenso de mejoramiento genético se logro la ponedora criolla Brasilera “Rubro Negra”, con características de producción y eficiencia alimentaria superior a la gallina criolla de patio. Además esta gallina produce huevos con características típicas como la yema rojiza, diverso colores de cáscara, formas y tamaño. En 1976, en Cataluña (España), se inició la conservación e investigaciones en razas autóctonas como la Prat, Pendescencia y Emporanesa, y desde el 1983, se ofrece un paquete de producción de aves de carne (con estas razas), obteniéndose un ave de carne de 2.1 kg, a las siete semanas. (Segura-Correa, 1989). En la provincia de Villa Clara (Cuba), se están realizando investigaciones para determinar características morfológicas cualitativas y cuantitativas del exterior (colores de plumaje oscuros), logrando pesos de machos de 2 a 4 kg. y la hembra con pesos de 1.250 a 2.050 kg.(Soto, et al, 2002). En el valle del Cauca (Colombia), se evaluaron caracteres productivos y reproductivos en diversos tipos genéticos como el Tufus, Tapuncho, Carioco y Chusco, nacidos mediante dos sistemas de incubación (natural y artificial), logrando a las 12 semanas de edad, una ganancia de peso/día de 184 g. para los machos, y de 129 g. para las hembras, así mismo se determinó la madurez sexual a las 24 semanas de edad, con una producción de 40 huevos por año ( de 25 a 75 huevos/año), con periodos de cloquera en promedio de 71 días ( 64 a 80 días ). (Rodríguez, 1996).
  6. 6. 6 2.3. FISIOLOGÍA REPRODUCTIVA DE LA GALLINA 2.3.1. Hormonas involucradas El ave difiere de los otros animales domésticos en el proceso reproductivo, porque el ave debe ovular un solo óvulo a intervalos frecuentes y producir un huevo fecundado que satisfaga todas las necesidades del embrión. La hipófisis produce FSH y LH. No tienen ciclos por no tener fase luteínica. El pico de LH está relacionado con la ovulación, esta llega al pico en las noches, teniendo como resultado la ovulación en el folículo maduro. La FSH y la LH hacen que crezcan el resto de folículos, estos producen estradiol y progesterona y se inicia un ciclo circadiano de 24 a 26 horas para que la gallina, tenga la puesta de un huevo. (Figura 1)(Hafez, 1996; Buxade, 1987) Figura 1. Principales funciones de las hormonas esteroides en el ovario.
  7. 7. 7 (Sauveur, 1992). 2.3.2. Mecanismo de la producción del huevo a) Formación del huevo: Se define como “transporte de grandes cantidades de materiales a través de numerosas membranas biológicas y síntesis de muchas sustancias nuevas (proteínas y lípidos específicos), estos componentes tienen diferentes tiempo y lugar de formación, así la yema se desarrolla en el ovario y es el hígado el precursor de su crecimiento entre 8 a 10 días, completándose la formación del huevo con la clara y la cáscara en el oviducto en 24 a 26 horas aproximadamente”. (Figura 2) (Buxade, 1987; Austic y Nesheim, 1994) En la producción de huevos comerciales la formación completa del huevo, es importante porque su secuencia de formación influye directamente en la producción total del ave, por
  8. 8. 8 lo tanto se define (Hy-Line International, 2007; Isa International, 2007; Aviagen International, 2007): Ovulación: Es el momento de la dehiscencia folicular, que ocurre después de 15 a 75 minutos ocurrida la oviposición. Ovoposición: Es el momento de la puesta del huevo después de haberse completada la formación del huevo que ha durado entre 24 a 26 horas, una vez ocurrida la dehiscencia folicular. Ritmo de Ovulación. La ovulación y la oviposición es continua, por tanto este proceso que se realiza entre 24 a 26 horas, tiempo superior a la duración del día, esto confirma que cada puesta se irá retrasando en el tiempo, de 20 a 30 minutos después de la oviposición se vuelve a producir una ovulación, reiniciándose el proceso. (Hy-Line International, 2007; Isa International, 2007; Aviagen International, 2007). Figura 2. Proceso de síntesis de la formación del huevo
  9. 9. 9 b) Jerarquía Folicular.
  10. 10. 10 El proceso de crecimiento de los folículos en el ovario tiene lugar en tres fases correlativas (Hy-Line International, 2007; Isa International, 2007; Aviagen International, 2007):  Fase inicial de crecimiento lento. Abarca desde el nacimiento hasta las 18 semanas (10-20 micras inicial hasta 1 mm).  Fase intermedia. Dura 50 o 60 días, el folículo inicial crece de 1 mm a 4 mm.  Fase de crecimiento. Dura de 8 a 12 días que preceden a la ovulación, pasando de 4mm, a 35 mm, con un peso de 15 a 18 g. Figura 3. Número de Folículos para una serie ovular corta y Pausa reproductiva Continua. Technical Service Figura 4. Número de folículos para serie ovular prolongada y Pausa reproductiva prolongada.
  11. 11. 11 Technical Service Figura 5. Número de folículos para una serie ovular óptima y pausa reproductiva normal. Technical Service También el desarrollo folicular varía con la edad del ave, el número de folículos disminuye pero el tamaño de los mismos aumenta, es así como un folículo maduro al inicio de la puesta pesa 12 g. mientras que a los 6 meses de edad, pesa 23 g. (figura. 6). (Buxade, 1987; Hy-Line International, 2007; Isa International, 2007; Ross International, 2007; Cobb International, 2007) Figura 6. Desarrollo folicular en función de la edad y la intensidad de puesta.
  12. 12. 12 Cualquier privación o exceso del alimento por pequeña que sea durante la madurez sexual y la puesta influye directamente en el desarrollo folicular (series ovulares y pausa reproductivas), siendo menos evidente su efecto sobre el peso medio del huevo (figura 7). (Buxade, 1987; Hy-Line International, 2008; Aviagen International, 2007). Figura 7. Efecto de la alimentación en el Desarrollo folicular
  13. 13. 13 Aviagen, 2007 Duración de las series ovulares. Pueden producirse series ovulares cortas y largas que se caracterizan por un número pequeño y/o grande de oviposiciones consecutivas (2 a 12 huevos), provocando con ello un gran número de pausas interseries cortas, largas, pero el número de oviposiciones óptimos es 6 a 8 huevos consecutivos, para obtener el menor número de pausas interseries. (figura 3, 4, 5, 6, 7, 8 ). (Buxade, 1987; Austic y Nesheim, 1994). Pausa reproductiva.
  14. 14. 14 Es el momento de no puesta del huevo, que puede durar entre 24 a 36 horas a varios días y que ocurre entre una ovulación y una oviposición, que puede estar afectada por la genética, ambiente y el manejo de la alimentación.(figura 8.) (Buxade, 1987; Austic y Nesheim, 1994 y Hafez, 1996). Las líneas genéticas actuales han evolucionado en las series ovulares largas y un acortamiento de las pausas interseries (pausa reproductiva), como ejemplo podemos decir que en los años 60, para formar un huevo se necesitaba 41.6 horas, y en los años 90, se necesitaba 27.9 horas (Buxade, 1995), y en los años 2007, se tiene la producción de un huevo de aproximadamente 36.3 horas, en reproductoras pesadas. (Aviagen International, 2007), y de 25.3 horas para las ponedoras livianas. (Isa International, 2007; Hy-Line International, 2007). Figura 8. Ciclos de puesta y pausas reproductivas 2.3.3. Periodos de Postura.
  15. 15. 15 Una gallina podrá ser buena productora si la conformación de sus órganos (capacidad abdominal y pelviana, etc.) así lo permite. El periodo o intensidad de puesta, se inicia con la madurez sexual (puesta del primer huevo); está representado por la relación existente entre el número de huevos puestos y el de los días que duró el control, y se expresa en tanto por ciento, considerando todos los días del periodo analizado, considerando pausas y cloqueras; teniendo el pico máximo de producción a diferentes edades según la genética de la gallina. Además la máxima producción de masa de huevo, ocurre posteriormente al pico de puesta, donde se completa la madurez física de la gallina. (figura 9). (Buxade, 1987; Hy-Line International, 2007; Isa Inte4national, 2007; Ross, 2007; Austic y Nesheim, 1994). Figura 9. Período de postura mostrando los picos de producción y masa de huevo. Aviagen, 2007
  16. 16. 16 Peso del Huevo. El peso del huevo esta significativamente correlacionado con el peso del oviducto (0.34), el cual a su vez también esta significativamente correlacionado con el peso del albumen (0.41), es necesario aclarar que a mayor edad de la gallina mayor peso corporal. (figura 10). (Buxade, 1987; Hy-Line International, 2007; Isa International, 2007; Ross International, 2007; Cobb International, 2007). Figura 10. Evolución del peso del huevo según la edad de la gallina (g) Aviagen, 2007
  17. 17. 17 2.3.4. Fisiología de la Muda. Hafez, (1996) y Buxade, (1987), definen que la muda se inicia cuando se rompe el equilibrio hormonal, merced a la acción de factores originarios de situaciones de estrés (reducción del fotoperiodo, ayuno, alimentación inadecuada, etc.), Este tipo de acciones producen una serie de alteraciones en la gallina, que conducen a una nueva situación hormonal, que merecen ser destacadas (figura 11): - Incremento de la actividad tiroidea. - Aumento de la actividad de las glándulas adrenales. - Reducción de la actividad sexual, parada de la puesta. - Atresia de los caracteres sexuales externos. - Atrofia considerable del intestino. - Caída de plumas. - Formación de nuevas plumas. - Regeneración del aparato genital.
  18. 18. 18 Figura 11. Mecanismos endócrinos del proceso de muda HIPOTALAMO CRF HIPOFISIS AUMENTA NIVEL ACTH AUMENTA NIVEL TSH TRF ACTIVA ACTIVA CORTEZA DE LAS GLANDULAS ADRENALES AUMENTO NIVEL DE CORTICOIDES TIROIDES AUMENTO INICIAL Y POSTERIOR REDUCCION NIVEL DE TIROXINA HIPERTROFIA E HIPERFUNCION DEL TIROIDES CONLLEVA DESCENSO NIVEL DE GONADOTROPINAS (FSH, LH) ROTURAEQUILIBRIO FSH, LH TSH REPRODUCCION NIVEL DE ESTROGENOS ATROFIA GONADAL SUPRESION PUESTA PROLACTINA EDEMA FOLICULOS ? CAIDA DE PLUMAS AUMENTO NIVEL DE TRIYODOTIRONINA AUMENTO METABOLISMO BASAL STRESS HIPERTROFIA E HIPER FUNCION DE LAS GLANDULAS ADRENALES MUDA
  19. 19. 19 2.4. NUTRICIÓN Y ALIMENTACIÓN EN LA POSTURA. En la producción de traspatio, las gallinas consumirán cantidades significativas de hierba, granos, gusanos y otros alimentos que conseguirán en su lugar de alojamiento. No obstante la base de su alimentación será la que nosotros aportemos y estará basada en el alimento balanceado, el cual se complementará en base a otros granos y subproductos vegetales. (García, et. al. 2002); concluyendo en que todos los investigadores; no han determinado requerimientos nutritivos, alimenticios e incluso han usado alimentación complementaria como granos y subproductos. (Jerez, et. al. 2009 y Vignon y Santiago, 1996; Juárez. y Perez, 2003; Segura-Correa, 2007; Juárez. 1995; Pampin y Esperanza, 2000 y Godinez, et. al. 2006). Para obtener niveles de producción económicamente aceptables el alimento debe tener contenidos en proteína del 16.5 a 17.5 % y un equilibrio en la composición de aminoácidos. Los contenidos energéticos deben oscilar entre las 2700 y 3000 kcal/kg, manteniendo una relación con el contenido en proteína tal que EM/PB= 165-190 durante la producción de huevos. Además se debe considerar los minerales como calcio, fósforo y sodio. Entonces los consumos normales de alimento oscilan normalmente entre los 90 a 120 gramos/ gallina/día. (García, et. al. 2004). En el caso de las ponedoras comerciales el objetivo esencial de la nutrición será obtener del ave su máximo potencial para lograr todo su rendimiento que es capaz de dar genéticamente: número de huevos, tamaño de los huevos, calidad interior del huevo, calidad de cáscara, etc. La energía estimada como necesidades energéticas diarias de una gallina ponedora en condiciones normales de temperatura y de manejo varía entre 290 a 325 kcal. para ponedoras blancas y de color.
  20. 20. 20 En las necesidades proteicas, es necesario satisfacer necesidades específicas de aminoácidos azufrados, que son la metionina (0.36 a 0.38 %), metionina +cistina (0.63 a 0.67 %) y de lisina (0.72 a 0.78%), así mismo hay que considerar los minerales específicamente el nivel de calcio que varía entre 3.6 a 4.2 %, sin menospreciar la importancias de otros minerales trazas y vitaminas. (Buxade, 1987; Hy-Line International, 2007, Isa International, 2007). 2.5. INDICADORES DE PRODUCCIÓN AVÍCOLA. 2.5.1. Edad a la Madurez sexual. La etapa de cría y recría que termina en la madurez sexual, está directamente relacionado a la nutrición, manejo de la alimentación y el manejo general de la pollita. (Carrizo y Lozano, 2007), en lograr el desarrollo adecuado de los distintos órganos (digestivo, cardiaco, esqueleto y músculo, etc.) durante la recría que es más importante que el peso vivo de la pollita para la futura producción de huevos de la gallina. (Wells, 1980). En un sistema de producción de traspatio, donde no se evalúa el desarrollo adecuado de los distintos órganos se alcanzó la madurez sexual en promedio a las 24 semanas de edad a las gallinas negras, 25 semanas a las gallinas rojas, 27 semanas a los cuellos pelados y 36 semanas de edad a las gallinas multicolores, por estar de bajo peso corporal; teniendo un sistema alimenticio en base a maíz, trigo y alfalfa. (Jerez, et. al. 2009); y para la gallinas criolla en general se determinó a 28 y 30 semanas, en las mismas condiciones de producción, con un sistema
  21. 21. 21 alimenticio en base a maíz y pastoreo (Vignon y Santiago. 1996; Juárez. y Pérez, 2003); en genotipos semirrústicos (SRR), se logró a las 23 a 24 semanas de edad ( Pampin y Esperanza, 2000); en reproductoras camperas se alcanzó a los de 22 a 25 semanas de edad, estas aves son un genotipo caracterizado por su rusticidad, baja mortalidad y alta resistencia para producir carne y huevos en condiciones adversas (Godínez, et. al. 2006); además en líneas comerciales de postura ( aves livianas), con alimentación balanceada se logra entre 17 y 18 semanas de edad (Hy-Line International, 2007 y Isa International, 2007); y en líneas comerciales productoras de carne (aves pesadas), se logra con alimentación balanceada y restringida entre las 23 a 25 semanas de edad (Aviagen International, 2007). 2.5.2. Peso vivo de la gallina durante la postura. La condición corporal (peso vivo: formato, composición de grasa. etc.), es muy importante al inicio de postura para evitar problemas posteriores en la producción; entonces un peso inadecuado es consecuencia del bajo consumo y éste poco peso de la pollita al momento del primer huevo, presenta posteriormente una bajada significativa de huevos puesto/ día, una vez alcanzado el pico de producción (Flores, 1994). Después de llegar al pico de producción de postura, llega la madurez física; y a partir de allí las necesidades nutricionales requeridas es solamente para mantenimiento y producción de huevo que va disminuyendo, eso quiere decir que se tiene que tener mucho cuidado en la alimentación para que el aves logre
  22. 22. 22 normalmente un incremento de peso de 1 a 5 g/día que no afecte más directamente a la producción descendiente. (Hy-Line International, 2007; Isa International, 2007; Aviagen International, 2007 y Wells, 1980). Los pesos vivos durante la producción tuvo diferentes variaciones de peso entre las diferentes grupos de gallinas; las rojas y negras alcanzaron peso de 1.6 a 1.7 kg., los de cuellos pelados de 1.5 a 1.6 kg. y 1.4 kg. para las aves multicolores, (Jerez, et. al. 2009); y para la gallinas criolla en general se alcanzó 1.3 y 1.750 ± 0.07 kg., en las mismas condiciones de producción. (Vignon y Santiago, 1996 y Juárez. y Pérez, 2003); estas variaciones de peso se debe a que la alimentación es alternativa no balanceada por animal día; y con alimentación balanceada genotipos cuellos desnudos (Na), el peso fue de 1.791 a 2.328 kg. (Juárez. 1995); y en genotipos semirrústicos (SRR) se lograron peso de 1.624 a 1.962 kg (Pampin y Esperanza, 2000). En la producción industrial se logra los pesos entre 1.550 a 1.910 kg (figura 13), para las aves livianas productoras de huevo comercial (Hy-Line International, 2007 y Isa International, 2007); y para las aves pesadas los pesos varían entre 3.25 a 3.95 kg (Aviagen International, 2007). 2.5.3. Producción de Huevos. El tamaño del huevo y su secuencia de puesta, (figura 12) es un factor clave en la rentabilidad de las granjas de postura, que depende íntegramente del peso al inicio de postura y la uniformidad de las gallinas y a partir de allí la nutrición y alimentación debe ser racional, para obtener una curva de puesta y tamaño del huevo, similar al estándar (figura 13), (Hy-Line International, 2007 y Isa
  23. 23. 23 International, 2007), evitando caídas de puesta que al final no es recuperable.(Flores, 1994). Figura 12. CURVA DE PRODUCCIÓN DE UN LOTE UNIFORME Y DE BUEN PESO (A), Y LOTE DESUNIFORME Y DE PESO MALO (B). Flores. 1994. La curva de la producción post-muda tiene menor nivel de puesta (B), y tiene un discurrir similar a la del primer ciclo pero con dos importantes diferencias (Buxade, 1987; Schopflocher, 1994): a). El porcentaje medio de puesta y el pico de producción son inferiores en 5 a 15 %, a los que se alcanzan en el primer ciclo pre muda y posteriormente para la segunda o tercera muda la producción es inferior dentro del 25 a 45 %.
  24. 24. 24 b). La duración del ciclo de pos-muda es notablemente menor que el primer ciclo. En investigaciones de gallinas criollas el pico de producción varía de 0.9 – 2.8 huevos/ ave/semana, en esta investigación se evaluaron diferentes genotipos como gallinas roja, negras, cuello pelado y multicolores. (Jerez, et. al. 2009; Juárez y Pérez, 2003; Vignon y Santiago, 1996), y en investigaciones de gallinas camperas se reportaron 4.93 a 5.74 huevos/ave/semana. (Juárez, 1995; Godínez, et. al 2006; Pampin y Esperanza, 2000; Suarez-Correa, 2007). Pero existen mejores producciones de huevos en líneas comerciales de carne actuales que varía de 5.9 a 6.1 huevos/ave /semana (Aviagen International, 2007); y en líneas comerciales de postura la producción varía de 6.5 a 6.7 huevos/ave/semana (Hy- Line International, 2007 y Isa International, 2007). La producción de huevos acumulados/ave en 31 semanas de producción, depende de muchos factores tales como: genética, alimentación, edad, y condiciones medio ambientales, como se reflejan en la producción que fue estudiada por Jerez, et. al, (2009), que fue de 21.2, 28.2, 22.3, 18.6 huevos para las gallinas, negras, rojas, cuello pelado y las gallinas multicolores y de 23.4 huevos. (Vignon y Santiago, 1996), y de 84.63 huevos. (Juárez. y Pérez, 2003), para las criollas, que registra 236 a 61 horas de tiempo para la puesta de un huevo; pero en los genotipos de cuello desnudo (Na), semirrústicos (SRR), y camperos es de 110.5 a 138.5 huevos. (Juárez, 1995; Godínez, et. al 2006 y Pampin y Esperanza, 2000), se registra 54 a 47 horas de tiempo para la puesta de un huevo; pero existen mejores producciones de huevos en líneas comerciales de carne actuales que
  25. 25. 25 varía de 147.5 huevos. (Aviagen International, 2007); y en líneas comerciales de postura la producción varia de 186.8 huevos. (Hy-Line International, 2007 y Isa International, 2007); registrando un tiempo de 28 a 35 horas para la puesta de un huevo. El peso promedio del huevo en la postura de 31 semanas fue de 53.3 a 53.1 y de 55.0 ±7.12 g. (Jerez, et. al. 2009 y Vignon y Santiago, 1996; Juárez. y Pérez, 2003; Segura-Correa, 2007); y en aves de genotipo cuello desnudo (Na), semirrústicas (SRR), y camperas para el mismo tiempo de producción obtuvieron 48.7 ±0.43 a 53.9±0.29 g/huevo (Juárez. 1995; Pampin y Esperanza, 2000 y Godinez, et. al. 2006), pero en líneas comerciales de carne actuales en promedio es de 65.4 g/ huevos. (Aviagen International, 2007); y en líneas comerciales de postura en promedio es de 62.1 g/huevo. (Hy-Line International, 2007 y Isa International, 2007).
  26. 26. 26 Figura 13. Curvas estándar de producción %, peso corporal y peso del huevo de la gallina comercial (Hy Line International, 2007).
  27. 27. 27 2.5.4. Masa de huevos. La masa de huevos es un indicador, que es el reflejo del manejo de la alimentación, cuando ya se ha logrado la madurez física, es decir el alimento consumido sirve solamente para mantenimiento y producción, como consecuencia debemos lograr la mayor cantidad de huevos con el mayor peso individual. (Flores. 1994; Aviagen International, 2007; Hy-Line International, 2007 y Isa International, 2007) El promedio de masa de huevo, en la postura de 31 semanas en kilogramos fue de 0.992 a 1.503 kg. (Jerez, et. al. 2009 y Vignon y Santiago, 1996); de 4.460 kg. (Juárez. y Pérez, 2003), en gallinas criollas y en genotipos cuello pelado (Na), semirrústicos (SRR) y camperas oscila entre 5.577 a 7.145 kg (Juárez, 1995; Godinez, et. al. 2006 y Pampin y Esperanza, 2000): en líneas de carne el promedio es de 9.163 kg (Aviagen International, 2007); y en líneas comerciales de postura el promedio es de 11.650 kg ( figura 9 ).(Hy-Line International, 2007 y Isa International, 2007)
  28. 28. 28 III. MATERIALES Y METODOS 3.1. Lugar. El presente trabajo se realizó en el galpón experimental de la Escuela Académico Profesional de Zootecnia, Facultad de Ciencias Agrarias e Industrias Alimentarias de la Universidad Nacional José Faustino Sánchez Carrión, ubicado en la ciudad de Huacho, Región Lima Provincias-Perú.. 3.2. Materiales. 3.2.1. De los animales. - 10 gallinas negras huachanas, productoras de huevo verde, de 2 a 3 años de edad, evaluadas en dos periodos de postura de 12 semanas cada uno. 3.2.2. Instalaciones. - Una batería de madera dividida en 10 compartimentos de un solo piso. 3.2.3. Equipo. - Una balanza digital de 10 kg con aproximación de 5 g. - Una balanza digital de 500 g, con aproximación de 0.1 g. 3.2.4. Alimento. Alimento balanceado con 17.5 % de PB, y 2750 Kcal de EM. (Hy Line International, 2007; Isa International, 2007).
  29. 29. 29 3.3. Métodos. 3.3.1 Técnicas de Muda. Se realizó la muda para iniciar los dos periodos de postura que comprendió el estudio; aplicando la técnica de reducción de alimento y agua, en el lapso de 7 a 15 días, en función de la pérdida de peso corporal, que debe ser entre 15 a 20 % del peso vivo correspondiente, provocando el estrés necesario, que afecta la fisiología neuro-hormonal, para provocar la caída de las plumas y la supresión de la puesta, buscando la completa regeneración del aparato genital y la renovación de plumas.(Wells, 1980; Buxade, 1987). 3.3.2. Variables respuesta evaluada. - Porcentaje de postura = (n° de huevos producidos /n° gallinas medias)/7*100. - Masa de huevos = (% de puesta * peso promedio huevo)/100. - Peso del huevo = registro en gramos del huevo - Peso de la gallina = registro en kilogramos del ave. - Pausa reproductiva = días de no puesta del huevo entre series. 3.3.3. Diseño Estadístico. - La prueba t, de datos apareados fue empleada, para comparar los promedios de las variables evaluadas entre los dos periodos de postura. - La regresión polinomial se utilizó para estudiar la evolución de las variables evaluadas por semanas.
  30. 30. 30 IV. RESULTADOS Y DISCUSIÓN 4.1. Porcentaje de postura El porcentaje promedio de postura en el primer período fue de 42.21 % mientras que para el segundo período lo fue de 26.23 %, encontrándose diferencias altamente significativas (P<0.01). La diferencia encontrada entre ambos períodos puede variar desde 1.43 % a 30.52 % (Tabla 1). La edad, genética, manejo de la alimentación en la muda y el peso vivo inicial de la gallina, a la evaluación explican esta performance ( Jerez, et. al, 2009; Vignon y Santiago, 1996; Juárez, 1995; Godínez, et. al 2006 y Pampin y Esperanza, 2000; Aviagen, 2007), así, en nuestro estudio se observó una gran variabilidad en el comportamiento de la postura (anexo tabla 1 y 2, al ajustar los porcentajes de postura ( anexo, tabla 6.), a una curva de tendencia se aprecia que el primer período de postura se ajusta a una polinomial de segundo grado. En el segundo período de postura el ajuste es a una línea de regresión (Gráfico 1). En ambos casos con un R2 relativamente bueno (0.58 y 0.68), considerando el número de gallinas utilizadas en el estudio. En el primer período de postura el tiempo al pico de postura fue calculado mientras que en el segundo período por ser la línea de tendencia una recta no fue posible hacerlo. En el primer período (post muda), se observó que las gallinas lograron rápidamente buenos niveles de postura que les permitió al lote lograr el pico a las 7.2 semanas (50 días) con un porcentaje de postura de 49.46%. El peso inicial en ambos períodos resultó ser inadecuado (variable) lo que ocasionó una deficiente condición corporal
  31. 31. 31 para poder lograr y mantener una buena postura, ya que en las líneas comerciales se registran niveles de 86-96% postura (Aviagen International, 2007; Hy-Line International, 2007; Isa International, 2007). En el segundo período el lote no logró buenos niveles de postura iníciales, al inadecuado ganancia de peso semanal que ocasionó que recién a la quinta semana el 50% de las gallinas se encontraban en producción retrasando la presentación del pico de postura más allá del período de evaluación. Las gallinas en el primer período empezaron a poner a los 10.6 días en promedio mientras que en el segundo período lo fue de 32 días, encontrándose diferencias altamente significativas (P<0.01). Cuadro 1 Período % Postura IC para la diferencia (99%) Días comienzo de postura IC para la diferencia (99%) 1era Postura 42.21 a (1.43, 30.52) 10.60 a (-35.97, -6.83) 2da Postura 26.23 b 32.00 b Gráfico 1 y = -0.6219x2 + 8.8986x + 17.63 R2 = 0.58 y = 4,006x - 1,9913 R2 = 0,68 0 5 10 15 20 25 30 35 40 45 50 55 60 0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 S emanas %Postura 1P ostura 2P ostura FIS ONOMIA DE L A C URVA DE POS T URA
  32. 32. 32 4.2. Peso del Huevo El peso promedio del huevo en el primer período fue de 50.58 g. mientras que en el segundo fue de 51.10 g. no encontrándose diferencias significativas (P>0.05) Los pesos similares en ambos periodos es reflejo del peso corporal inadecuado y variable al inicio y durante la puesta producto de los inconvenientes que se presentaron en la alimentación por no existir requerimientos nutricionales en aves criollas (García, et. al. 2002); similar a los investigaciones con aves criollas (Jerez, et. al. 2009 y Vignon y Santiago, 1996; Juárez. y Pérez, 2003; Segura-Correa, 2007; Juárez. 1995; Pampin y Esperanza, 2000 y Godinez, et. al. 2006). Pero en líneas comerciales de carne actuales en promedio es de 65.4 g/ huevos. (Aviagen International, 2007); y en líneas comerciales de postura en promedio es de 62.1 g/huevo. (Hy-Line International, 2007 y Isa International, 2007), y diferente a lo mostrado en genotipos especializados (Hy Line Brown, 2007 y Isa International, 2007). En relación a la líneas de tendencia se aprecia que el peso promedio del huevo (anexo, tabla 4), en el primer período de postura se ajusta a un modelo logarítmico mientras que en el segundo período a un modelo lineal (Gráfico 2). Los R2 de los modelos indican un satisfactorio ajuste de los datos (0.75 y 0.77). El peso del huevo aumenta rápidamente hasta aproximadamente la cuarta semana para luego prácticamente mantenerse en el mismo peso. En el segundo período por cada semana el huevo aumenta en 0,56 g.
  33. 33. 33 Cuadro 2 Gráfico 2 4.3. Masa de huevo La masa de huevo en el primer período fue de 149.8 g./semana/gallina, mientras que en el segundo período se logró 95.6 g., encontrándose diferencias significativas (P<0.05). Esta diferencia puede variar de 15.1 g. a 93.3 g (Cuadro 3). La tendencia obtenida en relación a la masa de huevo (anexo, tabla 5), fue similar a la observada en el porcentaje de postura, las líneas de tendencia obedecen a un modelo cuadrático en el primer período de postura y a un modelo lineal en el segundo período de postura (Gráfico 3) La variabilidad explicada (R2 ), por los modelos propuestos son relativamente buenos (0.62 y 0.69). y = 1,4465Ln(x) + 47,967 R2 = 0,77 y = 0,5598x + 47,235 R2 = 0,75 46 47 48 49 50 51 52 53 54 55 56 0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 S emanas Peso(g.) 1P ostura 2P ostura FIS ONOMIA DE L A C UR VA DE PE S O Período Peso Huevo IC para la diferencia (95%) 1era Postura 50.58 a (-1.787, 0.734) 2da Postura 51.10 a
  34. 34. 34 En el primer período de postura el pico de masa de huevo se obtuvo a las 7.3 semanas (51 días) y le correspondió 176.48 g. El pico de la masa de huevo se presentó ligeramente después del pico de producción similar a lo señalado por (Buxade, 1987; Hy-Line International, 2007; Isa International, 2007; Ross International, 2007; Austic y Nesheim, 1994); sin embargo, la diferencia de días no fue tan manifiesta como en la comercial, debido a que los pesos corporales después del pico de producción fueron menores (no óptimos) ocasionando una menor persistencia de puesta. En el segundo período el aumento de la masa de huevo fue de 15.31 g. por semana. Este valor está influenciado por la ganancia de peso de la gallina que no fue óptima (6.5 g./semana). Cuadro 3 Gráfico 3 y = -2,296x2 + 33,36x + 55,30 R² = 0,62 y = 15,319x - 11,911 R2 = 0,69 0 25 50 75 100 125 150 175 200 225 250 0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 S emanas Peso(g.) 1P ostura 2P ostura FIS ONOMIA DE L A C UR VA DE MAS A DE HUE VO Período Masa de Huevo IC para la diferencia (95%) 1era Postura 149.8 a (15.1, 93.3) 2da Postura 95.6 b
  35. 35. 35 4.5. Pausa productiva El promedio de pausas productivas por período/gallina fue de 1.10 para el primer período y 1.50 para el segundo período, no encontrándose diferencias significativas (P>0.05). Los días promedio de esta pausa comprendieron de 10.72 y 9.18 días para primer y segundo período, respectivamente (Cuadro 4 y 5); no encontrándose diferencias significativas (P>0.05). El número de pausas de descanso considerada en nuestro estudio (>4 días) fue necesaria para que los folículos maduren o crezcan y así iniciar una nueva serie ovular. A pesar que la duración de la pausa es similar al crecimiento y maduración de los folículos que van a formar una serie ovular continua en una gallina comercial (Hy-Line International, 2007 y Isa international, 2007); en criollas la serie ovular es discontinua (Buxade, 1987). El número de horas para la formación de un huevo en el primer período fue de 60.7 horas mientras que en el segundo fue de 120.2, encontrándose diferencias altamente significativas, resultados muy similares a los reportados en gallinas, criollas estudiados por Vignon y Santiago, (1996); Juárez y Pérez, (2003); pero inferiores a los reportados en genotipos semirrústicos y camperos evaluados por Juárez ( 1995); Godínez, et. al. (2006) y Pampin y Esperanza, (2000), y los estudiados por Buxade, (1995), en evaluaciones de líneas genéticas que tuvieron los siguientes resultados, que en los años 60, para formar un huevo se necesitaba 41.6 horas, y en los años 90, se necesitaba 27.9 horas, pero en los años 2007, se tiene la producción de un huevo de aproximadamente 36.3 horas, en reproductoras pesadas. (Aviagen, International, 2007;), y de 25.3 horas para las ponedoras livianas. (Isa International, 2007; Hy-Line International, 2007).
  36. 36. 36 Cuadro 4 Período Número de pausas IC para la diferencia (95%) Días de la pausa IC para la diferencia (95%) 1era Postura 1.10 a (-1.240, 0.440) 10.72 a (-9.41, 12.49) 2da Postura 1.50 a 9.18 a Cuadro 5 Período Número de huevos IC para la diferencia (99%) Horas de formación de huevo IC para la diferencia (99%) 1era Postura 35.10 a (6.82, 22.98) 60.70 a (-100.1, -18.8) 2da Postura 20.20 b 120.2 b El grado de asociación medido a través del coeficiente de correlación de las pausas productivas exhibida por las gallinas en ambos períodos fue de 0.29 (P>0.05), no siendo significativo; es decir el valor del coeficiente de correlación encontrado en la muestra no ocurre en la población.
  37. 37. 37 4.4. Peso de la gallina El peso promedio de la gallina en el primer período fue de 1.83 kg. y en el segundo período obtuvo una media de 1.63 kg., encontrándose diferencias altamente significativas (P<0.01). La diferencia reportada puede variar de 0.14 kg. a 0.26 kg. Al ajustar el peso de las gallinas (anexo, tabla3), a una polinomial de tercer grado se obtuvo un R2 de 0.62 (grafico 4). Lo encontrado en nuestro estudio es diferente a lo señalado por (Hy-Line International, 2007; Isa International, 2007; Aviagen, 2007 y Wells, 1980), quienes mencionan lo contrario. Al respecto, debemos indicar que en la estrategia de la primera y segunda muda se presentaron inconvenientes para el control individual de la alimentación que se reflejó en el peso promedio no óptimo para el inicio de la producción (1.7510 ± 0.1741) y (1.5930 ± 0.1197). En nuestro estudio la desviación estándar fue alrededor del 8-10 %, superiores a lo recomendado (Hy-Line International, 2007; Isa International, 2007; Aviagen International, 2007), lo que se refleja en la fisonomía de la curva de producción propia de una gallina criolla (Gráfico1). En el segundo período, al ser la alimentación totalmente individualizada, se puede apreciar que una menor variabilidad en el peso y además una tendencia lineal. El R2 logrado por el modelo lineal en el segundo período fue muy bueno (0.97). La ganancia de peso por semana fue de 7.4 g. El rango se peso en el segundo período fue de 80 g.
  38. 38. 38 Cuadro 6 Período Peso Gallina IC para la diferencia (99%) 1era Postura 1.83 a (0.1368,0.2614) 2da Postura 1.63 b Gráfico 4 FISONOMIA DE LA CURVA DE PESO DE LA GALLINA y = 0.0009x3 - 0.017x2 + 0.0891x + 1.7477 R2 = 0.62 y = 0.0065x + 1.585 R2 = 0.97 1.5 1.6 1.7 1.8 1.9 2.0 0 1 2 3 4 5 6 7 8 9 10 11 12 Semanas Peso(kg.) 1Postura 2Postura
  39. 39. 39 V. CONCLUSIONES 1. Los indicadores de producción de la gallina negra huachana, muestran similar patrón de comportamiento productivo en dos periodos consecutivos de postura en relación a la gallina comercial. 2. Los indicadores de producción de la gallina negra huachana resulta ser menor en relación a las gallinas comerciales. 3. La variabilidad observada en la postura es influenciada principalmente por el manejo de la alimentación.
  40. 40. 40 VI. RECOMENDACIONES 1. Establecer estudios conducentes a determinar las necesidades nutricionales de producción en la gallina negra huachana. 2. Realizar trabajos para determinar indicadores de producción en la primera postura de la gallina negra huachana.
  41. 41. 41 VII. BIBLIOGRAFÍA 1. Austic, R. E y M. C. Nesheim (1994). Producción Avícola. Editorial Moderno. México. 393. pag. 2. Aviagen International, (2007). Manual de producción de reproductoras pesadas 2007- 2008 Cobb. Avícola San Fernando Lima-Perú. 3. Aviagen International, (2007). Manual de producción de reproductoras pesadas 2007- 2008 Ross. Avícola del Norte. Trujillo-Perú. 4. Buxade, C. C. (1987). La gallina Ponedora: Sistema de Explotación y Técnicas de Producción. Edición Mundi-Prensa. Madrid. 520 pag. 5. Buxade, C. C. (1995). Avicultura Clásica y complementaria. Edición Mundi-Prensa. Madrid. 424 pag. 6. Carrizo, J. y J. M. Lozano. (2007). Alimentación de las pollitas e inicio de puesta. XXIII Curso de Especialización FEDNA. Madrid. España. 7. Flores, A. (1994), Programas de Alimentación en Avicultura: Ponedoras Comerciales. X Curso de Especialización. FEDNA. Madrid. España. 8. García, V.; Pont, J.; Rivas, P.; J. Martí. (2002). Experiencias sobre producción ecológica de huevos de gallina en la Comunidad Valenciana. Ponencia V Congreso de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica. Almería.
  42. 42. 42 9. García, V.; Ballester, R.; R. Villarroya. (2004). Estudio comparativo de varios pienso en una raza hibrida autóctona de gallina para la producción de huevos ecológicos. Comunicaciones del VI Congreso de la Sociedad Española de Agricultura Ecológica. Almería. 10. Garcia-Menacho, V.; Pont. J.; Rivas, P. y J. Marti. (2002). Experiencias sobre producción ecológica de huevos de gallina en la Comunidad Valenciana. Ponencias del V Congreso de la Sociedad Española de agricultura Ecológica. Gijon. Pgs. 1263-1272 11. Godínez, O. García.; Fumero, J. E. y L. M. Plascencia. (2006). Comportamiento de las estirpes que dan origen al pollo campero cubano. Revista Cubana de Ciencia Avícola. Vol 30. Nº 2:113-117. 12. Hafez, E.S.E, (1996). Reproducción e Inseminación Artificial en animales. Editorial Inte4ramericana-Mc Graw Hill- México. 542 pag. 13. Hy Line International, (2007). Guía de Manejo Comercial 2007-2008, Hy-Line variedad Brown. Avícola San Fernando. Lima-Perú. 14. Isa International, (2007). Guía de Producción de huevo Comercial 2007-2008, Isa Brown. Avícola del Norte. Trujillo- Perú 15. Juárez, C. A. (1995). Estudio de la Producción de huevo, calidad de cascaron y balance de calcio en gallinas criollas cuello desnudo (Na), en condiciones ambientales del Trópico seco. Tesis para optar Grado de Doctor en Ciencias. Universidad de Colima. Facultad de Ciencias Biológicas y Agropecuarias. Programa: Doctorado en biología de la Producción Agropecuaria. México.
  43. 43. 43 16. Juárez, C. A. y T. J. Pérez. (2003). Comportamiento de la parvada de gallinas criollas en condiciones naturales del medio rural. Instituto de Investigación Avícola, Revista Cubana de Ciencia Avícola. Vol 27 Nº 1:7 – 12 p. 17. Jerez, S. M. P.; Reyes, S. M.; Carrillo, R. J. C.; Villegas, A. Y y C. J. Segura. (2009). Indicadores productivos de gallinas criollas en un sistema de producción avícola alternativo en OAXACA- México. CIGA-ITA.23, Agroecología. p.1-9. 18. Orozco, F. (1991). Razas. En: Mejora genética avícola. Agroguías Mundi- prensa. Madrid, España, pp. 28-30. 19. Pampin, M. A. y R. Esperanza. (2000). Caracterización de la Gallina Semirrustica Genotipo rojo (SRR). Instituto de Investigación Avícola, Revista Cubana de Ciencia Avícola. Vol 24 Nº 2:181- 186 p. 20. Segura-Correa, J. C. (1989) Rescate genético y fomento avícola de las aves indias o criollas en México; Memoria de la Reunión de Producción Animal Tropical, 27, 29. de Julio, CEICADES. Tabasco. pp. 44-46 21. Segura-Correa, J. C.; Jerez, M. P.; F. Sarmiento. (2007). Indicadores de Producción de huevos de gallinas criollas en el trópico de México. Instituto Tecnológico Agropecuario de Oaxaca. Archivos de Zootecnia. 56(215): 309-317. 22. Schopflocher, R. (1994). Avicultura Lucrativa. Editorial Albatros. Argentina. 402. pag.
  44. 44. 44 23. Soto, I. M.; Zavala, H. C.; J. E. Camacho. (2002). Análisis de dos poblaciones de gallinas criollas (Gallus domesticus) Utilizando RAPD´s como marcadores moleculares. México. 24. Rodriguez, J.C.; Allaway, C. L.; Wassink, G.J.; Segura, J.C. y T. Rivera. (1996). Estudio de la avicultura de traspatio en el municipio de Dzununcán, Yucatán. Veterinaria de México. 27(3):215-219. 25. Ross, International (2007). Manual Crianza de Reproductoras pesadas 2007-2008, Ross. Avícola del Norte. Trujillo-Perú. 26. Vignon, C. L y D. H. Santiago. (1996). Características reproductivas de gallinas criollas en condiciones controladas y de traspatio en el Valle de Zaachila, OAXACA. Tesis de Licenciatura Instituto Tecnológico Agropecuario. Nª 23. Oaxaca. p. 57 27. Wells, R.G. (1980). Evaluacion Fisiologica de la Muda. Poultry Sciencie. 83:193-199. Paginas Weeb. - www.fao.org/Ag/againfo/programmes/es/A5.html. 2000 - www.fao.org/Ag/againfo/program/animales/es/A8.html. 2002 - www.fao.org/Ag/againfo/programas animales domesticos/es/A10.html. 2008
  45. 45. 45 VIII. ANEXOS Tabla 1 Primera postura Semana gallina 1 gallina 2 gallina 3 gallina 4 gallina 5 gallina 6 gallina 7 gallina 8 gallina 9 gallina 10 Total 1 1 3 0 2 0 0 2 5 0 2 15 2 5 3 1 4 5 0 3 3 0 2 26 3 6 4 4 4 6 0 3 3 0 3 33 4 2 5 4 3 4 0 3 2 0 3 26 5 3 2 5 3 5 0 3 3 0 3 27 6 2 3 4 3 5 3 2 5 2 5 34 7 3 4 4 5 6 4 3 4 2 4 39 8 2 5 3 3 4 4 5 5 4 5 40 9 0 2 4 3 4 5 4 3 4 1 30 10 0 0 0 6 5 6 4 4 4 0 29 11 5 0 2 0 6 5 1 1 3 0 23 12 6 4 3 3 7 2 1 0 3 0 29 Total 35 35 34 39 57 29 34 38 22 28 35.10 Número de pausas 3 1 1 2 0 0 1 1 1 1 1.10 Duración 1° pausa 7 20 14 4 - - 8 6 5 38 12.75 Duración 2° pausa 4 - - 11 - - - - - - 7.50 Duración 3° pausa 15 - - - - - - - - - 15 Promedio 8.7 20 14 7.5 0 0 8 6 5 38 10.72
  46. 46. 46 Tabla 2 Segunda postura Semana gallina 1 gallina 2 gallina 3 gallina 4 gallina gallina 6 gallina 7 gallina 8 gallina 9 gallina 10 Total 5 1 5 0 0 0 0 0 0 0 0 0 5 2 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 0 3 3 0 0 2 0 0 0 0 0 0 5 4 4 0 0 2 0 0 0 0 0 0 6 5 5 0 0 3 2 0 0 1 3 0 14 6 5 3 0 1 2 1 0 1 2 0 15 7 2 3 2 0 3 3 2 3 3 1 22 8 4 4 4 1 5 2 4 3 3 3 33 9 3 2 5 3 4 1 1 1 3 5 28 10 2 0 4 1 1 0 0 2 0 4 14 11 3 0 3 3 2 0 0 4 0 5 20 12 5 5 5 5 5 2 2 3 3 5 40 Total 41 17 23 21 24 9 9 18 17 23 20.20 Número de pausas 2 1 0 3 1 2 3 2 1 0 1.50 Duración 1° pausa 10 17 - 11 10 4 4 6 18 - 10.00 Duración 2° pausa 5 - - 8 - 25 17 9 - - 12.80 Duración 3° pausa - - - 8 - - 4 - - - 6.00 Promedio 7.5 17.0 0.0 9.0 10.0 14.5 8.3 7.5 18.0 0.0 9.18
  47. 47. 47 Tabla 3. Peso promedio de la gallina en los dos períodos de postura semana 1° Postura 2° Postura 0 1.75 1.59 1 - 1.60 2 - 1.60 3 1.86 1.60 4 1.90 1.61 5 1.88 1.62 6 1.91 1.62 7 1.81 1.62 8 1.75 1.64 9 1.77 1.64 10 1.83 1.65 11 1.84 1.66 12 1.81 1.67 Tabla 4. Peso promedio del huevo en los dos períodos de postura semana 1° Postura 2° Postura 1 47.88 48.52 2 48.18 - 3 49.59 48.52 4 50.96 50.03 5 50.75 50.11 6 51.04 49.93 7 50.25 49.90 8 51.37 50.71 9 50.93 54.75 10 51.67 51.58 11 50.32 53.31 12 51.59 54.77
  48. 48. 48 Tabla 5. Masa de huevo en los dos períodos de postura semana 1° Postura 2° Postura 1 71.82 24.26 2 125.26 0.00 3 163.65 24.26 4 132.49 30.02 5 137.03 70.15 6 173.53 74.90 7 195.96 109.79 8 205.46 167.33 9 152.78 153.31 10 149.85 72.21 11 115.74 106.61 12 149.62 219.09 Tabla 6. Porcentaje de postura en los dos períodos de postura semana 1° Postura 2° Postura 1 21.43 7.14 2 37.14 0.00 3 47.14 7.14 4 37.14 8.57 5 38.57 20.00 6 48.57 21.43 7 55.71 31.43 8 57.14 47.14 9 42.86 40.00 10 41.43 20.00 11 32.86 28.57 12 41.43 57.14

×