Gonzalo Maire Así fue como vivimos       Editorial Rove
Gonzalo MaireAsí fue como vivimos     Editorial Rove
© Editorial Rove, 2012© Gonzalo Maire, 2012Portada: Gustav Klimt. "El Beso" (1907-1908). Óleo y oro/tela.         180 x 18...
Copa de vino donde quiero y sueño          beber la muerte con fruición sombría,            surco de fuego donde logra Ens...
ÍNDICE.PRÓLOGO                        pág. 7AGUA                           pág. 9TE NOMBRO                     pág. 12RAFF...
UN NIÑO EN LA VIDA               pág. 38QUIEN TE ESCRIBE                 pág. 42TUS MANOS                        pág. 45DO...
PRÓLOGO.Los poemas de este libro son un mosaico de impresiones,remembranzas que dejé abandonadas por mucho tiempo,madurand...
8
AGUA.                                                  Todo es simiente.                                           Novalis...
maderos, clavos, cuerdas, alas, el firmamento, los jazmines,barriles, argollas, azufre, pupilas, un esperanto,botellas her...
muriendo tontamente sobre un claro de mariposas, y ya nosé nada.A lo lejos un sonido sin rostro me llama, como goteando si...
TE NOMBRO.  Tú te llamas día, y noche dolorida, casa de los pastores.   Tú te llamas mujer, ciruela y mordida, migración d...
RAFFLESIA.                                Life is a movie; death is a photograph.                                    Susan...
las lámparas labriegas de los que aman,o una lenta libélula que se abre al pie del beso, sorda,como si fuese un túnel dond...
tu cuerpo crepuscular entreabierto con sudor y llanto, vivo ysonoro,instantáneo y desbocado.Oh, Rafflesia,eres bella, no t...
siempre trémula como si de un cisne de aire se tratase:tu alma oscila sobre un viento de verano, definiéndote a timismacom...
TU CABELLO.Debería estar durmiendo junto a la noche, pero así está bien.                                   Apaga las luces...
CONTESTACIONES.Blanca casa a la orilla de la luna,en cuyas puertas diseminadas por estambres, y murallashaciéndose a sí mi...
repitiéndonos,igual una nube metálica clavada en el sonido de lo oscuro,o colgados sobre el cielo,como ruiseñores radicale...
Y así de tiempo y de tiempo, yo te contesto,desciendo hasta ti,bajo susurrante en la cadencia hacia tu casa,como una poza ...
ERRANTE IV.Poetas muertos sobre las calles salen a despedirme entrecarcajadas.Soy otro el que ahora soy.Me escupen y me gr...
caminar solo con el mundo, huir,y abrazar los términos enarbolados donde los sueños nacendel espíritu como si fueran uno.P...
por mi voz de tortuga,ni por mi rostro redondo que se cansa,y que no sepan que en el viento de la vida las manzanas caíana...
LA TORRE.Torre de mi alma en tu alma gastada, cilíndrico insomnio,tu nombre de bodega es una copa de pétalosturbada o una ...
por esta vida,como una instantánea flor desde los tristes vidrios.Ojalá si salieras…De almíbar la noche te saluda con sus ...
Déjame hablar,déjame escribirte sobre las paredes el corazón que no tiene nombre.Déjame desearte a puras negaciones:yo no ...
TU NARIZ.Pequeña cordillera despoblada, pequeño país en la altura,territorio fecundado en la madre,y de mar y cielo, de gr...
ASTROLOGÍAS.De la piedra esculpida por el agua,su forma es una guerra de mariposas sobre el alba del niño.De la forma inac...
De ti, la estatua hecha en cenizas estrelladas,la miel que se desprende de una abeja malherida,y que dulce y sonriente,se ...
Las horas pasan fríamente.La estatua se funde dentro de un eterno crepúsculo,intensamente rojo.La tarde, conmigo,son una m...
TU CUELLO.Todo se ha dicho ya de ojos, de boca, de labios, cintura.Todo de mujer, todo en el borde de la sombra.Pero no es...
TU NOMBRE EN LOS HOSPITALES.Las hojas suponen un grito,una propagación de agujeros que ocupan los sitios del alma,como una...
oh, tú, estéril sustancia,yo escucho a tu ser que llama igual un fantasma indefenso,una brisa de sueños desconfiados, dolo...
que quiere llevarte lejos de las casas marchitas,de las agujas manchadas por el silencio,hacia un clavelque teje su alma y...
RENAISSANCE.Como una gota de agua emerjo de la muerte (repican en elmundo lentas campanas)para tomar tu mano en una noche ...
Que cante tu cuerpo en mi compañía, que desate las agudasflores de mi residencia a través de tus muslos,tus pies,tu pecho ...
esta molécula desparramada de azul en tu espíritu,será un río,una corriente quebrándose de finos cristales, y estrellandos...
UN NIÑO EN LA VIDA.   En mi casa he reunido juguetes pequeños y grandes, sin los cuales no podríavivir. Son mis propios ju...
Yo quiero que descubrasque en mi rostro de adulto, en mi estatura de cometa endelirio,o en mi cuerpo de hombre grande,desn...
yo soy como tú,y con nuestras edades crecemos en el mundo.No te olvides nunca que yo también fui niño,río de experiencias ...
Niño,de las raíces tú vienes a poblar de risas y juegos la amarguradel planeta,los agujeros grises de las calles,que de a ...
QUIEN TE ESCRIBE.Yo soy el hombre alfarero, la goma de borrar,oh, dolor, oh, dolorido,como el agua que recorre debajo de l...
Pero afuera,afuera hay una ventana que prospera sin marcos,afuera un pájaro que pasa sin sombras, libre en sus alas, y sob...
Yo soy el poeta, sí,el rostro en espera y cópulas sin condiciones, el que se detiene en el límitede este mundo a mirarel d...
TUS MANOS.Largos racimos de mundo, palpitantes,así me parecen tus manos.                        Un agua incauta, suavidad ...
DOMINGO POR LA TARDE.Frágiles sonidos escarban las ventanas, roban el tiempolas moscas, y sobre un viento de primavera que...
o fantasma que se obliga a su idéntica ausencia, el crepúsculoencinta, tú,heridamente deshecha, heridamente sangrante, de ...
SILBIDO DE TREN.Amanece,y todo es vasto, infinito, como la luz de una copa quebrándose,como el amor que aplasta con dolor ...
Oh, si tal vez, si tal vez, si otros fuéramos los que somos,si otra fuese nuestra vida, las circunstancias de nacer y de t...
DESDE UNA HABITACIÓN EN EL DÍA.        Receiving this human form, we cannot tell what tomorrow will bring.   Observing the...
que encuentras a mi corazón sacudido por tantas puertasvencidas.Soy una cosa invisible que está vestida de hombre,y una lu...
¡Me siento tan imperfecto,tan descorazonado como una flor que nace ciega, comounos ojos que miran el mediodíacon terribles...
EN LA CALLE.En la calle alguna vez nos encontraremos,sin identidades, con la lluviao con las tiendas violándose, con hambr...
Del hollín de las paredes,del ruido de las fábricas y los trenes mugiendo,y de toda la muchedumbre indiferente, sonará una...
y tal vez el encuentro de nosotros sea de otro en mi lugar,pero ten por seguro que viajará con mis palabrasy hablará con m...
TU PECHO.Aroma a la vida, pálpito abierto de cerezos, cristalesen cuyo movimiento la primaveradelata los dones que hay de ...
MI MADRE.Madre, en un día que se parece tanto a hoyyo no sé cuántos he olvidado, y si de suerte una hora es laque relampag...
y cómo vierten su silencio;no sé nada de Cauquenes, del luto entre las hojas, la materia,y de lo que se construye con tu c...
Yo simplemente puedo describir una gran casa, el hogar quesin fronteras viajó por mi corazóncomo una larga ventana de cent...
EL POEMA BLANCO.  One may have a blazing hearth in ones soul and yet no one ever came to sit                              ...
sin que te hiriese, sin que te mueras con grandes goteronesamargos?En mis sueños esta pregunta baja como una estrella en l...
y cunas de tus labios,hacer de la poesía una cuerda y un balde,y de allí sacar un poco de la substancia de la noche, y lim...
TUS PIES.Una sola vez vi tus pies:usabas sandalias, una coleta, y vestida de kimonoel aire con sus manos te completaba;te ...
LA MUDANZA.                     ¿Por qué tan silenciosa?, me preguntó Su Majestad.                                        ...
puro, purísimo,como la tierra que en cuyos huertos los espacios repleta desurcosy de una hoja se descuelga la soledad que ...
El mundo es un gran vacío de muebles y cajas abatidas,de ventanas rotas sobre mi alma,que van por las habitaciones como si...
Desparramados por el camino,mis sentimientos se extinguen sin dolor, como una leveimpresión de potestad,pero sin canto y s...
TU SOMBRA.Fue nuestra única guarda, la incipiente palabra negra,y sobre un océano de preguntas, allí sobrevolaban sus alas...
ASÍ FUE COMO VIVIMOS (EPÍLOGO).A puro amor fuimos,rebosados de territorios y orquídeas, a pura sombra,juntos,como una luz ...
Descansemos de la luna y volvamos hacia donde aún nonacíamos.Pero te améy toda mi alma volcó su sangre sobre tu océano, cr...
Oh, largo túnel de nuestras estaciones, de nievey de desfloraciones,ancha ausencia los cuerpos que ahogaron la mañana devi...
Asi fue como vivimos
Asi fue como vivimos
Asi fue como vivimos
Asi fue como vivimos
Asi fue como vivimos
Asi fue como vivimos
Asi fue como vivimos
Asi fue como vivimos
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Asi fue como vivimos

787 views

Published on

Nuevo poemario del poeta chileno Gonzalo Maire. Esta vez, en su tercera publicación, el autor realiza una revisión íntima y sincera a uno de sus cauces poéticos: su reminiscencia amorosa, y cuyo desenlace se traduce en el gesto de la melancolía, el abandono hacia la impresión trizada de las cosas. Así, este libro recoge en sus páginas un conjunto poemas escritos en distintos tiempos, y que evocan la imposibilidad de contacto, la renuncia y la enfermedad del ser que se recoge a sí mismo cuando ha perdido su propio valor, que está consagrado en un otro ausente.

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
787
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
129
Actions
Shares
0
Downloads
6
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Asi fue como vivimos

  1. 1. Gonzalo Maire Así fue como vivimos Editorial Rove
  2. 2. Gonzalo MaireAsí fue como vivimos Editorial Rove
  3. 3. © Editorial Rove, 2012© Gonzalo Maire, 2012Portada: Gustav Klimt. "El Beso" (1907-1908). Óleo y oro/tela. 180 x 180 cm. Österreichische Galerie. Austria.Contraportada: Gustav Klimt. "La doncella (virgen)" (1913). Óleo/tela. Narodni Gallery. República Checa.1ª ediciónRegistro de Propiedad Intelectual: 223.978Santiago de Chile, 2012.Publicado en formato online en Buenos Aires, Argentina,noviembre de 2012.Deseo expresar mis más profundos y extensivos agradecimientospara Bernardita Abarca Barboza,por su ayuda inestimable en esta publicación.
  4. 4. Copa de vino donde quiero y sueño beber la muerte con fruición sombría, surco de fuego donde logra Ensueño fuertes semillas de melancolía. Delmira Agustini (1886 - 1914) Rompe nave y orilla y se sumerge. Da de sí lo que de sí no tiene. Corazón náufrago: desatas nubarrones y sumerges oscuramente el Alto Techo. Jeannette Clariond (1949)A ti, toda, parcial y completa, mi libro inconcluso.
  5. 5. ÍNDICE.PRÓLOGO pág. 7AGUA pág. 9TE NOMBRO pág. 12RAFFLESIA pág. 13TU CABELLO pág. 17CONTESTACIONES pág. 18ERRANTE IV pág. 21LA TORRE pág. 24TU NARIZ pág. 27ASTROLOGÍAS pág. 28TU CUELLO pág. 31TU NOMBRE EN LOS HOSPITALES pág. 32RENAISSANCE pág. 35
  6. 6. UN NIÑO EN LA VIDA pág. 38QUIEN TE ESCRIBE pág. 42TUS MANOS pág. 45DOMINGO EN LA TARDE pág. 46SILBIDO DE TREN pág. 48DESDE UNA HABITACIÓN EN EL DÍA pág. 50EN LA CALLE pág. 53TU PECHO pág. 56MI MADRE pág. 57EL POEMA BLANCO pág. 60TUS PIES pág. 63LA MUDANZA pág. 64TU SOMBRA pág. 68ASÍ FUE COMO VIVIMOS (EPÍLOGO) pág. 69
  7. 7. PRÓLOGO.Los poemas de este libro son un mosaico de impresiones,remembranzas que dejé abandonadas por mucho tiempo,madurando quizás, hasta que decidí publicarlas, tímidamente,y en el límite del secreto. Esta poesía llega a ser tan elementalcomo íntima e inconclusa.La única razón de este compendio, es que su destinataria hacruzado -sin saberlo- todas mis obras, como si se tratase deun fantasma recurrente. En cada libro mío hay un poemaque es de ella, para ella; que la perpetuaba entre mis deseos ylas letras. Por eso hoy, de alguna manera, la hago presente amodo de agradecimiento por lo que ha significado para mí,su nutricia existencia de musa, de amor, y también de larga ypunzante despedida.Esta poesía nace íntima, es cierto, pero sabrá encontrar suresonancia, no sólo en el hombre o la mujer, en el amor o eldolor o la soledad, sino que en toda cosa que tuvo algunavez vida y se entregó en ella. Santiago de Chile, 06 de octubre de 2012 7
  8. 8. 8
  9. 9. AGUA. Todo es simiente. Novalis (1772 – 1801)Ser que es más claro que la luz cayendo, que el aire llorando,y sin embargo,inconcluso en el silencio de un poeta muerto.Mujer, a ti que ya no oyes ni cantas, a ti, melancólica,yo quisiera hablarte una vez más,interminablemente de pájaros, pero no sé desde dónde, nosé desde cuándo.Mi voz sobre la noche te llama a pura soledad de estrellasroncas,anunciando en mi corazón una sed colmada de preguntas.Sobrevivo apenas entre una marejada de cosas naufragando, 9
  10. 10. maderos, clavos, cuerdas, alas, el firmamento, los jazmines,barriles, argollas, azufre, pupilas, un esperanto,botellas hermosas forjadas de un único lamento, rosas, ytijeras,arrastrado por una ola nocturna de amory de sueños indefinidos que retumban, y luego se aclaran.Mi voz bebe gemidos en la copa de tu nombre,lleno de lluvia y de aves maravillosas,y a menudo me pregunto si he de lavarla con mi alma entreflores de alambres,y a menudo si la tristeza es un mar implacable que respiraadentro de tus ojos con cadáveres dormidos.De repente, unas tristes sombras tienen tu olor,y luego escapan, retrocediendo:hay tantas dudas sobre ti que fluyen a borbotonesy tantos nidos que se van formando en mi escritura comopequeños faroles rotos,que no sé, vas diluyéndote tú sola, 10
  11. 11. muriendo tontamente sobre un claro de mariposas, y ya nosé nada.A lo lejos un sonido sin rostro me llama, como goteando sindesmesura en el corazóny me anima a darte una última búsqueda, íntima,con mi palabra en la medianoche de las arañas,infundiendo un grito de luna a mis oídos en el silencio,que tal vez tú ya conoces, que tal vez, tal vez…Pero a ti, que sobrevuelas las cosas igual que una palomacambiante, brumosa, compleja,estrella o espina clara como el agua,ya no digamos nada más,el tiempo empuja sus puñales contra el alma;y no los escuches, no llores, mírame, sólo mírame, que porhoy, sólo descansa. 12 de agosto de 2012. 11
  12. 12. TE NOMBRO. Tú te llamas día, y noche dolorida, casa de los pastores. Tú te llamas mujer, ciruela y mordida, migración de lospastores. Llevas un niño dentro, una guitarra corroída, el mantoblanco de la tristeza, la fábula que apaga la sombra de las luciérnagas. Tú te llamas todo: madera y beso, paloma y tornero, esclavo y dueño, amory nochero, reloj y movimiento. 12
  13. 13. RAFFLESIA. Life is a movie; death is a photograph. Susang Sontang (1933 – 2004)Desde un lugar muy lejos, la flor se levanta coronada conextensión tempestuosa,oh, criatura de sangre pura,cauce y germen de la melancolía,haces de tu propedéutico encuentro y la vidaun lago donde nada tiene un nombre, y un ángel gasta susalas en lo desconocido:la noche es un sonido que en tu cuerpo devoray se enciende, a la luz de muchos, las roídas tinieblas,arrastrando un cielo con órganos que no se sostienenindomables,a la sombra de pocos, 13
  14. 14. las lámparas labriegas de los que aman,o una lenta libélula que se abre al pie del beso, sorda,como si fuese un túnel donde la lluvia cae enferma, y robadase silenciade unidades con lo vivo,donde un número indeleble en ti se llena y corre,despunta junto a la estampida pobre de su entereza herida.¿Cómo es posible que la forma que te buscó, te dio suspoderes, y a la que tú,abonando la tierra con gotas y espanto, con sangre y sexo,le pudiste dar en tu boca las flores más oscuras?Narcisos llenos de agua se ahogan con tu voz, mientrassuenan en el mundo viejos pianos.Es tan simple y tan complejo el osario de una semilla,el agua asesinada y cantando todavía en tu alma horadada,el cielo que gira con púas celestes y te observael amor golpeado,y tu cuerpo, 14
  15. 15. tu cuerpo crepuscular entreabierto con sudor y llanto, vivo ysonoro,instantáneo y desbocado.Oh, Rafflesia,eres bella, no tan bella, pero hermosa, sembrando un vacíocon tus manos en el medio de la tierra.La luz inaugura su estación plena, su canción idéntica,despiadada de pronto en un agua que violentay parte en dos los días;así también desgarra el metal de tus pezones y la dulcetransparencia de la copa del olvido,oh, dejándonos tan indefensos entre un océano colmado devírgenes muertasque remueven en el tiempo la ola cruel de nuestra existencia.De las aves que trinan la tarde con una púrpura espera,eres y no eres a la vez,desalentando al fugitivo con tu forma que te sostiene,y una desnudez fría que ocupa tu lugar, encubierta, iracundacon tu vestido de mujer, 15
  16. 16. siempre trémula como si de un cisne de aire se tratase:tu alma oscila sobre un viento de verano, definiéndote a timismacomo una invencible ala negra,un sumario de la noche con iglesias, la guitarra del cantoagredidoy vencido dentro de un poema con mi funeral y tus anhelosderribados sobre sus cuerdas. 16
  17. 17. TU CABELLO.Debería estar durmiendo junto a la noche, pero así está bien. Apaga las luces del mundoy desenlaza con cuidado, tu suave cabello;sin más forma que un río pardo, un cauce de castañas y deespuma: que se abra tu cuerpo en mitades sencillas, y que haga palpitar sobre tu cabellera la rosa violada por la lengua del viento. 17
  18. 18. CONTESTACIONES.Blanca casa a la orilla de la luna,en cuyas puertas diseminadas por estambres, y murallashaciéndose a sí mismas entre el sueñome llaman con tu voz, tu silencio, a bajar un revólver de luz,a beber el aire saturado de pétalos,mientras los relojes extirpan de mis palabraslos inútiles últimos besos germinales.Cruje la madera, titilan los cristales a menudo indefensos,y tu sombra es una luz que se desgrana entre los seres, quecomo yo,en la calle o en el crepúsculo insondable,intentamos describir el alma de quien amamos, 18
  19. 19. repitiéndonos,igual una nube metálica clavada en el sonido de lo oscuro,o colgados sobre el cielo,como ruiseñores radicales en un racimo de puñales.De un día sofocadopor el grito de lo deshecho, lo innombrable,nacen las palabras acompañadas de tu forma, débil tragedia,suave deseo,que ante los ojos del mundo las tempestuosas existencias,todas se sobrecogen.Un galope puede romper la inmensidad,y el sol replicar dispuesto con campanas y almendras.Pero esta casa no se mueve, no grita en su ataúd de madera;estas paredes continúan palpitando gravemente un espíritu,una mano invisible que ha carcomido el aire, el vacío congotas pesadas,desordenándolo todo,todo. 19
  20. 20. Y así de tiempo y de tiempo, yo te contesto,desciendo hasta ti,bajo susurrante en la cadencia hacia tu casa,como una poza repleta de libélulas, hasta ti, magnética, quecondensas las florescon simples números proscritos de la primavera,y abres con tu cuerpo el aroma de la noche,y el canto de fausto que silencia los sepulcros de las aves.Yo te busco y te contesto,y aquí va mi mensaje, y aquí mi canto,porque hay algoque debo decirte, ésta que es mi verdad, pero que de tiempoy de tiempoya la he ido olvidando. 20
  21. 21. ERRANTE IV.Poetas muertos sobre las calles salen a despedirme entrecarcajadas.Soy otro el que ahora soy.Me escupen y me gritan sus palabras; filosas miradas a micorazón sobre un ventisquero,a mi dolor que versa y se renueva en una ciudad que no tienefin.Poetas muertos son los que se llaman como yo,y son los que viven y muerden sigilosos el sonido de mi voz,marchitándose con un profundo dolor.¿Alguien quiere, alguien, verme el alma?Necesito perderme un rato, 21
  22. 22. caminar solo con el mundo, huir,y abrazar los términos enarbolados donde los sueños nacendel espíritu como si fueran uno.Pero no les bastará a ustedes, los que me ojean con susferoces dientes,sepultarme con falsas flores tejidas,con cruces investidas, para nacer otra vez, más puro, mástransparente,sino una planicie en la máxima soledad progenitora,y allí perderme, y dulce y desnudo,fundirme con la espesura de la tierra como si se tratasede un noble párpado antiguo.¿Vesel sombrío humo que cruza mi cuerpo, tan similar a uncrepúsculo esclavo ysangrante?Pasa la vida sobre los tejados, retumbando el metal:no quiero que me recuerden 22
  23. 23. por mi voz de tortuga,ni por mi rostro redondo que se cansa,y que no sepan que en el viento de la vida las manzanas caíanahogadas entre mis palabras,cuando yo las comía entre el oscuro secreto del cosmos.Déjenme con mi corazón que parte tras tus ojos,volando,sobre la memoria de la noche.En mis sueños hay un errante para mí y una poesía que tebusca.Hay un camino con árboles que ondulansus últimos frutos a través de un sol rojo.Hay una migración.Hay un pájaro muerto.Y húmeda y dilatada como la lluvia,allí tú estás viviendo y esperando, mujer, en el transcurso delas hojas,y yo te escucho y voy a tu espera, para vivir cantando comocanta un pájaro mudo. 23
  24. 24. LA TORRE.Torre de mi alma en tu alma gastada, cilíndrico insomnio,tu nombre de bodega es una copa de pétalosturbada o una cáscara encinta,donde el azúcar de la noche se disemina tristemente,y eres hallada en el cruce de los caminos, tú,la extraviada navegante, seducida, en el sueño de la abeja.En mi cabeza tu recuerdo es un largo acordede violines y esclavos retratos,de esta torre adonde tú vives, sin un cuerpo de agua pura,hojas violetas que acuden a mi encuentro rumorosoadonde han desaparecido las ventanas.Ojalá salieras brincando de este encierro, del mar, una vez 24
  25. 25. por esta vida,como una instantánea flor desde los tristes vidrios.Ojalá si salieras…De almíbar la noche te saluda con sus vestidos rotos,grabándote el alma con números de jarabe,mientras el tiempo en una jarra recorta su vida en lo oscuro de tus ojos,correr de las aguas que han sido olvidadaspor una puerta entreabierta, donde nadie aún te miratú, reina de clavos fatigados,afectuosa madre de un panal clandestino que resiste,tristemente dulce.Aquí, en esta torre,tú vives de luto por corredores de aire, por habitaciones inexistentes,caminando sin fin por costuras en espanto,por círculos perdidos entre todas las direcciones del viento.Hagamos una pausa. 25
  26. 26. Déjame hablar,déjame escribirte sobre las paredes el corazón que no tiene nombre.Déjame desearte a puras negaciones:yo no quiero más para ti tribunales de blanco y besosde ángeles funerales.No quiero más habitaciones con frías aldabas, espacios que te lastiman,incansablemente,con la luna miserable a borbotones.El secreto es guardar silencio, y no decir voz,no nombrar el sitio de la tristeza que nos consume, como una nocheque bota sus cuchillos.Yo sólo te pido que de todo laberinto alojado en el peso del alma,de toda encrucijada de la vida fluyendo,ojalá si salieras, ojalá si salieras,pero amando… 26
  27. 27. TU NARIZ.Pequeña cordillera despoblada, pequeño país en la altura,territorio fecundado en la madre,y de mar y cielo, de grandes estrellas.Tan solo soy un navegante, mirando, sobre la frontera de tumanto rosamientras lloro sobre sus quebradasy me olvido de pronto, que cuando te veo,son en tus dos párpados tristes el sitio donde la noche baja. 27
  28. 28. ASTROLOGÍAS.De la piedra esculpida por el agua,su forma es una guerra de mariposas sobre el alba del niño.De la forma inacabada, el alma se resguarday se destruye con un sabor de amapolas ebrias,bajo el sueño de la costumbre.De los poetas y los enamorados,las calles caen vencidas por el otoño.Y de ti, la desnudez clara en mis ojos,el recorrido de lo profundoque se abre entre tus ropas mojadas, la simple sencillez,o el estremecimiento de una húmeda paloma. 28
  29. 29. De ti, la estatua hecha en cenizas estrelladas,la miel que se desprende de una abeja malherida,y que dulce y sonriente,se levanta otra vez, amorosa,a polinizar los campos viudos de mis regiones encendidas.¿Y mi corazón?Algo que el tiempo pasa y se olvida,dejando ruinas estérilesdonde tu lugar será ocupado por otra, inevitablemente.Pero a cada muerte del día tu nombre me acompañacon una cinta verde.Pero a cada poema que se destroza en mis sueños,tu alma se levantay riega de suspiros lo moribundode mi poesía cruel, llena de sangre y desorden incansable.Ahora cae sobre mí el rocío. 29
  30. 30. Las horas pasan fríamente.La estatua se funde dentro de un eterno crepúsculo,intensamente rojo.La tarde, conmigo,son una misma y sola cosa.Y de la luna, la luna, y tú, son dos campanas nocturnasdesde donde se levantan crisantemos de aire,en cuyas formas errantes una noche de voces lentamentese morían. 30
  31. 31. TU CUELLO.Todo se ha dicho ya de ojos, de boca, de labios, cintura.Todo de mujer, todo en el borde de la sombra.Pero no es verdad.Nunca he dicho nada sobre tu cuello,de esa escurridiza cintaen que cantan los cisnes cuando muereny una flor sin forma vacila:oh, tu de cuello, tu delgado cuello,que se abre a tu encuentro en el mundocon un solo pétalo. 31
  32. 32. TU NOMBRE EN LOS HOSPITALES.Las hojas suponen un grito,una propagación de agujeros que ocupan los sitios del alma,como una tarde que cae de golpe.En cada camino un silbido estalla, y de los árboles febriles,una hoja se descuelgay te acompaña hacia un campo en delirio, hacia una tierraácida.El cielo se encrespa sobre tu sombracon remolinosy escaleras.Oh, de ti, amor de agua,tu nombre abierto que pasa con pies silenciosos, 32
  33. 33. oh, tú, estéril sustancia,yo escucho a tu ser que llama igual un fantasma indefenso,una brisa de sueños desconfiados, dolorosa vozque transmuta los hospitales.Yo escucho tu voz galopando entre las noches de invierno,despoblada de todas las lágrimas, los nidos,huidiza del bosque, adormecida.Serenata de los cisnes,cataclismo de flores calcinadas, difuntas luciérnagas sobre losbalcones,luna de plata en la sed del auxilio,eres tú, toda,como todo lo que se expande y se desarrolla.Mi vozte contesta en una honda sacudida,ave de espuma y de madera, buscándote,desenterrando tu cuerpo desde la tos, abriendocon tijeras los dormitorios.Mi voz 33
  34. 34. que quiere llevarte lejos de las casas marchitas,de las agujas manchadas por el silencio,hacia un clavelque teje su alma y se reparte en un viento de cristales sobreel mundo.Es lo que quiero, lo que siempre he querido.Sabrás tú en algún momentoque hacia allá iremos, juntos, inseparables como si fuésemosde agua:serenos, puros, y eternamente transparentes. 34
  35. 35. RENAISSANCE.Como una gota de agua emerjo de la muerte (repican en elmundo lentas campanas)para tomar tu mano en una noche de cruz,y parte por parte,ir lavando la sangre en las molduras de tu ser,informe y viviente.Como una gota de agua voy tocando formas de dolor en laslilas,mezclándome,en tus orejas, tu pelo, de largos estíos en silencio, y en unapuerta que cruje,débil lluvia,el estuario que me llevará hasta ti:golondrinas que se posan en la tierra húmeda y desnuda. 35
  36. 36. Que cante tu cuerpo en mi compañía, que desate las agudasflores de mi residencia a través de tus muslos,tus pies,tu pecho desde donde trepan limones maduros,mientras mi corazón de fantasma va enterrando los párpadosde cada herida.Y así,un nuevo intento de renovar la poesía que te hablara algunavezcon la voz del ausente;poemas que despertaron con tu nombresobre una tempestad de brochas, intemperies y fracasos.Pero, oh, de ti, sospechosa,si de pronto tú estás en mí como una firme unidad, confusa,y si de pronto tú estás a mi lado con tus ojos en matices delechey crepúsculos de ámbar,porque esta gota que soy yo, 36
  37. 37. esta molécula desparramada de azul en tu espíritu,será un río,una corriente quebrándose de finos cristales, y estrellandosus olas sobre los sueñosque hasta hoycarcomen la orilla de nuestras almas desmedidas.Ay de ti, que yo amo,como una gota de agua que viaja y es única,se desarrolla,circula en las redes dulces de los besosy formula las caricias con el nombre de las uvas.Yo te amo con ojos de nido entre los cementerios, los queluego volarán en una huida perpetua.Yo te amo y te amocon mi alma de niño dentro de los hospitalesy el rastro del mar estrellándose sobre tu navegante boca. 37
  38. 38. UN NIÑO EN LA VIDA. En mi casa he reunido juguetes pequeños y grandes, sin los cuales no podríavivir. Son mis propios juguetes. Los he juntado a través de toda mi vida con elcientífico propósito de entretenerme solo. El niño que no juega no es niño, pero el hombre que no juega perdió para siempre al niño que vivía en él y que le hará mucha falta. Pablo Neruda (1904- 1973)Niño,mírame como si yo fuese un árbol crecido, luz de las ramasverdesque cruzan el infinito,mírame,como aquel que ha pasado por la experiencia del viento, elsabor de la nocheque recorre la materia contenida,y sigue, con el rocío, desarrollando las flores y las abejas. 38
  39. 39. Yo quiero que descubrasque en mi rostro de adulto, en mi estatura de cometa endelirio,o en mi cuerpo de hombre grande,desnudas y abiertas perduraron las hojas de mi ser,como una fotografía mineraldel otoño florido.De las raíces húmedas de un hombre, o de niño,un piano toca la tierra de nuestra madre cósmica,desembocandodesde todas las cosas un océano en el corazón.De la vida impenetrable, azul o transparente,nuestro nombre en los días y en las noches es el de ser,simplemente, tus hijos.Niño,pequeña ciudad que germina desde la tierra con triunfos yestaciones: 39
  40. 40. yo soy como tú,y con nuestras edades crecemos en el mundo.No te olvides nunca que yo también fui niño,río de experiencias y de olas profundas, que yo anduve pordonde tú andas,quise como tú quieres la gentileza de las frutas,el cielo de las luciérnagas,la sacudida de una tarde encinta de sus estrellas.Y ahorayo estoy a tu lado para protegerte,para acompañarte en tu historia,contarte en el tiempo cómo es que te veo crecer en un díaque amanececon tu sonrisa colmada de violetas,y el agua que estalla en una melodía alegrecuando tú despiertas en mi regazo, en tus territorios,y yo te veo, entre sueños y arcoíris. 40
  41. 41. Niño,de las raíces tú vienes a poblar de risas y juegos la amarguradel planeta,los agujeros grises de las calles,que de a poco van recobrando su color dulcecomo un beso redondo de ciruela. 41
  42. 42. QUIEN TE ESCRIBE.Yo soy el hombre alfarero, la goma de borrar,oh, dolor, oh, dolorido,como el agua que recorre debajo de las hojas la sed del viento y la vida.Hay ríos, sí, tantísimos,que se refugian debajo de las telas de los fantasmas y hay una voluntadque se patrocina arrendando las palabras.Ah Poesía, ¿qué hay de ti, oh, real?Yo soy tan sólo el torno inútil en que retumba el espíritu con laescritura, o de una mancha,el límite de su forma. 42
  43. 43. Pero afuera,afuera hay una ventana que prospera sin marcos,afuera un pájaro que pasa sin sombras, libre en sus alas, y sobre laatmósferatodo palpita y viaja en las cosascon un amor y una bondad inaplazables, tatuando sus hegemoníassobre mí.Yo, como un caballo de agua, soy, irremediablemente prófugo, blando,irremediablemente mundo.Yo soy el hombre funesto,la cerradura esculpida en ónix, el paraguas entreabierto, siempre,oh, dolor, oh, dolorido, soy el de la incomprensible alegría,el que todo lo interrumpe en una tarde consumida de velas, y condilemas y calles obscurecidas,ama los rincones de las ciudades a mitades de vida, y a mitades demuerte. 43
  44. 44. Yo soy el poeta, sí,el rostro en espera y cópulas sin condiciones, el que se detiene en el límitede este mundo a mirarel delgado hilo que se aparea con el llanto de la noche.Soy el que te escribe su silencio en una copa, el que reúne el duelo y lascosascon órganos de arcoíris,con un agua gastada que se parece tanto a ti, pero lleva mi nombre ensus caminos,y va entre las piedrasy las lunas que no hallan sus formas, y que a veces me acompañanfronterizas a los sueños,y a veces, como tú, también llegan a ser hermosas. 44
  45. 45. TUS MANOS.Largos racimos de mundo, palpitantes,así me parecen tus manos. Un agua incauta, suavidad abarrotada.Tienen una tecla de pianista, un sonido de hoja,arrastran el alma con la espesura de una delgada líneay se conducen sobre un frágil gesto en el abrazo.Oh, así me parecen, así, infinitas, vacilantes. Peroadiós a tus manos.¿Qué más puedo decir?Adiós, adiós, adiós a tus simples, hermosas manos. 45
  46. 46. DOMINGO POR LA TARDE.Frágiles sonidos escarban las ventanas, roban el tiempolas moscas, y sobre un viento de primavera que nace, tú,voces de un tímido aire, nubes girando sobre sí mismas,y como pájaros secos, en el llanto, gravitan los violines, tú,en la tarde que yace tumbada, silenciándose con pastillas,muerte olorosa y dolor, en un movimiento inmóvil, vacío, tú,y de tal modo vengándose el día con sus alas, y de tal modola noche con su boca pura, la noche impresa de tu rostro;fruto miserable bajo mi corazón desposeído, tú,en el algo de las cosas que de pronto desaparece, o un sin finde lo cruel,una quemadura fatal de la tarde de septiembre, tú,con tus ojos migratorios, habitante de la altura abolida, 46
  47. 47. o fantasma que se obliga a su idéntica ausencia, el crepúsculoencinta, tú,heridamente deshecha, heridamente sangrante, de quebrantoentre los días, de nombre, de voz que suplanta las flores, tú,en la hora de ser, posándote en mi balcón con el rastro deuna cicatriz, oh,como todo lo que está muerto por sus fáciles leyes, todo, tú,quien hace de la poesía una tumba de pétalos, un pubis dearcoíris calientes y cerrados,y espantosos truenos en lo oscuro y retoño, tú,alma rota fluyendo por una lluvia de edades,un instrumento de la tristeza del agua, el sentimiento que mebebe sólo a mí, tú,luto, invierno violeta, soledades,amor que trepa sobre la noche somnolienta, aboliendo todaslas luciérnagas,olor a sueño que rompe las tristes estrellas, tú,donde las cosas pecan y se prostituyen en un domingo depoesía, y colmados de un silencio muerto,miles de libros se imaginan tu retrato en el mundo con falsoamor, y un parto eterno, tú,como tantas y tantas veces, y veces y veces, tú, sólo tú. 47
  48. 48. SILBIDO DE TREN.Amanece,y todo es vasto, infinito, como la luz de una copa quebrándose,como el amor que aplasta con dolor su extensión metálica,tembloroso cortejo de la vida que termina en las maestranzas,interminablemente roncas y espesas para mí.Y desde el sol que sale de las semillas,la tierra se excede igual que un trigo con palabras, su tiempo perdido,pero yo, que amando y amando sus brillos indomablesen la triste lejanía de cada estación, de a poco,en el intertanto de ir escribiendo y viajando por tu cuerpo solitario,me voy quedando solo.Solo y simple como un riel que fue pobremente abandonado. 48
  49. 49. Oh, si tal vez, si tal vez, si otros fuéramos los que somos,si otra fuese nuestra vida, las circunstancias de nacer y de tocarnos,otro el color de las mariposas dormidas por el otoño en su dorado día,y otro el agua que ahoga los océanos en la soledad de los faros,yo hubiese dejado a la poesía germinar y vivir sobre un tren muerto,y mi amor caería tumbado desde una vieja rueda de carguero,que prescrito de todo rostro y de todo beso feroz, de toda culpa,viaja entre la noche vasta izando y rodando con sus tristes pañuelos,igual a una lámpara enterrada, igual que un agua estancada,y un silbido que a lo lejos me evoca a ti, sobre la hora dolidaque llora su estrella más oscura. 49
  50. 50. DESDE UNA HABITACIÓN EN EL DÍA. Receiving this human form, we cannot tell what tomorrow will bring. Observing the great of this world how long will they continue in their glory? The changes of the world are swift like the legs of the wide-winged dragonfly. Fumiko Hayashi (1946)Cuando pienso en ti lejanamente,y sé que mis himnos jamás te alcanzaron,el tiempo pasa delante de mícon demasiadas hojas muertas, funerales que se dilatan entremis pasos y los caminos.En mi alma caen de las ventanas telarañas hechas de rocíoy una música de tambores se escucha detrás de lo que se haido,oh, zozobra del hambre de mujer,oh, tú, 50
  51. 51. que encuentras a mi corazón sacudido por tantas puertasvencidas.Soy una cosa invisible que está vestida de hombre,y una luciérnaga sin forma,que bajo una bóveda profunda, voy volando entre cenizas yestambres, siempre a la invariable espera.En cada intersticio de la vida yo soy el que soy,y escribo,cobijado entre cuatro paredes de sangre paupérrima, y amor.Pero qué difícil es ser tu ausencia, recubrir tu faltay tu risa entre mi boca.Cada cosa parece forrada en cuero, mortal y funesta.Todo me hace mal, todo me enferma de mal,todo me hunde en un mar inválido con sus olas heridas,todo tiene un olora un útero podrido, inmortal,y se mueve dentro de mis sueños como si fuese un pozolleno de violines,moribundo, colorido. 51
  52. 52. ¡Me siento tan imperfecto,tan descorazonado como una flor que nace ciega, comounos ojos que miran el mediodíacon terribles alas negras!De las paredes germinan surcos por donde el agua llora tudolor dirigiendo ríos incansables,liberándose del cosmos prohibido hacia abajo de la vida,esclavos de lo que amamos y de lo que hoy ya no somos.¡Me siento tan indefensocomo una carta llena de lágrimas y miles de letras colmadaspor arrugas!Pobre altar de mi pecho doliente,miserable melancolía que me acosa dentro de los crepúsculoscon sus quemaduras,sus sentimientos de huesuda poesía.¿Qué es lo que hoy nos cabe decir, qué es lo que hubo quedecir?Yo soy tan culpable de mí mismo, al igual que tú, tan de mímismo… 52
  53. 53. EN LA CALLE.En la calle alguna vez nos encontraremos,sin identidades, con la lluviao con las tiendas violándose, con hambre de rozarnos la piel,y las hojas muertas, que como una bufanda roja, vuelan y vuelan,desintegrándose sobre toda la tierra.En la calle alguna vez,sin vernos,de pasada en nuestras vidas, como las palomas y la basura,nos acercaremosrespirando un día que ya no nos pertenece. 53
  54. 54. Del hollín de las paredes,del ruido de las fábricas y los trenes mugiendo,y de toda la muchedumbre indiferente, sonará una canción sin cansanciode una esperanza,de una agonía por sobre toda la tierra.Las plazas vacías resonarán tus pasos, delinearán la sombra por tucinturay de una hermosa luz oscura,la vida concurrirá sobre un nudo azucarado,una cinta sin tiempo que nos abatirá con su mundo, y que descoceremosa través del paisaje con el silencio de los ojos.¿Qué sabremos de nosotros en un día, en un año, en el agua de todauna vida?Tal vez, tal vezel viento apretando sus manos moldeará mi alma,y me arrastrará en sus direcciones a otros dominios, con otros poderesminerales, 54
  55. 55. y tal vez el encuentro de nosotros sea de otro en mi lugar,pero ten por seguro que viajará con mis palabrasy hablará con mi voz.Y cuando en la calle llegue ese día, dejadme pasar, sí,dejadme pasar,que yo vaciaré de todo el olvido las veredasy tú harás lo mismo conmigo,dejando que todo palpite en el puro mar que continúa y sigue. Una ola en su purísima extensión infinita.Pero de muerte en muerte, yo no te olvidaré.Pero de muerte en muerte, diré que te amé, aquí,con mi corazón que se desgranará sobre tu nombre sin fin,sangrando las leyes y los sueños que flotan bajo los espesos océanosde mi pequeña mujer vestida con los colores de la poesía. 55
  56. 56. TU PECHO.Aroma a la vida, pálpito abierto de cerezos, cristalesen cuyo movimiento la primaveradelata los dones que hay de ti, y de la amplia tierra.De amor ha crecido una levadura dulce, un crepúsculode miel cruelcomo un cielo sonrojado de aves redondas.De la semilla de la cereza, se vuelve copa para siempre,y copa la densidad rosa sobre el día entre tus hombros,poblándote de lunas rojas, calientes,de hija,de madre,y de infinita mujer. 56
  57. 57. MI MADRE.Madre, en un día que se parece tanto a hoyyo no sé cuántos he olvidado, y si de suerte una hora es laque relampaguea,así de un golpe de nocheros y de campanas,de caballos y de voces,sabrás que no soy yo, sino el horizonte quien se mueresilenciosamente de esperas,insistente, definido,y con aves de hierro viene volando, te ama, te cubre la bocade espirales negras,y luego te lleva.Yo no sé cuánto tiempo ha encerrado tu rostro, no sé eldolor que tus manos transportan 57
  58. 58. y cómo vierten su silencio;no sé nada de Cauquenes, del luto entre las hojas, la materia,y de lo que se construye con tu cuerpo cuando todo estáclaro, y a la vez,pobre, o frágilmente dulce.Es cierto, ha sido la vida igual a una paloma sin padres, sinhermanos;una migración perpetua de espinas, y un nombre recortado.Es cierto, ha sido el amor una luna carmesí,un beso profundo que cuelga sobre la torre del firmamento,totalmente abandonado.Pero hoy que contemplo tus manos trabajando,hoy que tus ojos visten con botones la tarde, sé que muypronto te irás de todas las cosas,muy demasiado pronto,quizás.Y a menudo sueño con esto, y sobre la partida de tu alma, elmundo se parte en dos.Y el mundo me parece también una gran poesía. 58
  59. 59. Yo simplemente puedo describir una gran casa, el hogar quesin fronteras viajó por mi corazóncomo una larga ventana de centro e intemperie,la residencia viva de una tierra desnuda, y errante.Pero no puedo imaginarte a ti,con toda tu profundidad, sobre el último segundo,la última palabra que sacude tu boca,los últimos ojos palpitantes.Y de las lágrimas que perduren de este acto abatido, correrásin cesar sangre y nochecomo un vino de arcángel, un veneno de la vida y una tristeagua sofocada.Todo en tu espacio será continuo,todo en el océano retraído, todo colmado con olas de olivos.Oh, Ximena,madre mía,yo sé que éste fue tu nombre, un breve suspiro sobre unplaneta nauseabundo,y ésta tu laboriosa, tu pequeña vida. 59
  60. 60. EL POEMA BLANCO. One may have a blazing hearth in ones soul and yet no one ever came to sit by it. Passers-by see only a wisp of smoke from the chimney and continue on their way. Vincent van Gogh (1853-1890)De un principio interminablemente triste,el cielo era un orfanato y tú estabas en todas las cosas comouna sombra proyectada,azulina, o eternidad parpadeante,y así el mundoparecía un enorme jardín constelado, impenetrable y vago entu voz contra la noche.Dime¿Qué es lo que yo podría haber hecho por ti, 60
  61. 61. sin que te hiriese, sin que te mueras con grandes goteronesamargos?En mis sueños esta pregunta baja como una estrella en llantoy abatida,resbalando un agua negra, un último latido.Todo se convierte en una pregunta que satura las páginas depensamientos inteligibles.Todo tiene un silencio que se esconde.Pero aún en medio del interrogatorio, del espacio de tu vida,yo quiero que recuerdes que de pronto entre mi amor y elestertor de tus besoshubo un ritual trizado por el olvido,una substancia que en el parto no nació,y oscura y tiránica y sumergida,se arrimaba al mundo sobre una marea de desesperanza,dejando caer su poesíacon un salto de tristeza y luto.Oh, tú, quiero que recuerdes que yo intenté hacer brotaragua de los girasoles 61
  62. 62. y cunas de tus labios,hacer de la poesía una cuerda y un balde,y de allí sacar un poco de la substancia de la noche, y limpiar.Yo he venido hasta ti con estos cantos de agua para trapear yrefregar el mundo,de germinaciones y de escobas,amarte como todas las letras,tocarte con el aire amanecido, la cintura y las orejas, los ojos,los parpados,las manos,la boca, las piernas, todo, todo cuanto te rodea y lleva tuaroma en un arma.Pero terriblemente perpetuo, terriblemente puro,el tiempo derribó mi ser en tu rostro,ahogándolo,y ahora llueve el placer con el corazón entre las manos,otro tipo de silencio, de cruel espesura, destinado sólo paramí,y dispuesto sobre mi vida, la sombra de un poeta, como sifuesen, como si clamasen infinitas hojas en blanco. 62
  63. 63. TUS PIES.Una sola vez vi tus pies:usabas sandalias, una coleta, y vestida de kimonoel aire con sus manos te completaba;te desnudaba con cada paso ligero, toda descubierta,y en el sonido de cada tristeza, que en ti, era acallada.Blancos eran tus pies, simples y rasos.Una suave melancolía caía de un sol de otoño.Esa vez no nos saludamos, no supimos de ninguno,y fuimos tan fríos, y tan inoportunos, y sombríos.Es cierto, que de aquello, luego nunca más nos vimos,pero date cuenta, que mucho fue que caminamos. 63
  64. 64. LA MUDANZA. ¿Por qué tan silenciosa?, me preguntó Su Majestad. “Di algo, me entristece no oírte”. Le contesté: “estoy contemplando la luna”. Me respondió: “Eso es exactamente lo que debías decir”. Sei Shōnagon (966- c. 1020)Quiero mudarme y desaparecer,palpar sobre la orfandad de lo innombrable las estrellas;partir con mis maletas al hombro, arrastrar,gastar lo diáfano de los caminos,extender,levantar una casa desnuda con el horizonte interrumpidoentre mis zapatos.Yo no deseo más que silencio, un embarazo de sitios, eltiempo a gotas, 64
  65. 65. puro, purísimo,como la tierra que en cuyos huertos los espacios repleta desurcosy de una hoja se descuelga la soledad que hay detrás de mi.Quiero en mi boca un manzano de luz,un agua que se renueve y no asuma ningún lugar.Pero es tan difícil el viaje de los moribundos, los que hoyvamos a tramos muriendo;difícil es la noche, tan oscura y sin techo,y sus grietas enormes que van definiendo al mundo.A cada paso la congoja me recogeentre veredas y cementerios con un racimo de flores,a cada estación los trenes marchan con ruedas de carney un olor a óxido, a vómito de recién nacidos,y a cada paso, otro paso más,escondido bajo la locura que me lleva hasta tus pies,delineando las sombras breves,y sospechosamente claras. 65
  66. 66. El mundo es un gran vacío de muebles y cajas abatidas,de ventanas rotas sobre mi alma,que van por las habitaciones como si fuese sangre herida,repicando su dolor por las paredes,repicando su dolor por las paredes,el dolor que va manchando todas las paredes…Sobre esta hora de abandono y tristeza,quiero olvidarme de las raíces, de mi primer nacer sobre latierra,del semen insustancial de mi origen, la falta de vida, de ser,de padre, de hembra,de yo,y que no halla más en las cosas que una simple cristalería,tenue, indecisa,junto a mi corazón apostado, pero tristemente prófugo.De vidrios muertos la primavera se esparce por las veredas,similar a un cerezo que se abre con navajas,en un accidente letal de los calendarios de abril. 66
  67. 67. Desparramados por el camino,mis sentimientos se extinguen sin dolor, como una leveimpresión de potestad,pero sin canto y sin poesía,y sin ti y sin tu cuerpo y sin tu alma, y sin mí para verte,el horizonte de aves rotas se va yendo con un color de muylejos.Yo quiero mudarme y desaparecer.Disipar en mí todas las ciudadanías.Quiero mudarme y desaparecer,sobre la orfandad palpar lo innombrable de las estrellas,caer sobre la oquedad, cerrarme y morir, morir, morir, morir,morir,morir.Y mudarme y desaparecer,y muriendo morir muriendo a cada instante de muerte, y acada hora de olvido, muriendo olvidándote… 67
  68. 68. TU SOMBRA.Fue nuestra única guarda, la incipiente palabra negra,y sobre un océano de preguntas, allí sobrevolaban sus alascomo la primerísima paloma con el trigo.Y sin saber y sin entender, la fui queriendosobre la luna erecta que proyectaba sus débiles besos.No sabremos nuncasi este libro es para ella, o tal vez para ti. 68
  69. 69. ASÍ FUE COMO VIVIMOS (EPÍLOGO).A puro amor fuimos,rebosados de territorios y orquídeas, a pura sombra,juntos,como una luz de invierno que asoló las ventanas con cenizasy ojos polvorientos.Fuimos el rastro de una manzana hambrienta,su lengua cruzando la piel perdida,y de precoz mordida, caminamos de la mano en el silenciopuramente verde.Te amo.Hoy se nos pasó otro día completo, y fuimos y seguimos ytodavía viviendo.Pero ya no te amo. 69
  70. 70. Descansemos de la luna y volvamos hacia donde aún nonacíamos.Pero te améy toda mi alma volcó su sangre sobre tu océano, creandoinvulnerables espirales,crepúsculos y volcanesbajo tu vientre azorado de tacto, de olas,de estrellas pesadas que bajan a mirar lo que entre nosotrosse tiñencomo sábanas de un profundo y rojo naufragio.Y así fue que me miraste una sola vez,y de rocío planetario, me hice invisible para siempre.La soledad tiene demasiadas cosas para mí,si es una torre redonda,donde el cielo se va haciendo y destruyendocada vez más parecido a ti, entre la sombra errantede los desollados y alcohólicos cerezos. 70
  71. 71. Oh, largo túnel de nuestras estaciones, de nievey de desfloraciones,ancha ausencia los cuerpos que ahogaron la mañana devioletas cortadasy el día de sus migracionescon el aroma de tus flores sexuales, lechosas y muertas.Yo tan sólo con una guitarra de agua te canté.Y con uva negra en la boca tú me esperabas, y nunca másnos volvimos a ver.¿Qué será hoy de ti? ¿Dónde está tu voz, tu olor, tu alma demadera?En el tiempo y en el tiempo unas volutas pobres sobreviven,perdiéndose entre las lágrimas del viento,los sueños espaciosos,la eternidad de tu ser que de a poco se oscurece. Adiós a ti, para ti. 71

×