Successfully reported this slideshow.
Your SlideShare is downloading. ×

IGLESIA CATÓLICA

Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Upcoming SlideShare
ASILO EN EEUU
ASILO EN EEUU
Loading in …3
×

Check these out next

1 of 1 Ad

IGLESIA CATÓLICA

Download to read offline

La Iglesia católica a pesar de las grandes dificultades que atraviesa en el mundo moderno ha encontrado siempre la manera de adaptarse y sobrevivir a los cambios sociales y, como dice el Papa Benedicto XVI, es preferible una iglesia con pocos fieles que cumplen con sus deberes a muchos que sean liberales y se alejen de la verdad y la fe.

El mundo de hoy requiere de una nueva evangelización, orientada a satisfacer las necesidades de los pobres y más vulnerables.

Se debe repensar la fe católica desde la realidad actual en una sociedad que se ha alejado de los preceptos cristianos, por seguir caminos más liberales en todos los ámbitos de la vida.

Muchas personas tienen posturas que se distancian completamente con lo que los sacerdotes tratan de enseñar a sus fieles, como considerar que los homosexuales contraigan matrimonio católico, que los clérigos también puedan casarse, o que las mujeres sean ordenadas como sacerdotisas, la abolición del celibato y la revisión de las posiciones de la Iglesia sobre la sexualidad, la reproducción (aborto) y la familia.
El modernismo no debe conducir a cambios radicales en la iglesia porque pierde su esencia, y es mejor tener menos feligreses comprometidos que muchos satisfechos con las modificaciones que proponen.

Ser conservador no necesariamente implica ser radical, simplemente se deben proteger los valores y no acomodarlos a las exigencias de las personas.

La iglesia católica debe acercarse a los pobres y humildes y sus integrantes deben tener sentido de misericordia, abandonando la indiferencia frente a los problemas sociales que afronta la humanidad y, si es preciso llamar la atención de los líderes del mundo para que actúen con cordura.

La riqueza de la iglesia católica consiste en estar al lado de los marginados, así se generen roces o discordias con los autócratas, porque la iglesia no debe guardar silencio y mostrar indiferencia frente a los crímenes y los abusos contra las personas y los recursos naturales.

El estatus de la iglesia católica debe estar encaminada hacia la reconciliación, la justicia social, luchar contra la pobreza y llegar a la paz mundial sin perder su identidad, ya que la verdad está en peligro de extinción.

En el libro se presenta una encuesta que aborda la problemática de la iglesia y una serie de tipologías y reflexiones finales.

La Iglesia católica a pesar de las grandes dificultades que atraviesa en el mundo moderno ha encontrado siempre la manera de adaptarse y sobrevivir a los cambios sociales y, como dice el Papa Benedicto XVI, es preferible una iglesia con pocos fieles que cumplen con sus deberes a muchos que sean liberales y se alejen de la verdad y la fe.

El mundo de hoy requiere de una nueva evangelización, orientada a satisfacer las necesidades de los pobres y más vulnerables.

Se debe repensar la fe católica desde la realidad actual en una sociedad que se ha alejado de los preceptos cristianos, por seguir caminos más liberales en todos los ámbitos de la vida.

Muchas personas tienen posturas que se distancian completamente con lo que los sacerdotes tratan de enseñar a sus fieles, como considerar que los homosexuales contraigan matrimonio católico, que los clérigos también puedan casarse, o que las mujeres sean ordenadas como sacerdotisas, la abolición del celibato y la revisión de las posiciones de la Iglesia sobre la sexualidad, la reproducción (aborto) y la familia.
El modernismo no debe conducir a cambios radicales en la iglesia porque pierde su esencia, y es mejor tener menos feligreses comprometidos que muchos satisfechos con las modificaciones que proponen.

Ser conservador no necesariamente implica ser radical, simplemente se deben proteger los valores y no acomodarlos a las exigencias de las personas.

La iglesia católica debe acercarse a los pobres y humildes y sus integrantes deben tener sentido de misericordia, abandonando la indiferencia frente a los problemas sociales que afronta la humanidad y, si es preciso llamar la atención de los líderes del mundo para que actúen con cordura.

La riqueza de la iglesia católica consiste en estar al lado de los marginados, así se generen roces o discordias con los autócratas, porque la iglesia no debe guardar silencio y mostrar indiferencia frente a los crímenes y los abusos contra las personas y los recursos naturales.

El estatus de la iglesia católica debe estar encaminada hacia la reconciliación, la justicia social, luchar contra la pobreza y llegar a la paz mundial sin perder su identidad, ya que la verdad está en peligro de extinción.

En el libro se presenta una encuesta que aborda la problemática de la iglesia y una serie de tipologías y reflexiones finales.

Advertisement
Advertisement

More Related Content

More from FUNDACIÓN SUEÑOS DE ESCRITOR (20)

Recently uploaded (20)

Advertisement

IGLESIA CATÓLICA

  1. 1. David Francisco Camargo Hernández. Nacionalidad Colombiano. Escritor, humanista y economista con especialización, maestría y doctorado. Artista plástico. Inventor. Guionista. Becario de universidades europeas. Director Fundación Sueños de Escritor y ediciones Dafra. Premios literarios y académicos en los años 2001- 2005-2008-2010-2016-2017 en eventos internacionales. Profesor de posgrado. Investigador CVLAC Colciencias. Conferencista internacional basando los temas en sus propios libros. Propende por una economía «más humana, más igualitaria, capaz de contribuir a mejorar la calidad de vida de la comunidad». En 2010 algunas de sus publicaciones fueron traducidas a varios idiomas. Una de las más destacadas se titula: “cómo regionalizar el país”. Y por «su sobresaliente trayectoria literaria y pensamiento comprometido con los problemas de la cotidianidad». LA IGLESIA CATÓLICA DEBE PRESERVAR SU ESENCIA David Francisco Camargo Hernández La Iglesia católica a pesar de las grandes dificultades que atraviesa en el mundo moderno ha encontrado siempre la manera de adaptarse y sobrevivir a los cambios sociales y, como dice el Papa Benedicto XVI, es preferible una iglesia con pocos fieles que cumplen con sus deberes a muchos que sean liberales y se alejen de la verdad y la fe. El mundo de hoy requiere de una nueva evangelización, orientada a satisfacer las necesidades de los pobres y más vulnerables. Se debe repensar la fe católica desde la realidad actual en una sociedad que se ha alejado de los preceptos cristianos, por seguir caminos más liberales en todos los ámbitos de la vida. Muchas personas tienen posturas que se distancian completamente con lo que los sacerdotes tratan de enseñar a sus fieles, como considerar que los homosexuales contraigan matrimonio católico, que los clérigos también puedan casarse, o que las mujeres sean ordenadas como sacerdotisas, la abolición del celibato y la revisión de las posiciones de la Iglesia sobre la sexualidad, la reproducción (aborto) y la familia. El modernismo no debe conducir a cambios radicales en la iglesia porque pierde su esencia, y es mejor tener menos feligreses comprometidos que muchos satisfechos con las modificaciones que proponen. Ser conservador no necesariamente implica ser radical, simplemente se deben proteger los valores y no acomodarlos a las exigencias de las personas. La iglesia católica debe acercarse a los pobres y humildes y sus integrantes deben tener sentido de misericordia, abandonando la indiferencia frente a los problemas sociales que afronta la humanidad y, si es preciso llamar la atención de los líderes del mundo para que actúen con cordura. La riqueza de la iglesia católica consiste en estar al lado de los marginados, así se generen roces o discordias con los autócratas, porque la iglesia no debe guardar silencio y mostrar indiferencia frente a los crímenes y los abusos contra las personas y los recursos naturales. El estatus de la iglesia católica debe estar encaminada hacia la reconciliación, la justicia social, luchar contra la pobreza y llegar a la paz mundial sin perder su identidad, ya que la verdad está en peligro de extinción. En el libro se presenta una encuesta que aborda la problemática de la iglesia y una serie de tipologías y reflexiones finales.

×