Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Revista nº 3 febrero 1991 de la Federación ENLACE

117 views

Published on

1. Editorial. Notas de Redacción
2. Junta de Servicios
3. Asociaciones
a. ASPREATO. Asociación para la prevención y ayuda al Toxicómano, Ayamonte.
b. “VIDA” INFORMA. Carmona.
c. La Animación Sociocultural; Intervención eficaz en la prevención de drogodependencias. “Nueva Esperanza”
d. APREDAT INFORMA sobre Toxicómanos y prisión. Pepa García. T. Social
e. LIMAM. La Federación andaluza de Asociaciones de lucha contra las Drogodependencias se reunió con la Consejera. Juan Antonio Soto Álvarez.
4. Notas de Prensa
a. Puesta en marcha la Federación Andaluza de Drogodependencias.
5. Artículos de Opinión
a. Drogodependencias y Actuación Educativa. Antonio Montero Alcaide. “VIDA”
b. UNA OPINIÓN. Fdo. Javier González
c. La Fría Muerte. E . J Pinés
d. Marta y Domingo. Ramón Rico Jiménez
6. Dossier de unas Jornadas
a. A modo de Resumen
b. Presentación II Jornadas Andaluzas
c. Cárceles y Toxicomanía
d. Alteraciones y tratamiento de la familia del Toxicómano Ponente: D. José Martín. Psicólogo
e. II Jornadas Andaluzas. Mesa Redonda: Movilizaciones ciudadanas

Published in: Government & Nonprofit
  • Login to see the comments

  • Be the first to like this

Revista nº 3 febrero 1991 de la Federación ENLACE

  1. 1. BoLETíN tNFoRMATtvo DE LA FEDERActéN pRovtNctAL DE ASOCIACIONES DE LUCHA CONTRA LA DROGODEPENDENCIA II J o R N A D A S A N D A L U Z A S DE ASOCIACIONES CONTRA LA DROGODEPENDENCIA
  2. 2. A UI ANO DE LE,BRIJA En septiembre de 1989 en El Viso del Alcor, y a propuesta de AVAT, la Asamblea de la Federación acordaba organizar unas jornadas en la que pudie- ran participaf todas las Asociaciones an- daluzas. Esta decisión fue doblemente importante porque, por una pafe supuso la primera actividad que la federación realizaba como tal, y por otra, para su organización, se formó una comisión donde nos conocimos y habajamos va- rias personas que luego formamos la Junta de Servicios elegida en Lebrija. Antes de la asamblea de Lebrija, y exceptuando las I Jomadas, la Federa- ción no había pasado de ser un grupo de gente que se reunía cada dos meses. No obstante fue importante esta etapa pues en ella se constituyó la Federación y se adhirieron a ella casi todas las Asocia- ciones que hoy están. Después de Lebrija la Federación se convirtió en una organización con un plan de trabajo y con un equipo de per- sonas encargado de ejecutar el plan y los acuerdos que en las asambleas se fueran tomando. Y hoy, cuando ya ha transcurrido un año, podemos comprobar con satisfación que el plan no sólo se ha realizado sino que lo hemos superado, y que por tanto nuestros esfuerzos no han sido inútiles. l¿ actividad de la Federación es diaria, tenemos una sede abiert¿ todas las trrdes, una persona conüatada para atenderla, una burocracia bien organiza- da. Tenemos en marcha varios progra- mas de prevención y de ayudas a toxicó- manos y familiares. Tenemos nuestra propia revista, ENLACE, y un archivo de prensa. Hemos organizado las II Jor- nadas y hemos impulsado la creación de la Federación Andaluza recién constitui- da. Hemos realaado una campaña rei- vindicativa con distintas acciones a lo largo de un mes. Tenemos además con- tactos con distintas organizaciones fuera de Andalucía y con pafidos políticos, sindicatos y ohas organizaciones socia- les. Tenemos un espacio, aunque peque- ñito, en los medios de comunicación. Pero si todo esto es importante, aún más satisfactorio es la cohesión in- terna con que hemos acabado. Somos pocos en cada Asociación pero hoy sa- bemos que no estamos solos, que en otros pueblos y en otros ba¡rios existe el mis- mo empeño, y que trabajando juntos se nos abren muchas posibiüdades que cada uno por separado ni podríamos soñar. Hemos acabado teniendo más claro que nunca que no podemos seguir con una idea compa*imentada de nuestra labor, que no podemos estrr pendientes sólo de nuesEo barrio o de nuestros üoxicó- manos, que los demás también son im- poftantes, y que conseguimos mucho más para los propios y los extraños si taba- jamos en común, si dedicamos buena parte de nuestras fuerzas a la tarea co- lectiva a la ta¡ea de la Federación. Podemos conclui¡ diciendo que Lrbrija ha sido un hito en nuesho cami- no y con la esperanza de que dentro de un año podamos decir lo mismo de Co- ria. El Presidente El plazo de Admisión de Artículos para el N.s 4 será hasta el día I de Abril. Esperamos que sigais participando con el mismo ánimo que hasta ahora. Un Saludo. Et Egutro DE REDACCTóN DIRECOÓN: Federación Provincial de Asociaciones de lucha contra la Drogodependencia cl. Siete Revueltas, 24 - 2.e P.3.a Teléfono 456 20 17 41.004 - SEVILLA - Apdo. Coneos 192 DEPÓSITO LEGAL: SE-l.156-I.990 TMPRIME: GRAFICA LOS PALACIOS, S. A.
  3. 3. Durante el pelodo que ha transcurrido desde la publicación del N.a 2 de ENLACE, las actividades más significativas que ha realizado la Junt¿ de Servicios son las siguientes: - Reuniones Junta de Servicios: Día2 de Enero 1991: Los asuntos tratados en esta reunión fueron: . Lectura de una carta de ADAT dirigida al Presidente y respuesta de éste aclarando los criterios seguidos para la elección de pro- gramas incluidos en el convenio con el Ayuntamiento. . Se informa de la marcha de la Educadora de Bellavista y se abre la convocatoria para presentar a los nuevos candidatos, siendo elegido el 10 de Enero. . Respecto a las II Jomadas se comunica la ausencia de Heriberto Asencio y Baltasar Garz6n, presentando como sustituto pro- puesto por la Comisión para Heriberto a Borja Mapelli (Catedrático de Derecho pe- nal de la Universidad de Sevilla). . Asamblea de UNAT: se informa de todo lo referente a esta Asamblea (punto informa- do más abajo). Día 26 de Enero 1991: Debido al interés de esta reunión se abre a representantes de todas las aso- ciaciones. Tras constatar la necesidad de ampliar la Junta de Servicios, se discute profundamente la manera de intervención y el número de los nuevos miembros considerados necesarios. Se analizan los resultados de 1as Jomadas, asl como los compro- misos a los que se ha llegado con la Federación Andaluza. Se elabora el Orden del Día de la Asamblea del 9 de Febrero. Asamblea de UNAT, 16 de Diciem- bre 1990: A esta Asamblea acudieron representantes de la Federación y de nuestras Asociaciones. Nuestras pro- puestas aprobadas en la Asamblea de Palmete, así como la de Asociaciones de otras comunidades autónomas, no pudieron ser elevadas a la Asamblea y, por lo tanto, no fueron votadas, debido a 1a escasez de tiempo previsto para este acto (incluso se dejaron sin tratar algunos puntos del Orden del día) y a la nefasta labor como moderador de la persona encargada de esta tarea. - Visita a Proyecto Hombre de Mála- ga, 20 y 2L de Diciembre 1990: Además del conocimiento del tratamiento y las instalaciones de este Centro, se hace efectiva la posibi- lidad del acuerdo para que las personas que enviemos tengan un seguimiento más directo desde nuestras aso- ciaciones. - Comisión II Jornadas Andaluzas: Se ultiman los detalles de asistencia, de estructuración de las Mesas de Trabajo, y se llevan a cabo los días 18, 19 y 20 de Enero de l99l (al finat de este boletfn se da información detallada del transcurso). - Visitas a Asociaciones: Se han mantenido varias reuniones con asociacio- nes, tanto federadas (San José de la Rinconada) como con deseos de hacerlo (Alcalá de Guadaira), asf como con grupos que están intentando constituirse en asocia- ción. - Asamblea Ordinaria, día 9 de Fe- brero 1991: - El Presidente, tras informar de las gestiones lleva- das a cabo, presenta la Memoria Anual 1990, en la que se recogen todas las actividades realizadas en el peíodo de mandato de su Junta de Servicios. - El Tesorero presenta tanto el balance del año como el estado de cuentas actual. - Se elige nueva Junta de Servicios, quedando como sigue: Presidente: José Sánchez Femández - AVAT Secretaria: Remedios Díaz-Pinés - N. FUTURO Tesorero: Salvador Pallarés - ELIGE LA VIDA Vocales: Rafael Grau - AFAT Carmina - ELIGE LA VIDA Javier Mauri - VIDA NIIEVA Manolo Real - ACAT Purificación Rodríguez - ADAT Pepe Vilches - ADAT Dámaso Lombardo - LIMAN Juan Antonio Soto - LIMAN Paqui Flores - DESAL Un representante de VIDA - Se aprueba que la Sede provisional de la Federa- ción Andaluza sea la nuestra.
  4. 4. ASOCIACION PARA LA PREVENCION APOYO AL TOXICOMANO Santa Clara n.e 3 AYAMONTE Era a comienzos del 88 cuando un grupo de personas (educadores, pa- dres, personal sanitario, jóvenes...) nos comíamos el coco sobre el problema del uso-abuso de drogas -en especial, adicción a heroina- en el municipio de Ayamonte (Huelva). De nuestras primeras reuniones salió la propuesta de constituirnos en Asociación, como vía posible de aunar esfuerzos para afrontar tal problemática. Así, convocamos asambleas generales, donde se aceptó la idea. A partir de aquí, comenzó el rumbo burocrático. Nos lla- mamos ASPREATO (Asociación para la Prevención y Apoyo al Toxicómano). Nos legalizamos en agosto del 88. La clarificación de los objetivos y elabora- ción del proyecto nos llevó muchas ho- ras de trabajo. Una vez realizado, lo presentamos al Comisionado para la Droga; el cual fue aceptado: Paralela- mente se hicieron gestiones con Diputa- ción Provincial de Huelva, ésta nos ofertó un grandioso local, donde actualmente estamos ubicados. Tuvimos varias re- uniones con el Ayuntamiento de Ayamonte, el cual nos respondió favo- rablemente, 1.988 fue todo un año de conexiones, pateos, inquietudes... Era por Mayo del 89 cuando, por fin, comenzamos a trabajar "in situ". ¿Cómo funcionamos?. Económicamente funcionamos a Eavés de cuotas voluntarias de socios. Por otra parte, anualmente presentamos un proyecto al Comisionado para la Droga y Ayuntamiento de Ayamonte, de los que recibimos subvenciones. Periódicamente, se celebran asambleas generales, en las que se les informa a los socios, se debaten temas, etc. Para una rnejor organización, exis- ten hes comisiones de Eabajo: . AdminisEativa: encargada de los temas burocráticos: subvenciones, cuotas, contactos con Instituciones; en definitiva, la tesorería y secre- taría. . Divulgativa: su función es difun- dir aquellos temas que son de inte- rés; divulgación de los servicios que presta la asociación... . ANAPOTE. Es el grupo joven de ASPREATO. Su función principal es Eansmitir un mensaje de lucha contra la heroina, a los demás jó- venes, desde el punto de vista del joven. (Ahora está en proceso de debate ampliar los horizontes también hacia la coca). Entre sus objetivos se encuenEan: proponer actividades alternativas al uso- abuso de drogas; servir de apoyo a aquellas personas que están en tratamiento. ASPREATO cuenta con un equi- po multidisciplinar compuesto por una Asistente Social, una Psicóloga y una Educadora de calle. ¿Cuáles son nuestros objetivos?. El objetivo más general es la Prevención de la drogadicción y el Apo- yo al drogodependiente. . En el campo de la PREVENCION desde el pasado año se viene desano- llando un programa de Educación para el Ocio y Tiempo Libre, a Eavés de la implantación de una serie de Talle- res. En la actualidad existen: T. Fo- tografia, T. Radio, T. Música. Este Programa persigue una serie de objetivos: . de carácter preventivo: educar para el empleo del tiempo libre; facilita¡ el sentido de la respon- sabilidad, comunicación, coope- ración... . de apoyo al tratamiento de aque- llas personas que estián en fase de rehabilitación y/o reinserción. . A nivel escola¡.- El pasado curso se inició una programación de Educación para la Salud, con el profesorado del colegio público "Federico Mayo"; colegio ubicado en una barriada periférica del municipio de Ayamonte. Para este año se pretende continuar con el curso al profesorado y además, hacer una programación de salud con un grupo de padres. . En el campo de APOYO al drogode- pendiente existe un Servicio de In- formación, desde donde se realiza la acogida de aquellas person¿¡s ylo fa- miliares afectados. Una vez realaada esla, el equipo multidisciplinar les deriva al Centro Municipal de Dro- godependencias de Isla Cristina o Centro Provincial de Drogodepen- dencias de Huelva- A aquellas per- sonas que inician el tratamiento se les hace un seguimiento en coordinación con los equipos de los citados cen- tros. Por otra parte, existe un Grupo de Familiares afect¿dos. Este tiene una sesión semanal y persigue los siguientes objetivos: - captación de otros familiares afectados - formarse en el tema heroina (adiccióry'tratamiento) - intercambiar experiencias - senti¡ y vivir el problema de for- ma colectiva y no individual; en definitiva crear defensas para saber actuar y aborda¡ tal problemática de ma- nera positiva. ¿Otrc Proyectos?. Otros proyectos -€speremos que no sean tan futu¡os-: . l¿ creación de un Centro de Día, convenio en vías de negociación con el Comisionado para la Dro- ga. . Proyecto de "Rehabilitación del Parque" de Ayamonte. Este Eoyecto ha sido elaborado junto con el Patronato Municipal de De- portes. Con él pretendemos que a nues- ho parque se le dote de una infraestruc- ttna necesaria para una utilización re- creativo-cultural del mismo; lo que en definitiva conllevaría a un uso saludable del tiempo libre. ¡Aupa y Abrazos! Y
  5. 5. I¿ Asociación VIDA de Carmona informa de las gestiones llevadas a cabo en el; MINISTERIO DE JUSTICIA ..OFICINA PARA LA PRESTACION SOCIAL DE LOS OBJETORES DE CONCIENCIA: l.q En Abril aproximadamente, a peti- ción de un joven Objetor de con- ciencia que deseaba cumplir la prestación social en nuestra asocia- ción realizando habajos de preven- ción y rehabilitación de toxicóma- nos, nos pusimos en contacto tele- fónico (422 69 43 ó A2 ú 21) con la Asesoría Jurídica para jóvenes en Sevillia, c/. Rioja, con la encar- gada de ese tipo de asesoramien- to en esos momentos Dña. Ana Ruiz, concertando con ella una entrevista. Después de dialogar con la encargada de los asuntos socia- les para los objetores se nos hizo entrega de una carpeta con infor- mación al respecto. Una vez estu- diados los requisitos necesmios para la petición de objetores de concien- cia, se mantuvo una nueva reunión con la encargada Jurídica acerca de unos interrogantes que habían sur- gido... ¿Tiempo de Eamit¿ciones, Exigencias de financiación... ..VIDA" INFORMA 2.e Se informó a la junta directiva de los requisitos, ayudas... de los ob- jetores, la cual dió el V.o B.o. 3.0 El 9 Junio de 1.990 enviamos al MINISTERIO DE JUSTICIA, OFICINA PARA LA PRESTA. CION SOCIAL PARA OB.IE. TORES DE CONCIENCA c/. San Bernardo 21,n.015 de MADRID Tlfno. (91) 380 24 99, ta propues- ta de colaboración de nuestra Asociacién, en unos modelos para entidades públicas @stablece la ley 4811.984 que la prestación so- cial se realizará preferentemente en Entidades dependientes de la Administraciones Públicas. y que también podrá cumplirse en las no Públicas que determinará el MINISTERIO de JUSTICIA, siempre que reunan las siguientes condiciones: - Que no tenga fines lucrativos - Que sirvan al interés general de la sociedad, en especial en los sectores sociales más ne- cesitados. - Que no favorezcan opción ideológica o religiosa). y acompañados de los programas de los posibles objetores que trabajaran con nosotros. 4.a Con fecha de 2 de Julio recibimos notificación por parte del Minis- terio de Justicia de haber recibi- do la propuesta nuestra, y eue sería estudiada para su inclusión en el PIan Anual de conciertos por el Sr. Ministro de Justicia. 5.0 El 15 de Octubre nos comunican por carta que con fecha del 2g-9- 90, el Sr. Ministro de Justicia ha autorizado a esta oficina de Ob- jetores a suscribir el oportuno concierto para que la Asociación 'rlTDA" sea reconocida como co- laboradora en el régimen de prestaciones sociales. Al mismo tiempo adjuntan el concierto-tipo, para su estudio y cumplimentación, así como su devolución a vuelta de correos en el mayor plazo posible, puala elaboración del texto defini- tivo. 6.0 Con fecha 6-12-90 recibimos por triplicado el concierto-tipo defi- nitivo para ser firmado y devuel- to para Ia firma definitiva del Sr" Ministro, y posterior devolución de una de las copias del texto definitivo a la Asociación. Asociación'Nueva Esperanza" c/. José A. kimo de Rivera, 47 41.110 - BOLLULLOS M. (Sevilla) En esta ocasión queremos haceros llegar nuestra actual actuación en el campo de la PREVENCION: ..Taller de Informática". Con é1, nuestra Asocia- ción colabora en la gestión y organiza- ción de éste; idea originaria de un grupo de jóvenes que con su participa- ción activa están desarrollando, con la ayuda de uno de nuestros monitores. Esta actividad dirigida a jóvenes de ambos sexos de nuestro pueblo ha tenido muy buena aceptación, no solo por la novedad de estas máquinas, sino por qué después del aprendizaje desean crear su propia Revista Juvenil por or- LA ANIMACION SOCIOCULTURAL: INTERVENCION EFICAZ EN LA PREVENCION DE DROGODEPENDENCIAS denador (van a trabajar con procesadores de texto). Con esta actividad queremos re- saltar la importancia que adquiere eso que ahora tanto se "lleva", la Animación Sociocultural. Sí, estamos convencidos de la operatividad de esta disciplina en la Prevención de Drogodependencias, por su forma de captar las necesidades e inquietudes, de los/as jóvenes en nues- tro caso, pr el diseño de actividades atrqctivas y por su metodologfa de tra- bajo activa y participativa. "Es todo un conglomerado, porque la Animación Sociocultural motiva, inicia procesos, estructura situaciones y ambientes, coordina. La animación sociocultural estructura programas y proyectos para unas ciudades, unos pueblos y unas co- marcas, que quieren asumir los nuevos riesgos del hoy con creatividad activa y cooperante". (t Fdo.: César MATE TAMORANO Animador Sociocultural. (1) Puig Picart, T.: "Animación Sociocul- tural, Cultura y Territorio,,. Ed. Po- pular, Madrid, 1988.
  6. 6. APRE,DAT INFORMA SOBRE TOXICOMAIOS Y PRISION Lo que sigue a continuación sólo pretende orienta¡ mínimamente y des- pertar la curiosidad en cuanto al proceso que implica la entrada en Prisión de un toxicómano; de forma que las escasas posibilidades que existen sean aprove- chadas por los implicados. El toxicómano a! ingresar en Pri- sión lo hace como un "delincuente", es decir, no por su aücción -hecho que no está penalizado en el C. P.-, sino por la comisión de algún delito -generalmente provocado por ésta-. Puede ingresar en Ees situacio- nes jurídicas: DETENIDO: El Juez dispone su internamiento por un tiempo máximo de 72 horas. Pasado éste, ha de ponerlo en libertad o decretar la continuación del internamiento en calidad de Preso. PRE§O: Al ser detenido por la policía, el Juez decide su ingreso en Pri- sión. Puede estar hasta la celebración del Juicio o pasado un periodo de tiempo que el Juez estime -según el deüto- lo pone en Libertad Provisional en espera del Juicio. PENADO: Cuando el Juicio ha tenido lugar y la Sentencia ya es firme. Es decir, ingresa para cumplir la Pena que le fue impuesta. Cada una de estas situaciones in- fluyen y condicionan el Tratamiento a seguir con el interno. Pero no son las únicas, también y de forma determinan- te influyen las fases (CONSUMO, DE- SINTOXICACION, REHABILITA. CION, REINSERCION) en que se en- cuenre a su ingreso y el grado de cada una de ellas. Así habrá que conjugar factores como: sustancia que consume, grado de adicción, tiempo de consumo, intentos de abandono, Eatamiento seguido, diná- mica familiar, social, laboral... Todo intemo a su ingreso en Pri- sión es entrevistado por un miembro del Equipo de Observación y Tratamiento y visitado por un Médico y un A. Social. Se le informa del régimen de vida y fun- cionamienúo de la Prisión. Es en ese pri- mer contacto cuando se obtiene una in- formación directa de la situación y se puttrá de ella para llevar a cabo un se- guimiento del interno. El tratamiento es voluntario y se parte de la demanda que realice el inter- no para comenzar a intervenir -+ntrevis- tas, gestiones, ...-. Así, se intentará conüactar con la familia, con el Centro Terapéutico, asociación, ámbito laboral, ... para que no se rompa la vinculación existente -si la hubiera-. De no existir esta vinculación -mayoría de los casos- se le informa de posibilidades para que opte por alguna. Dentro de las situaciones jurídi- cas, la Preventiva suele presentar más limitaciones, obliga al interno a perma- necer en prisión en espera de Juicio en un medio que no es evidentemente el más idóneo para su problema, en el que generalmente continua el consumo -cs uan fácil conseguirla como en la calle, sólo que algo más cara- aumenta una relación más directa con otros toxicó- manos y con el ambiente delincuencial -va adquiriendo rasgos de prisioniza- ción-. La persuasión hacia el abandono del consumo por parte del profesional se ve frenado por la falta de voluntad exis- tente en el toxicómano y los condicio- nantes de la falta de Libertad. El refuer- zo de la familia y de la sociedad es tan necesario como escaso o inexistente en la mayoría de los casos. Es en la situación jurídica de Pe- nado donde se encuenEan más posibili- dades de actuación, pues es en ella cuando tiene lugar la propuesta de Cla- sificación (en grados 1.o,2.'o 3.4) del Equipo de Observación y Tratamiento y se le ofrece aI interno -según la situa- ción general que presente- las siguien- tes posibilidades: a) hoponer la Clasificación en 3.4 grado (con aplicación del art. 57.1 del Reglamento Penitenciario), pudiendo iniciar o proseguir un Tratamiento específico en un Cenüo extrapenitenciario -Prúblico o Privade. De aplicación en las fases de CONSUMO-DESIN- TOXICACION. b) Proponer la Clasificación en 3.4 grado (con aplicación del art.43 del R. P.) dando lugar a la posibi- lidad de obtener permiso de salida todos los fines de semana. De aplicación en las fase de REHA- BILITACION. c) Proponer la Clasificación en 3.4 grado (con apücación del a¡t.45 del R. P.) si el toxicómano se encontrara trabajando cuando es- taba en Libefad o tiene en la ac- tualidad una Oferta de Empleo. En esta situación se le permite salir diariamente a fabajar y regresar a la Prisión sólo para dormi¡, te- niendo los fines de semana igual- mente libre. Está la posibilidad igualmente de un 1.4 grado o un 2.4 grado que darían lugar al ingreso en una prisión de alta seguridad o en prisiones de cumplimiento ordinario. Depende de la situación que pre- sente el toxicómano, del apoyo familiar, social, laboral con que cuente y de la coordinación y colaboración que se pue- da establecer con el E. de O. y TT.o de la Prisión y con el Dpto. de Asistencia Social en particular, al ser éste el res- ponsable de aportar el Informe Social del interno al que se va a clasificar. Pepa Garcla T. Social
  7. 7. AsocmcróN »p Lucrm coNTRA LA DRoGA LA FEDERACION ANDALUZA DE ASOCIACIONES DE LUCHA CONTRA LAS DROGODEPENDENCIAS SE REUNIO CON LA CONSEJERA El pasado Jueves día 9 de Febre- ro, la Junta Directiva de la Federación Andaluza de Asociaciones de Lucha contra las Drogodependencias, se reunió por primera vez con Doña Carmen Hermosín, Consejera de la Junta de Andalucía de Bienestar Social. Esfa re- unión se mantuvo para exponerle a la Consejera los temas más prioritarios en materia de Drcgodependencia; en primer lugar nos presentamos oficialmente ante la Junta de Andalucía, en segundo lugar se le solicitó una infraestructura mínima para comenzar a funcionar (.ocal, Mo- biliario y Personal Administrativo), en tercer lugar se le solicitó una mayor in- formación sobre la ampliación de la Red Asistencial, en cuarto lugar se le pidió que se sistematizara el envio de infor- mación, en quinto lugar se le pidió que se nos enviara el borrador de la futura ley de Drogodependencia para que pu- diéramos opinar y participar en su ela- boración, y en sexto y último lugar se tocó el tema de las subvenciones del año 1990. A La Consejera le pareció muy positivo la creación de la Federación ya que dijo que en este tema se tienen que implicar la Junta de Andalucía, los Ayuntamientos, las Diputaciones y las Asociaciones de lucha conúa las drogas. En el tema de la infraestructura dijo que habría que estudiar alguna formula para que pudiéramos comenzar a trabajar. En el tema de la información se comprome- tió a sistematizat el envio periódico de información y a mantener más reunio- nes con la Federación. En cuanto a la Ampliación de la Red Asistencial Don Antonio Falcón, Comisionado para la Droga, nos informó de la apertura de nuevos centros de rehabilitación, más plazas en la Red de artesanos... Tam- bién se comprometió a enviarnos en breve el borrador de la futura lry de Drogodependencia. En el tema de las subvenciones del año 1990, todos los representantes de las distintas provincias de Andalucía le hicimos ver en la situa- ción tan precaria que nos enconúábamos ya que casi todas las Asociaciones esta- ban en números rojos; el Comisionado reconoció su parte de culpa en este asunto y que comprendía nuestro males- tar y enfado, perc que el dinero estaba en Hacienda y que no sabía cuando se empzaría a pagar. También nos infor- mó que las subvenciones del año l99l iban a ser más flexibles y más nápidas a la hora de cobrarse, así como que este año habrá un aumento del 307o en las subvenciones. Como resumen creemos que la reunión ha sido bastante positiva, y re- conocemos la buena voluntad y predis- posición de la Consejera en colaborar en todo momento con la Federación. Juan Antonio Soto Alvarez. Vicepresidente por Sevilla de la Federación Andaluza EL CORREO DE ANDALUCIA,21 ENERO 1991 La Federación Andaluza de Drogodependencias, FAD, quedó constituida en las II Jornadas An- daluzas de Asociaciones Contra la Drogodependencia, que se clausuraron ayer en la Escuela de Seguridad Pública de Aznalcózar. El presidente de la Federación sevillana, José Sánchez Fernández, fue elegido primer máximo responsable de la FAD, cuyo objetivo principal es servir de instrumento para el inter- cambio de experiencias entre todas las asociaciones que luchan contra la toxicomanía en esta Comu- nídad Autónoma. El juez de la Audiencia Nacional Baltasar Garzón no asistió, como estaba previsto, a la clausura de las jornadas, porque tenía una reunión de magistrados en Madrid.
  8. 8. Puesta en marcha la Federación And aluza de Drogodependencias El presidente, José Sánchez, critica la falta de recursos públicos contra la toxicomanía S. F. Reviejo/Aznalcáaa La Federación Andaluza de Dro- godependencias empieza a funcionar con la participación de más de cincuenta asociaciones de toda Andalucía, aunque José Fernández Sánchez apuntó que en breve tiempo se integrarán más colecti- vos. José Fernandez manifestó que el primer objetivo de la junta direcüva que él preside es poner en marcha la Federa- ción, hacer realidad este proyecto y, en el primer año de funcionamiento, conso- lidar un plan mínimo de actuaciones que consoliden su estructura. Agregó el presidente de la FAD que ésta es "un instrumento ideal para el intercambio de experiencias de todas las asociaciones, mediante el cual todos po- drán enseñar y aprender" diversas for- mas de luchar contra la drogodependen- cia. Asimismo según José Sánchez, con la Federación Andaluza se conse- guirá una unión que dará más fierza al movimiento asociativo que lucha conra la toxicomanía en sus diferentes aspec- tos, con vistas a una reivindicación más enérgica a los distintos poderes públi- cos, para que se hagan eco del problema de la drogodependencia y tomen medi- das al respecto. El primer presidente de la recién constituida FAD agregó que la Admi- nistración "no dedica los recursos nece- sarios para abordar mínimamente el pro- blema de la droga en Andalucía. Y como hay pocos recursos, los que hay estián desbordados, funcionan mal y pierden credibilidad entre los afectados que acu- den a ellos", apuntilló. A juicio de José Sánchez, la es- casez de servicios públicos para atender la drogodependencia motiva la aparición "de aguilillas que se aprovechan de esa carencia para sacar partido y hacer ne- gocio" con la toxicomanía. En concreto, el presidente de la Federación Sevillana y de la FAD resal- tó que "la Junüa no ha previsto la oferta de recursos asistenciales para los drogodependientes fuera de las ciudades" y comentó que los que hay en los pue- blos, como Marchena o [¡s Palacios, se deben a iniciativas municipales". Al res- pecto, José Sánchez apuntó que enfre cuarenta y cincuenta ayuntamienüos de la provincia sevillana han aprobado acuerdos plenarios para solicitar la am- pliación de las redes asistenciales contra la droga en los ambulatorios de los pue- blos. En la clausura de las II Jornadas Andaluzas de Asociaciones Contra la Drogodependencia, que comenzaron el viernes en la Escuela de Seguridad Pu- büca de Aznalcázw, intervino José Luis Segovia, de la Coordinadora Contra la Droga de Madrid, que denunció que "los grande traficantes estián utilizando las redes empresariales y financieras", sin que el Estado intervenga para deshacer ese entramado. José Luis Segovia insistió en ex- plicar que el movimiento ciudadano no debe preocuparse sólamente de reclama¡ una política antidroga, sino que ha de luchar por conseguir medidas sociales que proporcionen una mayor calidad de vida. Por su pafe, Antonio Rodríguez, de la Coordinadora Contra la Droga de Barbate, presente también en la mesa redonda de la clausu¡a de las jornadas, dijo que había que partir de una premisa: "Cuando la gente se moviliza, es porque las instituciones no funcionan". Antonio Rodríguez denunció que "los traficantes de droga siguen movién- dose a sus anchas, porque sólo hay ac- tuaciones policiales esporádicas" y agre- gó que "mienEas no se vaya a por los grandes narcos, no se llega al fondo de la cuestión, rÍnicamente se ponen par- ches", lo que achaco a una "falla de vo- luntad política para resolver el proble- ma". Además, el representante de la Coordinadora Contra la Droga de Bar- bate criticó los contínuos cabios de jue- ces en esta localidad gaditrna, lo que achacó, en parte, a asuntos políticos re- lacionados con Juan Guerra. Actual- mente, Barbate está sin jtez y la Coor- dinadora ha protestado en varias ocasio- nes por la falt¿ de un magisEado que procese a los traficantes de droga de la zona. Mie¡nbros de diferentes asocia- ciones propusieron ayer en la mesa re- donda de clausura la convocatoria de una manifestación en Madrid de todo el mo- vimiento ciudadano español antidroga para exigir el ingreso en prisión de to- dos los grandes narcohaficantes que ac- túan en nuestro esüado. El segundo día de estas jornadas infervino el juez de ügilancia peniten- ciaria de Sevilla, Heriberto Asencio, que criticó duramente la política que lleva a cabo la AdminisEación púb1ica contra la droga, al considerarla "represiva", y abogó por la despenalización del triáfico y consumo de estupefacientes como único medio de combati¡ eficazmente el problema de la toxicomanía. 1 )
  9. 9. 1 I, I I DROGODE,PEIDENCIAS Y ACTUACION EDUCATIVA Bueno será que em- pecemos por deslindar algu- nos ámbitos, dada la com- pleja extensión a la que el tí- tulo alude. Entendiendo -ojalá acertadamente- que el concepto de drogodependen- cia (denominación más ajus- tada) se establece ya con la consideración global de múltiples circunstancias y que denota con efectividad a su objeto, aparcarcmos este análisis para revisar ahora la actuación educativa asociada. Y no vamos a repetir tópicos -por oEo lado revi- sables- de la importancia de la escuela como contexto fundamental que aglutina hi- tos biográficos, vivenciales y de maduración personal de los sujetos en desarrollo. Antes que eso, interesa ex- plicitar algunas condiciones de eficacia para que la actuación educa- tiva (tanto en el ámbito de la drogo- dependencia como en cualquier otro, se- gún veremos después) satisfaga, en al- guna forma, la previsión inicial y calidad de los objetivos y pretensiones. Así, tendremos que aludir ligera- mente al riesgo de institucionalización que afecta al establecimiento de los agentes educativos. Con ello no se hace sino atribuir a la escuela una responsabi- lidad casi exclusiva en tateas educacio- nales (obviando, por la limitación del artículo, el estudio de las circunstancias sociales incidentes); cuando su esEuctu- ra orgánica y establecimiento curricular no parecen los más acertados a tenor de los resultados. De otra parte, los ele- mentos personales de esta educación institucionaliza --o formal-, esto es, los maesEos (porque consideramos el ámbi- to de la educación básica o primaria) no las tienen todas consigo cuando se trata de abordar situaciones que escapan a la normalidad; evidenciando -en la mayo- ría de los casos- carencias en la forma- ción inicial y necesidad de oportunida- des de una formación permanente operativa y asequible. Finalmente (por reducir los elementos a los más impor- tanües), las comunidades educativas in- formales, esto es, las familias (sin olvi- dar otras: amigos, pandillas,...) no desa- rrollan la suficiente participación en un proyecto educativo global que debe en- lazat, con mucha más frecuencia que la que se observa, a todos los ámbitos de competencia educativa descritos. Si hasta ahora no hemos expli- citado la actuación educativa en la te- situra de la drogodependencia, el empe- ño ha sido adrede. Y es aquí donde con- viene apuntar una clave general: el abordaje escolar de la drogodependencia debe normalizarse metodológica y didiácticamente; o, en negativo, no es acertado magnificar una circunstancia, con üatamientos excepcionales que in- ducen, con riesgo, a la curiosidad por procesos psicológicos. Ello no proscribe las campañas de prevención auspiciadas por distintas entidades o asociaciones, pero debe evolucionarse hacia la inclu- sión de su análisis como contenido edu- cativo normahzado. Pongamos un ejem- plo: cuando los contenidos de los ciclos medio y superior de la EGB. (en denominación ya casi caduca por la Reforma) abordan la anatomía y fisiología del organismo hu- mano, no debería mediar mucha diferencia entre la explicación de problemas del corazón ( por recurrir al apa- rato circulatorio) debidos a la ingestión de dietas desequi- libradas y aquélla otra de la hipertensión arterial produ- cida por el cannabis y sus derivados. En este principio ge- neral -del que pueden hacer- se desarrollos específicos- reside gran pafle de la actua- lización metodológica y di- dácttca en el ámbito que nos ocupa. Pero acotaríamos ¿r- tificialmente la descripción del diseño sin aludir (aunque sólo sea nombrándolas para no extender más el artículo) a otras cir- cunstancias coadyuvantes: definir organuativa y funcionalmente la tutoría en los centros docentes; implicar a todos los sectores de la comunidad escolar en la elaboración de proyectos de cenfro ajustados al diagnóstico de las ne- cesidades del contexto socio-cultural; asegurar canales de formación perma- nente a los docentes ante la multiplicidad de nuevas situaciones educativas; atri- buil mayor protagonismo a las APA's. con especial incidencia en la creación de escuelas de padres; eslablecer, en de- finitiva, mecanismos suficientes de par- tic ipación socio-educativa. Consideraciones que no deberían trazar un panorama utópico, sino guiar los empeños y la adecuación a conjetu- ras -{omo la drogodependencia- que re- claman una actualización de las inter- venciones educativas. Antonio Montero Alcaide Profesor de EGB. Pedagogo. Socio de la Asoc" "Vida". Carm.ona El abordaje escolar de la drogodependencia debe normalizarse rnetodológica y didócticamente.
  10. 10. Agradezco por anücipado la pu- blicación de este artículo, que srrrge ex- clusivamente de mi opinión, sin que ne- cesariamente los demás miembros de la asociación a la que pertenezco la com- partan, aunque los hay que sí. También aprovecho para felicitar a todos los participantes en las "II Jor- nadas Andaluzas de Asociaciones con- ha la Droga" por el importante y decisi- vo paso que allí se dió al constituirse la F. A. D. Es precisamente a partir de estas jornadas cuando me decido a sacar a la luz algunas consideraciones relativas a ciefos aspectos de la política contra las drogas seguidas por las asociaciones de Barbate. Espero ser objetivo, a pesar de no con(rcer exaciamente la realidad del pueblo, las ideas que quiero expresar parten de la reflexión, el estudio y la consulta, por lo cual me arriesgaré a hacerlas públicas, exclusivamente como una crítica constructiva que desearía no molestase a nadie, nada miás lejos de mi interés. En primer lugar, no he enconffa- do ninguna publicación, ningún libro, ninguna opinión especializada, en la que se refleje como actividad de una asocia- ción o cualquier otro tipo de entidad de cuárcter ciudadano, la lucha directa con- tra los traficantes como solución al pro- blema de las drogodependencias, ya sea en un barrio, en un pueblo, en una ciu- dad o en una región determinada. Ni si quiera si a esta medida se le añaden oüas de carácter preventivo, rehabilitador o reinsertor. ¿Por que creo que no se deben llevar a cabo este tipo de prácticas?. - Aún cuando hipotéticamente UNA OPINION acabaramos con la presencia de un de- terminado tóxico en el entorno, los drogodependientes no desaparecerían, estos buscarían refugio en oúas sustan- cias y llegaría el caso en que habría que actuar sobre los bares de seguir en esta política utópica. Y es que la figura del toxicóma- no, no surge araiz de que en el "merca- do" exisúan determinadas drogas, sino además, de una serie de condicionantes sociales, culturales, personales, que son innumerables y que impiden simpüficar el problema a tal exúemo y en los que por nuestra parte debemos incidir sin desperdiciar fuerzas. - Por ofra parte esta situación de represión ciudadana, repercute directa- mente en quien debe ser principal objeto de nuestra atención, el toxicómano. Por ejemplo: la policía se ve presionada y actua indistintamente contra los que se benefician y también sobre los chavales que, no son medidas policiales las que esten necesitando. Otro ejemplo: un tra- ficante vé como se cierra el cerco en torno suyo y no se le ocure mejor alter- nativa de escape que poner a dos o fres jóvenes a vender papelinas, que estarán aún más adulteradas y que definitiva- mente hunde a estos intermediarios en el submundo de la droga. Podría seguir señalando efectos desastrosos, pero baste con estos dos, que para aquellos a quien atañen resultan de- vastadores, y que se han dado en la rea- lidad. - Nueshas asociaciones, inmersas en el tejido social, deben ser ejemplo de civismo, de justicia social y de otros muchos valores que se verían supedita- dos a un segundo plano si lo que se hace es propiciar la violencia, ya sea del co- lor que sea, las amenaz§, las tensiones y otras situaciones por el estilo que se- gún mi información se están dando en Ba¡bate. - Las medidas que debemos adoptar, necesariamente deben estar su- jetas al análisis profundo, alarazóny a la serenidad, si es que queremos que sean efectivas a un largo plazo y que con ellas no perjudiquemos al "in@ente", sino to- do lo conffario. Es aquí donde veo el inconve- niente que a veces supone la actuación de las madres afectadas, las cuales por su condición se ven sujetas a fuertes tensiones emocionales y que sin querer- lo desvían sus conducüas, a menudo viscerales, en perjuicio de sus hijos. Vaya desde aquí mi respeto y ad- miración a las madres de Barbate, pero sinceramente creo que debían dirigir su actividad a oEo tipo de lucha, centrarse en la demanda de medidas sociales, y en dos aspectos más propios de este colec- tivo donde tendrán mayor efecüvidad y no dejarse llevar por sus sentimientos, arasfrando quiás a oEos y cometiendo errores que serán difíciles de subsana¡ más adelante. - Por último quisiera decir que no todo el mundo comprende la pro- blemática tan extensa de las drogas y que quiás muchos de los que se adhie- ren a este tipo de política, represora e impositiva, lo que realmente buscan es quitarse el muerto de encima como sea, y tal vez a la hora de emplear a un ex- toxicómano en periodo de reinserción no esten tan dispuestos, porque en su men- tálidad late la idea de que lo que hay que hacer con esta gente es "echarlos del pueblo". Javier González Durante la pasada Navidad y con ocasión de un viaje familiar que realicé a Sevilla, tuve ocasión de üvi¡ de cerca, un lamentable acontecimiento. Un he- cho penoso, aunque desafortunadamente nada nuevo. Un hombre joven fue en- contrado muerto en un frío amanecer, solo, como un despojo, abandonado en- tre basura. La muerte por sobredosis y/o adulteración de la droga es hoy en nues- tro país algo que va alcanzando cotas de LA FRIA MUERTE, normalidad. Nos esüamos habituando, por su frecuencia, al horror, a la angustia de algo que no se entiende muy bien en una sociedad civilizada, por mucho que nos quieran hacer creer que es la propia civilización quien nos aboca a ello. No voy a descubri¡ ahora en esüa breve reseña pergeñada sobre mi propia confusión y sobre una rabia apenas con- tenida, que cada día en este paÍs de nuestras desdichas, en esta sociedad ver- gonzante en que nos ha tocado estar imbuídos, un buen número de personas, en su mayoría jóvenes, pierden la vida cada día por este hábito terrible. Y es que esta sociedad nuestra, llega tarde a todos los trenes. Cuando en toda Europa, hace ya muchos años que se combate, con tod¿s las fuerzas y po- sibilidades legales y sanitarias el uso y abuso de tabaco, alcohol y drogas, aquí apenas si nos concienciamos de la gra- vedad del problema y a lo más que lle- gÍrmos es a molestar a los fumadores con
  11. 11. la profusión de cartelitos conEa el con- sumo de cigarrillos. Los jóvenes universitarios y de media formación académica norteameri- canos y los europeos más progresistas, hace largo tiempo que de sus reuniones, fiestas y divertimentos, hicieron desapa- recer tabaco y licores e incluso las be- bidas refrescantes con algún contenido de cafeína o similares. A lo más que se llega es a beber alguna copa de vino de baja graduación. Naturalmente conve- nimos para confirmar la regla, en que existen deshonrosas excepciones. Ahora mismo, en España, está en el más alto punto, la moda de tomar al- cohol sin freno y las noches del fin de semana es habitual que muchísimos jó- venes llenen los locales corresponüen- tes y se embriaguen hasta el amanecer. No digamos nada sobre la riste imagen del grupo que en la calle consu- me las conocidas "liEonas". Por supues- to que también aquí existen las excep- ciones, ahora honrosas naturalmente. Algo similar ocurre con todo lo demás, y quiero indicar que en países como Francia, donde no es dudoso el nivel cultural de progreso, cultura y ta- lante democrático, hace más de un lus- Eo en que mediante fuertes campañas publicitarias, se prima y premia el naci- miento de bebes, tras la amarga expe- riencia anterior, cuando se llevó a extre- mos exagerados, el control de natalidad y el aborto, que obviamente desembocó en un acusado envejecimiento de la so- ciedad. En España andamos aún favore- ciendo actitudes abortistas y planifica- doras y asistimos perplejos a continuas proclamas de diputadas "progresistas" que nos dicen que para que la mujer sea más libre, tiene que ir destruyendo cual- quier raíz en su YienEe. l¡ de la droga es úemendo. Sin entrar en disquisiciones de tipo social, laboral o económico que expliquen -nunca quejustifiquen- su consumo, hay que decir que tras consumarse la situa- ción como una realidad, facilitada sin duda por amplias y vergonzosas permi- sividades legales. estos mismos respon- sables habrán de dar solución a dos enormes problemas concretos que des- Euyen nada menos que a las generacio- nes futuras: el tratamienúo y rehabiüta- ción posterior del afect¿do y el narco- ¡:iáfico. Un país serio, un estado de dere- cho, no puede permitir que una enfer- medad social del calibre de la drogadi- ción, no tenga posibilidades de atención digna y suficiente y sobre todo no puede prestar oÍdos sordos, a este comercio de la muerte. He sido cercano testigo esta Na- vidad de una muerte joven, por consu- mo seguramente, de droga adulterada. No satisfechos con mercantilaat la salud, la felicidad, la dignidad, la familia... lo hacen con la propia vida. Una vida compensa cualquier es- fuerzo. Háganse estos esfuerzos que en la mente de todos eslán, para evitar más muertes de toxicómanos. Para evitar más horror. Un barrio sevillano lloró estas Naüdades a oho joven que murió en la fría madrugada, y lo que más me llamó la atención del hecho, fue que dentro del inmenso dolor de quienes lo querían, se apreciaba un escalofriante conformis- mo... Otro joven murió en la fría ma- drugada. Uno más ¿Nada más? ¿Nada menos?. E. J. Pinés Mart¿ es drogadicta y no es que lo vaya diciendo por ahí a todo el mun- do sino que ya se le nota en la pinta que lleva. Le gusta todo: LSD, anfetas, pas- tillas, poros... Pero, miás que nada, tie- ne su amor y su lucha paficular, su en- ganche en la heroína. De un tiempo acá, lo liga cuando puede con cocaína, pero es la heroína la que le proporciona la calma y algún bienestar. Marta se siente esclava de la heroína y si está un día sin probarla se vuelve loca, vomita líquido verde, se convulsiona y le duele todo como si la estuvieran torturando. Marta ha eshopeado poco a poco a sus amigos de tanto pedirles dinero, ha roto lunas de escaparates para llevarse ropa o joyas o jamones, ha escapado por patas más de una vez y se ha visto tam- bién en la comisaría y en la cárcel. Mafa ha cobrado por su cuerpo, ha tenido que acariciar y dejarse acari- ciar por cientos de babosos. Ha recibido palizas y una vez la dejaron medio muerta en un camino. Ha perdido los dientes a puñetazos y estiá llena de cica- trices... Marta se hizo la arnliticapua recibir tratámiento médico y se enteró que, además del hígado y los pulmones MARTA Y DOMINGO hechos polvo, tenía también anticuerpos del SIDA y cualquiera sabe el tiempo que llevaba con ellos ni donde se conta- gió. Marta ha estado desenganchan- dose en dos o hes ocasiones pero des- pués ha vuelto a recaer y eslá todo el día ocupada en conseguir dinero para su do- sis: robando, traficando, prostituyéndo- se... Pero a ella le quedan muy pocas fuerzas y la calle cada día está más bra- va. Domingo es alcohólico aunque no le gusta reconocerlo: dos o tres copitas de aguardiente por las mañanas calien- tan el cuerpo y dan buen tono para em- pezu la faena. Al mediodía el tinto hace buen paladar y abre el apetito. Antes to- maba cerveza pero la tuvo que dejar porque el estómago le devolvía la espu- ma otra vez a la boca y se sentía lleno de gases como una bombona de butano. Por la tarde y de noche ya, es cuando bebe con más entusiasmo: unos tintos y algún cubatilla. Domingo toma sus cafés para despabilar por las mañanas y después de las comidas y se fuma un paquete y me- dio de Ducados... Pero tiene familia, vida. amigos, compañeros de frabajo. Va y viene por la vida y nadie se mete con é1, ni lo han echado de ningún sitio. Como todo el mundo, tiene problemas ya enca- llecidos y toros más recientes, y no sabe si tiene problemas porque bebe o bebe porque tiene problemas. O no hay por- qué meter los problemas en el vaso y bebe porque le gusta esa sensación en el paladar, por el aturdimiento que le pro- duce y porque se lo pide el cuerpo. Y bien, qué esperan las autorida- des sanitarias para proporcionar me- tadona u otros medicamentos a Marta? Acaso no ven que la están dejando mo- rir peor que a un perro?. La droga de Mart¿, al ser clan- destina, le ha costado demasiado cara y no solamente le ha robado la salud sino también la dignidad. Pero con un trata- miento de metadona o con dosis de he- roína sanitariamente controlada aún po- demos devolverle la dignidad a Marta. Al menos, la dignidad que Domingo siempre tuvo. Y estarán ambos en igual- dad de condiciones para afrontar su adicción, para cufirse alguna vez o para seguir dependiendo lo que les quede de Ramón Rico Jiménez
  12. 12. A MODO DE, RESUMEI En este número de ENLACE no podía faltar una valoración hecha desde nuestra Federación de las II JORNADAS ANDALUZAS DE ASOCIACIONES. Ciñéndonos a los datos que, en la mayorla de los casos, es 1o que se considera más objetivo, podemos damos por muy satisfechos ya que tanto el número de Asociaciones asistentes (60), como los participan- tes por Asociación han superado ampliamente nuestras previsiones. Respecto a la dinámica que se estableció en las Mesas de Trabajo, asl como fuera de ellas, durante los tres dlas que duraron las Jomadas tenemos que señalar que, a pesar de los fallos que se dieron debido a la embergadura del trabajo previo y las pocas personas que estuvimos en ello, la buena disposición de todos y el buen ánimo con que afrontamos esos "pequeños" fallos han hecho de nuestras Jomadas unas sesiones de trabajo agradables y productivas. Las Conclusiones a las que llegamos son importantes, no sólo porque plasman las ideas de nuestro trabajo, sino porque fueron elaboradas entre to- dos, porque llegamos a una línea de trabajo común aunando posturas muy distintas, y porque, en resumen, son la constatación de que nuestro es- fuerzo no sólo es útil sino que conti- nuará siéndolo aún más si estamos todos juntos. Entre las conclusiones a las que llegamos podemos destacar como más importante la constatación de la necesidad de la Federación Andalu- za, y, como consecuencia, la cons- titución de ésta y la aprobación de los Estatutos. Ahora, a quince dfas de su constitución, podemos decir que ya ha dado su primer paso en- trevistándose con la Consejera de Asuntos Sociales. Además de 1o anterior, en to- das las mesas se manifestó la nece- sidad de que las Asociaciones toma- ran parte más activa en todos los campos y a todos los niveles que in- fluyen o forman parte del fenómeno de las drogodependencias, y que, si bien en los últimos años se ha avan- zado mucho en nuestro terreno, de- bemos ampliar nuestras actividades tanto a nivel de prevención, como de asistencia, reinserción y rehabilita- ción. Después de 1o anterior, poco había que añadir que no esté reco- gido en las Conclusiones de nuestras II Jomadas Andaluzas, sólo decir que en el ánimo de todos está el que el año próximo el nivel de participa- ción, tanto en número como en cali- dad, vuelva a sorprendemos tan po- sitivamente como éste. Aunque las Conclusiones se encuentren en todas las Asociacio- nes, creemos interesante incluir un pequeño estracto para que los lecto- res de nuestra revista puedan cono- cerlas: MESA 1 "EXPERIENCIAS ASOCIATIVAS": Las Asociaciones surgen como respuesta a una demanda social con- siderada no cubierta por la Adminis- tración, y se mantienen, con pocos medios, gracias a un voluntariado que necesita coordinarse con personas que compartan sus mismas inquietu- des. Los objetivos a plantear desde las Asociaciones deben abarcar la prevención, la asistencia, la reinser- ción y la rehabilitación, pero tenien- do como f,nes principales elevar la conciencia ciudadana y reivindicar ante la Administración la puesta en marcha de los recursos necesarios. Debemos conseguir la coordinación entre todas las asociaciones a través de la creación de 1a Federación An- dahva, asl como la implicación de todos los sectores de la sociedad. MESA 2 "FBDERACION ANDALUZL".. Tras la constatación de la ne- cesidad de la creación de la Federa- ción Andaluza, se aprueban los Es- tatutos y se elige su primera Junta Directiva, que abordará como pri- mera actividad una entrevista con la Consejera de Asuntos Sociales.
  13. 13. MESA 3 "PREVENCION ESCOLAR, FAMILIAR Y COMUNITARIA": El papel preventivo de las Asociaciones en estos tres campos debe tener en cuenta tres factores básicos que determinan la existencia de drogodependencias: personalidad, entomo social y sustancia. Partiendo de un estudio y una planificación realistas las actividades deben enca- minarse a: - potenciar el desanollo integral de la persona individual y en grupo, fomentando, entre otras cosas,las altemativas de ocio. atender a la formación de los padres. fomentar la integración de la es- cuela en la comunidad, abrién- dola a las necesidades del entomo (talleres, grupos juveniles, etc.). reducir tanto la oferta como la demanda de drogas tanto legales como ilegales. MESA 4 ''PAPEL DE LAS ASOCIACIONES EN REHABILITACION Y REINSERCION'': La actuación de las asociacio- nes en esta dos fases debe ser más activa, y para ello el primer paso sería contar con recursos económicos y humanos estables para poder llegar a un nivel de autonomía que permita el seguimiento de los casos, la po- sibilidad de exigir mayor agilidad en los casos que requieran actuaciones judiciales, y la búsqueda de solucio- nes en el terreno laboral. PRE,SE,ITACION II JORNADAS ANDALUZAS En la presentación de las II Jomadas Andaluzas de Asociaciones de lucha contra las Drogodependen- cias, representantes de la Adminis- tración dirigieron unas palabras de saludo a los participantes. En las intervenciones de los representantes de la Junt¿ de Anda- lucía, Diputación y Ayuntamiento de Sevilla, hubo coincidencia en una cosa; la importancia de los movi- mientos ciudadanos asociativos. Según el orden de interven- ción, trataremos de hacer un breve resumen de los matices aportados por cada uno, sobre la importancia de las Asociaciones en a lucha contra las drogodependencias. Asl, por ejemplo, el represen- tante de la Junta de Andalucía, resaltó la labor de presión social que algu- nas asociaciones ejercen sobre los Poderes hiblicos, reclamándoles una mayor dedicación y efectividad en los trabajos que realizan, y en la gestión de los recursos. También animó a continuar el camino emprendido y tratar de mejorarlo. Por su parte, el representante de la Diputación Provincial de Sevi- 11a, además de suscribir todo 10 ante- rior, destacó que la labor de los pro- fesionales en drogodependencias que trabajan para la Administración, es- tarla incompleta sin el trabajo de las Asociaciones, porque éstas están más cerca de los colectivos que sufren este problema. Finalmente, y por ello menos importante, el Concejal del Area de Bienestar Social del Ayuntamiento de Sevilla, hizo un llamamiento que las Asociaciones debemos recoger: Las drogodependencias son un problema grave, y todos estarnos implicados en e1lo. No se puede llegar a una solu- ción si no hay "entendimiento y ar- ticulación entre los Poderes RÍblicos y la Sociedad Civil". Continuó ha- blando sobre el ámbito de actuación de cada una de las Fuerzas mencio- nadas. El papel fundamental de los Poderes Públicos es combatir la oferta de drogas. Es necesario que haya buenas leyes, buenos jueces y buenos policfas, pero no puede lu- charse contra la demanda sin la So- ciedad Civil, porque a la hora de sensibilizar, y concienciar a los de- más ciudadanos, las asociaciones tienen una mayor credibilidad. Ade- más a la hora de gestionar los recur- sos, son capaces de obtener una ma- yor rentabilidad. Respondamos pues al llama- miento que a través de sus represen- tantes nos hace la Administración. Organizándonos en Movimientos Ciudadanos que trabajen seriamente por la erradicación de las drogode- pendencias, podremos exigir de las distintas Administraciones 1o que ellas mismas nos piden, a través de sus representanúes; presionar para que se cumplan y se mejoren las leyes existentes y, que se nos faciliten los recursos necesarios para la lucha contra las toxicomanfas.
  14. 14. CARCELES Y TOXICOMANIA Lejos de girar entomo a ente- lequias, el señor Mappelli hace un análisis, cuando menos, clarificador y contundente de la realidad jurídico- penal actual frente al problema de la drogodependencia, marcada ésta por la "restricción" y la "represión", tér- minos no inteligibles desde le ámbito terapéutico. Apunta también las po- sibles salidas del marco de la legis- lación vigente. Se muestra partidario de la despenalización de la droga y 1o fun- damenta en los nefastos resultados que están dando las pollticas penali- zadoras. La privación de libertad no resocializa y en especial en el caso que nos ocupa, el 7l7o de la pobla- ción reclusa está directa o indirecta- mente relacionada con este problema de las drogas (datos del 89). Se dan pues, dentro de la prisión, las dos caracterlsticas necesarias para este tipo de mercado: clientela propensa al consumo y altos precios del mis- mo. Es en prisión donde se encuen- tra menos problema para adquirir la droga. Por otra parte, estas polfticas, apenas ofrecen posibilidades alter- nativas a la pena de prisión o a cum- plir la condena en centros de rehabi- litación; son restrictivas y represivas. Las posibilidades que tiene un drogadicto de acceder a un trata- miento deshabituador se limitan a tres aspectos: a) Remisión condicional: solo tiene acceso a la remisión aquel cuya pena sea menor a dos año y no sea reincidente. b) Sustitución de la pena de pri- sión si conculren circunstan- cias eximentes (trastorno mental transitorio y enajena- ción mental). c) Tratamiento extra penitencia- rio: esta posibilidad solo se contempla para aquellos que estando cumpliendo la pena, obtengan la clasiflcación en 3.e grado. El tercer grado solo se puede obtener, y muy espe- cialmente, cuando se lleva dos meses en prisión. No es frecuente que en el dro- gadicto concurran algunos de los tres aspectos. Además de estas restricciones las estrategias que marca para el tra- tamiento son represivas; le da a este un carácter "obügatorio" (para obte- ner beneficios exige e1 sometimiento al tratamiento), contradicción que rompe cualquier proceso terapéutico coherente. Larecaída se concibe co- mo un acto de rebeldla que trae como consecuencia la penalización de di- cho acto. Desde el punto de vista de la comunidad penitenciaria, tampoco se ven perspectivas de futuro. La enor- me masiflcación que se ha produci- do en los últimos tiempos en las pri- siones conlleva un deterioro progre- sivo del clima social (mas agresión, si cabe, mayor índice de suicidios...) así como un grave deterioro asisten- cial y sanitario. Los porcentajes de reclusos afectados por el SIDA, He- patitis B etc. aumenta preocupante- mente. Desde el punto de vista social, se ha constatado, por muestreos rea- lizados en diferentes ocasiones que "la población üene una mayor capa- cidad de aceptación y de dialogo respecto al problema de las drogas" que las instituciones. Es cada vez mayor el número de personas que entiende que el problema de la dro- godependencia debe ser tratado des- de el ámbito teraffutico y asistencial. En cuanto a las altemativas dentro del marco legal vigente, apunta Mappelli algo tan aparente- mente sencillo como es el cumpli- miento del art. 11 de la L.O.G.P. en su totalidad. En el se deflnen los tipos de centros penitenciarios que ha de haber: Centros Penitenciarios, Hos- pitales Psiquiátricos y Centros de Rehabilitación Social. Desde 1.979 las inversiones han ido dirigidas a la construcción de macro-centros de máxima seguridad. No existe en la actualidad ningún centro de rehabi- litación social. Por tanto las alter- nativas pasarlan por crear estos cen- tros y "desarrollar un verdadero pro- grama terapéutico que termine en una fase asistencial extrapeniten- ciaria".
  15. 15. AITERACIOIE,S Y TRATAMIEITO DE LA FAMILIA DEL TOXICOMANO Ponenter D. José Martín. Psicólogo situaciones que pueden facilitar una disposición al consumo de drogas, como 1a desestructuración familiar por falta de una madre o padre, una educación de los hijos excesivamente rígida o bien al contrario muy con- sentida, rasgos asumidos en la infan- cia o también aprendidos desde pe- queños por imitación de los padres, entre otros argumentos psicológicos que abogan por un punto de vista sistémico familiar ante la drogode- pendencia. También habló D. José Martln de la personalidad, destacando algu- nos tipos que frecuentan su consulta con problemas de drogodependen- cias, chavales inquietos, difíciles, rebeldes o por el contrario apáticos, pasivos. Están en riesgo de caer en la droga por falta de compresión, entendimiento con los padres que les tratan de manera autoritaria, por no tener en la adolescencia grupos de referencia sanos con quien identifl- carse, por carecer de sentido de la realidad hasta el punto que hay quien dice que están todavfa en la edad del "mamoneo". Hay ciertos rasgos de personalidad que se dan entre los afectados como la promiscuidad afectiva que a veces esconde una homosexualidad latenúe y otras veces es sencillamente reflejo de falta de cariño. Cariño, concluyó el ponente, "cariño de magreo" como impres- cindible para prevenir la cafda en la droga, ser padres sanos que atenda- mos sus necesidades, ser sinceros, que podamos charlar con ellos, aceptar a los hijos como son y ser flexibles con ellos. En la tarde del sábado de las II.* Jomadas Andaluzas de Asocia- ciones contra las Drogodependencias escuchamos la interrrención del psi- cólogo D. José Martfn, que tratando de suplir la ausencia del esperado D. Jesús Valverde, nos amenizó con sus conocimientos profesionales adqui- ridos como psicoterapeuta. Comenzó el ponente con la explicación de las ba¡reras más fre- cuentes que se dan en los familiares para afrontar el problema de tener un hijo toxicómano. Miedo, senti- mientos de culpa, hostiLidad son los mecanismos de defensa que hay que denibar previamente a empezar el tratamiento. Tomar conciencia y mi- rar de cara al problema con mucha paciencia y cariño es la actitud ade- cuada. Continuó con la descripción de II JORNADAS AIDALUZAS Mesa redonda: Movilizaciones ciudadanas Participaron en esüa mesa redon- da, José Luis Segovia de la Coordinadora de Barrios de lvfadrid, Antonio Rodríguez de la Coordinadora Barbateña y Pepe Sánchez de la Federación Provincial de Sevilla, como moderador intervino Lucas Tejera. Las experiencias expuestas por orden de intervención fueron las corres- pondientes a la Coorünadora de Barros de Madrid, la Federación de Sevilla y la Coordinadora Barbateña. Si bien en to- dos los casos el tema se centró en las movilizaciones ciudadanas, hay aspec- tos comunes y aspectos diferenciadores ma¡cados por la similitud o diferencia del contexto en el que se desarolla la labor de las asociaciones. Dentro de las similin¡des podemos desiacar los rasgos expuestos al co- mienzo de su intervención por J. L. Se- govia, en el que comparaba al actual movimiento conEa las drogodependen- cias con otros movimientos populares como el moümiento pacifista y el eco- logista, estos rasgos son los siguientes: Su trabajo afecta a intereses y valores vitales para la sociedad y las personas. No son una altemativa de poder político. Reivindican una transformación social que afer,te a las raíces de los problemas. Su trabajo político se centra en el interés general frente a las pre-
  16. 16. siones de grupos. . Se basan en el compromiso per- sonal directo. No en el Eabajo de despacho. Entrando ya en la cuestión de las movilizaciones podemos detecta¡ en to- das las experiencias t¡es momentos im- portantes común a todas ellas, en primer lugar un proceso de toma de conciencia del problema, no solo por parte de las familias afectadas, sino también por personas de la comunidad con cierta sensibilidad ante el problema, una preo- cupación por el proceso de deterioro so- cial acelerado que se vive en los ba¡rios y pueblos que se manifiesta en unas edades de inicio en el consumo cadavez mas tempranas, aumento de la oferta de drogas y connivencia o inhibición de determinados elementos de la policía, poder judicial y la administración. Es en este momento cuando se dan los prime- ros pasos para intentar el diálogo con los poderes públicos, enconfándose es- caso eco ante las reivindicaciones plan- teadas. En una segunda fase, y ante una situación difícilmente soportable se re- crure a la participación popular directa en las movilizaciones, planteándose di- versas reivindicaciones, aunque en los medios de comunicación las referencias se cenEan en el tema de la denuncia del narcoháfico, es en este momento cuan- do se consiguen mayores niveles de concienciación ciudadana fuera del mar- co de las asociaciones y cuando la ad- ministración abre sus puertas, accedien- do al diálogo negado hasia ese momen- to. En la tercera eüapa, el trabajo se cenEa en la negociación de las revindi- caciones, desgraciadamente lo normal es que la administración ante le descenso de la presión social se limita a aportár medidas en muchos casos de lavado de cara, üotalmente insuficientes, aunque no esLán aun agotadas las vías de diálogo para seguir atendiendo las necesidades en este campo y seía injusto no desta- car que denEo de la adminishación exis- ten también excepciones de trabajo en común bien desarrollado, aunque parece lo que mas se percibe a nivel púbüco son las operaciones policiales estaciona- les (primavera, etc.) propiciadas por di- niámicas electoralistas y de oportunis- mo político. r Dentro de las experiencias en- contramos también diferencias notables ante medios también cla¡amente dife- rentes, en la Coordinadora de Barrios la labor consiste en la denuncia de puesto de venta estables, ante el Parlamento, por entender que es este el que ostenta la represenüación popular y ante la inefica- cia de la policía y los jueces. La respuesta inmeüata fue una mayor audiencia a nivel de Delegación del Gobierno y del Plan Nacional de Drogodependencias, pero en la práctica solo se reflejó en un aumento de la presión policial sobre los pequeños Eaficantes y un desinterés total por pafe de los magistrados. En el caso de las asociaciones de Sevilla, en un marco territorial mas amplio se comienza mediante la presión política institucional, proponiendo a to- dos los Ayuntamientos de la provincia la aprobación de una moción, después se comenzó la campaña de movilización con propuestas sobre aumento de recur- sos públicos, descenüalización y la im- plicación de un gran número de colecti- vos sociales ajenos, en principio, a esta problemática. En el trabajo de la Coordinadora Barbateña desüacar que el proceso de movilizaciones es el que conduce a la coordinación de las diferentes asocia- ciones, como elemenúos originales de la reivindicación destacan las peticiones para que se investiguen las situaciones fiscales de los presuntos traficantes y su presencia como acusación particular en los procedimientos abiertos. Para concluir podemos destacar a grandes rasgos los resultados de estas actividades de movilización ciudadana que han sido: . Mayor coordinación de las aso- ciaciones a nivel local y proün- cial. . Mejor contacto y presencia en los meüos de comunicación. . Sensibilización de la opinión pú- büca y de los movimientos so- ciales. . Mas atención de la administración hacia las demandas específicas de los colectivos. o E - CAJA DE HUELVAY SEVILLA ELMOM

×