A sangre fría, las alas de ícaro

1,255 views

Published on

0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
1,255
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
196
Actions
Shares
0
Downloads
7
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

A sangre fría, las alas de ícaro

  1. 1. 1Las alas de ÍcaroUna sinopsis de la película Capote de Bennet MillerManuel González RiquelmeFicha TécnicaDIRECTOR: Bennett Miller.AÑO: 2005.DURACIÓN: 114 minutos.GUIÓN: Dan Futterman, basado en el libro de Gerald ClarkeTruman Capote. La biografía.MÚSICA: Mychael Danna.FOTOGRAFÍA: Adam KimmelCASTING: Avy Kaufman.EDICIÓN: Christopher Tellefsen.DISEÑO DE PRODUCCIÓN: Jess Gonchor.DIRECCIÓN ARTÍSTICA: Gord Peterson.SET DECORATION: Maryam Decter, Scott Rossell.COSTUME DESIGNE: Kasia Walicka-Maimone.PRODUCCIÓN EJECUTIVA: Dan Futterman, Philip Seymour Hoffman, Danny Rosett, KerryRock.PRODUCCIÓN: William Vince, Michael Ohoven, Caroline Baron.PRODUCTORA: United Artists and Sony Picture Classics present an A-Line Pictures; CoopersTown Productions, Infinity Media Production.REPARTO: Philip Seymour Hoffman (Truman Capote); Catherine Keener (Nelle Harper Lee);Chris Cooper (Alvin Dewey); Bruce Greenwood (Jack Dunphy); Amy Ryan (Mary Dewey); CliftonCollins Jr. (Perry Smith); Mark Pellegrino (Dick Hickock); John Mclaren (Judge Roland Tate); BobBalaban (William Shawn); Adam Kimmel (Richard Avedon); C. Ernst Harth (Lowell Lee Andrews);Manfred Maretzki (Herb Clutter); Miriam Smith (Bonnie Clutter); Philip Lockwood (KenyonClutter); Jim Shepard (Chaplain).Las alas de ÍcaroÍcaro es hijo de Dédalo y de una esclava de Minos llamada Náucrate. Cuando Dédalo huboenseñado a Ariadna como podría Teseo encontrar su camino en el laberinto y tras de haber dadomuerte Teseo al Minotauro, Minos, irritado, encerró en el laberinto a Dédalo y a su hijo. PeroDédalo a quien nunca le faltaban los recursos, fabricó para Ícaro y para sí mismo unas alas, y lasfijó con cera en los hombros de su hijo y en los suyos propios, hecho lo cual, ambosemprendieron el vuelo. Antes de partir, Dédalo había recomendado a Ícaro que no remontasecon exceso ni volase demasiado bajo. Pero Ícaro, lleno de orgullo, no atendió los consejos de supadre; se elevó por los aires y se acercó tanto al Sol que la cera se derritió y el imprudente fueprecipitado al mar. Este mar, desde entonces, se llamó mar de Icaria (el que rodea la isla deSamos). La ascensión y descenso de Ícaro es una metáfora de la vida de Truman Capote. Susalas se derritieron por el sol de la gloria que es efímero, pasajero y fugaz.La noticiaLa noticia publicada en el New York Timesera la siguiente: “Holcomb, Kansas, 15 de noviembrede 1959. Rico agricultor y tres miembros de su familia asesinados violentamente. Un rico
  2. 2. 2agricultor de trigo, su esposa y dos hijos fueron encontrados muertos a balazos hoy en su casa.Ellos fueron matados por disparos de escopeta a quemarropa, después de haber sido atados yamordazados. El padre Herb Clutter, de cuarenta y ocho años de edad, fue encontrado en elsótano con su hijo Kenyon de quince años. Su señora Bonnie, de cuarenta y cinco, y su hijaNancy de dieciséis, estaban en sus camas. No había signos de lucha y nada fue robado. Laslíneas de teléfono estaban cortadas. „Esto es aparentemente el acto de un psicópata‟, dijo elsheriff Earl Robinson. Los cuerpos fueron encontrados por dos compañeras de curso de Nancy:Susan Kidwell y Nancy Ewalt. Herb Clutter era miembro activo del Departamento Local deAgricultura”.El momentoTruman tenía 35 años y su nombre ya sonaba en el mundo literario de New York. También en eleuropeo. A mediados de diciembre de 1959, Truman Capote tomaba el tren que le conduciría porla ruta del Midwest hasta Kansas. Como escribe Vanesa Bravo Placencia en su trabajo Lasfuentes literarias del periodismo: la simbiosis de Truman Capote. Un reportaje sobre A SangreFría: horas después, alquiló un Chevrolet para recorrer los últimos kilómetros que lo separabande Garden City, capital del condado de Finney. Desde allí hasta Holcomb. Capote no iba solo. Loacompañaba Nelle Harper Lee. Con ella llegó por primera vez a Holcomb, un mes y mediodespués de haber leído la crónica policial del Times. Informar sobre ese crimen era el motivo delviaje, con el cual iniciaba una gran aventura cuando descendió de la ficción a la realidad.Holcomb era un pueblo de unos 270 habitantes. No había ni rastro de los asesinos. Los asesinossólo habían robado 50 dólares por lo que el crimen no tenía un móvil aparente. Nadie escuchó niun solo disparo y los criminales desaparecieron sin dejar huella.Su aspectoCapote no conocía ni un alma en el estado de Kansas. Siempre había llamado la atención.Homosexual, afeminado, un metro cincuenta y cinco de estatura, con flequillo rubio sobre lafrente, ojos azules, su voz era muy aguda. En Holcomb, como observa Vanesa Bravo Placencia,pocos conocían su nombre. La biblioteca pública de Garden City tenía dos libros suyos: Otrasvoces, Otros ámbitos y Desayuno en Tiffany´s, nadie en ese pueblo había visto algo parecido aCapote. Nelle diría: “A sus ojos, „era como un marciano‟”. Truman no parecía un periodista, nosirvió de nada decir que trabajaba para el The New Yorker, revista tan ajena a la gente deHolcomb como el mismo Capote. Llevar consigo a Nelle fue su primera estrategia para parecermás accesible. Ni Truman ni Nelle utilizaron nunca una grabadora o tomaron notas en público.Sólo cuando llegaban al hotel redactaban todo lo averiguado. Si se olvidaban de algo llegaban ahablar hasta tres veces en un día con la misma persona. Bill Brown director del Telegram deGarden City siempre fue hostil.El proyecto de Capote recibió la aprobación de William Shawn, editor del New Yorker. El escritormarchó con la certeza de que tenía las espaldas cubiertas, su trabajo sería publicado en esarevista.Los asesinosLa tarde del 6 de enero de 1960, la zona cercana al Palacio de Justicia colapsada de vehículos.La multitud se agolpaba en el lugar. La llegada de Perry y Dick, asesinos de la familia Clutter, erael motivo de tanto alboroto. Cuando la muchedumbre vio a los asesinos “con su escolta de
  3. 3. 3patrulleros con uniforme azul, guardó silencio, como sorprendida al descubrir que tenían formahumana”. Cuando comparecieron ante el juez, Dick Hickock tenía veintiocho años, rubio deestatura mediana. Un accidente de automóvil había desfigurado su rostro. Era como si lehubieran partido la cara en dos, como una manzana, y luego hubiera sido imposibleensamblarlas. Iba pulcramente vestido con ropas proporcionadas por sus padres. Perry Smith detreinta y un años vestía unos pantalones jeans con una camisa de cuello abierto. No llevaba nichaqueta ni corbata. No encajaba en ese escenario. También había sufrido un accidente en motoen 1952 que le deformó sus piernas ya extremadamente cortas: sólo medía un par decentímetros más que Truman. Sus dolores eran tan agudos que se drogaba constantemente conaspirinas. Perry se transformaría en el personaje clave. Sería el principio de una extrañarelación.Perry SmithTenía dos enormes cajas llenas de recuerdos. Eran sus tesoros: cartas, poemas, canciones,fotografías, más una colección de libros nada despreciable. “Doscientos kilos de porquería”,como diría Dick. Se incluía también un montón de mapas viejos, era un “infatigable soñador deviajes”. Había estado en Alaska, Hawai, Japón y Hong-Kong. Tampoco se separaba de suguitarra. Pretendía subir a un gran escenario con el nombre de Perry O´Parson “El hombreorquesta”. Le encantaba dibujar. En el momento de ser colgado tenía los dedos sucios de tinta,los últimos tres años, en el corredor de la muerte, los había pasado pintando autorretratos yretratos de niños de los detenidos que le dejaban las fotos de sus hijos. Desde que teníamemoria soñaba con un pájaro amarillo más alto que Cristo que lo rescataba de sussufrimientos. Era supersticioso: el número 15, el pelo rojo, las flores blancas, las monjas. Teníauna fe ciega en el destino. Su afiliación con Dick era culpa del destino. Las consecuencias de suviaje serían obra del destino. Murió ahorcado seis años después del encuentro con Dick.Truman Capote se sentía fascinado por el personaje. Parecía escapado de su propio mundoficticio y literario. Las personalidades de ambos asesinos son diferentes. Dick es el que planea elasesinato. Perry es el que salva a Nancy de la violación, lleva una silla al baño donde tenían a laseñora Clutter para que pueda sentarse, pone una enorme caja de cartón bajo Herb Clutter parasu comodidad. Perry mata a los dos hombres de la familia. Dick a las dos mujeres. El mundo dePerry es un mundo onírico. Dick es el práctico. Como escribe Ariel Dorfman en La última obra deTruman Capote, pág. 61, Perry comparte con todos los héroes ficticios de Capote su condiciónde solitarios, anormales que “en el fondo eran poetas, románticos, apartados”.El crimen absurdoLo accidental y el absurdo está detrás de todo lo que ocurre. No había motivo. 10.000 dólaresque Herb Clutter guardaba en una caja fuerte inexistente. El mito de la caja fuerte en Kansas,dentro de cada granja. 50 dólares fue todo el dinero que robaron. 50 dólares fue lo que costó lavida de cuatro personas. El asesinato es algo absoluto e irreversible. ¿Por qué Perry hizo lo quehizo? La consigna era no dejar testigos. Pero hubiera bastado abandonarlos en la casa y haberconducido hasta México, nunca los encontrarían. ¿Por qué este acto? Herb Clutter parecía “unseñor muy cortés”. Lo pensó hasta el momento en que le cortó la yugular. El crimen era unaccidente psicológico. Un acto impersonal. “Las víctimas podían haber sido muertas por un rayo,salvo por una cosa: las habían sometido a un prolongado terror. Habían sufrido”, es lo que pensóAlvin Dewey, después de escuchar la confesión de Perry. Como castigo, Perry y Dick fueroncolgados.
  4. 4. 4La noticia nunca interesó a Capote sino sólo en virtud de sus propósitos literarios. Dos américasenfrentadas contrapuestas que en la fatalidad de aquella noche del 14 de noviembre de 1959, seencontraron. Los asesinos representaban aquel conglomerado humano marginado de la vidanormal, que la sociedad ignora, mientras que Herb Clutter representa la porción de sociedad rica,próspera, conservadora y segura de sí misma.El corredor de la muerte en LansingEn Lansing, Perry y Dick comenzaron una batalla por aplazar su ejecución que estaba fechadapara el 13 de mayo de 1960. Pasaron dos años. Para poder terminar A sangre fría, Capotenecesitaba comunicarse regularmente con los asesinos. En enero de 1962, logró entrevistarsecon la hermana de Perry y visitar a los condenados a muerte. Capote obtuvo un pase especial, apartir de junio de 1963, merced a un soborno de unos 10.000 dólares de los de los sesenta. Lasituación planteaba un dilema moral: para acabar su obra, tenían que morir sus asesinos quienesconsideraban a Truman un amigo, benefactor, o en el caso de Perry, su instructor.Cinco aplazamientos de su condena prolongaron la espera en el corredor de la muerte de Perryy Dick. Espera que terminó el 14 de abril de 1965 día en que se cumplió la sentencia. TrumanCapote asistió, fue la última persona en hablar con ellos. Capote compró dos lápidas, para lasdos tumbas, situadas una junto a la otra en un cementerio cercano a la prisión. Dos mesesdespués terminaba A sangre fría.A sangre fríaEn 1965 The New Yorker publicó A sangre fría en cuatro números. Se convirtió en un fenómenoeditorial. Todos batieron records de venta en kioscos. Cuando en enero de 1966 Ramdom Houselo publicó en forma de libro todos los medios de comunicación señalaron el estreno. TrumanCapote se había convertido en una estrella mediática. Su novela estuvo en la lista de libros másvendidos del New Yorker durante treinta y siete semanas. 1966 fue su año. Capote inaugurabauna nueva forma de narrativa. Había inventado un nuevo género literario llamándolo “non fictionnovel”.NelleHarper LeeNunca sabremos el papel exacto que jugó NelleHarper Lee en la producción de A sangre fría.Amigos de adolescencia, dos escritores que se admiraban mutuamente. Nació en Monroeville,Alabama, 1926, Capote tenía dos años más que ella. Se conocieron cuando, Capote, a la edadde cinco años, fue enviado a vivir con su prima a Monroeville. NelleHarper Lee y Truman Capoteeran vecinos. Nelle sólo escribió un libro: Matar a un ruiseñor publicado en 1961, recibió elPremio Pulitzer ese mismo año y al año siguiente Robert Mulligan dirigirá la película homónimaque fue galardonada con tres Óscar: Mejor Actor (Gregory Peck), Mejor Guión Adaptado(HortonFoote) y Mejor Dirección Artística (Henry Bumstead y Alexander Golitzen), además fuenominada como Mejor Película en el Festival de Cannes de 1963 y el Premio al Mejor ActorExtranjero para Gregory Peck en los Premios David di Donatello en 1962, todos estos premiosen plena etapa de producción artística de A sangre fría,con sus tensiones y distensiones,acelerones y deceleraciones en el ánimo siempre susceptible del autor. El libro está dedicado aella: “Para Jack Dunphy y Harper Lee, con cariño y gratitud”. Sabemos que sin Harper Lee estanon-fiction novel jamás hubiera sido escrita. Trabajaron incansablemente en cada línea y encada parágrafo en jornadas interminables. Es poco el reconocimiento de Truman hacia HarperLee. En el film de Bennett Miller, durante la gala de estreno de Matar a un ruiseñor, Capote bebe
  5. 5. 5en solitario. Cuando se acerca Nelle, lo suelta todo. Esta escena muestra lo que Capote va aconvertirse, un borracho autodestructivo y un conversador lo más brutal, cortante y mordaz. Nellese lamenta que en tal momento, Truman no le dedique ni siquiera un minuto. Al preguntarle ¿quéle ha parecido la película? Capote ni contesta. Nelle se retira. Truman en un monólogo:“Francamente, no creo que sea para tanto”. En estos momentos, destaca Philip SeymourHoffman: “Como en un cuadro de Jackson Pollock, la cabeza de Truman es un caos demencial”.El plano contraplano de Patrick Stepien es magnífico. El humo del cigarrillo exhalado por la narizdel novelista y la música.El aforismo de Santa TeresaSu obra inacabada se llamaría Plegarias atendidas inspirada en el aforismo de Santa Teresa “sevierten más lágrimas por las plegarias atendidas que por las no oídas”. Con esta sentenciaacaba la cinta de Bennett Miller. Resume bien, la vida de Truman Capote. Aunque nadie habíavisto ni una línea del libro, en 1966, la editorial Random House le pagó doscientos cincuenta mildólares como adelanto. Capote se comprometió a entregarlo el uno de enero de 1968. Por suparte, la Twentieh Century Fox le pagó trescientos cincuenta mil como adelanto por los derechoscinematográficos. “Tengo el libro en la cabeza”, afirmaba. Sólo faltaba que se pusiera a escribir.En 1971, nadie veía ni una línea del libro. Tuvo que devolver doscientos mil dólares a laTwentieth. Random House aplazó por cuarta vez la fecha de entrega quedando para enero de1973. Al fin, publicó en 1976 en la revista Esquire las dos primeras entregas Kate McCloud yMonstruos perfectos. Sin embargo, cuando publicó el séptimo capítulo La Côte basque, sedesató la ira. Capote había destapado la tapa de los truenos representando el gran circo de laJet set estadounidense. Tal infertilidad creativa se debió a la crisis existencial en que cayó afines de 1966. A sangre fría fue el detonante. Paradójicamente, el libro que lo había catapultadoa la cima del éxito literaria, se convertía en un lastre hacia el infierno. Como escribe GeraldClarke, citando a Truman: “Nadie sabrá nunca lo que A sangre fría se llevó de mí. Me chupóhasta la médula de los huesos. Por poco acaba conmigo. Creo que en cierto modo acabóconmigo. Antes de empezar yo era una persona muy equilibrada. Luego no sé lo que mesucedió. Sencillamente, no puedo olvidarlo, especialmente los ahorcamientos al final¡espantoso!”.Truman se vio a sí mismo en Perry. Una imagen especular que le devolvía sus terrores y miedos.Logró terminar su novela pero no salió adelante. Después de la publicación de A sangre fríarompió su relación de pareja con Jack Dunphy que mantenía desde hacía 21 años. En la mitadde los setenta, Capote perdió el sentido de la realidad, cuando todos esperaban la publicación dePlegarias atendidas. Debía superar su gran obra maestra A sangre fría. Su dependencia con elalcohol se hizo más fuerte. En la cinta de Bennett Miller el alcohol siempre presente, no destacademasiado. También destaca el silencio junto a las notas del piano. Comenzó a sufriralucinaciones y crisis etílicas que le obligaron a internarse en clínicas de desintoxicación. Alllegar los ochenta el derrumbe fue total. Su alcoholismo se hizo público. Comparecía borracho enprogramas de televisión. El titular del New Yorkerdel 18 de julio de 1979: “Borracho y drogado,Capote interviene en un programa de televisión”. El mito de los cincuenta y sesenta había caído.Clarke cita a Jack Dunphy que en 1983 comentaba: “Es como si viese a un moribundo. Loobservó cuando duerme y parece cansado, muy cansado. Es como si estuviera en una fiestahasta muy tarde y quisiera despedirse, pero no puede”. El 23 de agosto de 1984 le decía aJoanne Carson: “No estoy bien pero pronto lo estaré. No más hospitales. Estoy sumamentecansado, cariño. Si te importo, no hagas nada. Sé muy bien lo que hago. Quédate ahí”. Murióhoras después.

×