1TEMA 11 WITTGENSTEIN 3ª EVALUACIÓNNOMBRE                   APELLIDOS   6.5 Respecto a una respuesta que no puede expresar...
2proposiciones –esto es, mediante el lenguaje – (y, lo que es lo mismo, lo que puede ser pensado) y lo que no puede ser ex...
3CIENCIA Y FILOSOFÍA (1 punto)Wittgenstein escribe: 6. Las proposiciones de la lógica son tautologías. 6.2. La matemática ...
4primer objetivo era la eliminación de la metafísica. Concebían la metafísica como un tipo de especulación no basada en da...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Tema 11 Wittgenstein

613 views

Published on

Published in: Education
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
613
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
17
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Tema 11 Wittgenstein

  1. 1. 1TEMA 11 WITTGENSTEIN 3ª EVALUACIÓNNOMBRE APELLIDOS 6.5 Respecto a una respuesta que no puede expresarse, tampoco cabe expresar la pregunta. El enigma no existe. Si una pregunta puede siquiera formularse también puede responderse. 6.51 El escepticismo no es irrebatible, sino manifiestamente absurdo, cuando quiere dudar allí donde no puede preguntarse. Porque sólo puede existir duda donde existe una pregunta, una pregunta sólo donde existe una respuesta, y ésta, sólo donde algopuede ser dicho. 6.52 Sentimos que aun cuando todas las posibles cuestiones científicas hayan recibido respuesta, nuestros problemas vitalestodavía no se han rozado en lo más mínimo. Por supuesto que entonces ya no queda pregunta alguna; y esto es precisamente la respuesta. 6.521 La solución del problema de la vida se nota en la desaparición de ese problema. (¿No es ésta la razón por la que personasque tras largas dudas llegaron a ver claro el sentido de la vida, no pudieran decir, entonces, en qué consistía tal sentido?) 6.522 Lo inexpresable, ciertamente, existe. Se muestra, es lo místico. 6.53 El método correcto de la filosofía sería propiamente éste: no decir nada más que lo que se puede decir, o sea, proposicionesde la ciencia natural -o sea, algo que nada tiene que ver con la filosofía-, y entonces, cuantas veces alguien quisiera decir algometafísico, probarle que en sus proposiciones no había dado significado a ciertos signos. Este método le resultaría insatisfactorio -notendría el sentimiento de que le enseñábamos filosofía-, pero sería el único estrictamente correcto. 6.54 Mis proposiciones esclarecen porque quien me entiende las reconoce al final como absurdas, cuando a través de ellas -sobreellas- ha salido fuera de ellas. (Tiene, por así decirlo, que arrojar la escalera después de haber subido por ella.) Tiene que superar estas proposiciones; entonces ve correctamente el mundo. 7. De lo que no se puede hablar hay que callar.WITTGENSTEIN, L., Tractatus Logico-Philosophicus, 6.5-7 (trad. J. Muñoz e I. Reguera, Madrid, Alianza, 1999, pp. 181-183).1. ¿Cuál es el tema del texto? (2 puntos) _________________________________________________________________Señala las ideas más importantes:1ª) __________________________________________________________________________________________________2ª) ___________________________________________________________________________________________________3ª) ___________________________________________________________________________________________________1º) Lo místico no se puede expresar. Está fuera de los límites de la lógica y de la gramática del lenguaje. Está al otro lado de la líneaque delimita el mundo y lo expresable. ¿Entones en qué consiste? Es un sentimiento, una intuición. La ética (estética) y la religiónestán fuera de la gramática. Por “gramática” entendemos un conjunto abierto de reglas para el uso correcto de un sistema simbólicode límites flexibles cuyo ponente más insigne es el lenguaje. Las gramáticas son independientes del mundo. No se derivan de él porinducción tal y como los científicos se dice que descubren las leyes de la naturaleza.2º) El método correcto de la filosofía es el de la ciencia natural. Su lenguaje es lógico. El sentido de una proposición es su método deverificación y este viene dado por la lógica. La metafísica no se puede expresar. El significado de los términos que utiliza no se puedeprobar. Este método es insatisfactorio pero según Wittgenstein es el único estrictamente correcto.3º) La función de la filosofía es esclarecedora y delimitadora. Esclarecedora del lenguaje mostrando el dominio del sentido yposibilidad de lo que se puede decir y delimitadora respecto de lo que no se puede decir, esto es, el dominio de laspseudoproposiciones éticas (estéticas) y religiosas. Finalmente, de lo que no se puede hablar, mejor es callar. Hay que arrojar laescalera después de haber subido por ella.EXPLICACIÓN DE ALGUNAS NOCIONES PRESENTES EN EL TEXTO: DECIR Y MOSTRAR, LENGUAJE Y MUNDO,FIGURACIÓN, CIENCIA Y FILOSOFÍA, CRÍTICA A LA METAFÍSCAWittgenstein (Viena, 1889, Cambridge, 1951) es el principal representante de la filosofía analítica en el siglo XX.En agosto de 1918,Wittgenstein escribe a Russell desde el campo de internamiento de Monte Cassino: “He escrito un libro titulado Logisch-Philosophische Abhandlung, que contiene todo mi trabajo de los últimos seis años. Está escrito en observaciones harto cortas. (Estosignifica que nadie lo comprenderá; a pesar de que creo que todo él es claro como el cristal. Echa por tierra, sin embargo, todanuestra teoría de la verdad, de las clases, de los números y todo el resto). Lo publicaré tan pronto como regrese a casa”. Podemosver cómo el subteniente Wittgenstein con su manuscrito en el frente de batalla, en la mochila de campaña, o paseándolo consigo en elcampo de Monte Cassino. Al regresar a Viena, Wittgenstein no encontraba editor. Finalmente, Russell se encargó de publicarlo enInglaterra. La editorial Kegan Paul se mostró dispuesta y bajo su sello salió en 1922, en una edición bilingüe con la introducción deRussell. ¿De qué trata el Tractatus? El propio Wittgenstein responde: “Cabría acaso resumir el sentido entero del libro en las palabras:lo que siquiera puede ser dicho, puede ser dicho claramente; y de lo que no se puede hablar hay que callar. El libro quiere, pues,trazar un límite al pensar o, más bien, no al pensar, sino a la expresión de los pensamientos… El límite sólo podrá ser trazado en ellenguaje, y lo que reside más allá del límite será simplemente absurdo”. En agosto de 1919 escribe, por otra parte, a Russell sobre elcontenido de lo que entonces era “su manuscrito”: El punto fundamental es la teoría de lo que puede ser expresado (gesagt) mediante
  2. 2. 2proposiciones –esto es, mediante el lenguaje – (y, lo que es lo mismo, lo que puede ser pensado) y lo que no puede ser expresadomediante proposiciones, sino sólo mostrado (gezeigt); creo que es el problema cardinal de la filosofía”.DECIR Y MOSTRAR (1 punto)Una cosa sería la mostración lógica (mediante el lenguaje), recordad el año pasado cuando estudiasteis lógica (p→q, p q, p q), yotra la mostración mística (sin lenguaje alguno, Dios, el deseo, la melancolía, la tristeza). Las proposiciones de la lógica, por el hechode que precisamente son tautológicas, muestran la lógica esencial del mundo y del lenguaje (6.12) común a ambos, que posibilita yfundamenta toda relación figurativo-descriptiva entre ellos (Galileo afirmaba que el lenguaje del mundo es matemático). El lenguaje aestos niveles muestra esa estructura lógica común al mundo que posibilita su decir algo; de modo que, esencialmente (lógicamente),todo decir es un mostrar; todo lo que se dice, porque se muestra se dice: “La proposición muestra lo que se dice” (4.461, 4.041). Estasrelaciones íntimas entre decir y mostrar no se dan en lo místico (ético, estético, religioso), que no tiene soporte lógico alguno, nilingüístico, ni mundano. Lo místico se muestra en la desaparición de dodo lenguaje y mundo lógicamente ordenados; es sentimiento eintuición puros –sub especie aeterni- del que del mundo (de que el mundo siquiera sea –lo que sea-) o del mundo como todo: “Existe,ciertamente lo indecible. Ello se muestra, es lo místico” (6.552, 6.44, ss.). La inquietud fundamental del Tractatuses la de delimitar enel lenguaje –y sólo en él- aquello de lo que se puede hablar y de aquello de lo que no se puede hablar. Así pues, dentro del lenguaje,el análisis distingue entre proposición (con sentido) y proposición lógica (tautología), o entre decir y mostrar en general: así el lenguaje(lógica del mundo) desarrolla su ámbito (el de la ciencia) y se circunscribe en sus límites de sentido (lo de la ciencia). Y dentro dellenguaje también, pero hacia fuera, el análisis desplegado señala el límite entre el lenguaje mismo (la lógica, el mundo, la ciencia) y elsilencio (lo místico): los límites –por fuera- del lenguaje son los límites –por dentro- del silencio. Aclarar, analizar esto, es la tareafilosófica: a ello se reduce, y en ello acaba, la filosofía (4.11-4.12).LENGUAJE Y MUNDO (0,5 punto)Wittgenstein escribe: 1. El mundo es todo lo que es el caso. 2. Lo que es el caso, el hecho, es el darse efectivo de estados de cosas.El mundo es la totalidad de los hechos y puede descomponerse en cada uno de ellos (como el lenguaje en proposiciones) para suanálisis. Los hechos son estados de cosas existentes, y los estados de cosas, conexiones o combinaciones sin más, de cosas yobjetos. En el lenguaje a los estados de cosas corresponden las proposiciones (y esto funda el sentido de éstas), y a las cosas losnombres (y esto funda el significado de éstos); la misma lógica de conexión preside a unos y a otros; de modo que así se funda todarelación figurativa, representativa o descriptiva entre lenguaje y mundo (4.0311). Esa correspondencia básica es algo meramentesupuesto (6.124); no hay más justificación de ella, quizá que la vieja armonía racionalista que preside Dios mismo (5.123) o que elsano sentido común que nos advierte que si el lenguaje no habla del mundo, ¿de qué va a hablar? (5.5521, 5.5542), o que esacreencia radical desde Parménides de que “algo lógico no puede ser sólo posible” (2.0121). En convicciones como éstas se basa todoel Tractatus. El Wittgenstein de Investigaciones filosóficas no admitirá la cuestión del fundamento: todo son juegos del lenguaje.Continuemos.FIGURACIÓN (ISOMORFÍA) (1 punto)En 2.1 escribe: “Nos hacemos figuras de los hechos. Y en 3. La figura de los hechos es el pensamiento. Una vez descrito el mundoontológicamente desde el análisis lógico, se plantean las condiciones de posibilidad de su captación mental (y expresión lingüística).Esas condiciones remiten a la figuración. El mundo es figurado por el pensamiento (y el lenguaje). Pensar (hablar) es figurar. Y figurares representar en el espacio lógico los hechos del mundo (2.11). Un hecho es un estado de cosas existente; un estado de cosas esuna combinación de cosas que puede existir o no. Los estados de cosas existentes o no, formarían la realidad. (2.06) como ámbitológico de posibilidad de mundos, por así decirlo; los hechos, esto es, los estados de cosas existentes y el hecho de que sean todos (lacategoría de totalidad es imprescindible al mundo para una descripción completa de él como optimun del análisis), formarían elmundo. Una figura es un modelo o patrón lógico de lo real (2.12), un modelo o patrón de posibilidad de mundo, por ejemplo p→q.Todo figurar consiste en que entre la figura y lo figurado, esto es, el pensamiento (lenguaje) y el mundo, hay algo común, algo idénticoque posibilita la figuración (recordemos que en Kant hablábamos del esquema como aquello que tiene en común la categoría y elfenómeno): buscarlo es la única tarea del análisis lógico y del Tractatus mismo. Eso idéntico, no remite para nada a los intermediariosepistemológicos tradicionales (metafísicos o psicologistas): se trata de una forma lógica que es forma de la figuración y forma de larealidad a la vez (2.17, 2.18 y 2.2) al estilo de una proyección matemática (por ejemplo, ). ¿Y el pensamiento? Elpensamiento supone un paso intermedio entre mundo y lenguaje. El pensamiento es la figura lógica de los hechos (3) más radical, noimplicada en los inevitables disfraces del lenguaje (4.002), sino intermediario figurativo esencial entre una realidad pensada (“tal comonosotros la imaginamos”, 4.01) y unos signos lingüísticos pensados (3.5) que hace de éstos un modelo o una figura de aquélla (porejemplo, cuando imaginamos “Wittgenstein es original”, los signos lingüísticos son una figura del pensamiento). No obstante, estasupuesta objetualidad es sólo aparente porque es inaprehensible al análisis, a no ser como manifestación sensoperceptiva suya (3.1)cuando lo decimos. La cuestión epistemológica, la cuestión metafísica, en definitiva, deriva en la cuestión lingüística. El pensamientosólo es definible en términos de lenguaje como proposición con sentido (4) o como signo proposicional usado (3.5). “La armonía entrepensamiento y realidad, como todo lo metafísico, hay que buscarla en la gramática del lenguaje”. Resumiendo, Wittgenstein escribe:3.1. “En la proposición se expresa sesoperceptivamente el pensamiento. 4. El pensamiento es la proposición con sentido. 5. Laproposición es una función de verdad de las proposiciones elementales. (La proposición elemental es una función de verdad de símisma). Recordemos las tablas de verdad en 1º de Bachillerato. 6. La forma general de la función de verdad es: [→, , , ∞, π, ÷].Esta es la forma general de la proposición.
  3. 3. 3CIENCIA Y FILOSOFÍA (1 punto)Wittgenstein escribe: 6. Las proposiciones de la lógica son tautologías. 6.2. La matemática es un método lógico. Las proposiciones dela matemática son ecuaciones, es decir, pseudoproposiciones. 6.3. La investigación de la lógica significa la investigación de todalegaliformidad. Y fuera de la lógica todo es casualidad. 6.4. Todas las proposiciones valen lo mismo.a) La Lógica. Las proposicionesde la lógica no dicen nada en absoluto pero muestran el armazón del mundo. Conforman el marco de posibilidad del mundo por eso,la lógica es trascendental, en sentido kantiano. Su única relación con el mundo es el supuesto de que los nombres tienen significado ylas proposiciones elementales tienen sentido (6.124), es decir, que en el mundo hay cosas y hechos que se corresponderán con losnombres y proposiciones del lenguaje analizado. Estas proposiciones formales lo son del lenguaje y lo son del mundo (6.12). En estoconsiste esencialmente el fundamento de la lógica respecto al mundo (metafísica), como al lenguaje sobre el mundo (ciencia), como ala propia actividad crítica de ambos (filosofía); b) Matemáticas: La matemática no es más que un método lógico. Sus proposicionesson ecuaciones, o sea, pseudoproposiciones, también, como las tautologías de la lógica. Y lo que ésta hace con sus tautologías lohace aquélla con sus ecuaciones; c) La ciencia natural: con la lógica y su método matemático queda enteramente analizado el ámbitodonde reinan la necesidad y las leyes, fuera de ella todo es casual (6.3) a pesar de los intentos de buscar a Dios, en el destino, en lavoluntad o en el cientifismo legalista una explicación necesaria del mundo (6.47 ss.). La ciencia no hace más que describir el mundodesde unos aprioris lógicos que (mal) llamamos leyes naturales. Si la ciencia posee un dominio legaliforme, ese dominio ha de serlógico, no específicamente científico o positivo. Según ello, las leyes de la ciencia no son realmente leyes, sino formas de leyes (6.32),esto es, leyes lógicas. No son leyes deducidas de los fenómenos, sino leyes de posibilidad de ellos; o no son leyes de lo real, sino dellenguaje de lo real. Todo a priori (como el de la ley) es siempre lógico (6.3211), así como toda necesidad y toda legalidad misma. Lasleyes científicas no son sino a prioris lógico-lingüísticos: formas lógicas que posibilitan estructurar un lenguaje científico positivo consentido que describa correctamente el mundo y sus hechos (6.34, 6.341). No hablan del mundo, sino que posibilitan su descripciónplanificada, reticular, sistemática (6.343) en la que consiste la ciencia positiva, lejos de todo intento de explicación esencialista.CRÍTICA A LA METAFÍSICA (1 punto)En las proposiciones 6.4. Y 6.5 Wittgenstein evoca las cuestiones metafísicas sobre el sentido último de la vida y del mundo,cuestiones éticas (estéticas) y religiosas. Estas cuestiones no admiten tratamiento lógico (lingüístico, científico) alguno. Lo importanteera delimitar por fuera el campo científico del conocimiento y el lenguaje y señalar con ello el inicio de la intuición, del sentimiento ydel silencio. No puede haber teoría o lenguaje ético (estético) alguno; la ética, como lo místico en general, es inexpresable (6.42 s.).Nada que remita al valor y sentido último (total) del mundo puede expresarse dentro de él, en la lógica o el lenguaje que lo llenan,cuyos límites son los mismos que los suyos (5.6. s.). Todo ello es inexpresable pero existe y de algún modo se muestra: es lo místico.Existe como superación del hecho (lenguaje, lógica, ciencia) en el que (6.44) y en el qué (5.552) del mundo. Y se muestra en elsilencio, como un sentimiento (e intuición) característico; sentimiento, en principio, de que la ciencia o la lógica o el lenguaje nosolucionan para nada nuestra vida (6.52); y sentimiento característico por cuanto lo es del mundo como un todo limitado, basándoseen una intuición previa de ello (6.45); así que todo en este mundo da absolutamente igual para lo más alto: todo lo que el Tractatus haintentado hacer. Ser escéptico con respecto a estas cosas es, por demás, absurdo: no sólo porque la propia lógica del mundo y dellenguaje remite intrínsecamente fuera de él –sino lógicamente también- porque no tiene ningún sentido dudar aquí, donde no cabesiquiera cuestionarse nada (6.51). Parece que estas cosas (lo místico) se imponen sin más al sentimiento ante cierto tipo deintuiciones que, supuestamente, colocan a uno fuera del espacio y del tiempo, es decir, más allá de la lógica y de sus condiciones delmundo y lenguaje. Todo lo que se puede –y debe- hacer ante ellas es guardar un respetuoso silencio: callarse…LA FUNCIÓN DE LA FILOSOFÍA (0,5 punto)La filosofía no es una doctrina o una teoría, un corpus positivo del saber, sino una praxis analítico-crítica, una actividad que consisteen la clarificación lógica (pensamientos y) proposiciones (4.112). La filosofía es una práctica intelectual esclarecedora. Pero tiene otrosentido básico: delimitador, delimita el dominio del sentido; delimita el ámbito de la discusión científica, es decir, el ámbito donde éstatiene sentido y puede plantearse; delimita el dominio de lo decible; determina, a la vez, los límites interiores de una realidadcolindante, como es lógico; pero estos son ya dominios del silencio. La filosofía es un ejercicio de clasificación y delimitación. Remitea lo impensable e indecible exponiendo con claridad lo pensable y lo decible: primero, no usar otro lenguaje que el que se puede usar,el de la ciencia natural, que no tiene nada que ver con la filosofía, como sabemos; segunda, en caso de que alguien quiera hacerlo,en el caso de que alguien pretenda decir lo que no se puede decir, o hablar de lo que no se puede hablar, probarle su error,demostrándole que algunos de los términos que emplea no tienen, o no les ha dado significado alguno. Y esto es lo que se puedehacer en filosofía. Wittgenstein concluye en 7: “De lo que no se puede hablar, hay que callar”.2. CONTEXTUALIZACIÓN (1 PUNTO)En un libro necesario La Viena de Wittgenstein sus autores Janik y Toulmin nos enseñaron a comprender que entre 1800 y 1920, elproblema a la hora de definir tanto los límites como la finalidad de la razón sufrió un doble giro, pues 1º) se transformó en el problemade definir la finalidad esencial y los límites de la representación, y 2º) problemática trasladada, a su vez, al lenguaje. Sin duda, el sigloXX es el siglo del lenguaje. A principios de los años veinte, un grupo de filósofos, físicos y matemáticos austríacos y alemanes,empezó a mantener reuniones periódicas bajo la presidencia de Moritz Schlick (1882-1936), uno de los pocos filósofos asesinado porun estudiante contrariado. Su propósito era una forma de filosofía que no sólo era compatible con las ciencias naturales sino queparticipaba de muchos de sus métodos e ideales. El grupo se denominó Círculo de Viena. Profesaban un antihegelianismo explícito ycontundente que les llevaba a oponerse a la ortodoxia hegeliana imperante en las universidades alemanas. Comprendieron que su
  4. 4. 4primer objetivo era la eliminación de la metafísica. Concebían la metafísica como un tipo de especulación no basada en datosempíricos. Admiradores de las tesis positivistas de Mach tendían a asumir que las sensaciones o, en todo caso, las experienciasprivadas proporcionaban el tipo de fundamento incondicional en el que deberían basarse todas las aspiraciones al conocimiento,como escribe Schlick: “Todo observador llena su propio contenido (…) confiriendo de este modo a sus símbolos un significado yllenando la estructura de contenido lo mismo que un niño puede colorear dibujos en los que sólo están trazadas las líneas”. La técnicaempleada por los positivistas para la eliminación de la metafísica era sencilla. Una proposición tiene sentido sólo si puede describirsepara ella un método de verificación. La totalidad de la religión y buena parte de la filosofía hegeliana no superan la prueba. AdvierteSchlick que “allí donde existe un problema con sentido, cabe siempre en teoría indicar el camino que conduce a su solución. Y es queresulta evidente que la indicación de dicho camino coincide con el señalamiento de su sentido (…) El acto de verificación en el queacaba por desembocar el camino hacia una solución es siempre de la misma índole: se confirma la ocurrencia de un determinadohecho (…) por medio de la experiencia inmediata”. La ética resultaba problemática ¿Cómo verificar una máxima moral? El Círculoacabó por considerar el discurso moral como una cuestión de expresión de preferencias que, de hecho, podían basarse en los datossensoriales de placer y del dolor. El principio de verificación no tardó en ser discutido y adoptado por muchos filósofos ajenos alCírculo. ¿Se trataba de un criterio de significatividad o más bien de una fórmula para describir el sentido de una proposición? ¿Acasoel sentido de una proposición no era ni más ni menos que el método adecuado para verificarla? Se generalizó la idea de que elCírculo defendía esta última versión del principio de verificación. Dado que los integrantes del grupo estaban convencidos de que eluso de los principios de la lógica formal suponía la única manera legítima de analizar la estructura de los discursos empezaron adesignar su posición con el nombre de “positivismo lógico”. Más o menos bajo ese rótulo fue incorporado por J. A. Ayer (1910-1992) almundo de habla inglesa en un best-seller titulado Language, Truth and Logic (1936). Pese a tratarse de una versión algo aligerada delas concepciones de los miembros del Círculo de Viena, suministraba un saludable antídoto contra buena parte de la filosofíaoccidental al uso en aquella época. La persecución de judíos y liberales por el régimen nazi de los años treinta provocó unaemigración a los EEUU de muchos integrantes del Círculo de Viena. Allí el positivismo lógico entraría en contacto con el pragmatismoautóctono, entusiasmado ya con la idea de la lógica como herramienta fundamental del análisis lógico.3. COMENTA UN FILÓSOFO DEL MISMO PERÍOSO: JOSÉ ORTEGA Y GASSET (1 PUNTO)José Ortega y Gasset (Madrid, 1883-1955). Fundador y cabeza de la Escuela de Madrid. Crítico de la cultura es considerado unrepresentante español del vitalismo y precursor del existencialismo. En su “raciovitalismo” fusiona el racionalismo y el vitalismobiologicista, que une a un “perspectivismo” (que recuerda el “cubismo” en pintura) de la teoría del conocimiento y a una teoría elitistade la política bajo el signo del hombre-masa. De acuerdo con un enfoque perspectivista, Ortega hace suya la tesis nietzscheana deque la sustancia última del mundo es una perspectiva. El sujeto no es para Ortega el eje sobre el que gira la realidad, ni su“fundamento”, como afirmó el idealismo. Pero tampoco es una mera parte, una parte más, de dicha realidad como sostiene elrealismo. El sujeto es un espejo activo capaz de seleccionar las impresiones que recibe y, en este sentido, filtra modula y “construye”,lo dado, y siempre como la realidad concreta que es. ¿Qué realidad? Sencillamente una vida. Una vida creadora de la cultura, lo quelleva a Ortega a definir los valores culturales como funciones vitales, obedientes a leyes. La misma razón, que no es una instanciaexterior a la vida ni se identifica tampoco sin más con ella, es una función suya, siendo además en la vida donde arraiga elconocimiento. Con ello quedaba prefigurado el tema de la “razón vital” (o de la vida como razón). El raciovitalismo orgteguiano –odoctrina de la “razón vital”- se opone a cualquier reducción de la razón a razón científico-positiva (física o matemática) y, en cualquiercaso, abstracta. El hombre tiene que usar la razón para vivir. La razón vital es una realidad. “La vida es prisa y necesita saber a quéatenerse y es preciso hacer de esta urgencia el método de la verdad. El progresismo que colocaba la verdad en un vago mañana, hasido el opio entontecedor de la humanidad, verdad es lo que ahora es verdad y no lo que se va a descubrir en un futuroindeterminado”. Pero la vida no es sólo prisa, ni siquiera “es” porque es un tejerse y destejerse a sí misma sin tregua y reposo en unascircunstancias concretas. La vida es drama. Incluso naufragio (recordemos el cuadro del pintor alemán Caspar David FriedrichNaufragio con espectador, del que el hombre busca salvarse mediante la cultura. Es la “realidad radical”. Los materiales que laconstruyen no son biológicos sino biográficos. La vida es una estructura narrativa. Este es el “tema de nuestro tiempo” por decirlo conel título de un influyente libro de 1923. Y de ahí también la paulatina introducción de la “razón histórica” tan central en la Historia comosistema (1941). Aquí Ortega afirma el rango filosófico de las necesidades más concretas e inmediatas de la existencia humana y, antetodo, el “saber a qué atenerse” en la situación histórica en la que se encuentra. Las ciencias son una contemplación “oblicua” y amedias de la realidad. En la crisis de fundamentación que experimentan las ciencias de la naturaleza en el siglo XX, lo único que sesalva de ella es su función de información y de instrumentalidad fenoménica: “lo único que no ha fracasado de la física es la física”. Lafilosofía es un saber radical: “la filosofía, que es el radicalismo o extremismo intelectual, se resuelve llegar por el camino más corto aesa línea última donde los principios últimos están y, por eso no es sólo conocimiento sino que es formalmente viaje al descubrimientode los principios”. Y también: “no cabe desconocer que siendo la filosofía la exploración hacia los auténticos principios, en estoconsiste su alfa y su omega”. La crisis del idealismo es la crisis del cartesianismo que paralelamente denunció Heidegger ydenunciado también por Wittgenstein (la imposibilidad del solipsismo). La decisión de sustituir el imperio de la razón teórica “pura” poruna razón viviente o histórica, definiendo a la vida humana como realidad radical cuyas categorías pueden y deben ser sacadas a laluz –o lo que es igual, la decisión de ordenar el mundo “desde el punto de vista de la vida”-, hunde sus raíces en la conciencia de estacrisis y anticipa, al mismo tiempo, el sentido de una “innovación metafísica”.5. ACTUALIDAD DEL PENSAMIENTO DEL AUTOR (1 PUNTO): Según Wittgenstein la realidad es lenguaje ¿Qué opinas?

×