LA ECONOMIA DESCALZAS eñal es d es d e el M undo Invi s i bl eColección Pensamiento Descalzo - 1Coedición de CEPAUR-Centro...
MANFRED MAX-NEEF                                      ECONOMÍA                                      DESCAL ZA             ...
A Matías Felipe, mi primer nieto,                   que nació junto con este libro.Mi anhelo es que él y todos los de su g...
Prólogo a la edición castellana    Este libro nac ió en Sue cia , escrito en inglé s por unchileno que m uch as co sas la ...
Prólogo   Es una mera coincidencia que me encuentre precisamenteen Liechtenstein escribiendo este prólogo para el libro de...
en un punto increíblemente fraccional por sobre cero y la pobreza     envidiar a los que son aún más ricos... y que, al mi...
Ahora bien, las ideas de Josef Haid son simples,                  es el filósofo, más que el mero especialista técnico; aq...
de los artesanos de T iradentes, queriendo emular la Plaza         a zancadas la región que ha venido a ayudar, indica que...
Preludio     Las historias tras del libro         Si Ud. es un viajero en Llao-Llao —idílica ciudad de     la Patagonia ar...
la Guerra Europea, este moderno vikingo salió en pos de                         Si Ud. es un viajero en Uppsala que va cam...
producto del trabajo conjunto de seis personas solamente. Fue        economista. Hace unos quince años me di c uenta de qu...
No todo fue negativo, por cierto, en mi experiencia de            decisivo, en la medida en que las incursiones críticas e...
I Parte        «El Proyecto ECU-28»     Comunicación horizontal para lapartic ipac ión y auto- dependenc ia               ...
1 Int roducció nL a c rea c ió n d e un nue vo fre nte    Dieciseis años antes de mi llegada a Quito en enero de 1971,la O...
Proyecto y se me encomendó la responsabilidad de iniciar esta          la formulación de programas para asistir al gobier...
embargo, no tiene injerencia alguna en el diseño del Plan de          En lo que se refiere a los expertos internacionales,...
era muy conmovedora. T enían gran cariño por su trabajo, por            En esa época eran escasos los estudios sistemático...
estaban perfectamente conscientes de sus verdaderos               gubernamentales superiores y trataba de obtener ayuda de...
2 Inte rludio te órico (I)H isto ria , e c o no m ía y a lguna s inv is ib ilid a d e s    La Historia es hecha por los hi...
faltan los soldados rasos, sus esposas que los esperaban en el     do— resultan ser, en términos económicos, estadísticame...
resistido los embates del comportamiento antropocéntrico por                            cas, ni tampoco en las limitacione...
fundizando y hay quienes buscan y proponen soluciones. Sin            del período que culmina en la situación actual que t...
Durante el período en que el Occidente (la rama cultural          estas formas de explotación: la del hombre por el hombre...
El pensamiento de Marx (1818-1883) refleja la creencia en                         casa o ninguna relación con su forma act...
porque la coloca dentro de un marco institucional que emana. no                              3 I nte rludio te ó rico ( II...
quier otra mezcla o combinación igualmente ecológica y                 una perspectiva tan revolucionaria que no es posibl...
de ubicación y magnitud. Así se ha difundido la creencia de que al      por elevar su disciplina a la categoría de ciencia...
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.

2,479 views

Published on

Published in: Education
1 Comment
1 Like
Statistics
Notes
No Downloads
Views
Total views
2,479
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
22
Comments
1
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Manfred Max Neef - La economía descalza. Señales desde el mundo invisible.

  1. 1. LA ECONOMIA DESCALZAS eñal es d es d e el M undo Invi s i bl eColección Pensamiento Descalzo - 1Coedición de CEPAUR-Centro de Alternativas de Desarrolloy NOR DAN-C om uni dad, bajo l a respons abi li dad deManfred Max-Neef y Ruben G. Prieto.
  2. 2. MANFRED MAX-NEEF ECONOMÍA DESCAL ZA Señales desde el Mundo Invisible Tr a d u c c ión d e Es t el a Lo r c a P r ól o go d e L e op o ld K oh r Edición original en inglés: From the Outside Looking In:Experiences in Barefoot EconomicsDag Hammarskjöld Foundation, 1982 Edición en sueco: Fran andra sidan Förlaget Nordan-Comunidad,1984 ©Manfred Max-Neef Editorial Nordan, 1986Estocolmo, Buenos Aires, Montevideo Diseño de tapa: Ruben G.P rieto nordan c o muni dad ISBN 91 7702 142 8
  3. 3. A Matías Felipe, mi primer nieto, que nació junto con este libro.Mi anhelo es que él y todos los de su generación puedan gozar de un mundo más justo que el que describo aquí.
  4. 4. Prólogo a la edición castellana Este libro nac ió en Sue cia , escrito en inglé s por unchileno que m uch as co sas la s pien sa en alemá n. ¿Por quéno h ic e yo m ismo la v er sión ca stellan a? M e lo hanpr e guntado v arias v eces. La respuesta e s simple. Comoautor no soy capa z de tra duc irm e a mi mismo. Si lo intento,a ca bo escribien do otr a co sa. Es un poco la ma gia y elm isterio de lo s idioma s. Cam biar de idioma e s comoc am biar de m un do, y en ca da m un do vemo s y sentimos losmismos sentimientos con ritmos, texturas y tonalida de sdist int a s. No po demo s p erm an ec er n e utra le s. E n c a dam un do no s c omprom etemo s de m ane ra difer ente co n lar ea lida d o co n la f anta sía. De a llí que a gr a dez co m uy dev er a s a Estela Lorca, mi traductora, por haber realizado esteesfuerzo. Agr a de zco ta m bién a mis a migo s de Nor dan-Com unida d por el cariño libertario con que han producido estaedición. He dec idido a gre gar un Po st ludio que no e stá en la se diciones in glesa y sueca . Se trata de un a ref lex ión e scr itacuatro año s de sp ué s de ha be r term ina do la ver sión or igin alde e ste libro. Pien so que v iene al c a so para tratar deentender la inmen sa crisis en que se debate nuestro mundoactual. Santiago, Invierno de 1985
  5. 5. Prólogo Es una mera coincidencia que me encuentre precisamenteen Liechtenstein escribiendo este prólogo para el libro deManfred Max-Neef sobre el desarrollo de algunas regionespobres de América Latina. Pero tal vez no esté totalmente vacíode sentido el que haya vuelto finalmente a tomar la pluma eneste principado encantador que se descuelga como una tapiceríamedioeval desde la s montañas majestuo sas que cr uzan sus160 kms.2 de territorio, y que se extiende a lo largo del Rhin,cerca del Lago Constanza, entre los límites de Austria y deSuiza. Digo que pue de no estar desprovisto de sentido, por variasrazones. En primer lugar, Liechtenstein es una de lascomunidades soberanas más pequeñas del mundo. Esto deberíaser especialmente atractivo para Manfred Max-Neef para quienlo pequeño no es sólo un slogan hermoso sino como en el casode Fritz Schumacher, una filosofía que impregna todo supensamiento. Su dimensión es la ideal para un estado tal comolo definiera Aristóteles, es decir la que p uede abarcar se deuna sola mirada. Su población es de 25.220 habitantes, de loscuales 15.974 son ciudadanos y 9.246, extranjeros. La densidadde la población es de 157,6 por km.2. Sus habitantes viven en 10aldeas, armoniosamente distribuidas en conglomerados que vandesde 280 personas a 4.552, que rodean la capital con 4.614habitantes. Esta se cobija al pie de la montaña del castillo delPríncipe, curador de la Galería Liechtenstein, una de lascolecciones de pintura de mayor prestigio mundial. Hay unautomóvil por cada dos habitantes, la tasa de desempleo varía 11
  6. 6. en un punto increíblemente fraccional por sobre cero y la pobreza envidiar a los que son aún más ricos... y que, al mismo tiempo no esno existe. tan rica como para condenarse a la holgazanería que es una causa Hay problemas. por cierto. T odavía mueren diez de cada diez de perturbación social aún más grave que la pobreza.personas: las inundaciones y torrentes producen dolores de cabeza Pero si ni los sellos postales ni las corporaciones extranjeras sontodos los años; y demasiados extranjeros son atraídos por su responsables de la prosperidad intrínsecamente autónoma defloreciente economía. Pero no hay nada que quede fuera del Liechtenstein... ¿qué lo es? Y es aquí donde entra a jugar locontrol de los mortales corrientes. T al como me lo dijera pequeño. Porque así como las olas toman su dimensión delAlexander Fr ick, un ex-Primer Ministro: «Para cuando una volumen de agua que atraviesan, así los problemas sociales, yagran potencia se entera de algún desastre, ya estamos a medio sean de agitación, retardo económico, desempleo, inflación, crimen,camino en la reparación del daño». terrorismo o guerra, tienen una escala que se ajusta a la dimensión Hay muchos que consideran que esta situación de bienestar de la sociedad que afligen. Es así como incluso los problemas mássocial y personal se debe a factores externos, tales como el graves son tan reducidos en una sociedad pequeña, que aquelloapetito insaciable de los filatélicos del mundo por los hermosos que en una sociedad grande no puede ser resuelto ni por un genio,sellos postales, constantemente renovados, que el principado emi- puede ser manejado en la primera por todos y cada uno de los quete al tenor de 50 millones de francos suizos al año; a los turistas tengan una medida normal de sentido común. Porque en laque se detienen brevemente en su paso del Este al Oeste, o del transparencia de sus estrechos límites nada puede quedar oculto aNorte al Sur en sus viajes trans-europeos; o, sobre todo, a los la visión natural. No existen los «invisibles», como llama Manfredconsorcios transnacionales, a los grandes «holdings» que han Max-Neef a los anónimos actores de la Historia, a las masas, sobreescogido a Liechtenstein como refugio tributario, en tal número, cuyos hombros construyen los economistas, sociólogos eque la población «corporativa» del estado ha llegado a ser tan historiadores sus preciosas abstracciones que se desvanecengrande como la física. Es así como, mientras otros países tienen mucho antes de tocar tierra y que sólo sirven para impresionar ahoteles y moteles. Liechtenstein tiene además «Bureau-tels que los expertos en vez de mejorar las condiciones de aquellos queofrecen a los presidentes de las compañías visitantes no sólo están llamados a ayudar.albergue, sino servicios secretariales y de teletipo. Pero aún hay otra razón que imparte un significado especial al No es sorprendente entonces que muchos expertos en eco- hecho de que Liechtenstein me ha impulsado a escribir estenomía atribuyan la prosperidad de Liechtenstein a estas influen- prólogo dentro de sus fronteras. A unos 800 mts. en las montañas,cias foráneas. Sin embargo, la verdad se encuentra en dirección más arriba de mi pequeña hostería, vive Josef Haid, viejoopuesta. Parodiando un famoso dicho de David Ricardo: «Liech- condiscípulo mío de mis tiempos de Salzburgo. Su carrera fue la detenstein no es rico porque tantas empresas se encuentran ahí; un consultor de negocios de gran prestigio que logró cambiar laslas empresas están ahí porque Liechtenstein es tan rico». Esto fortunas de muchas empresas que iban cue sta abajo, para llevarlassignifica que no hay peligro de que nadie —gobierno, naciona- a las alturas del éxito. Sin embargo, lo que él considera como lalistas, obreros, campesinos, reformadores— se interese en verdadera obra de su vida, es un pequeño volumen deexpropiarlos. Y esto ha sido lo que ha atraído a las corporaciones pensamientos que ha titulado «On the Side of Life». Cuando suinternacionales. No han venido en busca de beneficios tributa- secretaria lo escribió a máquina, le rogó insistentemente que norios, sino por la seguridad y estabilidad que da una población permitiera que sus clientes sospecharan que él era su autor. «Van aque en sí misma es lo suficientemente rica como para no creer que Ud. es un excéntrico» le dijo.envidiar12 13
  7. 7. Ahora bien, las ideas de Josef Haid son simples, es el filósofo, más que el mero especialista técnico; aquel que eseconómicas, eficientes y revolucionarias. Pero lo que lo capacitó guiado por el concepto de lebensrichtig más que por la solapara inducir a sus clientes a aceptar sus ideas revolucionarias conveniencia económica, aunque se le considere como un ro-para reestructurar sus empresas, su producción, su filosofía de mántico o un excéntrico. Fue por esto que Schumacher tituló sucomercialización y sus relaciones con la sociedad, el Estado, los último libro «Guía para los Perplejos», título más significativotrabajadores, los clientes e incluso las artes, fue una idea básica: que el que diera a su primer libro: «A Guide to Intermediate«si algo anda mal en cualquier aspecto: si una persona en pos del Technology», que no habr ía tenido mayor eco si suéxito, fracasa; si otra que busca la salud se enferma; si el que inspira do editor no hubiera intervenido para acentuar supersigue la felicidad es desgraciado y el que anhela paz, dimensión filosófica más que práctica, llamándolo: «Small isatormentado, la causa es siempre la misma: de alguna forma, en Beautiful».alguna parte, dicha persona está violando el orden de la Pero ¿qué relación tiene todo esto con el concepto de desa-naturaleza. Está actuando lebenswidrig; su comportamiento es rrollo de Max-Neef? Muchísima. Porque su libro no sólo sirve decontrario a los designios de la vida. De ahí que lo único valioso guía, capaz de conducir a expertos y legos, a gobiernos ynecesario para mejorar su condición sea descubrir qué ley pueblos, a economistas e historiadores y a los «visibles» queuniversal está quebrantando y llevarlo a actuar lebenrichtig, es están arriba así como a los «invisibles» que están abajo, haciadecir, en armonía con el orden de la vida». una nueva comprensión del proceso de desarrollo y del papel El único problema es que e sto no es tan simple como vital desempeña do por lo pequeño, no por el hecho de queparece: exige un estudio en profundidad y una penetración de las funcione bien en Liechtenstein, sino porque es «lebensrichtig» yrelaciones ocultas de la existencia. Cuando esto se realiza, se que, en ese sentido funciona en todas partes. Revela también apuede conducir a las revelaciones más inesperadas y a las esos escasos autores que, como Josef Haid en su labor depercepciones filosóficas más hondas que podrían parecer poco consultor, muestra el camino del éxito introduciendo al lector-realistas, fantásticas y misteriosas a una persona que sólo vagara cliente a una comprensión general, no tanto de las leyes de lapor la superficie, así como las formas de la vida submarina economía sino de las leyes más profundas de la naturaleza. Max-aparecen ante el buzo que se desliza entre bancos de coral y Neef es un meta-economista en el verdadero sentido de ladescubre que la vida al fondo del océano sobrepasa en variedad expresión: el que ilumina su materia con un discernimiento quetodo lo que pudieran imaginar nuestros novelistas de la era alcanza a llegar más allá de la materia misma. Se ha liberado deespacial. Sin embargo, si sigue bajando más aún, observará que las amarras académicas de los especialistas del desarrollo, que nolas formas de vida se hacen nuevamente simples, revelando la sabrían qué hacer con sus conocimientos en las llanuras de Brasilunidad subyacente de todas las cosas e indicando en su análisis o con las tribus de Ecuador, dándonos un ejemplo de lo que hoyfinal que todo principio que se aplica en un campo podrá ser día se e stá conociendo en términos tan dudosos como elaplicado «mutatis mutandi» en millares de otros campos. Lo que «enfoque de abajo hacia arriba» (bottom-up approach), diez añostiene sentido en cualquier parte, es sentido común en todas antes de que los expertos lo vislumbraran. Experimentando lospartes. Y no hay principio con mayor sentido o más fundamental problemas que le habían llamado a resolver como economista,para el esquema de las cosas que lo pequeño. con un celo que a veces ha debido acercarse al de los mártires y Por lo tanto, la persona capaz de ayudar en un problema que nos hace recordar la crónica ecuatoriana de Moritz Thomsenaparentemente tan materialista como el desarrollo económico, cuando miembro del Cuerpo de Paz, «Living Poor». Bien puedowe we im a gin a r que un a c o m un ida d a gr a de c ida c o m o la14 15
  8. 8. de los artesanos de T iradentes, queriendo emular la Plaza a zancadas la región que ha venido a ayudar, indica que por loTrafalgar de Londres, bautizara alguna capilla del camino con menos uno de los factores del éxito de una misión es la figurael nombre de «San Manfred de los Campos» (St. Manfred in carismática de un líder que inspira confianza, por razonesthe Fields). ajenas al papeleo y a la burocracia. Pero la parte más valiosa del libro de Max-Neef, así como de Leopold Kohrsu estudio anterior sobre «Trabajo, Tamaño Urbano y Calidad Liechtenstein, septiembre de 1982de Vida» bien podría no ser la lección práctica que podemosextraer de él. Su verdadera realización está más bien en lo quepareciera dar a entender al margen, como cuando se aboca a unanálisis filosófico profundo y riguroso de las relacionestiempo-espacio, que, tal como muchos de sus comentariosmarginales, sólo puede ser absorbido si se lee a ritmo lento.Pero una vez captada su esencia, uno siente el impulso dereleerlo una y otra vez y, no sólo para el propio deleite. sinotambién —como lo he hecho yo— para leerlos en voz alta enbeneficio de otras personas. Es evidente que no se trata demeras digresiones. Como en el caso de «On the Side of Life»de Josef Haid, conforman la base filosófica de la que extrae susteorías del desarrollo. No me cabe duda de que si ManfredMax-Neef hubiera vivido hace 50 años o si Heilbronnerhubiera escrito 50 años más tarde, éste lo habría incluido en suobra «Wordly Philosophers», destinada a destacar el hecho deque los logros más significativos en economía han sidoinvariablemente aportados por los filósofos más que por lospracticantes de la materia. Manfred Max-Neef tiene ladistinción de ser ambas cosas. Pero hay otras razones que hacen que este libro sea tanatractivo como lleno de enseñanzas. En sus conmovedorasconfesiones de decepción y fracaso, tiene algo del encanto ysinceridad de Rousseau y San Agustín. Las personas conquienes trabaja están descriptas con rasgos muy nítidos, comocuando los niños que estudia le confían que su idea de la«buena vida» es poder comer sardinas, y su noción de lo maloque podría sucederles es que una nave espacial se desintegrarasobre su pueblo. Algunos de sus paisajes están impregnados depoesía. Su descripción de sí mismo como un gigante rubio, deojos azules, una especie de vikingo en T iradentes, recorriendo 16 17
  9. 9. Preludio Las historias tras del libro Si Ud. es un viajero en Llao-Llao —idílica ciudad de la Patagonia argentina— y trepa desde el pequeño puerto por el cerro, se verá rodeado por todas partes de montañas y lagos, antes de penetrar en un bosque nativo de antiguos coigües. Al dar la curva, se encontrará repentinamente frente a una hermosa mansión de troncos, que hoy día es la sede de uno de los mejores institutos de investigación de su género en América Latina: La Fundación Bariloche, donde tuve el privilegio de trabajar un par de años como investigador. Al acercarse, tendrá la sensación de que los elementos naturales y los de la fabricación humana parecen integrarse en una armonía casi perfecta. Se entra a la mansión después de pasar bajo un arco formado por dos gigantescos maxilares de ballena azul, experiencia especialmente sorprendente en ese lugar situado a unos 500 km. de las costas atlánticas. La historia de la mansión es casi tan extraña como su pórtico. Hace varias décadas —exactamente cuántas no sé— fue construida por un ballenero retirado, llamado Rangvald Nielsen que llegara al lugar desde su nativa Escandinavia. Mi imaginación se encendió al enterarme del origen de la casa y traté de evocar al hombre y a sus circunstancias, hasta que fragmentos de una posible realidad empezaron a tomar cuerpo en mi mente. Desilusionado por la horrible devastación producida por18 19
  10. 10. la Guerra Europea, este moderno vikingo salió en pos de Si Ud. es un viajero en Uppsala que va caminando por un lugar donde establecerse. Incapaz de despojarse de su el parque de la Universidad, desde el edificio principal, identidad, el hombre que había perdido un mundo, se hasta enfrentar el antiguo y venerable edificio Gustavia- convirtió en el hombre en busca de un paisaje. Y fue aquí num, encontrará nueve piedras rúnicas vikingas a lo donde encontró de nuevo sus montañas y sus lagos largo del camino. T odas, menos una, talladas en nórdicos. Aquí se instaló, construyó, soñó y murió. memoria de los muertos: padres, hijas, hijos, hermanos o amigos. La excepción es la primera de estas piedras que Fue en este mágico lugar donde conocí en octubre de 1980 a llama la atención durante el paseo. Si logra encontrar a Sven Hamrell, otro escandinavo que había cubierto las alguien capaz de leer e interpretar las runas, descubrirá distancias desde Uppsala para participar en un seminario que dicen lo siguiente: «Vikmundr hizo tallar esta piedra organizado en la mansión por la Fundación Bariloche. Nos en memoria de sí mismo, el más diestro de todos los comunicamos bien desde el primer momento. Descubrí que hombres. Dios guarde el alma del capitán Vikmundr.» estaba realmente interesado en mis experiencias de terreno en Mi imaginación se encendió al conocer el sentido de la América Latina y disfrutamos de largas conversaciones por las inscripción y traté de imaginar al hombre y sus noches, después de las sesiones del Seminario. Era muy hábil y circunstancias, hasta que fragmentos de una posible sus preguntas calaban hondo en mis experiencias, motivaciones, realidad empezaron a tomar cuerpo en mi mente. anhelos y creencias. De hecho, me extrajo tanta información, Queriendo ampliar su horizonte, e incomprendido tal vez que lle gué a tener la sensación de estar sometido a un análisis por los demás, este vikingo se había visto reducido a introspectivo en manos de un psico-terapeuta de capacidad poco sustentar sus acciones en su propia capacidad de común. Cuando durante nuestro último encuentro me preguntó auto-dependencia. Ansioso de proyectar su identidad, el si me gustaría escribir un libro sobre mis experiencias y mi hombre que renunció a un paisaje se convirtió en el filosofía del desarro llo que inc luyera la per spectiva hum ana hombre en busca de un mundo. Siendo la curiosidad más de mis vivencias en Brasil y en Ecuador, le respondí que ése fuerte que la nostalgia, alzó las velas y absorbió todo lo había sido mi de seo desde hace mucho tiempo, pero que, que se cruzó en su camino. No se instaló en ningún lugar careciendo de fondos para sostener a mi familia y a mí mismo y murió en un rincón desconocido para nosotros. Nos durante el tiempo que lleva escribir un libro, había renunciado a dejó, sin embargo, un mensaje de fe y auto-dependencia hacerlo. Había recibido anteriormente comisiones y que es tan inspirador y válido hoy día como lo fuera hace financiamientos para escribir libros técnicos y ensayos, pero me novecientos años. parecía muy poco probable encontrar apoyo financiero para un libro como el que estábamos discutiendo. Mi sorpresa fue En mayo de 1981, a l lle gar a Upp sa la, Sv en Ha mre ll gratísima cuando Sven Hamrell me extendió en el acto una me presentó a los demás miembros de la Fundación Dag invitación para pasar seis meses en Uppsala y escribir mi libro, Hammarskjöld: 01 1e Nordberg, Lotta Elfström, Gerd Ericson, bajo los auspicios de la Fundación Dag Hammarskjöld. El libro Kerstin Kvist y Daniel von Sydow. Habiendo sido desde hacía sería una contribución al seminario por etapas que la Fundación mucho tiempo admirador de la filosofía del desarrollo de la estaba realizando sobre el tema «Desde la Aldea hasta el Fundación y, conocedor del bien ganado prestigio de que goza- Orden Glo bal». Conforme el plan, llegué a Uppsala siete ba en el Tercer Mundo, me pareció increíble que todo eso fuera meses más tarde. 2020 21
  11. 11. producto del trabajo conjunto de seis personas solamente. Fue economista. Hace unos quince años me di c uenta de que lospara mí la confirmación de la eficiencia que puede lograrse por economistas se estaban convirtiendo en gente peligrosa, algo de lomedio de la «pequeñez» organizada. La ausencia de burocracia, que debí haberme percatado mucho antes. Su disciplina, a pesarcombinada con un trabajo frenético, plazos apremiantes y una de las a dvertencias de Lord Keynes de que no se deberíaatmósfera frecuente de caos creativo, conformaban el entorno sobreestimar la importancia de los problemas económicos enhumano más estimulante que me había tocado conocer. desmedro de materias más importantes y de significado más permanente que resultan sacrificadas en aras de sus supuestasAdemás, la casa de la institución que tanto había hecho por necesidades, dicha disciplina se transformó de golpe en lapromover la autodependencia, se encontraba a escasa distancia ciencia mágica, en la única capaz de dar respuesta a losde la piedra de Vikmundr, el hombre que creía en ella y que la problemas más agudos que aquejan a la sociedad. Sus expertospracticaba novecientos años antes. Esto me daba una grata se vieron repentinamente investidos del poder de ejercer susensación de coherencia intemporal. Como ambiente para escribir influencia sobre empresas, grupos de interés y gobiernos, papelun libro, cuyo «leitmotiv» era lo «pequeño» y la autodependencia, que se apresuraron a asumir con gran orgullo, convirtiéndose asíéste era —así lo pensé— el lugar más perfecto. El toque supre- en los nuevos hechiceros poderosos e inaccesibles. Lamo de calidad fue que me otorgaron el privilegio de usar, para economía, que originalmente se derivó de la filosofía moral,escribir mi libro, el escritorio que fuera de Dag Hammarskjöld. perdió de pronto gran parte de su dimensión humana que f ueVa mi sincera gratitud para esos seis seres humanos excepcio- reemplazada por teorías caprichosas y trivialidades técnicas,nales que tanto me enseñaron y que me honraron con su esti- incomprensibles para la mayoría e inútiles para todos, exceptomulante e inolvidable compañía. Pero hay otras dos personas a tal vez para sus autores que suelen ganar premios por haberlasquienes debo gratitud: Olivia Bennet, la editora más acuciosa elaborado.que he conocido y Gabriela, mi compañera de vida, a c uyo jui- Después de muchos años de trabajar como economista encio crítico sometía todas las noches mis escritos del día. diversos organismos internacionales, mi entusiasmo y optimismo de los primeros tiempos empezaron a ceder el paso a Toda historia tiene su conclusión. En este caso se trata de un una creciente desazón. Seguir siendo testigo o participantelibro y, además, de un enigma. El libro es una realidad material directo en esfuerzos por diagnosticar la pobreza, por medirla yen manos del lector. En cuanto al enigma... el hecho de que diseñar indicadores que permitan establecer el umbraltuviera que ser un hilo conductor escandinavo, tendido desde el estadístico o conceptual más allá del cual se define el porcentajeBáltico a la Patagonia el que me permitiera desentrañar, e de los clasificados como extremadamente pobres; participarincluso comprender, dos historias latinoamericanas que después en costosos seminarios y conferencias aún más costosaspertenecen, como diría Pablo Neruda, «a lo más genital de lo para comunicar los resultados, interpretar el sentido de losterrestre», es un misterio que nunca quisiera dilucidar. hallaz gos (¡Dios mío!); criticar las metodologías tras los hallazgos; expresar profunda inquietud (a menudo durante el cocktail), por lo que dichos hallazgos indican y, finalmente,El libro tras las historias emitir recomendaciones para solicitar más fondos destinados a proseguir con las investigaciones y discutirlas en una próxima Este es un libro sobre economía «descalza». T al como podría reunión, todo eso se me apareció de pronto como un ritual unhaberlo dicho Fritz Schumacher: «de economía como si la gente tanto obsceno en el cual yo estaba participando alegremente.importara». En cierto sentido surgió de mi crisis personal como22 23
  12. 12. No todo fue negativo, por cierto, en mi experiencia de decisivo, en la medida en que las incursiones críticas en las quefuncionario internacional. Me beneficié considerablemente de me aventuré bajo su influencia, bastaron para cambiar el cursolos ejemplos de abnegación y sabiduría que me dieran algunos de mi vida, no sólo como profesional sino también como sercolegas y superiores. T ambién conocí o participé en algunos humano. Corté mis lazos con las tendencias impuestas por elprogramas bien concebidos e inspiradores, en la medida en que «establishment» económico, me liberé de las «objetivascontribuían realmente a mejorar las condiciones de vida de la abstracciones» y decidí entrar al barro «con los pies descalzos».gente para la cual habían sido diseñados. A pesar de estas El mundo rico e insospechado que descubrí después de dar eseexperiencias positivas guardo la impresión de que en la mayoría paso, es el tema de este libro. De ahí que su objetivo no sea elde los organismos internacionales, estos casos son la excepción de proponer una teoría general ni de hacer una contribuciónmás que la regla. De ahí que no lograran tranquilizar mi mente académica, sino el de describir episodios de la vida en que losni postergar la erupción de mi inminente crisis personal. hechos y sentimientos humanos —míos y de otros— Me parecía que algo tenía que andar mal en un sistema que, reemplazaron a las estadísticas abstractas. Sin embargo me hesiendo capaz de reunir un enorme caudal de información y permitido teorizar un poco («mea culpa») en algunos interludiosconocimientos se demuestra tan impotente y ambiguo cuando incluidos en el texto. Que lo haya hecho porque era realmentetiene que responder con acciones vigorosas y adecuadas a la necesario o porque aún no estoy lo suficientemente madurorealidad derivada de dicho conocimiento e información. Mi como para liberarme totalmente de ese hábito, es algo para lopropia interpretación de las razones subyacentes en las cual no tengo una respuesta satisfactoria. En todo caso, entregoperturbadoras contradicciones del sistema se discuten más al lector esos pensamientos para que juzgue el valor queadelante. pudieran tener. En todo caso, mi conciencia de estas contradicciones, juntocon el hecho de vivir en un mundo donde, a pesar de las He escogido dos historias para mi relato. La primera seconferencias trascendentales, la información y el conocimiento refiere a las privaciones de los campesinos indios y negros deacumulados, los grandes planes sociales y económicos y las la Sierra y de la selva costera del Ecua dor. La segunda, ha bla«décadas de desarrollo», la pobreza creciente. en términos de la pobreza de los artesanos y artífices de una pequeña región de Brasil. En cierto sentido, la primera es la historia de un éxitoabsolutos y relativos, es una tendencia estadística indiscutible,(algo que puede comprobar cualquiera que esté dispuesto a que fracasó, y la segunda la de un fracaso que alcanzó el éxito.observar y a ver) me indujeron a reevaluar mi papel de Ambas son una lección de economía a escala humana.economista. En resumen, este ejercicio crítico me llevó a Dejemos que las historias hablen por sí mismas.identificar cuatro áreas de inquietud personal: nuestra admiración Uppsala, verano de 1981ilimitada por el «gigantismo» y las grandes soluciones; nuestraobsesión con las mediciones y cuantificaciones; nuestro enfoquemecanicista para la solución de los problemas económicos; ynuestra tendencia a simplificar en exceso, reflejada en lapreferencia por una «objetividad técnica» a costas de la pérdidade una «visión moral», un sentido de la Historia y una inquietudpor la complejidad social. Es justo reconocer que algunos economistas no se vieronafectados por esta enfermedad y mi contacto con ellos resultó24 25
  13. 13. I Parte «El Proyecto ECU-28» Comunicación horizontal para lapartic ipac ión y auto- dependenc ia de los campesinos
  14. 14. 1 Int roducció nL a c rea c ió n d e un nue vo fre nte Dieciseis años antes de mi llegada a Quito en enero de 1971,la Organización Internacional del Trabajo (OIT), había fundadola «Misión Andina del Ecuador» con el propósito de mejorar lascondiciones de vida en las comunidades indígenas. Esta acciónera parte de un programa regional más ambicioso, llamadoAcción Andina, que, bajo la sensata dirección de hombres talescomo Jef Rens y Carlos DUgard, había emprendido yestimulado empresas similares en otros países de la regiónandina. Cuando me incorporé a la escena, la Misión Andina delEcuador (MAE) ya había dejado de ser una agencia de la OIT yse había convertido en institución nacional, dependiente delMinisterio del T rabajo y Bienestar Social, encargada de llevar acabo el Plan Nacional de Desarrollo Rural. Incluso después desu nacionalización la MAE mantuvo un Grupo consultor deexpertos internacionales. Al cabo de una década y media la MAE tenía a su habermuchos logros. La experiencia acumulada comprendía, eviden-temente, tanto éxitos como fracasos. Por 1969 se estimó queuna etapa fundamental se había completado y que había llegadoel momento propicio para una nueva orientación, con nuevasestrategias. Dos años de análisis y diálogo entre el gobiernoecuatoriano, el Programa de las Naciones Unidas para el Desa-rrollo y la OIT desembocaron en un Plan de Operaciones lla-mado «Planificación de Programas Zonales para la Moderniza-ción de la Vida Rural en los Andes» popularizado después porsu sigla ECU-28. Fui contratado por la OIT como Director del 29
  15. 15. Proyecto y se me encomendó la responsabilidad de iniciar esta la formulación de programas para asistir al gobierno en lanueva fase. Aunque la agencia ejecutiva era la OIT, otras agencias asignación de recursos para acelerar el desarrollo de lostales como la FAO, UNESCO y OPS/OMS nombraron expertos, sectores rurales de la Sierra y para mejorar su capacidad parapara llenar los cargos indicados en el Plan de Operaciones. absorber créditos bilaterales y multilaterales; El Proyecto ECU-28, de acuerdo a la filosofía de la Acción el diseño de proyectos específicos que podrían ser posterior-Andina, debía integrarse dentro de un esquema más amplio. En mente financiados por el Fondo Especial del Programa de lasrealidad de bía ser uno de tres proyectos nacionales (los otros dos Naciones Unidas para el Desarrollo (P.N.U.D.).en Perú y Bolivia) bajo la coordinación general de un Programa Para evitar que estos requisitos fueran satisfechos de maneraRegional único. Lamentablemente el esquema nunca se completo, tecnocrática, el Plan de Operaciones establecía disposiciones eny los únicos esfuerzos que salieron adelante fueron ECU-28 y elPrograma Regional aunque sin participación de los otros dos el sentido de que «era necesario promover medidas parapaíses. Después de nueve años, aún pienso con tristeza en esta asegurar una participación más activa de la población rural yempresa frustrada. Me inclino a creer que si la idea hubiera para facilitar la mejor utilización de los recursos reales ycristalizado, podría haberse transformado en una impresionante potenciales». Otro párrafo insistía en que era necesario «revisarmovilización de las bases campesinas para lograr una mayor los métodos aplicados en la actualidad para asegurar laparticipación, a través de un proceso no violento. A pesar de lo participación popular en el proceso de desarrollo y paracual, también es posible que hubiera fracasado. Si consideramos examinar las posibilidades de introducir nuevos métodos ylos juegos de poder obscurantistas y a menudo siniestros que se organizaciones con objeto de garantizar dicha participación». Eldan en tantos países del T ercer Mundo, el éxito de semejante mensaje resultaba sumamente claro. Todas las acciones pormovilización habría bastado tal vez para que un gobierno realizar debían originarse al nivel de las ba ses. Yo fui inclusoreaccionario la destruyera. En cierto sentido, esto fue lo que más lejos e interpreté estos conceptos como un mandato paraocurrió con ECU-28, pero no nos adelantemos, ya que el relato nos movilizar a los campesinos del área seleccionada, dándoles lalos irá diciendo. oportunidad de diseñar su propio plan de desarrollo. ECU-28 representaba un nuevo frente, una nueva forma de El Plan de Operaciones fue firmado formalmente el 1° deencarar el problema de la pobreza rural. El Gobierno estaba febrero de 1971 por representantes de las tres partes interesadassolicitando la cooperación para eliminar los obstáculos queimpedían un proceso más acelerado de desarrollo rural en la y dos semanas más tarde, declarado oficialmente operacional.Sierra. El objetivo debía ser alcanzado por medio de:la selección de una zona rural prioritaria, al nivel regional, para Se inicia la organización la cual habría que formular un programa de desarrollo integral El papel de un Director de Proyecto es extraño en muchos y multi-sectorial como modelo y demostración para otras áreas; aspectos. Una vez que el proyecto está organizado y en marcha, el establecimiento de métodos perfeccionados para la ejecución él se encuentra en situación poderosa. T iene libertad de acción de programas de desarrollo rural y el diseño de estructuras y y de criterio. Está respaldado por el apoyo eficiente de la sede y procedimientos administrativos más eficientes para realizar esta tarea; sus decisiones son generalmente aceptadas y respetadas. Sin30 31
  16. 16. embargo, no tiene injerencia alguna en el diseño del Plan de En lo que se refiere a los expertos internacionales, he detectado Operaciones. Este documento es producido por personas que tres tipos: En primer lugar, los que están sinceramente no van a estar en el terreno y que, probablemente, nunca han motivados, creen en lo que hacen y lo realizan con la máxima estado ahí. Es esencialmente un documento político. Su dedicación. En segundo lugar vienen aquellos que se interesan redacción no puede ser cuestionada y, según sean los objetivos primordialmente en sus propios privilegios e inmunidades y del Proyecto, contiene conceptos y expresiones considerados tienden a adoptar una actitud de arrogancia y superioridad, «progresistas» en el momento en que fue escrito. Después de todo, la palabra escrita tiende a ser permanente y es aconsejable especialmente en su trato con los técnicos o contrapartes locales. dejar una buena impresión para la posteridad. La expresión oral En tercer lugar vienen los cínicos que declaran abiertamente su no goza de igual inmortalidad y, lo que es más, siempre puede falta de fe en el va lor de lo que e stán realizan do, pero que lo ser negada. Cualesquiera que sean sus antecedentes, el Plan de hacen para mantener un buen empleo. Por este último grupo Operaciones se entrega al Director del Proyecto como un tengo un cierto respeto, porque por lo menos son honestos y, si mandato. A mi entender, nadie le dice al Director del están bien dirigidos, pueden llegar a realizar una buena tarea. La Proyecto que lo que el documento exige que se haga no es segun da categoría me parece totalmente repugnante. Sea cual necesariamente lo que debe hacerse. Mi experiencia al respecto sea la combinación de estos tipos en la formación del personal fue muy dura, como se verá más adelante. Si el Director del del proyecto, el azar juega un papel importante. Mi proyecto Proyecto se ve en problemas por no haber cumplido con la letra incluía el espectro total. del Plan de Operaciones, el texto puede ser usado en su contra. ECU-28 tenía que designar a nueve expertos fuera del Director Si sus problemas se derivan precisamente de haber hecho del Proyecto. Sus disciplinas eran: desarrollo agrícola, desarrollo exactamente lo que estaba estipulado en el Plan, el respaldo comunitario, comercialización, artesanías y pequeñas industrias, oficial que pueda obtener será escaso o nulo, e incluso es cooperativas, comunicación, educación rural, salud pública y posible que lo abandonen en la solitaria lucha emprendida, si es que le permiten seguir luchando, lo que también es poco administración pública. Se había realizado ya una parte probable. El principio reinante es el mismo que en una tienda: considerable deltrabajo cuando fue designado el último experto. «el cliente siempre tiene la razón», y conviene recordar que en este caso, el cliente es el gobierno y no la gente para quienes Percepción del entorno formal fue concebido el proyecto. La influencia del Director del Proyecto en la selección de los Las oficinas centrales de la MAE eran modestas y un tanto expertos que van a trabajar bajo su mando es también muy estrechas. Parece ser una regla del T ercer Mundo que las restringida. En primer lugar, los representantes del gobierno instituciones encargadas de mejorar las condiciones de los beneficiario tienen injerencia en la materia, lo que estimo pobres sean ellas mismas notoriamente pobres. Pero la pobreza absolutamente correcto. En segundo lugar, consideraciones material de la MAE estaba ampliamente compensada por el subjetivas, además de la calida d y el mérito, influyen en este caudal de motivación y abnegación de sus trabajadores, tanto proceso de selección. Cualquiera que sea la situación, el profesionales como administrativos. Esto me causó una profunda Director del Proyecto recibe la carga de un Plan de impresión, impresión positiva que se vio reforzada cuando Operaciones que puede ser una espada de doble filo y de un conocí a muchos de los que trabajaban en el terreno. La calidad grupo de expertos cuya calidad conjunta depende, en cierta medida, de la suerte. de su espíritu misionero, en el mejor sentido del concepto,32 33
  17. 17. era muy conmovedora. T enían gran cariño por su trabajo, por En esa época eran escasos los estudios sistemáticos sobre lamal pagado que fuera, y se identificaban claramente con los pobreza. Algunos estudios aislados habían abordado el problema,campesinos indígenas. Este sentimiento era con frecuencia como los de Oscar Lewis en México y Gunnar Myrdal en Asia, entrerecíproco y se podía observar el afecto con el que muchos de otros. Los organismos internacionales concedieron prioridad a e steellos eran acogidos en las comunidades indígenas. Esto tema a partir de la déca da de lo s setenta. La OIT creó su Ramarepresentó un alivio para mí ya que indicaba que las futuras de Políticas de Empleo Rural en 1975, la que se ha dedicado desdeactividades en el terreno podrían realizarse en un entorno entonces a lograr una mejor comprensión de estas materias. Elpositivo. Más aún, podía contar con excelentes colaboradores y Banco Mundial y la CEPAL, también concentraron en ellas loscontrapartes para cada uno de los expertos del Proyecto. esfuerzos de importantes investigaciones. Sin embargo, a principios Los contactos a nivel ministerial también eran alentadores y de 1971 no existía mucho material comparativo para la organizaciónse me aseguró que tendría todo el respaldo necesario. Sostuve metodológica del Proyecto. Teníamos que atenernos principalmente amuchas entrevistas con los jefes de las instituciones guberna- nuestras experiencias personales, a estudios históricos ymentales así como con técnicos de la MAE, para llegar a antropológicos, generalmente muy localizados, y a la intuición.comprender sus ideas, métodos y expectativas. T uve laimpresión de que sus esperanzas estaban más allá de sus Muchas de las reuniones que tuve con los expertos nacionales deposibilidades y de que pensaban que ECU-28 iba a representar la MAE me indicaron que ellos interpretaban su papelel final de sus penurias. Fue un tanto duro para mí e l tener principalmente como uno de concientización de las comunidadesque desilusionarlos al respecto. No obstante, pude campesinas. Ellos consideraban que la concientización tenía quepersua dirlos más ade lante, de que el desafío real consistía en preceder a todo esfuerzo de participación en y para el desarrollo.diseñar, en conjunto, estrategias y tácticas sólo con los recursos Aunque este concepto estaba muy de moda en esa época —yo ya lodisponibles. Experiencias de terreno anteriores me habían había detectado en experiencias de terreno anteriores en Guatemala,convencido de que con frecuencia la imaginación puede lograr México y Perú— sentía un rechazo instintivo por él. Me parecía quemás cosas que el dinero. Por otra parte, la falta de recursos contenía el supuesto implícito —y con frecuencia explícito— derepresenta la naturaleza misma de todo el juego del que los pobres del área rural eran tan ignorantes que no teníandesarrollo. Una vez discutidos y comprendidos estos puntos, conciencia de sus verdaderos problemas. Siempre he rechazado estenos consideramos listos para empezar. supuesto. A pesar de que la pasividad de los campesinos se cita con frecuencia para apoyar este concepto, creo que hay aquí un error de fondo. En otras palabras, un síntoma se interpreta como la causa.Una nota sobre participación Consideraba yo que la pasividad en sus diversas manifestaciones no Como ya lo describí, el Plan de Operaciones del Proyecto era la causa del «status quo» rural, sino más bien el resultado deECU-28 insistía en la participación activa de la población rural ciertas interrelaciones estructurales tradicionales entre el trabajo yen el proceso de desarrollo. La participación se estaba los propietarios de los medios de producción. Pensaba, por lo tanto,convirtiendo poco a poco en un concepto importante dentro del que cua lquier acción coherente debería orientarse hacia lacontexto de las discusiones sobre desarrollo, especialmente en disolución de algunas de e stas interrelaciones, suponiendo a la vez,relación con la pobreza rural. que, contrariamente a la opinión de muchos, los pobres del campo 34 35
  18. 18. estaban perfectamente conscientes de sus verdaderos gubernamentales superiores y trataba de obtener ayuda desde problemas. El trastocar creencias muy arraigadas no es tarea arriba hacia abajo. Sus líneas de comunicación eran como las fácil, aunque más no fuera porque es muy frustrante pensar que varillas de un paraguas invertido: todos convergían hacia una se ha recorrido un dificultoso camino, en dirección errada. vara central. La comunicación horizontal era inexistente. No costó mucho llegar al consenso de que la participación Resultaba plausible, por lo tanto, que al establecerse es función de un proceso de cambio previo. Que este cambio comunicaciones horizontales y al analizar, interpretar y estuviera relacionado con la torna de conciencia de los comparar recíprocamente los problemas, el «efecto alternador» campesinos o con interrelaciones estruct urale s er a materia se produjera sin riesgos de distorsión en la percepción. En cada que esta ba por verse, opinaba la mayoría. Pero en cambio, caso, el agente de alteración vendría de fuera, pero actuaría todos estaban claramente de acuerdo en que este cambio, dentro de un marco cultural común. cualquier que f uera su fuente, era necesar io. Re sulta ba No todos los expertos estuvieron de acuerdo con este evidente también que e ste cambio hacia la participación no enfoque. Algunos insistieron en que era necesaria la se da espontáneamente y que debe ser «provocado» y en este concientización previa para llevar a cabo el esquema, lo que punto se centraron de nuevo las discusiones sobre el papel que significaba volver a plantearlo todo desde el principio. Hubo debían desempeñar los agentes externos. Puesto que el agente, algunos que estimaron que valía la pena ponerlo a prueba. siendo un extraño, podría percibir las cosas de manera Finalmente prevaleció esta última actitud y, según se verá en los significativamente diferente de aquella de los interesados, el capítulos siguientes, la totalidad del proyecto y su metodología curso de cualquier cambio provocado por su presencia e se organizaron y realizaron de acuerdo a lo propuesto. influencia, tenía que ser impredecible. El problema fundamental podía plantearse en los siguientes términos: si los * * * agentes externos de «alteración» son necesarios para que se produzca el cambio ¿quiénes deben ser y cómo deben Mi variada experiencia de economista, especialmente entre comportarse estos agentes para superar el peligro implícito en los pobres del sector rural, me indica que la ciencia económica, estas diferencias de percepción? tal como se ha aplicado tradicionalmente, es demasiado No parecía haber una solución satisfactoria para este «mecanicista» como para ser valiosa en la evaluación e interpretación de los problemas que afectan a las comunidades problema. T al vez la única respuesta viable era la de una capacitación adecuada de estos agentes, lo que aparecía como campesinas que en su mayoría viven a nivel de subsistencia. La una solución bastante pobre. Después de todo, y a pesar de ciencia económica se ha convertido en una disciplina selectiva que deja al margen de su quehacer muchos elementos y procesos que cualquier e sfuerzo, el agente seguía siendo un extraño en términos culturales. Finalmente propuse un enfoque influyen directamente en el cambio y en el desarrollo. La radicalmente distinto. Sugerí que el «efecto de a lteración» Historia y algunas ideologías también adolecen de este mal y se ven limitadas por rigideces similares. De ahí que para lograr una viniera de los propios campesinos, a través de un proceso horizontal de «confrontación y toma de conciencia». Por mejor comprensión de la historia que voy a relatar, dedicaré los tradición las comunidades campesinas dependían de próximos dos capítulos a describir mi propia interpretación del eslabones verticales de comunicación. Es decir que ca da problema. comunidad planteaba sus problemas ante las autoridades36 37
  19. 19. 2 Inte rludio te órico (I)H isto ria , e c o no m ía y a lguna s inv is ib ilid a d e s La Historia es hecha por los historiadores y ningúnacontecimiento se convierte en acontecimiento histórico a menosque un historiador lo declare como tal. El famoso historiadoringlés E.H. Carr escribió en su ensayo «¿Qué es la Historia?»:«Se solía de cir que los hecho s hablan por sí mismos, lo quepor cierto es falso. Los hechos sólo hablan cuando el historiadorlos hace presentes: es él quien decide a cuáles va a darles tribuna,y en qué orden y contexto.» 1 Citando una declaración de VilhelmMoberg respecto a Suecia, podemos decir que la Historia serefiere «sólo a un grupo de individuos: aquellos que toman lasdecisiones y que, a nombre del pueblo, deciden las condicionesbajo las cuales éste tiene que vivir».2 Aunque cierta investigación histórica moderna está adoptan-do una mentalidad más sociológica, por tradición la voz de lasmasas no ha sido escuchada ni su presencia sentida. Podemosafirmar, junto con Moberg, que en nuestras lecturas de Historiafaltaron aquellos «que sembraron y cosecharon los campos, de-rribaron bosques, abrieron caminos, construyeron palacios, cas-tillos, fortalezas, ciudades y casas. De todos los que pagaronimpuestos, mantuvieron a clérigos, ediles y funcionarios sólohemos tenido visiones fugaces, aquí y allá. De todos aquellosejércitos caídos por la Madre Patria en tierra extranjera nos1. Ver Moberg, Vilhelm,«A History of the Swedish People»,P .A. Nordstedt & Söners Förlag, Stockholm, 1970, vol. 1, pág. 2.2. Ibid., pág. 2. 39
  20. 20. faltan los soldados rasos, sus esposas que los esperaban en el do— resultan ser, en términos económicos, estadísticamentehogar, toda la clase de los servidores, hombres y mujeres... los «invisibles».vagabundos desposeídos, los indefensos que no tenían ni tierrani hogar».1 Esta gente que integra las filas de aquellos Los sectores «invisibles» para la Historia son prácticamente«invisibles» a los ojo s de la Historia es, para dojalmente, la los mismos que resultan «invisibles» para la Economía. Estosmisma gente que ha hecho posible la Historia «visible». «invisibles» son de la mayor importancia y el hecho de que La economía es diseñada por los economistas. Ningún hayan permanecido como tales por tanto tiempo no es casual.acontecimiento se convierte en acontecimiento económico a Las razones descansan en nuestras tradiciones y evoluciónmenos que calce con ciertas reglas establecidas por el cultural, es decir, en la evolución de la rama culturaleconomista. Como disciplina, la economía se ha convertido Occidental, Judeo-Cristiana. Trataré de demostrar este criteriorepentinamente en una de las materias más importantes de la en las siguientes páginas. Sólo quisiera agregar a estas alturasactualidad. No habría nada de malo en ello si la importancia que estos sectores invisibles de la humanidad se han convertidodada a la ciencia económica correspondiera realmente a su en el principal interés de mi quehacer, no sólo desde un puntocapacidad de interpretar y resolver los problemas que afectan a de vista teórico, sino también como una experiencia concretala Humanidad. Este no es el caso. Sus grandes abstracciones, de vida. E s por este motivo que, después de haber trabajadotales como el P.N.B. (Producto Nacional Bruto), sistemas de cierto número de años como «economista puro», decidíprecios, tasas de crecimiento, razón capital producto, movilidad transformarme en «economista descalzo» y vivir y compartir lade factores, acumulación de capital y otras, aunque realidad invisible. Los próximos pasajes y el capítulo siguientereconocidas como importantes, son selectivas ydiscriminatorias cuando se refieren a la masa de los seres están destinados a describir e interpretar el pensamiento de loshumanos. sectores «visibles» de la Histor ia y de la E conom ía, a sí A través de estas abstracciones la ciencia económica, en vez c omo la s ate rr a dor a s consecuencias que han acarreado parade convertirse en «disciplina abierta», se convierte en una la Humanidad en su conjunto y para los sectores «invisibles» enespecie de «club exclusivo». En realidad, el análisis económico particular.sólo cubre a aquellos cuyas acciones y comportamiento estánajustados a lo que sus cuantificadores (tales como los Antropocentrismo y el mito originalmencionados) pueden medir. T omando como ejemplo elP.N.B. lo que pue den medir son actividades que se generan a Para que exista la tecnología se requiere tanto de los serestravés del mercado, sin considerar si dichas actividades son humanos como de la naturaleza. Es concebible que los huma-productivas, improductivas o destructivas. El resultado de estas nos puedan abstraerse en gran medida de la tecnología paralimitaciones es que las teorías económicas dominantes no vivir, pero en cambio, no pueden desentenderse de la naturale-asignan valor a las tareas realizadas a nivel doméstico o de za. Por su parte la naturaleza no necesita ni de una ni de otrossubsistencia. En otras palabras, estas teorías son incapaces de para cumplir con su programa evolutivo. No se debe quebrantarincluir a los sectores más pobres del mundo o a la mayoría de esta jerarquía orgánica si es que la evolución ha de progresar enlas mujeres. Esto significa que casi la mitad de la poblaciónmundial —y más de la mitad de los habitantes del T ercer Mun- condiciones de equilibrio dinámico. Se requiere una forma de integración en la que las reglas de interdependencia primen sobre las de la competencia. Lamentablemente, el esquema no1. Ibid., pág. 2. ha operado de esta manera y, aunque es cierto que el mundo ha 40 41
  21. 21. resistido los embates del comportamiento antropocéntrico por cas, ni tampoco en las limitaciones de una u otra ideología.largo tiempo, permaneciendo aparentemente incólume, sus Todos estos elementos, aunque no exentos de responsabilidad,efectos se están empezando a sentir de forma clara en cuanto a sólo son «causas eficientes» (causa efficiens*) de la situación.la posibilida d muy rea l de una cr isis que afe cte no sólo al La realidad cala mucho más hondo. Estimo que la «causamundo sino a toda la biósfera. finalis» fluye de la esenc ia misma de nue stra cultura o de lo Cuando hablo de «largo tiempo», sólo lo hago en términos que, en otras palabras, podríamos llamar el «mito original»relativos. Si nos imaginamos una línea de dos metros de largo sobre e l cual ha sido construida.como representación del tiempo transcurrido desde el nacimien- Conforme a la Biblia el hombre y la mujer fueron creados alto del planeta hasta hoy. la existencia total de la humanidad sexto día. El «mito original» adquiere el rol de ente normativoe st aría sólo inc luida en el ú ltimo milímetro . De ntro de y, por lo tanto generador de cultura, según el relato dele st a perspectiva es imposible negar la eficacia de los seres acontecimiento en el Libro del Génesis. Después de completarhumanos para alterar tan rápida y dramáticamente, un su tarea de ese día: «... Dios los bendijo diciendo: Creced yprograma que data de más de mil millones de años. Resulta aún multiplicao s, llena d la tierr a y dominadla» 1 . Yo creo quemás sorprendente cuando uno se percata de que los esfuerzos este mandato otorgó sanción divina, por lo menos dentro de lamás intensivos para arrastrarnos a una crisis total sólo han cultura Judeo-Cristiana-Musulmana, a lo que habría deocurrido en un diez milésimo de milímetro dentro de esta línea convertirse en aspiraciones ilimitadas de expansión yimaginaria. También ha sido dentro de este segmento conquista, que inevitablemente desembocaron en dominio,infinitesimal en que la humanidad se ha dividido en lo que he explotación y en el establecimiento de jerarquías de clase**.llamado los sectores «visibles» e «invisibles». Si agregamos a El hecho indiscutible es que los seres humanos,esto que los seres humanos fueron los últimos entre las criaturas especialmente los hombres, como también lo indica el relatosuperiores en emerger a la faz de la tierra, resulta sin duda del Génesis, fueron puestos por encima de la naturaleza que se extendía a su alrededor con el propósito exclusivo de servirlos.inquietante preguntarse por qué un sistema tan antiguo hahecho surgir un componente nuevo (podríamos decir extraño) El mandato no era de integr arse, lo que habr ía po didodotado de una capacidad tan sorprendente para destruir el generar una cierta actitud de humildad; el mandato era de someter a la naturaleza, y como tal sólo podía estimularsistema, así como para destruirse a sí mismo. Está más allá de acciones y emociones de arrogancia y desdén para con elmi alcance el descubrir una respuesta a este enigma y sólo lo entorno, así como para aquellos seres humanos más débiles oplanteo porque con frecuencia golpea mi imaginación. menos inclinados a involucrarse en juegos de poder y dominio. Estoy convencido de que la crisis total que nos amenaza anosotros, a nuestro mundo e incluso a nuestra biósfera, no tiene La inquietud actual respecto a una crisis total se está pro-su causa final (causa finalis*) en errores de planificación, ni enel alcance limitado de las teorías sociales, políticas y económi- 1. Génesis, Capítulo 1 versículo 28. (Las frases en cursiva son mías). * « Causa efficiens» , es también en el sentido aristotélico la relación entre la fuerza motriz y el resultado de su acción. En este sentido el concepto es meca-* En el sentido aristotélico « causa finalis» es la relación entre la meta u objetivo nicista en la medida en que explica el futuro, en términos del presente o del (ya sea que se le suponga existente en el futuro como entidad de naturaleza pasado. especial, fuera de las series de tiempo, o simplemente como una idea del ** Estoy dispuesto a aceptar que el mandato haya sido mal interpretado. No proponente) y la tarea realizada para lograrlo. En este sentido el concepto es obstante, parece lo suficientemente simple y directo como para que las malas teleológico porque explica el presente y el pasado en términos del futuro. interpretaciones hayan sido poco probables.42 43
  22. 22. fundizando y hay quienes buscan y proponen soluciones. Sin del período que culmina en la situación actual que tanto nosembargo, es necesario detenerse, analizar y comprender las inquieta, y proponer algunas bases para la filosofía del futuro a lacausas que nos están llevando, con impulso creciente, hacia una que adhiero y que he tratado de poner en práctica comosituación que a veces nos parece desconcertante y otras «economista descalzo».aterradora. El llegar a una comprensión de este panorama La importancia que otorgo a lo dicho en párrafos anterioresdesastroso supone descifrar una dialéctica que oscila entre el no se funda en una supuesta validez histórica, algo de que carecedrama de las contradicciones y la comedia del absurdo (una el relato bíblico, porque es un mito. Se basa más bien en el hechosuerte de dialéctica de la dialéctica). Supone interpretar no sólo de que un «mito original», debido al programa teleológico quelos conflictos, sino la estupidez. No s obliga a catalogar no implica, es un generador de cultura; incluso de una cultura —ysólo los errores, sino la irresponsabilidad. En resumen, exige un esto deber enfatizarse— que, siendo capaz de dar vida y fuerza aesfuerzo «holístico» que al exceder generosamente el alcance de una racionalidad adversa al mito, paradójicamente llega a sucualquier enfoque o análisis mecanicista, restablece el aparente madurez cuando el comportamiento humano se hacepensamiento filosófico, y tal vez metafísico en un lugar congruente con el «mito original», por mucho que éste haya sidopreponderante. Y es dentro de este ámbito (y no dentro del de olvidado, invalidado o abolido por una nueva racionalidad que,la técnica) don de de ben ocurrir en el futuro cercano las de hecho, nunca es nueva sino siempre antigua.revoluciones más trascendentales, suponiendo siempre que la Las ideologías, especialmente las que se consideran a sítécnica no nos haya hecho estallar antes. mismas como científicas, surgen inevitablemente como oposición No resulta difícil predecir que nada permanecerá igual, pero al mito. No obstante, incluso al negarlo no logran eliminar sudeberíamos agregar que nada pue de permanecer igual. La influencia (tal vez podríamos decir su «hechizo»), por la sencillaproblemática total desplegada ante nosotros, como un abanico razón de que sus armas y argumentos racionales son parteque al abrirse revela más y más, sorpresas debido a las intrínseca del ente cultural que el mito ha generado. La prue banovedades que encierra, no es sólo una crisis como tal, sino una no es difícil de encontrar. Las ideologías se han expandido por elrealidad que exige una reformulación igualmente integral. La mundo estableciendo fronteras dentro de las cuales pueden«crisis de los fundamentos» que a principios de siglo derribó consolidar su eficiencia o por lo menos sus ventajas. Han creadogran parte de la matemática y mecánica clásicas, se aboca a fines y establecido sistemas supuestamente opuestos entre sí. Hande este siglo a derribar teorías económicas, filosóficas, políticas obligado a la gente a tomar posiciones que van desde lasy sociales. barricadas hasta el curul parlamentario. Todo esto a nombre de la Por lo tanto ha llegado el momento de revisar las materias y legítima confrontación entre alternativas parcial o radicalmentelas causas a partir de sus orígenes, sin considerar «a priori» que diferentes. Así se ha trazado el curso de nuestra historia. Loshay cosa alguna lo suficientemente sagrada como para que no conflictos han sido percibidos como específicos e inevitables.se pueda cuestionar su validez. Nuestra actitud debe ser resu- Sin embargo, resulta curioso que en relación con las inquietudesmida —por lo menos en cuanto a miembros de los sectores «vi- ecológicas o ambientales, ninguna ideología haya desacreditadosibles» que deben ser culpados por la crisis en primer lugar— en la potencia del «mito original»: Continúan actuando enla frase del poeta argentino Juan Gelman: «¡Hurra! ¡Por fin ya concordancia con él. Todas contribuyen a un escalamientonadie es inocente!». T rataré, por lo tanto de dar una visión rá- persistente del espíritu antropocéntrico sobre el que pesa lapida, que para algunos puede parecer iconoclástica o irreverente, mayor responsabilidad de la situación que afecta al mundo.44 45
  23. 23. Durante el período en que el Occidente (la rama cultural estas formas de explotación: la del hombre por el hombre. PorJudeo-Cristiana-Musulmana) estaba dominado supuesto, sólo unos pocos la reconocían como explotación: parafundamentalmente por el «mito original», el efecto del la mayoría era simplemente la relación «natural» entre el poder yantropocentrismo no fue más allá de expresarse en términos de los subor dinados. En todo caso, la lucha por el poder entre losuna mezcla de superstición e indiferencia. La naturaleza estaba seres humanos obscurecía todo reconocimiento de los ataque s enahí, para entregar sus frutos a los seres humanos o para actuar contra de la naturaleza, que, tal como lo hemos descubierto encomo un simple telón de fondo. Esto se hace evidente, incluso perjuicio nuestro, son igualmente importantes.en la literatura o la pintura, hasta muy entrado el siglo John Stuart Mill (1806-1873) poco más de un siglo después dedieciocho, donde el único papel que representaba la naturaleza la muerte de Locke, expresó su inquietud por el daño hecho porera el de llenar los vacíos alrededor del tema central: la el hombre a la naturaleza, y se demostró escéptico respecto a lasdivinidad o el ser humano. Este largo período de indiferencia supuestas ventajas del crecimiento indefinido de la producción yfue lentamente cediendo el paso a ataques conscientes en contra de la población, tal como eran postulados por el liberalismo. Susde la naturaleza, fenómeno que coincide con el inicio de lo que argumentos no tuvieron mayor eco.quisiera identificar como el periodo de las ideologías. Estimo El liberalismo, así como el conservantismo y socialismo, sur-que este último período se estableció, en el sentido moderno, gieron como alternativas para la sociedad humana. Sus diferen-con el pensamiento de T homas Hobbes (1588-1679) y se cias frente a varios problemas fundamentales son bien conocidas,consolidó con el de John Locke (1632- 1704), creadores ambos pero —dentro de este contexto específico— resulta másdel liberalismo. pertinente destacar los aspectos que tienen en común. En primer En esta nueva época, la Razón es adorada como en ninguna lugar, todos aceptan el crecimiento como indispensable, aunqueera anterior, desde la de los filósofos griegos. Es importante difieren en cuanto a las formas y mecanismos más adecuadosrecordar que éste es el período de Spinoza (1632-1677), para la distribución de sus frutos. En segundo lugar, todosDescartes (1596-1650), Newton (1642-1727) y Leibnitz (1646- limitan sus inquietudes filosófico-políticas primarias a las1716), entre muchos otros. El mito aún no ha sido rechazado, relaciones de poder entre los hombres, a la vez que ignoran elpero tampoco se le acepta sin cuestionamiento. poder directo que, tanto la naturaleza como la tecnología al Con la cautela que domina a estos primeros ideólogos, se nivel existencial, son capaces de ejercer en el destino de la hu-busca un apoyo racionalista para el mito. El mito aún no ha manidad. De hecho esto significa «ignorar dos de los tres factoresmuerto, pero ha comenzado el principio de su fin. Los golpes básicos en el drama de la historia humana» 1. En tercer lugar,finales vendrán de los pensadores del siglo diecinueve, en todas cultivan una admiración ilimitada por la tecnología enmedio de la Revolución Industrial. cuanto instrumento para resolver problemas. Finalmente están de Un tema central del pensamiento político de Locke es el del acuerdo en que uno de los medios inevitables para lograr uncrecimiento; tema que no sólo será central en la filosofía del destino humano superior reside en el control y dominio de laestado liberal, sino también en otras filosofías que han de surgir naturaleza, para lo c ual la tecnología r epresenta de n uevo elen el curso de los doscientos años posteriores a la muerte del arma principal. De esta manera, los mitos de Génesis y Prometeofilósofo. Este énfasis en el crecimiento económico, o en la ri- se han fundido en una ecuación única.queza de las naciones (para usar el lenguaje de los tiempos),acarreó —como bien se sabe— modalidades concertadas y va- 1. Ver Ferkiss, Victor,« The Future of Technological Civilization» ,Georgeriadas de explotación. Los ideólogos respondían sólo a una de Brazillcr, Ncw York, 1974, pág. 7.46 47
  24. 24. El pensamiento de Marx (1818-1883) refleja la creencia en casa o ninguna relación con su forma actual. De hecho, ellas posibilidades de un crecimiento ilimitado y en la victoria de conservantismo tiende actualmente a confundirse, en sula humanidad sobre la naturaleza, ayudada e influenciada por expresión más contradictoria, con la filosofía del estado liberaluna tecnología cabalmente desarrollada. Para T rotsky (1879- llevada al extremo y en su manifestación más inocua, aunque1940) la tecnología, entre otras cosas, hará posible que el peligrosa, con la filosofía de la nostalgia, llevada al colmo de lahombre socialista se convierta en «superhombre», capaz de futileza. «No todo lo que es posible es deseable», fue uno de susmover montañas y modificar a su antojo todo cuanto le principios básicos en virtud del cual llegó tan lejos como arodea. «En vano se busca en Marx, a pesar de sus alusiones a la proteger los intereses de los campesinos y de los pobresarmonía proyectada del hombre con la naturaleza bajo el amenazados por la naciente burguesía. Esto mereció que Marxsocialismo, algún sentimiento para con la naturaleza al nivel y Engels en su Manifiesto Comunista identificaran alexistencial concreto. El hombre es un hacedor, un realizador, un conservantismo como «socialismo anti-socialista». Susconquistador» 1 . Por otra parte, Engels (1820-1865) en su fundamentos ideológicos emanaban de la «Ética» de Aristótelescapacidad de científico más completo que sus colegas, pone en que sostiene que la esencia del hombre es fija e inmutable,guardia contra los peligros involucrados en la conquista error básico (con perdón de maestro), porque los humanos sonindiscriminada de la naturaleza. Sostiene que «cada una de esas seres en evolución. «La naturaleza humana es real, pero unaconquistas tomará venganza en contra nuestra»2 . Las parte esencial de ella es su capacidad de cambio. La humanidadadvertencias de Engels, tal como lo ha indicado Ferkiss, «han evoluciona. Como resultado de esto, lo que es adecuado para lasido virtualmente ignoradas por todos los pensadores humanidad en un tiempo y lugar como expresión legítima de lasocialistas» 3 . Esta misma actitud, común a las principales naturaleza humana no lo será universalmente»1 .corrientes ideológicas, se observa también en el hecho de que «en La inquietud inicial del conservantismo para retener lasninguno de los numerosos modelos económicos existentes se fuerzas tecnológicas incontroladas y anti-naturalesencuentre una variable relativa a la contribución perenne de la desencadenadas por el capitalismo, que sólo podían estimularnaturaleza» 4 . La relación establecida por estos modelos con el una codicia creciente, mostraba un amor evidente eentorno se limita a la noción de David Ricardo (1.772-1823) incondicional por el estado natural (aunque, naturalmente, derespecto a la tierra, que no es más que un sinónimo de espacio, estructura elitista). Esta actitud se ha transformado hoy día en uninmune a cualquier cambio cualitativo. Los diagramas de amor igualmente evidente e incondicional por la «magia» delreproducción económica de Marx ni siquiera incluyen esta mercado, por la libre competencia como esencia de la justiciadeslavada coordenada» 5 . social y por el crecimiento y expansión ilimitados. En oposición al liberalismo capitalista, el que transformado en liberalismo Por otra parte, el conservantismo (que en su sentido má s corporativo, bajo el impulso del desarrollo tecnológico, se hapuro es tal vez el credo político más antiguo de Occidente) hainvalidado su esencia original hasta tal punto que sólo tiene es- tomado esencialmente irreverente para con el pasado y para con cualquier institución que obstaculice su objetivo de crecimiento como fin en sí mismo, el conservantismo se hace fútil cuando trata de promover la misma carrera tecnológica,1. Ibid., pág. 68.2. Engels, Fri edri ch, « Dialecti cs o f N ature» , Int ernation al P ublishers , New York, 1940, pp. 291-292. 1. Ferkiss, Victor, op.cit. p. 63.3. Ferkiss Victor, op. cit., pág. 68.4. Georgescu-Roegen, N., op. cit. pág. 2.5. Ferkiss Victor, op. cit. pág. 63.48 49
  25. 25. porque la coloca dentro de un marco institucional que emana. no 3 I nte rludio te ó rico ( II )de una actitud congruente, sino de una participación por partesiguales de nostalgia y del «mito original». Bastaría con escuchara algunos de los voceros del gobierno de Reagan para ilustrareste punto. Podría concluirse de lo antedicho que, aunque las ideologíasdifieren en su interpretación de las relaciones de poder entre los La cuestión de los estilos de desarrolloseres humanos, son básicamente iguales en cuanto al papel queasignan a la naturaleza, así como a la tecnología. Más aún, yoiría tan lejos como para decir que, en este sentido, son todas Existen altemativas ideológicas en el terreno social,hijas del liberalismo. Sin embargo, lo que es más importante económico y político, y por lo tanto es posible escoger —que esta última aseveración, es el hecho de que la paradoja pueden hacerlo, al menos los detentores del poder— entreplanteada al principio de este capítulo parece confirmarse. En distintos estilos de desarrollo. No obstante, si tomamos enotras palabras, mientras el mito dominaba, los humanos no se cuenta la inquietud por los problemas del medio ambiente,aventuraron más allá que creer en él. Una vez descartado por la que, más que agre gar un elemento nuevo supone elrazón, el comportamiento humano se conformó a él más quenunca. El ataque a la naturaleza no se produjo mientras el «mito planteamiento de un problema esencialmente nuevo, deberíaoriginal» era ley, sino cuando dejó de serlo. Este es un hecho reconocerse que hasta hoy sólo ha predominado un estilo: elextraño pero verdadero que merece por sí mismo una vandálico. En otras palabras, existen alternativas, limitadas,investigación profunda y seria. características del esquema analítico ortodoxo. Varias Quisiera resumir de otro modo lo que he dicho hasta aquí. Si alternativas teóricas interesantes y valiosas se han propuestoobservamos nuestro mundo de hoy, podemos detectar una nueva para un planteamiento global de la problemática de la biósfera,etapa en el proceso de evolución que he tratado de describir. pero hasta aquí ninguna ha sido puesta en práctica a escalaQuisiera plantearlo de la siguiente manera: en el principio fue el nacional o mundial. 1 Trataré de demostrar este punto de vista.mito, y el mito solo. En seguida vino la razón y el hombre trató Hay una forma de opinión, tal vez la más difundida, quede usar la razón para justificar el mito. Después la razón triunfó considera la crisis potencial de la biósfera en general y lossobre el m ito y la razón go bernó sola. Ahor a bien, si aspectos ecológicos en particular, como elementos que debenescuchamos a algunos voceros del gobiemo de Reagan, por tomarse en cuenta en la planificación del desarrollo. En otrasejemplo, tenemos la sensación de que, en manos de semejantes palabras, es cuestión de considerar simplemente, una o másfundamentalistas, el mito se está utilizando para justificar a la variable s y parámetros para perfeccionar e l mode lo. Si estorazón. Y esto resulta alarmante. ¿Qué nos espera más adelante? fuera así, sería perfectamente lógico concebir un capitalismo¿De nuevo el mito y el mito solo? Me aterra pensar en el ecológico, un conservantismo ecológico o, finalmente, cual-liberalismo corporativo actual aliado al mito original». 1. Algunas de las proposiciones más interesantes están contenidas en «What now: Another Development, The 1975 Dag Hammarskjöld Report on Development and International Cooperation» . Fundación Dag Hammarskjöld, Uppsala 1975.50 51
  26. 26. quier otra mezcla o combinación igualmente ecológica y una perspectiva tan revolucionaria que no es posible incluirla ecléctica. Son éstas las posibilidades que considero ilusorias. como un simple elemento en un plan de desarrollo, por Creo que, por diversas razones que explicaré más adelante, las ambicioso y sofisticado que sea. Pero quiero volver ahora a la formas de organización socio-económicas y políticas actualmente proposición. He sostenido que los sistemas actualmente vigentes vigentes en el mundo, son esencialmente antagónicas al logro de no son compatibles con la solución integral del problema una armonía tripartita entre Naturaleza, Seres Humanos y planteado. Esta consideración se basa en el hecho de que todos, T ecnología. Pero antes de continuar explorando un campo que en constitución y contenido, fluyen de una matriz cultural considero delicado quisiera h acer cie rtas disquisicion es a común que, debido a sus características, los ha impulsado, a modo de re capitulación. pesar de sus divergencias y diferencias en otros aspectos, por Estimo haber dejado lo suficientemente claro el alcance de la una vía opuesta a la que un equilibrio dinámico entre actitud antropocéntrica y creo haber demostrado también Naturaleza, Humanidad y T ecnología requiere, o más bien que su origen se remonta a la base misma de nuestra cultura dicho, exige. Este argumento parecería ser suficiente como occidental y que, por lo tanto, es un factor común a todas las para justificar una revisión crítica global. Pero aún quedan filosofías o ideologías políticas vigentes a la fecha.* Es aquellos que, rechazando la validez de mi teoría de «causas entonces, el producto de una «causa final» que, en finales», se aferran a la creencia de que la solución perseguida consecuencia; no puede resolverse por la inclusión de factores sólo descansa en la posibilidad mecanicista de corregir errores correctivos en esquemas o modelos cuyas deficiencias son el dentro de sistemas reconocidos como esencialmente buenos y resultado de «causas eficientes». En otras palabras, un modelo positivos. Debo entrar, por lo tanto, a la segunda etapa en esta de desarrollo puede ser perfeccionado en términos formales incursión crítica que consiste en destacar la manera en que cada todo lo que se quiera, pero las modificaciones de bases sistema individual se ve afectado, ya no solamente por «causas culturales consideradas desfavorables, trascienden toda finales» adversas, sino también por «causas eficientes» posibilidad de formalización y sólo son posibles como igualmente adversas e igualmente comunes a todos. Si la producto de una profunda revolución estructural, capaz de «causa final», como se ha dicho, es responsable del alterar o sustituir por otros algunos caracteres ontológicos antropocentrismo, este último también es responsable, por vía dominantes. Suponiendo que éste sea un argumento plausible, de la s ideologías, de la forma que han asumido los sistemas debería declarar en suma, que si el comportamiento socio-políticos y económicos. Esto en cuanto se refiere a la antropocéntrico se origina en «causas finales» y la ineficiencia concatenación de las «causas finales». Lo que se deduce es que de las ideologías así como de las organizaciones socio- los estilos de desarrollo, o más bien las metodologías concretas económicas y políticas que emanan de ellas se originan en que cada sistema ha diseñado para resolver sus problemas de «causas eficientes», cualquier intento de modificar o perfeccio- acuerdo con sus objetivos últimos, se convierten en «causas nar estas últimas, que no esté sustentado en una reorientación eficientes», cuyos resultados pueden ser generalmente radical del primero, será en vano. individualizados y medidos. Los estilos de desarrollo se El necesario advenimiento de una especie de humanismo convierten en fuerzas programadas que, al ser activadas, ecológico capaz de sustituir, o, por lo menos de corregir el generan procesos identificables en el espacio y el tiempo. antropocentrismo que prevalece entre nosotros, es ciertamente El producto final de los estilos de desarrollo, en cuanto és- tos son «causas eficientes», es generalmente conspicuo, y es po- * El anarquismo filosófico puede ser hasta aquí, la única excepción. sible identificarlo en términos temporales, así como en términos52 53
  27. 27. de ubicación y magnitud. Así se ha difundido la creencia de que al por elevar su disciplina a la categoría de ciencia, realizaron todosresolver caso por caso, o al evitar la proliferación de nuevos los esfuerzos posibles para asimilarla a los patrones relativos a lacasos a través de nuevas medidas tecnológicas, y legislativas, el física de aquel tiempo. Esto se detecta en los trabajos de Jevonsproblema global se solucionará tarde o temprano. Mi tesis no (1835-1882) y de Walras (1834-1910) inglés y francés,admite esta posibilidad, ya que aquellos aspectos en que los respectivamente, que trataron de encontrar analogías con laactuales estilos de desarrollo difieren notablemente entre sí, son mecánica clásica. El propio Irving Fisher (1867-1947) como loneutrales respecto al medio ambiente, mientras que aquellos saben todos los economistas, se empeñó en un esfuerzo digno deaspectos que le s son comunes, son precisamente adversos para un relojero suizo, por completar la construcción de un mecanismocon el entorno. Pero, lo que es aún más crucial, el grado de particularmente ingenioso e intrincado cuyo objetivo eraimportancia que alcanzan estos factores comunes dentro de cada demostrar la naturaleza puramente mecánica del comportamientosistema individual .es tal, que el efecto de alterarlos equivaldría a del consumidor. La Ley de Say (1767-1832) que tuvo unauna completa reformulación de cada sistema. En otras palabras, influencia tan importante en el pensamiento económico liberalla corrección drástica de las «causas eficientes» del problema («la producción genera su propio poder de compra») esambiental, dentro de un Sistema Capitalista —para tomar un igualmente mecanicista. El concepto de «Homo Oeconomicus» loejemplo— significaría el final de lo que define al Sistema es indiscutiblemente y, finalmente, los diagramas de reproducciónCapitalista. No sería un capitalismo reformado, sino algo económica de Marx están sujetos a la misma limitación.enteramente diferente. Otro tanto ocurre, por cierto, con los Esta tendencia no presentaría problema alguno si los procesosdemás sistemas existentes. económicos fueran realmente mecánicos. Por supuesto que Hay más elementos comunes ambientalmente adversos, de muchos economistas todavía creen que lo son y las políticaslos que podría analizar en este capítulo. Por lo tanto me he económicas que propician así lo demuestran. Después de todo,decidido seleccionar sólo dos, lo suficientemente importantes una de las características de muchos economistas consagrados a lacomo para ilustrar mi punto de vista. Me referiré al problema del formulación de políticas, es su talento para abstraerse de lamecanicismo y a algunas materias relacionadas con el concepto realida d, lo que provoca un c aos para los que viven en e lla.de magnitud. Sin embargo quiero indicar previamente que, Pero el hecho es que los procesos económicos, susceptibles deaunque todos los sistemas no se verán afectados con la misma interpretaciones mecánicas en ciertos casos aislados, son deintensidad por cada uno de los puntos mencionados, todos ellos naturaleza entrópica en su tendencia más amplia y generalizada.*son vulnerables en mayor o menor grado.El problema del mecanicismo * Este concepto de entropía se deriva de la Segunda Ley de Termodinámica que, Cada sistema ha generado su propia teoría económica. Pero en su formulación más simple, establece que el calor siempre fluye en una dirección, es decir desde el cuerpo más caliente al más frío. P orque este proceso«la verdad completa es que la ciencia económica, en la forma en es unidireccional, además de ser irreversible, prueba la existencia de procesosque es profesada generalmente esta disciplina, es mecanicista en que no pueden ser explicados en términos mecánicos. En este sentido deberíael mismo sentido en que generalmente estimamos que lo es la recordarse que un fenómeno mecánico sólo es tal, en la medida en que esmecánica clásica»1 . Cuando los economistas se obsesionaron reversible. De esto se desprende que los procesos entrópicos sólo pueden ser descritos por métodos ajenos a la mecánica (concretamente, por medio de ecuaciones termodinámicas). La entropía revela aquello que en otros1. Georgescu-Roegen. N., op. cit. pág. 1. términos es generalmente identificado como una tendencia irrevocable hacia 54 55

×