El consenso de washington, el tratado de maastricht y sus consecuencias

1,187 views

Published on

El consenso de washington, el tratado de maastricht y sus consecuencias, por José Antonio Alonso, Universidad Complutense. Committee for Development Policy de ECOSOC (NNUU).

Jornadas: Experiencias y enseñanzas de las crisis económicas: Europa y América Latina.
Madrid, 15 a 16 de julio de 2013

Published in: Economy & Finance
0 Comments
2 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
1,187
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
2
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

El consenso de washington, el tratado de maastricht y sus consecuencias

  1. 1. José Antonio Alonso j.alonso@ccee.ucm.es
  2. 2. La singularidad de los mercados financieros  La difícil integración del tiempo en la teoría económica: Hicks vs. Shackle  Transacciones inter-temporales e incertidumbre (en el sentido de Knight)  Asimetrías de información y racionamiento del crédito  En usencia de información cierta:  El papel de las expectativas (apuestas)  Comportamiento gregario  Mercados inestables  Elevadas externalidades en el manejo del crédito y con efectos múltiples
  3. 3. ¿Cómo afrontar estas especificidades?  Mejorar la información disponible: el papel de las agencias de rating  Regulación y supervisión  Comprensiva  Contra-cíclica  ¿Cabe aislarla del ciclo político? ¿y del económico? ¿y de la servidumbre ideológica?  Eludir inconsistencias en la política económica que puede ser fuente de perturbaciones (en el medio plazo)  Preparar los cortafuegos frente a los incendios  Agilidad  Magnitud suficiente (no a la gradualidad)  Prever un tratamiento equilibrado de los problemas de endeudamiento
  4. 4. En el caso de la UME  Una zona monetaria carente de los requisitos de óptima (movilidad del factor trabajo limitada)  Limitada capacidad fiscal para afrontar crisis asimétricas  Marco institucional imperfecto  Reglas de entrada, pero no de salida  No existe un mercado de bonos europeo (tantos Tesoros como países implicados)  Un Banco Central con competencias limitadas (dificultades para convertirse en prestamista de última instancia)  Ausencia de capacidad para mutualizar las pérdidas (avances hacia la Unión Bancaria, lo que debería suponer  Garantía de depósitos único  Entidad liquidadora europea
  5. 5. Comparación Consenso de Washington Criterios de convergencia  Disciplina presupuestaria  Reordenamiento del gasto público  Reforma impositiva  Liberalización financiera  Tipo de cambio competitivo  Liberalización del comercio internacional  Eliminación de obstáculos a la inversión extranjera  Privatización de empresas públicas  Desregulación de los mercados  Protección de derechos de propiedad privada  Inflación: 1.5 puntos por encima de los tres Estados con menos inflación  Déficit: no superior al 3% del PIB  Deuda: no mayor al 60% del PIB (o en proceso de convergencia)  Tipo de cambio mantenido en el seno del SME sin correcciones en los últimos dos años  Tipo de interés de largo plazo no superior a 2 puntos por encima de los países con menor inflación
  6. 6. Consenso de Washington y Tratado de Maastricht: elementos comunes  Evitar ciertas inconsistencias en las políticas económicas (no todas)  Añadir un elemento de disciplina externa (importar reputación y credibilidad)  Condicionalidad: el acceso a la financiación está condicionado a las prescripciones de política  Tono recesivo de las respuestas  Confirman:  El carácter asimétrico de los costes del ajuste  Desconsideración de los costes sociales e institucionales de los procesos de ajuste
  7. 7. Algunas diferencias: Consenso de Washington  Pretendió ser el recetario para una estrategia de desarrollo “sano”, pero  No sólo algunos elementos centrales estaban ausentes (como señaló el llamado post-consenso de Washington)  Sino que la lógica es muy distinta a la aplicada en los casos de éxito: pragmatismo frente a dogmatismo; alto nivel de contingencia en las respuestas frente al recetario único; y en el que se combinan mercado y acción colectiva organizada, apertura y protección, estabilidad y activismo estatal  Se impuso desde el exterior y eso contribuyó a la  Deslegitimación institucional  Ineficacia del propio proceso de reformas (Killick o Collier)  Ambos factores alimentaron, por reacción, tanto una posición anti-BW Institutions poco adecuada (pero entendible) como una búsqueda de alternativas subóptimas
  8. 8. Algunas diferencias: Maastricht  Limita el ámbito de atención a la llamada convergencia nominal: relacionada con la estabilidad  Hay ámbitos muy relevantes que no estaban contemplados en esas condiciones (relacionados con la valoración de activos y el acceso a la financiación)  La determinación de criterios es colectiva (y forma parte de un proceso colegiado de cesión de soberanía)  Aunque la crisis ha reforzado las asimetrías en el seno de la UME, con predominio absoluto de Alemania  Lentitud en los procesos de toma de decisiones, fruto de una gobernanza enormemente compleja
  9. 9. Semejanzas y diferencias en la presente crisis  Orígenes distintos, pero coinciden:  Exceso de endeudamiento, en un contexto de elevada liquidez (inadecuada interpretación del acceso a la financiación)  Retirada brusca de capitales internacionales, acentuada por una estimación procíclica de los riesgos  Conversión de la deuda privada en deuda pública y flujo masivo de financiación desde los deudores hacia los acreedores  Desequilibrio macroeconómicos asociados al propio proceso de la crisis  Ahora bien, hay algunas diferencias no irrelevantes:  El endeudamiento se produce en la propia moneda  Hay una mayor solidez económica e institucional de alguno de los países implicados  No hay posibilidad de recurrir al ajuste cambiario (todo el ajuste descansa en una devaluación interna) y esto limita la capacidad de acción de los deudores  Pero debiera ser más fácil una acción cooperativa a escala de la UE
  10. 10. Algunas enseñanzas  No hay crisis de deuda del nivel de la que se padece que no hayan requerido  Alentar el crecimiento económico en el país deudor  Relajación en los controles inflacionistas  Fórmulas de reestructuración y de quita de deuda En el caso de la UE, la opción podría ser animada por los países con más márgenes  Es necesario regular y supervisar adecuadamente los mercados financieros  Conviene alejar a los supervisores del ciclo político, pero quien los aleja del doctrinarismo?  Pasar de los test de stress a una más creíble acción de las instituciones encargadas de la supervisión  Es necesario disponer de un prestamista de última instancia para afrontar los problemas de liquidez  Ágil, capaz y no condicionado  Revisar el mandato del Banco Central Europeo  Hay que revisar alguno de los fundamentos de política macroeconómica y ampliar el concepto de estabilidad para acoger no sólo al precio de los bienes, sino también de los activos  Es necesario disponer de un sistema financiero sólido y eso no se consigue sin reflotar el precio de los activos  Contener el deterioro de los activos inmobiliarios  Proseguir la capitalización  A nivel europeo, avanzar hacia la Unión Bancaria

×