Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Las asociaciones de drogodependencias en el actual contexto socio-económico

174 views

Published on

Seminario 2004-2006

Published in: Government & Nonprofit
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Las asociaciones de drogodependencias en el actual contexto socio-económico

  1. 1. Seminario de Estudio 2004-2006 Las asociaciones de drogodependencias en el actual contexto socio-económico Federación Andaluza de Drogodependencias y Sida ENLACE
  2. 2. Conclusiones del Seminario de Estudio 2004-2006 de la Federación An- daluza de Drogodependencias y Sida ENLACE. Texto definitivo aproba- do en la Asamblea Ordinaria de marzo de 2007. Edita: Federación Andaluza de Drogodependencias y Sida ENLACE. Marzo de 2008 Depósito legal: SE-3457-2008 Imprime: Imprenta Galán
  3. 3. ÍNDICE PRESENTACIÓN . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 5 EVOLUCIÓN DE LOS MOVIMIENTOS SOCIALES Y DEL FENÓMENO DE LAS DROGODEPENDENCIAS - Eclosión de la lucha ciudadana en los años setenta . . . . . . . . . . . . 7 - Transformaciones en los años ochenta. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 9 - Asociacionismo desde los años noventa hasta la actualidad . . . . 11 - Evolución del fenómeno de las drogodependencias . . . . . . . . . . . 20 ANÁLISIS DE NUESTRAS ASOCIACIONES EN EL CONTEXTO ACTUAL - ¿Quiénes somos? Composición de nuestras asociaciones . . . . . 31 - ¿Qué queremos? Nuestros objetivos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 33 - Funcionamiento interno . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 36 - Formación y reflexión interna. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 37 - Recursos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 38 - Personas con las que trabajamos . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 39 - ¿Por qué nos federamos? . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 42 - Relaciones con la Administración . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 43 - Relaciones con otras organizaciones . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 45 - Relaciones con la sociedad . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 46 ANEXO: FEDERACIONES PROVINCIALES Y ASOCIACIONES A MARZO DE 2007. . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . . 49
  4. 4. Pág. 5 Las asociaciones de drogodependencias en el actual contexto socio-económico PRESENTACIÓN El Seminario de Estudio 2004-2006, “Las asociaciones de drogo- dependencias en el actual contexto socio-económico”, culmina con este documento, que recoge las reflexiones y propuestas realizadas a lo largo de estos tres años por los miembros de las asociaciones y federaciones provinciales que componen ENLACE. En noviembre de 2004 comenzamos esta actividad con la reunión del grupo de discusión inicial, a la que asistieron personas procedentes de asociaciones de toda Andalucía. La cuestión a tratar fue de tal magni- tud que, posteriormente, decidimos dividir este Seminario en dos bloques y ampliar su duración. Durante el año 2005 profundizamos en el primero de ellos, “Evolu- ción de los movimientos sociales y del fenómeno de las drogodependen- cias”. De esta forma, analizamos las transformaciones y características del actual contexto socio-económico y de los propios movimientos socia- les en dicho marco, así como la evolución de la realidad de las drogode- pendencias. Al año siguiente, con el bagaje anterior, nos detuvimos en el “Aná- lisis de nuestras asociaciones en el contexto actual”, reflexionando sobre todas aquellas dimensiones que nos definen como organizaciones socia- les y que guían nuestro día a día. La idea de tratar este amplio tema en el Seminario responde a la necesidad de entender mejor la realidad en la que nos movemos y lo que nosotros somos y hacemos, de detenernos para clarificar qué cambios se están produciendo y cómo afectan a la sociedad, a las organizaciones so- ciales y a nosotros como integrantes de las mismas y como ciudadanos. Y, fundamentalmente, para seguir avanzando en nuestra intervención en el ámbito de las drogodependencias, conscientes de que teniendo que superar retos y obstáculos, también contamos con nuestras fortalezas y energías para continuar esta andadura.
  5. 5. Pág. 6 Seminario 2004-2006 Por último, es importante señalar que este documento tiene una gran vocación práctica, es decir, las ideas recogidas pretenden ser un instrumento más de apoyo en nuestra tarea cotidiana, una guía que nos ofrece pistas para decidir hacia dónde debemos y queremos centrar nuestros esfuerzos como asociaciones de cara al futuro más inmediato. Antonio Escobar. Presidente de ENLACE
  6. 6. Pág. 7 Las asociaciones de drogodependencias en el actual contexto socio-económico EVOLUCIÓN DE LOS MOVIMIENTOS SOCIALES EN LAS CUATRO ÚLTIMAS DÉCADAS Y SITUACIÓN ACTUAL Eclosión de la lucha ciudadana en los años setenta En los años setenta arranca en el Estado español el proceso de transición de una dictadura a un régimen democrático, que irá abriendo el camino hacia la “modernización” de la vida política y eco- nómica. En los primeros años de la Transición, se va produciendo el pau- latino reconocimiento de libertades sociales y políticas (Derecho a la Manifestación, Propaganda y Asociación, legalización de partidos po- líticos y de sindicatos, etc.), con el empuje de numerosas huelgas y manifestaciones. El modelo social y económico que se pretende desarrollar con la Constitución Española de 1978 es el del Estado del Bienestar, se- gún el cual, el Estado debe intervenir para contrarrestar las situaciones de desigualdad generadas por el sistema capitalista. Se pretende, en teoría, asegurar a toda la población ciertos derechos sociales básicos, mediante políticas de educación, salud, protección ante el desempleo, pensiones, etc. Sin embargo, el Estado de Bienestar se empieza a desarrollar en España cuando, tras la crisis económica mundial de 1973, este modelo empieza a cuestionarse en los países en los que estaba implantado desde hacía décadas. Los defensores de modelos plenamente neolibe- rales aprovechan esta crisis para criticar el intervencionismo del Esta- do, argumentando que las garantías y prestaciones públicas frenan el trabajo productivo y el mantenimiento de una economía saneada.
  7. 7. Pág. 8 Seminario 2004-2006 En este contexto, durante la Transición, al mismo tiempo que se van extendiendo determinados servicios públicos, también se ponen en marcha medidas que abren la puerta a la precariedad e inseguridad del mercado laboral (contratación temporal, moderación salarial, regulación de plantillas…). En cuanto a la acción ciudadana, durante la Transición, muchas de las personas y organizaciones opuestas al Régimen que permanecían en la clandestinidad, pasaron a expresarse públicamente. En esta época, se produce una eclosión de la participación social en contraste con el periodo anterior. Asociaciones de vecinos, de estudiantes, organizaciones políticas o sindicales, redes sociales en torno a las parroquias, etc., se convierten en cauces de participación de todas aquellas personas que quieren lu- char activamente para conseguir cambios. Por lo tanto, una característica de la iniciativa ciudadana en estos momentos es su amplia base social, que es activa y visible. Estas personas tienen conciencia de la importancia de orga- nizarse en el momento histórico que están viviendo. Son organizaciones sociales y políticas diversas en cuanto a ideología, componentes, formas de lucha, etc., pero que comparten unos objetivos básicos: la ruptura con la Dictadura y la conquista de derechos y libertades fundamentales. Existen diversas formas de participación social y una de las que se da en esta época de transformaciones políticas es la militancia. En general, se caracteriza por un fuerte sentimiento de pertenencia y una dedicación exhaustiva a un partido político, grupo o movimiento deter- minado, así como la extensión y puesta en práctica de una ideología claramente definida.
  8. 8. Pág. 9 Las asociaciones de drogodependencias en el actual contexto socio-económico Aunque no todas las formas de participación social responden a ese perfil de “militancia” e incluso dentro de esta última conviven diversos grados, muchas organizaciones y personas entendían que el ejercicio del poder político era el camino para mejorar la realidad. Conforme se van creando y poniendo en marcha las nuevas instituciones democrá- ticas, la lucha política va adquiriendo un carácter más indirecto, al depo- sitarse la confianza en los representantes políticos. Transformaciones en los años ochenta En los años ochenta, continúa el proceso de “modernización” de las estructuras políticas y económicas del Estado español. Se conso- lida la implantación del sistema democrático formal y se produce la plena integración en los organismos internacionales y europeos (en 1986, Es- paña ingresa en la Comunidad Económica Europea y ratifica su perte- nencia a la OTAN). En general, se vive una etapa de prosperidad económica, se produce un aumento de la capacidad adquisitiva de la población general y, en particular, fenómenos como el de la “cultura del pelotazo”: rápido enriquecimiento de sectores sociales influyentes (banqueros, financieros o grandes empresarios). Asimismo, se crean, amplían o reforman de- terminados servicios públicos (enseñanza, sanidad, red de transportes y comunicaciones, etc.). Sin embargo, el coste social de la “modernización” cada vez se hace más evidente, sobre todo conforme avanza la década de los ochenta. Se lleva a cabo un duro reajuste económico, que se justifica por la necesidad de cumplir con los requisitos de nuestra pertenencia a la Comunidad Europea: se produce la privatización de parte del sector público (sobre todo, el naval y el siderúrgico), con despidos masivos y precarización de muchos puestos de trabajo.
  9. 9. Pág. 10 Seminario 2004-2006 En definitiva, en esta “carrera” hacia la convergencia con Europa se van quedando atrás amplios sectores de población, creciendo el esce- nario de empobrecimiento y vulnerabilidad social. Sin embargo, en esta situación, el gasto social sigue resultando insuficiente para dar respuesta a aquellas personas que no acceden a recursos básicos. Todo ello lleva a cuestionar el papel del Estado como garante de los derechos fundamentales y como responsable de la re- distribución de la riqueza. En este contexto, se consolida, en una parte de la ciudadanía, la tendencia a delegar la responsabilidad en las instituciones políticas para resolver los conflictos sociales. Algunos de los colectivos que antes tenían un papel activo en la construcción de alternativas políticas, cana- lizan cada vez más sus reivindicaciones a través de las instituciones y formaciones políticas. A la vez, personas que formaban parte de movimientos socia- les significativos, con frecuencia antiguos líderes reconocidos pública- mente, pasan a ocupar cargos de responsabilidad política o a formar parte de los cuadros técnicos de la Administración. Pero también va surgiendo cierto clima de escepticismo ante las instituciones políticas y la sensación de que el Poder está absorbien- do la fuerza de los movimientos sociales. Algunos colectivos y sectores sociales empiezan a constatar que el nuevo sistema político no garan- tiza la plena participación de los ciudadanos. Con el paso del tiempo, aquellos que habían apoyado los cambios con la esperanza de ser teni- dos en cuenta en la toma de decisiones, perciben que las estructuras que se van creando no son tan participativas como esperaban, mientras que otras organizaciones cuestionaron desde un principio las posibilida- des reales de participación que ofrecían las instituciones democráticas y la capacidad real de cambio del nuevo sistema político.
  10. 10. Pág. 11 Las asociaciones de drogodependencias en el actual contexto socio-económico La delegación en las instituciones oficiales, el trasvase de miem- bros de los movimientos sociales a cargos públicos o el desencanto res- pecto a la efectividad de la lucha política, influyen en el descenso de la participación en entidades como las asociaciones de vecinos, partidos políticos o sindicatos. Por lo tanto, en contraste con los primeros años de la Transición, asistimos a cierto vaciamiento de dichas organizaciones. Muchas de las personas que se van alejando de estas organiza- ciones son las que van a emprender nuevas formas de participación social. Poco a poco, la lucha unificada, con marcado carácter político y el objetivo común de la transformación social, dará paso a una división en frentes diversos. De esta forma, comienzan a extenderse las asocia- ciones y entidades que abordan problemáticas sociales específicas. Algunas de ellas se hacen visibles con el cambio de Régimen: por ejem- plo, los movimientos sociales feministas o en defensa de los derechos de las personas homosexuales. Otras organizaciones sociales se dedican a problemáticas que ya existían pero que se intensifican y agudizan en los años ochenta, como es el caso de las drogodependencias. Asociacionismo desde los años noventa hasta la actualidad Conforme nos adentramos en la década de los noventa se em- pieza a hablar cada vez más de “globalización” como un paso más del capitalismo y del pensamiento neoliberal: cambios económicos, políticos y sociales que afectan profundamente a las condiciones de vida de las personas. La mundialización de la economía, base del proceso de globali- zación, que se apoya en la libre circulación de capitales, contrasta con el cierre de las fronteras que impide y restringe la libre circulación de las personas. Se intensifican fenómenos como la flexibilidad laboral y el traslado de empresas a países en los que se reducen costes laborales, al existir menos control de la explotación y una población con más nece- sidades.
  11. 11. Pág. 12 Seminario 2004-2006 El paro y la precariedad laboral alcanzan cotas nunca vistas hasta ahora. Se crean las condiciones para que aumente aún más la ex- plotación de los países desfavorecidos por parte de los poderosos, así como de los sectores más vulnerables dentro de cada Estado. De esta forma, aumenta la capacidad adquisitiva de las capas sociales más in- fluyentes y de las clases medias, mientras existen sectores de población que carecen de derechos básicos como vivienda o empleo. En definitiva, el mundo actual se caracteriza por un reparto cada vez más desigual de los recursos. Unido a lo anterior, la pérdida de control económico y político por parte de los Estados y el afianzamiento del “pensamiento único” neoli- beral, conllevan el debilitamiento del Estado del Bienestar y, por lo tanto, el aumento progresivo de sectores de población en situación de vulnerabilidad social. Por otro lado, la carrera mundial por obtener los máximos benefi- cios económicos provoca un continuo deterioro del medio ambiente y una sobreexplotación de los recursos naturales. Vivimos en una sociedad en la que la dimensión económica está por encima de todo, es decir, en la que priman los objetivos de rentabi- lidad y beneficio económico y, a ser posible, con el mínimo esfuerzo. En este contexto, los valores sociales dominantes también están impreg- nados por la supremacía de lo económico: individualismo, consumis- mo (tener por encima de ser), hedonismo (placer como fin supremo de la vida), competitividad, etc. Junto a todo ello, una característica propia de esta época es la conciencia de vivir en un momento de profunda transformación y en una sociedad cada vez más compleja. Se abren paso realidades sociales que habían permanecido ocultas o menos visibles y crecen otras antes minoritarias: reconocimiento de derechos civiles y sociales de
  12. 12. Pág. 13 Las asociaciones de drogodependencias en el actual contexto socio-económico colectivos antes marginados, distintos modelos de familia, incorporación generalizada de la mujer al trabajo fuera del hogar, convivencia de distin- tas etnias y culturas, etc. Vivimos en la “sociedad de la información”: tenemos más posi- bilidades que nunca de conocer lo que pasa en el mundo y ha aumentado el acceso de los hogares a nuevas formas de comunicación. Sin embar- go, también se tiene la sensación de que estamos más desinformados y desorientados que nunca y de que los medios de comunicación de ma- sas, al servicio del poder, constituyen instrumentos de difusión e imposi- ción de la ideología dominante. Son sólo algunos rasgos de un modelo socio-económico que reduce las oportunidades de acceder a derechos fundamentales y a una mínima calidad de vida, y que provoca el aumento progresivo de sectores de población en situación de vulnerabilidad social. De esta forma, se multiplican los rostros de la exclusión, que ya no se determina sólo por tener o no tener, por estar a un lado o al otro de la pobreza, sino que puede afectar a personas en muy variadas situaciones: personas que emigran para sobrevivir o mejorar sus con- diciones de vida y que viven múltiples situaciones de precariedad (legal, económica, familiar…); minorías étnicas que se enfrentan a la ausencia de políticas efectivas de integración; personas con algún tipo de discapa- cidad, que no tienen apoyo suficiente; personas ancianas dependientes con necesidad de atención continua; personas desempleadas de edad avanzada, que tienen muy complicado el retorno al mercado laboral; mu- jeres con dificultades para conciliar la vida laboral y privada; o los propios jóvenes, educados en la sociedad de consumo, pero que se quedan fuera del mercado laboral o sólo acceden de forma precaria, pese a disfrutar, en general, de más oportunidades de formación que nunca.
  13. 13. Pág. 14 Seminario 2004-2006 Sin embargo, paradójicamente, el discurso neoliberal vive un mo- mento de apogeo y cada vez el Estado interviene menos en la preven- ción y resolución de las problemáticas sociales, entre otras cosas, porque se entiende que la persona es la única responsable de su situa- ción y que su posición social depende de su esfuerzo individual. Además, se resalta el “mal funcionamiento” de los servicios sociales públicos, lo que, unido a lo anterior, propicia la defensa de la “rentabilidad” y “eficacia” de privatizar dichos servicios (educación, sanidad, etc.). Aunque el Estado va “abandonando” la prestación de servicios, sí refuerza su papel como ejecutor de políticas represivas y de control social. En general, uno de los instrumentos fundamentales para ejercer este control social es la extensión del discurso del miedo, a través del que se insiste en que vivimos en una sociedad insegura. Normalmente, este discurso se relaciona con perfiles de exclusión social (personas dro- godependientes, personas inmigrantes…), como si fueran los causantes de dicha inseguridad, con lo que de alguna manera se contribuye a gene- rar guetos físicos o simbólicos que separan a los colectivos más vulnera- bles del resto de la sociedad. Asimismo, a partir de los años noventa se va extendiendo un dis- curso sobre el voluntariado y las organizaciones sociales. Cada vez tiene un mayor calado social la idea de que cualquier tipo de intervención, si es de carácter voluntario, favorece la cohesión social. Este concepto de voluntariado, políticamente correcto, contribuye a desvanecer cada vez más la conciencia de que la desigualdad social, la marginación y la exclusión social, están directamente relacionadas con el sistema económico y político dominante. De esta forma, se fomenta un voluntariado menos crítico, que no se posiciona ante las injusticias sociales, llegando a colaborar inconscientemente en el mantenimiento de la realidad social.
  14. 14. Pág. 15 Las asociaciones de drogodependencias en el actual contexto socio-económico Esta percepción se apoya en un concepto de “solidaridad” va- ciado de su dimensión transformadora e identificado con un ejercicio puntual de ayuda. Este tipo de solidaridad, con frecuencia, no responde a un análisis crítico de la realidad social ni al deseo de transformarla, sino que, por el contrario, forma parte del actual modelo social, convirtiéndose incluso en un producto más de mercado que se “compra” y “vende” o en un espectáculo para los medios de comunicación. Con el objetivo de extender esta visión y práctica de la acción voluntaria y de la solidaridad, el Estado intenta intervenir cada vez más en las organizaciones sociales, con la finalidad teórica de apoyar e impulsar la participación ciudadana. En primer lugar, y relacionado con la tendencia a privatizar los servicios sociales públicos, se pretende que las organizaciones ac- túen como agencias prestadoras de servicios, y sus miembros, como “mano de obra barata”, contribuyendo a “parchear” aquellos aspectos de la realidad social que, siendo de responsabilidad pública, no se están cu- briendo de manera suficiente. De este modo, con el trabajo desarrollado desde la iniciativa social, se trata de suplir la debilidad de las medidas de protección social y la falta de garantía de los derechos fundamentales de los ciudadanos. Por otro lado, la Administración empieza a emplear distintos ins- trumentos de control de las organizaciones sociales como la regu- lación de su escenario de actuación a través de la aplicación de leyes y normativas estatales y autonómicas; la adopción de medidas que hacen más complejo su funcionamiento interno y sus relaciones con la Administración; o el impulso y/o creación de agencias, plataformas o planes del voluntariado. Finalmente, la imagen institucional sobre el voluntariado está muy relacionada con el intento de hacer creer que las distintas organizaciones
  15. 15. Pág. 16 Seminario 2004-2006 sociales, que actúan sobre diversos problemas y realidades, son prácti- camente iguales y desempeñan la misma función. Es decir, uniformar a las organizaciones sociales y simplificar una realidad diversa y compleja. Por otra parte, las organizaciones sociales mantienen posturas muy variadas respecto a la forma de entender el voluntariado. Existen entidades que, junto a la Administración, impulsan este modelo, y otras que lo asumen sin apenas cuestionarlo; el “boom del vo- luntariado” que arranca en los años noventa está vinculado, sobre todo, a este tipo de organizaciones. También hay colectivos que discuten la visión institucional de la acción voluntaria y que apuestan por un modelo crítico de la misma, cues- tionando el sistema y promoviendo actuaciones a partir de la detección de necesidades reales en la sociedad. En su forma de intervenir ante la exclusión social, intentan trabajar “con” los demás y no “para” los demás, dialogando y denunciando de forma crítica y conjunta las injusticias so- ciales. De cualquier manera, no existen modelos puros; en la realidad, hay miles de apuestas sobre cómo participar en la sociedad, con todas las dificultades y matices que esto conlleva. Una vez definidos los distintos planteamientos respecto al papel actual de las organizaciones sociales, vamos a intentar describir algu- nos rasgos de las mismas, partiendo de que constituyen una realidad dinámica y diversa. Podemos señalar algunas tendencias comunes, como el proce- so de especialización de muchas organizaciones sociales. En esa “par- celación” de la realidad social y su abordaje por ámbitos o colectivos de actuación (mujeres, inmigrantes, minorías étnicas, drogodependencias, etc.), influyen aspectos como la política de concesión de subvenciones
  16. 16. Pág. 17 Las asociaciones de drogodependencias en el actual contexto socio-económico por sectores de intervención o el hecho de que se multipliquen y diversi- fiquen las situaciones de vulnerabilidad social. Por otro lado, y aunque con grados diferentes, la profesionaliza- ción de sus miembros es otra tendencia mayoritaria entre las entidades sociales. Este proceso está vinculado a la necesidad de contar con per- sonas con una formación específica para facilitar el desarrollo y la calidad de las intervenciones, y así responder a los cambios que se producen en la realidad sobre la que se actúa; también influye el hecho de que este tipo de organizaciones sociales suponga una alternativa laboral. Aunque podamos resaltar algunas tendencias comunes, si anali- zamos elementos definitorios de las organizaciones sociales como las actuaciones desarrolladas, el funcionamiento interno, el modelo or- ganizativo o el perfil de sus miembros, observamos que existen muchas diferencias entre ellas. A continuación, nos detenemos en algunos de estos aspectos, aunque teniendo en cuenta que ofrecemos una visión simplificada de los movimientos sociales, un “retrato” a grandes rasgos de una realidad que es más compleja. En cuanto al origen de las asociaciones, podemos señalar dos grandes grupos: por un lado, las integradas por personas afectadas por una problemática social, que se unen para apoyarse mutuamente y de- fender sus derechos; y, por otro, las que desarrollan actividades dirigidas a la comunidad, aunque de forma muy diversa. En este segundo caso, encontramos distintos planteamientos de base, como el caritativo y/o asistencial; directamente promovidas desde estructuras políticas, finan- cieras y/o comerciales; organizaciones profesionales; entidades creadas por ciudadanos que intentan responder a las necesidades de su comuni- dad desde la intervención directa; o grupos de acción de carácter crítico y reivindicativo, que buscan la justicia social.
  17. 17. Pág. 18 Seminario 2004-2006 Existe, asimismo, gran diversidad en relación al ámbito de actua- ción (desde las asociaciones de alcance internacional hasta aquellas de carácter local), el tamaño o la fórmula jurídica (grandes asociaciones y fundaciones; macro-estructuras que aglutinan a entidades pequeñas; federaciones de asociaciones; pequeñas y medianas asociaciones; pla- taformas o redes; grupos no formalizados; etc.). Respecto al análisis de la realidad sobre la que actúan, pode- mos decir que hay desde entidades que no profundizan en las causas de los problemas sobre los que intervienen, hasta aquellas que, bien desde sus inicios o a lo largo de su evolución, han elaborado y mantienen un planteamiento crítico sobre dichas causas. Los orígenes, fines y objetivos de una organización, así como la visión de la realidad social de la que parte, definen en gran medida las actuaciones que desarrolla. Así, hay entidades que basan su trabajo en la autoayuda; otras que tienden a la asistencia social y/o la prestación y gestión de servicios; aquellas centradas fundamentalmente en acciones de sensibilización y denuncia; y, por último, las que intentan conjugar la intervención social con acciones reivindicativas. En cuanto al funcionamiento interno, exponemos los dos ex- tremos de un gran abanico: por un lado, estarían las organizaciones con estructuras más estáticas y en las que existen relaciones verticales y jerarquizadas entre sus miembros; y, por otro lado, aquellas con formas de organización y funcionamiento horizontal y participativo. Entre estos dos polos, hay toda una variedad de entidades que tienden hacia una u otra fórmula organizativa. En cuanto a los colectivos no constituidos formalmente, pode- mos hablar de los movimientos sociales de alcance global -integrados por grupos con sistemas de organización muy diversos-, que se unen ante determinados acontecimientos y emplean las nuevas tecnologías
  18. 18. Pág. 19 Las asociaciones de drogodependencias en el actual contexto socio-económico como instrumento fundamental de coordinación, sensibilización y denun- cia. El acceso a las nuevas tecnologías ha contribuido en gran medida a la expansión de este tipo de redes y grupos informales de participación y acción social. Si tomamos como referencia las características de sus miem- bros, simplificando mucho la realidad, podemos decir que actualmente existen organizaciones con una base social más o menos amplia, que suele responder a un voluntariado potenciado desde los poderes públi- cos, en las que hay un alto grado de profesionalización, desempeñando el personal contratado un papel esencial. También están las entidades constituidas exclusivamente por profesionales y aquellas integradas sólo por voluntarios. Y, por otro lado, están los colectivos que cuentan con un grupo generalmente reducido de voluntarios activos, que participan en el funcionamiento y toma de decisiones y que trabajan junto al personal contratado con el que, en muchos casos, comparten la idea del compro- miso y la transformación social. Respecto a sus relaciones con la Administración, por un lado están las entidades muy afianzadas a nivel económico, que gestionan grandes subvenciones y tienen conciertos con la Administración por la prestación de servicios, y que en algunos casos han renunciado a la crí- tica, o nunca la han contemplado entre sus fines. Por otro lado, están las organizaciones que han optado por la autofinanciación, no accediendo a subvenciones públicas y cuyas relaciones con la Administración se basan en la reivindicación y la presión social. Entre unas y otras, encontramos organizaciones cuya principal fuente de financiación son las subvencio- nes, que mantienen su función reivindicativa y que actúan en el estrecho margen que va desde la dependencia económica a la reivindicación, pa- sando por el diálogo y el planteamiento de propuestas.
  19. 19. Pág. 20 Seminario 2004-2006 Por último, en cuanto a la influencia de su discurso en la opi- nión pública, existen colectivos que están muy centrados en su traba- jo y funcionamiento interno, lo que implica en ocasiones desatender su función de sensibilización social; otros que entre sus tareas cotidianas contemplan la difusión de su visión sobre la realidad en la que actúan, o bien lo hacen en momentos puntuales; y otros que centran más sus es- fuerzos en publicitar su imagen y su prestigio social como entidades, que en trasladar a la sociedad la situación de los grupos con los que trabajan. Dentro de esta diversidad, están las organizaciones que mantienen un mensaje que penetra más en los medios de comunicación y trasciende a la opinión pública, y otras que encuentran más dificultades para realizar esta labor. Evolución del fenómeno de las drogodependencias A continuación, vamos a tratar de describir cómo ha ido evolucio- nando el fenómeno de las drogodependencias en el Estado español en el contexto socio-económico antes descrito. En España, la alarma social relacionada con el fenómeno de las drogodependencias nace incluso antes de que realmente surjan los pro- blemas tradicionalmente asociados al mismo, aunque con cierto retraso respecto a otros países occidentales. La expansión de los problemas aso- ciados al consumo de drogas se da a partir de los años ochenta, aunque en la década de los sesenta y setenta ya se habían adoptado medidas legislativas relativas al control del tráfico y a la represión del consumo, que sientan las bases de la guerra contra las drogas. Durante esta etapa, coexisten las medidas represivas con cier- ta permisividad en el consumo de determinadas sustancias, como las anfetaminas, que pese a estar prohibidas a nivel internacional, siguen vendiéndose en las farmacias libremente hasta 1980.
  20. 20. Pág. 21 Las asociaciones de drogodependencias en el actual contexto socio-económico La década de los ochenta está marcada por la expansión del consumo de heroína y su rápida extensión entre jóvenes pertenecientes a barrios periféricos o marginales de las ciudades y pueblos, que llegan a constituir en esta etapa un perfil de consumidores muy definido, sobre el que se construye el concepto de “drogadicto”: jóvenes, principalmen- te urbanos, con altos índices de fracaso escolar, problemas familiares y grandes dificultades de inserción socio-laboral, que consumen sobre todo heroína, aunque también otras sustancias, y que usan la vía inyectada como principal modo de consumo. La prohibición de cualquier tipo de tráfico de estas sustancias introduce a sus consumidores en los mercados ilegales, los expone a riesgos de muerte por adulteraciones o sobredosis, los obliga a consumir en circunstancias clandestinas y poco salubres y, en muchos casos, los conduce a la llamada espiral “droga, delincuencia y cárcel”, fenómeno que continúa en la actualidad. Durante esta etapa, por lo tanto, domina la imagen del “drogadicto” asociada, en un primer momento, tanto a delincuencia como a margina- ción, consolidándose las medidas represivas que provocan una creciente criminalización de estas personas y un miedo general a “la droga”. La relación droga-delincuencia se ve reforzada desde todos los ámbitos, y se empiezan a recoger en los medios de comunicación, cada vez con más frecuencia, redadas, casos de narcotráfico o detenciones de personas drogodependientes. Con ello, se potencia el clima de inse- guridad ciudadana y una alarma social que lleva a situar el “problema de la droga” como el primero en la escala de los que más preocupan a la ciudadanía española, y se avanza en la identificación casi total de droga con heroína.
  21. 21. Pág. 22 Seminario 2004-2006 La aparición del SIDA y su expansión entre consumidores por vía intravenosa incrementa el miedo a “la droga” y la estigmatización de estas personas, por ser, además, portadoras de una enfermedad casi desconocida entonces, considerada altamente contagiosa y mortal. Todo ello supone un argumento más para justificar intervenciones que tienen como fin únicamente “quitar a los drogadictos de la calle”. Las respuestas de la Administración ante esta situación van a continuar siendo fundamentalmente represivas, plasmadas en me- didas legislativas de control del tráfico, del consumo y de la pequeña delincuencia asociada a la heroína. En esta época comienzan a llenarse las cárceles de personas con problemas de drogodependencias que han cometido delitos contra la propiedad (robos y hurtos) o contra la salud pública (trapicheos). Esto provoca algunas reacciones por parte de deter- minados grupos sociales que ponen en duda la eficacia de las medidas represivas por sí solas. A mediados de esta década se crean los primeros Comisionados para la Droga en algunas Comunidades Autónomas (como Andalucía) y el Plan Nacional sobre Drogas, en un intento de conjugar las medidas represivas con las asistenciales. Sin embargo, desde su creación, el Plan Nacional sobre Drogas casi siempre ha dependido del Ministerio del In- terior, junto a otros organismos como la Dirección General de la Policía o la Dirección General de Instituciones Penitenciarias, lo que denota que, desde las instituciones públicas, se ha optado por primar las respuestas represivas en lugar de las sociales o sanitarias. Junto a las ya mencionadas medidas coercitivas, comienzan a ponerse en marcha algunas iniciativas de carácter asistencial que, en esta época, están marcadas por el objetivo de conseguir la abstinencia mediante tratamientos “libres de drogas” en los que la “fuerza de volun-
  22. 22. Pág. 23 Las asociaciones de drogodependencias en el actual contexto socio-económico tad” de la persona adicta es la clave del éxito, sin que se analicen otro tipo de carencias, necesidades o intereses de las personas consumido- ras o del entorno en el que viven. La drogodependencia se percibe como un problema del que la persona es principal responsable y no como una consecuencia del modelo social existente y que, por tanto, es responsa- bilidad de todos. Las personas con problemas de drogodependencias y sus familias se encuentran en estos años angustiadas y desorientadas: no saben cómo enfrentarse a su situación y tampoco existe una red de re- cursos —ni públicos ni privados— que les preste el apoyo necesario. En la segunda mitad de los ochenta, siguiendo un proceso inicia- do ya algunos años antes, va aumentando el número de asociaciones de “ayuda al toxicómano” o “contra la droga”, compuestas en principio por familiares, personas vinculadas de alguna manera a las drogodepen- dencias o, simplemente, con inquietudes sociales, que consideran que la Administración no está dando una respuesta adecuada a lo que en esos momentos se vive como “la gran lacra de la sociedad” y que se necesitan acciones de tipo social o asistencial. Ya desde sus inicios, las entidades que van apareciendo en torno a “la droga” presentan objetivos, funciona- miento, composición, etc., muy diferentes. Durante la primera mitad de la década de los noventa, se con- solida socialmente el perfil del “drogadicto”, identificándose con “heroinó- mano”. El paulatino aumento del número de personas adictas a las drogas y el endurecimiento de las medidas represivas, hacen que las cárceles continúen llenándose de personas cuyos delitos están relacionados con las drogas, sobre todo consumidores que cometen delitos menores con el único fin de poder satisfacer su adicción y que, en muchos casos, son además portadores de VIH o enfermos de SIDA, hepatitis, etc.
  23. 23. Pág. 24 Seminario 2004-2006 Comienza a darse una evolución de la percepción del “dro- gadicto-delincuente” hacia la de “drogadicto-enfermo”, coexistiendo ambas imágenes hasta el momento, y se empieza a hacer referencia a personas con historias de consumo muy cronificadas, que padecen o son portadoras de enfermedades infecto-contagiosas, sin familia o con las relaciones familiares muy deterioradas, en muchas ocasiones sin hogar, con grandes carencias formativas o de capacitación laboral, y con múlti- ples ingresos en prisión. Se puede decir que en estos momentos es cuando la extensión del SIDA, sobre todo en las prisiones, comienza a dispararse, alcanzando a finales de los noventa cotas impensables tiempo atrás. Los efectos de las políticas de drogas diseñadas en décadas anteriores dejan en el Estado español su rastro más amargo con las miles de muertes por SIDA y enfermedades asociadas, producidas dentro y fuera de las prisiones. En este periodo, la Administración española continúa llevando a cabo su política represiva, siguiendo las directrices internacionales, pero, por otro lado, comienza a dibujar la red de recursos asisten- ciales, empujada en gran medida por las asociaciones ciudadanas que trabajan en este ámbito. Igualmente, desde la propia Administración se conceden subvenciones para que estas asociaciones puedan realizar sus actuaciones, muchas veces ante la incapacidad de las instituciones públicas para abordar los problemas y plantear soluciones. Desde el pun- to de vista oficial, el tratamiento de las drogodependencias se plantea en tres fases: desintoxicación, deshabituación y reinserción social, con- siderándose imprescindible la abstinencia. Paralelamente, comienza a contemplarse como estrategia prioritaria de intervención la realización de actividades de prevención —con el objetivo de evitar el consumo— en los distintos ámbitos de actuación: escolar, familiar, laboral y comunitario.
  24. 24. Pág. 25 Las asociaciones de drogodependencias en el actual contexto socio-económico Las asociaciones de drogodependencias continúan surgiendo en muchos pueblos y barrios de nuestras ciudades. Existen entidades con un carácter fundamentalmente asistencial y que incluso asumen la puesta en marcha de servicios que no están cubiertos por la Administra- ción; asociaciones que demandan más represión contra el narcotráfico; otras que apuestan por priorizar la función reivindicativa en torno a cues- tiones sociales; y organizaciones que combinan varias de estas caracte- rísticas. El sentimiento de perseguir unos objetivos comunes como son la ayuda al drogodependiente y la idea de que “la unión hace la fuerza”, mo- tivan la agrupación de las asociaciones, constituyéndose las primeras federaciones. El número de asociaciones de drogodependencias sigue creciendo a lo largo de la década de los noventa, ahora arropadas por la existencia de otras asociaciones y federaciones provinciales. En cuanto a la visión de la problemática de las drogodepen- dencias desde el movimiento asociativo, en el caso concreto de ENLA- CE, en 1992 consensuamos un documento en el que establecemos que el problema de las drogodependencias no se puede ceñir a los efectos nocivos del consumo abusivo de determinadas sustancias, sino que es una muestra de las consecuencias que tiene para muchas personas vivir en una sociedad que genera graves desigualdades sociales y en la que imperan valores como el individualismo, la competitividad, el consumismo sin medida, etc. En esta época demandamos a la Administración, por un lado, lo que resumíamos en el lema “más recursos, menos reclusos”: más y me- jores recursos de atención a las drogodependencias y la aplicación de una política menos represiva dirigida a los drogodependientes que de- linquen, facilitando que, en lugar de cumplir las penas de prisión previstas en nuestra legislación, tengan la posibilidad de realizar un tratamiento adecuado que les permita incorporarse a la sociedad.
  25. 25. Pág. 26 Seminario 2004-2006 Por otro lado, comprendemos que entre todos tenemos que inter- venir en prevención y defendemos que esta labor debe partir del con- vencimiento de que las drogodependencias son un problema de configu- ración social y de que, para prevenirlas, hay que transformar la sociedad, incidiendo en la familia, la escuela y la comunidad. Poco a poco, se va entendiendo que la prevención pasa por la potenciación de capacidades y por la mejora de las condiciones de vida, de manera que se posibilite que la relación de las personas con las drogas sea racional, positiva y responsable. Al mismo tiempo, en base a nuestra experiencia diaria y a nues- tras reflexiones, vamos entendiendo que la “inserción social” de las per- sonas drogodependientes no pasa obligatoriamente por el abandono del consumo o la superación de fases preestablecidas (desintoxicación, deshabituación y reinserción), sino que es un proceso más complejo. Desde su origen, el carácter reivindicativo ha sido uno de los rasgos definitorios de nuestro movimiento asociativo y, en esencia, nues- tras demandas van dirigidas a la mejora de las condiciones de vida de las personas con problemas de drogodependencias y a luchar contra las situaciones de exclusión que puedan favorecer la aparición de esta pro- blemática. Asimismo, ese primer objetivo nos ha llevado también a poner en marcha programas y recursos no planteados, al menos en un primer mo- mento, por la Administración Pública (por ejemplo, los primeros centros de emergencia social, los programas de educación de calle, la interven- ción en prisión o el asesoramiento jurídico). Estas actuaciones, y todas las emprendidas desde nuestras aso- ciaciones, requieren de una financiación que se considera debe ser apor- tada por el sector público. A lo largo de los años noventa crece signifi-
  26. 26. Pág. 27 Las asociaciones de drogodependencias en el actual contexto socio-económico cativamente el número de asociaciones de drogodependencias y, para- lelamente, las partidas presupuestarias que la Administración destina a la financiación de programas de intervención realizados por aquellas. Se empieza a plantear que, tanto la fórmula de las subvenciones, como la de los convenios y los conciertos, pueden conllevar, entre otros aspectos, la “burocratización” de las asociaciones y la falta de independencia frente a la Administración. En la segunda mitad de la década de los noventa comienza a cambiar el perfil de la persona drogodependiente. Al mismo tiem- po que se resalta la figura del “politoxicómano”, que consume alcohol, heroína, cocaína, barbitúricos, etc., comienza a hablarse de las drogas de diseño que, supuestamente, iban a sustituir a la heroína en el primer puesto de la lista de drogas problemáticas. Sobre estas sustancias se crea un gran alarmismo. Continuando la tendencia iniciada en los años ochenta, la situa- ción penitenciaria es alarmante a finales de los noventa: el 80% de las personas que se encuentran en las cárceles tienen o han tenido pro- blemas de drogodependencias, en la mayoría de los casos han cometido delitos menores para mantener su consumo, y muchas de ellas padecen VIH-SIDA u otras enfermedades graves asociadas a las drogodependen- cias, como la tuberculosis o la hepatitis. La expansión del SIDA, además de aumentar la estigmatización de los drogodependientes, provoca que la Administración, con la pre- sión de las asociaciones, ponga en marcha nuevas estrategias de in- tervención, como los programas con sustitutivos opiáceos u otras medidas de reducción de daños. Muestra de ello es el carácter tan restrictivo con el que nació el programa de metadona y la línea en la que ha ido evolucionando.
  27. 27. Pág. 28 Seminario 2004-2006 Desde el punto de vista ideológico y teórico, a finales de los no- venta las entidades de ENLACE llegamos a la conclusión de que la in- tervención con personas drogodependientes debe ser personalizada y contemplar todos los aspectos que conforman su vida: familiar, social, formativo, laboral, etc. A estas alturas sabemos que es necesario intervenir en las pri- siones —lo que hacemos en la medida en que la propia institución pe- nitenciaria nos lo permite— y constatamos que la cárcel no es el lugar adecuado para la incorporación social de las personas con problemas de drogodependencias. Este hecho nos hace dedicar gran parte de nuestros esfuerzos a paliar los efectos negativos de la reclusión y a realizar campa- ñas de sensibilización para hacer entender a la sociedad, por un lado, que existen alternativas a la prisión de tipo terapéutico mucho más efectivas para evitar el delito y, por otro, que las personas enfermas tienen derecho a recibir una atención médica adecuada y a morir con dignidad, lo cual es imposible si se encuentran privadas de libertad. A lo largo de la década de los noventa la percepción social del drogodependiente va evolucionando desde la visión de “delincuente”, “marginado” o “asocial”, hasta la de “persona con problemas”. En este cambio de percepción social las asociaciones de drogodependencias juegan un papel fundamental, a través de la sensibilización continua deri- vada tanto del trabajo cotidiano como de las campañas de concienciación que llevamos desarrollando desde hace mucho tiempo. Igualmente, en estos años ha ido cristalizando la idea de “incor- poración social” como una situación en la que la persona desarrolla sus capacidades personales y sociales, asumiendo un papel protagonista en su propio proceso de socialización y participando de forma activa y crítica en su entorno; y, para que ello sea posible, es imprescindible que antes tenga cubiertas sus necesidades básicas personales y socio-económicas, que es lo que se viene a denominar “incorporación social a mínimos”.
  28. 28. Pág. 29 Las asociaciones de drogodependencias en el actual contexto socio-económico Por otra parte, hemos ido señalando la importancia de que los programas de prevención sean integrales, continuados en el tiempo y, como cualquier otro tipo de actuación, evaluables. En la actualidad, nos encontramos con la convivencia de viejos y nuevos patrones de consumo ya que, si bien se han diversificado las formas de consumo abusivo y las sustancias consumidas, siguen exis- tiendo personas con problemáticas cronificadas de larga duración o con patología dual, a las que aún no se ha dado una respuesta adecuada e integral. Durante los primeros años de esta década, se produce un gran retroceso en nuestro sistema penal. Con la finalidad de “barrer las ca- lles de delincuentes”, se endurecen las penas de prisión para las perso- nas que cometen pequeños delitos, haciendo muy difícil la aplicación de alternativas a la prisión a las personas con las que trabajamos, lo que dificulta sus procesos de incorporación social y, en definitiva, tampoco beneficia a la sociedad. La alarma social en torno a la problemática de las drogas pa- rece haber descendido, y este es el principal argumento que utiliza la Administración para marcar sus prioridades a la hora de diseñar sus lí- neas políticas. Así, en los últimos años estamos observando cómo dismi- nuyen los presupuestos destinados a drogodependencias y, en particular, a las asociaciones; se ha paralizado la puesta en marcha del programa de dispensación controlada de heroína; se está dejando de apostar por programas innovadores que pueden constituir una alternativa para mu- chas personas drogodependientes; etc. Sin embargo, la percepción del movimiento asociativo, al me- nos en Andalucía, es otra: los problemas asociados a las drogodepen- dencias seguirán existiendo mientras se sigan dando las condicio- nes sociales que los provocan y los mantienen, aunque ya no se vean
  29. 29. Pág. 30 Seminario 2004-2006 tantas personas drogodependientes tiradas en la calle o jeringuillas en el suelo de los parques; es decir, aunque las drogodependencias tengan un rostro menos visible socialmente, esta problemática sigue afectando a muchas personas. De hecho, en nuestro trabajo diario seguimos constatando un ín- dice muy elevado de personas drogodependientes con un largo historial de consumo que están en prisión, que presentan patología dual, enfer- medades graves, etc. Al mismo tiempo, esta realidad convive con el des- censo en la edad de inicio del consumo de drogas y una mayor facilidad de acceso a las mismas. Por ello, demandamos, entre otras medidas, que se apueste por programas de reducción de riesgos o daños, como la dispensación de heroína; que se evalúe la calidad de los servicios y recursos específicos existentes; y que se diversifiquen y amplíen los recursos para la incorpo- ración social y laboral, puesto que sigue existiendo una parte importante de personas que no acceden a ellos. En cuanto a la prevención, hay que revisar y replantear las actua- ciones llevadas a cabo, superando la estrategia limitada al mensaje “no a las drogas”, que se ha mostrado ineficaz para prevenir los consumos problemáticos. Por otro lado, se hace cada vez más necesario un trabajo en red y coordinado que realmente sensibilice a toda la sociedad sobre esta realidad. A partir de todas estas ideas, las asociaciones que componemos ENLACE creemos que estamos en un momento clave para hacer un alto en el camino, reflexionar y replantearnos cuál es nuestro papel en la sociedad y hacia dónde queremos dirigir nuestras intervenciones.
  30. 30. Pág. 31 Las asociaciones de drogodependencias en el actual contexto socio-económico ANÁLISIS DE NUESTRAS ASOCIACIONES EN EL CONTEXTO ACTUAL ¿Quiénes somos? Composición de nuestras aso- ciaciones En sus inicios, la mayoría de nuestras asociaciones estaban for- madas, principalmente, por familiares afectados, sobre todo madres, y por ciudadanos preocupados por la realidad de las drogodependen- cias. En la actualidad, cuentan con personas con muchos años de experiencia en la lucha a favor de las personas con problemas de drogo- dependencias, lo que ha supuesto para la mayoría de ellas un crecimien- to personal importante, aunque también un desgaste tras tanto tiempo participando en la asociación. Algunas de las personas fundadoras de nuestras asociaciones ya no están, pero, no obstante, tanto nuestras juntas directivas como las personas voluntarias generalmente viven pocas renovaciones. Se per- cibe que “siempre somos los mismos” y que encontramos dificultades en el relevo de nuestras juntas directivas y en el reparto de tareas. Junto a las personas que llevan más tiempo, a las asociaciones también se han ido sumando de forma muy diversa personas más jóvenes. Así, algunas tienen una fuerte vocación asociativa y una trayec- toria de participación social; también se presentan jóvenes que ofrecen una colaboración más temporal y puntual, dedicando su tiempo a la aso- ciación durante un período relativamente corto de su vida. Por otro lado, encontramos voluntarios que se acercan para conseguir experiencia pro- fesional. En particular, existe el perfil de la persona en prácticas, que colabora en las actividades de la asociación como parte de su proceso de formación, a través de convenios con las universidades, ciclos formativos o cursos de formación. En ocasiones, al terminar las prácticas, opta por seguir participando en la asociación.
  31. 31. Pág. 32 Seminario 2004-2006 En cuanto a los nuevos voluntarios, en general, puede existir cier- ta dificultad para su incorporación por distintos motivos, entre los que están el temor al cambio, los problemas a la hora de buscarles un papel o tarea en la asociación, la desconfianza respecto a su implicación per- sonal, etc. Las asociaciones de drogodependencias se han profesionali- zado en gran medida al incorporar la mayoría de ellas a personas contra- tadas. Aumenta el número de éstas y disminuye el de las personas volun- tarias. Se tiene la sensación de que es muy difícil mantener la asociación sólo con voluntarios, entre otros motivos, por la burocratización. Por otro lado, la presencia de profesionales asegura una dedicación continua a las tareas de la asociación, así como una mayor especialización del trabajo diario. Los profesionales que se han ido incorporando asumen gran parte del peso del funcionamiento y de la actividad diaria de la asociación, a pesar de ser muy frecuentes las situaciones de inestabilidad económica y precariedad laboral. Nos encontramos con situaciones muy distintas, desde aquellas asociaciones en las cuales el personal contratado par- ticipa como un miembro más en la toma de decisiones, hasta aquellas otras en las que no forman parte de los órganos de decisión, limitándose a realizar el trabajo marcado por dichos órganos. Existen voluntarios que antes estaban contratados, personas contratadas con mucha implicación voluntaria, etc. Algunas veces, supone una dificultad añadida la relación entre el personal contratado y el personal voluntario, así como la pro- pia relación o la falta de comunicación entre las personas que forman la Junta Directiva. Por ejemplo, algunas personas voluntarias se quejan del escaso compromiso de los profesionales y del exceso de poder que tienen y, por su parte, algunas de las personas contratadas reprochan a los voluntarios que deleguen en ellas su responsabilidad o que interfieran en decisiones técnicas.
  32. 32. Pág. 33 Las asociaciones de drogodependencias en el actual contexto socio-económico Ante la escasez actual de voluntarios, las asociaciones que com- ponemos ENLACE nos planteamos como prioridad considerar a las per- sonas con las que trabajamos como potenciales voluntarios de nuestra asociación; ser innovadores a la hora de captar miembros; así como pla- nificar debidamente la acogida y atención a los nuevos voluntarios que lleguen a las asociaciones. En todo caso, consideramos fundamental mejorar la coordinación y los canales de comunicación entre todas las personas que componen la asociación. ¿Qué queremos? Nuestros objetivos La mayoría de las asociaciones nacieron con los objetivos de atender a las personas con problemas de drogodependencias y “lu- char contra las drogas”, aunque bajo este lema se entendían cosas muy distintas, como luchar contra el narcotráfico, acabar con las drogas o llevar a cabo programas de reducción de daños. Desde el principio, denunciamos la situación tan alarmante que se vivía y reivindicamos la puesta en marcha de los recursos de atención para estas personas, entonces inexistentes o muy escasos, además de empezar a sensibilizar a la sociedad sobre la problemática de las drogodependencias. A partir de las primeras reflexiones conjuntas y de la experien- cia acumulada, ampliamos nuestros objetivos al entender que hay que incidir en las causas de fondo de las drogodependencias. Poco a poco hemos ido evolucionando y ampliando nuestro cam- po de trabajo hacia la prevención y hacia la normalización de la vida de las personas con problemas de drogodependencias. Conforme nos hemos ido adaptando a los cambios en el ámbito de las drogodependencias y a las nuevas demandas, se han diversifi- cado y ampliado aún más nuestros objetivos.
  33. 33. Pág. 34 Seminario 2004-2006 Entre ellos, podemos mencionar la incorporación social de las personas con problemas de drogodependencias, apostando, en particu- lar, por la normalización y la reducción de daños asociados al consumo de drogas; la intervención con la familia de las personas drogodepen- dientes, incluyendo a las personas presas; la apuesta por la prevención con un carácter integral, que abarque todos los ámbitos: escuela, fa- milia, comunidad y sociedad; priorizar el trabajo con las personas más excluidas, sin olvidar a los jóvenes en situación de vulnerabilidad so- cial; fomentar el trabajo coordinado y en red con otras organizaciones; o la importancia de luchar contra la exclusión social, denunciando las injusticias y trasladando, desde nuestro ámbito de actuación, el mensaje de que el cambio social es necesario y posible. A la vez, hemos de señalar que, en algunas ocasiones, además de lo anterior, también se convierte en un objetivo de la asociación supe- rar obstáculos y dificultades para mantenerse y seguir funcionando. En este panorama, siempre hemos exigido a la Administración que desarrolle los programas, proyectos y recursos necesarios para dar una atención adecuada a esta problemática y, de hecho, nuestro em- puje ha supuesto un importante impulso hacia la modernización de las políticas de drogas y la ampliación de los recursos. Pero también hemos creído conveniente intentar cubrir con nuestras intervenciones espacios a los que no llegan, por el momen- to, las actuaciones públicas, teniendo siempre presente que no hay que duplicar recursos. Estas actuaciones pueden dar buenos resultados si se realizan respondiendo a objetivos claros, con la suficiente reflexión interna y sin perder de vista una visión global del fenómeno de las drogodependen- cias. El desarrollo de programas, servicios, recursos, etc., por nosotros mismos, si no nos paramos a evaluar y a analizar por qué emprendemos
  34. 34. Pág. 35 Las asociaciones de drogodependencias en el actual contexto socio-económico determinadas actuaciones y cómo lo hacemos, puede derivar en un “ha- cer por hacer” o en un “hacer por mantenernos”, o incluso en acciones marcadas por los intereses de las propias Administraciones. Por otro lado, nos encontramos con diversas dificultades para la consecución de nuestros objetivos, entre ellas, el desgaste personal que se vive en algunas asociaciones; la falta de los recursos suficientes para nuestras intervenciones; la sensación de ir contracorriente respecto al discurso dominante en la sociedad; o, incluso, nuestra propia resisten- cia al cambio. Finalmente, en la actualidad existe cierta confusión en cuanto al desarrollo de nuestros objetivos: la realidad de las drogodependencias no es la misma, la red de recursos se ha ampliado, las necesidades de las personas han cambiado, algunas personas no llegan a los recursos o a las asociaciones... Tenemos necesidad de reflexionar para priorizar objetivos, porque corremos el riesgo de no realizar las actuaciones más convenientes, disipando nuestros esfuerzos y recursos. Algunas propuestas para avanzar en este camino, siempre con la transformación social como meta final, pueden ser la de retomar nuestros orígenes y hacernos más visibles; y también favorecer la participación de las personas con las que trabajamos en la vida de nuestras asociacio- nes. Es fundamental incluir en nuestro quehacer la reflexión cons- tante para adaptarnos a la realidad cambiante, replanteando nuestros objetivos siempre que sea necesario, sin olvidar la importancia de dar continuidad y estabilidad a los objetivos que nos vamos fijando.
  35. 35. Pág. 36 Seminario 2004-2006 Funcionamiento interno Ya en el documento de nuestro Primer Seminario de Estudio, “Rela- ciones entre el modelo social en el que vivimos y las drogodependencias”, de 1992, decíamos que había que hacer de nuestras asociaciones un modelo de la sociedad a la que aspiramos: funcionamiento respetuoso, democrático, participativo… En la práctica, pueden darse distintos modelos de funciona- miento interno, incluso dentro de una misma asociación. Así, encontra- mos asociaciones en las que todas las personas —voluntarios, personas contratadas y personas atendidas— participan en la toma de decisiones y se tiende a la participación horizontal. Sin embargo, como en cual- quier organización, en nuestras asociaciones también se dan relaciones jerarquizadas, protagonismos personales, paternalismos, apatía de los miembros, vinculaciones partidistas, escasa renovación de juntas directi- vas o dificultades para que nuevos miembros de la asociación puedan ir relevando a las personas que se van retirando. La forma de tomar las decisiones también es muy diversa. En algunos casos, las decisiones se toman en la Junta Directiva y luego son trasladadas a la Asamblea General de socios para su ratificación. En otros, es el equipo técnico el que toma las decisiones y luego informa a la Junta Directiva. Y en otras ocasiones, se intentan tomar las decisiones de forma conjunta entre todos los miembros de la asociación a través de reuniones periódicas. Las Asambleas, siendo el máximo órgano de participación, en algunas ocasiones, funcionan más como órgano meramente informativo. Por otro lado, hay asociaciones en las que se concede mucha im- portancia a la clarificación y la distribución de las tareas que cada uno tiene que realizar, mientras que en otras no se cuida tanto este aspec- to. En este reparto de tareas, algunas veces el equipo técnico tiene más peso, aunque normalmente se intenta hacer lo más equitativo posible.
  36. 36. Pág. 37 Las asociaciones de drogodependencias en el actual contexto socio-económico Asimismo, existen asociaciones que facilitan la participación de las personas con las que trabajan, en otra época consideradas exclu- sivamente como beneficiarias de nuestras actuaciones. Como aspectos positivos, podemos resaltar el buen clima de tra- bajo y la flexibilidad en el funcionamiento interno, la coordinación y la búsqueda del consenso que, en general, nos caracteriza. No obstante, para seguir avanzando en el aspecto del funciona- miento interno, consideramos necesario establecer un reparto de tareas entre los miembros —contratados y voluntarios— de la asociación, en función de las posibilidades de cada persona y revisado cada cierto tiem- po. También creemos que planificar el trabajo diario nos ayudará a prio- rizar nuestras actuaciones. Por otro lado, debemos organizar nuestras asociaciones en función de las necesidades de los usuarios y promover el buen funcionamiento de los órganos de participación con los que con- tamos (Junta Directiva y Asamblea), buscando, en definitiva, la horizon- talidad y la participación democrática. Formación y reflexión interna Desde un punto de vista teórico, compartimos la importancia de la reflexión interna sobre nuestro trabajo, sin embargo, el desarrollo de nuestras actividades diarias de atención, acompañamiento y preven- ción, hace que no tengamos tiempo para analizar qué estamos haciendo, cómo y por qué. En general, dedicamos muy poco tiempo a reflexionar y a formarnos, preocupados por la acción y la gestión, siguiendo un ritmo frenético en el que incluso los programas se acaban diseñando en función de las exigencias de las convocatorias de subvenciones. A veces, la falta de reflexión también puede estar motivada por el temor a tener que introducir cambios o a desmontar estructuras.
  37. 37. Pág. 38 Seminario 2004-2006 En cuanto a la formación, suele depender más de la propia ini- ciativa de cada miembro que de una planificación de la asociación, y en la mayoría de las ocasiones se recibe a través de jornadas, cursos o en- cuentros, organizados por las federaciones o por otras entidades. Con esta tendencia, corremos el riesgo de que las personas que desarrollamos el trabajo y estamos en el día a día de las asociaciones no estemos suficientemente formadas para ello, o no nos hayamos reciclado y, por tanto, no estemos realizando actuaciones adaptadas a la realidad de cada momento. Para evitar problemas de funcionamiento interno o actuaciones no ajustadas a las necesidades reales, sin planificar ni evaluar, es importante incidir en la formación en todos los ámbitos de la vida asociativa: pla- nificación, desarrollo y evaluación de nuestros programas y proyectos, tra- bajo en equipo y gestión organizativa, comunicación social, etc. Además, es necesario incluir de forma explícita la formación y la reflexión interna en nuestros planes de trabajo, asignándole fechas en el calendario, dotando de presupuesto las acciones formativas o solicitando cursos adaptados al trabajo que desarrollamos, entre otras medidas. Recursos Los recursos y presupuestos que manejamos las asociaciones se han ido incrementando de forma notable desde nuestros inicios hasta hoy. En general, mantenemos una gran dependencia de la Adminis- tración, ya que mayoritariamente es nuestra principal, cuando no única, fuente de financiación. Algunas asociaciones han diversificado la proce- dencia de sus ingresos, acudiendo a convocatorias de entidades priva- das, aunque de forma puntual. Es muy pequeña la parte autofinanciada mediante cuotas de socios y socias o aportaciones de los miembros u otras personas sensibilizadas.
  38. 38. Pág. 39 Las asociaciones de drogodependencias en el actual contexto socio-económico Al mismo tiempo que hemos aumentado nuestros recursos, tam- bién hemos ido ampliando nuestros proyectos, haciéndolos cada vez más complejos y la presencia de personal contratado en las asociacio- nes; esto ha traído como consecuencia la necesidad de nuevos recursos económicos para el mantenimiento y la continuidad de las tareas, así como para dignificar la situación laboral de las personas contratadas. Por otra parte, este crecimiento ha conllevado un aumento de la burocracia, en detrimento de la vida asociativa. De esta forma, la pres- tación de servicios, la solicitud y justificación de las subvenciones, etc., han supuesto una disminución de nuestra función social más crítica y reivindicativa y una burocratización de nuestras asociaciones, hasta el punto de llegar a cuestionarnos en qué lugar está quedando nuestra propia identidad como movimiento asociativo. Por todo lo anterior, creemos que debemos reivindicar convenios a medio y largo plazo para garantizar cierta estabilidad en las contrata- ciones; buscar subvenciones que se ajusten a nuestras intervenciones; compartir experiencias de autofinanciación entre las asociaciones que formamos Enlace; ampliar y diversificar las fuentes de financiación priva- da; y, por último, buscar la implicación de empresas y colaboradores. Personas con las que trabajamos En líneas generales, podemos trazar varios perfiles de personas con las que trabajamos actualmente en las asociaciones. · Personas, fundamentalmente hombres, con una media de edad mayor de 30 años; con un largo historial de consumo y con graves problemas de salud, familiares (escaso apoyo familiar, separaciones, hi- jos/as que no ven o retirados/as), económicos, formativos o de acceso al mercado laboral; con escasas o nulas relaciones sociales; con causas jurídico-penales; que llevan varios años acudiendo a la asociación; y que
  39. 39. Pág. 40 Seminario 2004-2006 han seguido distintos tratamientos. En definitiva, personas con un gran deterioro asociado a su dependencia durante años a drogas ilegales (fun- damentalmente la heroína, aunque en su mayoría consumen más de una sustancia). · Personas que están en prisión, con un perfil muy parecido al anterior, a cuyas dificultades se suman todos los factores negativos deri- vados del ingreso y permanencia en la cárcel. · Personas de ambos sexos en una situación más normaliza- da en cuanto a aspectos formativo-laborales, psicosociales o sanitarios; con más poder adquisitivo; de edades muy distintas, aunque mayorita- riamente jóvenes; consumidores de drogas ilegales (sobre todo cocaí- na, pastillas y hachís) y legales (consumo abusivo de alcohol), que no consideran su consumo problemático hasta que no surgen conflictos familiares, problemas con la justicia o detectan algún problema mental. En general, aunque existe un consumo diario, se concentra en los fines de semana. · Menores y jóvenes en situación de alto riesgo social, pro- cedentes de barrios desfavorecidos, con familias desestructuradas (en muchas ocasiones, con algún miembro de la familia con problemas de drogodependencias) y con escasos recursos económicos, que presentan problemas de conducta, baja autoestima, fracaso y absentismo escolar, frustración y desmotivación hacia el aprendizaje, falta de expectativas formativo-laborales, primeros trabajos en precario, etc. · Familias más “normalizadas” que solicitan información y orien- tación sobre las drogas y la prevención, y que en muchas ocasiones ac- ceden a participar en las escuelas de familias. · Familias en situación de alto riesgo social; gravemente des- estructuradas; con bajo nivel formativo; consumo de drogas en uno o varios de sus miembros; dificultades para acceder al mercado laboral; escasos recursos económicos; etc. La demanda más común en estos ca- sos es el acompañamiento, apoyo, orientación, acercamiento a recursos, atención jurídico-penitenciaria, etc.
  40. 40. Pág. 41 Las asociaciones de drogodependencias en el actual contexto socio-económico · Otros colectivos con los que trabajamos son las personas in- migrantes en situación de vulnerabilidad social; personas con problemas de salud mental; mujeres víctimas de violencia de género; mujeres que ejercen la prostitución; personas sin hogar, etc. En líneas generales, las asociaciones realizamos actuaciones muy similares para cumplir los objetivos marcados. Nuestras líneas de actuación a grandes rasgos son la educación de calle, el acompañamien- to, el apoyo en la resolución de problemas, talleres y/o actividades de ocio y tiempo libre, apoyo socio-educativo y asesoramiento formativo- laboral, atención jurídica-penitenciaria y atención psicológica individual y familiar. Algunas de las fortalezas que podríamos destacar como asocia- ciones son la credibilidad, la accesibilidad, la cercanía, la intención de realizar un trabajo integral y, por último, el hecho de ser entidades de referencia en nuestros barrios y pueblos. Como contrapartida, creemos que la imagen externa que se tiene de nuestras asociaciones dificulta el acercamiento de nuevas personas con perfiles distintos y que carecemos de herramientas eficaces para abordar estas nuevas situaciones, más complejas y diversas, lo que en algunas ocasiones nos genera un sentimiento de culpa y de frustración. Para abordar estos cambios nos planteamos, entre otras cosas, ampliar nuestro ámbito de actuación para acercarnos a aquellas perso- nas que se encuentran en situación de exclusión social, fomentar el tra- bajo integral con las familias y con los jóvenes de nuestro entorno, pro- fundizar en la prevención y en los nuevos hábitos de consumo e innovar en nuestras actividades.
  41. 41. Pág. 42 Seminario 2004-2006 ¿Por qué nos federamos? ENLACE se creó en 1991 con el empuje de asociaciones de algu- nas provincias. En ese momento sólo existía una federación provincial, Liberación, pero poco a poco se han ido constituyendo federaciones en todas las provincias, excepto en Almería, y cada una de ellas tiene unas características y un grado de consolidación distinto. Entre las motivaciones que nos llevaron a unirnos, se encuentra el deseo de tener más fuerza, tanto a la hora de reivindicar, como a la hora de acceder a recursos materiales y humanos; el objetivo de respaldar a los miembros de las asociaciones en su proceso de información y forma- ción permanente; así como la importancia de sentir que pertenecemos a un movimiento que trasciende a la propia asociación, lo que nos motiva para abordar el trabajo diario y sentirnos acompañados en el día a día. Estos objetivos, se han ido cumpliendo en mayor o menor medi- da si revisamos nuestra trayectoria común, pero el nuevo contexto so- cio-económico, así como los cambios producidos en torno al fenómeno de las drogas (percepción social, hábitos de consumo, etc.), nos obligan a reflexionar sobre nuestros objetivos y estrategias como federación de asociaciones para adecuarlos a la nueva realidad. La estructura federativa nos aporta fuerza, cohesión y motivación, además de apoyo moral y formación. En general, las asociaciones per- ciben más cercanas a las federaciones provinciales que a la federación andaluza, de la que se tiene un gran desconocimiento en cuanto a fun- cionamiento, actividades, etc. Se valora positivamente, entre otras co- sas, el asesoramiento, el servicio jurídico, la orientación, la formación y la información, la fuerza en las reivindicaciones y el contacto entre las asociaciones. En este punto consideramos necesario un acercamiento entre las asociaciones y las federaciones; mantener y ampliar los espacios de
  42. 42. Pág. 43 Las asociaciones de drogodependencias en el actual contexto socio-económico formación (las jornadas provinciales y andaluzas, las comisiones de tra- bajo, los cursos y encuentros, etc.), posibilitando que en ellos se dé una interacción enriquecedora; potenciar la puesta en marcha de proyectos conjuntos entre asociaciones de la misma zona; y seguir reforzando la coordinación de las actuaciones de las diferentes asociaciones. Por último, es una opinión generalizada que las federaciones de- ben centrarse más en el trabajo de denuncia y reivindicación a través de los medios de comunicación, así como en diseñar planes estratégicos para redefinir el rumbo de nuestro movimiento asociativo, siempre con la máxima participación de las asociaciones que las componen y que cons- tituyen su razón de ser. Relaciones con la Administración Nuestros comienzos se caracterizaron por unas relaciones mar- cadas fundamentalmente por la confrontación con la Administración, ante la que manteníamos una actitud abiertamente reivindicativa. Sin abandonar una postura crítica, con el tiempo fuimos evolu- cionando hacia la elaboración de propuestas, conquistando espacios de participación —desde los que hemos influido en las políticas de drogas e intervenido en la elaboración de planes de drogas (tanto en los ámbitos municipal y provincial como autonómico)— y estableciendo cauces de coordinación, aunque de forma desigual en los distintos territorios y en los diferentes ámbitos. Por ejemplo, el nivel local es el que presenta más dificultades, ya que una sola asociación se ve a menudo con poca fuerza o capacidad de influencia, aunque en muchos casos la cercanía facilita la coordinación. Y es en el ámbito provincial donde más disparidad se da en las relaciones con la Administración, en función, entre otras cuestiones, del grado de consolidación de las federaciones provinciales.
  43. 43. Pág. 44 Seminario 2004-2006 En la actualidad, las relaciones que establecemos con las Admi- nistraciones se basan fundamentalmente en la búsqueda de recursos y financiación para aumentar nuestras posibilidades de actuación. Tam- bién establecemos relaciones para reivindicar o hacer propuestas sobre hechos concretos, como, por ejemplo, que se adapten los recursos pú- blicos a las necesidades de las personas drogodependientes o que se tengan en cuenta nuestras propuestas en el II Plan Andaluz sobre Drogas y Adicciones. En menor medida, se trabaja de forma conjunta con la Ad- ministración. En resumen, se mantiene un mayor contacto y una relación más fluida, aunque se sigue dependiendo económicamente, lo que en algunas ocasiones genera un sentimiento de manipulación. Por último, en algunas localidades se han puesto en marcha nue- vas formas de relacionarse con la Administración, como pueden ser los presupuestos participativos. La dependencia económica recorta nuestro margen de actuación, ya que la Administración impone cada vez más una compleja burocracia que no se adapta a la labor que realizamos, restando cada vez más tiem- po a nuestro trabajo cotidiano. Por otro lado, detectamos una menor preocupación de la Admi- nistración por las drogodependencias, que ya no se consideran una prio- ridad política. Se recortan los presupuestos públicos en esta materia, lo que nos lleva a pensar que nuestro trabajo no está suficientemente reco- nocido y valorado. En relación a ello y a nuestra capacidad reivindicativa en la ac- tualidad, tenemos que reconocer que nos afecta la posibilidad de perder servicios y recursos si adoptamos una posición demasiado exigente. Esta situación debe hacernos reflexionar y adoptar una postura clara y cohe- rente, que nos permita defender y mantener todo lo que ya se ha conse- guido y que no nos lleve a la desmovilización.
  44. 44. Pág. 45 Las asociaciones de drogodependencias en el actual contexto socio-económico Además, entre nosotros existe cierta resistencia a integrar la vida asociativa en la lógica empresarial que se nos va imponiendo paulati- namente, por lo cual se consolida cada vez más conceptos como el del “tercer sector” para agrupar las intervenciones en el terreno social y se perciben a las asociaciones como “empresas de lo social”. De cara al futuro, creemos que es conveniente contrarrestar la debilidad que puede conllevar una excesiva dependencia de la Adminis- tración y reforzar nuestra visión crítica y nuestra capacidad reivindicativa. Debemos seguir manteniendo y potenciando los canales de comunicación que existen, apostando por hacer propuestas concretas a la Administra- ción a nivel local, provincial, autonómico y estatal, e intentando tener la mayor influencia posible en el diseño de las políticas sociales. Relaciones con otras organizaciones Por lo general, encontramos menos dificultades para relacionar- nos con entidades cercanas a nuestra comunidad, como pueden ser pla- taformas, redes o coordinadoras que con otro tipo de organizaciones y estructuras más lejanas. Intentamos mantener una relación continuada, pero en muchas ocasiones sólo conseguimos relacionarnos para denunciar y reivindicar cuestiones concretas. El contacto y coordinación con otras entidades se lleva a cabo tanto por el personal contratado como por las personas voluntarias o la Junta Directiva, aunque este aspecto varía mucho en función de la orga- nización interna de cada asociación. Creemos que unir nuestros esfuerzos a los de otras entidades sir- ve para darnos a conocer y para apoyarnos mutuamente, enriqueciendo y ampliando nuestras acciones. Sin embargo, la rivalidad, la competencia o la disparidad de criterios dificultan, en ocasiones, la relación entre las organizaciones.
  45. 45. Pág. 46 Seminario 2004-2006 Por otra parte, coincidimos en que una de las debilidades del mo- vimiento asociativo en general, y por tanto también nuestra, es la frag- mentación. Conocemos poco a las demás asociaciones y colectivos que trabajan en nuestro entorno, perdiendo así un enfoque integral de la rea- lidad. Las asociaciones estamos demasiado centradas en nuestra pro- pia dinámica, sin dedicarle el tiempo necesario a la comunicación con otras organizaciones. El ritmo de trabajo que requiere sacar adelante los proyectos puestos en marcha, el temor a que la asociación pierda prota- gonismo en una estructura colectiva y la competencia entre las asocia- ciones para conseguir recursos son algunas de las razones que pueden fomentar la tendencia al aislamiento. Por ello, creemos que para seguir avanzando debemos mejorar la coordinación con los recursos de nuestro entorno; acercarnos a otras entidades, conocer su trabajo y que ellas conozcan el nuestro; e impulsar la creación de instrumentos de participación (a través de plataformas, mesas redondas, etc.); en definitiva, fomentar el trabajo en red para no duplicar nuestros esfuerzos. Relaciones con la sociedad Desde el movimiento asociativo intentamos proyectar un discurso crítico, que apunte a las causas que subyacen en los problemas de dro- godependencias y que haga visibles las situaciones de vulnerabilidad y exclusión social que sufren muchas personas y colectivos. Se trata de un discurso minoritario, poco compartido por la socie- dad y con muchas dificultades de ser difundido y asumido, pero consi- deramos que es muy necesario seguir divulgándolo, en contraposición al “pensamiento único” imperante, que simplifica la realidad, en general, y el fenómeno de las drogodependencias, en particular, al considerar el
  46. 46. Pág. 47 Las asociaciones de drogodependencias en el actual contexto socio-económico consumo como una decisión únicamente individual y al relacionarlo insis- tentemente con la delincuencia. Reconocemos nuestras dificultades para acceder a los medios de comunicación de masas y que carecemos hasta el momento de una es- trategia de comunicación social alternativa adecuada. En relación a la imagen que proyectamos como asociaciones, en ella influye la idea de “ONG” y “Voluntario” fomentada desde la Adminis- tración y desde los medios de comunicación. Esta visión implica poner en primer plano a las entidades identificadas con este modelo oficial, inclu- yendo una mayor presencia en los medios de comunicación. En un ámbito más cercano, en función del papel que cumpla la asociación en su entorno, los servicios que preste o el discurso que trans- mita, podemos ser percibidos de muchas maneras, desde personas “que tienen montados chiringuitos” hasta “locos” que se empeñan en luchar por causas “imposibles”. Pero, en la mayoría de los casos, la imagen de nuestra asociación se encuentra marcada por la percepción social del fe- nómeno de las drogodependencias, lo cual hace que en nuestro entorno se nos vea como recursos específicos para personas con un perfil his- tóricamente estigmatizado (heroinómanos/as, con problemas jurídicos, gran deterioro, etc.) y no se acerquen con más frecuencia otros posibles usuarios y voluntarios. Por todo lo anterior, es preciso que innovemos en la forma de dirigirnos a la sociedad; que seamos creativos a la hora de lanzar nues- tros mensajes, utilizando más los medios de comunicación locales, que constituyen instrumentos eficaces de comunicación en este ámbito; que impulsemos nuestros propios medios de comunicación, haciendo uso de las nuevas tecnologías; que demos más continuidad en el tiempo a nues- tras campañas de reivindicación y sensibilización; y, en definitiva, que hagamos más visible nuestro trabajo.
  47. 47. Pág. 48 Seminario 2004-2006 A todos los aspectos de nuestra vida asociativa y federativa trata- dos en este documento, hay que añadir una característica más o menos común, que es la resistencia al cambio. Llevamos mucho tiempo des- empeñando nuestra tarea y funcionando de una determinada manera, guiados por la fuerza de la costumbre. Ante esta dificultad, consideramos que las evaluaciones externas nos pueden ayudar a descubrir aquellos aspectos de nuestro movimiento asociativo susceptibles de mejora, así como a darnos estrategias y herramientas para avanzar en los retos que nos planteamos en la actualidad. Estas páginas representan un cuenco lleno de reflexiones, críti- cas, alternativas y propuestas, surgidas desde todos los puntos de Anda- lucía y a partir del esfuerzo de las personas que formamos ENLACE, las federaciones provinciales y las asociaciones. Son un punto de partida, un camino construido con un rasgo que nos define y nos renueva, nos une y nos impulsa a seguir: la esperanza.
  48. 48. Pág. 49 Las asociaciones de drogodependencias en el actual contexto socio-económico ANEXO: FEDERACIONES PROVINCIALES Y ASOCIACIONES A MARZO DE 2007
  49. 49. Pág. 50 Seminario 2004-2006 FEDERACION ANDALUZA DE DROGODEPENDENCIAS Y SIDA “ENLACE” Telf.: 95.498.12.48 / 95.457.35.02 FAX: 95.457.55.36 · Móvil: 609.545.687 c/ Marqués de Pickman, 49 2ª planta. 41005 SEVILLA e-mail: f-enlace@f-enlace.org. Web: www.f-enlace.org
  50. 50. Pág. 51 Las asociaciones de drogodependencias en el actual contexto socio-económico FEDERACIONES PROVINCIALES FEDERACIÓN PROVINCIAL “RENOVACIÓN” Telf.: 956.47.38.82 c/ San Alejandro, 2. 11510 Puerto Real CÁDIZ e-mail: federenovacion@hotmail.com FEDERACIÓN PROVINCIAL “MADINAT” Telf. y FAX: 957.42.20.30 · Móvil: 687.191.086 c/ Priego de Córdoba, s/n (Anexo Centro Cívico Magisterio) 14013 CÓRDOBA e-mail: federacionmadinat@federacionmadinat.org web: www.federacionmadinat.org FEDERACIÓN PROVINCIAL “FADYS” Telf.: 958.09.42.92 · Móvil: 685.152.967 c/ Esturión, s/n locales 5-6 18015 GRANADA e-mail: fadys_granada@hotmail.com FEDERACIÓN PROVINCIAL “FOAD” Telf.: 959.23.22.57 · FAX: 959.23.00.69 · Móvil: 677.423.366 c/ Hermanos Maristas, Bq. H bajos 21006 HUELVA e-mail: foad@telefonica.net FEDERACIÓN PROVINCIAL “JAÉN UNIDOS” Telf.: 953.79.07.57 · Móvil: 670.468.173 c/ Sil, 1 local 3 23400 Úbeda JAÉN e-mail: federación.jaenunidos@orangemail.es FEDERACIÓN PROVINCIAL “FEMAD” Telf.: 952.25.30.03 · FAX: 952.65.70.13 c/ Empecinado, 1 local 2 29013 MÁLAGA e-mail: femad@femad.org / coordinación@femad.org web: www.femad.org FEDERACIÓN PROVINCIAL “LIBERACION” Telf.: 95.498.11.80 FAX: 95.457.55.36 Móvil: 669.990.433 c/ Marqués de Pickman, 49 2ª planta 41005 SEVILLA e-mail: f-liberacion@f-liberacion.org web: www.f-liberacion.org
  51. 51. Pág. 52 Seminario 2004-2006 ASOCIACIONES ALMERÍA NUEVO RUMBO Telf.: 950.27.60.99 Fax: 950.25.97.50 c/ Sor Policarpa, 17 2º 04005 ALMERÍA e-mail: nuevorumbo@nuevorumbo.e.telefonica.net web: www.asociacionnuevorumbo.blogspot.com www.nuevorumbo.es.mw CÁDIZ AFAAD Telf.: 956.53.57.80 c/ La Plaza, 12 pta. 2 11130 Chiclana de la Frontera CÁDIZ e-mail: afaadch@terra.es ALAT Telf. y Fax: 956.81.43.11 Móvil: 629.512.316 Avda. Príncipe de España, 11 11520 Rota CÁDIZ e-mail: alatys@terra.es web: www.alatrota.com ALMADÍA Telf.: 956.76.16.94 Fax: 956.76.16.93 Virgen de la Palma, s/n 11300 La Línea de la Concepción CÁDIZ e-mail: almadia@terra.es ANDAD Telf. y Fax: 956.85.19.56 Avda. de las Américas, 27 (Bda. El Tejar) 11500 Puerto de Santa María CÁDIZ e-mail: a.andad@ono.com ANYDES Telf. Talleres: 956.87.47.48 Telf. y Fax Casa de Acogida: 956.05.62.94 c/ Dionisio Pérez, 3 / Avda. de Valencia, 21 11500 Puerto de Santa María CÁDIZ e-mail: tanydes@hotmail.com casaanydes@hotmail. com BROTE DE VIDA Telf.: 956.32.48.30 Móvil: 699.766.193 Plaza Cocheras, 1 11403 Jerez de la Frontera CÁDIZ e-mail: brotedevida@brotedevida.com web: www.brotedevida.com CAMAR Telf. y Fax: 956.83.37.48 c/ San Alejandro, 2 11510 Puerto Real CÁDIZ CEPA Telf.: 956.07.95.14 Telf. y Fax: 956.22.52.62 c/ Beato Diego de Cádiz, 11 local 11004 CÁDIZ e-mail: colectivocepa@colectivocepa.org web: www.colectivocepa.org G. R. LA MURALLA c/ Armada Invencible, 2 1º izq. 11500 Puerto de Santa María CÁDIZ GIRASOL Telf.: 956.70.22.61 956.23.11.56 Fax: 956.23.10.34 Móvil: 605.901.001 Carretera El Bosque, km. 5 11630 Arcos de la Frontera CÁDIZ e-mail: info@girasolfundacion.es web: www.girasolfundacion.es INYPROS Telf.: 956.26.43.52 Fax: 956.26.62.55 c/ Pintor Zuloaga, 6 Bajo dcha. 11010 CÁDIZ e-mail: inypros@hotmail.com MARÁ Telf. y FAX: 956.47.27.74 c/ San Alejandro, 2 11510 Puerto Real CÁDIZ e-mail: asociacionmara@hotmail.com NIVEL Telf.: 956.26.14.28 Fax: 956.26.51.07 c/ Trille, 40 11012 CÁDIZ e-mail: nivelCÁDIZn@telefonica.net NUEVA JUVENTUD DE TRILLE Telf.: 956.26.14.28 Fax: 956.26.51.07 c/ Trille, 40 11012 CÁDIZ e-mail: nivelCÁDIZn@telefonica.net NUEVO DÍA Telf.: 956.53.74.20 c/ Canalejas, 5 11680 Algodonales CÁDIZ
  52. 52. Pág. 53 Las asociaciones de drogodependencias en el actual contexto socio-económico CÓRDOBA ADEAT Telf. y Fax: 957.29.28.61 c/ Almería, s/n 14009 CÓRDOBA e-mail: adeat99@hotmail.com web: www.adeat.org AMIGO DEL HOMBRE Telf.: 957.56.29.83 Fax: 957.56.25.52 c/ Sol, 16 14200 Peñarroya-Pueblonuevo CÓRDOBA APERFOSA Telf.: 957.43.07.02 Fax: 957.26.11.72 Plaza de Lahore, 1 14007 CÓRDOBA e-mail: aperfosa@wanadoo.es ARCO IRIS Telf.: 957.47.68.47 Fax: 957.47.62.22 Móvil: 660.483.749 c/ Torre San Nicolás, 6 Bajo 14003 CÓRDOBA e-mail: arcoiris@fundacionarcoiris.org web: www.fundacionarcoiris.org ARIADNA Telf.: 957.40.50.88 c/ Músico Francisco Salinas, local 9 (Barriada Las Moreras) 14011 CÓRDOBA e-mail: ariadnaong@hotmail.com ASTOVAP Móvil: 661.013.431 / 630.421.776 c/ Plazarejo, 10 14440 Villanueva de Córdoba CÓRDOBA e-mail: jercarmu@hotmail.com DOLMEN Telf. y Fax: 957.63.16.85 Móvil: 638.732.426 c/ Golmayo, 2 local 14730 Posadas CÓRDOBA e-mail: dolmen@asociaciondolmen.org web: www.asociaciondolmen.org EL BUEN SAMARITANO Telf. y Fax: 957.13.12.25 Móvil: 606.077.424 Avda. del Silo, 14 Bajo 14400 CÓRDOBA e-mail: buensam@terra.es GUADALQUIVIR c/ Alonso Cano, s/n 14700 Palma del Río CÓRDOBA e-mail: asociacionguadalquivir@hotmail.com IEMAKAIE Telf. y Fax: 957.49.63.96 c/ Duque de Fernández Núñez, 1 1º Izq. 14003 CÓRDOBA e-mail: iemakaie@telefonica.net QUIERO VIVIR Telf.: 957.17.03.59 / 957.17.00.80 (Ayto.) c/ Ancha de Palomino, 1 14650 Bujalance CÓRDOBA e-mail: asociacionquierovivir@gmail.com GRANADA AD-HOC Telf.: 958.86.09.08 Telf. y Fax: 958.70.12.67 Móvil: 686.515.481 c/ Plaza Santiago, s/n 18800 Baza GRANADA e-mail: drogasbaza@dipgra.es / adicciones@ asociacionadhoc.org web: www.asociacionadhoc.org APAT Telf. y Fax: 958.63.21.08 Móvil: 669.400.765 c/ Barrio de la Paloma, s/n (Edificio de Asuntos Sociales; bajo) 18690 Almuñécar GRANADA e-mail: asociacionapat@hotmail.com APREX Telf. y Fax: 958.20.16.28 c/ San Juan de Dios, 12 1º F 18001 GRANADA e-mail: aprex@hotmail.com / aprex@wanadoo.es ATANI Telf.: 958.66.03.13 Fax (Servicios Sociales): 958.66.51.19 Móvil: 687.689.286 c/ Cañaveral, s/n 18500 Guadix GRANADA e-mail: atani-guadix@orange.es HOGAR 20 Telf.: 958.15.07.83 Fax: 958.15.78.58 Móvil: 691.305.877 c/ El Guerra, 17 18014 GRANADA e-mail: hogar20@hogar20.e.telefonica.net web: www.asociacionhogar20.org
  53. 53. Pág. 54 Seminario 2004-2006 HUELVA APRET Telf. y Fax: 959.40.75.75 Móvil: 656.92.33.21 c/ Cervantes, 12 (Edificio María Zambrano) 21730 Almonte HUELVA e-mail: asoc_apret@hotmail.com ASOC. OLONTENSE GIBRALEÓN Telf.: 959.30.20.32 Avda. Palo Dulce, 26 21500 Gibraleón HUELVA COTAD Telf. y Fax: 959.30.57.90 c/ Plaza del Carmen, 3 1ª planta (Centro Cívico Convento del Carmen) 21620 Trigueros HUELVA e-mail: asociacioncotad@hotmail.com DULCE DESPERTAR c/ Poeta Miguel Hernández, 17 21720 Rociana del Condado HUELVA e-mail: adulcedespertar@yahoo.es EN CAMINO c/ Félix Osorno, 4 21890 Manzanilla HUELVA ESPERANZA Telf.: 959.41.03.00 Fax: 959.40.82.61 Avda. 28 de Febrero, 165 21710 Bollullos del Condado HUELVA e-mail: speranza@teleline.es LIBÉRATE Telf.: 959.57.00.41 c/ Labradores, 9 21550 Puebla de Guzmán HUELVA NUEVA VIDA Telf. y Fax: 959.40.26.71 c/ Ronda Legionarios, s/n 21700 La Palma del Condado HUELVA e-mail: asnuevavida@yahoo.com PUERTA DEL SOCORRO c/ Rociana, 12 21840 Niebla HUELVA RESURRECCIÓN Telf.: 959.31.56.78 Fax: 959.31.02.05 Urb. 20 de mayo, Bq. 7 Bajo 4 21100 Punta Umbría HUELVA e-mail: asociacion_resurreccion@hotmail.com web: www.asociacionresurreccion.org SÍSIFO Telf. y Fax: 959.53.11.31 Móvil: 652.054.077 / 678.435.004 c/ Transversal Santa María, s/n 21810 Palos de la Frontera HUELVA e-mail: mailto:asociacionsisifo@hotmail.com JAÉN AFAD Telf.: 953.27.41.16 c/ Maestro Cebrián, 1 Bq. B esc. E 1º N 23008 JAÉN e-mail: afad@supercable.es web: http://perso.wanadoo.es/afad_JAÉN/ AFADAM “SOLUXION VIDA” Móvil: 670.468.173 Pasaje Calle Sil, 1 local 3 23400 Úbeda JAÉN e-mail: emaruvi@hotmail.com / asoafadam@hotmail. com ALIS Telf. y Fax: 953.65.63.24 Telf.: 953.65.06.94 Móvil: 650.266.137 c/ Calatrava, 5 Bajo 23700 Linares JAÉN e-mail: alis5linares@hotmail.com ANDÚJAR CONTRA LA DROGA Telf.: 953.51.09.32 Avda. de América, s/n (Centro Social) 23740 Andújar JAÉN e-mail: acd_orienta@yahoo.es BAILÉN LIBRE Telf. y FAX: 953.67.15.09 c/ Juan Salcedo Guillén, s/n 23710 Bailén JAÉN e-mail: bailenlibre@gmail.com web: www.bailenlibre.org AFUCA c/ Prolongación de Cádiz, 18 23220 Vilches JAÉN LUZ ALBORADA Avda. Juan Carlos I, s/n 23560 Huelma JAÉN POR LA VIDA c/ De la Virgen, 11 2º 23320 Torreperogil JAÉN
  54. 54. Pág. 55 Las asociaciones de drogodependencias en el actual contexto socio-económico MÁLAGA ACP Telf.: 952.32.54.53 Telf. y Fax: 952.34.52.01 c/ Betsaida, s/n 29006 MÁLAGA e-mail: omaweb@omaweb.org web: www.omaweb.org ALTERNATIVA 2 Telf.: 952.46.37.17 Fax: 952.58.46.40 c/ Palangre, 8 29640 Fuengirola MÁLAGA e-mail: alter-2@teleline.es ANDROPIZ Telf. y Fax: 952.48.30.33 Fax: 952.48.47.72 Móvil: 646.235.552 c/ Felicidad, 9 29560 Pizarra MÁLAGA e-mail: andropiz@hotmail.com APRENDIENDO A VIVIR Telf.: 952.53.99.29 Plaza de la Concordia, bajo local 9 29770 Torrox MÁLAGA ARPOM Telf.: 952.30.16.68 Fax: 952.64.11.07 c/ Fauno, 2 (Finca La Corta) 29010 MALAGA e-mail: arpom@arpom.org web: www.arpom.org CAMINO PARA RENACER Telf.: 952.45.33.65 Avda. Félix Rodríguez de la Fuente, 35 29100 Coín MÁLAGA e-mail: caminorenacer@telefonica.net COLECTIVO FRONTERA Telf.: 952.15.46.47 c/ Real, 31 Edificio correos 2ª planta 29380 Cortes de la Frontera MÁLAGA e-mail: colectivofrontera@hotmail.com HORIZONTE Telf. y Fax: 952.77.53.53 c/ Galveston, 7 29600 Marbella MÁLAGA e-mail: horizonte@wcostasol.es / horizont@jet.es JOMAD Telf. y FAX: 952.65.02.91 Móvil: 660.294.479 / 628.534.758 c/ Altozano, 1 – 3 29013 MÁLAGA e-mail: asociación@jomad.e.telefonica.net SÍ A LA VIDA Telf.: 952.75.20.24 Móvil: 679.365.649 Paseo Virgen de los Dolores, 50 29313 Villanueva del Trabuco MÁLAGA e-mail: paquitrabuco@hotmail.com SOS NUNCA ES TARDE Telf.: 952.40.91.75 Móvil: 660.094.976 c/ Horacio Lengo, 16 29620 Torremolinos MÁLAGA e-mail: sosnuncaestarde@yahoo.es / sosnuncaestarde@hotmail.com SEVILLA ACAT Telf. y Fax: 95.479.08.96 Móvil: 669.182.007 Carretera Bética, s/n Pabellón San Juan Bosco 41300 San José de la Rinconada SEVILLA e-mail: acatrinconada@telefonica.net ACATIM Telf.: 95.477.70.20 c/ Venancio, 3 / Paseo S. María de Guía, 15 41140 Villafranco del Guadalquivir / Isla Mayor SEVILLA e-mail: acatim@terra.es ADROCAN Telf. y FAX: 95.573.11.08 c/ Convento Bajo, 15 41320 Cantillana SEVILLA e-mail: adrogan@adrocan.jazztel.es AFACES Telf.: 95.434.74.10 / 95.433.83.76 Fax: 95.434.74.11 c/ Virgen del Patrocinio, 2 41010 SEVILLA e-mail: afa_ces@hotmail.com AFADU Telf.: 95.486.14.34 c/ Vía Marciala, local 35 / Ramón y Cajal, 15 41710 Utrera SEVILLA AFAT Telf. y FAX: 95.477.35.02 c/ Pilar Salas, 1 41100 Coria del Río SEVILLA e-mail: afatcoria@terra.es ALBORADA Telf.: 95.575.30.55 Móvil: 687.494.946 c/ Juan Ramón Jiménez, 33 41840 Pilas SEVILLA e-mail: alboradapilas@yahoo.es
  55. 55. Pág. 56 Seminario 2004-2006 ALBOREAR Telf.: 95.461.75.41 / 95.462.18.92 Parroquia San Pío X (Las Letanías) 41013 SEVILLA ALPRED Telf. y Fax: 95.597.20.53 Móvil: 618.926.193 c/ Rafael Alberti, s/n (local) 41740 Lebrija SEVILLA e-mail: alpredlebrija@yahoo.es ALTERNATIVA JOVEN Telf.: 95.495.68.43 Móvil: 691.662.362 c/ Mar Mediterráneo, s/n local 5 41008 SEVILLA e-mail: alternativajoven_sevilla@yahoo.es / opinamontano@yahoo.es (e-mail de los jóvenes) AMAT Telf.: 95.474.81.49 Fax: 95.474.83.39 Móvil: 605.177.400 c/ Baleares, 1-2 41350 Villanueva del Río y Minas SEVILLA APREDAT Telf.: 95.467.32.36 Fax (papelería): 95.425.09.69 c/ Salobreña, s/n (Centro Cívico Francisca Oyonarte) 41006 SEVILLA e-mail: apredat1@terra.es Asoc. MORISCA Telf.: 95.484.78.64 Móvil: 691.435.701 Plaza de la Trinidad, s/n 41540 La Puebla de Cazalla SEVILLA e-mail: asoc_morisca@hotmail.com ASPAD Telf.: 95.467.29.00 Plaza Sánchez Mejías, 115 41007 SEVILLA e-mail: aaspad@hotmail.com AVAT Telf.: 95.594.63.90 Fax: 95.574.39.76 c/ Juan Bautista, 11 41520 El Viso del Alcor SEVILLA e-mail: avatviso@hotmail.com BROTES Telf.: 95.464.22.88 Fax: 95.463.28.80 c/ Las Leandras, s/n 41006 SEVILLA e-mail: asociacionbrotes@andaluciajunta.es / brotes17@hotmail.com web: www.asociacionbrotes.blogspot.com COLECTIVO LA CALLE Telf. y Fax: 95.490.28.25 Telf.: 95.491.51.23 c/ Bécquer, 43 Local A 41002 SEVILLA e-mail: colcalle@terra.es / colcalle@yahoo.es DESAL Telf. y Fax: 95.492.29.91 c/ Candelillas, 6 41006 SEVILLA e-mail: asociaciondesal@hotmail.com EL ALBA Telf.: 95.578.47.19 c/ Echegaray, 8 41210 Guillena SEVILLA e-mail: josejvizcaino@guillena.org EL TARAJAL Telf.: 95.484.17.90 c/ Argentina, 23 41600 El Arahal SEVILLA e-mail: tarajal@yahoo.es ELIGE LA VIDA Telf. y Fax: 95.434.20.02 Móvil: 665.721.400 c/ Manuel Arellano, 5 local 41010 SEVILLA e-mail: elige.la.vida@hotmail.com GIBALBIN Telf. y Fax: 95.597.97.28 c/ Fernando Cámara, 70 41749 El Cuervo SEVILLA e-mail: asocgibalbin@eresmas.com LA MURALLA Telf.: 95.483.81.40 Fax: 95.483.87.83 Móvil: 627.721.360 c/ General Armero, 131 41420 Fuentes de Andalucía SEVILLA e-mail: lamuralla1992@hotmail.com LA SEMILLA Telf. y Fax: 95.585.25.20 c/ Lobato, 4 41530 Morón de la Frontera SEVILLA e-mail: asoclasemilla05@hotmail.com LIMAM Telf.: 95.468.01.01 Telf. y Fax: 95.469.30.00 c/ Palencia, 6 esquina con c/ Sacramento 41014 SEVILLA e-mail: liman@arrakis.es
  56. 56. Pág. 57 Las asociaciones de drogodependencias en el actual contexto socio-económico NUEVA VIDA Telf.: 95.573.51.71 / 95.573.48.11 (Ayto.) Fax: 95.573.46.12 Móvil: 610.415.306 c/ León Felipe, 40 41230 Castilblanco de los Arroyos SEVILLA e-mail: charo.fernandez@andaluciajunta.es POR UN FUTURO DE ESPERANZA Telf. y Fax: 95.490.65.37 Móvil: 691.808.078 c/ Boquerón, 7 41015 SEVILLA e-mail: afedroga@hotmail.com POVEDA Telf.: 95.427.83.42 Fax: 95.428.20.30Telf. Comunidad Terapéutica: 95.574.63.31 c/ Montecarmelo, 10 1º A 41011 SEVILLA e-mail: asocipoveda@auna.com web: www.apoveda.com ROMPE TUS CADENAS Telf. y Fax: 95.463.97.32 c/ Virgen de Lourdes, 86 41006 SEVILLA e-mail: rompecadenas@terra.es SILDAVIA Telf.: 95.587.07.14 Fax: 95.587.32.42 c/ Utrera, s/n (junto a naves de SENPA) Apdo. de correos 40 41730 Las Cabezas de San Juan SEVILLA e-mail: asosildavia@hotmail.com SOMBRA Y LUZ Telf.: 95.590.23.04 Fax: 95.590.23.84 Móvil: 615.541.816 Avda. Cristo del Confalón, 19 A 41400 Écija SEVILLA e-mail: asociacionsl@ecija.org UNIÓN ALCALAREÑA Telf. y Fax: 95.478.05.89 Avda. de la Paz, Bq. 3 bajo comercial 41200 Alcalá del Río SEVILLA e-mail: asociacionunionalcala@hotmail.com VIDA Telf.: 95.414.05.47 / 95.419.16.89 c/ Ahumada, s/n 41410 Carmona SEVILLA e-mail: centrovida2@terra.es VOLVER A LA VIDA Telf. y Fax: 95.578.31.94 Móvil: 662.243.865 c/ La Iglesia, 18 41860 Gerena SEVILLA e-mail: volveralavida@hotmail.com / antonyseba@ gmail.com

×