Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Guión Largometraje NARANJA

3,768 views

Published on

Mi primer guión de largometraje. Dotado de pinceladas de fantasía y ciencia ficción.

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Guión Largometraje NARANJA

  1. 1. Naranja Segundo Borrador Ariadna Morales BerenguelNúmero de registro de la Contacto:Propiedad Intelectual ariadnamb@hotmail.com(Oficina de Barcelona)B-4507-1019/10/2010
  2. 2. SEC. 1. EXT. DÍA. CIUDADMientras aparecen los TÍTULOS DE CRÉDITO se intercalanrepetidas imágenes desde arriba de una gran ciudad congrandes edificios y explanadas. A las afueras hay una zonaresidencial rodeada de árboles frutales con muchos naranjos.En las pequeñas calles colindantes los vecinos pasean,saludan y hacen sus quehaceres diarios.Se oyen diferentes sonidos como el timbre de las bicicletasy voces de niños.La imagen se acerca sobre una colina de pequeñas casitas. Enla más alta hay una pequeña vivienda de dos plantas y undesván. La fachada es de color ocre. El tejado es triangulary rojo. En su planta baja reside una pequeña tienda dearomas artesanales. En su letrero de madera puede leerse elnombre: "Oniria". Acaba de empezar el día, el negocio estácerrado. Nos acercamos a la parte de la entrada.SEC. 1A. INT. DÍA. TIENDA ONIRIAEl lugar tiene estilo antiguo, con grandes estanterías demadera y un mostrador de ofertas. Hay mucha luz que entra degrandes ventanales. La zona de caja también es de madera.Sobre ella hay velas aromáticas de pequeño tamaño y sales debaño. En las estanterías hay frascos de cristal rellenos delíquidos de todos los colores. En otros jabones y velasaromáticas bien ordenados. El incieso está en un mostradormás pequeño con diversos carteles que explican suprocedencia.Detrás de la caja hay una puerta que da acceso a la casa.SEC. 1B. INT. DÍA. SALÓN CASA DE LA COLINAEl salón es pequeño. Hay un sofá amplio, una butaca antigua,una televisión, una radio. Grandes ventanales iluminan lahabitación. Hay montones de velas de todos los colores ytamaños. Hay más estanterías con libros viejos, una chimeneay algo de decoración antigua. La cocina, de estilo americanocon una barra y una mesa pequeña, está junto al salón. Espequeña, con un horno y cuatro fogones. Hay un gran cuencode cerámica con frutas de todos tipo.Unas escaleras llevan a la primera planta.
  3. 3. 2.SEC. 1C. INT. DÍA. PRIMERA PLANTA CASA DE LA COLINAUn pasillo estrecho pasa por un baño y dos habitaciones quequedan a los lados. Seguimos hasta el fondo, una escalera demano accede al desván.SEC. 1D. INT. DÍA. DESVÁN DE LA CASA DE LA COLINAEl desván es tan amplio como la planta de abajo. La luzllega desde una ventana en el tejado. Hay una gran mesa detrabajo de madera llena de frascos de perfume, multitud deflores de todos los colores y tipos, frutas a medio cortarjunto con a cuchillos y tijeras, especias, caramelo y ceraseca. Estanterías con más libros. Cerca de la mesa detrabajo hay un calendario del año actual. Todos los juevesestán marcados.La imagen se para sobre la mesa. Tiembla. Bajo ella hayescondido un hombre azul. Su cara y sus manos también sonazules.Sigiloso se acerca a un futón blanco donde descansaprofundamente AYA(24). Tiene el pelo rojo, largo, ondulado ymuy despeinado. Su aspecto es algo infantil. Lleva unvestido rosa, está lleno de manchas de cítricos y canela. Elhombre azul le acaricia la cara. Le susurra algo al oído queno podemos entender. Aya abre los ojos. Ya no hay nadie.TÍTULO - TERMINAN LOS TÍTULOS DE CRÉDITOSEC. 2. INT. DÍA. DESVÁN DE AYALos pájaros cantan. Aya sigue tumbada en el futón. Tiene losojos abiertos. Pone una expresión de incógnita, se da lavuelta, frunce el ceño extrañada, se sienta en el futónjuntando sus rodillas y rodeándolas con las manos, ladea lacabeza.Frente a ella está el hombre azul en su misma posición,mirándola. Él ríe. Se levanta y baja por las escaleras. Ayale sigue con la mirada.Aya se levanta de la cama, se estira. Coge varios frascos devarios colores, va oliendo uno a uno. Sonríe. Los coge entresus brazos y baila al compás de la música.
  4. 4. 3.SEC. 2A. INT. DÍA. COCINA CASA DE AYAAya baja corriendo las escaleras con los frascos entre losbrazos. Los deja encima de la mesa. Prepara café y tostadasmientras tararea una canción que suena.CARLA(70) baja las escaleras con dificultad. Va con ropaajustada y maquillaje provocador que no combinan con suedad. Lleva zapatillas de estar por casa. Tiene el ceñofruncido, lo que le da una imagen de estar siempre enfadada. AYA Buenos días, abuela.Va hacia su abuela. Aya sonríe y le da un beso en la frentea Carla. Su abuela le aparta con la mano. CARLA No seas pegajosa. Sabes que no me gusta.Aya desiste y ayuda a su abuela a sentarse en la silla. Lepone café y tostadas sobre la mesa. Aya vuelve a chasquearlos dedos. La música se para.Se sienta a la mesa con su abuela. Se mete en la boca unmontón de galletas de fresa. CARLA (termina de sorber el café) Deberías dejar que yo haga el desayuno y tú dedicarte más a hacer perfumes si no quieres quedarte sin esas galletas tan caras.Aya hace un gesto de recordar algo. Se acerca a la mesa delsalón y le da a la abuela los frascos de perfume que habajado. Carla los abre y los huele. CARLA Uhm.. Bien, bien... Pero necesitaré más para unas clientas que vienen mañana.Aya asiente con la cabeza.Coge varias galletas, se las mete en la boca, hace un gestode despedida a su abuela con la mano y sube las escalerascorriendo.La música vuelve a escucharse.
  5. 5. 4.SEC. 3. INT. DÍA. DESVÁN DE AYA.Aya se pone un delantal de trabajo, se recoge el peloalborotado. AYA (mira a cámara) ¡Hola! Me llamo Aya, ¿qué tal? Supongo que estás aquí porque tienes curiosidad por saber de mí.Corta las cáscaras de algunas frutas, fresas, peras ylimones. Coge algunas especias de la estantería y lasespolvorea en un recipiente hermético de cristal. Tritura lafruta que acaba de cortar. Lo pone en un vaso. AYA La verdad es que tampoco soy nada del otro mundo (bebe el contenido del vaso). Vivo con mi abuela a las afueras de la ciudad y trabajo en el negocio familiar.Deja el vaso. Esparce unas pétalos amarillos sobre elrecipiente de cristal hasta cubrir 3/4 partes. Coge unabotella de vodka. Mira a la cámara y ríe. AYA Tranquilos, no voy a emborracharme en los primeros 10 minutos de película.Añade el alcohol en el recipiente. Lo cierra con una tapa deplástico. Coge varios sobres con colorante de un cajón. AYA Elaboro aromas naturales para los clientes de la tienda de mi abuela.Coloca el recipiente en un baúl cerca del ventanal. Sacaotro. Lo abre, huele el contenido. Asiente feliz. AYA ¡Ya está listo!Saca más recipientes de cristal. Los pone en la mesa detrabajo. Esparce unos polvos marrones en el primero deellos.
  6. 6. 5.SEC. 4. INT. DÍA. DESVÁN DE AYAAya esparce colorante marrón en uno de los recipientes,mezcla, bate... Huele el contenido. AYA Castañas asadas...SEC. 4A. EXT. DÍA. PARQUE DE BARRIOVemos en pantalla partida a un ANCIANO(82) de aspecto gruñónsentando en uno de los bancos de un parque. Está apoyado conlas dos manos en su bastón. Refunfuña cosas por lo bajo.SEC. 4B. INT. DÍA. DESVÁN DE AYAAhora esparce colorante blanco. AYA ¡Yogurt!SEC. 4C. EXT. DÍA. PARQUE DE BARRIOUna paloma blanca revolotea sobre la boina que lleva elanciano. Hasta que se pone sobre su cabeza.SEC. 4D. INT. DÍA. DESVÁN DE AYAEsparce en otro recipiente colorante ocre. AYA ¿Galletas y miel? ¡Sí!SEC. 4E. EXT. DÍA. PARQUE DE BARRIOEl anciano saca un trozo de pan duro del bolsillo de lachaqueta y se lo tira a la paloma. Intenta ahuyentarla de sucabeza.SEC. 4F. INT. DÍA. DESVÁN DE AYAAhora mezcla en el mismo recipiente colorante blanco ymarrón. AYA ¡Dulce de leche y cacao!
  7. 7. 6.SEC. 4G. EXT. DÍA. PARQUE DE BARRIOLa paloma hace sus necesidades en la boina del anciano. Éstese rinde, coge su bastón, se apoya y vuelve a refunfuñar. Lapaloma se acomoda sobre su boina.SEC. 4H. INT. DÍA. DESVÁN DE AYAVolvemos a pantalla completa. Aya tuerce el gesto, pone carade asco y se ríe. AYA ¡Puag! (aleja el contenido)Aparta los recipientes y va hacia una pequeña cocinilla alfinal del desván. Pone una gran olla y enciende el fuego.Añade varias barras de cera de abeja. AYA A veces los aromas salen mal, no soy perfecta... (alza el dedo índice) Para tener éxito el truco está en la imaginación.Tritura algunas fresas frescas y las bate en la batidora.Añade el contenido a la cera ya derretida. Prepara unasmechas en unos moldes en forma de espiral. Aya cierra losojos mientras tararea una nueva canción.SEC. 5. EXT. DÍA. CAMPO DE FRESASUn vasto valle verde repleto de fresas. Aya corre mientrassigue canturreando la canción. La escena se aleja y seencuentra en un pequeño planeta flotante, todo lleno deverde y el rojo de las fresas.SEC. 6. INT. DÍA. DESVÁN DE AYAEl sonido de la canción anterior sale de su minicadena. CARLA (OFF) (desde abajo) ¡Aya! ¡A comer!Aya abre los ojos de golpe.Deja la cera en los moldes y los mete en una pequeñaneverita al lado de los fogones. Baja con prisa.
  8. 8. 7.SEC. 7. INT. ATARDECER. COCINA AÑOS 20Una cocina vieja al estilo años 20 de ambiente acogedor. UnaSEÑORA(57) prepara la cena. Lleva un vestido azul de la modaaños 20, su pelo es rizado con un recogido. Va muymaquillada. Tiene un delantal amarillo. Corta lechuga. Suenael pitido del horno. Coge unas manoplas. Abre el horno.Se oye cerrarse una puerta. Aparece el MARIDO DE LASEÑORA(60). Tiene cara de cansancio, de no haber tenido unbuen día. La señora mira a su marido. Él también la mira.Olfatea algo delicioso. Cambia la cara y sonríe de formapícara a su mujer.Se acerca a la señora, la coge por la cintura y la besaapasionadamente. La pone encima de la mesa de la cocinatirándolo todo. La besa en el cuello. La señora se dejallevar, aún tiene las manoplas puestas.Vemos una imagen del horno. Está abierto. Dentro hay un botede color ocre.Aparecen unas letras en forma de eslogan de anuncio detelevisión. Reza: FRAGANCIA DE CANELA, JAZMÍN Y ANÍS.Afrodisíaco. PASIÓN.SEC. 8. INT. NOCHE. CALLE DESOLADAUn CHICO JOVEN(14) camina por una calle larga y amplia. Vavestido de negro. No hay nadie. Mientras camina floresempiezan a crecer a su paso. Se va haciendo de día. Al finalde la calle hay una pequeña casa. Entra.SEC. 8A. INT. DÍA. CASA DEL CHICO JOVENUn salón amplio con muebles de madera y sillones deterciopelo rojo. El chico joven camina hasta el final de lahabitación, gira a la derecha.SEC. 8B. INT. DÍA. CAPILLAHay unas 12 personas reunidas alrededor de un ataúd. Unamujer llora frente a él. El chico joven se acerca a ella.Hay una foto de una chica joven sobre el féretro.El chico joven le ofrece una caja blanca con un lazoamarillo a la mujer. Ella le mira con los ojos llenos delágrimas. Abre la caja. (CONTINÚA)
  9. 9. CONTINÚA: 8.Es un frasco lila. Aparecen de nuevo las letras de eslogan,pero esta vez con tipografía gótica: FRAGANCIA DE ALGODÓN,GALLETA Y LAVANDA. Apoyo. Compañía.La mujer huele el frasco y abraza al chico joven.SEC. 9. INT. TARDE. SALA DE ESTUDIOS BIBLIOTECAUNIVERSITARIAUn CHICO ESTUDIANTE(22) está en una mesa de biblioteca conun portátil. Hay montones de libros de física cuántica,matemáticas avanzadas y astronomía a su alrededor. Bufa, seecha las manos a la cabeza, gruñe y se despeina. Apoya lacabeza en la mesa suspirando.Se acerca una CHICA ESTUDIANTE(22). Roberto alza la cabeza yla mira. Ella sonríe.SEC. 10. EXT. ESPACIO EXTERIORLos dos estudiantes llevan trajes de astronautas y flotan enmedio del espacio. Se cogen de la mano.SEC. 11. INT. TARDE. SALA DE ESTUDIOS BIBLIOTECAUNIVERSITARIALa estudiante frota la espalda del chico. Saca sus libros,se sienta junto a él y ambos se ponen a estudiar.El bolso de la chica deja entrever un frasco de color verde.Aparecen letras de eslogan más juvenil: HIERBA FRESCA,MADERA Y ARENA DE LA MAR. Esperanza.SEC. 12. INT. NOCHE. TOCADOR HABITACIÓNUna MUJER(32) está frente al espejo de su tocador. Sureflejo muestra una rostro de nariz aguileña, ojos separadosy boca pequeña. Lleva un vestido de fiesta negro. Se echaunas gotas de un frasco rojo.Su imagen se transforma en una chica guapa. Sus labios soncarnosos. Sus ojos redondos y almendrados. Su figura tambiéncambia a una chica alta y despampanante. Se levanta y dejael perfume en el tocador.Hay un frasco rojo. Aparecen letras de estilo romántico:FRAGANCIA DE ROSAS, JAZMÍN Y PIMIENTA. SEGURIDAD. CONQUISTA.
  10. 10. 9.Cuando se levanta y su imagen desaparece del espejo vuelve aser la mujer de antes. Sale por la puerta con sonrisapícara.SEC. 13. INT. NOCHE. COCINA CASA DE AYAAya presenta los cuatro frascos (el ocre, el lila, el verdey el rojo) a su abuela. Se los arrastra sobre la mesadurante la cena. CARLA Perfecto. Al lado del microondas te he dejado la lista de ingredientes para mañana.Aya empieza a recoger la mesa. Le da una manzana a suabuela. Ella se sienta y come unas fresas con nata.Carla se levanta. Saca de su bolsillo dos pastillas. Laspone al lado del plato de fresas de Aya. CARLA No olvides tomártelas antes de dormir.Aya no mira a su abuela. Su mirada va dirigida a una velaencendida justo al lado de la ventana. Hay noche clara.Un hombre azul se asoma por la ventana y saluda a Aya. Ellale está mirando.Carla sigue la mirada de su nieta. No hay nada en laventana. CARLA ¿Qué miras? AYA (mira a su abuela) Nada, nada.Se levanta y se toma las pastillas.Ayuda a subir a su abuela la escalera. Aya mira hacia atrás.El hombre azul sigue saludándola. Ella le devuelve el saludocon una mano sin que su abuela se dé cuenta.Pero el hombre azul ya no está.
  11. 11. 10.SEC. 14. INT. NOCHE. DESVÁN DE AYAAya está tumbada en su futón mirando hacia la ventana deltecho. Se pueden ver la Luna menguante y las estrellas. AYA No estoy enferma. (PAUSA) Mi vida es tan normal como la de cualquiera. (PAUSA) Yo no me meto con nadie.Vemos la Luna llena. Parece inerte, pero habla a Aya. LUNA (0FF) Nadie te creerá...Una estrella titila junto a la Luna. También comenta algo. ESTRELLA (OFF) Estúpida niña.Aya frunce el ceño enfadada, coge un mando de televisión yseñalando a la ventana le da al botón de OFF. La Luna y lasestrellas desaparecen, se cierra la ventana.La luz se apaga. Aya deja el mando y cierra los ojos.SEC. 15. INT. DÍA. ESCALERAS CASA DE AYAAya baja corriendo las escaleras. Lleva una mochila grandede color lila.SEC. 15A. INT. DÍA. SALÓN CASA DE AYABaja las escaleras hasta el salón. No hay nadie.SEC. 15B. INT. DÍA. COCINA CASA DE AYAAbre el armario y coge varias galletas, se las mete en laboca. Coge la lista de ingredientes de la mesa y va a lapuerta que accede a la tienda.SEC. 15C. INT. DÍA. TIENDA ONIRIACarla está atendiendo a una clienta habitual. CLIENTA (a Carla) Pues querida, la reforma te ha quedado fantástica. ¿Quién te ha (MÁS) (CONTINÚA)
  12. 12. CONTINÚA: 11. CLIENTA (continúa) pintado las paredes? A ver si me recomiendas a alguien, que a mi marido no le da la gana de pintar la casa y...Aya aparece por la puerta de atrás. La clienta la mira ysaluda con la mano. Aya sólo sonríe. Le da un beso en lamejilla a su abuela. Esta vez lo acepta e incluso pareceobligada a sonreir cariñosamente. Aya sale disparada por lapuerta de entrada. CARLA (grita a Aya) ¡Ten cuidado! A la una aquí para comer. (Se dirige a la clienta, habla de forma cariñosa) Esta niña siempre con prisas. No tiene remedio...SEC. 16. EXT. DÍA. COLINA ABAJOAya corre con la mochila. Pasa por una explanada de árboles,caen hojas secas. Se escucha un sonido. Es el viento. Ayasonríe.Se divisa la estación de trenes a lo lejos. Es una paradaexterior. Al lado de la estación hay un valle de naranjos.Las naranjas están ya maduras, relucen.Aya se para en seco. El sonido del viento se para. Mirahacia la izquierda.SEC. 16A. EXT. DÍA. VALLE DE LOS NARANJOSHay un hombre de espaldas en cuclillas bajo la sombra de unnaranjo. Lleva una camisa a rayas naranja y un vaquerogastado. Está esquelético. AYA (mira a cámara y señala) Y aquí tenéis al extraño SEÑOR NARANJA(32).El Señor Naranja se levanta y arranca una naranja del árbol,se la lleva a la boca y le da un mordisco sin pelarla. AYA Siempre que vengo a coger el tren él está ahí arrancando naranjas y comiéndolas sin parar y siempre... (CONTINÚA)
  13. 13. CONTINÚA: 12.El Señor Naranja se percata de la mirada fija de Aya, se dala vuelta, le sonríe y saluda con la mano.Aya se sonroja, baja la mirada y corre hacia la estación. AYA ... siempre me mira y me sonríe.De repente el Señor Naranja se transforma en una naranjagigante de cartón. Sólo asoma la cabeza y las manos. Va allevarse una naranja a la boca, pero no llega, pierde elequilibrio y cae rodando.Se oye una carcajada fuerte. El sonido del tren.SEC. 16B. EXT. DÍA. ANDENES ESTACIÓN DE TRENAya ríe por la imagen de la naranja gigante. Ríe fuerte y lagente se le queda mirando.El tren para. Aya se sube.SEC. 17. INT. DÍA. INTERIOR DEL VAGÓNSe sienta al lado de la ventana. Suena la alarma del cierrede puertas.Apoya la cabeza en el cristal. AYA Me gustan mucho los trenes. Me hacen entrar en una especie de trance. Invitan a soñar.Aya alza su mano, abre y cierra los dedos frente a su cara.Justo delante de ella ya no hay un asiento vacío, está elhombre azul.El hombre azul le sonríe. Aya cierra los dedos, los vuelve aabrir y ya no está.Suspira, vuelve a apoyarse en el cristal y se queda dormida.Todo se vuelve negro.SEC. 18. INT. DÍA. INTERIOR DEL VAGÓNSe oye por megafonía: "Próxima parada: Angelía. Final derecorrido"Aya abre los ojos, volvemos a ver el interior del vagón conotros pasajeros. Aya se apea del tren.
  14. 14. 13.SEC. 18A. INT. DÍA. ESTACIÓN DE METRO SUBTERRÁNEAAnda con la multitud hasta las escaleras mecánicas. Subevarias escaleras más. La gente tiene cara de malas pulgas,va con prisas. Uno de ellos empuja a Aya sin disculparse.SEC. 18B. INT. DÍA. SALIDA DEL METROLlega a las escaleras mecánicas de salida. Una luz naranjaresplandeciente ilumina la cara de Aya.SEC. 19. EXT. DÍA. CIUDAD IMAGINARIAAya está en el exterior, la boca de metro la tiene detrás.Echa un vistazo al paisaje. Las luces del cielo sonanaranjadas. Las nubes amarillas. El cielo está copado portres soles rojos. La luna azul se esconde detrás deedificios de gran altura cuyo techo cubren las nubes.Las personas que salen del metro con ella se convierten enrobots de colores vivos. Andan de forma mecánica.Uno de los robots coge a Aya en brazos. Le da vueltas. Ladeja en el suelo y baila con ella al ritmo de la música quesuena.A su alrededor más robots bailan unos con otros.Muchos se acercan y montan un corro. Un robot gigante coge aAya, la pone boca arriba y la eleva hacia el cielo.Aya se incorpora sobre los hombros del robot gigante. Cierralos ojos.SEC. 20. EXT. DÍA. CIUDAD REALAya abre los ojos. La música se detiene. La ciudad presentaun aspecto gris. El cielo está nuboso debido a la polución.La gente corre de aquí para allá sin apartar la vista alfrente. Se organizan como unidades de ejército y caminan alunísono. Se oyen pitidos de coches y el sonido del metro.Las calles colindantes están llenas de polvo y edificiosviejos y echados abajo. Los mendigos piden a la gentevestida de traje que corre hacia la boca de metro. Otraspersonas piden un taxi a la vez.Aya pestañea. Vuelve a cerrar los ojos.
  15. 15. 14.SEC. 21. EXT. DÍA. CIUDAD IMAGINARIAVuelve a sonar la música. Aya abre los ojos. Sonríe.Aya sigue en los hombros del robot gigante al que siguenmontones de robots de todos los colores. Se dirigen hacia elhorizonte de la ciudad futurista. Hay un edificio altísimoque se disipa entre las nubes amarillas.SEC. 21A. EXT. DÍA. ENTRADA EDIFICIO GIGANTEEl robot gigante ayuda a bajar a Aya. Ella se despide y leda las gracias. Abre la puerta del portal del edificioaltísimo.SEC. 22. INT. DÍA. HALL EDIFICIO GIGANTETodo vuelve a la normalidad. Aya entra. Camina contenta porel hallSEC. 22A. INT. DÍA. ESCALERAS EDIFICIO GIGANTESube las escaleras hasta el sexto piso. Va saltando de dosen dos.SEC. 22B. INT. DÍA. PUERTA DEL SEXTO BLlega a la puerta con una "B" sobre ella. Saca unas llavesde la mochila y abre la puerta.SEC. 23. INT. DÍA. SALÓN DEL SEXTO BEntra dentro. AYA ¡Ya estoy aquí!No hay respuesta.La puerta da acceso a un salón con un sofá pequeño y unospocos muebles. No hay televisor. Aya sube las persianas. Laluz entra a la habitación que deja ver paredes grises. Enmuchos rincones hay flores de colores fríos y un gran relojde cuco. AYA ¿Mamá?
  16. 16. 15.Aya deja mochila encima del sofá. La abre y saca un bote conun líquido violeta. Se dirige al pasillo con el bote en lamano.SEC. 23A. INT. DÍA. PASILLO DEL SEXTO BAya se dirige al fondo del pasillo que iluminan los rayosdel Sol. Hay varios jarrones con flores en el camino, Ayatoca algunas de ellas y las huele.SEC. 23B. DÍA. HABITACIÓN DEL SEXTO BHabitación soleada. De paredes grises. Hay un pequeñotocador decorado con flores. El espejo está roto. Hay unagran ventana donde entra la luz del Sol. Un armario viejocon un vestido vintage colgado en el mango.La cama es de matrimonio, con un cabecero antiguo. En ellaestá ANGELÍA(48), metida dentro con un camisón púrpura.Tiene el pelo largo y ondulado como Aya. Está pálida ypadece ojeras. Está mirando hacia la ventana. AYA ¡Mamá! ANGELÍA (gira la cabeza) ¡Aya!Aya se acerca a su madre y le da un beso en la frente. Leofrece el frasco. AYA Feliz cumpleaños, mamá.Angelía mira el frasco sonriendo. Desenrosca el corcho yhuele el contenido. ANGELÍA Uhm... son lilas con algo de margaritas y frutas silvestres. Y... ¡espera! Le has echado pera y plátano, ¿verdad? ¡Gracias cariño! ¡Me encanta!Angelía acaricia la mejilla de su hija. Aya sonríe y sequeda mirando a su madre cómo huele el perfume. (CONTINÚA)
  17. 17. CONTINÚA: 16. AYA (OFF) Y esta es mi madre Angelía. Cada vez que la miro me quedo embobada por su belleza...Vemos a Angelía sonreir con el bote en la mano. Poco a pocose va volviendo más joven...SEC. 24. EXT. DÍA. SELVAANGELÍA(21) mira a la cámara con decisión, segura de símisma. Está en medio de una selva de vasta vegetación. Llevasu pelo rojo recogido en una coleta, ropa de safari y botasmontañeras. Porta una mochila y tiene atado a su cuello unpañuelo pirata. Colgados de su cinturón hay un machete y unacantimplora.Está con los brazos en jarra. Mira hacia arriba, el Sol leda en la cara. Cierra los ojos. Mira de nuevo a la cámara yhace un gesto para que la siga.Se da la vuelta. La seguimos entre los árboles yplantas. Angelía llega a un claro.SEC. 25. EXT. DÍA. CLARO ENTRADA AL TEMPLO ANTIGUOHay un pequeño templo en ruinas frente a ella. AYA (OFF) Mi madre era una gran exploradora. Se sentía tan frustrada encerrada en una ciudad que decidió salir a correr aventuras.Angelía se acerca a las ruinas. Pasa las manos por elrelieve de una columna. Es una simbología extraña deescritura cuneiforme. AYA (OFF) Nunca tuvo miedo de hacerlo sola. Su curiosidad era mucho más fuerte y su instinto un gran aliado.Angelía gira el capitel de la columna. Una pequeña aperturaaparece al ras del suelo apenas visible entre la hierba. AYA (OFF) Mi madre era toda adrenalina.Angelía se arrastra y entra por la apertura con dificultad.
  18. 18. 17.SEC. 26. INT. DÍA. PASADIZO TEMPLO ANTIGUOAngelía enciende una bengala, repta con dificultad hasta unaapertura más ancha. Sale al exterior de una sala.SEC. 26A. INT. DÍA. SALA INTERIOR TEMPLO ANTIGUOEs una sala enorme, frente a Angelía hay una gran estatua deuna sirena con cuatro brazos. Cada uno sostiene una perla depiedra gigante. Angelía mira todo el panorama asombrada. AYA (OFF) Y cada cosa nueva que descubría la reconfortaba y le animaba a seguir.Angelía se acerca a la cola de la sirena y la escala sinproblema. Saca una cuerda de su mochila. La lanza y enganchauno de sus ganchos en uno de los dedos de la sirena. Sebalancea al brazo izquierdo.Se desliza pero pierde el equilibrio. Lanza de nuevo lacuerda y consigue sostenerse con ella en uno de los cabellosde la sirena. Se balancea y llega a la parte trasera de laestatua. Descansa.Escala la espalda de la sirena. Accede a un hueco debido auna rotura. Descansa. Justo enfrente de ella hay una especiede balcón con una reja rota. Dentro de ella hay un peine deespinas plateado con rubíes en el mango. ANGELÍA Sí, bonita... ¡te encontré!Lanza de nuevo la cuerda. Se engancha en un saliente de lapared de enfrente. Se va impulsando cada vez más para llegara la reja.Se escucha el grito de auxilio de un hombre.Angelía mira en dirección al grito pero decide seguir dandoimpulso y no hacer caso.Se vuelve a oír el grito. La tierra empieza a temblar. Algogolpea el templo desde fuera.Angelía mantiene el equilibrio.De nuevo el grito. Esta vez se para en seco. Otro golpe.Angelía chasquea los dientes. Con la cuerda baja lo másrápido que puede al suelo.
  19. 19. 18.El templo se mueve como si hubiera un terremoto. Una de lasperlas de piedra cae hacia abajo. Aya da una voltereta yconsigue esquivarla. Pero la perla rueda hacia ella, salecorriendo.SEC. 26B. INT. DÍA. PASADIZO TEMPLO ANTIGUOSe introduce lo más rápido que puede por el pasadizo deentrada. Por poco consigue escapar. La perla choca con laentrada obstruyendo por completo el acceso a la sala. ANGELÍA ¡Mierda! (da un golpe en el suelo)Repta hasta la salida.SEC. 27. EXT. DÍA. CLARO ENTRADA AL TEMPLO ANTIGUOSale al exterior. Frente a ella hay una criatura de 8metros. Su figura es parecida a la de la pantera pero sucola tiene un aguijón. El templo está destrozado por uno delos laterales.La bestia ruge al ver a Angelía y muestra seis colmillosmajestuosos.Tiene atrapado en su cola a un hombre robusto vestido deexplorador. Parece inconsciente.Angelía saca una daga escondida en su bota. Hace frente a labestia. Ésta se acerca a Angelía soltando al hombre de sucola que cae bajo un árbol.Angelía mira a la bestia decidida. AYA (OFF) Toda aventura conlleva riesgos. Mi madre no le temía a nada. Quizá solo a su propia valentía.Angelía corre hacia la bestia, derrapa al lado de una de suspatas y hace un corte en la garra. La bestia gime de dolor.Furiosa intenta embestir a Angelía. Ésta le esquiva. Pero labestia consigue arañarla en la espalda.Angelía cae a un lado, se toca la herida. Sangra.El hombre que sostenía la bestia con la cola abre los ojos.Se pone las manos a la cabeza. Su visión borrosa se aclara yve la escena. (CONTINÚA)
  20. 20. CONTINÚA: 19.Angelía chilla a la bestia. La bestia le ruge. Ésta vuelve aembestir con la cabeza.Angelía aprovecha la ocasión y escala por su morro hasta elcogote. Se engancha en el pelo del monstruo y clava su dagaen el ojo izquierdo.El hombre contempla asombrado la escena. Mira hacia abajo yve su escopeta. La coge y corre hacia donde está Angelía.La bestia se retuerce y Angelía cae.El hombre cubre a Aya y se coloca frente a la gran pantera ydispara en la cabeza.La bestia cae desplomada al suelo.El hombre se queda un instante con la misma posición. Seacerca al hocico. No respira.Mira hacia atrás. Angelía se sostiene el brazo herido. Correa auxiliarla. DAN (32) ¿Estás bien? Lo siento muchísimo, esa cosa me perseguía desde el lago... no sé cómo ha conseguido evitar mis disparos... ¡Estás sangrando! (hace presión en las heridas de la espalda) AYA (OFF) Y como podéis imaginar. Este señor con mirada de cordero degollado es mi padre.Angelía se queda mirando sin decir nada al hombre. DAN Me llamo Dan. Muchísimas gracias por ayudarme, ¡me has salvado la vida, muchacha! (sonríe)Angelía se sonroja y aparta el brazo del hombre que presionalas heridas. ANGELÍA En... en mi mochila hay algo de primeros auxilios. Algunas gasas y demás. Puedes sacarlas y hacer presión con ellas. (CONTINÚA)
  21. 21. CONTINÚA: 20. DAN Eh, claro, claro... Eh... (duda) ANGELÍA Angelía. DAN ¡Angelía! Me gusta, ¿de dónde eres? ¿qué haces por aquí? (rebusca en la mochila de Angelía, saca unas gasas) ANGELÍA No soy de ningún lugar y soy de todos a la vez y estoy aquí porque las circunstancias lo han querido así. DAN (ríe) Pues ya somos dos.SEC. 28. EXT. DÍA. DESIERTODan va en un coche todoterreno por el desierto. Va sorteandodunas. Angelía va en una moto justo a su lado. AYA (OFF) Daba la casualidad de que siempre coincidían en el mismo sitio. Por eso al principio competían.SEC. 28A. EXT. DÍA. PIRÁMIDELlegan a una pirámide. Angelía deja la moto y sale corriendohacia ella. Dan para el coche y va detrás.Cada uno rodea la pirámide por un lado.SEC. 28B. EXT. DÍA. LATERAL IZQUIERDO PIRÁMIDEAngelía va por la izquierda. Ve un hueco, lanza un gancho yescala hacia él. Entra.
  22. 22. 21.SEC. 28C. EXT. DÍA. LATERAL DERECHO PIRÁMIDEDan opta por la derecha. Se agacha y escarba en la arena yencuentra otro hueco de acceso. Entra en la pirámide.SEC. 29. INT. DÍA. INTERIOR DE LA PIRÁMIDEAngelía enciende una bengala.SEC. 29A. INT. DÍA. INTERIOR DE LA PIRÁMIDEDan también enciende otra bengala.SEC. 29B. INT. DÍA. PASILLO SUPERIOR INTERIOR PIRÁMIDEAya corre por un pasillo lleno de jeroglíficos. Se vaagarrando a la pared para no tropezar debido a losdesconchones del suelo.SEC. 29C. INT. DÍA. ESCALERAS INTERIOR PIRÁMIDEDan sube unas escaleras con la bengala en la mano esquivandolos escalones rotos.SEC. 30. INT. DÍA. SALA PRINCIPAL DE LA PIRÁMIDEAmbos llegan a una sala iluminada por una apertura deltecho. Miran al fondo de la sala. Hay una puerta de oropresidida por dos esfinges a los laterales.Se miran. Corren ambos hacia ella. Llegan a la vez. Seempujan. Angelía es quien consigue abrirla.SEC. 30A. INT. DÍA. SALA PRINCIPAL DE LA PIRÁMIDEEntra en una sala exactamente igual que la anterior. Danestá al fondo abriendo la puerta. Entra.Dan aparece detrás de Angelía. Ambos se ríen. DAN A ver ahora cómo salimos de este laberinto... (bufa) AYA (OFF) Parecía que el destino no quería separarlos.
  23. 23. 22.SEC. 31. EXT. ANOCHECER. PLAYA DESIERTA AYA (OFF) Compartían una misma pasión: la libertad.Angelía y Dan se miran. Están de pie sobre una roca en unacala. Saltan al agua.SEC. 32. INT. ANOCHECER. BAJO EL MAREl agua es cristalina, llena de corales y conchas. La Lunaempieza a reflejarse en el agua.Bucean, buscan rocas extrañas cerca de la orilla.Angelía coge varias conchas y se las guarda en el faldón desu camiseta. Dan también.SEC. 33. EXT. ANOCHECER. ORILLA PLAYA DESIERTASalen a la orilla agotados. Se sientan en la arena. Revisansus conchas.Dan abre la tercera. Hay una perla dentro. DAN ¡Mira Angelía! (le enseña la perla) ANGELÍA ¡No puede ser! ¡Vamos a venderla en el pueblo! ¡Nos darán bastante dinero por ella! DAN No, es para ti.Dan le ofrece la perla a Angelía. Se la pone en su mano y lacierra con delicadeza. ANGELÍA Pero...Dan coge arena que acaba de arrastrar el agua. Saca de sumochila una petaca plateada con licor. Mete la arena dentro.La cierra. ANGELÍA ¿Qué haces? (CONTINÚA)
  24. 24. CONTINÚA: 23. DAN Recordar este momento. ANGELÍA No entiendo... Cada vez te entiendo menos... DAN El alcohol ayuda a mantener los olores, así se crean los aromas. Quiero recordar cómo huele este lugar. ANGELÍA ¿A ver? (se acerca la petaca). ¡Puag! ¡Sigue oliendo a vodka! (se la aparta de la cara) DAN (ríe) ¡Claro, tonta! Ahora hay que guardarlo en algún lugar oscuro donde mantenga el calor. El caso es ir rellenándola con el aroma que desees. Y así, cuando pase un tiempo, el alcohol olerá a aquello que añadiste hace tiempo a la petaca. ANGELÍA ¿Es a lo que te dedicas en tu ciudad natal? DAN Me lo enseñó mi madre. Pero dejó de hablarme porque me fui de casa y no pude seguir con el negocio familiar. Llevo 12 años sin volver. Y, ¿sabes? No lo echo de menos... ANGELÍA Vaya... (mira al suelo y coge un puñado de arena y juega con ella) DAN Es una larga historia, ¿y tú? ANGELÍA Cuando era pequeña devoraba historias de aventuras. Y desde que tengo uso de razón me he sentido extraña en cualquier sitio. Creo que no pertenezco a este lugar, a (MÁS) (CONTINÚA)
  25. 25. CONTINÚA: 24. ANGELÍA (continúa) esta dimensión quizá. Mi madre siempre me regañaba porque decía que vivía de ilusiones y que tenía que tomarme en serio mi vida. DAN (ríe) Me conozco esa reprimenda taaaaan bien... ANGELÍA (asiente) Sí, pero yo me ahogaba. Me faltaba el aire. Quería encontrar el lugar donde sentir que estoy viva. Oh, dios... hablo como una loca... DAN Sí, hablas como una loca, pero yo también lo soy. Somos unos locos para los demás simplemente porque no hemos encontrado nuestro sitio.Dan le da un golpecito en la espalda a Angelía. Se quedaquieto y empieza a acariciarle la espalda. Angelía se deja. ANGELÍA (sonríe a Dan) Un día tuve una fuerte discusión con mi madre (se pone seria). Supongo que por ello esa noche cogí una mochila vieja, algo de dinero que mi madre reservaba para mi universidad y me largué sin pensarlo dos veces. De vez en cuando me paro a pensar en que debería sentar la cabeza, reflexionar sobre mi vida. A veces... (pausa). A veces creo que aquella noche no me encontraba en este mundo o algo así... y tomé la decisión incorrecta. Estaba enajenada. Pero una fuerza inmensa me empujaba a ir más allá, no sé... En fin, aquí estoy. DAN ¿Y ahora volverías a casa?Angelía se queda pensativa un rato. Mira al suelo, deja dejugar con la arena. Devuelve la mirada a Dan con semblantedecidido. (CONTINÚA)
  26. 26. CONTINÚA: 25. ANGELÍA Ni cuerda.Dan acaricia el pelo de Angelía. Se miran. Dan se acerca aAngelía y la besa. Se acarician. DAN La soledad... ANGELÍA ¿Cómo? DAN Todo el mundo cree que la soledad es horrible. Pero yo tengo la suerte de compartirla contigo. ANGELÍA En armonía con el entorno. En armonía con las dimensiones. En armonía, la perfección. En perfecta soledad. Sólo los dos.Vuelven a besarse. Se tumban en la arena. Se acarician. Danestá encima de Angelía.La Luna llena está sobre el océano.SEC. 34. INT. DÍA. HABITACIÓN DE ANGELÍAVemos la imagen de Angelía actual. Está leyendo en voz altaun libro de aventuras. Aya sigue mirándola. AYA (OFF) No sé vosotros, pero para mí es la más bella historia de amor. ANGELÍA Aya... (intenta incorporarse) AYA No te levantes, mamá. Dime. ANGELÍA Me gustaría que me leyeras este capítulo. Se me cansa la vista con facilidad y apenas puedo leer una sola línea... AYA ¡Claro! (CONTINÚA)
  27. 27. CONTINÚA: 26.Aya coge el libro que Angelía tiene en el regazo. Empieza aleer. AYA (OFF) Desgraciadamente, los momentos de felicidad infinita no suelen duran demasiado...SEC. 35. EXT. DÍA. MONTAÑA NEVADAAngelía y Dan suben una montaña muy empinada. Van bienequipados. Hay una fuerte nevada. DAN (grita) ¡Un poco más! Parece que más arriba podremos refugiarnos. No podremos seguir sin que pase la tormenta. ANGELÍA ¡Vale!Se escucha un temblor. Un alud se cierne sobre ellos. Dansalta sobre Angelía y la cubre con su cuerpo.El alud pasa sobre ellos. Los arrastra. Quedan enterrados.Todo se vuelve negro. Silencio.No vemos nada. Ahora sólo se oye la respiración de Angelía.Vemos que escarba la nieve y consigue salir al exterior.Respira repetidamente. ANGELÍA ¿Dan? ¡DAN!Angelía escarba la nieve en busca de Dan. No lo encuentra.Va a otra parte, hace lo mismo y no tiene suerte.SEC. 36. EXT. ANOCHECER. MONTAÑANA NEVADAAnochece. Ya no hay tormenta. Angelía sigue buscando a Dan.Un grupo de esquimales camina con perros huskies y trineosen dirección al pueblo. Ven a Angelía. Se acercan. ESQUIMAL 1 (idioma esquimal) ¡Chica! ¿Qué buscas? (CONTINÚA)
  28. 28. CONTINÚA: 27. ANGELÍA (llorando) ¡Ayudadme por favor! Dan ha desaparecido. Una tormenta, el alud nos arrastró. ¡No sé donde está! ¡Por favor!Los esquimales se miran entre ellos. ESQUIMAL 1 (idioma esquimal) Echémosle una mano. Ha perdido algo... ESQUIMAL 2 (idioma esquimal) ¡No podemos! Va a anochecer pronto y tenemos que volver al pueblo. ESQUIMAL 3 (idioma esquimal) ¡Eh, mirad! (señala a Angelía)Angelía está desmayada sobre la nieve.SEC. 37. INT. NOCHE. CASA PUEBLO ESQUIMALAngelía despierta de golpe. Hay fuego encendido. Está sobreuna pequeña cama de paja con muchas mantas de piel sobreella.Un hombre del pueblo de mediana edad se le acerca. Lleva unapequeña bolsa forrada en piel. Empieza a hablar en inglés. AYA (OFF) El médico del pueblo le dijo a mi madre que estaba embarazada de 4 meses. En ese momento ella era inmensamente feliz.Los ojos de Angelía se iluminan. Pregunta algo al médico. AYA (OFF) Pero le faltaba alguien importante. Preguntó por Dan. Mi padre.El médico agacha la cabeza. A Angelía se le llenan los ojosde lágrimas. AYA (OFF) El médico le contó que la gente del pueblo salió con antorchas en su (MÁS) (CONTINÚA)
  29. 29. CONTINÚA: 28. AYA (OFF) (continúa) busca. Habían estado toda la noche. No hubo rastro de mi padre...SEC. 38. INT. DÍA. HABITACIÓN DE ANGELÍAAya sigue leyéndole el libro a su madre. Angelía mira por laventana, la luz del Sol se refleja en su cara. Tiene lamirada perdida. Aya mira a su madre. AYA (OFF) Volvió a casa para darme a luz. Desde ese momento empezó a enfermar. Los médicos no tienen ni idea de lo que le pasa. Lleva años y años consumiéndose. Yo le diagnostiqué "pena" como enfermedad. Y para ella ya no existe cura ninguna...SEC. 39. EXT. DÍA. CIUDADAya está caminando por la ciudad cabizbaja. Tiene la mochilaen la espalda y agarra las asas con las manos.Entra en una tienda.Vemos que sale con dos bolsas en la mano, se reincorpora lamochila a la espalda. Sigue andando cabizbaja.Tras ella se cae un robot de color naranja y se rompe envarios trozos.SEC. 40. EXT. DÍA. VALLE DE NARANJOSAya sube la colina que le lleva a casa. Mira hacia el vallede los naranjos. Ahí está el Señor Naranja tumbado bajo lasombra de un naranjo. Tiene varias naranjas a su alrededor amedio comer.Aya asustada se acerca. El Señor Naranja se incorpora y cogeotra naranja.Aya se esconde tras un árbol y esquivando la mirada de elSeñor Naranja sube la colina.El Señor Naranja se queda mirando como Aya corre haciaarriba.
  30. 30. 29.SEC. 41. INT. NOCHE. COCINA CASA DE AYACarla y Aya están sentadas en la mesa de la cocina cenando.Carla revisa el contenido de las bolsas que ha traído Aya dela tienda de Amparo. CARLA Esta chalada de Amparo se ha olvidado de las margaritas y el aceite aromático... (refunfuña) Esta mujer está perdiendo la cabeza... ¡Y eso que es más joven que yo!Aya escucha a su abuela quejarse sin decir nada mientrassorbe contenido de su plato. CARLA Vas a tener que volver mañana a la tienda. AYA De acuerdo. CARLA Ya sabes que quisiera ir yo, pero esta maldita pierna apenas me deja dar dos pasos fuera de casa. AYA Voy encantada, abuela. Es mi trabajo.Carla guarda las cosas en la bolsa y sigue comiendo. Selevanta. Deja el plato en la mesa y de su bolsillo saca dospastillas.Aya las coge y se las traga. Bebe un poco de agua. Deja suplato a medio comer y ayuda a su abuela a subir por lasescaleras.SEC. 42. EXT. DÍA. COLINA ABAJOAya sale de casa con la mochila lila puesta. Echa a caminarhacia la estación. Baja la colina.Se para justo al lado del valle de los naranjos. Gira lacabeza. El Señor Naranja no está.Aya permance mirando hacia allí durante un rato. Ladea lacabeza. Algo vuela cerca del árbol donde estaba el SeñorNaranja. Se queda en el tronco.
  31. 31. 30.Aya se acerca.SEC. 43. EXT. DÍA. VALLE DE LOS NARANJOSRecoge un papel escrito con letra casi ininteligible. Aya lolee en voz alta: AYA "¡Gracias! ¡Estoy listo para partir!"Aya se queda un rato en la misma posición. Se guarda elpapel en el bolsillo del vestido. Sigue su camino a laestación.SEC. 44. EXT. DÍA. ANDÉN ESTACIÓN DE TRENESPasa la tarjeta del tren y accede a las vías. Solo hay unapareja de novios magreándose al final del andén. Aya losmira.Mira al frente. El Señor Naranja está en una esquina alborde del andén. Mirando hacia el frente. Parece inquieto,nervioso. Se frota las manos.Aya con cara de asombro le mira de abajo, arriba. Se quedafija en su espalda. AYA (OFF) Su espalda tan ancha, moldeada. Algo me atraía hacia ella. Algo así como mi futón antes de caer rendida cuando trabajo demasiado...Aya se acerca poco a poco al Señor Naranja. Él sigue en lamisma posición. Mueve la pierna en señal de impaciencia.Ella se queda un rato observando su espalda. Con una manosaca la nota de su bolsillo. Con la otra va a tocarle laespalda.Se oye el megáfono: "Este tren no efectuará parada en estaestación. Atención. Este tren no efectuará parada en estaestación".El tren pasa a gran velocidad en el mismo momento que elSeñor Naranja da un impulso para lanzarse a las vías.Aya reacciona y le agarra de la camiseta. Tira hacia atrás.Ambos se caen al suelo. El Señor Naranja cae encima de Aya.El tren pasa a toda velocidad detrás de ellos. (CONTINÚA)
  32. 32. CONTINÚA: 31.Aya está en shock. Sus ojos abiertos como platos. No semueve. El Señor Naranja se reincorpora. Se levanta.Aya sigue en el suelo mirándolo con la misma posición.El Señor Naranja mira como se aleja el tren. Se da la vueltay mira a Aya furioso. La señala con el dedo. SEÑOR NARANJA (gritando) ¿Estarás contenta, no? ¡Has conseguido que pierda la oportunidad de volver! ¡Lo has estropeado todo!Se aleja dando zancadas. La pareja los mira sorprendidos, sehacen los despistados cuando el Señor Naranja pasa por sulado. Éste sale del andén.Aya sigue en la misma posición. AYA (OFF) Y en aquel preciso momento, no sé por qué...Se escucha un trueno.SEC. 45. INT. NOCHE. DESVÁN DE AYAVemos todo negro hasta que Aya abre los ojos lentamente.Está tumbada en el futón. Mira hacia arriba por la ventanadel desván. Las gotas de lluvia golpean el cristal.Otro trueno.Aya se levanta poco a poco. Se acerca al baúl y saca uno delos recipientes de cristal. Huele su contenido. Coge variosfrascos de la estantería de arriba y se dirige a la mesa detrabajo.Rellena los frascos con el líquido. Echa un colorante detono grisáceo.La lluvia aprieta. Golpea más fuerte en el cristal. AYA (murmurando) No pensar. Entretenerte. No pensar...Escribe en una pequeña etiqueta: "fragancia de clavelblanco". Los coloca en una pequeña caja. (CONTINÚA)
  33. 33. CONTINÚA: 32. AYA El tiempo corre. CARLA (OFF) (desde abajo) ¡Aya! ¡A cenar!Aya deja de inmediato lo que estaba haciendo y baja por lasescaleras.SEC. 46. INT. NOCHE. COCINA DE AYAAya baja las escaleras. Se sienta a la mesa. Carla estáterminando de colocar la cena. CARLA ¿Qué tal llevas los nuevos perfumes que te pedí? ¿Los has terminado? AYA Sí, los estoy empaquetando. CARLA (le pone el plato de comida a Aya) Aquí tienes la comida del medio día. En esta casa se hacen cinco comidas al día y tú sólo comes cuando quieres. Y yo no soy tu chacha.Carla reniega, se sienta a la mesa. Las dos comen.Aya apenas prueba bocado y mira el plato sin hablar. CARLA Pero bueno, hija, ¡espabila y come de una vez!Aya coge la cuchara y come sin ganas. Mira por la ventanacómo llueve.Carla se levanta, recoge su plato, rebusca algo por losarmarios de la cocina y vuelve con dos pastillas. Se las daa Aya. CARLA En fin, yo me acuesto.Carla sube a su dormitorio. Aya se levanta para ayudarla.Carla le detiene con la mano. (CONTINÚA)
  34. 34. CONTINÚA: 33. CARLA Déjame, tú termínate la cena. Ya puedo subir yo sola.Aya deja a su abuela ir. Se sienta, come un poco. Recoge suplato. Llena un vaso con agua. Vuelve a la mesa.Aya se traga las pastillas. Coge el vaso de agua para beber.Aya escupe las pastillas en la mesa. Están manchadas detinta azulada.Una mano azul roba las pastillas. Es un hombre azul quesonríe a Aya. Ella se sorprende.SEC. 46A. INT. NOCHE. SALÓN CASA DE AYAEl extraño sale por la ventana corriendo.Enfadada, Aya coge un paraguas del paragüero y va detrás deél.SEC. 47. EXT. NOCHE. COLINA ABAJOAya sale de la casa por la ventana con dificultad y eintenta no hacer ruido. Abre el paraguas y persiguecorriendo al hombre azul.Aya tropieza. El hombre azul se para, se da la vuelta y lehace un gesto de burla. Enfadada, Aya se reincorpora yvuelve a correr detrás de él.SEC. 47A. EXT. NOCHE. VALLE DE LOS NARANJOSEl hombre azul se aleja entre los naranjos del valle ydesaparece. Aya decelera el paso disgustada. Se percata,entonces, de que el Señor Naranja está de espaldas sentadoen el césped mojado con varias naranjas. Tiene una en lamano que muerde y mastica con la cáscara incluida. Lleva susvaqueros y su camiseta naranja a rayas.Aya se le queda mirando indecisa. Da varios pasos, se para. AYA (OFF) No puedes escapar. La realidad te persigue. Fervientemente.Emprende la marcha dando zancadas. (CONTINÚA)
  35. 35. CONTINÚA: 34.Se coloca detrás de el Señor Naranja que sigue comiendo.Como no se da cuenta de su presencia coloca el paraguas bajosu cabeza para cubrirle. Sigue comiendo como si nada.Aya empieza a impacientarse. Le da un toque en la espalda.El Señor Naranja se da la vuelta, se echa hacia atrás yfrunce el ceño.Hay un momento de silencio incómodo. SEÑOR NARANJA ¿Qué es lo que quieres?Aya se queda muda. Intenta decir algo pero no puede. SEÑOR NARANJA Si no tienes nada que decir, vete y déjame en paz. Tengo demasiadas naranjas que comer.El Señor Naranja se da la vuelta enfadado y sigue comiendola naranja que tiene en la mano. Ahora Aya frunce el ceño. AYA ¿Por qué quería suicidarse? SEÑOR NARANJA (se da la vuelta extrañado) ¿Suicidarme? AYA No te hagas el tonto. Ayer te salvé de morir. SEÑOR NARANJA ¿Qué dices, chica? AYA ¡En la estación! Querías suicidarte lanzándote al tren en marcha. ¡Te salvé! ¡Y encima te enfadaste conmigo! SEÑOR NARANJA Yo no he querido suicidarme en ningún momento. Andas algo confundida, me parece a mí. AYA ¡Será posible? ¿Cómo que confundida?... Bah... (CONTINÚA)
  36. 36. CONTINÚA: 35.No hay respuesta. Aya no sabe qué más decir, gira la cabezahacia un lado. Relaja la expresión y mira la naranja a mediocomer que tiene el Señor Naranja en la mano. AYA ¿Por qué siempre está aquí comiendo naranjas sin parar?El Señor Naranja se da la vuelta aún con el ceño fruncido yle ofrece una naranja a Aya. Ella duda.Él se levanta, le quita el paraguas y le obliga a sentarseen el césped. Le pone la naranja en la mano. SEÑOR NARANJA (con cara de enfado) Come.Aya mira resignada al Señor Naranja e intenta pelar lanaranja con los dedos. SEÑOR NARANJA Así no (muerde una naranja con la cáscara). Así.Aya mueve la cabeza en gesto negativo. El Señor Naranja lamira aún enfadado. Aya mira la naranja y decide morderla conla cáscara. Pone una gesto extraño producido por la acidez.El Señor Naranja ríe a carcajada limpia, se tira al suelo.Aya le mira con cara de pocos amigos. SEÑOR NARANJA (se sienta a su lado aún riéndose) No te preocupes. Te irás acostumbrando poco a poco.El Señor Naranja sonríe dulcemente a Aya. Ella le devuelvela sonrisa.SEC. 48. EXT. NOCHE. VALLE DE LOS NARANJOSPasa un rato. En silencio los dos comen naranjas con lacáscara sentados en el césped. Sólo se oye la lluvia caer.El Señor Naranja está mirando a Aya cómo come la naranja. SEÑOR NARANJA Eres la chica de los perfumes, ¿no? AYA (asiente) Ajam, yo te llamo "el Señor Naranja" porque siempre estás (MÁS) (CONTINÚA)
  37. 37. CONTINÚA: 36. AYA (continúa) comiéndolas y no puedo evitar imaginarte como una enorme naranja que rueda y rueda sin parar. SEÑOR NARANJA (ríe) Puedes llamarme como quieras. Pero tengo un nombre, me llamo Paul. Encantado.El Señor Naranja le ofrece la mano a Aya. Ésta tambiénacerca la suya y la estrechan. AYA Yo soy Aya, es mucho mejor que la chica de los perfumes. Yo prefiero seguir llamándote el Señor Naranja, me gusta más que Paul. SEÑOR NARANJA ¿Por qué? Es un nombre extranjero, pero es bonito. AYA Hasta que no pares de comer naranjas no podré dejar de llamarte así.Silencio. Aya mira hacia el suelo. Mueve las manos nerviosa. AYA Hay algo que me ronda la cabeza y tal... Perdona que te pregunte otra vez pero, ¿por qué ibas a saltar cuando pasaba el tren? SEÑOR NARANJA Aquél tren iba a ser el que me llevara a casa. AYA (tono irónico) ¡Pero si ibas a saltar sobre él, no a meterte en el vagón! SEÑOR NARANJA ¡Ah! ¿Te referías a eso con lo de suicidarme? AYA ¿A qué si no? (CONTINÚA)
  38. 38. CONTINÚA: 37. SEÑOR NARANJA Perdona, no tenía ninguna intención de suicidarme. Durante esta época del año, cuando las naranjas maduran, es el momento adecuado para acceder a otras dimensiones. Aquél tren era el punto de conexión indicado para conectar este mundo con el mío. AYA (sarcástica) Claro, claro... otras dimensiones, ¿no? Pasan muchos trenes a todas horas. Si es así, ¿por qué no lo has vuelto a intentar? SEÑOR NARANJA Búrlate si quieres, pero se necesita mucha energía para viajar a otras dimensiones, si no puedes morir en el transcurso del viaje. Para acceder a mi mundo es necesario cargarse de energías y la única forma de conseguirlas es a través de las naranjas. Desgraciadamente, aunque no se realizara la conexión gasté todas esas energías al lanzarme. Pero tú me detuviste. AYA Lo siento... Pero, a ver, esto que me cuentas me resulta complicado. Aquí cuando una persona se lanza así es porque quiere suicidarse no para conectar con otro lugar. SEÑOR NARANJA Es difícil de creer, lo sé. Pero también era difícil de creer que existieran otros planetas o galaxias hace algunos siglos, ¿no? ¿Conoces la teoría de las cuerdas? AYA (deja el tono sarcástico) No. SEÑOR NARANJA Es una teoría de la astrofísica que pretende demostrar que diferentes mundos o realidades están (MÁS) (CONTINÚA)
  39. 39. CONTINÚA: 38. SEÑOR NARANJA (continúa) conectados, sólo hay que encontrar la manera para acceder a ellos. AYA (dudosa) Entonces, si tu mundo está en otra dimensión, ¿por qué estás aquí? SEÑOR NARANJA Buena pregunta. Estoy aquí porque los hombres azules me trajeron. AYA (sorprendida) ¡¿Conoces a los hombres azules?! Son como nosotros pero todo, sus ojos, su cara, sus manos... ¡todo es azul! ¿Te refieres a ellos? SEÑOR NARANJA Pues sí, ¿los has visto tú también? AYA Sí, de hecho perseguía a uno que me ha robado las pastillas para dormir. Aparecen y desaparecen. No dejan de molestarme. SEÑOR NARANJA (ahora el sarcástico es él) Pastillas para dormir, ¿no? AYA (mira hacia abajo avergonzada) En realidad son para que no vea cosas raras, como los hombres azules. SEÑOR NARANJA Entiendo.Siguen hablando con intensidad. Muestran confianza en losgestos. AYA (OFF) He de reconocer que lo que el Señor Naranja me contaba era difícil de creer. Pero era la primera vez que podía hablar de los hombres azules con alguien con total confianza sin que después me obligaran a tomar pastillas.
  40. 40. 39.SEC. 49. INT. NOCHE. DESVÁN DE AYAAya se tira al futón suspirando, sonríe. Ha dejado dellover.Nota un bulto en el bolsillo, es una naranja.Se levanta con energía. Coge un cuchillo de la mesa yempieza a partir las naranjas. Exprime una en un vaso. Cogeunas especias y las pone encima. Prepara un almizcle con eljugo de naranja.El "tic-tac" del reloj comienza a sonar de fondo.SEC. 50. INT. DÍA. DESVÁN DE AYA CARLA (OFF) (desde abajo) ¡Aya! ¿Y el desayuno? ¿Aya?Se oyen unos pasos. Unos quejidos y pasos más lentos.Carla abre la puerta del desván. Sube del todo. CARLA Ya te vale hacerme subir como tengo la pierna...Carla encuentra a Aya profundamente dormida. Está con mediocuerpo en el futón, tiene en la mano cáscara de naranja. Seoye su respiración fuerte. CARLA (por lo bajo) Será posible... (gritando) ¡Espabila!Aya despierta de un salto. Se levanta y empieza a recogertodo el desorden. AYA ¡Me he dormido! ¿Qué hora es? CARLA Las nueve y media AYA Oh, lo siento... Ayer me quedé hasta las tantas haciendo un nuevo perfume de cítricos. (CONTINÚA)
  41. 41. CONTINÚA: 40. CARLA Más vale que sea bueno. ¿Para cuándo estará listo? AYA Yo creo que con una semana o dos será suficiente. CARLA Bueno... es tarde y tengo que abrir y ya sabes que necesito algo de café para rendir todo el día.SEC. 51. INT. DÍA. TIENDA ONIRIAAya ayuda a su abuela a abrir las rejas de la tienda.Encienden las luces, algunas velas aromáticas e incienso.Cambian el cartel de "Cerrado" por "Abierto".Carla está revisando la caja.SEC. 51A. INT. DÍA. COCINA CASA DE AYAAya entra en la cocina y prepara café. Mientras se calientase queda pensativa mirando la cafetera. AYA ¿Abuela?SEC. 51B. INT. DÍA. TIENDA ONIRIACarla aún sigue revisando la caja y ordenando su mesa. CARLA ¿Sí? Acércate y te escucharé mejor.Se oyen unos pasos. Aya se asoma por la puerta de la tienda.Tiene justo delante a su abuela que sigue ordenando la caja. AYA Pues... que ayer preparando el nuevo aroma pues me di cuenta de que me faltaban algunos ingredientes... CARLA Ajam...Carla no mira a su nieta, se pone unas gafas que tienecolgadas en el cuello con un cordel y mira unas facturas. (CONTINÚA)
  42. 42. CONTINÚA: 41. AYA ¿Podría salir un momento a por ellos? CARLA 100, 200... (murmura algo) AYA ¿Abuela? CARLA Toma 50 euros (los deja encima de la mesa). Espero que sean suficientes. Y no te retrases mucho que encima hoy hemos abierto tarde. AYA Gracias abuela.Aya se acerca y recoge el billete. Le da un beso a su abuelaque sigue con lo suyo sin hacerle caso. Vuelve a la cocina.SEC. 52. EXT. DÍA. VALLE DE LOS NARANJOSAya se acerca a el Señor Naranja que come naranjas debajodel árbol. Lleva su mochila lila. AYA ¡Hola Señor Naranja! SEÑOR NARANJA ¡Hola! Siéntate, hoy las naranjas están geniales.Le ofrece una. Aya le da un mordisco. Se sienta al lado deel Señor Naranja. SEÑOR NARANJA ¿Llegaste bien a casa ayer? Espero que tu abuela no te regañara. AYA ¿Cómo sabes que vivo con ella? SEÑOR NARANJA Observo. Comer naranjas durante todo el día es aburrido. AYA Ya veo. ¿Qué más sabes de mí? (CONTINÚA)
  43. 43. CONTINÚA: 42. SEÑOR NARANJA Que bajas muchas mañanas con una sonrisa resplandeciente. ¿Vas a ver a tu novio? AYA ¡Qué va! (se sonroja). Voy a comprar ingredientes y así aprovecho para ver a mi madre. SEÑOR NARANJA ¿A tu madre? ¿Cómo que no vives con ella también? AYA Bueno... SEÑOR NARANJA Déjalo, no es asunto mío. El caso, me dijiste que te daban pastillas para dormir, ¿no? AYA Algo así. SEÑOR NARANJA No dejes de tomarlas. AYA ¿Por qué? Es decir, ¿es que tú también las tomabas? SEÑOR NARANJA Sí. AYA ¿Y ya no? SEÑOR NARANJA Mira, esos hombres azules no son de fiar. A veces juegan en tu bando, a veces no. AYA ¿Sabes quienes son realmente? SEÑOR NARANJA Sí. Me la jugaron y me arrastraron a un mundo que no es el mío. Y ahora necesito comer muchas naranjas. (susurra en el oído a Aya) Tengo que volver. Este no es mi sitio, ¿entiendes? (CONTINÚA)
  44. 44. CONTINÚA: 43. AYA ¿Por qué... por qué solo podemos verlos tú y yo? SEÑOR NARANJA No. Estoy seguro de que más gente puede verlos. AYA (hace una pausa antes de hablar) Cuando los veo me hago creer a mí misma que estoy soñando despierta o algo parecido. SEÑOR NARANJA Vivir es un sueño, Aya. Mira, imagínate un sueño o tu propia vida como tu casa, ¿vale? Es tu hogar y tú eres la propietaria. Es el sitio que has construido y amoldado para ti. AYA Entiendo. SEÑOR NARANJA Pero de vez en cuando pueden haber más de un propietario compartiendo una misma casa (mira hacia abajo, da otro bocado a la naranja). Quizá nosotros compartimos una misma forma de ver la vida. Pero no quiere decir que no sea real. Nadie ha demostrado aún que los sueños sean sueños y no realidades de otra dimensión. AYA (se ríe de la comparación) Qué comparación más rara. Cualquiera nos llamaría locos. SEÑOR NARANJA O soñadores.Los dos siguen hablando. Aya sigue con la misma naranja. ElSeñor Naranja coge una nueva y empieza a masticarla.
  45. 45. 44.SEC. 53. EXT. DÍA. PUERTA DE ENTRADA CASA DE AYAAya sale de casa con su mochila lila. AYA ¡Vuelvo en un rato, abuela!Cierra la puerta.SEC. 53A. EXT. DÍA. COLINA ABAJOSale corriendo colina abajo sonriendo. AYA (OFF) La excusa de ir a recoger naranjas para crear una nueva colección de aroma a cítricos era perfecta para que mi abuela me dejara salir casi todos los días sin rechistar.SEC. 54. EXT. DÍA. VALLE DE LOS NARANJOSAya y el Señor Naranja pasean por el valle de los naranjosrecogiendo naranjas. Charlan animadamente. AYA (OFF) También era una forma de ver al Señor Naranja y hablar con él. Nuestras conversaciones eran de lo más inusuales. SEÑOR NARANJA ¿Cómo puedes creer que aún existan dinosaurios? AYA Bueno, aún hay zonas de la Tierra que no han sido investigadas. ¡Ni siquiera descubiertas! SEÑOR NARANJA Tienes razón, pero un bicho de esas dimensiones seguro que podría verse perfectamente por satélite. AYA ¡No todos eran tan grandes! De hecho algunas especies actuales son descendientes directos de los más pequeños, incluso se estima que aún existan... ¡Y quién sabe si no viven en otras dimensiones!
  46. 46. 45.SEC. 55. INT. NOCHE. DESVÁN DE AYAAya lleva un delantal y una pañuelo en la cabeza. Sudelantal está manchado de cítricos. Aya corta naranjas yexprime el contenido en un recipiente de cristal conalcohol. AYA (OFF) Apenas dormía por las noches. Estaba muy hiperactiva, algo que me ayudaba a diseñar una serie de aromas increíbles.SEC. 56. INT. NOCHE. SALÓN CASA DE AYACarla abre uno de los frascos de cristal con líquido naranjay lo huele. AYA (OFF) Creo que también por eso mi abuela no le daba demasiada importancia a mis repetidas salidas a por ingredientes. CARLA Es afrutado sí, pero tiene un aroma fuerte, enigmático. Me gusta, creo que has creado un aroma característico. Mañana mismo lo pondré a la venta.Aya sonríe satisfecha. Carla sigue oliendo los diferentesperfumes. Huele granos de café de un vaso y vuelta a olerotros frascos y aceites.SEC. 57. EXT. DÍA. VALLE DE LOS NARANJOSAya y el Señor Naranja están tumbados bajo la sombra de unárbol. Hay naranjas por el suelo. Junto a ellos hay unexprimidor y dos grandes vasos de zumo de naranja. AYA ¿Los tulpas? SEÑOR NARANJA Esa es mi teoría. AYA ¿Crees que los hombres azules son tulpas? ¿Pero qué son los tulpas? (CONTINÚA)
  47. 47. CONTINÚA: 46. SEÑOR NARANJA (se sienta, bebe zumo del vaso) Se trata de seres que se originan en la mente y a través de una fuerte creencia en ellos pueden llegar a convertirse en reales. Proviene de la creencia budista. Pueden crearse a través de una mente o varias. Hasta los propios monjes budistas afirman que pueden ser peligrosos porque, a medida que más gente cree en su existencia, cuesta más trabajo eliminarlos.Aya escucha con atención. ANGELÍA (OFF) Así que te habló de los tulpas...SEC. 58. INT. DÍA. HABITACIÓN DE ANGELÍAAya está sentada en el suelo de rodillas, recuesta labarbilla y los brazos sobre la cama. Mira a su madre. Ellamira por la ventana. AYA ¿Alguna vez has visto un tulpa? Viviste una temporada en un templo budista, ¿no? ANGELÍA (mira a su hija) Pero no tiene nada que ver con la religión budista. Ese tal Paul tiene razón. La mente humana es impredecible y creo que tiene un poder que sobrepasa los límites de la realidad. Como no sabemos su potencial no podemos afirmar hasta que punto una religión u otra es creíble o no. Todo reside en la importancia que le dé cada uno. AYA Eso mismo dijo él, sí. ANGELÍA Me gusta. (CONTINÚA)
  48. 48. CONTINÚA: 47. AYA (sonríe) Sabía que te gustaría. ¿Te recuerda a papá? ANGELÍA (vuelve a mirar por la ventana) Puede que sí. AYA ¿Cómo? ANGELÍA (algo más bajo) Puede que creara un tulpa...SEC. 59. INT. TARDE. DESVÁN DE AYAAya está sentada en el suelo, con el delantal y un cuchilloen la mano manchado de restos de ciruela. Delante de ella,en la misma posición hay un hombre azul. AYA Siempre pensé que seríais producto de mi imaginación. ¿Sois reales? ¿Sois de este mundo?No hay contestación. Aya se levanta y se acerca al hombreazul. Éste sigue en la misma posición. Se agacha justo allado. Aya acerca el cuchillo a la cara del hombre azul. Nose mueve.Deja el cuchillo en el suelo. Acerca entonces la mano paratocarlo. CARLA (OFF) (desde abajo) ¡Aya!El hombre azul sale corriendo por las escaleras. Aya seapoya con las manos en el suelo y rechista.SEC. 60. INT. TARDE. HABITACIÓN DE CARLAAya aparece por la puerta. Carla se mira en un espejo de piey se retoca el pelo. Va maquillada y con ropa elegante. CARLA Tengo que salir. He quedado con unos proveedores importantes que (MÁS) (CONTINÚA)
  49. 49. CONTINÚA: 48. CARLA (continúa) podrían ayudarnos con el negocio y comercializar al por mayor. Cenaremos fuera. Necesito que te encargues de la tienda mientras tanto. AYA Vale. Ve tranquila.Carla coge su bolso y un bastón de un perchero y sale por lapuerta. Aya se acerca a ayudarle.SEC. 61. INT. TARDE. TIENDA ONIRIAAya lleva a su abuela del brazo. Carla se aparta y se apoyaen el bastón. CARLA Aún sé andar con estos viejos tacones. Tú atiende la caja. Puedes preparar algo de arroz que quedó ayer.Aya se queda pensativa detrás de la caja.Carla sale por la puerta principal de la tienda con elbastón y cojeando.SEC. 62. INT. ANOCHECER. TIENDA ONIRIAPasa un rato. Suena el reloj de cuco. La tienda estáiluminada por varias velas alrededor de la estancia.Aya está en la silla, detrás de la caja. Tiene la cabezaapoyada en la mesa. Mira la llama de una vela aromática. AYA (OFF) El mundo es increíble. Lo es porque tiene tiempo y espacio. Hay veces que no los notas, otras donde notas que ondea a tu alrededor. La llama de esta vela ondea el espacio donde estoy, el tiempo hace que se consuma lentamente a mis ojos. (Pausa) Los ojos. Sabemos que vemos con los ojos porque si los cerramos ya no hay nada. Todo es negro. Pero mantenlos cerrados un ratito más, ¿qué ves?
  50. 50. 49.SEC. 63. EXT. DÍA. CAMPO DE FRESASAya está tirada en el césped. Hay fresas a su alrededor.Mira al cielo de un azul claro acogedor. AYA (OFF) Nadie puede asegurar dónde estamos. No sabemos hasta dónde llega la realidad y nos adentramos en el sueño. No sabemos nada de nosotros ni de cómo funcionamos.Se reincorpora. Anda por el campo de fresas. AYA (OFF) Pero hay algo que sí que es real: La imaginación. Aunque algunos románticos lo llaman "soñar despierto".Coge varias fresas y se las come. AYA (OFF) Yo tengo la suerte de tener un mundo imaginario desbordante. Lleno de sabores, olores y texturas. Es mi mundo. Es mi dimensión.Sus manos están manchadas de fresa. Se chupa los dedos. AYA (OFF) Es mi casa. Es mi vida.A lo lejos hay un gran árbol. Aya se acerca a él. Hay unafigura humana bajo su sombra. AYA (OFF) Al contrario de la realidad en tus sueños tú mandas y puedes dejar pasar a quien quieras.El Señor Naranja está debajo del naranjo. Se levanta, cogeuna naranja. AYA (OFF) Te sientes tan libre. Puedes hacer y decir lo que desees sin miedo a que te rechacen. Puedes llegar a rozar la felicidad.El Señor Naranja se da la vuelta y sonríe a Aya. Aya sonríetambién. Se acerca a él corriendo y lo abraza. (CONTINÚA)
  51. 51. CONTINÚA: 50. AYA (OFF) No quiero salir de aquí. ¿Por qué tengo que enfrentarme a la realidad? ¿Acaso esto no es real? ¿No forma parte de mí?Se oye una puerta.SEC. 64. INT. ANOCHECER. TIENDA ONIRIAAya pega un respingo y mira a la puerta. Una chica joven depelo naranja y pecas vestida de blanco está en la puerta dela tienda. LAURA(19) ¡Oh! Lo siento... ¿te he asustado?Aya se reincorpora. Se pone de pie detrás de la caja. AYA No... no, ¡tranquila! No me he dado cuenta de que entrabas. Dime, ¿en qué puedo ayudarte? LAURA Quisiera echar un vistazo a lo que tenéis, ¿puedo? AYA Claro, sin problema. Aquí estaré si necesitas algo.Laura se acerca a un estantería de velas aromáticas. Vacogiendo algunas, mira la etiqueta y las huele.Aya mira a Laura ensimismada. Mira su vestido blanco, luegosu pelo anaranjado, su perfil perfecto y sus mejillasrepletas de pecas.Laura se vuelve y se cruza con la mirada de Aya. Ésta bajala mirada avergonzada. LAURA Tienes una tienda preciosa. AYA Bueno, no es mía. Es de mi abuela. Ha tenido que salir y me he hecho cargo de ella por unas horas. (CONTINÚA)
  52. 52. CONTINÚA: 51. LAURA Ya veo (coge un perfume y lo huele). ¿Quién fabrica los perfumes? AYA Yo, ¿buscas algún aroma en particular? ¿Puedo recomendarte algo? LAURA La verdad es que he entrado aquí por curiosidad. Me apetecía mucho andar y con la tontería he llegado hasta aquí arriba. Iba inmersa en mis pensamientos, ¿sabes?Aya asiente y sigue escuchándola muy atenta. Hay un pequeñosilencio. Laura sigue mirando perfumes y aromas asombrándosede los colores y las formas. LAURA Los olores que fabricas son muy característicos. (pequeña pausa) Bueno, lo reconozco, me muero por saberlo... A ver, dime cuál me recomendarías a míAya se acerca a Laura. Se queda mirándola un rato. Luegopasa a su lado y coge detrás de ella un frasco con unlíquido naranja. AYA (le ofrece el frasco) Éste.Laura abre el frasco y se echa unas gotas en la muñeca.Huele la fragancia. Se asombra. LAURA ¿Naranja? AYA ¿Qué has sentido cuando lo has olido? LAURA No te lo vas a creer, pero me han venido recuerdos de cuando era pequeña. Pero las cosas han cambiado desde entonces... Aunque reconozco que al olerlo todas las preocupaciones han desaparecido por un segundo. (CONTINÚA)
  53. 53. CONTINÚA: 52. AYA Me alegro. Bueno, sé que es una fragancia algo fuerte pero no sé, creo que te sienta bien. LAURA Me has dejado asombradísima. Esto... ¿cómo te llamas? AYA Soy Aya. LAURA Yo me llamo Laura. ¿Por qué? Es decir, ¿cómo has sabido que este perfume tendría este efecto en mí? AYA La verdad no sé explicarlo bien. Tengo una sensibilidad especial para los olores. Al entrar me he quedado mirando tu pelo y me has recordado a las naranjas. LAURA Vaya, vaya... qué curioso. ¿Y cuál es tu olor Aya?Aya se queda callada. LAURA Suele pasar. No te preocupes, ya habrá alguien que sepa decirte cuál es. El olor de una persona, su aroma, es tan excepcional, tan especial que perdura en la memoria tanto como una imagen o una caricia, ¿no crees?Aya asiente pero sigue callada, mirándola. LAURA Lo siento, hablo demasiado. Ponme este. Al final me has convencido y me lo llevaré.Aya abre una bolsa pequeña. LAURA Eh... pónmelo mejor para regalo. (CONTINÚA)
  54. 54. CONTINÚA: 53.Aya coge papel de regalo de debajo de la caja. Corta papel,envuelve el perfume y ata un lazo amarillo como cierre. Lomete en la bolsa. Laura mira curiosa todo el proceso. Le dala bolsa a Laura, ésta la coge. AYA Aquí tienes. LAURA Gracias. (se dirige a la puerta de salida) Esto... es para mi padre. (Aya levanta la vista). Cuando he olido el perfume me ha recordado a él de cuando jugábamos en el jardín de casa, hace ya años de eso. Él siempre tenía esa alegría, esa energía vital que le impulsaba a seguir adelante pasase lo que pasase. AYA ¿Se lo vas a regalar entonces? LAURA Algo así (silencio incómodo). Murió. Iba camino del cementerio.Aya se queda callada por un instante. Se palpa en lasmiradas comprensión a la vez que incomodidad por el tema. AYA Lo... lo siento. Mi padre desapareció en Siberia en un accidente. Iba con mi madre. Ella se salvó. A él nunca lo encontraron. LAURA Al menos a ti te queda una esperanza.Laura sale por la puerta. Aya se queda mirándola sinmoverse.Silencio de nuevo. Suena de nuevo el reloj de cuco que hacereaccionar a Aya.Mira el reloj. Marcan las 21:00 en punto. Aya coge una llavecolgada al lado de la puerta de entrada a la casa. Se acercaa la puerta de la tienda. La echa con llave. Cambia elcartel de "abierto" a "cerrado".Tocan a la puerta. (CONTINÚA)
  55. 55. CONTINÚA: 54. AYA ¡Está cerrado! SEÑOR NARANJA ¡Soy yo!Aya abre la puerta con la llave. La deja entornada y seasoma por ella. AYA (nerviosa) ¿Qué haces aquí? Mi abuela llegará en cualquier momento y no le hará mucha gracia verte aquí. SEÑOR NARANJA ¡Aya! ¡Ya casi está! Casi vuelvo a tener todas las energías. El viernes es el día indicado. AYA ¿Cómo? SEÑOR NARANJA ¡Las naranjas! Hemos estado comiendo tantas que podremos volver el viernes. AYA ¿Podremos? SEÑOR NARANJA Vendrás conmigo, ¿verdad?El Señor Naranja empuja la puerta y se coloca frente a Aya.Le coge la cara con ambas manos y le habla muy cerca. SEÑOR NARANJA No perteneces a este lugar, Aya. Te estás consumiendo. Ven conmigo, por favor.El Señor Naranja mira a Aya con impaciencia, mira suslabios, luego sus ojos. Se acerca más. Aya tiembla, estánerviosa. Le mira. AYA Pero...El Señor Naranja besa a Aya. Ella tiene los ojos abiertospero se deja llevar. Agarra los brazos de el Señor Naranja. (CONTINÚA)
  56. 56. CONTINÚA: 55. AYA (OFF) Nunca imaginé que la felicidad se pudiera conseguir en momentos como aquél. Y pensé o más bien sentí que sí, que me iría contigo a cualquiera que sea el lugar al que pertenezcas.SEC. 65. INT. DÍA. HABITACIÓN DE CARLACarla está durmiendo en su cama, está todo cerrado por loque apenas hay luz. Se oye a alguien tocar la puerta. Es Ayaque aparece en el dormitorio de Carla. AYA ¿Abuela?Aya se acerca a la cama de Carla. Está roncandoprofundamente. Aya la zarandea con cuidado. AYA Abuela, son más de las 9. El desayuno está listo y los perfumes que me encargaste también. CARLA (refunfuña) Encárgate tú de la tienda. Bajaré ahora.Aya no sabe qué decir. Se queda de pie al lado de la camapensativa. AYA ¿Cómo fue anoche? CARLA (sigue acostada) No recordaba que pudiera entrarme tanto vino en el cuerpo. AYA ¿Y el negocio con la proveedora? CARLA Hecho. AYA Bien entonces, ¿no?Carla se recuesta en la cama con desgana. Se pone las manosen la sien derecha con gesto de dolor. Mira a su nieta. (CONTINÚA)
  57. 57. CONTINÚA: 56. CARLA Tus creaciones le han encantado pero dice que el negocio no prosperará aquí. A finales de esta semana nos mudamos a Francia.Aya se queda mirando a su abuela estupefacta. No dice nada.Carla se da la vuelta y vuelve a acostarse. CARLA En fin, déjame dormir un rato más. Luego te cuento los detalles.SEC. 66. INT. DÍA. ESCALERAS CASA DE AYAAya baja despacio las escaleras con la mano apoyada en labarandilla. Se sienta en el escalón y se pasa la mano por elpelo. AYA (OFF) Mudarse. (Pausa) He vivido toda mi vida aquí. Mi abuela ha estado intentando desde que tengo uso de razón hacer prosperar su pequeño negocio. Mirad.Coge la cámara con la mano. Baja las escaleras.SEC. 66A. INT. DÍA. SALÓN CASA DE AYADeja la cámara en la mesa, se queda la imagen fija. Vemosque se sienta en el sofá del salón y saca de un cajón de lamesita de al lado montones de facturas y papeles. AYA Aquí hay montones de facturas y papeles que nunca llegaron a firmarse o se cancelaron antes de tiempo. Del 2009, del 2007, del 2000, de 1997, de 1991, del 80, del 70, del 63... del...Vemos que de los papeles de la factura del año 1963 cae unafoto antigua en blanco y negro. Aya la recoge del suelo.En la foto aparece un hombre alto de unos 28 años y unamujer joven de pelo largo y rubio. Están de pie y entreellos hay un niño de unos 5 años sosteniendo un ramo deflores. Están los tres sonriendo. Detrás de ellos está latienda "Oniria" con el cartel de madera nuevo el día que seinauguró.
  58. 58. 57.Nos acercamos a la cara de Aya que parece que mira la fotopero en realidad tiene la mirada perdida.SEC. 67. INT. NOCHE. DESVÁN DE AYAAya sigue sentada en la misma postura de la secuenciaanterior pero está en su futón. Tiene la misma foto en lamano.Carla(58) está enfadada, grita, anda de aquí para allánerviosa y alzando las manos. CARLA ¡No quiero volver a hablar más de todo esto! Tu padre es un maldito, un rastrero, un desagradecido y un egoísta... No quiero saber nada más de él en la vida, ¿me has entendido?Aya(12) llora en su futón con los brazos entre sus piernas yla cabeza gacha. Se levanta de golpe. Mira a su abuela conlos ojos hinchados de tanto llorar. AYA ¡No tienes derecho a decir eso! ¡Es mi padre! Quiero ir con mi madre, no quiero estar más aquí.Carla se acerca a Aya a zancadas y le da un bofetón en lacara. Aya le mira furiosa con la mano en la mejilla. CARLA Tu madre es una puta que engatusó a tu padre y le arrastró por el mal camino hasta morir en aquel accidente. AYA ¡No está muerto! ¡Volverá! CARLA Maldita niña... ¡vuelve a la realidad! ¡Solo quedamos tú y yo! Te guste o no.Aya se levanta furiosa y baja las escaleras del desváncorriendo. CARLA ¿A dónde vas?
  59. 59. 58.SEC. 67A. INT. NOCHE. ESCALERAS DESVÁN AYACarla le sigue, pero tropieza y se cae escaleras abajo.SEC. 67B. INT. NOCHE. SEGUNDO PISO CASA DE AYAEstá tirada en el suelo. Un hueso sobresale de su pierna.Sangra. Grita de dolor. Aya se da la vuelta y corre haciadonde está Carla. AYA ¡Abuela! CARLA (desesperada) Por favor... no me dejes sola, tú también no...SEC. 68. INT. DÍA. SALÓN CASA DE AYAAya sostiene la foto con fuerza. Mira a la cámara. Suspiraprofundamente. Se pasa las manos por el pelo.Aya sale corriendo del salón por la puerta de salida. Da unportazo.SEC. 69. EXT. DÍA. COLINA ABAJOAya baja corriendo la colina. Se oyen de fondo las súplicasy los gritos de dolor de Carla de la secuencia 67A. Aya setapa los oídos mientras corre. AYA (OFF) No sabía a dónde iría. En ese momento no podía pensar en nada. Mis pies se movían solos. Mi oído solo percibía gritos. Quería escapar de aquel sonido, incluido del de mi propia respiración que me aprisionaba los pulmones.SEC. 69A. EXT. DÍA. VALLE DE LOS NARANJOSEl Señor Naranja está de pie bajo la sombra del naranjo.Está mordiendo una naranja con la cáscara. Ve a Aya bajarcolina abajo. (CONTINÚA)

×