Revista Fundación Ramón Areces. Número 3: Abril 2011

604 views

Published on

En este número Miguel Ángel Alario explica la importancia de la Química en el mundo actual; Rafael Matesanz escribe sobre las fronteras del trasplante de órganos y de la terapia celular; José García Montalvo disecciona los mitos educativos y apuesta por la investigación científica como base de una reforma educativa; Mariano Barbacid describe una década de investigación del cáncer en España; Leandro Cañibano explica la relevancia de la innovación y los intangibles en la economía de la empresa; James Hein explica desde una perspectiva global la importancia de los surcos de ferromanganeso y cobalto en las profundidades marinas; Pedro Schwartz y Juan Castañeda explican las razones por las que la Gran Depresión (1929-1935) apenas impactó en la economía española.

Published in: Education
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
604
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Revista Fundación Ramón Areces. Número 3: Abril 2011

  1. 1. 41292136145132DIÁLOGOSCon Miguel Ángel AlarioCONFERENCIASLas fronteras del trasplante de órganos y de la terapiacelular. Por Rafael MatesanzReforma educativa: investigación científica frentea mitos educativos. Por José García MontalvoUna década de investigación del cáncer en España:el Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas.Por Mariano BarbacidLa relevancia de la innovación y los intangibles en laeconomía de la empresa. Por Leandro CañibanoCobalt-rich Ferromanganese Crusts: A GlobalPerspective. Por James R. HeinLos escasos efectos de la Gran Depresión en España.1929-1935. Por Pedro Schwartz y Juan CastañedaFRAGMENTOSHISTORIAS DE ÉXITODestino: Nueva York.Un problema con 80 años de historia.LIBROSEl Pensamiento político en la Edad Media.Distribución Comercial y comportamiento delconsumidor.VITRUVIO, 5Noticias institucionales.ÍNDIC EEDITAFundación Ramón ArecesDIRECTORRaimundo Pérez-Hernández y TorraCONSEJO ASESORFederico Mayor Zaragoza, Luis Ángel RojoDuque, Julio R. Villanueva, Juan Velarde Fuertes,Jaime Terceiro Lomba, Avelino Corma Canós,Juan González-Palomino Jiménez, AlfonsoNovales CincaDIRECTORManuel AzconaSERVICIO DE PUBLICACIONESConsuelo Moreno HervásDISEÑO Y MAQUETACIÓNOmnívoros Marketing y ComunicaciónADMINISTRACIÓN Y REDACCIÓNCalle Vitruvio 5. 28006 Madrid.Teléfono: 91 515 89 80. Fax: 91 564 52 43WEBwww.fundacionareces.esWEB TVwww.fundacionareces.tvILUSTRACIÓN DE PORTADAPaula SalinasFOTOGRAFÍAAlejandro Amador, Antonio Marcosy Jesús UmbríaFOTOMECÁNICA E IMPRESIÓN:Gamacolor S.G.I.Queda prohibida la reproducción total o parcialde las informaciones de esta publicación,cualquiera que sea el medio de reproduccióna utilizar, sin autorización previa o expresa deFundación Ramón Areces. La Revista no se hace,necesariamente, responsable de las opiniones desus colaboradores.Depósito Legal: M-51664-2009© 2011 Fundación Ramón Areces
  2. 2. 4FUNDACIÓNRAMÓNARECESNÚM.35D I Á L O G O SMIGUEL ÁNGEL ALARIO Y FRANCO ES EL ACTUAL PRESIDENTE DE LA REAL ACADEMIA DECIENCIAS EXACTAS, FÍSICAS Y NATURALES. PERO SOBRE TODO ES UNO DE LOS MÁS REPU-TADOS QUÍMICOS ESPAÑOLES A QUIEN SE LE DEBE EN GRAN PARTE EL DESARROLLO DELA QUÍMICA DEL ESTADO SÓLIDO EN ESPAÑA Y A NIVEL INTERNACIONAL. A SUS 69 AÑOSRECIÉN CUMPLIDOS MANTIENE UNA INTENSA ACTIVIDAD INVESTIGADORA EN TRES LÍ-NEAS DE INVESTIGACIÓN: INFLUENCIA DE ESTRUCTURA, COMPOSICIÓN Y DEFECTOS ENPROPIEDADES DE MATERIALES: MAGNÉTICOS, SUPERCONDUCTORES, CONDUCTORESIÓNICOS Y MULTIFUNCIONALES. 2011 ES SU AÑO, EL AÑO DE LA QUÍMICA, Y DE ELLOHABLA EN ESTA ENTREVISTA.Miguel Ángel AlarioPresidente de la Real Academia de Ciencias Exactas,Físicas y NaturalesUN QUÍMICOSÓLIDO2011. El Año de la Química. ¿Qué re-presenta esta disciplina en el desarro-llo y progreso de la sociedad?La Química es una gran aliada de laHumanidad porque consigue com-prender la Naturaleza y de eso se puedesacar provecho. Prácticamente todas lasactividades humanas están relacionadascon la Química: el movimiento de unbrazo, el acto de pensar o de mirar. Losquímicos la llamamos la Ciencia Cen-tral en el sentido de que está en el cen-tro de todas las ciencias y es, al mismotiempo, auxiliar ya que está relacionadacon la Física, con la Biología, con la
  3. 3. 6FUNDACIÓNRAMÓNARECESNÚM.37Geología y, por supuesto, con las Matemáti-cas. Todos los procesos biológicos de los quese ocupa la Biología Molecular son realmentequímicos. Por cierto que un notable aspectode la Química es que crea su propio objeto.Cuando el Hombre aparece sobre la Tierraya hay infinidad de productos químicos. Enla actualidad hay registrados 16 millones decompuestos químicos distintos. Precisamen-te, una de las labores de la Química es la sín-tesis, crear nuevos compuestos, unas vecesmoleculares (fármacos, barnices), otras nomoleculares (las aleaciones, los superconduc-tores, etc.). La Química, por tanto, va crean-do compuestos nuevos y esos compuestoscasi siempre tienen aplicaciones.Está hablando de Ciencia puray de Ciencia aplicada.La visión que tenemos ahora es que hayCiencia aplicada y Ciencia que todavía no seha aplicado. Todo lo que hacemos los cientí-ficos acaba sirviendo para algo.La Química del estado sólido, ¿es lahermana pobre de la Química orgánica?Es una Ciencia “hermana” de la Física delestado sólido pero distinta de ella, que surgeen los años 70. El nombre comienza a usar-se en la química del cemento. Es la químicaque tienen los sólidos por serlo. Si en aguaechas nitrato de plata, se disuelve y si a con-tinuación añades cloruro sódico, que tam-bién se disuelve, resulta que el cloro y la plataprecipitan y tenemos una reacción química.Sin embargo, si tomas un trozo de óxido demagnesio y lo pones al lado de un trozo deóxido de aluminio no pasa nada. Hay quecalentarlos, compactarlos, etc. Cuando unoquiere hacer química con sólidos la idea bá-sica siempre es la misma: átomos, enlaces,energías que se gastan, energías que apare-cen… pero los sólidos, son una parte de laQuímica y tienen su propia especificidad. Yde ello no se dieron cuenta los químicos deuna manera manifiesta hasta los años 70. Eldesarrollo de la microscopía electrónica hapermitido que se desarrolle la Química delestado sólido. Antes se estudiaban los sólidospor rayos X pero la información obtenidapor este procedimiento era una informaciónestadística media en el tiempo y media en elespacio. Con la microscopía puedes obteneruna información local. Así como los defectoshacen más interesantes a los seres humanos,los defectos hacen más interesantes a los só-lidos y estos defectos pueden detectarse conla microscopía.El carbono es el elemento fundamental dela existencia de vida, pero ¿se puede decirque la Química ha descubierto vida en lossólidos?Los sólidos carecen de vida. El concepto devida surge cuando una molécula es capaz deautorreplicarse. Los sólidos son objetos inma-teriales e inanimados. Sin embargo, cuandocalientas un sólido éste se puede modificar.Hay algunas aleaciones que tienen lo que sellama memoria de forma. Los sten por ejem-plo. En definitiva, los sólidos no tienen vidapero tienen respuestas a las actuaciones quehacemos sobre ellos.¿Por qué los Premios Nobel no hanprestado apenas atención a la Química delestado sólido?Ninguna atención. La cuestión del PremioNobel es compleja. Poliédrica. Deciden unosseñores que tienen su propia visión de laQuímica y habitualmente conceden el galar-dón a aquellas investigaciones más cercanas ala Medicina o a la Biología. Curiosamente elsecretario perpetuo de la Academia Sueca du-rante muchos años era un químico del estadosólido. El Premio Nobel es algo muy impor-tante pero no es un indicativo de por dóndeva la Ciencia.Pero la Química del estado sólidoha crecido en los últimos 30 años…Efectivamente. Se ha desarrollado mucho,principalmente en el ámbito de los mate-riales, por las aplicaciones y el valor añadi-do que aporta. El valor añadido en Cienciaes importante. Todos los países del mundotienen arena, es decir, silicio. Sin embargo,sólo ocho o diez países en el mundo fabri-can silicio en obleas con la calidad suficienteLos sólidos no tienen vida pero tienen respuestas a lasactuaciones que hacemos sobre ellosLa investigación industriales una asignatura pendientedel sistema español deCiencia y Tecnología
  4. 4. 8FUNDACIÓNRAMÓNARECESNÚM.39como para hacer semiconductores. El kilo dearena de playa no vale nada. Sin embargo,una oblea de silicio puede costar 1.000 dó-lares. Ese es el valor añadido. Es un ejemplobanal pero en la Química del estado sólidodirigida hacia los materiales es un factor degran trascendencia ya que representa un granvalor añadido. La industria química españolaes realmente buena. Representa en torno al10% del PIB. Tiene el gran inconveniente deque en gran medida se desarrolla con paten-tes extranjeras. La investigación empresariale industrial es una asignatura pendiente delsistema español de Ciencia y Tecnología.Se refiere usted al sistema de transferenciadel conocimiento. Universidad y empresa,¿siguen sin entenderse?Existe un gran escepticismo por ambas par-tes. La universidad ofrece una formaciónpara la Ciencia o para la Enseñanza, mientrasque la industria quiere gente práctica. Ahíestá el gap entre la Ciencia y la Tecnología.Hay excepciones. En Castellón han creadoun Instituto de Investigación en materialescerámicos en el que participan el CSIC, launiversidad y los empresarios del sector queda solución técnica a problemas que se plan-tean en la producción o en la cocción de losmateriales cerámicos. Ese es un buen caminoque también se usa en otras comunidades au-tónomas, pero aún se trata de casos aislados.No es lo general.¿Quién investiga mejor, la universidado el CSIC?La cuestión no es tanto cualitativa comocuantitativa. En ambos hay investigacionesde mucha calidad y otras de menos. Cuan-titativamente la universidad representa máso menos el 55% de la investigación que sehace en España, frente al 45% del CSIC.Un aspecto importante de la cuestión es si elConsejo debe hacer investigación puramentebásica (el conocimiento por sí mismo). Creoque debería enfocarse algo más hacia la inves-tigación aplicada.Acaba de cumplir usted 69 años,¿no es usted demasiado “viejo” parala investigación?Ja, ja, ja. Churchill decía que a los 80 añosera demasiado mayor para jugar al tenis y de-masiado inmaduro para ser un buen políticoy que la experiencia era algo muy importan-te en la vida. Estoy mayor para hacer ciertascosas (por ejemplo, ya no miro en el micros-copio) que requieren buena vista, paciencia,etc. Uno va perdiendo esas facultades pero headquirido una cierta perspectiva de las cosas.Y practicando, uno se puede mantener enforma. En algún momento, desde luego, ten-dré que dejar de investigar. Espero que esono ocurra enseguida.La sociedad españolatodavía no es consciente dela importancia de la Ciencia.Hay un factor determinantey responsable de ello: laeducación. Sobre todo la delos no científicos
  5. 5. 10FUNDACIÓNRAMÓNARECESNÚM.311Miguel Ángel Alario ha sido director deveintiséis tesis doctorales. Editor de cincolibros y coautor de un libro so-bre superconductividad, editorasociado de las revistas Micros-copy, Microstructure and Analy-sis y Materials Research Bulletin.Miembro del comité editorialde otras cinco revistas científi-cas internacionales y del comitécientífico de cinco conferenciasinternacionales, y del AdvisoryPanel in Superconductivity of the EuropeanUnion.Autor de más de 225 artículos científicos enrevistas internacionales de la especialidad yde tres patentes, Miguel Ángel Alario ha te-nido su peculiar pelea con la “y” griega. Si-guiendo la costumbre española recogida en elCódigo Civil de separar los dosapellidos por la conjunción co-pulativa “y”, el entrevistado tie-ne dos nombres y dos apellidos,esto es: Miguel Ángel Alario yFranco, debido a lo cual sus pu-blicaciones científicas aparecen,“desafortunadamente”, con cua-tro nombres diferentes. Así, enla relación de las publicacionesde las que es autor, recogidas literalmente del“ISI Web of Knowledge,” aparecen éstas encuatro grupos en el siguiente orden: comoAlario-Franco MA*; como Alario FrancoMA*; como Alario MA*, y como FrancoMAA*.YUna estrecha relaciónProblemas con la “Y” griegaDesde el mes de febrero la Fundación Ra-món Areces se suma a la celebración del Añode la Química establecido por la UNESCO.Lo hace en colaboración con la Real Acade-mia de Ciencias Exactas, Físicas y Naturales,y para ello ha programado una serie de con-ferencias en las que participan, entre otros,el Premio Nobel Richard Schrok o Jean Pie-rre Sauvage. Coordina el ciclo Miguel ÁngelAlario, quien mantiene una estrecha y fruc-tífera relación con la Fundación desde hacemás de 21 años, como investigador principalen proyectos sobre superconductores, comoponente en diversos simposios internaciona-les y también como coordinador.Preside usted la Real Academia de CienciasExactas, Físicas y Naturales. Hoy en día,¿qué es la Academia? ¿Un centro de saber,un ágora científico o un club de ilustresamigos?Un templo del saber. Un sitio en el que engeneral hay gente que ha hecho una con-tribución interesante a la Ciencia española.Se podría decir que no están todos los queson pero son todos los que están. En la RealAcademia no se hace Ciencia. Cada uno denosotros la hace en su laboratorio. La misiónde la Academia es el fomento y la divulgaciónde la Ciencia en España y de acuerdo con sucarta fundacional asesora al gobierno en te-mas de su competencia. Hay 54 académicosrepartidos en tres secciones y creemos quedebería ampliarse el número de académicos,dado el gran incremento experimentado porla Ciencia española en los últimos años.En 1996, hace quince años, lideró ustedel Manifiesto del Escorial. Una llamada deatención a los poderes públicos sobre laimportancia de la Ciencia para la culturay el bienestar de España. La necesidad deconsiderar la Ciencia como una cuestión deEstado. ¿Qué ha pasado en estos quinceaños?Lo fundamental del Manifiesto no se ha cum-plido. La idea central era que la Ciencia fuerauna cuestión de Estado. No lo conseguimos.Sin embargo el Manifiesto representó unallamada de atención e hizo que el mensajepoco a poco fuera calando en la sociedad. Afin de cuentas es la sociedad la que decide enlo que invierte sus fondos. No fue un trabajoen vano. La sociedad española todavía no esconsciente de la importancia de la Ciencia.Hay un factor determinante y responsablede ello: la educación. No se estudia bastan-te Ciencia en el Bachillerato. La educacióndesde la base. Sigo pensando, desde luego,que hay una serie de cosas, a comenzar porla Ciencia y la enseñanza, que tienen que sercuestiones de Estado: independientes de losavatares políticos. Ahí hay un fallo en nues-tro sistema político…Entonces, ahora mismo, ¿ cuál es el estadode salud de la Ciencia en España?La Ciencia española se ha desarrollado mu-cho. Ha ido en continua progresión en losúltimos 20 años. Con altibajos. Su evoluciónha sido en dientes de sierra. Ahora estamosen la parte de valle pero remontaremos.El Premio Nobel es algomuy importante perono es un indicativo de pordónde va la Ciencia
  6. 6. FUNDACIÓNRAMÓNARECESNÚM.313C O N F E R E N C I A SPor Rafael MatesanzDirector de la Organización Nacional de TrasplantesFundación Ramón Areces, 16 de noviembre de 2010LAS FRONTERAS DELTRASPLANTEDE ÓRGANOSY DE LA TERAPIA CELULARRafael MatesanzLos días 16 y 17 de noviembre de 2010, la Fundación Ramón Areces y laOrganización Nacional de Trasplantes celebraron el Simposio Internacional“Últimas Fronteras en Trasplante” con el que ambas instituciones retomaronuna antigua y fructífera colaboración que se extendió a lo largo de la décadade los noventa, y que dio lugar a encuentros de altísimo nivel y que han dejadohuella en la comunidad trasplantadora. El Simposio fue inaugurado por laMinistra de Sanidad, Leire Pajín, y la conferencia inaugural fue dictada porRafael Matesanz, director de la Organización Nacional de Trasplantes, quienexpuso cuáles son los puntos más sensibles de distintos temas relacionadoscon la donación y el trasplante de órganos, tejidos y células, y sobre todo susvías de expansión futuras: las fronteras que seránecesario traspasar para seguir avanzando enel camino de salvar vidas o mejorar la salud decientos de miles de personas en todo el mundo.
  7. 7. 14FUNDACIÓNRAMÓNARECESNÚM.315La desproporción oferta/demanda es congran diferencia el mayor problema en elmundo de los trasplantes. Frente a este fac-tor limitante, el resto de los problemas quepodamos plantear como fronteras a alcanzar,se quedan por el momento en meros mati-ces. Según los datos recogidos conjuntamen-te por la ONT y la OMS para el RegistroMundial de Trasplantes (1), cada año recibenen el mundo un trasplante de órganos sólidos(sin contar tejidos ni células), alrededor de100.000 pacientes. Aunque no es posible co-nocer la demanda exacta dada la inexistenciade una lista de espera oficial o de una orga-nización de trasplantes en buena parte de lospaíses del mundo, si extrapolamos el númerode pacientes que a fin de año esperan un tras-plante en España (2) a la población mundial,resultaría que no menos de un millón de per-sonas podrían beneficiarse de un trasplante sihubiera órganos e infraestructura suficiente.Es decir, alrededor de un 10% de los candi-datos a estas terapéuticas finalmente consi-guen recibir un órgano, lo que plantea unadramática desproporción que condicionacualquier política de trasplantes.Los primeros trasplantes funcionantes fueronde riñón procedente de un donante vivo (3)y datan de los años cincuenta. Sin embargo,fue la donación de cadáver la que verdade-ramente hizo posible el gran desarrollo detodo tipo de trasplantes y por supuesto losde órganos vitales. El problema es que la do-nación de personas fallecidas tiene un factorlimitante fundamental: la epidemiología dela muerte encefálica, condicionada a su veztanto por una serie de factores estructurales(disponibilidad de camas en unidades de vi-gilancia intensiva, número de respiradores,dotación sanitaria en general) como organi-zativos (4).La primera frontera a considerar y probable-mente la más importante es por tanto la dela donación de órganos. El resto es siempresubsidiario porque si no hayórganos para trasplantar, todolo demás sobra. Los trasplan-tes son la única rama de la me-dicina que sólo se puede llevara cabo si otra persona, viva ofallecida, los hace posible ce-diendo sus órganos. Por lo quese refiere a la donación de per-sonas fallecidas, España ha sidoquien desde la creación de laONT en 1989 ha ido marcan-do paulatinamente dónde estaban las fron-teras (5-9). Nuestro país ha ido mejorandode forma progresiva su sistema de donaciónhasta alcanzar de forma mantenida nivelesde 33-35 donantes por millón de habitan-tes (pmp.), jamás logrados por ningún otropaís en el mundo. Ocupamos desde 1992el primer puesto mundial en este rankingde generosidad y organización, pero eso noquiere decir que hayamos llegado al máximoni que tengamos que caer en la autocompla-cencia. De hecho, aunque en 2009 se alcan-zó un máximo histórico de 1605 donantescon 34,4 donantes pmp., son habitualmentevarias las comunidades autónomas que se si-túan por encima de los 40 donantes pmp. (2,9). Una comunidad pequeña como La Riojaha llegado a alcanzar los 74,2 donantes pmp.en 2007, yotras comoel País Vasco,Canarias oCantabria hansuperado los50 en diversasocasiones porlo que pode-mos establecerque en unascondicionesorganizativasy estructuralesóptimas comolas que han al-canzado estascomunidades autónomas, es posible llegar acifras similares. De la misma forma, algunasregiones italianas como la Toscana, que hanadoptado un modelo similar al nuestro, hanllegado igualmente a superar los 40 donantespmp. (10).Por todo ello, la ONT se ha establecido comoobjetivo la consecución para todo el Estadode unos índices de 40 donantes pmp. (2), enlo que se ha llamado “Plan Donación Cua-renta”, una primera frontera por lo que se re-fiere a España pero también como “estándarde oro” a conseguir en el plano internacional,en la que se unen todas las estrategias de efi-cacia probada para mejorar la donación deórganos.Hasta ahora nos hemos referido a los donan-tes típicos en muerte encefálica, que hacenposibles todo tipo de trasplantes y que comoes lógico van íntimamente ligados a las uni-dades de cuidados intensivos. No representanmás allá del 2-3% de los fallecidos en un hos-pital y de ahí la eterna desproporción oferta/demanda en estas terapéuticas.Pero hay otro grupo minoritario: las dona-ciones a corazón parado, o de forma más des-criptiva “en muerte cardiaca” (DCD en siglasinglesas: “donation alter cardiac death”). Sonaquellos pacientes que sufren una parada car-diaca del origen que sea, no recuperada traslas maniobras habituales, lo que conlleva unafalta de oxígeno en el sistema nervioso centraly su consiguiente daño irreversible. A fin decuentas ésta ha sido y sigue siendo la formahabitual de morir desde el inicio de los tiem-pos. Solo si en ese momento se llevan a cabounas maniobras muy rápidas de canulación yperfusión de determinados órganos, se puedeproceder a la donación y posterior trasplantede los mismos.Estos DCD, conocidos como “no controla-dos” porque no se puede saber cuándo se vana producir, requieren una organización muyágil y eficiente, representan algo más del 5%de nuestros donantes, aunque en Barcelonay sobre todo en Madrid este porcentaje essensiblemente superior (2,11). Por otra par-te, hace unos años comenzaron a emergercon fuerza en la comunidad trasplantadoramundial unos donantes distintos a los des-Hoy día el trasplante de vivo hadejado de oponerse al de donantefallecido para pasar a ser unaalternativa complementaria y queademás va ganando terreno cadadía en multitud de países
  8. 8. 16FUNDACIÓNRAMÓNARECESNÚM.317critos hasta ahora. Son los DCD controladoso tipo 3 de Mastricht: se trata de personascon procesos cerebrales irreversibles, man-tenidos con ventilación asistida pero que noestán en muerte encefálica. En esta situación,previa información de la situación a la fami-lia y acuerdo de ésta, se retira la ventilaciónhasta que se producela parada cardiaca, lamuerte del individuoy la donación de órga-nos (12,13). Esta mo-dalidad, excluida espe-cíficamente en Españaen la Conferencia deConsenso que en1995 abrió la puerta alos otros DCD, no serealiza en nuestro paísni en ninguno del surde Europa o de Lati-noamérica. Sin em-bargo, representa untercio de las donacio-nes en Holanda y alre-dedor de un 10% enEE.UU., donde cons-tituye su mayor vía decrecimiento, con unaevolución paralela enpaíses como el Rei-no Unido y Austra-lia. Bien sea a travésde la expansión de losDCD no controladosen hospitales de tama-ño grande conectadoscon un buen serviciode emergencias, o mediante la generalizaciónde los DCD controlados que aun con todossus problemas éticos y legales para muchasculturas y países, representan en estos mo-mentos una de las mayores vías de expansiónde la donación de personas fallecidas en todoel mundo, lo cierto es que la muerte en para-da cardiaca supone una posibilidad nada des-deñable de aumentar el número de donantesy por tanto el de personas que se pueden be-neficiar de estas terapéuticas.Algo parecido podemos decir de la donaciónde vivo. Los ochentavieron el gran desa-rrollo de la donaciónde personas fallecidashasta el punto de lle-gar a pensarse que ladonación de vivo es-taba condenada a unpapel casi testimonial.De hecho, el Con-sejo de Europa reco-mendaba reducirla almáximo en una Reso-lución de su Consejode Ministros de 1987y la OrganizaciónMundial de la Saludpoco más o menos lomismo a principiosde los noventa.Pero las cosas no evo-lucionaron como al-gunos pensaban. Siexceptuamos el casode España, donde ladonación de órganosprocedentes de per-sonas fallecidas no hahecho más que crecerdesde finales de losochenta, en el resto de los países la despro-porción oferta–demanda en todo tipo detrasplantes, pero muy fundamentalmente enel de riñón, aumenta cada año. Por ello, porla mejora de los resultados como consecuen-cia de los mejores medicamentos contra elrechazo y por el aumento de las indicacionesde trasplante que no pueden acometerse deotra forma (14), la visión de la comunidadtrasplantadora y de la sociedad en general haido cambiando. Hoy día el trasplante de vivoha dejado de oponerse al de donante falleci-do para pasar a ser una alternativa comple-mentaria y que además va ganando terrenocada día en multitud de países. Caben pocasdudas de que para un país determinado esmucho más sencillo tener un programa detrasplante renal de vivo que un sistema dedonación de fallecidos que funcione. Se tratade una técnica sencilla para la que no hacenfalta grandes instalaciones.La consecuencia es que hay bastantes paísesen Asia, África y en menor medida Latino-américa, donde prácticamente el 100% delos trasplantes renales son de donante vivo.Representan un 42% del total en Latinoamé-rica, un 44% en Australia y un 36% en Esta-dos Unidos, donde se ha producido una ver-dadera explosión de esta forma de tratamien-to. En la Unión Europea representa comopromedio tan solo un 17%, con un máximoen los países nórdicos y Grecia con más de un30-35% y un mínimo entre los latinos, conun 10% de España en 2009, en ascenso enlos últimos años como consecuencia de unapolítica de promoción activa.Como se comprenderá, las posibilidades deexpansión de la donación de vivo en todassus variables que no vamos a analizar aquípero que se extienden no sólo al riñón sinoal hígado y en mucha menor medida a otrosórganos como pulmón, páncreas e intestino,son teóricamente ilimitadas. Dos son los fac-tores limitantes básicos: los posibles daños aldonante y la comercialización en el procesode donación que según la OMS afecta ya al10% de todos los trasplantes de vivo que seefectúan en el mundo.En abril del 2004 se reunieron en Ámster-dam alrededor de 100 expertos procedentesde 40 países. Su objetivo era establecer unconsenso internacional acerca de los están-dares que se deben ofrecer a los donantes deun riñón (15). Se reconocía la necesidad dereducir al máximo el riesgo físico, psicoló-gico y social que representa para el donantela extracción de un riñón, al tiempo que seoptimice el beneficio para el receptor y no sedañe la confianza de la población en el pro-ceso de la donación. La recomendación deevaluar en profundidad la salud del posibledonante para evitar cualquier tipo de com-plicación posterior, así como la necesidadde una información extensa y detallada detodos los riesgos de la intervención tanto acorto como a medio y largo plazo y de lasposibilidades alternativas de tratamiento delpresunto receptor, completan el núcleo deldocumento. Otra de sus recomendacionesfue la realización de un seguimiento cuida-doso del donante con el fin de detectar cual-quier posible complicación, y ello tanto porla posibilidad de encontrar una solución a lamisma como para un mejor conocimiento detodas las eventuales incidencias que pudieranderivarse de la extirpación de un riñón. Setrata de un documento muy razonable, quede llevarse a cabo de una forma estricta, con-tribuiría a eliminar no pocos abusos que seestán produciendo hoy día en muchas partesdel mundo. Más recientemente, expertos yorganizaciones de todo el mundo han con-sensuado la llamada “Declaración de Estam-bul” (16) que constituye un perfecto alegatoen contra de la comercialización y el turismode trasplantes.La unión de estas tres formas de donación:en muerte encefálica, en parada cardiaca y dedonante vivo permite en el momento actualrealizar alrededor de los 100.000 trasplantesanuales de órganos (1). Sin duda, una de las
  9. 9. 18FUNDACIÓNRAMÓNARECESNÚM.319fronteras a traspasar es la mejora de lastres modalidades que permita poner es-tos tratamientos a disposición de todoaquel que los precise.Prevención y manejodel rechazo-inmunotoleranciaEl rechazo es algo inherente al trasplan-te, y la lucha contra el mismo, partefundamental de la historia de estas te-rapéuticas. A los enfoques rudimenta-rios de la inmunosupresión en los pri-meros años han sucedido los modernosesquemas en que de forma cada vezmás individualizada se combinan losdistintos medicamentos desarrolladosa lo largo de las últimas décadas. Conlos medicamentos actuales se puede de-cir que el control del rechazo a cortoplazo está garantizado en un porcentajemuy elevado y ello a su vez explica losespléndidos resultados de supervivenciafuncional de los distintos injertos y pa-cientes trasplantados alcanzados en lamayoría de los órganos trasplantados. Losfallos de los injertos en los primeros meses,aunque puedan ser de causa inmunológica,se deben en muchos casos a problemas deviabilidad del órgano, consecuencia de unamayor utilización de donantes con factoresde riesgo, o bien de índole quirúrgica, infec-ciosa o derivados del propio estado clínicodel receptor.El reto, sin embargo, la verdadera fronterade la inmunosupresión, se encuentra en elmedio-largo plazo y en una doble vertiente:conseguir que los buenos resultados inicialesse mantengan a lo largo del tiempo y redu-cir al máximo la toxicidad tanto aguda comocrónica que acompaña al tratamiento inmu-nosupresor. El verdadero problema en todotipo de trasplantes de órganos radica hoy endía en el deterioro funcional progresivo comoconsecuencia del llamado “rechazo crónico”,un fenómeno complejo y no del todo com-prendido que provoca la pérdida a largo pla-zo de un gran número de injertos y conllevauna notable morbi-mortalidad, así como unaimportante necesidad de retrasplante. A ellose une la toxicidad inherente a la administra-ción crónica de estos medicamentos, tradu-cida en una mayor incidencia de infecciones,tumores, problemas metabólicos y un largoetcétera. Por descontado que todos estos in-convenientes quedan contrarrestados sobra-damente por el enorme beneficio clínico ysocial que conllevan los trasplantes, pero re-presentan un problema muy serio que limitala supervivencia y la calidad de vida a largoplazo de muchos pacientes. De hecho se hanconvertido en el verdadero caballo de batalladel manejo clínico del trasplantado.Todos estos problemas se solventarían engran parte si consiguiéramos una mejorcomprensión del fenómeno del quimerismo(17). Se trata de la situación por la que unórgano o tejido trasplantado a un individuo,procedente de otro de su misma u otra espe-cie, en lugar de ser objeto del fenómeno in-munológico del rechazo, es “admitido” comosi hubiera formado parte de él mismo desdesiempre. Este hecho se produce de maneraespontánea muy raramente, y su mecanismonos es en gran manera desconocido.Esta “inmunotolerancia” atrae la atenciónde numerosos expertos por la importanciafutura que su mejor comprensión y controlpudiera tener en el pronóstico de lostrasplantados. A ello se une el enormecoste que tienen estos medicamentos.Se estima que en la Unión Europea, elgasto anual ronda los 2.000 millones deeuros y que el coste promedio para unpaciente es de 6.000-9.000 euros.Se sabe desde antiguo que los trasplan-tados que abandonan la medicación enun momento de su evolución pierdenen su mayoría el órgano, pero hay unporcentaje que por el mecanismo deinmunotolerancia que describíamosantes, continúan su evolución sin me-dicación alguna. Si esta retirada se hacepor iniciativa voluntaria del paciente,poco se puede decir, pero retirar a untrasplantado la medicación conlleva unriesgo de rechazo que hoy por hoy no esasumible. El desarrollo de una pruebade laboratorio que permitiera identifi-car estos pacientes sería de un gran valorpara no correr estos riesgos y es motivode investigación de diversos grupos tan-to en Europa como en Estados Unidos.Pero las investigaciones en este campo no secentran tan solo en identificar a los posiblesinmunotolerantes, sino también en inducir-les dicho estado (17,18). Las líneas más pro-metedoras caminan hacia el trasplante previode progenitores hemopoyéticos del propiodonante como forma de inducir el estado detolerancia deseado. Es algo que ya se ha hechoen varias situaciones, como por ejemplo en eltrasplante de cara hecho en Francia, pero enel que las incógnitas superan aún con muchoa las certezas. Si hasta ahora con los medica-mentos anti-rechazo se trataba de “cegar” alsistema inmunológico, en este caso se trataríade re-educarlo para que aprenda a conviviren paz con el nuevo órgano: una quimera entoda la extensión de la palabra.
  10. 10. 20FUNDACIÓNRAMÓNARECESNÚM.321XenotrasplantesLa idea de trasplantar órganos de otras espe-cies animales en receptores humanos no esnueva. En realidad se puede decir que nos en-contramos casi ante una tendencia instintivade los médicos para intentar salvar enfermosafectos por insuficiencia renal, hepática ocardiaca mucho antes de que se sentaran lasbases siquiera remotas de los procedimientosquirúrgicos modernos (20). Durante los añosnoventa se convirtió en un lugar común con-siderar que el xenotrasplante de órganos enhumanos podría llegar a convertirse en unaalternativa al déficit de órganos de cadáverpara trasplante, siendo el cerdo el animal conmás posibilidades para convertirse en fuentede órganos ideal para los humanos. Efectivamente, la producción de cerdos trans-génicos, que expresan en sus células proteí-nas reguladoras del complemento humano,permitió superar la barrera inmunológica delrechazo hiperagudo que, hasta el momento,era la primera gran limitación para trasplan-tar órganos de cerdo en humanos. Sin embar-go, para evitar que estos xenoinjertos no seanrechazados posteriormente es necesario utili-zar un intenso tratamiento inmunosupresorque se asocia con graves efectos tóxicos enel receptor. Esclarecer si este rechazo podráeludirse, con unos efectos secundarios acep-tables para el receptor, usando tratamientosconvencionales, o bien será necesario recurrira nuevas modificaciones genéticas de los ani-males fuente de órganos u otro tipo de ma-nipulaciones en los receptores, es la siguientepregunta que hay que responder. Sólo unavez superada esta frontera seráposible obtener supervivenciasprolongadas (más de 6 meses)de los órganos de cerdo enprimates no humanos y seráposible estudiar la funcionali-dad de los órganos así como latransmisión de agentes infec-ciosos.En este punto de las investiga-ciones, el proceso se vio inte-rrumpido a finales del pasadosiglo por la publicación de datos de infecciónde células humanas por retrovirus endógenosdel cerdo y posteriormente de su capacidadde recombinación. Aunque desde entoncesno se han producido nuevos indicios a favorde la peligrosidad de estos retrovirus, lo cier-to es que la necesidad de ser muy cauto en laaceptación de un ensayo clínico sobre xeno-trasplante es algo sobre lo que todo el mundoestá razonablemente de acuerdo. Ello supusola paralización de no pocas líneas de investi-gación, si bien otras continuaron, sobre todopor lo que se refiere no tanto a los órganoscomo a las células (islotes, hepatocitos, etc.)(20). Se ha avanzado mucho en la prepara-ción de protocolos de prevención de enfer-medades tanto a los cuidadores como sobretodo a los posibles receptores y todo pareceindicar que tras una larga pausa, podríamosencontrarnos en un segundo punto de par-tida en la investigación de este apasionantetema.En suma, se ha venido a decir que los xeno-trasplantes han sido la gran esperanza parasuplir la carencia de órganos humanos paratrasplante durante los años noventa y elproblema es que parece que lo van a seguirsiendo durante bastantes años más, sin quefinalmente lleguen a ser la realidad en queconfiaba gran parte de la comunidad científi-ca. Tan solo cabe esperar que los importantesesfuerzos económicos y de investigación in-vertidos hasta el momento no se vean final-mente defraudados ante la perspectiva nadahalagüeña de entrar en una vía muerta.Trasplantes de órganos Hablando en términos generales, la fronteraen los distintos trasplantes se encuentra enlograr una mayor supervivencia a largo plazo.Como ya dijimos, la prevención y el trata-miento del rechazo a corto plazo es algo bas-tante bien conseguido en la mayoría de lostrasplantes pero no así a medio-largo plazo.Ello conlleva además una yatrogenia signifi-cativa, que junto con la posible reapariciónde la enfermedad que condujo a la esclerosisterminal del órgano y otros factores, limitala supervivencia funcional de los injertos alargo plazo y la del propio enfermo. En lasTablas II y III se recogen las supervivenciasmáximas registradas hasta ahora en pacientestrasplantados en España y en el mundo paralos distintos órganos. Las cifras ponen de ma-nifiesto el enorme trayecto recorrido por estasterapéuticas desde sus inicios en los años cin-cuenta y el hecho más que probable de quelas intervenciones que se estén haciendo hoydía alcancen supervivencias aún mayores. Lasfronteras se van aproximando día a día.Para cada órgano existen determinados retosen los que trabajan los especialistas con el finde optimizar la oferta de órganos o mejorarlos resultados tanto desde el punto de vistamédico como quirúrgico. Dejando apartelas pautas de inmunosupresión combinandodiversos fármacos que ya comentamos, me-rece la pena señalar intentos de mejor apro-vechamiento de órganos que de otra formaserían dudosamente utilizables: el trasplantedoble renal en casos de riñones con masa re-nal reducida por la edad u otros factores, lostrasplantes “dominó” en el caso del hígado odel corazón-pulmón, los “split” en el caso delhígado y otras situaciones que se van plan-teando día a día. Aun en los casos de técni-cas plenamente consolidadas, los trasplantescombinan la solidez de sus resultados con unproceso de innovación continua y de afron-tar nuevos retos. El inmovilismo es incompa-tible con los trasplantes.De todos los trasplantes de órganos, el úni-co que todavía no ha alcanzado el estatus deterapéutica consolidada es el de intestino, yaque aunque los primeros se efectuaron enEE.UU. durante los años sesenta, los resul-tados no han empezado a ser satisfactorioshasta fecha reciente. En España, la primeraintervención se hizo en octubre de 1999 yel niño receptor se encuentra perfectamen-te 11 años después. Tan solo unas 10-15 in-tervenciones al año se efectúan en nuestropaís entre niños y adultos, bien aislados o encombinación con el hígado u otros órganosabdominales. Al llegar a este punto, quizásconvenga hacer algún comentario sobre losllamados “clusters” (“en racimo”) o trasplan-tes combinados, que pueden suponer hasta 6o 7 órganos de un mismo donante para unmismo receptor. Constituyen quizás una delas últimas fronteras de los trasplantes de ór-ganos y son motivo de atención por parte dela prensa dada su espectacularidad. Un mis-mo enfermo puede recibir hígado, estómago,intestino delgado, intestino grueso, páncreasy riñón. Se comprende que las situacionesen que son precisas estas intervenciones sonLa ingeniería tisular, con una seriecasi infinita de posibilidades decombinación de biomateriales contejidos y células progenitoras, es hoydía una de las vías de expansiónmás prometedoras en el campo dela moderna medicina
  11. 11. 22FUNDACIÓNRAMÓNARECESNÚM.323afortunadamente muy escasas y su pronósticova ligado a la enorme dificultad que conllevatanto la cirugía como el postoperatorio.Trasplantes de tejidos/ingenieríatisularUna característica fundamental de los tejidoses el hecho de que su obtención no es tanapremiante como la de los órganos. No esnecesario que el corazón siga latiendo comoen el caso de aquellos, lo que facilita mucholas cosas y además se pueden conservar du-rante periodos variables, habitualmente trasun proceso de congelación, lo que las facilitaaún más. Por ello, las fronteras pendientes enlos trasplantes de tejidos no están específica-mente relacionadas con la escasez de los mis-mos, siempre relativa aunque mucho menosapremiante que la de los órganos, sino con lanecesidad de disponer de la solución quirúr-gica más adecuada, con un máximo de cali-dad y seguridad y en la cantidad y el tamañopreciso para cada enfermo.De ahí que la ingeniería tisular (21), con unaserie casi infinita de posibilidades de combi-nación de biomateriales con tejidos y célulasprogenitoras, sea hoy día una de las vías deexpansión más prometedoras en el campo dela moderna medicina. Piel, tejido músculo-esquelético, segmentos vasculares, córneas yun largo etcétera son ya susceptibles de serrecreados con mayor o menor facilidad, in-cluidos algunos órganos como la vejiga (22).Son técnicas todavía en fase experimentalpero con una potencialidad futura enorme encuanto a poder evitar tanto la escasez de ma-teria prima a trasplantar como el fenómenodel rechazo, ya que en muchos casos se puedeobtener el material de las propias células delpaciente y por tanto a la medida de éste.Dentro del trasplante de tejidos, es necesariocitar aquí los de tejidos compuestos: antebra-zos y manos y el trasplante de cara (23, 24).Tienen en común el hecho de trasplantar a lavez múltiples tejidos y están por tanto some-tidos a los interrogantes de cada uno de ellos.Desde su impactante irrupción mediáticaen 1998 se han realizado varias decenas detrasplantes de extremidades superiores, uni obilaterales, tres de estos últimos en España.Trece trasplantes de cara en Francia (siete),España (tres), EE.UU. (dos) y China. Pesea que los comienzos fueron un tanto tortuo-sos, por causas no estrictamente atribuiblesal propio proceso médico-quirúrgico, losresultados son francamente buenos y todohace prever que su práctica se va a multipli-car en el futuro. Aún en fase experimental ycon una regeneración nerviosa evidentemen-te incompleta, lo cierto es que los pacientestrasplantados de brazos pueden mover lasmanos y los dedos enseñando a los músculosdel brazo natural a tirar de los nuevos ten-dones conectados. Incluso sus detractoresadmiten que en entrevistas a pacientes y a susfamilias, les habían impresionado profunda-mente las ventajas psicológicas que ofrecíanlos trasplantes, especialmente entre quieneshabían perdido ambas manos. Por su partelos trasplantes de cara, aún muy escasos, de-vuelven a la sociedad a personas con gravesincapacidades que de otra forma quedaríanrecluidos de por vida.En todo caso, las enseñanzas científicas queha implicado este procedimiento son ya im-presionantes. En el primer receptor de undoble trasplante en Francia, un examen delas zonas motoras del mismo antes y despuésde la intervención muestra cómo se produjouna reorganización de dicha zona de formaque las áreas responsables de otras zonas delcuerpo crecieron para ocupar lo que habíandejado libre los brazos inexistentes. Sin em-bargo, cuatro meses después del trasplante,la situación había vuelto espectacularmentea su situación previa a la amputación. Unarevelación fisiológica verdaderamente intere-sante y que no habríamos conocido si estaterapéutica no se hubiera llevado a cabo. Esuna prueba más de que los trasplantes no so-lamente consiguen salvar la vida o mejorarla salud de numerosos enfermos sino ademásmejorar las conocimientos científicos y haceravanzar no pocas parcelas de la medicina.Aunque en fase mucho más precoz, el tras-plante de cara representa igualmente un de-safío quirúrgico, inmunológico, psicológicoy hasta bioético. El procedimiento, todo unalarde de la microcirugía, supone retirar pri-mero al receptor enfermo toda la piel de sucara y sustituirla después por una capa obte-nida del donante fallecido, que comprendeno solo la piel, sino también la grasa, partede los músculos, vasos sanguíneos y nervios.Naturalmente, todo aquello debe ser conec-tado y adaptado a la estructura ósea del en-fermo, que obviamente conservaría huesos ymúsculos, aunque toda la cubierta, desde lafrente al cuello sería del donante. El resulta-do sería una especie de mezcla entre el rostrodel donante y el del receptor, siempre en fun-ción de la cantidad de músculo trasplantado,aunque como apuntan los partidarios de latécnica, los rasgos faciales dependen sobretodo de la estructura ósea y ésta permaneceinalterada en este caso. Muchas son las pre-guntas aún no contestadas en relación conestas terapéuticas pero en todo caso, es unanueva frontera científica que se abre graciasa los trasplantes (24).Trasplantes de células:terapia celular/células madreLos primeros tratamientos efectivos de te-rapia celular entendida en sentido ampliose llevaron a cabo utilizando células proge-nitoras de las series hematopoyéticas de lamédula ósea. Los trasplantes de progenitoresrepresentan en el momento actual el 98% dela actividad de implante de células humanaspese a la notoriedad mediática del 2% restan-te. Se trata de un procedimiento terapéuticoampliamente utilizado en todo el mundo(25) desde que en 1958 se efectuaran en Pa-rís los primeros 5 casos, para eltratamiento de enfermedadeshematológicas, inmunológicasy tumorales. Sus resultados de-penden sobre todo de la enfer-medad en la que se apliquen,pero ya hay supervivencias demás de 20 años en procesosque de otra forma habrían sidomortales. Los frentes de inves-tigación abiertos y las posibili-dades de mejora en este cam-po son enormes. Baste señalarcomo un ejemplo, la posibilidad de curaciónde déficits enzimáticos congénitos medianteel trasplante selectivo de células normales,algo impensable no hace mucho y que hoypuede conllevar la concepción específica deun hermano sin el déficit como fuente decélulas a trasplantar. Todo un abanico de po-sibilidades en multitud de patologías se abreEs más que probable que lo quelos trasplantes de órganos hanrepresentado en el siglo XX,derribando tabúes y salvandocientos de miles de vidas, lo vayan arepresentar las terapias con célulasmadre en el XXI
  12. 12. 24FUNDACIÓNRAMÓNARECESNÚM.325con el trasplante de células madre he-mopoyéticas.Hoy día se sabe que, además de la mé-dula ósea y por supuesto la sangre deplacenta y cordón, hay otros lugares denuestro organismo donde existen célu-las madre. El cerebro humano contieneprogenitores muy versátiles capaces dediferenciarse en distintos tipos de célulasnerviosas. El tejido muscular, el hígadoo la grasa también contienen distintostipos de células madre.Si nos centramos en esas células madreno hemopoyéticas susceptibles de sertrasplantadas (el 2% restante a las quenos referíamos antes), ya hay al menostres procedimientos de aislamiento ycultivo de células que pueden conside-rarse como habituales y consolidados.Son varios los hospitales españoles quellevan a cabo los implantes de querati-nocitos en grandes quemados o condro-citos (células formadoras de cartílago)en lesiones articulares. Asimismo, el lla-mado acondicionamiento corneal con célulaslímbicas, de membrana amniótica o célulasepiteliales de diferentes mucosas es un pro-cedimiento habitual en lesiones oculares conresultados bastante satisfactorios (24).Una célula madre de un determinado tejidopuede, teóricamente, convertirse en célulasmaduras de un tejido distinto. Es lo que seconoce como transdiferenciación y ocurrecon mayor probabilidad cuanto mayor sea laplasticidad demostrada por la célula progeni-tora. De forma experimental se han utilizadocélulas madre (sobre todo células mesenqui-males de médula ósea o de grasa) para la rege-neración de tejidos blandos, como es el casodel tratamiento de las fístulas en la enferme-dad de Crohn, para acelerar la remodelaciónde fracturas óseas, o para la regeneración detejido óseo en cavidades quísticas o tras extir-paciones de tumores.De igual manera, la terapia celular miocár-dica, bien sea utilizando precursores hemo-poyéticos o mioblastos, aunque todavía nose haya mostrado plenamente eficaz ni se co-nozca a fondo su mecanismo, ha planteadograndes esperanzas para infinidad de enfer-mos afectos de insuficiencia cardiaca.Las células madre de origen embrionario sehan convertido, con razón o sin ella, en de-positarias de las esperanzas de millones y mi-llones de enfermos en todo el mundo. Pocasveces en la historia de la medicina se habíandespertado tantas expectativas. Sobre el pa-pel, la posibilidad de disponer de cantidadesteóricamente ilimitadas de estas células, cul-tivarlas y diferenciarlas mediante factores decrecimiento en células hepáticas, nerviosas,cardiacas o células pancreáticas Beta produc-toras de insulina, podría efectivamente con-vertirse en la solución ideal para el tratamien-to de millones de pacientes.Estos enfoques terapéuticos, de ser eficaces enel futuro, podrían acabar con la necesidad demuchos de los trasplantes utilizados actual-mente. Sin embargo, los problemas a resolver,las fronteras por atravesar, son muchos. Porreferirnos tan solo a los más importantes, aúnno sabemos cómo hacer que una célula madreembrionaria humana se diferencie específica-mente en la célula que queremos y, muchomenos, en un órgano estructurado y comple-jo. Desconocemos cuáles son las señales quelo hacen posible. En la misma línea,tampoco sabemos cómo detener su pro-liferación, con las teóricas consecuenciasde generación de tumores que hoy porhoy hacen inviable su uso clínico.Hay más problemas. Cada día parecemás claro que el hecho muchas vecesanunciado de que en el laboratorio sepuedan crear células con unas caracte-rísticas determinadas (por ejemplo, lascélulas Beta pancreáticas), no quieredecir que en el experimento en vivo(en animales o en la especie humana) sevayan a comportar como las verdaderascélulas Beta, produciendo insulina.Se entiende que todas estas posibili-dades y muchas otras hoy apenas es-bozadas, han levantado unas enormesexpectativas tanto entre la comunidadmédica como entre la población gene-ral. Se trata de las nuevas fronteras dela medicina, muchas de las cuales seránsuperadas en un futuro. Es más que pro-bable que lo que los trasplantes de órganoshan representado en el siglo XX, derribandotabúes y salvando cientos de miles de vidas,lo vayan a representar las terapias con célulasmadre en el XXI.BIBLIOGRAFÍA1. http://www.transplant-observatory.org2. www.ont.es3. Murray, J.E., Merril, J.P., Hartwell Harri-El vídeo de esta conferenciaestá disponible enwww.fundacionareces.tv
  13. 13. 26FUNDACIÓNRAMÓNARECESNÚM.327son, J. “Renal Homotransplantation in iden-tical twins”. Surg Forum, 1955; VI: 432-6.4. “Meeting the organ shortage: currentstatus and strategies for improvement of or-gan donation. A European consensus docu-ment”. http://www.social.coe.int/en/qoflife/publi/donation.htm .5. Matesanz, R. “Organ procurement inSpain”. The Lancet, 1992; 340: 733.6. Matesanz, R., Miranda, B., Felipe, C.,Naya, T. “Continuous improvement in or-gan donation”. Transplantation, 1996; 61:1119–1121.7. Matesanz, R. “Factors influencing theadaptation of the Spanish Model of OrganDonation”. Transplant International, 2003;16(10): 736-7418. Matesanz, R., Domínguez Gil, B. “Stra-tegies to optimize deceased organ donation”.Transplantation Reviews, 2007; 21: 177–1889. El modelo español de donación y trasplan-tes. Ed.: Rafael Matesanz. Aula Médica, Ma-drid, 200810. Bozzi, G., Matesanz, R., Saviozzi, A.,Rossi Ferrini, P.L. “Summary: the qualityimprovement program in organ donation ofthe Tuscany region”. Transplant Proc, 2004;36: 424-42511. Sánchez-Fructuoso, A.I., Marques, M.,Prats, D., Conesa, J., Calvo, N., Pérez-Con-tín, M.J., Blazquez, J., Fernández, C., Corral,E., Del Río, F., Núñez, J.R., Barrientos, A.“Victims of cardiac arrest occurring outsidethe hospital: a source of transplantable kid-neys”. Ann Intern Med, 2006; 145: 157-164.12. Kootstra, G. “The asystolic, or non-heartbeating, donor”. Transplantation 1997;63: 917-921.13. Bernat, J.L., D´Alessandro, Am., Port,F.K. et al. “Report of a National Conferen-ce on Donation after Cardiac death”. Am JTransplant, 2006; 6:281-291.14. Gjertson, D.W. “Look-up survival tablesfor living-donor renal transplants: OPTN/UNOS data 1995-2002”. Clin Transpl.,2003; 337-38615. “The Consensus Statement of the Ams-terdam Forum on the care of the living kidneydonor”. Transplantation, 2004; 78: 491-216. “Organ trafficking and transplanttourism and commercialism. The Declara-tion of Istambul”. The Lancet, 2008; 372:5-617. Starzl, T.E. “Immunosuppressive thera-py and tolerance of organ allografts”.N Engl J Med, 2008; 358: 407-41118. Chatenoud, L. “The long andwinding road towards inductionof allograft tolerance in the clinic”.Transplant International, 2008; 21:725-72719. Los xenotrasplantes. Ed.: CarlosRomeo Casabona & Jorge Guerra.Ed. Comares, Granada, 200320. Groth, C.G., “Looking back.Heading forward”. Xenotransplanta-tion, 2008; 15; 1-2.21. Hellman, K.B., Nerem, R.M.“Advancing tissue engineering andregenerative medicine”. Tissue engi-neering, 2007; 13; 2823-82422. Chung, S. “Bladder tissue engi-neering: a new practical solution?”.The Lancet, 2006; 367; 1215-121823. Lanzetta, M., Petruzzo, P.,Dubernard, J. M., Margreiter, R.,Schuind, F., Breidenbach, W., No-lli, R., Schneeberger, S., van Holder,C., Gorantla, V. S., Pei, G., Zhao,J., Zhang, X. “Second report (1998-2006) of the International Registry ofHand and Composite Tissue Trans-plantation”. Transpl Immunol, 2007;18: 1-6.24. El milagro de los trasplantes. De ladonación de órganos a las células ma-dre. Ed.: Rafael Matesanz. La Esferade los Libros, Madrid, 200625. Rocha, V., Labopin, M., Sanz,G. et al. (The Acute Leukemia Wor-king Party of European Blood andMarrow Transplant Group and theEurocord–Netcord Registry). “Trans-plants of Umbilical-Cord Blood orBone Marrow from Unrelated Do-nors in Adults with Acute Leukemia”.NEJM, 2004; 351: 2276-2285BIORafael MatesanzCreador y director desde sus inicios enseptiembre de 1989 de la OrganizaciónNacional de Trasplantes (ONT), organis-mo galardonado con el Premio Príncipede Asturias a la Cooperación Interna-cional en 2010, es el organismo técnicodel Ministerio de Sanidad destinado a lapromoción, planificación y coordinaciónde toda la actividad de donación y tras-plante de órganos, tejidos y médula óseaen España. Responsable del modelo or-ganizativo conocido internacionalmentecomo “Modelo Español”, que ha llevadoa España a ocupar con gran diferenciael primer lugar del mundo en donación ytrasplante de órganos sólidos.Autor de más de 500 artículos y de 100capítulos de libros sobre nefrología, tras-plantes y gestión sanitaria. Director delMaster en Coordinación y Organizaciónde Trasplantes por la Universidad deBarcelona y de Cursos de Formación dePostgraduados por la Universidad de Bar-celona, por la Universidad InternacionalMenéndez Pelayo de Santander, por laUniversidad de Alicante y por la Univer-sidad Complutense de Madrid.Premio Rey Jaime I a la Medicina Clínica(1999), concedido por la Fundación Va-lenciana de Estudios Avanzados y el Go-bierno de la Comunidad Valenciana.
  14. 14. FUNDACIÓNRAMÓNARECESNÚM.329C O N F E R E N C I A SPor José García MontalvoCatedrático de Economía de la Universitat Pompeu FabraFundación Ramón Areces, 20 de octubre de 2010REFORMAEDUCATIVAINVESTIGACIÓN CIENTÍFICAFRENTE A MITOS EDUCATIVOSJosé García MontalvoGarcía Montalvo, Catedrático de Economía de la Universitat Pompeu Fabra,inauguró el ciclo “Sistema educativo y economía productiva” con la conferenciatitulada “Reforma educativa en España: investigación científica frente a mitoseducativos”, en la que defiende la necesidad de que cualquier reformaeducativa que se lleve a cabo en nuestro país se sustente en experimentoscientíficos y deje de ser “pasto de la batalla ideológica”.
  15. 15. 30FUNDACIÓNRAMÓNARECESNÚM.331“El gobierno financia ristras de ajospara curar a los enfermos de SIDA.” ¿Seimaginan un titular como éste? Un dis-parate, ¿verdad? Pero si leyeran un titu-lar como “el gobierno decide financiarun ordenador para cada escolar” quizásno se sorprenderían. Sin embargo losexperimentos educativos disponibles enla actualidad indican que la política decomprar un ordenador a cada alumnono mejora el rendimiento académicode los estudiantes. Parece que las cues-tiones médicas, y otras muchas, debenanalizarse con los estándares científicosmás altos pero la educación se utilizapara golpes de efecto político. Es ciertoque en algún país el político de turnotambién ha querido aportar sus “cono-cimientos” a la medicina, como hizoZuma en Sudáfrica al recomendar unadieta de ajo, limón y aceite de oliva paracurar el SIDA. Pero no tardó en volvera aceptar las conclusiones de la cienciamédica.La legislación de todos los países requie-re la realización de experimentos controladospara conseguir, por ejemplo, la aprobaciónde un nuevo fármaco. En estos experimen-tos se forman dos grupos de individuos, ungrupo tratado con la nueva droga y un gru-po de control que recibirá un placebo, y secomprueban dos cosas: primero, que el nue-vo compuesto tiene efectos positivos sobreuna determinada dolencia, y segundo queno tiene efectos secundarios importantes. Sicualquiera de estas dos condiciones fallara elmedicamento no sería aprobado. El procesoque conduce a la aprobación de un nuevofármaco puede durar muchos años.Por desgracia cuando se trata de analizar losefectos de una intervención educativa los cri-terios son diferentes. Se ha dejado al aprioris-mo de unos supuestos expertos y a los polí-ticos que acuerden lo mejor para la sociedadsin prestar excesiva atención a la informacióngenerada científicamente sobre intervencio-nes y reformas. Se realizan multitud de diag-nósticos, que simplemente refuerzan conclu-siones conocidas, pero casi nunca se pruebannuevas ideas en un contexto experimental.Existe una hipótesis razonable para explicaresta situación, vinculada a los ciclos políticos:si se producen muertes por un medicamen-to nocivo para la salud entonces puede ha-ber consecuencias políticas inmediatas. Perosi una intervención o reforma educativa nomejora el nivel de conocimientos y capacida-des adquiridos por los jóvenes en su procesoeducativo las consecuencias se verán al cabode muchos años. Pero las elecciones son cadacuatro años. Por eso con los productos far-macéuticos no se juega pero con la educaciónse hace política.En muchas ocasiones el análisis de las políti-cas educativas se realiza a partir de los resulta-dos de pruebas cognitivas como PISA,TIMS,versiones nacionales, etc. Los resultados deestos estudios son muy difíciles de interpre-tar pues generan correlaciones pero muy di-fícilmente permiten establecer causalidades.Además estas pruebas no están pensadas paraanalizar una pieza concreta de una reformaeducativa, y en muchas ocasiones ni tan si-quiera se corresponden con cambios en po-líticas educativas. Por tanto la interpretaciónde los resultados es imposible, pues los facto-res que pueden afectar el cambio en las pun-tuaciones de las pruebas son múltiples y nose pueden separar. Por ejemplo supongamosque, con suerte, existen dos pruebas rea-lizadas una antes de una reforma y otracon posterioridad. Pero la reforma su-pone multitud de cambios simultáneos(profesores de apoyo, clases más peque-ñas, mayor autonomía de los centroseducativos, etc.). Si los resultados de losestudiantes no cambiaran entre los dosmomentos, ¿querría decir esto que lareforma es ineficaz? ¿No podría sucederque algunos de los cambios fueran po-sitivos pero tuvieran un efecto de direc-ción contrario de otras de las medidas?¿Se han considerado todos los factoresque pueden afectar a los resultados almargen de los cambios implicados porla reforma? ¿Qué se podría aprender deeste tipo de ejercicios para evaluar unareforma educativa? Básicamente nada.Peor aún, la interpretación simplista ointeresada de los resultados puede deri-var en la generación de mitos que no sesustentarían en un análisis experimen-tal. Esto sucede con frecuencia en losestudios observacionales: los resultadosobtenidos a partir de un mal diseño,o de la falta de diseño en la realización deltrabajo de campo, suponen la utilización detécnicas estadísticas complejas que requierende muchos supuestos no contrastables parapoder considerarse apropiadas.Experimentos educativos¿Hay un problema intrínseco con la educa-ción que impide obtener conocimiento cien-tífico a partir de la investigación experimen-tal? La respuesta es un rotundo no. Existendocenas de experimentos controlados paraanalizar los efectos educativos de diferentestipos de intervenciones y políticas: el expe-rimento Perry sobre enseñanza pre-escolar,el STAR sobre la influencia del tamaño de
  16. 16. 32FUNDACIÓNRAMÓNARECESNÚM.333la clase y los profesores de apoyo sobre elaprendizaje, el PROGRESA sobre fórmulasde aumento de la participación de jóvenesdesfavorecidos en el sistema educativo, expe-rimentos sobre el impacto de la introducciónde los ordenadores, etc. Ya hay incluso leyes,como las norteamericanas “No Child LeftBehind” (ningún niño descolgado en el siste-ma educativo) y de Reforma de las CienciasEducativas, que insisten repetidamente en lanecesidad de que la política educativa se baseen investigación científica rigurosa generadapor experimentos controlados similares a losrealizados en la investigación médica o far-macéutica. La reautorización del programaHead Start también supuso un mandato querequería un estudio del impacto de los efectosdel programa en el aprendizaje de los niñosde familias de bajos ingresos. El mandato delCongreso de los Estados Unidos fue producirresultados causales y, por tanto, realizar losestudios utilizando procedimientos experi-mentales de asignación aleatoria.En España el título VI de la LOE habla dela necesidad de evaluación del sistema edu-cativo pero simplemente para producir diag-nósticos a partir de pruebas de conocimien-to, sin proponer un método específico paraproducir resultados científicos sobre nuevasintervenciones. De hecho, no está claro el va-lor añadido de un nuevo diagnóstico que noevalúa ninguna intervención concreta.La realización de experimentos educativospermite no solo comprobar si una determi-nada intervención educativa tiene resultadospositivos sobre el aprendizaje a corto plazo.El seguimiento de los individuos que partici-pan en dichos experimentos permite conocerlos efectos de la intervención sobre la vidalaboral del estudiante. Un ejemplo interesan-te de esta combinación es el proyecto STAR.Se trata de un experimento aleatorizado rea-lizado en 79 colegios de un estado de Esta-dos Unidos durante el periodo 1985-89. Lamuestra incluía una cohorte de 11.571 ni-ños y niñas en el último año de guardería.La mayoría de los niños/as había nacido en1979-80 y se graduaron de bachillerato en1998. El experimento consistió en dos tiposde intervenciones: una relativa al tamaño dela clase (asignación a clase pequeña frente aclase más grande) y la utilización de profeso-res de apoyo. Los resultados sobre el efectoen pruebas cognitivas en el corto plazo mues-tran que el tamaño de la clase, la calidad delprofesor y la calidad de los compañeros tienenun impacto sobre el rendimiento escolar. Losestudiantes de las clases pequeñas tenían unapequeña ventaja en el primer año que se ibareduciendo con el tiempo hasta desapareceren las pruebas de octavo grado. El profesorde apoyo en clases grandes no tenía efectosobre el rendimiento académico. Por el con-trario, los estudiantes que tenían profesorescon mayor experiencia conseguían mejoresresultados escolares.Recientemente se ha podido hacer el segui-miento de estos mismos estudiantes una vezhabían abandonado el sistema educativo. Losresultados de este estudio muestran que a laedad de 27 años los estudiantes que fuerona clases pequeñas no tienen unos salariosmayores que los que estaban en el grupo decontrol, consistente con la pérdida de la ven-taja en los resultados escolares a medida quepasaba el tiempo. Sin embargo los resultadosde las pruebas en pre-primaria están positiva-mente relacionados con la asistencia a la uni-versidad, la probabilidad de tener una vivien-da en propiedad o de tener ahorro para la ju-bilación. Además, los estudiantes que tuvie-ron a los mejores profesores (definidos comoaquellos con más de 10 años de experiencia)tenían un salario extra de 1.093 dólares (un6,9%) de la renta media. Esto significa queun buen profesor de guardería debería cobrarunos ¡320.000 dólares! Por tanto la calidadde la educación preescolar tiene importanteefectos a largo plazo aunque el canal pareceser la mejora de habilidades no cognitivas.El experimento Perry también muestra unaconvergencia en los resultados en pruebas deconocimientosentrelosdosgrupos(eltratadocon la intervención y el de control) despuésde varios años. Este experimento es bastantediferente al STAR. El tratamiento consistíaen la asistencia educativa durante 2,5 horasal día durante 5 días a la semana y 1,5 horasde visita a la familia cada semana durante dosaños. Los niños participantes en el programatenían edades comprendidas entre 3 y 4 añosy pertenecían a familias afro-americanas conpocos recursos. La asistencia noconsistía en leccionessino enactividadesdiversas incluyen-do la toma de decisioneso la resolución de problemasde la vida normal. El seguimientose produjo a los 15, 19, 27 y 40 años.Como se ha señalado anteriormente, tam-bién en este experimento los efectos sobrelos resultados escolares medidos por pruebascognitivas desaparecieron con el tiempo. Sinembargo, el grupo tratado en la intervencióneducativa tiene mayores salarios y empleabi-lidad. Además, tienen una probabilidad in-ferior que los participantes en el grupo decontrol de estar en la cárcel. Pero si a largoplazo no mejoraron los resultados en pruebasde conocimientos, ¿qué explica los mayoressalarios de los estudiantes del grupo tratado?La hipótesis más plausible es que la interven-ción permitió la formación de habilidades nocognitivas (motivación, perseverancia, au-tocontrol, etc.) que son tan importantes enel mercado laboral como los conocimientos.De hecho la rentabilidad social del proyectoPerry se sitúa entre el 7% y el 10%. Por tan-to, se trata de una intervención muy eficien-te. Éste es otro punto muy importante quepuede explorarse con el análisis experimentalde las intervenciones educativas: su rentabi-lidad social y la relación beneficio/coste, es-Por desgracia, y a pesarde que existen multitud deejemplos de experimentoseducativos bien diseñados,la discusión pública ypolítica sobre cuestioneseducativas se concentraen una serie de mitos muyarraigados pero con pocajustificación
  17. 17. 34FUNDACIÓNRAMÓNARECESNÚM.335pecialmente cuando la financiación de estasintervenciones es pública. No solo es nece-sario conocer la eficacia de la intervencióneducativa. También es conveniente conocersu eficiencia relativa a otras medidas.Mitos y banalidades educativasPor desgracia, y a pesar de que existen multi-tud de ejemplos de experimentos educativosbien diseñados, la discusión pública y políti-ca sobre cuestiones educativas se concentraen una serie de mitos muy arraigados perocon poca justificación. El primero de ellosse refiere a la educación como la solución detodos los problemas y se expresa con frasescomo “la educación es lo más importantepara el desarrollo económico”, “la crisis seresuelve con más educación” o “la educaciónes la inversión más rentable”. Esta visiónmaximalista de los efectos de la educaciónno se sustenta en la investigación disponible.La literatura sobre los efectos de las mejoraseducativas en el desarrollo económico noalcanza un consenso sobre la relevancia dela educación en el proceso. Es más, inclusosi tiene efecto su importancia es moderada.Una forma de calibrar la importancia de cadafactor al desarrollo económico es midiendola contribución de los inputs productivos alcrecimiento de la producción. En el perio-do 1989-2006, el factor calidad, que reflejael nivel educativo de los trabajadores, tieneuna contribución al desarrollo de entre el 15y el 20% del total. En los países que crecenmás deprisa su contribución es mucho me-nor. Por contraposición, el crecimiento dela productividad es el elemento clave en lospaíses que más rápido están creciendo en laactualidad. Por tanto, es bastante falaz asig-nar a la educación un papel determinante enel desarrollo económico. Hay muchos otrosfactores, como la facilidad para abrir nego-cios, la eliminación de excesos regulatoriosy burocráticos, la propensión a emprender,el apoyo a actividades innovadoras, etc., queson determinantes para la mejora de la pro-ductividad y, por tanto, para favorecer el de-sarrollo económico.Un segundo mito muy popular es que losproblemas de la educación se resuelven conmás financiación. La correlación entre gastoseducativos sobre el PIB (o por estudiante)y PIB per cápita no implica causalidad. Dehecho, lo que sucede es que sociedades másavanzadas pueden permitirse invertir más eneducación, lo que implica que la dirección decausalidad es la contraria a la supuesta por lainterpretación más popular.Otro mito educativo muy consolidado esque cuanto mayor es el nivel educativo de lamano de obra, mayor es la productividad dela economía. Esta afirmación es una aplica-ción simplista de la llamada Ley de Say quedice que toda oferta genera su propia deman-da. Por tanto, todo trabajador universitarioencontrará la demanda de una empresa queprecisa un universitario. Obviamente la rea-lidad dista mucho de esta visión simplista.De hecho, la productividad está asociada alpuesto de trabajo y no al nivel educativo delos trabajadores. Por ejemplo, la productivi-dad de un universitario sirviendo mesas noes mayor que la mostrada por un trabajadorcon un nivel educativo inferior. Además,en España tenemos evidencia muy clara dequé sucede cuando no se generan suficientespuestos de trabajo de alta cualificación. El re-sultado es la sobrecualificación. El último in-forme de la OCDE sobre educación constataque un 44% de los universitarios españolesentre 25 y 29 años están sobrecualificados,lo que coloca a España en el podium de estaclasificación con más del doble del valor de lamedia de la OCDE. El Informe EURYDICEya señalaba que el 60% de los jóvenes univer-sitarios entre 25 y 34 años tenían un puestode trabajo que no era adecuado a su niveleducativo. Por su parte, el Informe CHEERSseñalaba que el 17,7% de los jóvenes univer-sitarios españoles reconocían que tenían unempleo para el que no se requería ningúntipo de estudios universitarios (la media delos otros once países que participaron en elestudio era de 7,7%).Otro discurso muy arraigado es el que seña-la que las tasas de desempleo son menores amedida que aumenta el nivel educativo. Estoes cierto si se consideran las cohortes de tra-bajadores que entraron en el mercado laboralhace bastante tiempo. Pero no ha sido cierto,hasta muy recientemente, para las cohortesmás jóvenes que se han encontrado con unaoferta de titulados universitarios cada vez másmasiva. De hecho, los graduados de forma-ción profesional menores de 30 años teníantasas de desempleo similar a la tasa de losuniversitarios. En 2010 este hecho persisten-1996 1999 2002 2005 2010Primaria/anterior primaria 41,70 28,26 20,64 22,08 54,14Secundaria obligatoria 35,53 23,56 17,06 17,68 39,17FP I 34,29 22,94 16,26 13,66 27,66FP II 30,54 21,95 13,64 11,85 22,96Secundaria superior 33,46 24,66 16,53 14,44 27,85Diplomatura 35,27 26,57 18,28 11,40 19,45Licenciatura 35,67 26,87 16,05 13,53 15,21Total 35,37 24,45 16,82 15,42 31,90Tasas de desempleo por niveles educativosTasas de desempleo por niveles educativosContribución al crecimiento de la producción1989-2006
  18. 18. 36FUNDACIÓNRAMÓNARECESNÚM.337te en la historia económica española recienteha cambiado: en 2010 los universitarios jóve-nes tienen una tasa de desempleo mejor quelos titulados de formación profesional. Pordesgracia el motivo no es para ser optimistas:los universitarios se muestran cada vez me-nos exigentes con los puestos de trabajo queaceptan y, por tanto, compiten cada vez conmás intensidad por puestos de trabajo paralos que están claramente sobrecualificados.Ejemplos recientes se pueden ver en las opo-siciones al Ayuntamiento de Madrid dondese pedía el título de graduado escolar pero sepresentaron miles de universitarios.Teniendo en cuenta la diferente probabilidadde desempleo en función de la educación sepuede calcular también la rentabilidad relati-va de cada nivel educativo en el conjunto delos trabajadores. En este caso la rentabilidadde la educación ponderada por la probabi-lidad de estar empleado mejora, con la ex-cepción de los titulados universitarios. Estoquiere decir que para este nivel formativo lamenor probabilidad de desempleo de los uni-versitarios en general no compensa la pérdidade la ventaja relativa en términos de salariosfrente a grupos educativos inferiores.En resumen, se puede señalar que siguen per-viviendo multitud de mitos educativos basa-dos bien en la falta de información o en aná-lisis parciales de la información disponible.Una caracterización brevede la situación educativa en EspañaEn España existen muchos sectores y activi-dades que presentan una situación anóma-la, en el sentido de estar muy alejados delos estándares internacionales. Esto sucedede forma reiterada con los indicadores so-bre el mercado inmobiliario, el desempleo,etc. En el sistema educativo también existenmuchos indicadores que sitúan a Españafuera de lugar en el contexto internacional,especialmente si tenemos en cuenta el nivelde desarrollo alcanzado por la economía es-pañola.Si tuviéramos que definir el sistema educa-tivo español como un proceso productivodiríamos que es muy ineficiente. Se invier-ten muchos recursos (inputs) para unos re-sultados mediocres en términos de finaliza-ción de las diferentes etapas educativas y laposterior utilización de los conocimientosde los ciudadanos en el mercado laboral.La tasa de abandono temprano del sistemaeducativo alcanza el 31,2%, el doble que lamedia europea; la tasa de repetición en se-cundaria obligatoria está en torno al 16%,la más alta de la OCDE; el 30% de los estu-diantes universitarios abandona sus estudiosantes de finalizarlo; solo un 30% de los uni-versitarios acaban sus estudios en el tiempoestablecido; etc. Pero quizás el aspecto másdestacado del sistema educativo español seasu polarización en el sentido de generar unaproporción muy elevada de ciudadanos conun nivel de estudios muy bajo y otra propor-ción elevada con estudios universitarios. Enla población entre 25 y 34 años con estu-dios secundarios postobligatorios España sesitúa a la cola de la OCDE. Solo tienen unaproporción menor países con un nivel dedesarrollo significativamente inferior comoBrasil, Portugal, Turquía o México. Sin em-bargo la proporción de universitarios en elmismo grupo de edad supera con claridad lamedia para situarse al nivel de Estados Uni-dos, Holanda o Suecia, como muestra el úl-timo “Education at a Glance” de la OCDE.España tiene aproximadamente el mismonúmero de estudiantes universitarios queAlemania o Francia. Pero mientras en la UEhay un universitario por cada alumno de FP,en España hay 3. Finalmente, y como frutode esta distribución tan ineficiente de estu-diantes entre niveles educativos, la tasa desobrecualificación de los universitarios entre25 y 29 años una vez acceden al mercadolaboral se sitúa en el 44%, la tasa más alta dela OCDE (doble de la media).Pero no solo existe un problema de cantidady de distribución de estudiantes entre niveleseducativos, con los consiguientes efectos so-bre su adecuación a las necesidades del siste-ma productivo, sino también de calidad. Losestudios internacionales, como las diversasoleadas del PISA, muestran que el nivel deconocimientos alcanzados por los estudian-tes está por debajo de la media de los paísesparticipantes. La situación incluso empeoracuando se condiciona por el nivel de rentaper cápita de los países o el gasto en educa-ción por estudiantes.Medidas para mejorarel rendimiento educativoSe han propuesto multitud de estrategiaspara intentar mejorar la formación de los es-tudiantes: ofrecer incentivos a los profesoresbasados en los resultados de los alumnos, oen la mejora de resultados entre dos momen-tos temporales; aumentar el reconocimientopúblico de los profesores; dar más autono-mía a los centros educativos en materia decontratación y presupuestaria; financiaciónpor objetivos; reformar la gobernanza de lasinstituciones educativas; etc. Un repaso dela literatura sobre economía de la educaciónmuestra que solo existe un consenso gene-ralizado en dos factores que influyen sobrelos resultados educativos: la clase social de lafamilia (medida muchas veces como el niveleducativo de los padres o, más en concreto,de la madre) y la calidad de los profesores. Enotros aspectos, como el efecto de la calidadde la escuela o los recursos disponibles sobrelos resultados de las pruebas cognitivas, noexiste un consenso generalizado.Parece claro que la falta de equidad de do-taciones iniciales (capacidad, oportunida-des, ambiente, etc.) puede transformarse enresultados educativos muy desiguales. Estaamenaza debe ser combatida mediante polí-ticas educativas que intenten igualar las dota-ciones iniciales y, en ningún caso, pretenderigualar los resultados finales. Intentar corre-gir una pobre dotación inicial a una edadavanzada (por ejemplo con medidas que pre-tenden reducir directamente el abandono enbachillerato o facilitar el acceso indiscrimina-do a la universidad) es poco efectivo. Igualarlas dotaciones iniciales con intervencioneseducativas tempranas (antes de los 3 años)es claramente mejor que intentar igualar losresultados en fases posteriores.La investigación científicamuestra cómo los gaps decapacidad, tanto cognitivacomo no cognitiva, entreindividuos de diferenteorigen socioeconómico,se abren en edades muytempranasSi tuviéramos que definirel sistema educativo españolcomo un proceso productivodiríamos que es muyineficiente
  19. 19. 38FUNDACIÓNRAMÓNARECESNÚM.339La investigación científica muestra cómolos gaps de capacidad, tanto cognitiva comono cognitiva, entre individuos de diferenteorigen socioeconómico, se abren en edadesmuy tempranas. Existe cuantiosa evidenciasobre la existencia de periodos críticos en eldesarrollo de un niño donde el aprendizaje esmuy eficiente.La idea no sería tener un programa académicopara niños menores de tres años. El objetivosería actuar sobre las habilidades no cognitivascomo la paciencia, la perseverancia, la moti-vación, el autocontrol, o la disciplina. Se hacomprobado que estas habilidades aumentanlos salarios posteriores, los años de escolari-zación y reducen los embarazos adolescentes,el comportamiento criminal o el tabaquis-mo. Además tienen un efecto de preparaciónal aprendizaje que mejora generalmente losresultados en las pruebas cognitivas. Con elobjetivo de igualar las dotaciones inicialesse debería hacer un esfuerzo importante porfinanciar guarderías públicas para todos losniños menores de tres años. En la actualidad,en España la educación infantil enrola a unaproporción baja, y significativamente menorque la media de la UE, de los posibles usua-rios. Además, el sector público español tieneuna presencia muy inferior a la media de laUE (el 43% frente al 62% de la media de laUE) precisamente en el segmento educativoque presenta un mayor nivel de rentabilidadsocial y donde se puede mejorar significativa-mente la equidad. Por el contrario, y comose ha señalado anteriormente, la proporciónde alumnos universitarios es superior a la deotros países que incluso tienen un nivel dedesarrollo superior. La falta de guarderías pú-blicas y el acceso desproporcionado de hijosde universitarios a la universidad implica unclaro atentado contra la equidad del sistema,más si cabe teniendo en cuenta que los alum-nos universitarios pagan una proporción mi-núscula del coste de su educación (entre el12% y el 15%). La regresividad de este tipode estrategia es evidente. A lo anterior hayque añadir que mientras la rentabilidad so-cial de la educación antes de los tres años esenorme, la rentabilidad social de los estudiosuniversitarios oscila entre el -1% y el 1%, unvalor ínfimo que no justifica el elevado nivelde subvención en la universidad. Por el con-trario, la rentabilidad privada, retenida porlos graduados universitarios, oscila entre el7% y el 8%.Teniendo en cuenta que los recursos públicosson limitados, incluso más en los tiempos decrisis económica que padecemos en la actuali-dad, sería lógico que la persecución del obje-tivo de equidad supusiera primar la inversiónen educación temprana. Para evitar presionaradicionalmente los presupuestos públicos sedebería pensar en una significativa subidade las tasas universitarias, acompañada deun generoso programa de becas salario, quepermitiera utilizar los recursos públicos libe-rados para financiar guarderías públicas paratodos los niños menores de tres años.El segundo aspecto sobre el que existe unconsenso generalizado es la importancia delprofesor. Parece una obviedad pero es nece-sario insistir: la capacidad y motivación delos profesores es fundamental para el apren-dizaje de los alumnos. Hay que primar conintensidad a los mejores profesores, tantoen términos monetarios como no moneta-rios. Existen experiencias en funcionamientodonde se usan los resultados de las pruebasde conocimientos de los alumnos para dis-criminar entre los buenos y los malos profe-sores. Obviamente, basarse en los resultadosabsolutos no sería totalmente adecuado, porlo que se utiliza como indicador la diferen-cia entre varios años. Esta opción, basada enmecanismos de motivación extrínseca, chocacon los elementos más reaccionarios del siste-ma. Una de las críticas habituales a este tipode estrategia es la posibilidad de manipula-ción de los resultados de las pruebas. La exis-tencia de esta posibilidad no debería suponerCuando los recursos públicosson limitados y susceptiblesde usos alternativos,¿no deberíamos generarconocimiento científico parasaber qué intervencioneseducativas son más efectivasen términos de costes ybeneficios?Resultados de pruebas cognitivaspor cuartil de rentaNiños en el NLSY: rango de porcentaje medioen el PIAT (prueba de matemáticas)
  20. 20. 40FUNDACIÓNRAMÓNARECESNÚM.341el rechazo de este tipo de mecanismo, igualque la existencia de ladrones no invalida lapropiedad privada. Existen mecanismos paracazar a los profesores que manipulan las prue-bas. Por ejemplo, en Estados Unidos StevenLevitt propuso unos algoritmos para cazar alos manipuladores. Muchos de los profesoresque han alterado los resultados de sus alum-nos han sido descubiertos y sancionados.ConclusionesLa discusión educativaen Estados Unidos y enotros países cada vez sebasa más en influyen-tes experimentos cien-tíficos. Pero, ¿han vistoa nuestros políticos ar-gumentar sobre lo quenecesita la educaciónen España utilizandoinformación científicarigurosa?Seguramente no. Ladiscusión política secentra en si educaciónpara la ciudadaníadebe ser obligatoria osi la religión debe con-tar para el currículo.Un ejemplo recientede la escasa influenciade los progresos cientí-ficos sobre la discusióneducativa: el presiden-te Zapatero anunció abombo y platillo que secompraría un ordena-dor a cada escolar. Puesbien, los estudios cien-tíficos muestran queesta política no tieneningún efecto sobre el rendimiento académi-co. Mientras tanto el Ministerio de Educa-ción nos presenta el enésimo diagnóstico dela situación de la educación, que indica quebásicamente nada ha cambiado respecto a losdiagnósticos del pasado. Pero la idea debe serexperimentar con cosas nuevas y no simple-mente producir diagnósticos reiterativos sinuna medida a evaluar en mente. Claro que enEspaña parece que hay algunas cosas que nisiquiera se podrían experimentar. Porejemplo, en algunos países se está pro-bando el efecto que tiene el pago deincentivos a los profesores basándoseen la mejora del aprendizaje demostra-do por sus alumnos en pruebas de co-nocimientos. Los sindicatos españolesya han dicho que este tipo de reformasería inaceptable.Muchos políticos y agentes socialesson partidarios del “todo se resolveríasimplemente con más recursos”. Unaaparente obviedad pero, ¿realmente escierto? Además, cuando los recursospúblicos son limitados y susceptiblesde usos alternativos, ¿no deberíamosgenerar conocimiento científico parasaber qué intervenciones educativasson más efectivas en términos de cos-tes y beneficios? Es lógico que el pro-ceso político determine el monto delpresupuesto que un país dedica a laeducación pero no parece lógico quelos políticos pretendan establecer in-tervenciones y reformas al margen delconocimiento científico existente. Paradeterminar la efectividad relativa dedistintas políticas y sus efectos sobrelos resultados formativos y la equidades preciso recurrir a un análisis cientí-fico de políticas y medidas que superecorrelaciones espurias y mitos educati-vos de otros tiempos.BIOJosé García MontalvoEs Profesor investigador del IVIE y Cate-drático del departamento de Economía yEmpresa de la Universitat Pompeu Fabra.Licenciado en Ciencias Económicas por laUniversitat de València (1987).Premio extraordinario de licenciatura(Universitat de València) y Primer PremioNacional Fin de Carrera (1988).Doctor en Economía por la Universidadde Harvard (1993). Es consultor delBanco Mundial, de la OCDE y del BancoInteramericano de Desarrollo. Entre suspublicaciones se cuentan nueve libros ymás de 60 artículos científicos en diversasrevistas como el American EconomicReview, Review of Economics and Statistics,Journal of Business and Economic Statistics,European Economic Review, Journalof Development Economics, EconomicsLetters, Applied Psychology, AppliedFinancial Economics, International Journalof Industrial Organization, EuropeanJournal of Education y el InternationalJournal of Transport Economics entreotras.El vídeo de esta conferenciaestá disponible enwww.fundacionareces.tv
  21. 21. FUNDACIÓNRAMÓNARECESNÚM.343C O N F E R E N C I A SPor Mariano BarbacidDirector del Centro Nacional de Investigaciones Oncológicas (CNIO)y miembro del Consejo Científico de la Fundación Ramón ArecesFundación Ramón Areces, 18 de febrero de 2010UNA DÉCADADE INVESTIGACIÓN DELCÁNCEREN ESPAÑA:EL CENTRO NACIONAL DEINVESTIGACIONES ONCOLÓGICASMariano BarbacidMariano Barbacid aborda en esta conferencia el funcionamiento del CNIO y lasclaves de su éxito, basado principalmente en el modelo de gestión, así comolos temas más candentes sobre la investigación del cáncer centrándose en lasecuenciación de los genomas tumorales y sobre su implicación que para laterapia va a tener en los próximos años este tipo de investigaciones.
  22. 22. 44FUNDACIÓNRAMÓNARECESNÚM.345El Centro Nacional de Investigaciones On-cológicas se gestó conceptualmente a me-diados del año 1997 a iniciativa del enton-ces Director del Instituto de Salud CarlosIII, el Dr. José Antonio Gutiérrez Fuentes.Hasta ese momento las investigaciones quese llevaban a cabo en el Instituto se centra-ban en las áreas de epidemiológica y enfer-medades infecciosas, sobre todo del SIDA.No existía investigación en áreas biomédicastan importantes para nuestra sociedad comolas enfermedades oncológicas, las cardio-vasculares y las neurodegenerativas. El Dr.Gutiérrez Fuentes planteó la necesidad deconstruir tres centros dedicados a cada unade estas áreas. Después, por los avatares dela vida y de la política, solamente fue posiblehacer dos: el CNIO y el Centro Nacional deInvestigaciones Cardiovasculares (CNIC). Eltercer centro, el Centro de Investigación deEnfermedades Neurológicas (CIEN) es hoyen día un centro virtual que agrupa una redde varios grupos de investigación especialis-tas en este área.La Fundación CNIO, presidida por el Dr.José Antonio Gutiérrez Fuentes, se constitu-yó en marzo del 98. La Fundacion CNIO esuna fundación pública dependiente del Ins-tituto de Salud Carlos III que entonces de-pendía del Ministerio de Sanidad y Consu-mo (MSyC) y hoy lo hace del Ministerio deCiencia e Innovación (MICINN) Sus estatu-tos fundacionales establecían que la principalactividad de esta Fundación sería la construc-ción y puesta en marcha de un nuevo centrode investigación en cáncer; es decir, lo quehoy conocemos como el CNIO. Para ello, laFundación me contrató como Director delfuturo Centro en abril del 1998. Unos mesesdespués, en octubre de ese mismo año, gra-cias a una ayuda de Pfizer y a las facilidadesque me proporcionó el entonces Director delCentro Nacional de Biotecnología, el Dr.Mariano Esteban, pude resumir miactividad investigadora en dicho cen-tro contratando a un excelente grupode investigadores jóvenes y de beca-rios predoctorales.La primera piedra del nuevo edificiodel CNIO la puso el Presidente JoséMaría Aznar en mayo del año 1999.Mientras se construía el edificio ini-ciamos las actividades del programade patología molecular en el campusde Majadahonda del Instituto de Sa-lud Carlos III gracias a una ayuda deFundación Caja Madrid, fundaciónque todavía sigue manteniendo supatrocinio a través de varios progra-mas. En febrero de 2002 iniciamoslas actividades de investigación en elnuevo edificio que actualmente al-berga el CNIO.Productividad científica yránking internacionalDesde hace ya un par de años elCNIO es el centro de investigaciónmás productivo de España y uno delos primeros del mundo. Citaré algu-nas cifras que avalen esta afirmación.En el trienio 2007-2009, en Españase produjeron un total de 257 publi-caciones científicas que aparecieronen las 54 revistas con mayor índicede impacto; es decir, las revistas másrelevantes del mundo científico entodas las áreas del conocimiento. Deestas publicaciones, 43, es decir, un16,3%, fueron gestadas por investi-gadores del CNIO. Ningún otro cen-tro de investigación, con la excepcióndel Centro de Regulación Genómica(CRG) de Barcelona, se aproximarona este nivel de productividad en revistas deexcelencia. Como comparación podemosconsiderar las 77 publicaciones producidaspor la totalidad de los 178 hospitales univer-sitarios o las 57 publicaciones generadas porlos mas de 120 institutos del Consejo Supe-rior de Investigaciones Científicas (CSIC),incluidos los Centros Mixtos que compartecon distintas universidades. Cabe destacarque el resto de la Universidad Española, (estoes, el conjunto de todas las universidades pú-blicas o privadas) generó en ese mismo pe-riodo de tiempo 36 publicaciones, es decir,7 menos que el CNIO. Creo que estas cifrashablan por sí solas.La posición de excelencia del CNIO no selimita a nuestro país. Recientemente se hapublicado un ránking internacional de másde 2.000 instituciones científicas de todo elmundo elaborado por el SCImago InstitutionsRanking (SIR) basado en el factor de impac-to de las publicaciones producidas duranteel periodo 2003 a 2007. Si bien se trata deun periodo en el que el CNIO aún no esta-ba consolidado como centro, aparecemos enposición 21 justo detrás del CRG que dirigeMiguel Beato y al que me he referido ante-riormente. De hecho, España puede contarpor primera vez en su historia con dos cen-tros de investigación entre los 20 primerosdel mundo, hecho que sólo iguala el ReinoUnido, en Europa, por supuesto superadospor los Estados Unidos. Además, y si noslimitamos al campo de la investigación on-cológica, el CNIO está, según este ránkingde centros de investigación, entre los diezprimeros, delante de otras instituciones tanprestigiosas como el Memorial Sloan Kette-ring Center de Nueva York, el NetherlandsCancer Institute (NKI) de Amsterdam o elInstitute for Cancer Research de Londres.Este ránking, como todos los análisis deeste tipo, puede ser interpretado de múlti-ples maneras, especialmente dada la ampliagama de instituciones que analiza, ya que secomparan instituciones tan dispares comoel Howard Hughes Medical Institute, conmás de 24.000 publicaciones, con el pro-pio CRG, que sólo tiene 313. Este ránkingtambién adolece del defecto de no distinguirentre publicaciones propias y aquellas en lasque simplemente se colabora. En el CNIOhemos elaborado nuestro propio ránking enel que se han considerado solo publicacionespropias, no colaboraciones, y además noshemos limitado a analizar la productividadde centros singulares de tamaño parecido aldel CNIO, es decir, de sólo hasta mil inves-tigadores. Según este análisis, que ha tenidoen cuenta las publicaciones de alto índice deimpacto aparecidas en el trienio 2006-2008,el CNIO aparece en el 5º lugar del mundo,precedido por el famoso Sanger Institute deCambridge y seguido por el no menos famo-so e histórico Laboratorio de Cold SpringHarbor en el que se iniciaron los primerospasos de la biología molecular. En este rán-king, el CRG aparece en duodécimo lugar.Es decir, independientemente del método ocriterio elegido para confeccionar estos rán-kings, tanto el CNIO como el CRG estánentre la elite de los mejores centros de inves-tigación científica del mundo.Presupuestos y recursos¿A qué se debe este éxito? Existe una leyendaurbana bastante extendida que sostiene queel CNIO debe su éxito a que dispone de másrecursos que el resto de centros de investiga-ción. Si bien es posible que el CNIO dispon-ga de más recursos que otros centros de in-vestigación en nuestro país, esto no es a costadel erario público sino gracias a su gestión yesfuerzo. Comparemos brevemente el coste

×