Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Prevención del crimen en el transporte público en El Salvador

329 views

Published on

En El Salvador, de acuerdo con los reportes del
Viceministerio de Transporte (VMT), alrededor del 80%
de los ciudadanos hacen uso del transporte público, un
entorno en el cual el problema delincuencial es grave.
Según los informes del Instituto de Medicina Legal (IML),
el 3.3% del total de homicidios sucedidos entre 2008
y 2013 ocurrió “dentro de un vehículo del transporte
público”. El 20.6% de todos los robos y hurtos se producen
dentro de autobuses y un 7.5% adicional son perpetrados
en las paradas de autobuses; además, el 41.1% de todos
los delitos en los que se utiliza un arma, se comete en las
paradas de autobuses (ANEP, 2015)2
. De acuerdo con un
estudio realizado por el Instituto Universitario de Opinión
Pública (2013)3
, en el transporte público es donde los
salvadoreños se sienten más inseguros, ya que el 68%
de los entrevistados afirmó sentirse “algo” o “totalmente
inseguro” en ese entorno, mientras que un 42% se siente
inseguro en otros entornos.

Published in: Economy & Finance
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Prevención del crimen en el transporte público en El Salvador

  1. 1. Posición institucional No. 01, Octubre de 2015 PREVENCIÓN DEL CRIMEN EN EL TRANSPORTE PÚBLICO EN EL SALVADOR1 En El Salvador, de acuerdo con los reportes del Viceministerio de Transporte (VMT), alrededor del 80% de los ciudadanos hacen uso del transporte público, un entorno en el cual el problema delincuencial es grave. Según los informes del Instituto de Medicina Legal (IML), el 3.3% del total de homicidios sucedidos entre 2008 y 2013 ocurrió “dentro de un vehículo del transporte público”. El 20.6% de todos los robos y hurtos se producen dentro de autobuses y un 7.5% adicional son perpetrados en las paradas de autobuses; además, el 41.1% de todos los delitos en los que se utiliza un arma, se comete en las paradas de autobuses (ANEP, 2015)2 . De acuerdo con un estudio realizado por el Instituto Universitario de Opinión Pública (2013)3 , en el transporte público es donde los salvadoreños se sienten más inseguros, ya que el 68% de los entrevistados afirmó sentirse “algo” o “totalmente inseguro” en ese entorno, mientras que un 42% se siente inseguro en otros entornos. El presente estudio tiene como objetivo obtener un mayor conocimiento acerca del crimen en el transporte público en El Salvador, a fin de identificar soluciones preventivas que potencialmente puedan mejorar la seguridad y percepción de seguridad de los usuarios dentro del sistema. Si bien se reconoce que las víctimas de estos delitos pueden ser el sistema de transporte mismo o sus usuarios, el trabajo se enfocó en los crímenes y comportamientos antisociales cometidos contra los usuarios. Metodología Ante la falta de estadísticas oficiales sistemáticas sobre los diferentes delitos cometidos en el transporte público, este estudio utilizó Metodologías de Evaluación Rápida (RAM, por sus siglas en inglés), para obtener información que se requiere para definir intervenciones apropiadas. RAM proporciona un balance entre enfoques que son metodológicamente apropiados y logísticamente factibles y ayuda a identificar poblaciones, lugares, sectores de alto riesgo, que deben ser intervenidos para obtener mayores beneficios. Específicamente, se llevaron 1 1 Este documento contiene el resumen del estudio elaborado por Mangai Natarajan (John Jay College of Criminal Justice, The City University of New York),RonaldClarke(SchoolofCriminalJusticie,Rutgers,TheStateUniversityofNewJersey),CarlosPonce(Consultornacional),CarlosCarcach(ESEN), Margarita Beneke de Sanfeliú, Dolores Polanco, Mario Chávez y Mauricio Shi (Centro de Investigación y Estadísticas, FUSADES), y el cual forma parte de los aportes estratégicos del Proyecto SolucionES, una alianza entre la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (USAID) y cinco organizaciones empresariales y de desarrollo, unidas para trabajar en la construcción de comunidades en armonía y libres de violencia en El Salvador a través del fortalecimiento municipal, la inversión del sector privado en el ámbito nacional, y la generación de conocimiento para la toma de decisiones en prevención de violencia. El estudio completo puede consultarse en: http://bit.do/PrevencionCrimenTransportePublico 2 AsociaciónNacionaldelaEmpresaPrivada(ANEP)2015.“Signosdedesorden,percepcionesdeinseguridad,confianzaenelsistemadeadministración de justicia y victimización por delitos en El Salvador, 2014”. San Salvador. 3 Instituto Universitario de Opinión Pública (IUDOP), (2013) La percepción de la seguridad y la confianza en las instituciones públicas. Línea base del Plan de Asocio para el Crecimiento. San Salvador
  2. 2. Posición institucional Posicióninstitucional•octubre2015 2 a cabo: (a) una observación sistemática del transporte público en San Salvador y en áreas metropolitanas adyacentes; y (b) grupos focales con los diversos actores (usuarios, motoristas, propietarios y policías). Los resultados de esos ejercicios se interpretaron a la luz de una revisión de la literatura internacional relacionada con la prevención del delito en el transporte público, con el fin de extraer lecciones para El Salvador. Para completar, se recolectó una importante cantidad de datos a través de reuniones con informantes clave y una revisión integral del marco jurídico pertinente. Principales hallazgos Entre los principales hallazgos del estudio destaca la percepción del sistema de transporte como caótico y de competencia por pasajeros, y plagado de una variedad de delitos. Los principales delitos identificados son: el acoso sexual contra las mujeres, robos y hurtos a usuarios, confabulación entre operadores y delincuentes, y extorsión a propietarios de unidades. La comisión de estos delitos es facilitada por distintas fuentes de desorden. La falta de cumplimiento de leyes y reglamentos4 , la mala condición de las unidades del transporte, las condiciones desordenadas de las paradas de bus, la presencia de personas ajenas al sistema, el comportamiento inadecuado de los motoristas, cobradores y, en algunos casos, de los mismos usuarios. A su vez, se pudo identificar una serie de factores subyacentes que contribuyen a la generación de desorden. Por ejemplo, la estructura misma del sistema de transporte, incluyendo el mecanismo de concesión de rutas; las prácticas administrativas y de recursos humanos de los empresarios del sector; la falta de hacer cumplir las leyes y reglamentos; vigilancia inadecuada de parte de las autoridades; las condiciones del entorno inmediato a las paradas de bus; la falta de denuncia de parte de los usuarios y la falta de registro de delitos de parte de las autoridades. 4 Muchos de los aspectos que generan desorden se encuentran regulados por la ley; sin embargo, estos no se cumplen. Para más información sobre las leyes y reglamentos que norman los diferentes aspectos del sistema de transporte público ver anexo 1 del estudio“Prevención del crimen en el transporte público en El Salvador”.
  3. 3. Posición institucional Posicióninstitucional•octubre2015 3 Recomendaciones La delincuencia en el sistema de transporte público es un problema muy grave, pero puede reducirse sustancialmente a través de un esfuerzo sostenido, fundamentado en la prevención situacional del delito. Específicamente, se requiere diseñar e implementar dos conjuntos de medidas: Primero, medidas generales relacionadas con las operaciones del sistema de autobuses, que contribuirán a crear un entorno más ordenado y seguro, en las cuales se puede comenzar a trabajar inmediatamente. Por ejemplo: a) Cambiar la actual percepción de caos y desorden y mejorar la percepción de seguridad a través de: reestructurarelsistemadetransportepúblico,revisary modificar las políticas, procedimientos y regulaciones relacionadas con la concesión de rutas, mejorar las leyes y reglamentos vinculados con las unidades, paradas de bus, rutas y terminales para proyectar una imagen de formalidad y cohesión. b) Transformar al sistema de transporte público en uno de respeto a las leyes, mediante: mejorar la capacidad del Estado salvadoreño para hacer cumplir lasleyesyreglamentosdentrodelsistemadetransporte público, iniciar un programa para llevar a cabo verificación de antecedentes de todos los aspirantes a cargos de operador, mejorar el nivel de vigilancia y protección percibido, regular procedimientos de acceso, abordaje y descenso en terminales y paradas de bus, desalentar comportamientos inaceptables y estimular comportamientos deseados, etc. c) Reducir el miedo entre los usuarios por medio de: instalar sistemas electrónicos de información sobre tiempos de espera, designar buses solo para mujeres en rutas y horarios de mayor demanda, prohibir imágenesconcontenidovulgarenbuses,implementar medidas para mejorar la vigilancia natural, etc. En el cuadro anexo se presenta un listado de acciones concretas para crear un entorno más ordenado y seguro en el transporte público. Segundo, medidas específicas diseñadas para reducir las oportunidades para la perpetración de delitos específicos que se registran dentro de buses, en paradas y terminales; para ello se requiere información como el número de delitos cometidos en el sistema, quiénes son los delincuentes, el tipo de arma utilizada, el modus operandi, etc. referencias que no están disponibles en El Salvador. Por lo tanto se propone: a) Mejorar la capacidad de monitoreo, investigación y evaluación del crimen y seguridad en el sistema de transporte, mediante: la creación de una Unidad de Investigación y Planificación que realice anualmente encuestas de victimización de usuarios para determinar la magnitud y particularidades de los delitos, que evalúe el impacto de nuevas medidas de prevención, etc. La introducción de recomendaciones, como las que aquí se proponen requiere un esfuerzo considerable en el que participen el gobierno, el sector privado y la sociedad en su conjunto, así como una inversión elevada; sin embargo, la recompensa será sustancial. Además de reducir de forma significativa los delitos en el sistema de transporte público, la evidencia científica sugiere que los resultados positivos obtenidos tienen el potencial de poder difundirse al resto del país.  
  4. 4. Posición institucional Posicióninstitucional•octubre2015 Entre las acciones concretas que se sugieren para prevenir el crimen en el transporte público están: Gobernanza de tránsito y ambiente administrativo • Reestructurar el sistema de transporte público (rutas, terminales, zonas de transbordo, paradas, número y tipo de unidades). • Eliminar las fuentes de conflicto y corrupción. • Mejorar las leyes y reglamentos relacionados con las unidades, paradas de bus, rutas y terminales incluyendo reglas que restrinjan el ingreso de vendedores en los buses. • Mejorar las leyes y reglamentos relacionados con los operadores (motoristas y cobradores). • Revisar y modificar las políticas, procedimientos y regulaciones para mejorar los requerimientos exigidos por el Viceministerio de Transporte (VMT) para asegurar la capacidad administrativa y financiera de los concesionarios, y así garantizar una buena operación. • Eliminar la competencia por pasajeros. • Mejorar la capacidad del Estado salvadoreño para hacer cumplir las leyes y reglamentos dentro del sistema de transporte público. Crear una nueva subdirección de policía de transporte público dentro de la Policía Nacional Civil. • Crear un cuerpo de inspectores de buses dentro del VMT encargados de monitorear el funcionamiento y operación de las unidades de transporte público, paradas, terminales, emitir multas a las empresas y conductores de autobuses que cometan infracciones administrativas. • Expulsar y prevenir el ingreso como operadores a personas propensas o involucradas en ilícitos o que posean nexos con grupos criminales. Iniciar un programa de verificación de antecedentes de los aspirantes a cargos de operador. • Capacitar a los operadores en procedimientos de seguridad y técnicas de resolución de conflictos. • Involucraralosconductoresentemasrelacionadosconla seguridad de pasajeros y proveerles a ellos y cobradores teléfonos de emergencia. Ambiente público y físico • Hacer que el sistema de transporte público parezca más formal y unificado. • Mejorar la imagen de los buses a partir de cambios cosméticos tales como: establecer un logo obligatorio para todo el sistema, colores y diseños de buses, proporcionar uniformes a los operadores, designar y reservar asientos especiales para discapacitados, ancianos y niños. Motivar a los operadores para que reparen el interior de los buses. Instalar cables para que los pasajeros anuncien con anticipación su parada. Detalles operacionales (las rutas y números de buses) deben mostrarse al frente y en la parte de atrás de las unidades y en las paradas de bus. Eliminar el uso de imágenes y material con contenido sexual o vulgar. • Regular los procedimientos de acceso, abordaje y desembarque en terminales y paradas de bus. • Hacer cumplir el orden público: esperar que el bus se detenga por completo, salir por la puerta trasera cuando sea posible, colocar carteles con ese tipo de indicaciones. • Implementar el sistema de compra anticipada de boletos. • Hacer que mujeres y personas de la tercera edad se sientan seguros mientras usan el transporte público. Designar buses solo para mujeres en rutas y horarios de mayor demanda. • Colocar carteles con las sanciones por violar leyes y reglamentos para hacer conciencia. • Mejorar la vigilancia natural cortando arbustos y árboles cerca de las paradas de bus para aumentar la visibilidad. • Mejorar el nivel de vigilancia y protección percibido en los buses y paradas. Instalar cámaras de seguridad en los buses para ayudar a que los conductores vigilen a los pasajeros y para controlar la actividad dentro de los buses desde un centro de monitoreo. Asignar guardias de seguridad para que acompañen a los motoristas en rutas y horas peligrosas. • Modificar el diseño de las unidades del transporte público para que permitan una mayor vigilancia interna y externa. • Instalar paradas de bus con un nuevo diseño (con cristal de seguridad transparente e iluminación). Retirar los carteles publicitarios para aumentar la vigilancia natural. • Utilizar los medios de comunicación e instituciones educativas para hacer conciencia sobre las señales asociadas al crimen en el transporte público y así tomar precauciones.

×