Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

La situación de las personas presas en cárceles andaluzas

310 views

Published on

El papel de las asociaciones de drogodependencias y sida.
Seminario 1998

Published in: Government & Nonprofit
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

La situación de las personas presas en cárceles andaluzas

  1. 1. Federación Andaluza de DrFederación Andaluza de DrFederación Andaluza de DrFederación Andaluza de DrFederación Andaluza de Drooooogggggodependencias y Sidaodependencias y Sidaodependencias y Sidaodependencias y Sidaodependencias y Sida ENLENLENLENLENLAAAAACECECECECE La situación de las perLa situación de las perLa situación de las perLa situación de las perLa situación de las personas prsonas prsonas prsonas prsonas presasesasesasesasesas en las cáren las cáren las cáren las cáren las cárceles andaluzasceles andaluzasceles andaluzasceles andaluzasceles andaluzas..... El papel de las asociaciones deEl papel de las asociaciones deEl papel de las asociaciones deEl papel de las asociaciones deEl papel de las asociaciones de drdrdrdrdrooooogggggodependencias y sidaodependencias y sidaodependencias y sidaodependencias y sidaodependencias y sida SSSSS EEEEE MMMMM IIIII NNNNN AAAAA RRRRR IIIII OOOOO 11111 99999 99999 88888
  2. 2. La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sida SEMINARIO 1998 FEDERACIÓN ANDALUZA DE DROGODEPENDENCIAS Y SIDA ENLACE
  3. 3. Edita: Federación Andaluza de Drogodependencias y Sida ENLACE Comisión de Redacción: Aguilar Alés, Remedios Castilla Jiménez, José Fernández Ortega, Virtudes González Rodríguez, Mº José Martagón Ropero, Rosario Martínez Perza, Mª Carmen Martínez Perza, Rosa De Pando Rojo, Inmaculada Pardal Redondo, Beatriz Sánchez Fernández, José Sánchez Silva, Carolina Patrocina: Caja de Ahorros de San Fernando Portada: Estracto cartel de movilizaciones de Enlace Enero 2000 Depósito Legal Imprime Conclusiones del Seminario de Estudio 1998 de la Federación Andaluza de Drogodependencias y Sida ENLACE. Texto definitivo aprobado en la Asamblea Ordinaria de Enero de 1999
  4. 4. Índice PRESENTACIÓN............................................................................................... 5 1. REFLEXIÓN EN TORNO A LA REALIDAD DE LAS CÁRCELES 7 1.1Realidadversuslegalidad............................................................. 7 1.2BuscandoAlternativas ................................................................11 1.3 Las personas presas .................................................................. 13 1.4 Consecuencias del internamiento para el preso ........................... 15 1.5 Relación de la cárcel con el resto de la sociedad ........................ 16 1.6 La comunicación de las personas presas con el exterior.............. 21 2. DROGODEPENDENCIAS Y CÁRCELES ...........................................22 2.1 Recursos existentes ................................................................... 22 2.2 Interacción cárcel - drogodependencias ..................................... 26 2.3 Su inadecuación como centro de tratamiento de las drogodependencias ........................................................................ 27 2.4 Presencia de las drogas en la cárcel ........................................... 29 2.5 Especial problemática de los enfermos de SIDA ........................ 30 3. EL PAPEL DE LAS ASOCIACIONES DE DROGODEPENDENCIAS .......................................................................32 3.1Reflexiónsobrenuestraintervención .......................................... 32 3.2 Hacia dónde caminamos ........................................................... 38 3.3Laformación.Instrumentoesencialdeintervención .................... 42 3.4Conflictosentrepresosyfuncionarios:Posicionamiento .............. 43 ANEXO: FEDERACIONES PROVINCIALES Y ASOCIACIONES FEDERADAS A ENERO DEL 2000 .........................................................47
  5. 5. La situación de l@s pres@s en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sida Seminario 1998 Pág. 5 PRESENTACIÓN 1998 ha sido para nosotros un año de intenso trabajo en torno a las cárceles: les dedicamos el Seminario de Estudio, realizamos un Estudio sobre Cárceles y Drogodependencias en las trece prisiones andaluzas, para el que contamos con la colaboración del Defensor del Pueblo, y llevamos a cabo una campa- ña de sensibilización y denuncia, realizada en el mes de Noviembre, que culminamos con una manifestación en Madrid el día 1 de Diciembre. Sin duda, hemos contribuido, con la fuerza y entusiasmo de que dispo- nemos, a que la triste realidad penitenciaria sea algo más conocida por la sociedad, a la vez que hemos apuntado algunas iniciativas que mejorarían la situación existente, comprometiéndonos, en la medida de nuestras posibili- dades, en su ejecución, y hemos exigido cambios urgentes a los que tienen las competencias en esta materia. El documento que ahora editamos recoge las conclusiones del semina- rio de estudio basadas en la lectura de diversos documentos y en nuestra propia experiencia y reflexión, y describe el estado actual de las prisiones, la paradoja que existe entre su objetivo teórico y su función práctica, cómo sufren los drogodependientes la cárcel y, en particular, cómo la sufren los enfermos de SIDA, y el papel que las asociaciones y las federaciones debe- mos jugar en este asunto. Estamos seguros de que, tanto este documento como todo el proceso de discusión y elaboración del mismo, supondrán un impulso a nuestro tra- bajo de apoyo a los más olvidados de nuestra sociedad, los drogodependientes presos, y en consecuencia, una aportación a la lucha contra la exclusión social. Pepe Sánchez Presidente de ENLACE
  6. 6. La situación de l@s pres@s en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sida Seminario 1998 Pág. 7 1.- REFLEXIÓN EN TORNO A LA REALIDAD DE LAS CÁRCELES 1.1.- REALIDAD VERSUS LEGALIDAD La función de la cárcel desde un punto de vista teórico difiere to- talmente de la realidad que en ella nos encontramos. En teoría, la cárcel debe cumplir, entre otras, con una función de prevención general, “intentando disuadir” a la sociedad para que las per- sonas que la integramos no quebrantemos las normas establecidas. Desde la concepción social de cumplir con esta finalidad, la cárcel aparece como un instrumento útil que da solución al problema de la inseguridad ciuda- dana. Por otro lado, se justifica su existencia asignándoles funciones como la rehabilitación-resocialización del delincuente y la satisfac- ción a la víctima del delito. Sin embargo, en la práctica: -La función disuasoria no se cumple, no se alcanza el fin de la prevención general. La cárcel no supone una amenaza para las personas que nunca han delinquido, ni siquiera para los delincuentes habituales; un reflejo de ello es el constante aumento del número de presos y el alto número de reincidentes. - La prisión constituye un muro de contención donde se almacenan todos los conflictos que no se solucionan en la sociedad “libre”, dando una
  7. 7. Pág. 8 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sidaSeminario 1998 respuesta “falsa” a sus demandas, con el objeto de tranquilizarla. A corto plazo, puede producir la sensación de que resuelve el problema de la inse- guridad ciudadana, sin embargo, en realidad lo que hace es contentar a determinados grupos de poder utilizando la prisión como castigo ejemplarizante en personas concretas. - La estancia en prisión no rehabilita ni reeduca a nadie, produce el efecto contrario ya que introduce a la persona en un mundo de marginalidad, pobreza y exclusión. - Tampoco da una respuesta válida a la víctima del delito, que raras veces ve reparado el daño que se le ha causado, no contribuyendo el ingreso en prisión del autor a satisfacer los perjuicios causados a la misma. La cárcel en el fondo no resuelve nada porque no va a la raíz del problema: LAS DESIGUALDADES SOCIALES. La prisión, realmente sirve para apartar a los “asociales”, reforzan- do la identidad de los “normales” frente a los que mantienen una conduc- ta inadaptada al sistema dominante. La propia estructura del sistema carcelario, la falta de personal cua- lificado y de una programación idónea contribuyen a la agravación de los problemas, no a su solución. Así, a nivel personal, la prisión representa una solución dramáti- ca, “la muerte social”. Se produce el proceso de prisionización1 , es decir, la pérdida de identidad individual y la adquisición de la identidad de preso. 1 Concepto utilizado por Jesús Valverde en “La Cárcel y sus consecuencias» para hacer referencia al “proceso por el que se va consolidando progresivamente las consistencias comportamentales resultantes del encarcelamiento”.
  8. 8. Pág. 9 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sida Seminario 1998 La cárcel despersonaliza, aniquila a la persona, provoca un estado de ausencia permanente que anula todas las posibilidades de control so- bre su propia vida y destino. En este ambiente tan hostil no es posible la recuperación de la persona, no se puede enseñar a vivir en libertad cuan- do se priva de ella. Al preso sólo le queda someterse y defenderse conti- nuamente, reforzando su inseguridad y desconfianza (que se traduce en apatía, conformismo, violencia, agresividad,...). La vida diaria, “subterránea”, de la prisión está regulada por una serie de normas no escritas, pero de honda aplicación, tanto por parte de los presos como de los funcionarios. La institución disimula conocer este submundo paralelo pero todos -funcionarios, educadores, presos, familia- res,...- saben que de esta manera se gesta la red que corroe la supuesta “función social” de estas instituciones. Desde el punto de vista de la salud, la cárcel es un foco de transmi- sión de enfermedades infecciosas, acelerándose el deterioro en los casos de aquellas personas que padecen VIH/SIDA. Por otro lado, la existencia de drogas de muy mala calidad, incluso adulteradas, supone un riesgo añadido no sólo para la salud, sino para la propia vida de los reclusos. A nivel social, se refuerza la conciencia de los buenos frente a los malos, de la imagen social dominante que entiende el delito como una elección y la cárcel como la única solución, generando una estigmatización de la persona presa como delincuente habitual y perpetuando la imagen social de la cárcel como “un mal necesario”. Todo lo anterior trae como consecuencia la inviabilidad de la in- corporación social del preso llegado el momento de su excarcelación, que
  9. 9. Pág. 10 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sidaSeminario 1998 se ve reforzada ante la ausencia total de alternativas, entrando éste en la rueda cárcel-calle-delito-cárcel-calle-delito... Aún cuando el Estado insiste en hacernos creer que la cárcel es la única solución válida a los problemas de delincuencia, y el lugar ideal para “recuperar socialmente” a determinadas personas que han quebran- tado las normas, no debemos hacer un análisis simplista de dicha cues- tión, pues es, a todas luces, una incoherencia pensar que un medio física- mente cerrado, y psicológicamente alejado de la sociedad a la que se pre- tende incorporar, pueda socializar, y aún menos teniendo en cuenta que, en muchas ocasiones, nos encontramos con personas que nunca han esta- do integradas en la sociedad. A ello, se une el propio aparato de la Institución Penitenciaria que impide que la resocialización sea posible a la vez que limita cualquier idea que vaya destinada a la recuperación de la persona. Las actividades en la cárcel son pocas y se realizan en condiciones muy precarias, llevadas a cabo por personal ajeno a la prisión, que se ve dificultado y entorpecido en sus actuaciones e imposibilitado para la crítica. Además, la cárcel sirve para justificar el aparato represivo del Esta- do, utilizándose como instrumento de aislamiento de aquellas personas que distorsionan la “paz”, ocultando de esta forma “la conflictividad so- cial”. Al Estado le resulta más sencillo «aniquilar», retener a una perso- na que actúa al margen de la legalidad, que analizar y erradicar las causas que le han llevado a delinquir.
  10. 10. Pág. 11 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sida Seminario 1998 La prisión cumple con la función contraria a la que constitucional- mente tiene asignada, reforzando la exclusión y marginación previas que sufren la gran mayoría de las personas presas. En definitiva, la prisión sólo cumple con una función represiva y de castigo. Resumiendo: en teoría la función de la cárcel es rehabilitar/ resocializar, esta es la idea que se proyecta a la sociedad y se intenta que ésta confíe en la misma; sin embargo, en realidad, el orden y la seguridad priman frente a la reeducación, es más, podríamos decir que constituyen el motor del sistema carcelario. De hecho, el funcionamiento de este sistema está supeditado a la función represora, como demuestra la desproporción existente entre la inversión que se realiza en recursos de seguridad frente a la que se realiza en los recursos de tratamiento, así como la progresiva implantación de macrocárceles. Según datos extraídos del Estudio sobre “La situación de los drogodependientes en las cárceles andaluzas” realizado por Enlace en cola- boración con el Defensor del Pueblo Andaluz, el número de funcionarios de seguridad es de uno por cada cuatro presos, mientras que la propor- ción respecto a los funcionarios de tratamiento es de un funcionario por cada 38 presos, y de un funcionario de enfermería por cada 53 presos. En cuanto a la implantación de las macrocárceles, de las 13 prisiones existen- tes en Andalucía, 1 es macrocárcel y en la actualidad se están construyen- do 2 que reúnen estas características. 1.2.- BUSCANDO ALTERNATIVAS En cuanto a las alternativas legales, las existentes son escasas y no se aplican de manera efectiva y flexible, disfrutándolas sólo una mino-
  11. 11. Pág. 12 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sidaSeminario 1998 ría. Entre los motivos de la inaplicación de las medidas existentes podría- mos citar la insensibilidad y arbitrariedad de jueces y fiscales, así como la falta de implicación de los responsables de su ejecución. En nuestro actual sistema penal y penitenciario la pena privativa de libertad se configura como la “pena-estrella”, que ha demostrado su ineficacia y, en la práctica, no sólo se traduce en la pérdida de libertad, sino en la privación de otros derechos y libertades fundamentales. Sin embargo, aún existiendo otras sanciones penales que suponen menor res- tricción de derechos, éstas son poco utilizadas por los aplicadores del de- recho que depositan toda su confianza en la pena de prisión como la única que puede dar solución a los conflictos sociales. Por ello, es fundamental abogar por la aplicación de medidas alternativas a la prisión, exigiendo la aplicación de las existentes y creando otras nuevas, que se adapten a las actuales exigencias sociales. Asimismo, al ser el Derecho Penal un dere- cho cambiante que intenta dar respuesta a la realidad existente en un momento determinado, debemos ir realizando, paralelamente, una labor que implique la evolución de las medidas penales existentes hacia otras que supongan menor grado de privación de derechos fundamentales. Como ejemplo de la falta de aplicación de las alternativas existen- tes dirigidas a drogodependientes (cumplimiento en centro de deshabituación y salida para la realización de programas ambulatorios), en las cárceles andaluzas, no hay ningún condenado que haya podido llevar a cabo este tipo de programas a través de la posibilidad que ofrece el artº 117 Reglamento Penitenciario (R.P.). Como medidas alternativas, apuntamos algunas: mediación vícti-
  12. 12. Pág. 13 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sida Seminario 1998 ma-agresor, alejamiento del agresor, resarcimiento económico del delito, trabajo en beneficio de la comunidad, etc... En cuanto a los recursos sociales disponibles, en un plano más global, no existen alternativas reales a la prisión y en base a esta carencia se justifica por parte de los poderes públicos la no aplicación de otras me- didas distintas a la privativa de libertad. A corto plazo, y teniendo presente que las cárceles no van a des- aparecer, tendríamos que fomentar, impulsar y exigir medidas más con- cretas como las de fomento de empleo, ayudas para la contratación de ex- reclusos, programas efectivos de incorporación sociolaboral, etc... En la labor de invención de estas nuevas alternativas, no podemos seguir cayendo en el error de dar la misma solución a todos los delitos, hay que crear soluciones adaptadas a cada caso particular: comunidades terapéuticas, centros de tratamiento diferenciados para cada delito, pro- gramas externos, etc.... Y en este proceso de cambio nos tenemos que implicar todos para transformar el modelo social y superar actitudes asistencialistas y caritati- vas. 1.3.- LAS PERSONAS PRESAS Para el discurso legal, en la cárcel está quien ha cometido un delito. En realidad, dentro están aquellas personas a las que la sociedad conside- ra “molestas”. Se encarcela a los drogodependientes, enfermos mentales, analfabetos,endefinitivaseencarcelalapobreza,lamarginaciónylaexclusión. Las cárceles nacieron históricamente con otra finalidad y para otros
  13. 13. Pág. 14 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sidaSeminario 1998 “delitos”; hoy, están llenas de drogodependientes. De la misma manera que en cualquier país democrático es una vergüenza tener presos políti- cos, también supone una contradicción tener como presos a los “enfermos sociales” producto de la droga y la marginación. Y en estos momentos, entre el 80% y el 90% de los presos andaluces tienen o han tenido proble- mas de drogodependencias. Uno de los derechos que resultan vulnerados con más evidencia es el derecho a la igualdad, en su doble vertiente: derecho a la igualdad de trato y derecho a la igualdad de oportunidades. Las personas presas según el artículo 25 de la Constitución deben gozar del pleno ejercicio y disfrute de todos los derechos fundamentales consagrados en la norma suprema, éstos únicamente pueden verse limitados por el contenido del fallo conde- natorio, el alcance de la pena y la ley penitenciaria. Sin embargo, la realidad nos pone de manifiesto que la igualdad en el trato es una utopía: las personas presas con problemas de drogodependencias no acceden en igualdad de condiciones a los progra- mas y recursos específicos que aquellas otras que, con la misma problemá- tica, están en libertad. Los presos deben superar toda una carrera de obs- táculos para acceder a los mismos, existendo en algunas ocasiones proble- mas de listas de espera para inclusión en algún programa, (metadona, in- greso en comunidad,...); en otras, los problemas pueden venir por las inte- rrupciones bruscas de los tratamientos al agotarse las sustancias, etc.. Por otro lado, la desigualdad en cuanto a las oportunidades para acceder a los tratamientos y recursos es una constante, no existe igualdad en cuanto a las posibilidades de acceso a éstos, viéndose enormemente
  14. 14. Pág. 15 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sida Seminario 1998 limitada su capacidad para poder elegir entre un programa u otro, un re- curso u otro, etc..., no siendo trasladable esta situación a aquellas perso- nas con problemas de drogodependencias que están en libertad, que pue- den decidir, dentro del abanico de recursos existentes, cuál se ajusta más a sus necesidades. Estas consideraciones son igualmente predicables cuando nos refe- rimos a los presos que están enfermos, en los que la quiebra del derecho fundamental a la igualdad trae consecuencias irreversibles para su salud, su integridad y su propia vida. En otro orden de cosas, hemos de resaltar las condiciones inhuma- nas en las que se desenvuelve la vida de la persona presa, en las que el hacinamiento y la suciedad son elementos del contexto de un plan que consiste en “pasar o matar el tiempo”. 1.4.- CONSECUENCIAS DEL INTERNAMIENTO PARA EL PRESO La estancia en prisión supone para las personas presas la culmina- ción de su proceso de inadaptación social que puede concluir con la prisionización. A través de este proceso de prisionización, se interioriza progresivamente una forma de comportamiento cada vez más anormalizado para vivir en sociedad y más adecuado para sobrevivir en prisión. Es de- cir, el sistema de valores que adquieren estas personas y los medios y formas que utilizan para convivir son diferentes a los del resto de la socie- dad. La prisionización será más o menos grave dependiendo del tiempo de permanencia en prisión.
  15. 15. Pág. 16 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sidaSeminario 1998 Por otro lado, la cárcel provoca multitud de consecuencias negati- vas desde el punto de vista físico y psicosocial, muchas de ellas irreversi- bles para el preso. Entre las consecuencias físicas podemos señalar problemas en la vi- sión, en el oído, en el gusto, en el olfato, sufren agarrotamiento muscular (evidenciado por las numerosas demandas para reducir la ansiedad) e in- cluso alteraciones en la imagen personal, llegando un momento en el que la persona no reconoce como suyo su propio cuerpo. Entre las consecuencias psicociales, la persona se adapta a un medio totalmente anormalizado donde adquieren gran relevancia cuestiones que en la calle resultan insignificantes; se autoafirma en su comportamiento agresivo o de sumisión; se introduce en relaciones personales jerarquizadas; pierde la noción de la responsabilidad, ya que no controla su propia vida; sufre graves alteraciones de la afectividad provocada por su situación de desamparo; padece graves alteraciones en la sexualidad; se encuentra en un estado permanente de ansiedad y de ausencia total de expectativas de futuro. Por otro lado, el preso asimila el lenguaje propio carcelario y, por último, pierde por completo todo tipo de vinculación con el exterior. 1.5. RELACIÓN DE LA CÁRCEL CON EL RESTO DE LA SO- CIEDAD Las relaciones de la cárcel con el exterior están basadas en la prepo- tencia y la arbitrariedad por parte de la primera. A continuación, vamos a analizar cómo son las relaciones con los
  16. 16. Pág. 17 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sida Seminario 1998 familiares, los abogados, las asociaciones y otras administraciones. ’ CON LOS FAMILIARES DE LOS PRESOS Familia-preso Las relaciones que se establecen a este nivel están limitadas básica- mente a las comunicaciones que se ven muy condicionadas por la situa- ción económica de las familias, que no pueden desplazarse con la regulari- dad deseada, máxime cuando el preso está cumpliendo condena fuera de su lugar de origen, produciéndose así una desconexión e incluso ruptura de las relaciones familiares. En este sentido, tenemos que poner en tela de juicio la actual política de la Administración Penitenciaria respecto de la ubicación de los presos, y exigir el acercamiento de los que son andaluces a sus pueblos y ciudades de residencia. Por otro lado, estas comunicaciones se realizan en unas pésimas con- diciones que imposibilitan una relación natural y espontánea. Institución-familia En este punto se deja notar de nuevo la ineficacia del sistema carce- lario como medio para alcanzar la recuperación social de las personas que delinquen y la integración al medio que les excluyó. El tratamiento que ha de realizar la Institución Penitenciaria para alcanzar la resocialización y reeducación del preso debe ser integral, teniendo en cuenta todos los as- pectos de la vida de la persona. Ni los psicólogos, ni los trabajadores socia- les, ni los educadores realizan trabajo alguno destinado a la familia, que está olvidada por completo. Por otro lado, la institución proyecta en la familia la misma relación
  17. 17. Pág. 18 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sidaSeminario 1998 de desprecio y superioridad que establece con el preso, provocando un efecto desmoralizante, humillante y traumático, tanto en uno como en otra. ’ CON LOS ABOGADOS Abogado-preso Los abogados son pieza fundamental para la defensa jurídica, huma- na y sanitaria de las personas privadas de libertad. El panorama general presenta muchas deficiencias: por un lado, en el caso de los presos preven- tivos, la mayoría de los abogados de oficio sólo ven a sus clientes el mismo día del juicio, minutos antes de celebrar la vista, lo que conlleva la total indefensión del acusado; por otro lado, en el caso de los presos penados, el sistema de justicia gratuita provoca que los abogados de oficio finalicen su actuación con el dictado de la sentencia, quedando el preso que carece de medios económicos, indefenso durante su estancia en prisión. Por ello, es fundamental la creación de un servicio de asistencia y orientación peni- tenciaria en las prisiones que garantice y vele por la defensa de éstos. Un aspecto a considerar en este punto es el desconocimiento del Derecho Penitenciario por parte de muchos de estos profesionales, máxi- me cuando en los planes de estudios universitarios escasamente se recoge esta disciplina. Institución-abogado La Institución se relaciona con estos profesionales de una forma ambigua, con cierta reticencia e intentando, a la vez, situarlos “en su ban- do”; de hecho muchos de ellos terminan posicionándose más cerca de la
  18. 18. Pág. 19 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sida Seminario 1998 cárcel que del preso. Aunque generalmente son tratados correctamente, ésto dependerá, en última instancia, del alcance y sentido de su interven- ción. En general, la actuación del abogado es difícil por la propia estructu- ra cerrada de la prisión, debiendo mantener los contactos con los presos en locutorios vergonzosos, tras largos ratos de espera, imposibilitándole el acceso al expediente penitenciario en su integridad,... ’ CON LAS ASOCIACIONES A nivel teórico, las prisiones están abiertas a la colaboración de en- tidades públicas y privadas para el desarrollo de actividades, sin embargo, en la práctica, este principio hay que matizarlo, pues los programas que interesan son los puramente asistencialistas y que contribuyan a engrosar sus memorias de actividades, manteniendo una actitud hipócrita al reco- nocer pero ignorar la insuficiencia de recursos que claramente padecen. En el momento en el que la asociación se “extralimita” con el cuestionamiento de la Institución, reivindicando los derechos de los pre- sos, denunciando las deficencias existentes,... la actitud cambia, y la aso- ciación comienza a tener problemas hasta el punto de impedírsele la inter- vención directa en prisión. En general, las asociaciones que con su trabajo cuestionan el siste- ma, resultan incómodas e inoportunas para la Administración Penitencia- ria. Respecto al trato que se les presta a los miembros de estas asociacio- nes se intenta restar credibilidad y fuerza a su trabajo, cansándoles, que-
  19. 19. Pág. 20 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sidaSeminario 1998 mándoles, desubicándoles,... En el día a día, estas personas tienen que estar a merced del funcionario de turno para poder desarrollar su trabajo. ’ CON OTRAS ADMINISTRACIONES La descoordinación que existe a nivel general entre las Adminis- traciones, se acentúa en el caso de las relaciones con la Institución Peni- tenciaria. Las escasas relaciones que establece la Administración Penitencia- ria con otras Instituciones tienen un carácter puntual, y muchas veces basada en la complicidad y la connivencia (por ejemplo en los casos de muertes en prisiones que son certificadas como ocurridas en hospitales por médicos de la Red Sanitaria Pública), no existiendo una voluntad real de trabajo conjunto y coordinado. El motivo fundamental de esta situa- ción es la concepción de la cárcel como medida de castigo y del preso como un ciudadano de segunda. Los ayuntamientos podrían jugar un papel atencional muy impor- tante si asumiesen tareas que les competen en su territorio, tales como salud, cultura, formación, trabajo, etc. Como caso puntual señalamos la iniciativa del INEM que propor- ciona algunos talleres formativos, presentando éstos el problema de su inadecuación a las características generales de la población reclusa. En la mayoría de los casos, son las asociaciones las que reivindican la coordinación entre las distintas Instituciones sirviendo como nexo en las relaciones que mantienen.
  20. 20. Pág. 21 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sida Seminario 1998 1.6.- LA COMUNICACIÓN DE LAS PERSONAS PRESAS CON EL EXTERIOR El preso obtiene muy poca información del exterior, y ésta resulta limitada y censurada. Respecto a su entorno inmediato, los canales básicos de informa- ción son la familia y las asociaciones. Sobre cuestiones más generales, económicas, políticas, sociales, «so- bre lo que pasa en el mundo», el preso recurre a los canales habituales: prensa, radio y televisión, si bien éstos están limitados (prensa diaria no llega, los informativos de televisión no coinciden con las horas de patio, no llegan todos los canales de TV,...) Por otra parte, existen redes internas de información entre los pre- sos, aunque supeditadas, en la mayoría de los casos, a las drogas y condi- cionadas a la jerarquía que se establece entre ellos.
  21. 21. Pág. 22 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sidaSeminario 1998 2.- DROGODEPENDENCIAS Y CÁRCELES 2.1.- RECURSOS EXISTENTES El estudio realizado por ENLACE sobre La situación de los drogodependientes en las cárceles andaluzas nos muestra que más del 80% de los presos (unos 8.000) tienen problemas de drogodependencias y que sólo están en tratamiento 1 de cada 4. La mayoría de ellos llegan a la cárcel como consecuencia de su adicción, y la presión ambiental, desmotivación..., que encuentran allí, acentúan su problema, utilizándose la droga como forma de evasión, «para que pase más rápido el tiempo...». En los centros penitenciarios ni la cantidad ni la calidad de los re- cursos disponibles para el tratamiento de las drogodependencias se acer- can apenas a los existentes en la red pública, quedando de esta manera plasmado en el mencionado estudio. Con ello no queremos decir que los recursos públicos externos a prisión no sean mejorables, sino poner de manifiesto cómo los ciudadanos con problemas de drogodependencias que se encuentran privados de libertad no están siendo atendidos en igual- dad de condiciones que los ciudadanos libres. En cuanto a los recursos propios de las prisiones, específicos para la atención de las drogodependencias, llamémosles RECURSOS INTER-
  22. 22. Pág. 23 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sida Seminario 1998 NOS, prácticamente son inexistentes, y se limitan a la realización de al- gún grupo de terapia de forma muy aislada y a la dispensación de metadona u otros fármacos, centrándose la intervención exclusivamente en la sus- tancia. En definitiva, estos recursos son muy escasos, de mala calidad e inadecuados a las necesidades reales de las personas a las que teóricamen- te van dirigidos, alejándose mucho de lo que debería ser una interven- ción integral y continuada con la persona. En este apartado merecen especial atención los programas de man- tenimiento con metadona, en los que la sustancia es utilizada en muchas ocasiones como instrumento de control, amenaza o sometimiento por parte del funcionariado, dispensándose, en algunos casos, de forma arbitraria y, casi siempre, sin apoyo psicosocial. A estos tratamientos acceden los pre- sos con mucha más dificultad que los drogodependientes que están en libertad. Lo mismo ocurre con cualquier programa de reducción de ries- gos, como por ejemplo, el de intercambio de jeringuillas (que no existe en ninguna prisión andaluza). Continuando con los recursos internos, dentro del apartado de PERSONAL, hay que destacar lo siguiente: Por una lado, la exagerada escasez de técnicos especialistas en drogodependencias, lo que contrasta con el gran número de funcionarios de seguridad (2.348). Lo normal es que el personal dedicado al tratamien- to penitenciario en general (entendido como todas aquellas actuaciones encaminadas a la reeducación y a la reinserción social del preso) asuma, además, las tareas concernientes al problema que nos ocupa. Así, para los casi 10.000 presos que llenan las cárceles andaluzas (unos 8.000
  23. 23. Pág. 24 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sidaSeminario 1998 drogodependientes), según los datos extraídos del Estudio “La situación de las drogodependencias en las cárceles andaluzas”, de los 252 técnicos pertene- cientes al área de tratamiento, 66 asumen también lo relativo a la atención de las drogodependencias, por tanto no actúan con exclusividad. Ello quiere decir que estos funcionarios, además de atender las demandas que pre- sentan los presos con problemas de drogodependencias, tienen que hacer estudios personalizados para destinar a los presos a uno u otro departa- mento según sus peculiaridades, para clasificarlos en grado, progresarlos o regresarlos, para la concesión o no de permisos, de libertades condiciona- les; también tienen que organizar las actividades ocupacionales de la pri- sión, atender las solicitudes de informes de los Jueces de Vigilancia Peni- tenciaria, enviar información periódica y estadística a la Dirección Gene- ral de Instituciones Penitenciarias y un largo etcétera de actividades, la mayoría de ellas burocráticas. Tampoco el personal sanitario encargado de suministrar la metadona se dedica con exclusividad a la realización de dichos programas de tratamiento de drogodependencias, por lo que, prioritariamente tienen que atender todos los problemas de salud que se dan en la cárcel. Por otro lado, la mayoría del personal perteneciente a la institu- ción penitenciaria, se caracteriza por su falta de formación en drogodependencias, así como por su inadecuada actitud frente al trata- miento penitenciario, ya que, en muchos casos, inmersos en la propia di- námica de la prisión, se olvidan de las tareas que legalmente tienen enco- mendadas y se centran en cuestiones de tipo regimental, lo que se traduce a nivel práctico en una absoluta priorización de los criterios de orden, seguridad y disciplina sobre los fines de reeducación y reinserción social
  24. 24. Pág. 25 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sida Seminario 1998 que las penas de prisión tienen enconmendados por la Constitución y otras Leyes. También es importante subrayar que, tanto la inexistencia de ac- tuaciones en materia de PREVENCIÓN de drogodependencias, como la DESINFORMACIÓN en la que se encuentran las personas encarceladas acerca de los recursos existentes, son una constante en todas las prisiones. Esta precaria situación se ve agravada por la FALTA DE COOR- DINACIÓN de los recursos propios de la prisión con los recursos especí- ficos en drogodependencias procedentes del exterior, lo que repercute muy negativamente en las personas privadas de libertad. Citamos como ejemplo, la interrupción de los tratamientos de metadona al ingreso en prisión. No obstante, en la actualidad se está intentando subsanar esta deficiencia a través de los G.A.D. (Grupos de Atención al Drogodependiente), integrados tanto por profesionales de la prisión como por personas o profesionales del exterior, representantes de asociaciones o federaciones, etc. En cuanto a los RECURSOS EXTERNOS específicos en drogodependencias que intervienen en las cárceles, hay que destacar, en primer lugar, que no todos están presentes en todas las prisiones y, en segundo lugar, que los programas, objetivos, actividades y metodología de trabajo varían sustancialmente de unos casos a otros, existiendo una necesidad de coordinación de todos ellos. Entre estos cabe destacar: - C.P.D. - Asociaciones y federaciones de ENLACE - Proyecto Hombre - Confesiones religiosas
  25. 25. Pág. 26 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sidaSeminario 1998 2.2.-INTERACCIÓN CÁRCEL - DROGODEPENDENCIAS La estancia en prisión provoca en los drogodependientes múltiples efectos negativos que, en definitiva, no hacen más que agravar su difícil situación y acelerar su desestructuración personal. La vida en prisión refuerza el consumo; la persona encarcelada tiende a consumir drogas, cada vez que puede, para superar su desesperanzadora realidad y evadirse de la misma. La institución peniten- ciaria es un lugar totalmente inadecuado para llevar a cabo cualquier tra- tamiento de drogodependencias que pretenda ser eficaz y menos aún para aquellas personas que no estaban en tratamiento en el exterior y preten- den iniciarlo tras su ingreso en prisión. La droga en la cárcel acentúa las situaciones de violencia y provo- ca la creación de grupos de poder, estableciéndose relaciones de dominio entre quien tiene la droga y dicta las normas, y quien la consume y se encuentra sometido a éste. El encarcelamiento para un drogodependiente implica estar expues- to a una situación permanente de riesgo para su salud y su propia vida, marcada por las condiciones del sistema carcelario. La ilegalidad de las drogas y de su consumo dentro de la cárcel, hacen que la calidad de las sustancias a las que tiene acceso sea muy baja y que las formas de admi- nistración que se ve obligado a practicar no reúnan las condiciones higié- nicas mínimas, lo que se traduce en el aumento de las muertes por sobredosis, el contagio de enfermedades infecciosas, las reinfecciones, etc. En definitiva, en la cárcel aumentan y se aceleran los efectos negativos de las drogodependencias .
  26. 26. Pág. 27 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sida Seminario 1998 Para una persona encarcelada, el consumo de droga constituye una forma de evasión ante la situación que sufre. Se convierte en un ins- trumento para soportar la situación de vacío que provoca la cárcel y para hacer frente a la ansiedad que genera la ausencia de control sobre su pro- pia vida. Asimismo, el consumo de drogas puede ser en muchos casos una forma de adaptación al sistema carcelario y a las pautas de conducta mayoritarias. Por otro lado, al ser sustancias prohibidas, todo lo que se mueve en torno a ellas está al margen de la legalidad, constituyendo una forma de enfrentamiento al sistema carcelario y a las normas que lo rigen. La drogadicción acelera el proceso de prisionización; provoca la pérdida del poco margen de libertad y capacidad de decisión que tiene la persona sobre su propia vida, llevandole a la total destrucción de su auto- nomía. Paralelamente, el abuso del consumo de drogas hace al preso más vulnerable y manipulable, provocando, por un lado, sumisión hacia los grupos de poder que controlan el mercado de la droga dentro de la cárcel y, por otro, hacia la propia Institución, pues adormece la actitud reivindicativa y la respuesta colectiva ante la violación de sus derechos. 2.3.- SU INADECUACIÓN COMO CENTRO DE TRATAMIEN- TO DE LAS DROGODEPENDENCIAS La prisión jamás podrá ser un centro rehabilitador de drogodependientes. Exiten múltiples razones para realizar esta afirmación, pero lo cierto es que el entorno carcelario constituye un ambiente total- mente inadecuado para iniciar o continuar tratamiento. Un tratamiento
  27. 27. Pág. 28 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sidaSeminario 1998 que resulte verdaderamente eficaz para superar un problema de drogodependencias ha de ser integral y abordar las verdaderas causas del problema. En prisión esto no puede hacerse. Las intervenciones que se realizan son puntuales y parciales (metadona y algún grupo de terapia). El personal de la cárcel no está preparado para esta tarea; la mayo- ría de ellos pertenece al grupo de funcionarios de seguridad. En las prisiones, ni los recursos, ni los tratamientos, ni el personal, ni las instalaciones, ni las actuaciones preventivas pueden compararse con lo que se conoce en la calle como abordaje o tratamiento de drogodependencias. Por la propia fisonomía de la cárcel, ésta nunca podrá llegar a ser un recurso de tratamiento de drogodependencias puesto que los fines por los que nacen una y otro son totalmente opuestos. La una castiga y aparta, el otro recupera e integra. En cualquier caso, dentro de prisión se dan situaciones en las que algunas personas abandonan el consumo. Sin embargo, estos abandonos suelen ser transitorios y motivados, no por un deseo de dar un giro a su vida, sino por las dificultades del drogodependiente para acceder a la sus- tancia, el miedo a represalias, la preocupación por su propia superviven- cia, etc... De esta manera, la drogodependencia no es superada, volviendo a dominar al individuo cuando desaparecen las circunstancias que le im- pedían consumir con normalidad. En resumen, la cárcel, lejos de servir como centro de rehabilitación de personas drogodependientes, agrava todos los problemas que éstas presentaban de antemano, incluso, propi- cia los primeros contactos con las drogas en aquellas personas que nunca antes habían padecido problemas de drogodependencias.
  28. 28. Pág. 29 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sida Seminario 1998 2.4.- PRESENCIA DE LAS DROGAS EN LA CÁRCEL A estas alturas nadie puede negar que las drogas forman parte de la cotidianidad de las cárceles, incluso la propia administración peniten- ciaria ya lo va reconociendo. Sin embargo, ¿debe ir encaminada nuestra lucha a exigir que desaparezcan de esos lugares? Desde ENLACE pensamos que no. Nuestra lucha debe enfocarse en otra dirección, porque somos conscientes de que la raíz del problema de las drogodependencias no está en la sustancia, sino en el propio mode- lo social generador de desigualdades. El discurso prohibicionista no es el nuestro, sino el de los poderes públicos. Por otro lado, luchar por la desaparición de las drogas en las prisio- nes se traduciría en la práctica en un empeoramiento de las condiciones deshumanizantes y degradantes en las que viven los presos y en un au- mento de la represión, tanto hacia ellos como hacia sus familiares y otros agentes externos, a través de cacheos, controles exhaustivos, etc. Nuestros esfuerzos deben centrarse en lograr que la Administra- ción Penitenciaria reconozca la envergadura real del problema de las drogodependencias en las prisiones y admita que ningún centro peniten- ciario es el lugar idóneo para realizar tratamientos de drogodependencias. No obstante, como mínimo, las personas privadas de libertad, tienen de- recho a acceder a los mismos tratamientos que existen en la calle y a reci- birlos en igualdad de condiciones que los ciudadanos libres. Por ello, de- bemos exigir que se pongan en marcha los mecanismos y recursos necesa- rios que permitan una intervención similar a la que se realiza en la calle, incidiendo entre otros, en la puesta en marcha de programas de reduc-
  29. 29. Pág. 30 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sidaSeminario 1998 ción de riesgos (intercambio de jeringuillas, suministro controlado de he- roína, educación para la salud, etc...). Por tanto, sin olvidar que nuestro objetivo último es la desapari- ción de las cárceles, a corto plazo nuestro trabajo debe ir encaminado, por un lado, a luchar por la “desaparición” de los drogodependientes de ellas, porque éstas no constituyen un entorno adecuado para que se puedan crear condiciones tendentes a la normalización de la vida de la persona, exigiendo la aplicación de medidas alternativas a la prisión; y, por otro lado, debemos reclamar que los ciudadanos privados de libertad puedan acceder a los mismos tratamientos terapéuticos y en igualdad de condicio- nes que en la calle. Asimismo, de forma paralela, nuestra lucha debe estar centrada en la transformación social y la desaparición de las desigualdades econó- micas, sociales, culturales... que en muchos casos son la causa del proble- ma de las drogodependencias. 2. 5.- ESPECIAL PROBLEMÁTICA DE LOS ENFERMOS DE SIDA Dentro de las cárceles la incidencia del VIH/SIDA, así como de otras enfermedades infecciosas asociadas al consumo de drogas, es alar- mante. Hay muchas personas presas, cuyo estado de salud es verdadera- mente lamentable y en su internamiento no están recibiendo la atención médica adecuada, pues no son atendidos por médicos especialistas, sino por médicos generalistas dependientes de Instituciones Penitenciarias. Además, este personal sanitario de las prisiones es insuficiente, no tiene la formación específica para las patologías que nos ocupan y, a veces, tampo-
  30. 30. Pág. 31 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sida Seminario 1998 co tiene la voluntad necesaria para atender a estas personas en las condi- ciones que se merecen. Para la Administración Penitenciaria no suponen prioridades ni la vida ni la salud de los presos. El único recurso con el que cuentan estas personas son las enfermerías de las cárceles, que, desde lue- go, no son el mejor lugar para su cuidado, de modo que la atención que reciben es muy inferior, tanto en cantidad como en calidad, a la que reci- ben los ciudadanos en libertad. Por todo ello, pensamos que la cárcel no es el lugar adecuado para los enfermos, ni siquiera para los que padecen enfermedades que pueden curarse con una atención adecuada. En prisión, la mayoría de ellos em- peora y muchos mueren. Ante esto, las asociaciones debemos luchar para conseguir que se aplique sin restricciones la normativa prevista para estos casos (art. 92 del C. P. y el art. 196 del R. P.), la excarcelación de los enfermos sin necesidad de que su muerte sea inminente, es decir, que puedan salir en libertad para vivir dignamente el tiempo que les quede de vida. Asimismo, debe- mos exigir que ningún enfermo llegue a entrar en prisión y que mejoren los recursos sanitarios, igualándolos a los que existen en la comunidad (que los médicos que atiendan a los presos pertenezcan a la red sanitaria pública). También, debemos continuar la importante labor de sensibilización social ya iniciada. Tenemos que informar a la sociedad del incumplimien- to de derechos tan fundamentales de la persona como el derecho a la salud, a la dignidad y a la vida. No podemos permitir que los enfermos mueran privados de libertad.
  31. 31. Pág. 32 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sidaSeminario 1998 3.- EL PAPEL DE LAS ASOCIACIONES DE DROGODEPENDENCIAS 3.1.- REFLEXIÓN SOBRE NUESTRA INTERVENCIÓN La presencia de las asociaciones en las cárceles y el trabajo que se realiza en torno a las mismas son muy distintos y desiguales dentro de nuestra organización. Existe ahora mismo en nuestro movimiento asocia- tivo distintas experiencias que van desde actividades puntuales hasta el desarrollo de programas continuados. * OBJETIVOS QUE NOS MARCAMOS Existen en la actualidad una serie de objetivos comunes que com- parten todas las asociaciones que, de alguna manera, realizan un trabajo dentro de prisión. El objetivo fundamental que guía toda intervención es el de acortar el tiempo de permanencia en prisión de las personas con las que trabaja- mos. Teniendo en cuenta que el trabajo en relación a la Institución Peni- tenciaria se tiene que desarrollar tanto dentro como fuera de ésta, los ob- jetivos que nos marcamos los dividiremos en estos dos bloques: ’ Dentro de la prisión:
  32. 32. Pág. 33 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sida Seminario 1998 · Tener una presencia permanente. · Continuar el trabajo que se venía haciendo con la persona antes de su ingreso en prisión. · Servir de puente entre la cárcel y el exterior. · Retardar o evitar el proceso de prisionización, marcándonos objeti- vos individuales, tanto a corto como a largo plazo. · Acompañarlos en sus procesos terapéuticos y realizar un seguimien- to integral de su situación personal. · Informarles y acercarles los recursos existentes. · Informarles de sus derechos y facilitarles instrumentos para que los ejerzan. Apoyo y asesoramiento jurídico. · Servir de freno ante los abusos de la autoridad penitenciaria · Servir de punto de referencia para cuando llegue el momento de la exarcelación. ·Trabajar en el exterior con ellos su proceso de incorporación social. ’ Fuera de la prisión: · Apoyar a la familia de la persona presa. · Comunicar, informar y sensibilizar a la sociedad para conseguir que el preso sea considerado como una persona. · Denunciar las situaciones injustas y deshumanizantes que se dan dentro de la prisión.
  33. 33. Pág. 34 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sidaSeminario 1998 Puede ocurrir que, en algunos casos, por estrategia, todos los obje- tivos que nos planteamos con nuestra intervención no los hayamos in- cluido en el programa que presentamos al centro penitenciario, pero es muy importante que estos «objetivos no expresos» queden claros en nues- tras organizaciones, y no nos quedemos en la realización de actividades puntuales que corren el peligro de caer en el colaboracionismo con la institución. Se trata de contar con un programa para nuestro uso interno, que profundice, desarrolle y concrete el presentado a la prisión. Por otra parte, aunque los programas que se realicen desde las distintas asociaciones sean diferentes por las propias características de la asociación y por la cárcel concreta en la que se trabaje, es importante que la filosofía sea común, es decir, que los objetivos que nos propongamos sean compartidos por todos los que trabajemos en esta problemática. * ACTUACIONES QUE REALIZAMOS Como apuntábamos anteriormente, existe en nuestras asociacio- nes una gran diversidad en cuanto al trabajo en prisión. Aun así, la mayo- ría de las actividades que hasta ahora se están realizando van dirigidas a prestar apoyo, asistencia y orientación, sobre todo en el ámbito jurídico, terapéutico y familiar. ’ Algunas de las actividades que desarrollamos y/o en las que participamos dentro de la cárcel son: · Actividades deportivas, psicofísicas... · Intervenciones terapéuticas individuales y grupales.
  34. 34. Pág. 35 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sida Seminario 1998 · Talleres ocupacionales (manualidades, baile...) y de educación para la salud. · Seguimientos individuales. · Acompañamiento, sirviendo de puente entre la prisión y la calle. · Apoyo jurídico a su situación penitenciaria, contacto con abogados de oficio, Juzgados de Vigilancia Penitenciaria,... · Participación en el GAD en algunas prisiones. Con respecto a las actividades que se desarrollan fuera: · Intervención judicial. . Trabajo conjunto en su proceso de incorporación. · Asesoramiento una vez que sale de prisión: recursos existentes, tra- mitación de subsidios, ... . Orientación y apoyo a la familia del preso. · Campañas reivindicativas y de sensibilización. Cada una de estas actividades se realiza con una frecuencia distin- ta en función de los recursos, sobre todo humanos, con los que cuenta cada asociación, abarcando desde intervenciones puntuales hasta activi- dades con una periodicidad semanal. No olvidemos que estas actividades, puntuales o periódicas, de- ben estar enmarcadas en programas globales y no caer en «la actividad por la actividad» sin objetivos claros que guíen nuestra intervención.
  35. 35. Pág. 36 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sidaSeminario 1998 * RELACIONES QUE MANTENEMOS CON LA INSTITUCIÓN Las relaciones con la Institución Penitenciaria son complicadas y resbaladizas. Son unas relaciones desequilibradas, basadas en el monopo- lio del poder y la desconfianza mutua. Por un lado, ésta goza de mucha autoridad, pero nosotros tenemos el arma de la denuncia. Por otro, no podemos enfrentarnos totalmente a la Institución porque se nos impedi- ría la entrada y serían las personas presas las perjudicadas. Esta actitud tampoco puede llevarnos al colaboracionismo, peligro constante del tra- bajo en prisión, que sólo se puede evitar siendo muy conscientes de nues- tro objetivo último y teniendo muy claro de parte de quién estamos. Para ello, necesitamos una revisión crítica y continua de nuestro trabajo. * RESULTADO DE NUESTRO TRABAJO En general, los resultados de las intervenciones que se están desa- rrollando son positivos, a pesar de que la mayoría carece de continuidad y sistematización. Partiendo de que los resultados de nuestras intervenciones son paliativos, señalamos algunos de ellos: · Las personas con las que trabajamos, en algunos casos, se benefician en cuanto a su salud, tanto a nivel físico como psicológico. . Con nuestra presencia, ajena a la institución, se ofrece una realidad distinta a la que se presenta en el entorno penitenciario. · Se favorece su situación penitenciaria: se les mantiene informados, se agilizan cuestiones como la tramitación y concesión de permisos, clasi- ficaciones,...
  36. 36. Pág. 37 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sida Seminario 1998 · La Institución trata de forma distinta al preso que se ve respaldado por una asociación, teniendo más cautela en violar sus derechos. · Se sirve de nexo entre la persona y el exterior. · Se evita la entrada en prisión de algunas personas y se logra la pronta excarcelación de otros. . Se facilita su salida. · Se favorece la continuidad del trabajo con estas personas una vez que salen de la cárcel. Pese a todos estos resultados, que son muy positivos, es necesario que nos hagamos una autocrítica, ya que por la complejidad del proble- ma, no podemos conformarnos con resultados parciales. La intervención que hagamos tiene que ser integral, incidiendo en todos los aspectos de la vida de la persona. Hay veces que nos hemos centrado únicamente en aspectos terapéuticos y nos hemos olvidado de la situación penitenciaria de la persona. Por otra parte, ésta última, tampoco se ha trabajado siempre en la medida en que se debería haber hecho, por falta de formación, de coordinación, etc. Otro aspecto que nos limita en nuestro trabajo es el miedo al fracaso, a que la asociación o federación queden en mal lugar porque la persona no responda. A veces nos quedamos cortos, tanto en el grado de implicación, como en los distintos niveles de intervención. *...SI LA ASOCIACIÓN NO ENTRA EN LA CÁRCEL En muchas ocasiones nos encontramos con que ingresan en pri- sión a personas con las que trabajamos y nuestra asociación no interviene en el interior con un programa configurado. Cuando se nos presentan
  37. 37. Pág. 38 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sidaSeminario 1998 estos casos, los miembros de la asociación se ponen en contacto con otras asociaciones o colectivos que entran, con los profesionales de prisión, ... Por otro lado, también se realizan visitas puntuales a través de la familia, abogados colaboradores, psicólogos u otros miembros de la asociación. En algunos casos, la única forma de comunicarnos con el preso es a través del correo. En definitiva, se trata de no perder el contacto con él. A su vez, se realizan gestiones de todo tipo: derivaciones a otros recursos, trabajo en los Juzgados, peticiones de indultos, de tercer grado, emisión de informes, recogida de firmas, etc. Por otra parte, se apoya a la familia, trabajando en muchos casos el apoyo psicológico, se le informa y orienta sobre los recursos existentes, en algunas cuestiones legales como el contacto con el abogado de oficio, acom- pañamientos a juicios, etc. Muchas de las personas de nuestras asociaciones están o van a ingresar en prisión y nuestra intervención no debe limitarse al trabajo con las mismas cuando están en libertad. Si pretendemos realizar una inter- vención integral no debemos obviar esta realidad y plantearnos seriamen- te esta otra vertiente del abordaje en drogodependencias. 3.2.- HACIA DÓNDE CAMINAMOS... Mientras sigan existiendo las cárceles, nuestro movimiento asocia- tivo tiene que estar presente en las mismas apoyando al preso, pero te- niendo muy claro cuál tiene que ser nuestro papel, es decir, NO tenemos que convertirnos en APÉNDICES de la Administración Penitenciaria ni en PARTÍCIPES del sistema penitenciario. La cárcel es el peor marco de intervención, pero hay que estar en ellas porque es donde están las perso-
  38. 38. Pág. 39 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sida Seminario 1998 nas con las que trabajamos. Un objetivo a corto plazo sería su pronta excarcelación pero sin perder de vista nuestro objetivo último, la desapa- rición de las cárceles y la búsqueda de otras alternativas diferentes a la prisión. * OBJETIVOS QUE DEBEMOS MARCARNOS - Transformar las prisiones haciendo que se cumpla la legislación vi- gente. - Buscar alternativas nuevas a la pena privativa de libertad. - Disminuir el tiempo de permanencia en prisión para retardar el pro- ceso de prisionización, reducir y evitar sus efectos, fomentando la apli- cación de las medidas alternativas existentes en la legislación vigente, forzándola hasta el extremo (régimen abierto, indulto particular, cum- plimiento en centro, adelantamiento de la libertad condicional...). - Procurar que la estancia en prisión sea lo menos perjudicial posible. - Servir de enlace entre la persona interna y el exterior. - Informar y acercar a la persona presa todos los recursos existentes. - Asesorarle sobre su situación penal y penitenciaria. Acompañarles en sus procesos judiciales. - Apoyar y atender sus demandas, recoger y trabajar los objetivos que se plantean. - Motivarles para que participen en los programas que desarrollamos. - Exigir la presencia de servicios de asesoramiento penitenciario en las cárceles.
  39. 39. Pág. 40 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sidaSeminario 1998 - Exigir a los profesionales correspondientes que cumplan con su tra- bajo; fomentar la implicación del equipo de tratamiento. - Luchar por el cumplimiento de los derechos de los presos. Para ello, muchas veces tendremos que utilizar las denuncias particulares o in- dividuales, siendo consciente el preso de las repercusiones de su de- nuncia y no crearle falsas expectativas, y otras veces, la denuncia co- lectiva, utilizando la estructura de Enlace. - Buscar nuevas alternativas a la prisión. - Crear conciencia social. Dar a conocer a la sociedad, a nuestra comu- nidad, cuál es la verdadera realidad de las prisiones. - Coordinarnos e intercambiar experiencias con otros colectivos. No quedarnos aislados. - Apoyar plataformas y asociaciones de presos para que se organicen y reivindiquen sus derechos. * RECURSOS NECESARIOS Humanos: Los fundamentales pueden ser: el entorno inmediato -fami- lia, amigos, vecindario,...-, nuestras asociaciones y la comunidad. Es necesario contar tanto con profesionales como con no profesionales. Materiales: Económicos. Son muy necesarios, especialmente para desplazamientos, ya que la cárcel está muy alejada de cualquier recurso y centro urba- no. También son imprescindibles si queremos poner en marcha un programa «continuado» en prisión.
  40. 40. Pág. 41 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sida Seminario 1998 Infraestructura. Necesidad de espacios adecuados para la realización de nuestras actividades, tanto dentro de prisión como fuera. Recursos propios de la cárcel: Debemos usar los recursos de la prisión, tanto humanos como materiales, e intentar que mejoren. * ACTIVIDADES A REALIZAR Las actividades que realicemos tienen que tener un carácter conti- nuado y sería necesario contar con un programa marco que englobe unas líneas de actuación comunes a todos nosotros. Es muy importante que estemos coordinados tanto a nivel de Fe- deración Andaluza como a nivel provincial. Los programas para interve- nir en prisión se deben organizar a nivel provincial y llevar una misma dirección, para rentabilizar nuestro trabajo; por ello es esencial unificar criterios a nivel autonómico de manera que nuestros programas tengan unos objetivos comunes. Las actividades concretas a realizar en nuestras intervenciones se- rían muy diversas, trabajando todos los ámbitos necesarios para dismi- nuir o evitar la prisionización, es decir, realizando una intervención inte- gral que incida en todos los aspectos de la vida de los presos. Citamos como ejemplo algunas actividades a realizar: * DENTRO de la prisión: Seguimientos, asesoramiento jurídico-peni- tenciario, apoyo a la familia y contactos con la comunidad, contactos y derivaciones a otros recursos, formación en todos los sentidos (orien- tación a la salida, formación ocupacional, habilidades sociales, ...), acti- vidades deportivas, culturales, terapéuticas...
  41. 41. Pág. 42 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sidaSeminario 1998 * FUERA de la prisión: Hay que ir hacia cambios más globales. Por eso las actividades que realicemos deben estar encaminadas a la «contrainformación», sensibilización social, denuncia y reivindicacio- nes de cambio: charlas, conferencias, intervención en medios de co- municación, movilizaciones... También nuestro trabajo debe estar dirigido a participar en otros foros e intercambiar experiencias con otras organizaciones. Asimismo, la realidad nos plantea la necesidad de implicar a otras administraciones: Gobierno Central, Junta de Andalucía, Ayuntamien- tos, Diputaciones, INEM... 3.3.- LA FORMACIÓN. INSTRUMENTO ESENCIAL DE INTER- VENCIÓN No se puede trabajar en las cárceles sin formación específica pre- via. La prisión es un lugar muy conflictivo, nuestra intervención allí es muy delicada y estamos trabajando con personas con muchas carencias por lo que no podemos presentarnos ante el preso inseguros, descono- ciendo el medio y cayendo en improvisaciones. Debemos contar con una formación mínima: En el campo jurídico, legal, penitenciario, en la práctica del funcio- namiento de las prisiones, del trato con los presos,... Nuestra formación servirá para generar en el preso seguridad y confianza. Esta formación se tiene que plantear a 3 niveles: personal, de aso- ciación y, por último, a nivel de federación.
  42. 42. Pág. 43 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sida Seminario 1998 La necesidad de formación no debe llevarnos al extremo de consi- derar que sólo deben participar en nuestros programas los profesionales. Por otro lado, es imprescindible tener una experiencia mínima en el movimiento asociativo, así como un conocimiento del trabajo global que realiza la asociación. Finalmente, es muy importante tener un programa bien defini- do, con unos objetivos muy claros. Tenemos que saber qué queremos hacer y cómo lo vamos a hacer, estableciendo, a nivel provincial, una coordinación continuada, y a nivel andaluz unas líneas comunes que nos sirvan de marco de referencia en la realización de nuestro trabajo. 3.4.- CONFLICTOS ENTRE PRESOS Y FUNCIONARIOS: POSI- CIONAMIENTO La propia dinámica de la cárcel provoca muchas situaciones de injusticia para la persona presa: conflictos con los funcionarios, malos tra- tos, humillaciones, desatenciones de todo tipo... Por ello, en muchas oca- siones vamos a enfrentarnos con casos de vulneración de los Derechos Humanos. Y nos debemos preguntar ¿qué hacer ante casos de denuncias? ¿qué hacer con nuestras observaciones? Es muy difícil tomar una decisión para actuar de forma correcta ante este tipo de conflictos. Antes de dejarnos llevar por nuestros impul- sos y cometer «alguna tontería» que pueda traer consecuencias para el preso y para nuestra entrada en prisión, debemos pararnos a pensar y analizar con detenimiento el asunto. En primer lugar, hay que dejar muy claro, tanto al preso como a su familia, las consecuencias negativas que, dentro de prisión, conlleva el mero hecho de denunciar.
  43. 43. Pág. 44 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sidaSeminario 1998 En este tipo de situaciones, podemos distinguir entre: A) Las que son de tipo general, es decir, aquellas que afectan a todos los presos o a gran parte de ellos. Estaríamos ante casos de DENUNCIA SOCIAL. B) Las de tipo concreto o aquellas que afectan a una o varias personas presas. Estaríamos ante casos de DENUNCIAS PARTICULARES O CONCRETAS. Ante cada tipo de situación, podemos actuar de una forma dife- rente; aquí se dan algunas pistas a seguir cuando nos encontremos con alguna de ellas: * DENUNCIA SOCIAL: En este tema las Federaciones tienen que jugar un papel fundamental. ENLACE tiene que seguir en la línea de las movilizaciones reivindicativas, de campañas de sensibilización y denuncia de las situaciones injustas y del sinsentido de las prisiones. Tenemos que seguir informando a la sociedad de la realidad de las prisiones. * DENUNCIAS PARTICULARES O CONCRETAS: - En primer lugar, la persona tiene que sentirse apoyada y, aunque dependiendo de cada situación nuestra actuación será diferente. - Debemos tener presente que el preso puede verse perjudicado por lo que tenemos que informarle de las consecuencias que puede ocasio- narle el hecho de denunciar y las represalias que la prisión puede to- mar, sin crearle falsas expectativas: inclusión en el Fichero Interno de Especial Seguimiento (FIES), regresión de grado, denegación sistemá-
  44. 44. Pág. 45 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sida Seminario 1998 tica y arbitraria de permisos de salidas,... - Es muy importante conocer bien qué ha pasado, recoger toda la in- formación posible y saber qué consecuencias nos puede traer interve- nir en el asunto para la realización de nuestros programas, tenemos que asumir la responsabilidad de que se representa a una asociación o federación. - En el caso de las denuncias, es preferible utilizar la estructura de Enlace y en determinados casos la de organizaciaciones que tienen esta función - Derechos Humanos, Annistía Internacional,...-. En resumen, nuestras observaciones, dependiendo de cada caso, podemos canalizarlas de dos maneras: * a través de la denuncia social desde ENLACE * a través de la denuncia individual desde otras organizaciones exclusivamente de denuncias, a las que por esta razón no se les permite su entrada en prisión. Cuando estemos ante este tipo de situaciones en una prisión, de- bemos enviar información a la Federación de la forma más detallada posi- ble, con datos, explicaciones, aclaraciones..., y así centralizar todas las si- tuaciones injustas en Enlace. Para evitar la desatención de los presos ante la injusticias cometi- das por la Administración Penitenciaria y los funcionarios, debemos rei- vindicar:
  45. 45. Pág. 46 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sidaSeminario 1998 * Que se creen Servicios de Orientación y Asistencia Jurídica en las cárceles * Que los Jueces de Vigilancia Penitenciaria y los Fiscales de Vigilan- cia Penitenciaria cumplan sus funciones y se aumente su número (hoy día están colapsados). * Que se produzca una unificación de criterios de todos los Juzgados de Vigilancia Penitenciaria así como de los Fiscales de Vigilancia Peni- tenciaria.
  46. 46. La situación de l@s pres@s en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sida Seminario 1998 Pág. 47 ANEXO: FEDERACIONES PROVINCIALES Y ASOCIACIONES FEDERADAS A ENERO DEL 2000
  47. 47. La situación de l@s pres@s en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sida Seminario 1998 Pág. 49 REDEIN C/. Iglesia, 2 11368 Estación de San Roque (CÁDIZ) Tfno. y Fax: 956 61 22 48 MADINAT C/. Lorenzo Ferreira, 16 14006 Córdoba (CÓRDOBA) Tfno: 957 27 52 18 FADYS C/. Varela, 20 bajo 18009 Granada (GRANADA) Tfno: 958 21 02 00 FOAD C/. Hnos. Maristas, blq. H bajos 21006 Huelva (HUELVA) Tlfno. 959 23 22 57 Fax 959 23 00 69 JAÉN UNIDOS C/. Tetuan, 8 bajo 23700 Linares (JAEN) Tfno: 953 65 63 24 FEMAD C/. Empecinado, 2 Bl. 1 29013 Málaga (MÁLAGA) Tfno. y Fax: 952 25 30 03 LIBERACIÓN C/. José Bermejo, 3 (Local Social) 41009 Sevilla (SEVILLA) Tfno: 954 95 88 08 Fax: 954 95 71 93 FEDERACIONES PROVINCIALES
  48. 48. ACAT Avda. Virden del Carmen, 79 11202-ALGECIRAS (Cádiz) Tfno: 956-65.31.08 A.F.A.A.T. Avda. de la Música s/n 11130-CHICLANA (Cádiz) Tfno: 956.53.00.17 A.L.A.T. c/. Pio Baroja, 10 11520-ROTA (Cádiz) Tfno. y Fax 956.81.43.11 A.N.D.A.D. Avda. de las Americas, 27 (Bda. El Tejar) 11500-PTO. DE STª MARIA (Cádiz) Tfno: 956-85.19.56 ANYDES C/. Dionisio Pérez, 3 11500-PTO. DE STA. MARIA (Cádiz) Tfno: 956-87.47.48 ALMERÍA CÁDIZ A.P.A.T. c/. San Alejandro, s/n (P. Local) 11.510-PUERTO REAL (Cádiz) Tfno: 956-83.41.01 ÁREA DROGADICCION CARITAS C/.San Alejandro, 2 11.510 -PUERTO REAL (Cádiz) Tfno: 956.47.27.74 ASOC. BUCEITE c/. Sol, 37 - A (Pquia) 11.320-SAN PABLO DE BUCEITE (Cádiz) C.A.L. DESPIERTA Prolongación c/ Xaguen 11300-LA LINEA (Cádiz) Tfno: 956.17.71.71 CAMAR c/. La Palma, 63 11.510-PUERTO REAL (Cádiz) Tfno: 956-47.27.74. CAMINA Pza. de Andalucía, 12 (Pquia) 11.350-CASTELLAR (Cádiz) Tfno: 956-69.30.30 COMETA c/. Vicario, 16 11401-JEREZ DE LA FRA. (Cádiz) Tfno: 956-32.13.00 CONTIGO c/. Real, 30 (Salones de la Pquia) 11.600-UBRIQUE (Cádiz) Tfno: 956-46.02.88 ASOC. VIDA (C. Servicios Socia- les) c/. Rambla de las Cruces, 91 04770-ADRA (Almería) Tfno: 950-40.25.01 AZAHAR CONTRA LA DROGA c/. Estación. 23 04.600-HUERCAL-OVERA (Almería) Tfno: 950-47.09.23
  49. 49. Pág. 51 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sida Seminario 1998 COORD. ABRIL c/. Iglesia, s/n 11368-EST. SAN ROQUE (Cádiz) Tlfno. y Fax 956.61.22.48 COORD. AGOSTO Pza. Sta. María, s/n 11.380-TARIFA (Cádiz) Tfno: 956.68.15.70 COORD. ALTERNATIVAS c/. Iglesias, s/n 11368-EST.DE SAN ROQUE (Cádiz) Tfno: 956.61.22.48 COORD. BARRIO VIVO c/. San Antonio Edif. La Escuela 11201-ALGECIRAS (Cádiz) Tfno: 956.63.35.82 COORD. BEN-HARAS c/. Herreria, s/n 11370-LOS BARRIOS (Cádiz) Tfno: 956-62.27.77 COORD. NUEVA LUZ c/. García Gutierrez, 1 3º 11130-CHICLANA (Cádiz) Tfno: 956-53.54.67 COORD. RENACER c/. Vicario, 16 1ª Plta. 11401-Jerez de la Fra. (Cádiz) Tfno: 956-33.56.86 FONTANAR c/ Olivo s/n 11640-BORNOS (Cádiz) Tfno: 956-72.80.25 G.R. LA MURALLA c/. Villa de Rota, 2 11500-PTO. DE STA. MARIA (Cádiz) GRUPO VIDA c/. Rosario, 41,1º A 11100-SAN FERNANDO (Cádiz) Tfno: 956-88.82.98 HOZGARGANTA Llano de la Victoria (Pquia) 11330-JIMENA DE LA FRA. (Cádiz) INYPROS c/. Pintor Zuloaga, 6 Bjo. Dch. 11010-CADIZ (Cádiz) Tfno: 956-26.43.52 LA COMUNIDAD c/. Crucero Baleares s/n 11160-BARBATE (Cádiz) Tfno: 956-43.30.56 NUEVO DIA c/. Canalejas, Excmo. Ayto. 11.680-ALGODONALES (Cádiz) Tfno: 956-53.74.20 PROSALUD c/. Vicario, 16 11.401-JEREZ DE LA FRA. (Cádiz) SILOE Bda. San Telmo, Bq 29 L.S. 11.407-JEREZ (Cádiz) Tfno: 956.14.14.04 TESORILLO c/. Larga, 37 (Pquia) 11.340-S. M. DEL TESORILLO (Cádiz)
  50. 50. Pág. 52 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sidaSeminario 1998 A.S.A.D. Avda. de la Estación, 54 2º- 2 D 14500-PUENTE GENIL (Córdoba) Tfno: 957.60.60.00 AMIGO DEL HOMBRE c/ Sol, 16 14200-PEÑARROYA- PUEBLONUEVO (Córdoba) Tfno: 957.56.29.83 Fax: 56.25.52 APERFOSA Pza. de Lahore, 1 14002-CÓRDOBA (Córdoba) Tfno: 957.43.07.02 Fax 26.11.72 ARCO IRIS c/. Torre de San Nicolas, 6 Bjo. 14080-CORDOBA (Córdoba) Tfno: 957.47.68.47 Fax 47.62.22 ARIADNA c/. Músico Fco. Salinas, L. 9 (Bda. Las Moreras) 14003-CORDOBA (Córdoba) Tlfno: 957.40.50.88 ASTOVAP Avda. de Cardeña, s/n 14440-VILLANUEVA DE CORDOBA (Córdoba) Tfno: 957-15.94.07 DOLMEN c/. Carlota, s/n 14.730-POSADAS (Córdoba) EL BUEN SAMARITANO c/. Hnas. Moreno Pozuelo, 5 Bajo 14400-POZOBLANCO (Córdoba) Tfno: 957.13.12.25 Fax: 13.02.31 GUADALQUIVIR Pza. de Andalucía , 1 14700-PALMA DEL RIO (Córdoba) Tfno. 957.64.49.57 QUIERO VIVIR Pta. García Lórca, 16 14650-BUJALANCE (Córdoba) Tfno: 957.17.00.80 AD-HOC c/. Cruz Verde, 17 (H. de Santiago) 18.800-BAZA (Granada) Tfno: 958-70.12.67 ALHAMA POR LA VIDA c/ Magistrado Fco. Morales Edf. Polivalente 18.120-ALHAMA (Granada) Tfno: 958.35.06.16 APAT «ANTIGUA SEXI» Arcos de Ingenio, 11 18.690-ALMUÑECAR (Granada) Tfno: 958.63.44.03 APREX Sacristía de S. Ildefonso, s/n 18.010-GRANADA (Granada) Tfno: 958.20.61.53 CÓRDOBA GRANADA
  51. 51. Pág. 53 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sida Seminario 1998 ASOC. MOTRILEÑA Barranco de la Higuera, 11 18600-MOTRIL (Granada) Tfno: 958.82.42.99 AVALON c/. Varela, 20 18009-GRANADA (Granada) Tfno: 958.21.02.00 FLOR ENTRE ESPINAS Carrera de San Agustin, 16 -3º 18300-LOJA (Granada) Tfno: 958.32.40.14 HOGAR LOS 20 Ctra. Jaén 78- Ed. Sacromonte A-1º 18013-GRANADA (Granada) Tfno: 958-15.07.83 NUEVA ILUSION c/. Cañaveral s/n (Antiguas instala- ciones Canal 7 T.V.) 18500-GUADIX (Granada) Tfno: 958-66.03.13 HUELVA AMANECER c/. D. Bosco nº 11 21002-HUELVA (Huelva) Tfno: 959.24.35.47 APRET c/. Alcantarilla, 6 21730-ALMONTE (Huelva) Tfno: 959-40.75.75 ASOC. OLETENSE GIBRALEÓN c/. Camino Isla, s/n 21500-GIBRALEÓN (Huelva) Tfno. Ayto: 959-30.20.11 ASPREATO c/. Santa Clara, 3 21400-AYAMONTE (Huelva) Tfno: 959-47.06.57 C.E.T.A.F. - ESTUARIO c/. Jesús de Nazareno, 6, 1ª izqda 21002-HUELVA (Huelva) Tfno: 959-25.10.02 DULCE DESPERTAR c/. San Bartolomé, 5 21720-ROCIANA DEL CONDADO (Huelva) Fax Ayto. 959-41.60.29 EN CAMINO C/. Felix Osorno, 4 21890-MANZANILLA (Huelva) Tfno: 959-41.51.18 ESPERANZA Avda. 28 de Febrero, 165 21710-BOLLULLOS DEL CONDA- DO (Huelva) Tfno: 959-41.03.00 LIBERTAD Avda 28 de Febrero, 165 21710-BOLLULLOS DEL CONDA- DO (Huelva) RESURRECCION Urb. 20 de Mayo Bl. 7 P 4 Bjo. 21.100-PUNTA UMBRIA (Huelva) Tfno: 959-31.56.78 Fax 31.19.50
  52. 52. Pág. 54 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sidaSeminario 1998 TÚ MISMO c/. San Agustin, s/n 21.410-ISLA CRISTINA (Huelva) Tfno: 959-33.21.89 ACP c/. Betsaida, L. 29 29006-MALAGA (Málaga) Tfno: 952-34.52.01 AID c/.Andalucía, 9 Bajo bis. 29009-MALAGA (Málaga) Tfno: 952-60.24.50 y Fax 30.05.00 ALTERNATIVA 2 c/. Palangre, 8 29.640-FUENGIROLA (Málaga) Tfno: 952-46.37.17 APRENDIENDO A VIVIR Pza. de la Hoya, 10 29.770-TORROX (Málaga) ARPOM c/.Fauno, 2 ( Bda. la Corta ) 29.010-MALAGA (Málaga) Tfno: 952-30.16.68 Asoc. Benef. CAMINO Urb. La Patera. Edif. España. C/. Juanar s/n 29.600-MARBELLA (Málaga) Tfno: 952-82.71.93 CAMINO PARA RENACER c/. Jose Mª Peman, Local 4 29.100-COIN (Málaga) Tfno: 952-45.33.65 HORIZONTE c/. Galveston, 5 29600-MARBELLA (Málaga) Tfno: 952-77.53.53 JAÉN MÁLAGA AFAD c/. Ronda Alcalde García Segovia, L. Comercial 12 y 13 23009-JAEN (Jaén) Tfno: 953-27.41.16 ALIS c/. Tetuán, 8 bajo 23700-LINARES (Jaén) Tfno: 953-65.63.24 ANDÚJAR CONTRA LA DROGA Avda. de América s/n (Centro Social) 23740-ANDUJAR (Jaén) Tfno: 953-51.09.32 BAILÉN LIBRE c/. Juan Salcedo Guillén, 14 23.710-BAILEN (Jaén) Tfno: 953-67.36.94 LUZ ALBORADA c/. Almodovar, 1 23.560-HUELMA (Jaén) POR LA VIDA c/ Huerta Alta, 12 (Centro Social) 23.320-TORREPEROJIL (Jaén) Tfno:953-77.83.44
  53. 53. Pág. 55 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sida Seminario 1998 JOMAD c/. Altozano,1 y 2 29013-MALAGA (Málaga) Tfno: 952.65.02.91 C.T. 11.06.27 NUEVO CAMINAR c/ Carrera, 82 29.300-ARCHIDONA (Málaga) PADRES CONTRA LA DROGA Pza. de la Libertad, L-19 29.670 SAN PEDRO DE ALCÁNTARA (Málaga) SÍ A LA VIDA Avda. Málaga, 24, 2º decha 29.313 VVA DEL TRABUCO (Málaga) Tfno: 952-75.20.24 AFACES c/. Virgen del Patrocinio, 2 41.010-SEVILLA Tfno: 954-34.74.10 Fax 434.74.11 AFAT c/. Pilar Salas, 1 41100-CORIA DEL RIO (Sevilla) Tfno: 954-77.35.02 // 421.14.63 ALBORADA c/. Mantillo, 12 41.840-PILAS (Sevilla) Tfno: 954-75.04.64 ALBOREAR Pquía. San Pio X (Las Letanias) 41.013-SEVILLA (Sevilla) Tfno: 954-61.75.41 ALPRED c/. San Francisco, 1 41.740-LEBRIJA (Sevilla) Tfno: 955-97.20.53 ALTERNATIVA JOVEN Centro Cívico «Entreparques» c/. Corral de los Olmos, s/n. 1ªPlta. 3 41.008-SEVILLA (Sevilla) Tfno: 497.50.01 Ext.24 AMAT c/. Baleares, 1 41.350-VVA DEL RIO Y MINAS (Sev.) Tfno: 954-74.81.49 APREDAT c/. Salobreña, s/n Centro Cívico «Francisca Oyonarte» 41.006-SEVILLA (Sevilla) Tfno: 467.32.36 SEVILLA ACAT Ctra. Bética, Pab. S.J. Bosco 41300-SAN JOSÉ DE LA RINCONA- DA (Sevilla) Tfno: 954 -79.08.96 ACATIM c/. Venancio, 3 41140-VILLAFRANCO DEL GUA- DALQUIVIR (Sevilla) Tfno: 954-77.70.20 ADROCAN c/. Convento Bajo, 15 41320-CANTILLANA (Sevilla) Tfno: 955-73.11.08 Fax 573.04.56
  54. 54. Pág. 56 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sidaSeminario 1998 Asoc. MORISCA Pza. de la Trinidad s/n 41.540-LA PUEBLA DE CAZALLA (Sevilla) Tfno: 954-84.78.64 ASPAD Pza. Sánchez Mejías, 115 41.007-SEVILLA (Sevilla) Tfno: 954-67.29.00 AVAT c/ Juan Bautista, 11 41.520-EL VISO DEL ALCOR (Sevilla) Tfno: 955-94.63.90 BROTES Pza. Juan XXIII. Pqui. Ntra. Sra. Anunciación 41.006-SEVILLA (Sevilla) Tno: 954-63.74.96 Fax 463.20.80 COLECTIVO LA CALLE c/. Bécquer, 43 A Local 41.002-SEVILLA (Sevilla) Tfno: 954-90.28.25 DESAL c/. Candelillas, 6 41.006-SEVILLA (Sevilla) Tfno: 954-92.29.91 EL TARAJAL c/. Veracruz, 4 (L.Caritas) 41.600-ARAHAL (Sevilla) Tfno: 584.05.18. EL ALBA c/. Echegaray, 8 41.210-GUILLENA (Sevilla) Tfno: 955-78.47.19 ELIGE LA VIDA c/. Manuel Arellano, 16 41.010-SEVILLA Tfno: 954-34.20.02 ES EL CAMINO c/ Maestro Rodrigo, 39 41.804-OLIVARES (Sevilla) Tfno: 955-71.91.44 Fax 411.02.03 GIBALBIN Avda de Jerez, 62 41.749-EL CUERVO (Sevilla) Tfno: 955-97.93.00 LA SEMILLA C/. Lobato, 4º 41.530-MORÓN DE LA FRA. (Sev.) Tfno: 955-85.25.20 Fax 585.00.25 La Molineta 595.70.06 LA MURALLA C/. San Sebastián, 11 41.420-FUENTES DE ANDALUCIA (Sevilla) Tfno: 954-83.81.40 LIMAM c/. Laguna, 40 41.014-SEVILLA (Sevilla) Tfno: 954-69.30.00 // 954-68.01.01 Fax 469.30.00
  55. 55. Pág. 57 La situación de las personas presas en las cárceles andaluzas El papel de las asociaciones de drogodependencias y sida Seminario 1998 NUEVA VIDA c/.Miguel Hernández, 40 41.230 -CASTILBLANCO (Sevilla) NUEVO FUTURO c/. Boquerón, 23 41.015-SEVILLA Tfno: 954-90.65.37 Fax 490.30.87 POVEDA c/. Montecarmelo, 10 1º A 41.011-SEVILLA Tfno: 954-28.20.30 // 954-27.83.42 ROMPE TUS CADENAS c/. Virgen de Lourdes, 69 41.006-SEVILLA (Sevilla) Tfno: 954-63.97.32 SILDAVIA c/. Utrera s/n 41.730-LAS CABEZAS (Sevilla) Tfno: 955-87.07.14 SOMBRA Y LUZ c/. Cristo del Confalon, 19 Local 41.400-ECIJA (Sevilla) Tfno: 955-90.23.04 Fax 590.23.84 VIDA c/. Ramón y Cajal, 13 41.410-CARMONA (Sevilla) Tfno: 954-14.05.47 VOLVER A LA VIDA c/.García de Leaniz, s/n 41.860-GERENA (Sevilla)

×