Tiwinza y el acuerdo de Paz con el Ecuador

3,817 views

Published on

Tiwinza y el acuerdo de Paz con el Ecuador

Published in: News & Politics
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
3,817
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
22
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Tiwinza y el acuerdo de Paz con el Ecuador

  1. 1. TIWINZA Y EL ACUERDO DE PAZ CON EL ECUADOR Boletín Interno Nº 7 Año 2009 E L Ecuador nació como república en 1830 y hasta 1998 - que se firmó el Acuerdo de Paz de Brasilia - sus relaciones con el Perú estuvieron casi permanentemente marcadas por reclamamos territoriales y pugnas diplomáticas que frecuentemente llegaron hasta las armas e incluso a una guerra (1941). Es decir, 168 anos de malas relaciones y 69 presidentes que no pudieron encontrar una solución definitiva. Siguiendo ese mismo patrón, entre el 27 de enero y 14 de febrero de 1995 se produjeron muy graves enfrentamientos fronterizos entre tropas de ambos países (“El Conflicto del Alto Cenepa”) que dieron lugar al desalojo de las tropas invasoras, la intervención de los países garantes del Protocolo de Río de Janeiro y el inicio de nuevas conversaciones diplomáticas a cargo de las respectivas Cancillerías. Desde entonces y hasta Mayo de 1998, numerosas reuniones diplomáticas conjuntas con los representantes de los países garantes (EE.UU., Chile, Argentina y Brasil) lograron que el Ecuador reconociera la validez del Protocolo de Río de Janeiro y que se establecieran los llamados “Impases Subsistentes” (o desacuerdos fronterizos), sin embargo, nada logró convencerlos que la frontera debía cerrarse conforme la establecía el referido protocolo, empantanándose así todo lo actuado y aproximándonos a una inminente guerra. A pesar de lo grave de la situación, Fujimori decidió darle una última oportunidad a la paz y esperar que Jamil Mahuad, nuevo presidente ecuatoriano, asumiera el mando de su nación y el quinto con el que conversó. Los riesgos de esta decisión quedo plasmada en un vídeo del Consejo de Defensa (Julio 1998) en el cual reflexionaba diciendo: “… soy consciente que alguien, en esta sucesión de presidentes, tiene que sacrificarse... si esto significa sacrificio, yo tengo que sacrificarme porque esto se acabe de una vez”. No obstante, para ese momento, el Perú ya había recuperado su capacidad militar con una moderna flota de aviones MIG 29 y Sukhoi 25, que desequilibró las fuerzas militares y fortaleció la posición diplomática.
  2. 2. El 16 de julio de 1998, ambos presidentes iniciaron a una nueva etapa de negociaciones que se conoció como la “diplomacia presidencial”, asumiendo direc- tamente las conversaciones y negociaciones, sin embargo, el 08 de octubre, ambos reconocieron que se encontraban en un punto insalvable y solicitaron a los países garantes que se pronuncien definitivamente sobre el tema, según lo permitía el Pro- tocolo de Río de Janeiro. El pedido efectuado fue aceptado pero con la condición que la decisión que tomaran fuera vinculante y que éste mecanismo fuera previamente aprobado por los congresos de ambos países. Aprobada esta condición, fue sometida a conside- ración de los Congresos Nacionales y tras la sesión del 14 y 15 de Octubre, el con- greso peruano aprobó lo solicitado por 87 votos a favor, 26 en contra y 1 absten- ción. Por su parte, el congreso ecuatoriano lo aprobó por 96 votos a favor, 21 en contra y 2 abstenciones. Cumplidas las condiciones, el 23 de Octubre, los países garantes emitieron su decisión, que contó con la bendición del Papa Juan Pablo II, y que en básica- mente estableció: 1. Que ambas naciones debían concluir la demarcación de la frontera, conforme el Protocolo de Río de Janeiro y el fallo del árbitro Braz Díaz de Aguiar. 2. Que el Perú daría en “propiedad privada” al Ecuador un área de UN (01) kilómetro cuadrado (Tiwinza), en forma gratuita, mediante escritura pú- blica y sin que esta transferencia implique “soberanía”. 3. Que el Ecuador no tendría efectivos policiales, ni militares, ni podría realizar actividades de cualquiera de estas índoles, excepto actos conmemorativos previamente coordinados con el Perú. 4. Que los ecuatorianos podrían transitar libremente por una única vía pública “carrozable” de hasta 5 metros de ancho que conectaría Tiwinza con territorio del Ecuador. 5. Que cada nación crearía en sus territorios una zona de protección ecológica, coincidente y colindante con la otra y en las que no existirán nuevos puestos militares. El 26 de Octubre de 1998, los presidentes Fujimori y Mahuad firmaron el Acuerdo de Paz que puso fin a las hostilidades y cerró la frontera común. En 1942 se definió una frontera (a pesar que no se concluyó su demarca- ción) sin embargo, Ecuador se convirtió en país amazónico. En 1998 se concluyó su demarcación, sin embargo, el Ecuador obtuvo en “propiedad privada” un kilóme- tro cuadrado sin soberanía (de los 200 mil kilómetros cuadrados que reclamaba). A diferencia de la primera oportunidad, el Ecuador no ha vuelto a realizar re- clamos y ha modificado sus mapas geográficos, sus libros de historia y reconocido que vivieron tras un sueño maximalista que finalmente se esfumó. Los peruanos por nuestra parte tendremos que acostumbrarnos convivir con una minúscula pro- piedad privada ecuatoriana cerca de nuestra frontera. Esos fueron los costos de la guerra y de la paz. WALTER JIBAJA ALCALDE

×