Ficha técnica de The Hustler

968 views

Published on

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
968
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
5
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Ficha técnica de The Hustler

  1. 1. CUADRO SINÓPTICO DE THE HUSTLER<br />TÍTULOThe HustlerDIRECCIÓNRobert RossenPAÍSUSAAÑO1961DURACIÓN131 min.GÉNERODrama.REPARTOEddie Felson (Paul Newman); Minnesota Fats (Jackie Gleason); Sarah Packard (Piper Laurie); Bert Gordon (George C. Scott); Charlie Burns (Myron McCormick); Findley (Murray Hamilton); Big John (Michael Constantine); Preacher (Stefan Gierasch); Turk (Cliff Pellow); Bartender (Jackie LaMotta); Cashier (Gordon B. Clarke); Score Keeper (Alexander Rose); Waitress (Carolyn Coates); Young Hustler (Carl York); Bartender (Vincent Gardenia).GUIÓNSydney Carroll y Robert Rossen basado en la novela de Walter S. Tevis.SCRIPT SUPERVISORMarguerite JamesPRODUCTORARobert Rossen para Twentieth Century Fox.DISEÑO DE PRODUCCIÓNHarry HornerASISTENTE DE PRODUCCIÓNJohn GrahamFOTOGRAFÍAEugen Shufftan.STILL PHOTOGRAPHSMukyMÚSICAKenyon HopkinsLOUISVILLE MUSICDan TerryASISTENTE DE DIRECCIÓNCharles MaguirreMONTAJEDede Allen.DIRECCIÓN ARTÍSTICAAlbert BrennerASISTENTE TÉCNICO Willie MosconiSONIDOJames Shields y Richard VorisekOPERADOR DE CÁMARASaul MidwallDECORADOSGene CallahanVESTUARIORuth Morley.EFECTOS VISUALES FILM OPTICALSMAQUILLAJE Y PELUQUERÍARobert Jiras y DonoenePREMIOSFue nominada para 10 premios de la Academia, incluyendo Mejor Director, Mejor Película, Mejor Guión, Mejor Actor.ESTRENOSeptiembre de 1961 en Washington D. C.<br />ARGUMENTOEddie “relámpago” Felson es un buscavidas del billar. Charlie Burns lo había protegido desde los 16 años. Ambos recorren el país dando timos de poca monta para salir adelante. La meta de Eddie es retar a Minnesota Fats quien no ha perdido una partida en 15 años. El dominio de Minnesota Fats es la Sala de Billar “Ames”. Eddie y Charlie entran en ella. Allí le conocen. Saben a qué ha venido. Minnesota Fats llega a la Sala a las ocho en punto. Los dos rivales se reconocen mutuamente pero tantean el terreno. Una primera impresión sobre quién es quién o de qué pasta está hecho cada uno. Sin rodeos, “el gordo”·propone una partida de 100 dólares, Eddie propone que sea de 200. Después de nueve horas de juego, la temperatura sube de grados cuando Felson propone jugar 1000 dólares la partida. Comunican a Bert Gordon que el billar está que arde. Bert Gordon es la contrafigura de Eddie. Representa el negocio. Gestiona los billares Ames y es la banca de Minnesota Fats. Charlie y Eddie sacan una buena tajada 11.400 pavos. Ha amanecido. Charlie sugiere ir desayunar al hotel pero Eddie no puede dejar la partida hasta que “el gordo” no lo diga. La partida continúa 25 horas. Eddie está agotado. Pide una copa. Llevan ganados 18.000 dólares. Minnesota Fats se refresca, se lava las manos “como un bebé rosado y empolvado”, observa “Fast”. Eddie continúa bebiendo en la silla. Fats sugiere que el juego continúe. Eddie pide el dinero a Charlie quien se lo entrega de mala gana. Felson se ríe de “el gordo”, éste lo mira con rabia contenida. A las 125 partidas casi nadie mira a la mesa. Sólo el gordo juega, está en racha. Eddie está agotado y vencido sobre la silla semiinconsciente. Lo ha perdido todo. Sólo le quedan 200 dólares. Ahora Minnesota Fats pronuncia las palabras: “el juego ha terminado”. Todo el mundo abandona la sala de billar mientras Eddie cae al suelo. La sociedad Eddie/Charlie se disuelve. Felson lo abandona. A Eddie “relámpago” Felson sólo le queda una consigna de autobús donde dejar temporalmente sus cosas. Allí, en ningún lugar y todos los lugares que es la Bus Station, conoce a Sarah Packard una joven alcohólica que sufre de insomnio que acostumbra a ir a la Estación a leer, beber, hasta caer rendida por el sueño. Los dos jóvenes tienen algo en común: la soledad. Son dos seres solitarios incapaces de comunicarse, autistas, que sólo se tienen a sí mismos. La historia da un vuelco cuando Bert Gordon quiere exprimir a Eddie interponiéndose entre los dos.<br />EL TEMAEs una cinta rodada en el 60, estrenada en el 61 pero se desenvuelve en el contexto de la década corrupta de los cincuenta. Los cincuenta fue una época de hipocresía. Después de “la caza de brujas” en la era McCarthy, varios escritores decidieron tratar directamente temas sociales. La cinta es una fábula contemporánea sobre cómo ganar y perder en América. La película plantea las preguntas de qué significa ser ganador y perdedor en la pequeña sociedad que describe. Pero se puede extender al resto del mundo. Sólo es ganar una partida de billar. ¿Eso te hace ser el mejor? ¿Qué significa ser el mejor? ¿Qué significa tener éxito y ser el número uno? A lo largo de la película se dice: “juegas bien al billar Eddie “relámpago” pero no tienes clase”. Es una película sobre el carácter. También es una dramática historia de amor. Un antihéroe y una antiheroína. La peli es como un tema de Jazz. Una tema de John Coltrane o Miles Davis.<br />ROSSEN Y EL BILLAR<br />Hay una relación de Rossen con el billar. Carol Rossen comenta que: “los pobres nunca hablan de su procedencia, viene de una familia de inmigrantes muy pobre. Una gente extraordinaria. Decidió, con lo listo que era, que se ganaría la vida con el billar cuando era muy joven, o mejor dicho, que prefería vivir en una sala de billar que en un barrio marginal lleno de problemas. Así que la sala de billar se convirtió para él y sus amigos en lo que es una fraternidad para la clase alta. Allí podía soñar y contar mentiras sobre las chicas con las que se habían acostado o no. Allí podían ser los mejores. Más tarde, también jugó a las cartas sólo para pagar el alquiler. Después cuando estaba aún en Nueva York escribiendo y dirigiendo obras de teatro algo que hizo antes de venir a Hollywood, trabajó poco tiempo en una obra titulada Corner Pocket. Era una obra en la que podía haber trabajado toda su vida. No se hizo nunca. En sus notas dice que no se hizo nunca porque nunca llegó a salir bien. En el guión y en la peli, volcó toda esa pasión de su juventud, por su juventud y por la sala de billar que es una metáfora de ganar y perder en América (…). En una sala de billar todo es muy corporativo. Todos se empolvan las manos, son muy pulcros y llevan abrigo y chaqueta. Nadie bebe, nadie fuma y es un juego a muerte. Es un clásico porque trata de la pasión americana de ganar y perder y el coste de esta sociedad”.<br />EL BILLAR<br />El juego fue registrado por primera vez en 1090, siglo XI. Se practicaba al aire libre. Un tipo de bolos de césped o de cróquet o críquet. El juego empezó a practicarse en el interior antes de 1500 y también se practicaba en el suelo de las casas. Entonces, los ricos nobles, ya que eran los únicos que jugaban no podían inclinarse debido a la obesidad así que pasaron al juego de mesa. A partir de 1500, con Luis XIV, el juego empezó a ser popular. El término “billar” viene del francés “ville”, de modo que sus orígenes modernos son franceses.<br />PERSONAJES REALES O DE FICCIÓN<br />Cuando Walter Tevis se incorporó a la BCA, el Congreso de Billar de los Famosos Americanos declaró durante la cena que los dos personajes de la película: Minnesota Fats y Eddie Fast eran totalmente ficticios. Desde entonces, todo el mundo conoce a Minnesota Fats conocido también como Rudolf Walter Wanderone Jr. Después de la película, Fatty legítimamente cambió su nombre de Wanderone por Minnesota Fats. En la cartilla de la Seguridad Social figuraba como Minnesota Fats. Eddie “El Rápido”, otro conocido como Ronnie Allen. Un brillante jugador de billar, buscavidas y competidor excelente. Dijo: “Ése soy yo”. Walter volvió a decir: “Es pura ficción. Todo fue inventado. No está basado en nadie”. Los personajes eran ficticios pero la estafa en el billar era real. A finales del siglo XIX y comienzos del XX, había buscavidas del billar profesionales. Y continuó a los largo del siglo XX. Tipos con nombres originales viajaban por el país, buscándose la vida en los billares. Naturalmente, buscarse la vida consistía en ir y jugar por dinero, no en jugar lo mejor posible y cuando la apuesta aumentaba, cogías tu dinero. La gente iba jugando por el país de este modo. Después de un tiempo, eran conocidos en su propio ambiente. Se corría la voz. Después de un tiempo ya no podías ir a una sala y jugar con alguien. Así que tenías que marchar. EL BUSCAVIDASEl Buscavidas ha existido durante muchos años pero cuando realmente se hizo popular fue durante la guerra. Cuando mucha gente fue a luchar a Europa y durante la Depresión. Era el juego de la Depresión. Había gente que no tenía adónde ir así que ibas allí y por poco dinero, podías coger una mesa. Podías jugar al billar y como nadie tenía mucho dinero intentabas ganar los 50 centavos o el dólar de aquel tipo. Era un juego que se iba desarrollando en ese ambiente. El que más beneficio sacó de la peli de Rossen fue Minnesota Fats. Explotó el nombre y la película. Nunca pasó del tercer puesto en los torneos que disputaba. Fue el rey durante 17 años. Establecía un récord y lo volvía a romper en el mismo torneo. Jugaba partidas como lo hacían Fats y Eddie “Relámpago” pero eran partidas para exhibir su arte.<br />ROSSEN Y EL MAcCARTHYSMO<br />Dede Allen la montadora del filme comenta que: “El hecho de que Bob diera nombres… No, no me acuerdo de cuándo dio nombres. Pensé en ello, alguien me había denunciado a mí a un escalón mucho más inferior. Todos éramos víctimas en aquel tiempo. Tanto si estabas a favor como en contra y sabe Dios que no me gustó nada lo que hizo pero no me involucré personal o socialmente. En efecto, siempre digo: “yo no duermo con mi director”. También trabajé para Kazan al que no conocía. Estuvo en Nueva York más tarde. A veces Rossen no se encontraba bien porque tenía diabetes. Era un director increíblemente bueno, cuando no tenía una crisis diabética. Era un director excelente y maravilloso con los actores. Sabía lo que quería y una historia sobre ganadores y perdedores era su motivación. Eso es lo que hacía de forma brillante. Me baso en los personajes y me ha salido bien. Fueron años complicados. Se destrozaron muchas familias. Todavía son años complicados. Aún así, no cambiaría nada de lo que hice en aquellos días”. Carol Rossen confiesa que: “Mi padre era un solitario. Creo que lo duro para todos de recordar y experimentar es ver cómo se te acerca una marea de maldad y saber que cualquier respuesta puede ser malvada. Fue terrible. Pasó seis años de su vida de 1947 a 1953 evitando tener que tratar con el Comité de Actividades Antiamericanas directamente. Lo hizo todo, formaba parte de los 19 de Hollywood. Todos hablan de 10 pero eran 19 y con 10 se paró. Todos consideraron un gran éxito que se acabara este terrible abuso de las Constitución. Se dice que Truman acabó con él porque se pensó que era en sí mismo antiamericano. No sabemos por qué paró pero volvió en 1951. Por entonces, mi padre había hecho All the King´s Men y había ganado un Oscar. Columbia había cancelado su contrato porque todos los que estuvieron implicados en 1947 estaban en la lista negra, si se acogieron a la Primera Enmienda como si no tomaron el micrófono. La mayoría eran escritores. No todos. Entonces intentó acogerse a la Quinta Enmienda. El lenguaje era ridículo. De niña pensaba que era estúpida porque no diferenciaba derecha de izquierda. Pensaba:”Seguro que hablan de algo”. No hablaban de muchas cosas. El lenguaje del marxismo es incomprensible. El lenguaje de la derecha era: “Hay un comunista en la ventana y entrarán y violarán a tu abuela, de momento”. De locos. Era una mentalidad de Guerra Fría que casi tira por la borda lo mejor de este país. No actuó bien nadie. Incluso los que no eran comunistas ni chivatos y permanecieron en silencio porque el miedo se palpaba. Lo llevabas encima como un abrigo. Todos temían por su sustento y mi padre se presentó ante el Comité y dijo: “Os contaré lo mío pero no lo de nadie más”. Esa fue la 2ª vez que estuvo ante ellos. Le habían dicho que podía hacer lo que muchos en los cuartos de atrás: hablar ante una cámara, a puerta cerrada y poder trabajar. Él no pudo trabajar, no consiguió un pasaporte. Muchos consiguieron uno como Julie Dassin. Todos los que eran de izquierdas entonces trabajaban y con éxito, se ganaban la vida en Europa. Mi padre no podía salir del país. No le daban un pasaporte. Así que, al final, estaba desesperado, porque era un hombre para el que el trabajo lo era todo. Algunos como Burt Litton que también era guionista, que también había estado en la lista negra, fundó Litton Banks. Algunos como Mattel que también era guionista, estaba en la lista negra y fabricó las muñecas Barbie. Fue una dispersión asombrosa. En el caso de mi padre, su necesidad creativa sólo se satisfacía de esa manera. Finalmente se rindió y dio nombres que ya se habían dicho, pero sí, los dio. Hizo lo que le pidieron, darles invitaciones para las obras de Broadway. Ese fue el trato por el que obtuvo el derecho a trabajar y su pasaporte de nuevo. Los diez años anteriores a The Hustler fueron diez años en los que él no había pensado en el grupo a fin de cuentas porque estaba fuera del partido antes de que esto empezara. Así que le despreció la derecha y a mí, personalmente, me atacaron en el terreno profesional y personal porque yo llevaba su sangre y la de mi madre. Fue algo bastante feo. Murió en 1966 con tan sólo 57 años. Había enfermado por la presión así como por la diabetes, como alguien de su generación, también bebía bastante. Fue horrible. No puedo parar de decirlo. Es como si en la Alemania nazi, pensamos que eso va a terminar y no lo hace. <br />¿ES DE HUSTLER UNA PELÍCULA POLÌTICA?<br />Jeff Young productor y guionista observa que: “No creo que haya película apolítica. Creo que The Hustler es una película muy política. Mucha gente discutía si toda nuestra cultura se basaba en ser un buscavidas. Es apolítica en cuanto que no te dice que votes a un partido o a otro. Pero si se extiende la definición de política para incluir algo que explora los valores de la sociedad y el mundo en el que vivimos, sin duda, la película lo hace tan profundamente como las de su tiempo. Y Rossen estaba en la lista negra. Delató a varios de sus colegas. Algunos nunca le perdonaron. Hizo esta película mucho después de su testimonio. No sé qué pasó entre una cosa y otra. Hizo muchas grandes películas antes: All the King´s of Men. Creo que se basaba en una novela de Robert Penn Warren. Trata de Huey Long que era el Rey Pez, el gobernador populista de Louisiana, el precursor de George Wallace y todos los demás. Estaba claro que si alguna vez había fascismo en este país, surgiría a través de un movimiento de base, un movimiento de viejos chicos buenos”.<br />PAUL NEWMAN Y THE HUSTLER<br />Paul Newman advierte que: “La historia de cómo llegué a The Hustler es muy rara. Estaba haciendo una peli con Joanne y Sidney Poitier en París. Iba a hacer Two for the Seesaw con Elisabeth Taylor y tenía en mi contrato que si ella no actuaba por la razón que fuera, podía elegir entre cuatro actrices diferentes. Ninguna de ellas estaba disponible así que, de repente, tuve un hueco. Al parecer, Robert Rossen lo leyó en el periódico y, aunque ya había dado a alguien el papel, me llamó a París y me preguntó si leería el guión. Me lo envió. Recuerdo que terminé de trabajar a las 23:00, me senté y leí la mitad. Le desperté y le dije: ‘Me falta leer la mitad, pero no es necesario’. Por eso la hice, porque Elisabeth estaba enferma”.PAUL NEWMAN Y EL BILLARPaul Newman recuerda que: “Ames en la calle 47 de Nueva York, en el segundo piso, justo al salir de Broadway. No me acuerdo el nombre de la sala. Sé que antes de empezar el rodaje, subí a inspeccionar el sitio. Para entonces ya había hecho, no sé, una docena de películas o algo así y llevaba una gorra y gafas negras. Estaba observando el ambiente y se me acercó un chico que me dijo: ‘¿te apetece una partida?’ No había cogido un palo antes. Le contesté: ‘No, sólo estoy mirando’. Volvió al cabo de 10 minutos y dijo: ‘¿Por qué no nos jugamos un par de pavos? No es mucho’. Le contesté: ‘No, no…’. Volvió una tercera vez: ‘No sé por qué sólo andas mirando. ¿Por qué no jugamos una partida?’. Le contesté: ‘No juego al billar’. Dijo: ‘He visto tu cara en alguna parte. Eres actor, ¿no?’ Le contesté que sí y me dijo: ‘¿qué haces aquí?’. Le contesté: ‘Fisgar un poco. Déjame hacerte una pregunta. No me conoces. Te acercas a un extraño y le atosigas para que juegue al billar ¿y si te hago morder el polvo?’ Me contestó: ‘Bueno, si me ganas, ¿ves a ese tío alto y flaco de ahí? Le pediría que jugase contigo’. Le pregunté: ‘¿y qué pasa si le gano?’ Me contestó: ‘Le pediría a ese gordo de ahí en la segunda mesa, que jugase contigo’. Le pregunté: ‘¿y si le gano?’ Me respondió: ‘Si le ganas, llamamos a Chicago’. Así que, en cualquier caso, estaban cubiertos”.EL TRABAJO DE CAMPOContinúa Paul Newman: “Quité la mesa del comedor y puse una de billar. Willie Mosconi venía a jugar conmigo. Ése fue mi trabajo de campo. Era un maestro extraordinario y naturalmente era uno de los mejores jugadores que he visto. Tenía paciencia conmigo y creo que también la tenía como competidor”. Entre las escenas que caracterizan a este personaje destacamos las del primer encuentro con Minnesota Fats: Escena1ª: ¿Cuánto voy a ganar esta noche? (2:17).Escena 2ª: 200 dólares la partida (1:27).Escena 3ª: 1000 dólares la partida (47’’).Escena 4ª: Pull Over when Minnesota Fats says it (1:30).Escena 5ª: 25 horas 18000 dólares “sonrosadito y perfumado” (3:42)Escena 11ª: El billar lo es todo para Eddie. En la colina (3:10).<br />PIPER LAURIE<br />Ulu Grosbard Segundo Director observa que: “Piper Laurie era muy introvertida. Todas las escenas de interiores eran en el set. El set estaba en el Estudio Fox entre la calle 55 y la 10 Avenida. Creo que en la 56 o en la 54. Los camerinos eran muy pequeños. Eran como celdas. Estábamos en un edificio viejo. Diría que medían 3 x 2 metros, casi todo de ladrillo. No recuerdo ninguna ventana. Se puso a amueblar el camerino como si fuera a vivir allí el resto de su vida. Lo amuebló todo con cuadros y creo que dormía allí. Era extraño. Pero le iba el papel y le aportaba lo que fuera aquello. Pensé que Rossen había sido muy listo al elegirla porque aportaba al personaje una actitud extraña el que estuviera descentrada o no del todo bien, en vez de ser la típica ingenua. No creo que nadie llegara a conocerla del todo. No hablaba con nadie. Venía al set y hacía sus escenas. No sé si se las preparaba. Sinceramente, no sé qué formación tenía como actriz o con quién había estudiado. Era muy reservada, muy introvertida pero muy agradable”. Dede Allen advierte de Piper Laurie que: “Piper era genial y muy interesante. A veces su ironía me preocupaba pero iba bien con el personaje y para Piper fue el comienzo de una gran carrera. Me encantaba su forma maliciosa de interpretar ciertas escenas. Era inusual”. Sarah Packard aporta el amor y el significado a la vida de Eddie. Es una mujer retorcida. Recordemos a Nicolas Cage y Elisabeth Sue en Leaving Las Vegas. Los dos personajes son autodestructivos pero se necesitan mutuamente. Destacaremos las siguientes escenas:Escena 6ª: Sarak Packard se presenta (2:15).Escena 7ª: Compañeros de viaje (3:49).Escena 8ª: Charlie visita a Eddie (6:21).Escena 9: Dos extraños, contrato de mutua tristeza (1:43).Escena 12ª: Sarah dice la verdad. No reconoceríamos el amor aunque lo viéramos pasar por la calle (2:42).<br />JACKIE GLEASON<br />Jackie Gleason sólo sale 20 minutos pero sale el segundo en los créditos. Es todo lo protagonista que se puede ser como parte del triunvirato Bert, Gleason y Eddie Felson y Piper Laurie que hace que salga la maldad de Bert Gordon. Dede Allen sugiere que: “Es una historia de los personajes, no sobre el billar. Una vez que estableces lo buenos que son, no es necesario seguir todas las bolas. No trata de una partida de billar sino de Minnesota Fats y Eddie Fast Felson, consiste en el carácter. No basta con tener talento, Eddie, también hay que tener carácter. La historia trata de estos dos hombres y de Bert y ese era todo el conflicto. Todo se reduce a la debilidad de Eddie al principio y su fuerza al final”. Su actuación tiene un toque de sensibilidad. Se dice que, a veces, los hombres grandes son elegantes, bailan bien. Esa es la impresión que Minnesota Fats transmite en la película. Cómo se empolva las manos. Es maniático con su aspecto. No se le escapa ningún detalle. Reconoce el talento de Eddie. Sabe que va a ser un gran rival. La manera en que le mira y le observa y la manera en la que le transmite aprecio sin hacerlo explícitamente porque si lo hiciese, sería una señal de debilidad, por su parte. Minnesota Fats trabaja para Bert. Es un hombre que vende su talento. Vive de ello. Bert es la banca. “El Gordo” es un jugador al que nadie ha vencido en 15 años. Eddie Fast Felson amenaza esta reputación. Rossen traza hábilmente la psicología de los personajes.<br />GEORGE C SCOTT<br />Encarna la cara más siniestra del buscavidas. Es el contrapunto de Eddie “el Rápido” Felson. Se hará con Eddie y lo destruirá. Es el hombre que tiene el dinero y reparte los porcentajes. Todos trabajan para él. Hay muchas escenas en las que Bert intenta comprar a Eddie y éste no acepta. “Relámpago” no entendía el negocio y era un negocio. Bert representa la mafia. Se siente amenazado por Sarah e indirectamente contribuye a la destrucción de ambos aunque en cierto modo Eddie sale más fortalecido. Carol Rossen añade que: “Scott representa el poder establecido, el que desarrolla algo de acción. De algún modo, el verdadero buscavidas Scott. Todos son buscavidas, variaciones sobre un mismo tema”. Ulu Grosbard el Segundo Director apunta que: “Hay muchas historias apócrifas sobre George C. Scott. Éste fue uno de sus primeros trabajos en el cine. Fue actor teatral antes de convertirse en actor de cine. Nunca había visto un primer plano suyo. Había oído que era muy bueno. Me impresionó su trabajo. Pensé que podía llevar algunos hábitos del teatro al cine pero no”. Destacaremos:Escena 10ª: Bert Gordon al 75 % (4:58).Escena 13ª: Gordon describe el duelo entre Eddie y Minesotta Fats (1:42).Escena 14: Sarah descubre la verdadera personalidad de Bert Gordon. Una partida de 1000 dólares (1:21).<br />WILLIE MOSCONI<br />Dede Allen recuerda que Willie Mosconi era el jugador de villar más famoso: “Estaba en el set y algunas de las jugadas en primer plano las hizo él porque no era necesario obligar a un actor como Gleason a hacer algunas cosas para luego montarlas. Pero era un jugador muy bueno y Paul se convirtió en un jugador excelente. Mucho de lo que se les ve hacer, lo hacen de verdad y Mosconi estaba en el set con ellos. Era el hombre del pelo blanco al que llaman. Le llamaron “Willie”. Ulu Grosbard añade que: “Willie Mosconi era el Campeón del Mundo o algo así. Todos los jugadores de villar que estaban en el set o venían de visita, lo reverenciaban claramente. Era un hombre muy pulcro. Me recordaba a Gleason extrañamente porque siempre iba vestido con traje y corbata. Era muy elegante y tranquilo. Increíble cuando se inclinaba sobre la mesa de billar. Era como ver a un gran músico, a un gran violinista o violonchelista. No había nada que no pudiera hacer sobre una mesa de billar. Sin duda, fue de gran ayuda para Paul Newman y para Rossen aconsejando cómo escenificar la escena y planeando todas las escenas de billar. No las tomas de la cámara sino qué secuencia meter para hacer la competición más interesante. Montaría tomas de jugadas asombrosas. Era como ver trabajar a un gran artista que está realmente en su campo”. En un principio, Willie sugirió a Frank Sinatra para el papel de Eddie Felson “El Rápido”. Era un viejo compañero de Sinatra. Pensó que Sinatra podía hacer ese papel y lo habría hecho, pero fue, finalmente, Newman quien lo hizo. Según Stefan Gierash (El Predicador): “Planeó golpes que los que, incluso ciego, habrías dado donde él quería”. <br />CONCLUSIÓN<br />La película tuvo un gran impacto Jeff Young afirma que: “No creo que el público en general, en especial, los jóvenes, quisieran salir y convertirse en buscavidas del billar o en ningún tipo de buscavidas pero creo que de algún modo, creo que se les alentaba a llegar a ser lo que quisieran. Llegó un momento en la vida americana en la que la gente estaba rompiendo moldes. Si alguna vez hubo un iconoclasta es este personaje de Paul Newman. Va a ser el mejor. Hará lo que sea. Es una carrera obsesiva compulsiva, hasta el puesto número uno. Va a ganar a Minnesota Fats es un joven contra un adulto. Cuando Newman lo persigue en la última confrontación: “Vamos a jugar al billar, Gordo. Que sean 3000 dólares la partida” que era toda su apuesta. “Me puedes tirar en la primera, estoy acabado”. Y claro, está de racha y Gleason no le puede ni tocar. Hay un momento en el que Gleason dice: “Se acabó. Fin. No puedo ganarte”. Hace lo que hace el poder establecido sabe cuando no puede ganar y tira la toalla. Sabiendo que volverá en otro momento. Pero el renegado está de racha y no puedes ganar al renegado cuando está de racha. Pero, al final, él durará más. A eso me refiero cuando digo que la película es de alguna forma muy cínica. Es implacablemente cínica en cuanto que no se le permitirá ganar al idealismo. Es edificante porque tienes a Paul Newman que es tan… ¿Quién quieres ser? ¿Eddie “Relámpago” Felson o Minnesota Fats? No hay comparación, ¿no?”. Pincharemos las escenas siguientes:Escena 15ª: Última partida. 3000 dólares la partida. Eddie apuesta todo lo que tiene (1:12).Escena 16ª: Ahora Eddie tiene carácter (1:15).Escena 17: Minnesota Fats abandona. Fin (4:28).<br />

×