http://www.scribd.com/users/Insurgencia/document_collections
Recopilación    DOCUMENTOS EXTRAIDOS DE:      http://www.lafogata.org/4
Globalización y ciudadanía. I   Por James Petras                       DIMENSIONES SOCIALES Y POLÍTICASIntroducciónUno de ...
corporaciones internacionales. Esta perspectiva ya no es sostenible. El análisissistemático de la composición de la econom...
privatizaciones en Brasil, especialmente Telebras, la mayor compañía de AméricaLatina, ha extendido el imperio euroamerica...
Como resultado, las grandes compañías de EE.UU. pueden acumular capital yexpandirse extranjero sin ninguna resistencia pol...
Administración Clinton a usar la fuerza en Irak, en Europa Central, en Asia y enÁfrica, para incrementar el presupuesto mi...
(Organización Mundial de Comercio) mediante sanciones unilaterales contra Europaen el problema del plátano es simbólico en...
Globalización y ciudadanía, II.Por James PetrasEl nuevo orden imperial: las implicaciones políticas y socialesEl nuevo ord...
debidas a la fuga de capital mediante multinacionales que recortan reformas sociales,y las amplificaciones de esas amenaza...
preferencias electorales basadas en campañas electorales tengan algunacorrespondencia con las políticas del gobierno. Los ...
poder entre las nuevas élites políticas del brazo ejecutivo y los "capitalistas con mirasal exterior" y sus cada vez más i...
de Washington en Bosnia. Costas Simitis, el Primer Ministro griego, colabora conWashington en la entrega del líder kurdo O...
una radicalización de los procesos políticos en el Sur y en el Este. Los partidos yaestablecidos, incluso los socialistas ...
1 mayo 2001        EL MOVIMIENTO SOCIAL EN LOS ESTADOS                      UNIDOSSeattle, Quebec, Nader y la recesión des...
Hay poca presencia de la población negra y de los sectores feministas. Participanmuchas mujeres pero no bajo las banderas ...
--Por lo general son los sindicatos asociados a una coordinadora que prepara elterreno, se reúnen y se mantienen en comuni...
transfiriendo capitales al exterior. Hay un tinte casi proteccionista en la crítica a lasmultinacionales. Una parte tiene ...
sindicatos portuarios que en Estados Unidos tiene una larga tradición de izquierda, sulíder fue simpatizante del Partido C...
de agrupamientos que expresan a los afectados y descontentos con esta realidad.Petras estuvo en las protestas de Seattle y...
5 de MAYO de 2001              CONSTRUCCION DEL IMPERIO EN                    AMERICA LATINA:             LA ESTRATEGIA MI...
Los arquitectos de la estrategia militar norteamericana en América Latina sonperfectamente conscientes de la importancia c...
colombianos de las masacres generalizadas de dirigentes civiles de los movimientossociales. La verdadera preocupación del ...
norteamericanos pudieron construir esta red de bases al servicio del imperio se debióprincipalmente al apoyo y entrenamien...
agencias.En América Central, el USSOUTHCOM pretende aumentar el tamaño y la eficiencia delos ejércitos para que sirvan a l...
los escuadrones de la muerte) entrenados y dirigidos por EE.UU, involucrados enactividades de contrainsurgencia. Desde Man...
sus redes, destacan la importancia del estado en el mundo contemporáneo.La expansión del imperio militar propiciada por el...
constantemente para prevenir deserciones mayores y maximizar la participaciónmilitar latinoamericana. El apoyo aéreo y ope...
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
James Petras - Escritos (1999-2006)
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

James Petras - Escritos (1999-2006)

3,299 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
3,299
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
275
Actions
Shares
0
Downloads
42
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

James Petras - Escritos (1999-2006)

  1. 1. http://www.scribd.com/users/Insurgencia/document_collections
  2. 2. Recopilación DOCUMENTOS EXTRAIDOS DE: http://www.lafogata.org/4
  3. 3. Globalización y ciudadanía. I Por James Petras DIMENSIONES SOCIALES Y POLÍTICASIntroducciónUno de los problemas fundamentales en la actualidad, con relación a los intelectualescríticos, es la corrupción del lenguaje político, la ofuscación del capitalismo realmenteexistente a través del uso de eufemismos y conceptos que tienen poca relación con lasrealidades sociales y políticas sobre las que pretenden hablar.Estamos farniliarizados con este tipo de mistificaciones simplemente al ojear laspáginas financieras de la prensa diaria. Términos tales como "reforma económica" notienen nada en común con sus tratamientos tradicionales ni con su significado desentido común -redistribución de ingresos, crecimiento de bienes públicos- elconcepto ahora se refiere a la reconcentración de ingresos, ascendentes y hacia elexterior, la transferencia de propiedades públicas a monopolios privados, lareasignación de gastos del presupuesto nacional, desde bienes sociales para lostrabajadores y pequeños granjeros hasta la exportación de subvenciones paracorporaciones gigantes. Surge el mismo problema con todo el repertorio de conceptoselaborados en las últimas dos décadas por ideólogos del neoliberalismo para justificary disfrazar las crecientes diferencias socioeconómicas y las Prácticas políticasautoritarias que acompañan la hegemonía capitalista. Una discusión seria acerca delos mayores problemas sociales y políticos de hoy en día debe comenzar clarificandoconceptos básicos.El tema de esta conferencia contiene dos conceptos: "globalización" y "ciudadanía" queexigen una desmitificación.En este ensayo, procederé a argumentar contra el concepto de "globalización" y enfavor del concepto de imperialismo, no en términos ideológicos sino como un modomás preciso de comprender e interpretar el contexto en el que están enmarcados losproblemas políticos y sociales. Procederé luego a discutir el problema de ciudadanía através de un marco de trabajo más amplio, desde una visión crítica de la "democracia"y de las transiciones democráticas, introduciendo el concepto de "neoautoritarismo"para explicar cómo los procesos electorales han conducido a diferenciassocioeconómicas perversas y desequilibradas. Dentro de este imperio, e del marconeoautoritario, el ensayo examinará visiones de ciudadanía "oficiales" y críticas,fijando la atención en la diferencia entre prácticas de ciudadanía formal y sustantiva.En la segunda parte del ensayo, discutiré el ascenso y el declive de la democracia y dela ciudadanía en el Sur de Europa en el contexto del nuevo orden imperial y de laconsolidación de su posición subordinada dentro de ese sistema.En la conclusión discutiré las futuras perspectivas de cambio, enfocándolas desdeuna serie de probabilidades contextuales que Podrían hacer detonar transformacionesde gran escala a largo plazo.Mitos globales y Poder imperial.La Globalización o el Imperialismo de los Estados Unidos, esa es la cuestión. Y 1998debe ser visto como la respuesta definitiva: la economía mundial está cada vez másdominada por el Poder económico de EE.UU. La visión de los años 80 Y Principios delos 90 era la de que estábamos entrando en un mundo de "corporaciones globales"que rebasaban los límites nacionales, lo que algunas autoridades llamaron una"ciudad global" y lo que otros calificaron como estados interdependientes unidos por 5 http://www.scribd.com/users/Insurgencia/document_collections
  4. 4. corporaciones internacionales. Esta perspectiva ya no es sostenible. El análisissistemático de la composición de la economía internacional demuestra de maneraconcluyente, que las corporaciones multinacionales de EE.UU. están lejos de la fuerzadominante y fuera de ella, y que cada vez lo están más. Las ideas de un mundo"bipolar" o "tricolor", de una economía mundial más diversificada basada en laaparición de las economías del milagro asiático, es un espejismo. La idea de uncontrapeso europeo al poder de EE.UU., anclado en una economía alemana unida yque resurge, no es evidente, al menos en términos de corporaciones gigantes que danforma a la economía mundial.Hasta el extremo en que persiste la globalización retórica, ésta se ha convertido enuna máscara ideológica que disfraza el poder de las corporaciones de EE.UU, que estáemergiendo, explotando y enriqueciéndose ellas mismas y a sus directores, los jefesdel ejecutivo, hasta un nivel sin precedentes. En la actualidad la globalización debeser vista en gran parte como un nombre en clave del imperialismo ascendente deEE.UU..El predominio corporativo de EE.UU.El informe más moderno de las compañías más importantes del mundo basado en sucapitalización de mercado demuestra que entre las 500 mayores compañías delmundo, los EE.UU. tienen 244 empresas, Japón tiene 46, Alemania 23. Incluso sisumamos todas las de Europa, el total viene a ser de 173 compañías, muy por debajode EE.UU. Está claro que el capitalismo europeo, no en cambio el japonés, permanececomo el único competidor de los EE.UU. en la dominación del mercado mundial. Laaceleración del poder económico de EE.UU. y el declive de Japón en 1998 semanifiesta en el creciente numero de firmas empresariales estadounidenses entre las500 más importantes, de 222 a 244, y el precipitado declive de las firmas japonesas de71 a 46. Esta tendencia se acentuará en los próximos años debido a que lascorporaciones multinacionales estadounidenses están comprando gran número deempresas japonesas, así como coreanas, tailandesas y de otras firmas.Si miramos las 25 firmas más importantes, aquellas en las cuales el capital excede delos 86 billones de dólares, la concentración del poder económico de EE.UU. está aúnmás clara: más del 70% son estadounidenses, el 26% son europeos y el 4% sonjaponesas. Si miramos las 100 compañías más importantes, el 61% sonestadounidenses, el 33% son europeas y solamente el 2% japoneses. En el nivel enque las multinacionales controlan la economía mundial, es en los EE.UU donde engran parte han resurgido, de manera abrumadora, como el poder dominante. En lamedida en que las compañías más importantes sean la primera fuerza a la hora decomprar compañías menores, mediante uniones y fusiones, podemos suponer que lasmultinacionales de EE.UU. jugarán un papel más importante en el proceso deconcentración y centralización del capital.El mito de los "mercados emergentes"A mediados de los años 70, colectivos de periodistas, banqueros inversores yacadémicos comenzaron a referirse al fin de la dependencia del Tercer Mundo, alsurgimiento de nuevos centros de poder económico, y a la subida de Asia como elnuevo centro del capitalismo mundial. En la actualidad esas declaraciones no tienenvalor. Todos los países que están surgiendo (en América Latina, en Asia, en OrienteMedio, en África), juntos, suman 26 de las 500 compañías que están a la cabeza -el5%. Lo que es aún más significativo es que debido a las crisis económicas y a laspolíticas de privatización, muchas de esas compañías han sido expropiadas concapital estadounidense o europeo -son, como consecuencia, sucursales de los gigantesdel imperio euroamericano. Por ejemplo, en América Latina la mayoría de lascompañías de telecomunicaciones y eléctricas, que están entre las mayores del mundoempresarial de América Latina, pertenecen a multinacionales europeas. Las 6 http://www.scribd.com/users/Insurgencia/document_collections
  5. 5. privatizaciones en Brasil, especialmente Telebras, la mayor compañía de AméricaLatina, ha extendido el imperio euroamericano.Los sectores económicos que encabezan las 500 compañías más importantes son labanca, comunicaciones, farmacéuticos, equipamiento y software de oficinas y seguros.En otras palabras el predominio de los EE.UU. está localizado tanto en el capitalfinanciero como en la alta tecnología -la mayor compañía del mundo hoy en día esMicrosoft seguido de General Electric. El poder imperial de EE.UU. está basado en untaburete de cuatro patas: financiero, alta tecnología, farmacéuticos y recursosenergéticos.El cambio dinámico que se ha producido en el poder económico también puede serilustrado, mirando el número de grandes compañías nacionales con aumentossignificativos, así como decrecimientos de valor entre 1997/98: entre las 23compañías más importantes 13 eran estadounidenses y 10 eran europeas - ningunacompañía de Asia ni de América Latina estaba en la lista. Como contraste, entre lascompañías cuya capitalización había decrecido de manera significativa, 12 eran deJapón, 5 eran de otros países asiáticos y sólo 5 eran de EE.UU. y Europa Occidental.El valor creciente de las compañías de EE.UU. y de Europa les da más capital paraextender sus imperios, mientras que el decreciente valor de las compañías de Japón,del Sudeste Asiático y de América Latina las hace vulnerables frente a las compras.El precipitado declive de Asia como poder en la economía mundial, coincide con elfinal del desafío comunista al poder euroamericano. Las "reglas de la cooperacióncapitalista" entre los centros del imperialismo y los "mercados emergentes" hancambiado de una forma dramática. En el período previo de confrontación sistemática,el capital asiático emergente era visto por Washington como un aliado estratégico quedebía ser consentido con un acceso fácil a los mercados y al capital; sus regulacionesde estado y políticas de proteccionismo eran supervisados convenientemente. En elperíodo postcomunista contemporáneo de competición intercapitalista, todas lasreglas han cambiado. Asia es percibida como un competidor, como un objetivo aconquistar. Washington y Wall Street presionaron fuerte para liberalizar, privatizar ydesregular sus mercados financieros. La resultante crisis en Asia es una oportunidadtremenda para las compañías de EE.UU. y de Europa para reconquistar empresaslucrativas asiáticas y para eliminar competidores.Ventajas comparativas de las corporaciones de EE.UU. en la economía mundialIncluso en los días más oscuros del relativo declive en el poder global, desde mediadosde los 70 a mediados de los 80, las compañías estadounidenses poseían variasventajas estratégicas que más tarde pudieron explotar enteramente para recuperar lasupremacía mundialEn primer lugar, las corporaciones estadounidenses tienen un control indiscutiblesobre el sistema político en un nivel que es inimaginable en Europa, Tanto elDemócrata como el Republicano están comprometidos paraexpandir el podercorporativo en el extranjero, incluso sacrificando programas sociales en su propiacasa. El Congreso, la Presidencia y la Reserva Federal (el Banco Central) antecualquier diferencia mínima existente sobre cuestiones marginales, están orientados apromover expansiones en el extranjero.En segundo lugar, los sindicatos estadounidenses representan sólo cerca del 10% dela fuerza laboral del sector privado y es más significativo es que dependen totalmentede los dos partidos mayoritarios y además se unen con ellos. No hay democracia socialni amenaza de una política de izquierdas ante el consenso de los dos partidos acercade la expansión de grandes negocios en el exterior. Los sindicatos estadounidensesoficiales cooperan con las compañías en despidos masivos, reduciendo beneficiossociales, e implernentando reglas de trabajo que maximizan el poder corporativo.Obligan a los trabajadores a aceptar cambios tecnológicos y reclasificaciones en eltrabajo en un nivel mucho mayor de lo que hacen los sindicatos europeos o asiáticos. 7 http://www.scribd.com/users/Insurgencia/document_collections
  6. 6. Como resultado, las grandes compañías de EE.UU. pueden acumular capital yexpandirse extranjero sin ninguna resistencia política como la que encuentran lascompañías en Europa o en Asia.En tercer lugar, las corporaciones de EE.UU. tienen los impuestos más bajos que encualquier país industrializado. Los impuestos corporativos responden al 10% de losingresos federales, los impuestos sobre la renta de los salarios es del 47%. Los EE.UU.tienen el mayor número de trabajadores sin ningún fondo de salud, que cualquiera delos países industrializados o semi-industrializados. En combinación, estos factoresproporcionan a las compañías estadounidenses los mejores beneficios a la hora decomprar competidores y financiar fusiones llegando así a posiciones dominante elmercado laboral.En cuarto lugar, el Departamento de Hacienda Puede financiar los enormes déficits dela cuenta corriente de EE.UU. poniendo en circulación dólares -la mayor moneda decambio en mundial. Ningún competidor capitalista tiene esta Posición Privilegiadapara financiar sus balances negativos con el dinero de otros países.En quinto lugar, los funcionarios del Departamento de Hacienda de EE.UU. son losmiembros que mayor influencia tienen en el Fondo Monetario Internacional y en elBanco Mundial, estando de ese modo en una posición que les permite reforzarpolíticas económicas que minan competidores, aumentando la vulnerabilidad de lospaíses competidores y facilitando al corporativo de EE.UU. ocupar el poder, bajandolas barreras a las invasiones financieras o de inversión.Finalmente, el estado imperial de EE.UU. a través de una multiplicidad de agencias(Comercio, CIA, Pentágono, Hacienda) ha concentrado sus esfuerzos minando laeconomía japonesa, conservando influencia en Europa (vía OTAN), incautándose debienes en Asia y América Latina mediante una combinación de intervencionespolíticas y militares que compone la agenda de desarrollo en dirección a los mercadoslibres.Estas ventajas internas y externas, políticas y económicas, les han proporcionado alas compañías de EE.UU. unos recursos internos y una estructura internacional parafusiones de gran escala y expansión hacia el extranjero... que ha dado lugar alresurgimiento del imperio económico americano.Y es imperio no globalización, lo que explica por qué la economía de EE.UU. siguecreciendo mientras Asia experimenta quiebras masivas y la economía brasileñacolapso. El contraste entre la capitalización creciente de grandes compañíasestadounidenses y la caída de la capitalización de firmas empresariales en Asia yAmérica Latina no puede ser explicado mediante una economía global"interdependiente" Más bien, el crecimiento de beneficios, los pagos de intereses a losbancos y las compras hechas por multinacionales que preceden y acompañan alcolapso asiático y latinoamericano se entienden mejor corno una operación exitosa delorden imperialista de EE.UU. La crisis de sus competidores es la oportunidad para losnegocios de EE.UU.: adquisiciones a bajo precio de empresas y bancos en Corea,Japón y Brasil. Las devaluaciones de los salarios más bajos en los países donde lascompañías estadounidenses operan y los bienes de consumo baratos, alimentan elgasto del consumidor estadounidense.Se encuentra una buena ilustración del modo en que la "crisis" ha beneficiado alimperio estadounidense y europeo en las exportaciones de empresas rentables. En1998, multinacionales estadounidenses y europeas invirtieron 47 billones de dólarescomprando firmas brasileñas. En 1999 la devaluación de la deuda y a depresión enBrasil, hacen esperar que compañías euroamericanas hagan compras más lucrativas.En Corea más del 53% de las inversiones de EE.UU. estaban dirigidas a hacerse conel poder de operaciones existentes de empresas nacionales coreanas. En 1998, debidoa que la industria japonesa cayó un 6.9%, algunas corporaciones de banca yfinancieras de EE.UU. están haciendo profundas incursiones en el mercado financieroy de bienes japoneses.El imperio económico creciente se corresponde con el creciente consentimiento de la 8 http://www.scribd.com/users/Insurgencia/document_collections
  7. 7. Administración Clinton a usar la fuerza en Irak, en Europa Central, en Asia y enÁfrica, para incrementar el presupuesto militar de EE.UU. y para designar unosasesores firmes de inteligencia y de seguridad presidencial para dirigir unaintervención militar cubierta y abierta. Washington está preparado para defender suascendencia económica recién recuperada mediante todos los medios necesarios:mediante el "libre comercio" si es posible, y mediante la fuerza militar si es necesario.Según la mayoría de los defensores de la teoría de la "globalización" estamos entrandoen una nueva época de interdependencia, en la que las corporaciones apátridas vanmás allá de las fronteras nacionales, estimuladas por la tercera revolución tecnológicay facilitadas por los nuevos sistemas de información. Desde este punto de vista elestado-nación es un anacronismo, los movimientos de capital son imparables einevitables y el mercado mundial es el que determina la macroeconomía ymicroeconomía política. El neoliberalismo es un derivado ideológico que pone elénfasis en el mercado libre, el libre flujo de capital y la privatización. El resultado,según los teóricos de la globalización, es progresivo, dinámico, que moderniza elmundo con naciones prósperas. El contraste entre premisas y promesas de losteóricos de la globalización y la realidad contemporánea no podía ser más desolador.En lugar de naciones interdependientes tenemos dramáticos contrastes entrenaciones acreedoras y deudoras; corporaciones de billones de dólares apropiándose deempresas, intereses, privilegios y excedentes de comercio, mientras billones detrabajadores y campesinos cosechan, pobreza y existencias miserables.Estructuralmente encontrarnos que más del 80% de las mayores corporacionesmultinacionales controlan sus inversiones, decisiones acerca de investigaciones ytecnológicas fuera de sus oficinas de casa en EE.UU., Alemania o Japón. Lascorporaciones multinacionales se basan en operaciones en todo el mundo pero sucontrol está centralizado.La contradicción más sorprendente en la teoría de la globalización está en el contrasteentre la relativa prosperidad del capitalismo en EE.UU. y Europa, y el colapso o ladepresión de las economías en el resto del mundo. La crisis en Asia, América Latina,ex-URSS, etc. se alimentó con las presiones de los poderes euroamericanos queanimaron en la liberalización, la desregulación y la deuda. En la actualidad estascorporaciones multinacionales (CMN) euroamericanas se benefician mediante comprasde bancos y corporaciones a bajos precios, explotan labores de bajo salario, del mismomodo en que ejercitan mayor control sobre el comercio y las políticasmacroeconómicas. Es un extraño concepto de "globalización" el que describe el pillajey se aprovecha en un mismo soplo de las corporaciones interdependientes y apátridas.La gran concentración de ganancias e intereses corresponde a cuentas de loscuarteles de las CMN de los EE.UU. y Europa.El concepto de imperialismo es mucho más preciso al definir la concentración generalde riqueza y poder, la centralización de capital, los efectos diferenciales de las crisis,pérdidas debidas a ellas y la distribución de beneficios, Más exactamente, el enfoquehistórico del imperialismo está localizado en la actualidad en los EE.UU.El crecimiento de los EE.UU. ha llevado al declive la teoría de declive de EE.UU.. Losbancos estadounidenses y las casas de inversión dominan cada vez más en Asia yEuropa. Las exportaciones de la comodidad cultural de EE.UU. han expandidogeométrica e igualmente a oficiales estadounidenses nombrados en las institucionesfinancieras que actúan y son vistos como peldaños para corporacionesmultinacionales y bancos estadounidenses.Igualmente importante a causa de la OTAN y de su expansión en la Europa del Este,los EE.UU. ahora tienen una mayor presencia e influencia en Europa que encualquier-otro período de la guerra fría. La influencia militar de EE.UU. se vemediante su presencia militar en Bosnia, Irak, Yugoslavia (Kosovo), Macedonia. Lainfluencia estadounidense en las Naciones Unidas, y particularmente su control sobrelos inspectores de NU en Irak es ahora conocida públicamente la violación deWashington a los mandatos de NU al bombardear Irak y su reto hacia la OMC 9 http://www.scribd.com/users/Insurgencia/document_collections
  8. 8. (Organización Mundial de Comercio) mediante sanciones unilaterales contra Europaen el problema del plátano es simbólico en cuanto a la arrogancia del poderimperialista.Es difícil discutir contra la naturaleza imperialista de las relaciones internacionales, eincluso más difícil negar la ascensión de los EE.UU. dentro del sistema imperialista.Para seguir negando las realidades económicas y militares mediante la referenciacontinuada a la "naturaleza global" de la economía es necesario convertirse, en parte,a la ofuscación de los actores principales y de los beneficiarios del mismo sistema. 10 http://www.scribd.com/users/Insurgencia/document_collections
  9. 9. Globalización y ciudadanía, II.Por James PetrasEl nuevo orden imperial: las implicaciones políticas y socialesEl nuevo orden imperial y la promoción de los intereses de las institucioneseconómicas dominantes por medio de políticas neoliberales tiene profundasconsecuencias para la democracia y la sociedad. A nivel estructura] significa queagentes externos, oficiales no electos juegan un mayor papel en definir la forma de lasdecisiones macroeconómicas y macrosociales que tienen efecto en las estructurasbásicas de la economía y en el estándar de vida de las naciones.En la actualidad en muchos lugares del mundo, oficiales nombrados por la Secretaríadel Tesoro de EE.UU. del Banco Mundial y el FMI (Fondo Monetario Internacional)deciden a niveles de gasto de gobierno, relaciones de propiedad (propiedad privadacontra pública), estrategias de desarrollo (mercados de exportación o o domésticos ymuchos otros aspectos decisivos de existencia social, evitando el sistema electoral.Estos actores de política externa responden al imperativo de los gobiernos ymultinacionales nacionales de sus casas. En la mayoría de los casos, la élite de lapolítica local implementa estas políticas macroeconómicas regresivas sin consultar asu electorado o ni siquiera al cuerpo legislativo elegido. La presunción de toma dedecisiones políticas de estos representantes externos del poder corporativo alterafundamentalmente la naturaleza de sistemas políticos electorales.Si el autoritarismo esencialmente es definir decisiones tomadas sin consulta niresponsabilidad pública, la influencia y el poder crecientes de los oficiales no electosde las instituciones financíeras internacionales son un pilar importante de esesistema.La influencia de los actores financieros no elegidos externos, no obstante, es sólo unode los aspectos del crecimiento del autoritarismo, aunque es un componente muyimportante. El crecimiento de la OTAN con su estructura central de mando, dominadopor los oficiales militares estadounidenses, y su creciente papel en la definición delímites nacionales, y en la extensión de su alcance en Europa Central es otradimensión del nuevo autoritarismo. La resatelización de la Europa del Este pormandato de la OTAN es el vivo recuerdo de que los defensores de ayer de laindependencia nacional son los ávidos clientes de hoy de las aspiraciones de lahegemonía estadounidense.El nuevo autoritarismo es diferente a los regímenes del viejo estilo represivo. En elpasado el autoritarismo tenía una cara militar, negaba las libertades individuales y laoposición electoral. El nuevo autoritarismo es un régimen híbrido que combinaprocesos electorales y libertades individuales con estructuras de toma de decisiónaltamente elitistas. Mientras acontecen las elecciones, no hay correspondencia entrela retórica populista o social durante la campaña electoral y el gobierno postelectoralen el cual la dura austeridad neoliberal controla las políticas de ajuste estructural, yéstas últimas son aplicadas. El uso deliberado de decepciones políticas llama acuestionar el significado real de "elecciones competitivas" como se ha dispuesto en laelección que ha hecho el votante y como un medio de influenciar en el electorado a lolargo del proceso político. Por otro lado, el cada vez mayor uso de decretos ejecutivospara implementar la agenda neoliberal (prívatizaciones, políticas de ajuste estructural,etc.) es mucho más similar al estilo de los regímenes del antiguo autoritarismo que alas prácticas democráticas.Igualmente importante es que la expresión rutinaria de las amenazas de la economía 11 http://www.scribd.com/users/Insurgencia/document_collections
  10. 10. debidas a la fuga de capital mediante multinacionales que recortan reformas sociales,y las amplificaciones de esas amenazas por medio de ejecutivos políticos, es una formade chantaje y coacción que niega a los votantes y a las legislaturas la capacidad dediscutir y aprobar leyes. El uso de amenazas y coacción son antitéticos para unacultura cívica, donde todos los actores socioeconómicos aceptan las reglas del juegodemocrático y todos son libres para discutir sobre política sin coacción. El recientecaso de dimisión del anterior Ministro de Finanzas, Osker La Fontaine es instructivo.Su tentativa de corregir ciertas injusticias fiscales, fue contestado por una amenazade las corporaciones alemanas de salir de Alemania. El Primer Ministro Schroederprocedió a forzar la cuestión, provocando la dimisión de La Fontaine y desbaratando laagenda de reforma social. El electorado que había votado a la reforma social, eramarginado y el capital corporativo ya tenía su camino. El proceso democrático enAlemania se sacrificó para enfrentarse con las exigencias del poder corporativocentralizado.El neoautoritarismo, es un sistema híbrido que combina las tomas de decisión de élitey los procesos electorales, el cuerpo legislativo elegido y el corporativo no elegido quetoma decisiones, campañas electorales y prácticas de decreto, minan la noción de unacultura cívica. En este contexto es importante examinar de una manera crítica elsignificado de ciudadanía desde dos ángulos: ciudadanía "formal" y substantiva. Laciudadanía formal se refiere a los atributos legales destinados al ciudadano según unaconstitución escrita o no escrita. La ciudadanía substantiva se refiere a la capacidadde los individuos a ejercitar el poder en el debate actual de la resolución de cuestionespolíticas. Hoy en día, a los ciudadanos se les niega sistemáticamente el derecho de vozy voto en las cuestiones substantivas más profundas que afectan a sus vidas-incluyendo el gasto de estado, impuestos, privatización, programas de austeridad,subsidios para multinacionales, etc. Para encubrir esta negación hacia los ciudadanoslos defensores elitistas del estado liberal se refieren a nociones amorfas de "sociedadcivil" y "globalización".Vivimos en sociedades de clases, donde las desigualdades socioeconómicas son másagudas de lo que han sido a lo largo de los últimos treinta años. La "sociedad civil"incluye inversores billonarios y banqueros que acumulan fortunas comprando yvendiendo empresas, cerrándolas y explotando a miles de trabajadores, así comopagando salarios muy bajos, negando a los trabajadores eventuales los derechoslaborales elementales. Las desigualdades socioeconómicas y las relacionesexplotadoras de la "sociedad civil" definen concepciones muy distintivas de ciudadaníay acción política. Para los directores corporativos de la élite rica, la ciudadaníaconsiste en decisiones macroeconómicas influyentes; para los trabajadores, laciudadanía consiste en adaptarse a esas decisiones o meterse en política de clasespara resistirse a ellas.El punto teórico es que el concepto de sociedad civil es demasiado general eincluyente para explicar las políticas económicas divisorias generadas por una clasede sociedad civil contra otra. El ejercicio de ciudadanía substantiva estáestrechamente asociado con la política de clases que reconocen las relacionesdistintivas y desiguales entre sociedad civil y las relaciones entrelazadas entre lasclases dominantes de la sociedad civil y el Estado.La ciudadanía substantiva está en profundo conflicto con las prácticas coactivas delas CMN. Las amenazas públicas y cubiertas de las CMN de mover el capital, cerrarfábricas, explotar trabajadores es un factor significativo que mina el debate libre y elproceso legislativo democrático. Es el revólver corporativo apuntando a la cabeza deltrabajo o del legislador que impiden políticas democráticas.La ciudadanía sólo puede funcionar cuando los ciudadanos pueden elegir a los quetornan las decisiones, no bajo el dedo de actores externos sensibles a las élitespolíticas y económicas de EE.UU. o de Europa. Los ciudadanos no puedencomprometerse en debates significativos sin una cultura cívica, cuando amenazas ychantajes son las armas de un conjunto de intereses. La ciudadanía requiere que las 12 http://www.scribd.com/users/Insurgencia/document_collections
  11. 11. preferencias electorales basadas en campañas electorales tengan algunacorrespondencia con las políticas del gobierno. Los socialdemócratas que hablan a lagente antes de las elecciones y se rinden ante las multinacionales después de ellasponen en cuestión no sólo sus credenciales reformistas, sino que también minan lalegitimidad del proceso electoral.Subida y caída de la democracia en el sur de EuropaA mediados de los años 70, en el sur de Europa (Portugal, España, Grecia) seexperimentó una de las transformaciones políticas más prometedoras desde el final dela II Guerra Mundial: el fin de las dictaduras militar y civiles y el surgimiento deregímenes civiles elegidos democráticamente. Aún más significativo fue que las clasespopulares (trabajadores, agricultores, estudiantes, etc.) de la sociedad civil jugaron unpapel crucial en la "transición" organizando asambleas de masas, publicando revistas,debatiendo cuestiones en consejos de vecinos, en asambleas en fábricas, encooperativas rurales, en el campus universitario, etc. Un proceso político se habíapuesto en marcha y se movía para democratizar desde el régimen hasta el lugar detrabajo, relaciones sociales y el estado.Esta profunda dinámica de democratización sin embargo, fracasó. La transición a la"democracia pura" se convirtió en transacción entre las élites políticas emergentes, elpoder establecido en el estado autoritario y los escalones más altos de la estructura declases, ayudada e incitada por los EE.UU. y Europa Occidental -principalmente por loque entonces era Alemania Occidental.La fusión de nuevos políticos postdictatoriales, de clase media que escalan posicionessocialmente y los centros de poder del estado conservadores que existían, limitaron latransición política a un cambio de régimen, no a una transformación de estado. Lanueva configuración institucional continuó minando las bases democráticassociopolíticas fundamentales de la democracia pura, antes de abolir o revocar losavances socioeconómicos que tuvieron lugar en el período inmediato de la transición.Las agencias estatales se apropiaron del organismo popular de toma de decisiones.Los políticos electorales y los oficiales conformistas de la unión comercial ignoraron oabolieron el estilo asambleario para tomar decisiones en el lugar de trabajo. Gruposautónomos de vecinos eran sustituidos por agencias estatales o marginales en elreparto de recursos. En una palabra, la transacción política que conducía a un"régimen electoral autoritario" híbrido convirtió deliberada y exitosamente unaciudadanía activa en una clientela electoral pasiva.La dinámica política de] régimen transaccional no evitó que la sociedad civil perdierasu autonomía, su agitado espíritu democrático, y procedió a desmantelar o a cooptarlas nuevas formas institucionales. Las cooperativas agrícolas fueron desmanteladas,marginadas o burocratizadas. Los consejos de trabajadores se transformaron enagencias "consultivas" marginales. Los jefes locales de los barrios se convirtieron defacto en administradores del desembolso del presupuesto del estado.La élite o las estructuras ---dearriba abajo" continuaron su propia "lógicacentralizadora": el poder pasó de las asambleas populares a la clase política electoral,desde el parlamento hasta el ejecutivo, desde la ejecutiva nacional a las élites"internacionales" de Bruselas, Washington y Bonn. El autoritarismo del nuevo estilofue personificado en el jefe político personalista que designó seguidores leales ysometió bajo el mando de la OTAN a la CEE (Comunidad Económica Europea) y a losbanqueros internacionales. Ni las elecciones periódicas, partidos competidores, losparlamentos locuaces, ni los mass-media generalmente libres pero conformistas noeran retos para ellos.Los "regímenes de transacción" reprodujeron un estado centralizado de hecho,comparable con el pasado pero no idéntico a él . Mientras el vocabulario dedemocracia y de una "transición democrática" circulaba mucho y era aceptado, engeneral, por la mayoría de los académicos, periodistas y el público en general, el poderpolítico estaba cada vez más concentrado en los acuerdos formados para repartir el 13 http://www.scribd.com/users/Insurgencia/document_collections
  12. 12. poder entre las nuevas élites políticas del brazo ejecutivo y los "capitalistas con mirasal exterior" y sus cada vez más importantes socios inversores extranjeros.Los regímenes transaccionales del sur de Europa estaban afianzados esencialmenteen dos lógicas: la tradicional relación entre patrón/cliente que consolidaba el poderdoméstico, y la nueva lógica de "integración" por subordinación ante los circuitosinternacionales de capital y poder. Este estilo "híbrido" de hacer política eracomplementario, no contradictorio. La clientela suministró la estabilidad política quefacilitó la "liberalización" y la "apertura económica" beneficiando a esas clases ygrupos dentro de los circuitos internacionales, mientras perjudicaba a muchos queestaban fuera de los circuitos.Los regímenes transaccionales siguieron una trayectoria política que movió lademocracia social y el liberalismo social a neoliberalismo. Esta trayectoria políticareflejó y dio forma a la creación de una estructura de clases nueva, con undesdoblamiento tanto horizontal como vertical: las clases clave, los "capitalistastransnacionales" locales forjaban acuerdos rápidamente o se fusionaban o erancomprados por medio de capital de Europa, de los EE.UU. y de Japón. Las élites de losservicios de turismo, de comercio y de la banca desarrollaron una gran afinidad ycambios substanciales para respaldar enérgicamente un giro hacia el "neoliberalismo",del mismo modo en que lo hicieron los asesores profesionales con las multinacionalesy con los académicos con aspiraciones de llegar a ser "funcionarios internacionales".Bajo estas clases clave que salían beneficiadas había trabajadores, agricultores ypequeños hombres de negocios que generalmente sufrieron las consecuenciasadversas, particularmente durante el "período neoliberal tardío", viendo desgastadossus beneficios sociales, sus subsidios y su protección laboral.Los partidos socialistas del sur de Europa jugaron un juego fundamental en laformación del régimen transaccional y la desmovilización de las clases populares en latransición hacia el liberalismo social. Sus credenciales oposicionistas les dieron ungrado de legitimidad del que los partidos tradicionales de derecha desacreditadoscarecían. Los socialistas eran capaces de "vender" a las clases populares la idea deque la reconsolidación del régimen híbrido era un elemento de "estabilización de lademocracia" y ocultar el hecho de que aquello era una cuña que abría el camino parala vuelta al poder de una nueva forma de reglas elitistas capitalistas.Los partidos socialistas cambiaron el discurso ideológico básico desde justicia social yecuanimidad hasta "modernización", "europeización" y "empresa", ofuscando (entérminos ideológicos) de esta manera el surgimiento de una nueva clase dirigente, ynuevas formas de explotación y desigualdades.El "discurso europeizador" de los socialistas fue particularmente efectivo y útil. Enprimer lugar, se aprovechó del complejo de inferioridad de los europeos del sur y evocóimágenes de una gran capacidad de consumo y fuertes programas de bienestar social(de los cuales ninguno se materializó de manera continua ni generalizada), Ensegundo lugar la "europeización" proporcionó a los socialistas una coberturaideológica en los países del sur de Europa para adentrar su economía y su estructuramilitar y política en Europa como miembros subordinados. La desigual unión deeconomías y el sufrimiento que esto ocasionó a muchos fue racionalizado como elcoste que había que pagar necesariamente para convertirse en "europeos". Para laélite de la economía, militar y estatal, por supuesto, había beneficios -subsidios,carreras profesionales, prestigio y codos que rozaban con compañeros socialistas deEuropa Occidental, así como garantías contra la reversión al pasado o revoluciones enel futuro.En el actual esquema de cosas, los socialistas del sur de Europa han sido ascendidosa posiciones de "responsabilidad" por mandato de la OTAN (léase Washington). JavierSolana, el socialista español, lleva a cabo la política de la Administración de Clintoncomo Secretario General de la OTAN. Westendorf, un vestigio de Franco que ejerció enel Ministerio de Asuntos Exteriores de Felipe González, desempeña la labor de enviado 14 http://www.scribd.com/users/Insurgencia/document_collections
  13. 13. de Washington en Bosnia. Costas Simitis, el Primer Ministro griego, colabora conWashington en la entrega del líder kurdo Ocalan al represivo régimen turco. Portugalprovee de tropas a las misiones de la OTAN en Europa.El discurso europeizador es, en efecto, una racionalización ideológica para laabdicación de una política democrática exterior independiente para el sur de Europa.Las conexiones sociales subyacentes entre los intereses capitalistas transnacionalesdel sur de Europa y el capital euroamericano proporcionan la "base política" para laintegración, por medio de una estrategia de subordinación.El resultado de este tipo de europeización es, sin embargo, un nuevo divorcio entre latoma de decisiones los ciudadanos. Las líneas de mandato se extienden más allá,hacia arriba y hacia fuera, las líneas de transmisión de mandato (políticas) son másimpersonales y unidireccionales (por medio de los massmedia) y el papel de losciudadanos es de manera creciente una de dos: o consumidor, o destinatario.Las revueltas, protestas y marchas ocurren en respuesta a los programas económicosde diseño elitista: los granjeros protestan por recortes en los subsidios; lostrabajadores se manifiestan contra el desempleo; la servidumbre civil golpea contra losrecortes a lo Mastricht en los presupuestos... todavía la estructura centralizada y suapuntalamiento ideológico, y el apoyo de los partidos, ambos se mantienen en sulugar... al menos por ahora.ConclusiónEl resurgimiento de relaciones imperiales -erróneamente descrito como "globalización"ha hecho estragos en las prácticas democráticas. junto con la redefinición dedemocracia como toma de decisiones de manera centralizada mediante elecciones, elpapel de los ciudadanos como protagonistas de debates políticos públicos francamenteha decaído. El resultado es una mayor apatía del votante, una abstención creciente yel rechazo a apoyos políticos, el "antivoto" - así como una mayor recurrencia a laacción extraparlamentaria.Las perspectivas para una nueva reorganización sociopolítica apremian y laposibilidad de un orden político económico más participativo (democracia pura osocialismo) depende de varios factores.1. La propagación de la crisis capitalista desde el Sudeste de Asia, América Latina,Rusia y la ex-URSS hasta EE.UU. y Europa. Hay razones muy plausibles para creerque esto es probable, dada la coacción de que el colapso de estos mercados seríaaprovechado para realizar las mayores corporaciones en Europa y en los EE.UU..2. Se están perfilando en el horizonte cambios sociopolíticos a gran escala en regionesque han sido afectadas por la crisis y que son claves: en China el malestar políticoestá creciendo hacia el interior del país debido a cierres masivos y a las redes deseguridad no existentes. En Brasil, la depresión está provocando cada vez másconfrontaciones a muchos niveles -desde gobernadores del Estado hasta lostrabajadores sin tierra. En Indonesia, Rusia, etc., devastados por el colapso delcapitalismo están surgiendo retos sociales similares.3. Las confrontaciones militares y políticas provocadas por la partición de Yugoslaviapor obra militar de Washington -OTAN puede probablemente provocar un conflictomilitar prolongado desestabilizando los Balcanes y podría llevar a una guerra másgeneral,4. El boom de los EE.UU. se alimenta en parte de una exagerada burbuja especulativaque es insustancial. Los stocks están muy sobrevaluados; los ahorros son negativos yel resultado de la economía productiva no tiene relación con la economía escrita sobreel papel.Si en efecto cualquiera o todos estos sucesos se volvieran realidad estaríamosposiblemente ante un crecimiento de políticas extraparlamentarias en Occidente y 15 http://www.scribd.com/users/Insurgencia/document_collections
  14. 14. una radicalización de los procesos políticos en el Sur y en el Este. Los partidos yaestablecidos, incluso los socialistas o especialmente ellos, convencidos profundamentede su misión como guardianes del status quo y creyentes de sus propios mitos depertenecer al "centro izquierda" o Tercera Vía son estructuralmente incapaces deliberarse de un orden político económico en crisis. Los nuevos movimientossociopolíticos tomarán probablemente en un principio la forma de los consejos deparados en Francia, de las confrontaciones de agricultores y granjeros con el estado,de las huelgas generales de los trabajadores daneses, etc.El colapso del neoliberalismo ya está provocando una profunda reflexión sobre ladespreocupada "liberalización" que ha condenado a cientos de millones de personas ala pobreza en Asia, América Latina y Rusia. Hay una gran posibilidad de que se dé ungiro hacia un desarrollo interno en contra de la "globalización" imperialista, unrestablecimiento del proyecto socialista -la resocialización de empresas privadas enquiebra como alternativa a las adquisiciones del exterior, niveles más altos en planespúblicos y un retorno al modelo de asamblea popular para la democratización deespacios públicos y privados.En el sur de Europa, la crisis y la reflexión de la trayectoria realizada al finalizar losaños 70 puede llevar a una reanimación del «espíritu de 1974"; la crisis saca lo mejory lo peor de la gente. Por parte de las clases gobernantes en decadencia siempre hayuna amenaza de represión para retener el poder y para subvencionar sus pér didas;para las clases populares, consejos, asambleas, solidaridad -un resurgimiento de laciudadanía en lugar de relaciones patrón-cliente.Lo que está claro es que un cuarto del mundo capitalista no puede prosperar cuandotres cuartos están en crisis profunda -las leyes de acumulación capitalista no puedenoperar en unas circunstancias tan restrictivas. Lo que también queda claro es que elactual éxito del capitalismo en Europa y en los EE.UU. está ampliamente basado en ladesmantelación del estado de bienestar social y en el rechazo a acceder a cualquierpacto social significativo. Tal y corno hemos visto, incluso las más mínimas reformasfiscales propuestas por el anterior ministro alemán de finanzas fueron rechazadas, yel propio ministro fue expulsado. Esto suscita una cuestión fundamental: si elbienestar social, tal y como históricamente ha sido entendido en Europa no esverosímil bajo la existencia real del capitalismo, ¿cuáles son las alternativas?Recuerdo una de las exhibiciones retóricas del Presidente Kennedy, que sin embargocontenía una profunda verdad "Aquellos que hacen que la reforma sea imposiblehacen que la revolución sea inevitable".17 de abril de 1999 16 http://www.scribd.com/users/Insurgencia/document_collections
  15. 15. 1 mayo 2001 EL MOVIMIENTO SOCIAL EN LOS ESTADOS UNIDOSSeattle, Quebec, Nader y la recesión después de la prosperidadJames PetrasPágina/12--¿A qué se debe esta vez su visita a la Argentina?--Forma parte de una visita a Brasil y Argentina. En Brasil participé con otrosintelectuales en una reunión que para la Consulta Popular, que es un movimiento delos movimientos urbanos y rurales, que buscan crear un espacio político que va másallá de ellos mismos pero no está definido si va a formar un nuevo partido o no.También voy a participar en el Tribunal Internacional contra los Crímenes delLatifundio en el Estado de Paraná, en Brasil, para juzgar al gobernador por elasesinato de quince activistas campesinos en los últimos años y otros actos derepresión. En Argentina vine a presentar un libro mío de cuentos en la feria del libroque se llama "Andando por el mundo", que publica el Grupo Editorial Altamira ytambién por una invitación de Hugo Calello del Ciclo Básico de la Universidad deBuenos Aires y por supuesto a ver amigos. Y junto con eso estamos preparando unestudio académico comparado sobre las privatizaciones en Argentina, Brasil, y México.Se trata de analizar críticamente lo que pasó con las privatizaciones cinco o seis añosdespués que fueron hechas y evaluar los resultados.--Las grandes movilizaciones que se produjeron en Seattle en 1999 y ahora en Quebeccontra la globalización financiera mostrarían que surge un movimiento importante enlos países centrales. ¿Cómo ve usted a este nuevo movimiento, sobre todo en EstadosUnidos?--No fue una sorpresa si uno analiza la expansión económica de los paises centrales,como Estados Unidos, en la última década. Esta expansión fomentó las más grandesdesigualdades en la historia de estos países y aumentó geométricamente los ingresosdel diez por ciento más rico, mientras los salarios del 40 por ciento más pobresufrieron una pérdida y una pequeña caida en su nivel de vida. La llamadaprosperidad que se da entre 1992 y 1999 tuvo resultados polarizadores. En segundolugar generó enormes inseguridades por el movimiento de capitales afuera del país porla creación de puestos de trabajo de bajos salarios y mucha inestabilidad. Según uncálculo, con estas nuevas condiciones un trabajador cambiará 15 veces de trabajo a lolargo de su vida, en vez de las dos o tres que era lo normal. Entre la incertidumbre, elestancamiento y la creación de mayores desigualdades, entraron en juego variastendencias. En primer lugar varios sectores sindicales afectados por la fuga decapitales, los bajos salarios y la inseguridad.Estas organizaciones han perdido algunafuerza porque cada vez son menos los trabajadores sindicalizados en el sector privado,pero al mismo tiempo hay otro descontento más allá de los sindicatos. Los obreros nosindicalizados tienen que buscar otra forma de protesta. Tenemos también ladegradación del medio ambiente con la desregulación de Bill Clinton. A pesar de laretórica, todo el mundo sabe que la degradación con la desregulación perjudicó elmedio ambiente. Entonces tenemos a los ecologistas y los sindicalistas a los que sesuma una nueva generación de jóvenes muy sensibilizados por la explotación querealizan las transnacionales en el exterior. Esos tres grupos formaron la vanguardia. 17 http://www.scribd.com/users/Insurgencia/document_collections
  16. 16. Hay poca presencia de la población negra y de los sectores feministas. Participanmuchas mujeres pero no bajo las banderas feministas. A todo eso se suma otrofenómeno importante: el desencanto con los partidos.--En este caso sería con el Partido Demócrata que siempre despertó expectativas enlos sectores progresistas y radicales...--El Partido Demócrata tenía la autoimagen de ser el partido del pueblo. Con laderechización de Clinton, los recortes sociales, el libre mercado, el NAFTA, tenían quebuscar otra forma de expresar su descontento y no sólo a partir del proceso electoral.La gente dice: debemos actuar por nuestra cuenta. Como se trata de algo queinvolucra a millones de norteamericanos, yo diría que estas movilizaciones fueronapoyadas por un espectro más amplio de la población que el que simpatizó con lasgrandes movilizaciones contra la guerra de Vietnam. Pese a que los medios mostraronactos de violencia en estas manifestaciones, lo curioso es que eran vistas con gransimpatía en la sociedad. Y entre los sindicalistas era más fuerte que el apoyo de estesector a las protestas contra la guerra de Vietnam y a la lucha por los derechos civilesde los negros. En esta cuestión cualquier blanco entendía que la salida de capitales yla precarización del trabajo afectaba algún pariente, hijo o algún conocido. Hayencuestas que dicen que casi el 80 por ciento de la población, si no está afectadadirectamente, tiene algún vecino o alguien más cercano afectado por las nuevasnormas de trabajo.--¿Cómo analiza el triunfo de George Bush en este contexto?--Yo creo que hay un proceso de reagrupamiento después de la orgía de la campañadonde los dos partidos principales gastaron cerca de 500 mil millones de dólares.Hubo un enorme derroche, saturación de los medios y creo que se da un proceso dereagrupamiento. No sé que porcentaje llegó a la protesta de Quebec desde los EstadosUnidos. Yo diría que entre el 15 o 20 por ciento fueron a Quebec desde EstadosUnidos. El 80 por ciento eran canadienses y muchos de ellos sindicalistas afiliados asindicatos de empresas multinacionales norteamericanas. Creo que fue una protestanorteamericana con enfoque en Canadá y con líderes canadienses.--¿Ese movimiento tiene alguna forma orgánica o un líder que lo represente?--No, no hay un personaje, una figura carismática que convoca. Y creo que eso espositivo. Pero hay una falta de liderazgo que facilitaría aglutinar en forma permanente.Hay una descentralización de activistas en diferentes espacios políticos yorganizaciones. Hay coordinadores, hay personas que se comunican constantemente yque coordinan acciones conjuntas.--¿Son partidos políticos u organizaciones por los derechos civiles, o sociales?--Son organizaciones sociales, de ecologistas, una gran gama, una sopa alfabética degrupos donde cada cual tiene un círculo que lo apoya y se juntan a partir deacontecimientos como la Cumbre del ALCA, etc.--¿Se mantienen en contacto más allá de esas fechas?--En contacto sí, pero no articulados orgánicamente. Son orgánicos dentro de supropio espacio, pero no tenemos, por ejemplo un Movimiento de los Sin Tierra, noexiste ese tipo de organización.--¿El convocante principal son los sindicatos? 18 http://www.scribd.com/users/Insurgencia/document_collections
  17. 17. --Por lo general son los sindicatos asociados a una coordinadora que prepara elterreno, se reúnen y se mantienen en comunicación y cuando se produce algúnhecho, promueven adhesiones y deciden acciones. Cada una de esas organizacionestiene activistas, yo no les llamaría militantes, son activistas que están actuando en sulocal y en su tema específico. Cuando llega el acontecimiento se ponen a actuar a nivelnacional o internacional.--¿Este fenómeno social pudo ser capitalizado o expresado por la candidatura deRalph Nader?--Yo participé en la campaña de Nader y estuve en Seattle y podría decir que la mitadde los participantes junto a Nader son muy consecuentes y muy coherentespolíticamente. Y otro sector que viene del liberalismo, de desprendimientos,simpatizantes del Partido Demócrata, no lo es tanto. Entonces en las últimas semanasde la campaña empezaron a demonizar a Nader diciendo que ayudaba al Diablo. Bushera el fascista, la ultraderecha y el que votaba a Nader favorecía a Bush al restarlevotos a Gore. Fue una campaña de terror que asustó a este sector progresista noradical. En segundo lugar, Gore adoptó una política momentánea demagógica ypopulista. Y además usó a líderes feministas y negros, Gloria Steinhem, JessieJackson, algunos ecologistas de la derecha, para hacer campaña sucia y confundir ala gente acusándo a Nader de robar votos de Gore. Esta campaña tuvo efecto.Esperábamos siete millones de votos según las encuestas que se habían hecho dosmeses antes de las elecciones, que era el cinco o seis por ciento del total. Cuando lacampaña estaba finalizando, los temerosos se dieron vuelta y votaron a Goretapándose la nariz. Además los medios no dejaban que se mencionara a Nader, no lodejaron participar en los debates. En un debate de televisión ni siquiera le permitieronpasar y sentarse a escuchar. Llamaron a la policía y lo hicieron echar. Ni siquiera lodejaron asistir. Fue un bloqueo total a Nader en los medios. Y esto a pesar de que losactos de Nader fueron los más concurridos de la campaña: 20 mil personas enOregon, 15 mil en Seattle. En Wisconsin tuvo diez mil personas. Y Gore llegaba allí yhacía actos con mil quinientas o dos mil personas, con autobuses pagos y demás. Esonos levantaba el espíritu y creo que todos los que asistieron a los actos votarondespués a Nader. El problema eran los que apoyaban en forma pasiva.--¿Qué tipo de persona o de político es Nader, porque aquí se lo conoce sólo por suactuación en defensa de los consumidores?--Yo diría que recibió un 25 por ciento de votos de los trabajadores y un 10 o 15 porciento del voto estudiantil. Lo demás es de clase media baja hasta clase media alta,con muy poco apoyo de la población negra, que votó en un 90 por ciento por Gore,porque todos los pastores y sus líderes y la politiquería negra que come de lassubvenciones del gobierno federal, se prestaron a llevar los votos a Gore. Tambiéndebemos entender que el ausentismo en los barrios negros fue de más del 50 porciento. Nader no podía romper las barreras que tiene el Partido Demócrata a partir desus politiqueros.--¿Pero existe una afinidad entre Nader y estas movilizaciones que se han realizado enSeattle y Quebec?--Total. Su política tiene un sentido progresista, es decir: no va más allá del Estado debienestar social. Dice: "debemos recuperar el New Deal de Rooseveltn porque elPartido Demócrata traicionó la política económica de bienestar social". En estepanorama es un crítico fuerte de las multinacionales desde dos ángulos: porqueexplotan a los trabajadores en el exterior, pero también,porque bajan sus costos 19 http://www.scribd.com/users/Insurgencia/document_collections
  18. 18. transfiriendo capitales al exterior. Hay un tinte casi proteccionista en la crítica a lasmultinacionales. Una parte tiene una óptica internacionalista, si se quiere, y la otra esun discurso que critica a las multinacionales porque están cerrando gran cantidad depuestos de trabajo en los Estados Unidos. Con el consumidor tiene un enormeprestigio tras 25 años de actuación en ese medio contra las trasnacionalesautomotrices y las farmacéuticas. Por eso este sector de clase media lo apoyó muyfuertemente. Con respecto a la población negra y las mujeres, tenía programas muchomás avanzados que Gore, pero no tenía las organizaciones tradicionales. Habló en lasasociaciones de negros y de mujeres, lo aplaudieron mucho, pero finalmente estasorganizaciones optaron por Gore.--¿La población de origen latino estaba muy influenciada por los cubanos residentesen Miami y los medios que controlan?--No. Los cubanos son una minoría extremista. No todos, porque internamente haydivisiones. En el panorama latino, los puertorriqueños y mexicanos, sus líderes, sonprogresistas liberales, con excepciones, hay mexicanos americanos que apoyan aBush porque son clientelistas de Texas. Yo diría que un 60 por ciento de loshispanoparlantes votan Demócrata; un 30 por ciento Republicano y un diez por cientoson radicales o progresistas. Y las proporciones de no votantes son altas también. Losilegales, que son millones, no votan. Y hay muchos a los que no les interesa. Lashoras de trabajo en los Estados Unidos son más que en otros países. El trabajadorpromedio de Estados Unidos trabaja seis semanas más al año que el alemán, cuatrosemanas más que el español y es comparable a los coreanos del sur.--¿Esta experiencia electoral de Nader tiene una proyección hacia el futuro?--Él dice que sí, que debemos continuar las luchas, etcétera. El problema es que elPartido Verde, que utiliza como instrumento de su campaña es muy heterogéneo.Tiene muchos ecologistas radicales que están un poco fuera de la vida cotidiana, estáncontra los impuestos, no tienen un enfoque muy social. Tiene que transformar estepartido para hacerlo más popular, más social.--¿Además de usarlo como herramienta electoral, Nader es dirigente del PartidoVerde?--Él fue el candidato presidencial del partido y es uno de sus dirigentes aunque no esel presidente. Con respecto al futuro para convertir la candidatura y los 2.8 millonesque votaron por él, en la construcción de algo orgánico con una visión común de lasociedad, yo no lo veo muy claro.--¿Usted sigue participando en el partido de Nader?--Mire, en mi pueblo, Binghampton, una pequeña ciudad de 60 mil habitantes,tenemos un grupo de 25 activistas, pero hay sectores libertarios, cuya principalpreocupación es legalizar la marihuana y demás, no tienen vínculo con el pueblo, conlos problemas sociales, la desocupación, los bajos salarios. No me siento muy cómodoen las reuniones porque mis intereses están más ligados a lo social y a la ecologíaanticorporativa y ellos están en cosas más libertarias.--¿Este movimiento tan amplio e inorgánico identifica intereses comunes con losmovimientos que se dan en Latinoamérica y en el mundo?--Bueno hay mucha simpatía con los franceses de Bové, con el MST de Brasil, con losmovimientos indígenas, hay afinidades con sectores sindicales. Por ejemplo los 20 http://www.scribd.com/users/Insurgencia/document_collections
  19. 19. sindicatos portuarios que en Estados Unidos tiene una larga tradición de izquierda, sulíder fue simpatizante del Partido Comunista en el pasado, y ellos tienen el apoyodonde hay sindicatos portuarios de izquierda, que no es tN común. Estos sindicatos ylos del ala progresista en los Estados Unidos están elaborando relaciones. También elATTAQ y otros grupos de este tipo han desarrollado actividades conjuntas.--Si se convierte en algo permanente sería un afctor nuevo en la políticanorteamericana. ¿Eso no puede provocar cambios, mayor represión?--Hay bastante represión ya. La policía mata y pega y después discute. Somos unasociedad muy represiva detrás de la fachada liberal. En todas las ciudades hay gatillofácil y los ataques policiales son más brutales aquí cuando se rompen los límites decontrol que tiene fijados. Este fenómeno no representa una amenaza tal como la queteníamos en los 60 cuando se generalizó la represión y asesinaron a dirigentesnegros. Yo creo que están en la etapa de creación de equipos de vigilancia, aprobandoleyes contra el terrorismo con una interpretación muy amplia. Hay un marco legalmuy amplio que están aprobando para restringir las protestas heterodoxas. Hay quever qué sucederá con la agresividad de Bush y la recesión que estamos pasando.--La recesión empezó a anunciarse en 1999, y recién ahora podría comenzar a mostrarsecuelas a afectar a la gente...--Nadie sabe si la recesión provocará diez o 20 millones de desocupados osimplemente siete u ocho millones, mucho dependerá de la profundidad de larecesión. En segundo lugar si Bush se va muy lejos en su política de la nueva guerra,podría estimular el sentimiento antiguerra, antiintervencionista, que en EstadosUnidos tiene una larga tradición. Es muy cauto en el compromiso de tropas terrestres.Es la experiencia que han sacado sobre todo de la guerra de Vietnam. Entonces usamuchas bombas, aviones, cipayos mercenarios subcontratando ex oficiales del ejércitonorteamericano. Hay grandes empresas que subcontratan ex soldados. Utiliza estosmecanismos para que el pueblo no vuelva a ver soldados norteamericanos en guerras.La resistencia a implicar soldados, como ocurre ahora con la situación en Colombia,provoca constantes interpelaciones en el Congreso. "Nosotros no tenemos tropas --diceel gobierno-- tenemos asesores y no están en los frentes de combate". Y cuandomueren los asesores mercenarios subcontratados no aparecen como bajas desoldados, sino como muertes de la empresa. En este panorama, Bush trataría de"latinoamericanizar las guerras para preservar el imperio".-¿Por qué James Petras?Norteamérica por un norteamericano(Por LB)Es más común que estudiosos norteamericanos tengan una lectura de losmovimientos sociales en América Latina o que estudiosos latinoamericanos traten deexplorar los fenómenos políticos en Estados Unidos para entender sus consecuenciasen los países de la periferia. James Petras es un pensador de izquierda, profesor deética política en la Universidad del Estado de Nueva York y desde hace 35 años es unasiduo visitante y conocedor de la Argentina. Los grandes movimientos de protestaque se efectuaron en Seattle en 1999 durante la reunión de la Organización Mundialdel Comercio pusieron de manifiesto que la prosperidad económica que se vivía en losEstados Unidos generaba también descontento en un sector importante de lapoblación. La candidatura de Ralph Nader, que terció con los históricos demócratas yrepublicanos desde la izquierda "líberal" fue otro dato de la existencia de una gran red 21 http://www.scribd.com/users/Insurgencia/document_collections
  20. 20. de agrupamientos que expresan a los afectados y descontentos con esta realidad.Petras estuvo en las protestas de Seattle y participó en la campaña de Ralph Nader,por lo que se convierte en un testigo directo de este fenómeno del que la mayoría delos latinoamericanos sólo alcanza a percibir sus reflejos, pero que puede llegar aconvertirse en un factor inesperado en la política interna de los Estados Unidos, dealguna manera la capital de la globalización financiera. Petras describe la composicióny el comportamiento de este fenómeno y señala que dependerá de la gravedad quealcance la recesión que despunta en el país del Norte, para descifrar el futuro políticode este heterogéneo e inorgánico movimiento social.Por Luis Bruschtein 22 http://www.scribd.com/users/Insurgencia/document_collections
  21. 21. 5 de MAYO de 2001 CONSTRUCCION DEL IMPERIO EN AMERICA LATINA: LA ESTRATEGIA MILITAR DE EE.UUJames PetrasEspecial para RebeliónTraducción para Rebelión: A. SantosIntroducciónLa construcción de un imperio, en particular un imperio capitalista a principios delsiglo XXI, requiere de una elaborada arquitectura militar para poder expandir,proteger y consolidar los grandes intereses económicos, esenciales para los imperiosmodernos.Mientras que los "teóricos globalistas" escriben sobre las "clases dominantesmundiales" y el "fin del estado-nación", el aparato militar del estado imperial, y enconcreto el de EE.UU, ha crecido enormemente durante la última década y tiene unaimportancia fundamental en promover y proteger a las corporaciones, bancos yempresas de importación-exportación basadas en EE.UU.El objetivo de este trabajo es describir y analizar el alcance, la profundidad y laestrategia del aparato militar de EE.UU en América Latina - destacar sus múltiplesenlaces y controles sobre los militares y cómo estos controles se dirigen a aumentar elpoder del estado imperial norteamericano. Las vastas operaciones de los militares deEE.UU y el éxito alcanzado en forjar instituciones militares dependientes medianteuna compleja red de programas y actividades conjuntas refutan la retórica sin sentidosobre el gobierno de las "corporaciones globales". Para demostrar la importancia de lomilitar, este informe se centrará en el Imperio Norteamericano en América Latina.La primera parte de este trabajo tratará sobre los intereses económicos estratégicos deEE.UU y la justificación ideológica de la expansión militar norteamericana en AméricaLatina. En la segunda parte, el informe se centrará en la arquitectura del imperiomilitar, especialmente en el establecimiento de relaciones de dependencia omercenarias. La tercera parte tratará sobre los objetivos operativos y la propagandadiseñada para legitimar la militarización de la política latinoamericana bajo la tutelade EE.UU. En la conclusión se discutirá el fenómeno dual de la expansión del controlmilitar de EE.UU y el fortalecimiento del papel de los militares en las decisiones sobrelas prioridades de la política latinoamericana; el impacto sobre la sustancia y lasestructuras del sistema político y el papel del imperio norteamericano en delinear lapolítica interamericana.Las instituciones militares estratégicas, así como las políticas dirigidas a AméricaLatina, han sido detalladas sucintamente por el General Peter Pace, Infantería deMarina de Estados Unidos, Comandante en Jefe del Comando Sur de EE.UU(USSOUTHCOM). El área de responsabilidad del USSOUTHCOM abarca toda AméricaCentral y América del Sur, el Caribe y las aguas que la rodean, totalizando más de15.6 millones de millas cuadradas y más de 404 millones de personas. Este informe sebasa en el testimonio del General Pace ante el Comité de Servicios de las FuerzasArmadas del Senado de EE.UU del 27 de marzo de 2001.Bases Económicas del Imperio Militar 23 http://www.scribd.com/users/Insurgencia/document_collections
  22. 22. Los arquitectos de la estrategia militar norteamericana en América Latina sonperfectamente conscientes de la importancia central que tienen los interesesempresariales de EE.UU a la hora de formular políticas. La elaboración de laestrategia militar y los programas diseñados para incrementar el poder militar deEE.UU dentro de los ejércitos latinoamericanos está legitimado por los intereseseconómicos norteamericanos: beneficios, mercados y acceso a materias primasestratégicas, en particular a fuentes energéticas. El General Pace, en su introducciónal Senado, enuncia claramente las bases económicas en su discurso sobre laestrategia militar norteamericana: "Más del 39 por ciento de nuestro comercio serealiza dentro del Hemisferio Occidental. Además, 49 centavos de cada dólar gastadoen América Latina se utiliza en bienes y servicios importados de EE.UU. AméricaLatina y el Caribe suministran más petróleo a EE.UU que todos los países de OrienteMedio" (El General Pace es bastante ingenioso en el tratamiento de los datos. El"Hemisferio Occidental" al que se refiere aquí incluye a Canadá, que obviamente no esparte de América Latina y es el principal socio comercial de los Estados Unidos delhemisferio. En segundo lugar, cuando dice que 49 centavos de cada dólar se gastanen la importación de bienes y servicios es dudoso, ya que la mayoría de Sudamérica,Argentina, Brasil y Chile tienen importantes relaciones comerciales con Europa y Asia.Puede ser que sus cifras se hayan inflado al incluir el "servicio de la deuda" como"servicios norteamericanos"). Debido al aumento de los movimientos antiimperialistasy anticoloniales en todo el mundo, los poderes imperiales contemporáneos, aúncuando se involucran en las formas más flagrantes y evidentes de dominación,envuelven sus políticas e instituciones imperiales en una retórica democrática."Las amenazas" al poder imperial se expresan en términos moralistas. Elexpansionismo militar imperial se justifica en términos de la lucha conjunta contra laactividad criminal internacional, que afecta adversamente tanto al centro imperialcomo a los países latinoamericanos involucrados. En la práctica, la amenaza real sonlas fuerzas militares nacionalistas y los sistemas políticos democráticos participativosque desafían la dominación de EE.UU. Los problemas de principio, como son definidospor los estrategas militares norteamericanos, tienen que ver con el control de lasconsecuencias sociales derivadas de las políticas neoliberales y la explotacióneconómica de América Latina. La expansión militar de EE.UU y el fortalecimiento delos ejércitos latinoamericanos son la principal amenaza para el surgimiento de lademocracia y la estabilidad regional. Los militares, sin embargo, ven lasconsecuencias - oposición popular - producidas por el dominio y la explotaciónnorteamericana como "la amenaza" para América Latina.Por consiguiente, el General Pace argumenta que "La mayor amenaza para lademocracia (sic), la estabilidad y la prosperidad regional (?) de América Latina son lainmigración ilegal, el tráfico de armas, el crimen, la corrupción y el tráfico de drogasilegales" (los comentarios en paréntesis son míos). La inmigración ilegal estádirectamente relacionada con la militarización norteamericana de Colombia, y elempobrecimiento de Perú, América Central y México se deben a la aplicación depolíticas neoliberales. Lo que el Comandante de USSOUTHCOM describe como"amenazas" son en realidad las prácticas de los aliados militares del USSOUTHCOM.Los Contras respaldados por EE.UU en América Central; Montesinos, un recurso de laCIA en Perú; Noriega, el ex hombre fuerte de Panamá (viejo empleado de la CIA) ymuchos otros militares han estado activamente involucrados en el tráfico de armascon el conocimiento y apoyo del USSOUTHCOM. El incremento de la emigración ilegal,un antiguo problema en México, está directamente relacionado con las enormestransferencias de beneficios, intereses y pagos de royalties desde México a los bancosy corporaciones norteamericanas. El creciente problema de la emigración ilegal desdeColombia a los países vecinos es el resultado de la estrategia, la ayuda militar y elasesoramiento del USSOUTHCOM. El equipamiento y entrenamiento de losescuadrones de la muerte colombianos (las llamadas "unidades paramilitares") esparte de una estrategia general para militarizar Colombia y absolver a los militares 24 http://www.scribd.com/users/Insurgencia/document_collections
  23. 23. colombianos de las masacres generalizadas de dirigentes civiles de los movimientossociales. La verdadera preocupación del USSOUTHCOM es que los países vecinos deColombia (Ecuador, Venezuela, Panamá, Brasil), que están sufriendo los mismosefectos adversos de las políticas neoliberales, se movilicen políticamente contra ladominación militar y los intereses económicos de EE.UU. Como indica el General Pace,"Muchos de los países que comparten fronteras permeables con Colombia continuaránsiendo vulnerables a la inmigración ilegal y a las incursiones de insurgentesarmados". La militarización de Colombia por parte de EE.UU y sus efectos dedesbordamiento hacia los países vecinos significa que el USSOUTHCOM se estámovilizando para militarizar toda la región, incrementando los envíos de armamento yel control de las fuerzas armadas de toda esa zona. La militarización regional sedenomina ahora como "Iniciativa Andina".Tráfico de armas.El mayor traficante de armas de la región es el USSOUTHCOM y no los carteles de ladroga. Los segundos mayores traficantes son los aliados militares de Washington, conel equipamiento en particular de los grupos paramilitares. Los terceros mayorestraficantes son los carteles de la droga que trabajan con el ejército y la policía. Lasguerrillas en Colombia carecen del armamento pesado que tienen las fuerzasarmadas, no tienen ni siquiera sistemas portátiles de armas para defensa aérea. Eltráfico de armas que realizan los insurgentes es una actividad mínima en comparacióncon la que realizan el USSOUTHCOM y sus aliados militares. Además, los fines y lautilización de la compra de armas son radicalmente distintas: EE.UU y el Ejércitotrafican con armas para proteger el orden socioeconómico existente y aterrorizar a lapoblación, mientras que los insurgentes, sus armas livianas y sus misiles "caseros"están diseñados para derribar ese orden y defender al campesinado.El delito y la corrupción son otros de los "peligros", según el General Pace, para lademocracia y la prosperidad. La corrupción de la política y los políticos espredominante entre los que tienen el poder gubernamental y los altos cargos delejército con los que el USSOUTHCOM colabora activamente, a los que asesora y dirige.Cada gran escándalo de corrupción que ha tenido lugar en América Latina durante ladécada pasada involucró a políticos y oficiales que llevaban adelante los lineamientosnorteamericanos de política económica neoliberal y la "defensa del hemisferio" (léasehegemonía de EE.UU). Mientras los guerrilleros secuestran millonarios para financiarsus actividades, los mayores bancos norteamericanos, incluidos el Citibank, el Bankof América y los principales bancos de Miami y otras ciudades blanquean entre $250 y$500 mil millones al año, según las audiencias del senado norteamericano. En cuantoal tráfico de drogas, la mayoría de los beneficios se blanquean en los bancosnorteamericanos. El campesino recibe una fracción del precio final. La erradicación dela coca, que conlleva la penetración profunda de EE.UU en todos los niveles de lapolicía, fuerzas armadas y el sistema político latinoamericano es un pretexto para elcontrol a largo plazo y a gran escala por el USSOUTHCOM de todo el aparato delestado latinoamericano.La Arquitectura de la Esfera MilitarEl USSOUTHCOM se encuentra ubicado en Miami (con una sub-sede en Puerto Rico).Es responsable de la planificación, coordinación y conducción de la actividad militarde EE.UU en toda América Latina y el Caribe. El USSOUTHCOM ha instalado basesmilitares con aeropuertos en Aruba-Curacao, en las Antillas Holandesas; en Manta,Ecuador y en Comalapsa, El Salvador. Estas bases le permiten a EE.UU introducirsetanto en el espacio aéreo de la mayor parte de los países de América Latina, como pormar y tierra. Además, EE.UU tiene una base operacional militar en Soto Cono,Honduras, que proporciona apoyo a helicópteros en las misiones intervencionistasnorteamericanas en América Latina y el Caribe. La facilidad con que los militares 25 http://www.scribd.com/users/Insurgencia/document_collections
  24. 24. norteamericanos pudieron construir esta red de bases al servicio del imperio se debióprincipalmente al apoyo y entrenamiento a largo plazo de oficiales militaresdependientes realizado por el USSOUTHCOM en América Latina. Así lo manifiesta elGeneral Pace, "Las excelentes relaciones entre EE.UU y El Salvador, fortalecidasdurante años de sólido contacto entre militares de ambos ejércitos, ayudó a alcanzarnegociaciones favorables sobre el acuerdo FOL " (Emplazamientos Operativos deAvanzada, en inglés Forward Operating Locations, base aérea). Los años de sólidacolaboración entre los ejércitos incluyen la década de 1980 en la que 75.000salvadoreños fueron asesinados por los militares. La victoria militar sobre lasguerrillas fue seguida por la consolidación del poder de EE.UU sobre sus lacayossalvadoreños y la utilización de las instalaciones salvadoreñas como base de avanzadapara la expansión militar norteamericana en toda la región. En El Salvador la décadade colaboración con los militares y los escuadrones de la muerte valió la pena: ElSalvador es ahora un lugar clave para la expansión del control del USSOUTHCOM enla zona. Actualmente el USSOUTHCOM se ha embarcado en un proyecto similar con elejercito colombiano y sus subordinados, los escuadrones de la muerte, las llamadasfuerzas "paramilitares".De la misma forma, la intervención política norteamericana en Ecuador para derribara la junta popular en enero de 2000 y la consolidación de régimen de Noboa, hafacilitado grandemente que el USSOUTHCOM pueda asegurar la base militar deManta.La intervención militar norteamericana, al apuntalar o imponer a sus clientes en unpaís, proporciona un trampolín para un control regional más general: se dispara unaespecie de efecto imperial multiplicador. La construcción de fuerzas militaresdependientes requiere una multiplicidad de actividades. Así lo describe el GeneralPace, "Nuestro enfoque se centra en operaciones combinadas, ejercicios,entrenamiento y educación, ayuda en temas de seguridad y programas de asistenciahumanitaria".Tanto en la forma como en la organización y los contenidos, los oficialeslatinoamericanos son entrenados directamente para servir a los intereses estratégicos,económicos y militares del imperio. Con estos programas, EE.UU exige elfortalecimiento de los militares y el aumento de su capacidad para reprimir a losadversarios - según sean estos definidos por EE.UU. En cada región: el Caribe,América Central y el resto de América Latina, el USSOUTHCOM ha estado armando,entrenando y adoctrinando a los ejércitos nacionales para servir a los intereses deEE.UU bajo su liderazgo. La finalidad es evitar la utilización de tropasnorteamericanas y de esta forma reducir la oposición política en los Estados Unidos.El modelo consiste en que Washington dirige y entrena a los ejércitoslatinoamericanos mediante "programas conjuntos" extensivos e intensivos, ysubcontrata compañías privadas de mercenarios que proporcionan militaresespecializados, todos ellos oficiales "retirados" del ejército norteamericano. Laconstrucción de esta red imperial se describe con el sardónico lenguaje eufemísticocomún a todas las sangrientas tentativas militares contemporáneas. Por ejemplo, elGeneral Pace describe la construcción de estados-cliente en el Caribe como "asistir ala Nación Asociada en el entrenamiento de sus fuerzas de seguridad, con nuevoequipamiento defensivo": consecuentemente, los lacayos caribeños "acogieron alTRADE WINDS 2000, un ejercicio multinacional que promueve la cooperación defuerzas de mar y tierra en respuesta a las crisis regionales..." El alcance de laparticipación militar de EE.UU en el Caribe ha aumentado enormemente en losúltimos dos años. Los Guardacostas norteamericanos dirigen operaciones yentrenamientos y aumentan el flujo de armas hacia los militares caribeños. En estasoperaciones, gran cantidad de agencias norteamericanas participan por tierra, mar yaire en los países del Caribe. Según el USSOUTHCOM, estas agencias incluyen a laDEA (Agencia Antidroga, en inglés Drug Enforcement Agency), el Departamento deDefensa, el Servicio de Aduanas de EE.UU, los Guardacostas de EE.UU y varias otras 26 http://www.scribd.com/users/Insurgencia/document_collections
  25. 25. agencias.En América Central, el USSOUTHCOM pretende aumentar el tamaño y la eficiencia delos ejércitos para que sirvan a los intereses estratégicos de los Estados Unidos.Bajo la retórica eufemística de "mantener la paz", el USSOUTHCOM ha organizadoseminarios y operaciones para promover la subordinación a los militaresnorteamericanos y sus objetivos estratégicos. En este contexto, "mantener la paz" serefiere a la organización de ejércitos con militares de varios estados dependientes bajola dirección del USSOUTHCOM para asegurar las zonas conflictivas y mantener oreinstaurar regímenes favorables a los Estados Unidos. Los ejercicios conjuntos sonconsiderados por el USSOUTHCOM como una excelente oportunidad para "entrenarpersonal multinacional de las naciones del Caribe y de América Central paraoperaciones de mantenimiento de la paz". El USSOUTHCOM también entrena yadoctrina a tropas de tierra y aire de América Central en un programa llamado "CielosCentrales" - aparentemente para campañas antidroga, son ejercicios con finesmúltiples, diseñados para consolidar el control de EE.UU, incrementar la vigilanciaaérea contra potenciales insurgentes antiimperialistas, así como campañas selectivasantidroga.La tercera región en la que el imperio militar ha extendido su alcance es el "Cono Sur",que incluye Chile, Argentina, Brasil, Uruguay y Paraguay. Los últimos años han sidotestigos de programas intensivos de adoctrinamiento ("diálogo"), mayor colaboraciónmilitar bajo la tutela del USSOUTHCOM ("cooperación en defensa") y "ejerciciosmultilaterales de entrenamiento" bajo dirección norteamericana. Con un fuerterespaldo de Washington, los regímenes chileno y brasileño están "modernizando" susejércitos, mediante el aumento de los gastos militares, especialmente compras afabricantes de armas norteamericanos (Chile está negociando con Lockheed Martin lacompra de aviones F-16). Dado el gran descenso del nivel de vida y los fuertes recortesde los presupuestos para financiar la deuda externa con los bancos norteamericanos,el resto de los países latinoamericanos tienen limitaciones en los fondos disponiblespara comprar armas a los EE.UU para defender el imperio.El USSOUTHCOM ha dirigido ejercicios militares "conjuntos" con los países del ConoSur, llamados CABANAS, que se realizaron en el 2000 en Argentina, en contra de laConstitución del país "anfitrión", sin conocimiento de la opinión pública en general ysin aprobación legislativa. Una vez más, estos ejercicios fueron organizados paracombatir a enemigos internos, no a invasores extranjeros. Han sido diseñados paraintegrar a los ejércitos Latinoamericanos bajo el comando de EE.UU en la represión dela insurgencia interna, en caso de que colapsen algunos de los regímenes neoliberalesenvueltos en la crisis económica. La contraparte marítima de los ejercicios CABANASson los ejercicios UNITAS: el mayor ejercicio naval multinacional dirigido por EE.UUen el hemisferio occidental. El USSOUTHCOM ha diseñado estos ejercicios paraorganizar la estructura de mando, profundizar su influencia en el personal de losejércitos latinoamericanos y formar a los oficiales en los procedimientos y tácticas delejército norteamericano para implementar de forma más eficiente las prioridadespolíticas del USSOUTHCOM.La cuarta región designada por el USSOUTHCOM es el "Sistema Andino" que incluye aVenezuela, Colombia, Ecuador, Perú y Bolivia. En medio de las revueltas populares deEcuador en enero de 2000, los militares norteamericanos, junto con el embajador deEE.UU, desempeñaron un papel relevante instigando a los cuadros superiores delejército a derrocar a la junta popular y apoyar al nuevo Presidente (Noboa). Asídescribe el General Pace el papel de EE.UU, "En Ecuador, el USSOUTHCOM hatrabajado en estrecha colaboración con el embajador norteamericano y el gobierno delPresidente Noboa, proporcionando ayuda al ejército ecuatoriano, especialmente en lagestión de la crisis nacional." Al apoyar al régimen de Noboa, el USSOUTHCOM pudoasegurar la Base Aérea de Manta en la costa noroeste, una plataforma de lanzamientoclave para extender la vigilancia aérea norteamericana por toda la región andina y,más específicamente, para proporcionar inteligencia aérea al ejército colombiano (y a 27 http://www.scribd.com/users/Insurgencia/document_collections
  26. 26. los escuadrones de la muerte) entrenados y dirigidos por EE.UU, involucrados enactividades de contrainsurgencia. Desde Manta, el imperio militar norteamericano haextendido su control aéreo sobre toda América del Sur. Como indica el General Pace,"Manta... es la clave para reajustar nuestra zona de responsabilidad (AOR), nuestraarquitectura (el aparato militar) y para extender el alcance de nuestra cobertura aéreade DM y T (Detection, Monitoring and Tracking, en español Detección, Control ySeguimiento) en la Zonas Fuente (zonas de producción de droga)"El nuevo imperio militar se ha extendido, controlando no solo tierra, mar y aire, sinotambién los ríos de Colombia y Perú. El USSOUTHCOM ha entrenado y equipado amilitares con base en los ríos de ambos países. En Iquitos, Perú, las fuerzas especialesde la marina norteamericana, Seals, son una gran fuerza operacional que el GeneralPace describe como "la mejor instalación de este tipo en el AOR" (zona de nuestraresponsabilidad, en inglés area of our responsibility).En Colombia, con $1.300 millones en ayuda militar norteamericana destinada al PlanColombia, el USSOUTHCOM está involucrado en todos los niveles de las operacionesmilitares colombianas. Ha entrenado tres "batallones antidrogas" de elite paraoperaciones contrainsurgentes. Está formando a las tripulaciones de helicópterosequipados con misiles y ametralladoras que trabajan con los mercenariosnorteamericanos subcontratados por el Pentágono. Los cuadros superiores y lasFuerzas Especiales del USSOUTHCOM participan activamente en los campos debatalla, dirigiendo operaciones de combate y coordinando la colaboración militar conlos escuadrones de la muerte, tal como se vio en El Salvador, Guatemala yanteriormente en Vietnam. En Bolivia las Fuerzas Especiales y la DEA (DrugEnforcement Agency, en castellano Oficina antidroga) actúan en el Chapare,entrenando y construyendo nuevas bases militares.Las actividades del USSOUTHCOM están interrelacionadas. Los ejercicios militaresmultilaterales son el preludio a los programas de formación doctrinaria. El GeneralPace declara: "El programa de ejercicios del USSOUTHCOM es el motor de nuestroTheater Engagement Plan (programas de entrenamiento)." Los programas deentrenamiento doctrinario se dirigen particularmente a aquellos militareslatinoamericanos que demuestran una mayor predisposición para servir en la redmilitar imperial. Los oficiales latinoamericanos que completan los programas deadoctrinamiento son valiosos activos del imperio militar, ya que muchos continúan lacarrera hasta convertirse en cuadros superiores.El General Pace identifica claramente el papel de los programas de entrenamiento deEE.UU y los beneficios que proporcionan al Imperio. "La formación y el entrenamientomilitar internacional (IMET, en inglés International Military Education and Training) ysu complemento el IMET Expandido proporcionan oportunidades de formaciónprofesional para militares y candidatos civiles seleccionados cuidadosamente. Estosprogramas son la columna vertebral de nuestra combinación de formación yprofesionalización militar. Suministran fondos a los militares y el personal civil denuestras Naciones Asociadas para asistir a los cursos de desarrollo profesional en lasinstituciones militares de EE.UU. Por solo un modesto coste, estos programas sonvaliosas inversiones ya que muchos de los estudiantes continúan la carrera hastallegar a ser altos cuadros dirigentes en sus respectivas instituciones militares ygubernamentales."En el ejercicio 2000 el USSOUTHCOM recibió $9.8 millones para el IMET y entrenó a2.684 estudiantes, incluidos 474 civiles. El proceso de construcción de un imperiomilitar es por lo tanto un proceso integrado e interrelacionado que comienza porejercicios militares con los estados clientes ("Naciones Asociadas"), donde seselecciona y entrena a los militares prometedores. Estos oficiales alcanzanposteriormente los puestos más altos y se convierten en activos valiosos para elImperio, suministrando las bases militares para que las Fuerzas Armadasnorteamericanas ocupen el espacio aéreo, terrestre, marítimo y fluvial del país. Laexpansión del estado imperial de EE.UU, y la integración de los militares lacayos en 28 http://www.scribd.com/users/Insurgencia/document_collections
  27. 27. sus redes, destacan la importancia del estado en el mundo contemporáneo.La expansión del imperio militar propiciada por el USSOUTHCOM también incluye elfortalecimiento de la infraestructura de comando, control, comunicaciones einteligencia para operaciones fijas y móviles en toda América Latina. Al construir estainfraestructura, el estado dependiente latinoamericano suministra al USSOUTHCOM,en palabras del General Pace, "comunicaciones vía satélite (que) son de vitalimportancia para nuestras fuerzas desplegadas en tiempos de crisis." ElUSSOUTHCOM ha comenzado varios programas para aumentar la efectividad delImperio en el control del rebelde pueblo latinoamericano.Según el General Pace el control y las operaciones que realiza el USSOUTHCOM conlos aparatos de inteligencia, vigilancia y reconocimiento (ISR) en los estadosdependientes son "prioritarias" para dominar América Latina. Los ISR proporcionan alos militares norteamericanos, y a los oficiales latinoamericanos de todos los niveles,indicaciones y advertencias, conocimiento situacional y evaluación de los dañosproducidos en las batallas. Estos sofisticados sistemas de reconocimiento sonnecesarios para proteger a los militares norteamericanos que dirigen en combate a lasfuerzas armadas dependientes. En términos más eufemísticos el General Pace declara"Los sistemas de reconocimiento sofisticados son necesarios para mejorar laprotección de nuestra limitada cantidad de personal desplegado en zonas de altoriesgo". El General Pace admite que las fuerzas militares norteamericanas participanen situaciones de combate real, dirigiendo las fuerzas militares contra la insurgenciapopular en América Latina.El alcance y profundidad de la participación del USSOUTHCOM demuestra, por unlado, la recolonizacion de los aparatos militares de los estados clientes mediante suabsorción, y por otro, la presencia militar directa y el control de las rutas aéreas,terrestres, marítimas y fluviales.ConclusiónEl imperio militar norteamericano, dirigido por el USSOUTHCOM, ha construido yextendido múltiples organizaciones regionales, coordinadas por el Comando de EE.UUde Miami y Puerto Rico. El imperio tiene control e influencia sobre el espacio aéreo, lasaguas costeras, las rutas fluviales y terrestres -a través de los aeropuertos,instalaciones navales y bases militares. El Imperio está construido y sostenido por elsuministro de equipos militares, entrenamiento y servicios a los clienteslatinoamericanos y caribeños. El USSOUTHCOM ejecuta un gran número deprogramas (178 en el año 2000), combinando operaciones y ejercicios deentrenamiento, cursos de formación, equipos móviles de entrenamiento, intercambiode unidades y financiación y ventas militares. Sobre todo ha utilizadoconscientemente y sistemáticamente el entrenamiento y las operaciones "antidroga"para captar a los oficiales latinoamericanos e integrarlos al imperio. En la actualidad,el imperio militar norteamericano nos recuerda a los imperios coloniales:comandantes blancos del USSOUTHCOM y oficiales mestizos que dirigen a lossoldados de piel oscura de las tropas de primera línea de combate. Esto incluye a lasFuerzas Especiales y a los mercenarios subcontratados, escuadrones de la muerte yconscriptos, detección electrónica aérea y fuerzas paramilitares que empuñanmachetes sobre el terreno. El Imperio se extiende hacia el sur desde Miami a travésdel Caribe, América Central, los países andinos hasta el Cono sur. Es un imperiodifícil de manejar, abierto a desafíos y aún "deserciones", como demuestran loslevantamientos militares nacionalistas de Venezuela y Ecuador. Mientras que EE.UUinvierte miles de millones en armas y envía miles de asesores para reclutar yadoctrinar a los militares latinoamericanos, los oficiales de bajo rango y los soldadosrasos están presionados por las luchas sociales masivas y los cada vez másdeteriorados niveles de vida de sus países. Han aparecido fisuras, aunque el Imperiohaya preparado fuerzas multinacionales. El papel del USSOUTHCOM es intervenir 29 http://www.scribd.com/users/Insurgencia/document_collections
  28. 28. constantemente para prevenir deserciones mayores y maximizar la participaciónmilitar latinoamericana. El apoyo aéreo y operativo está diseñado para minimizar lautilización de fuerzas terrestres norteamericanas en combate.La pregunta es si todo esto será suficiente. Si las crisis actuales inducidas por elpillaje económico llevan a levantamientos populares a gran escala, ¿qué solidez tienenlos militares latinoamericanos dependientes? ¿Podrán contrarrestar a las fuerzas de lanación dirigidas contra el imperio? La lección de Irán en 1979 es clara: un granejército moderno, fuertemente equipado y entrenado por los Estados Unidos y susasesores militares, puede ser vencido.Lo que está absolutamente claro es que el Estado -el Estado imperial- mediante suaparato militar, es esencial para asegurar los mercados y las inversiones de lascorporaciones multinacionales basadas en los EE.UU. La total ausencia de cualquierreferencia a este creciente papel del imperio militar norteamericano en los escritos delas "teorías de la globalización" es otro ejemplo de la vacuidad e irrelevancia de susargumentos. 30 http://www.scribd.com/users/Insurgencia/document_collections

×