EL SENTIDO DEL SINSENTIDO.         DE LOCURAS Y ADICCIONES                                  Por                  Eliseo Mi...
Cómo se conectan consumo de sustancias y psicosis:• La adicción como máscara defensiva de la psicosis de fondo  (toxicoman...
Características de los trastornos duales:•   Pérdida del contacto con la realidad cotidiana (desinterés, encierro,    retr...
Una mirada desde el estudio psicoanalítico de los                 Procesos Colectivos•   Es aquél que considera la dimensi...
Historiales clínicos a modo de ilustración• Caso de Diego.• Caso de Esteban.• Caso de Claudina
Conclusiones a partir de los planteos anteriores• 1. El modelo de las Comunidades Psicoterapéuticas es adecuado  para el a...
• 4. En el caso de éstos cuadros complejos a los que nos  venimos refiriendo, para entenderlos, nos ha resultado útil pens...
Bibliografía:FUCOT: Drogas, ética y trasgresión, Montevideo, Psicolibros, 2001.FUCOT: Prevención y Procesos Colectivos, Mo...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

El Sentido Sin Sentido de Locuras y Adicciones

591 views

Published on

Jornadas Científicas de Intercambio Mercosur- España

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
591
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El Sentido Sin Sentido de Locuras y Adicciones

  1. 1. EL SENTIDO DEL SINSENTIDO. DE LOCURAS Y ADICCIONES Por Eliseo Miguel González Regadas (Castalia, Montevideo, Uruguay)Jornadas científicas de intercambio MERCOSUR-España en prevención y abordaje de la drogodependencia. Hotel Radisson Montevideo 22 y 23 de noviembre de 2007
  2. 2. Cómo se conectan consumo de sustancias y psicosis:• La adicción como máscara defensiva de la psicosis de fondo (toxicomanías psicóticas). En este caso, la sintomatología adictiva del primer plano encubre la psicosis de fondo.• La psicosis sostenida por una situación adictiva (psicosis toxicomaníacas). Aquí, la psicosis está en el primer plano, viéndose reforzada y sostenida por la/s adicción/es.• En ambos casos, el trastorno psicopatológico estructural, está constituido por la psicosis: los consumos de sustancias psicoactivas están al servicio de la perturbación psicótica.• La otra posibilidad es el episodio psicótico transitorio producido por una droga (marihuana, alucinógeno). En esta oportunidad no hay una estructura psicótica de fondo, sino una sustancia que provoca una reacción psicótica transitoria.
  3. 3. Características de los trastornos duales:• Pérdida del contacto con la realidad cotidiana (desinterés, encierro, retracción, disminución de los contactos sociales); depresión, comportamientos bizarros, conductas paranoicas, trastornos severos en la estructura de la personalidad y trasgresiones diversas en la vida social.• Consumo abusivo o compulsivo de diversos tipos de sustancias que alteran el funcionamiento habitual del sistema nervioso central y modifican su modo de comportarse corrientemente, potenciando patologías psiquiátricas concurrentes o pre-existentes.• Una estructura familiar altamente perturbada, disfuncional, que emite mensajes paradojales y donde aparecen otros miembros que tienen problemas psiquiátricos acompañados por consumo de alcohol y otras drogas.• Dificultades severas para insertarse en el sistema educativo, laboral y socialmente.• Tendencia a provocar rechazo, exclusión y marginación por parte de los demás.
  4. 4. Una mirada desde el estudio psicoanalítico de los Procesos Colectivos• Es aquél que considera la dimensión inconciente puesta en juego en la interrelación individuos, familias, colectivos institucionales y contexto socio-histórico-cultural.• Enfatiza que el auténtico problema no es la persona del adicto psicótico, sino ésa interrelación entre ése individuo, su familia, los colectivos en los que interactúa cotidianamente y el contexto social-cultural e histórico.• Presta atención al circulante adictógeno-enloquecedor en los vínculos, los colectivos y el contexto socio-histórico-cultural, para poder entender mejor una situación, en lugar de hablar del adicto o de la adicción.• A través de la rejilla de lectura de los dinamismos inconcientes que se desarrollan entre el sujeto, su familia y el contexto, es que el sinsentido adquiere un sentido en ésa co-morbilidad locura-adicciones.
  5. 5. Historiales clínicos a modo de ilustración• Caso de Diego.• Caso de Esteban.• Caso de Claudina
  6. 6. Conclusiones a partir de los planteos anteriores• 1. El modelo de las Comunidades Psicoterapéuticas es adecuado para el abordaje de las adicciones coexistentes con cuadros psiquiátricos severos (psicosis) siempre y cuando desarrollen un dispositivo y técnicas apropiadas para ello.• 2. Para que la institución funcione terapéuticamente es necesario analizarla críticamente en forma constante. Del mismo modo que analizamos la tarea, los grupos, las familias y los que concurren para tratarse.• 3. La Comunidad Psicoterapéutica, para ser tal, funcionará como un marco multipropósito adecuado a los requerimientos y demandas cambiantes de una población psicopatológica con necesidades específicas de tratamiento; evitando ser una estructura rígida que someta al paciente a cumplir autoritariamente con un programa pre-establecido.
  7. 7. • 4. En el caso de éstos cuadros complejos a los que nos venimos refiriendo, para entenderlos, nos ha resultado útil pensar en lo adictógeno enloquecedor circulando o fijándose en diversas personas o situaciones que entran en crisis a causa de sus vulnerabilidades inconscientes específicas. De esta forma abordamos la problemática en su complejidad y no estigmatizamos a los involucrados con diagnósticos psiquiátricos que nunca son inocuos. El recurso terapéutico de la confrontación no puede ser empleado sin tomar en cuenta la estructura mental del confrontado. Para esto es necesario crear un espacio de mentalización sobre el cual poder intervenir.• 5. Un estudio psicoanalítico de los Procesos Colectivos que operan a lo interno de la Comunidad Psicoterapéutica y al proceso que en ella se desarrolla, es una herramienta útil para conferirle sentido a la práctica, haciéndola un instrumento científico. A esta forma de psicoanálisis sin diván, la vemos como una disciplina que tiene que ocuparse de aquéllos aspectos de la vida cotidiana que nos provocan sufrimiento psíquico. Es un campo de exploración e indagación de lo irracional en los individuos, sus vínculos, la familia, las instituciones, la sociedad y sus producciones culturales.
  8. 8. Bibliografía:FUCOT: Drogas, ética y trasgresión, Montevideo, Psicolibros, 2001.FUCOT: Prevención y Procesos Colectivos, Montevideo, Gordon, 2003.González Regadas, E. M.: Comunidad Terapéutica y Trastornos Duales, Montevideo, Psicolibros, 2001.Hochmann, J.: “Réalité partagée et traitement des psychotiques”, en Revue Française de Psychanalyse, T. 1, Nov./Dic., 1986, París, PUF, 1987, pp. 1643-1661.Jones, M. : Psiquiatría social, Buenos Aires, Editorial Escuela, 1966.Maser, J.D. y Cloninger, C. R. (Editores): Comorbidity of mood and anxiety disorders, Washington, American Psychiatric Press, 1990.Ries, R. et al: “Assessment and treatment of patients with coexisting mental illness and alcohol and other drug abuse”, Rockville, U. S. Department of Health and Human Services, 1994, pp. 50-51 y 60.Weygandt, G. y Roubinovitch, J.: Atlas-Manuel de Psychiatrie, París, Baillière,1904.

×