Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Oyes o escuchas

280 views

Published on

Artículo por Pedro Alarcón Gómez: ¿Oyes o escuchas?

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Oyes o escuchas

  1. 1. ¿Oyes o escuchas? Si te paras a pensar, te darás cuenta de que es mucho el tiempo que dedicamos a escuchar a los demás. Cuando desarrollas mucho una actividad, lo más inteligente es hacerlo de la mejor manera posible. Dependiendo del interés que pongamos, oímos o escuchamos. El que oye, recibe sonidos mientras su pensamiento está en otro lugar, por ello, su capacidad de respuesta o aprendizaje en ese momento con respecto a lo que oye es escasa o nula, y está muy lejos de hacerlo de la mejor manera posible. El que escucha, ya lo hace mejor, pues obtiene más partido de esa actividad, pero depende de su forma de escuchar que los resultados y las posibilidades sean aún mejores. Escuchar es atender a lo que la otra persona dice, pero podemos atender con distinta disposición interior, lo que va a generar diferentes niveles de escucha. Un primer nivel es escuchar desde tu posición o situación, se produce cuando escuchas a la otra persona desde tus intereses. Mientras el otro habla y coges parte de la información que transmite, tú estas pensando la respuesta que puedes darle desde tu propia experiencia, desde tus emociones, pensamientos, opiniones. En educación si nos fijamos la mayor parte de las veces el profesor escucha a los alumnos desde su papel de profesor y su respuesta es por tanto, la que da consejo o explicación desde quien intenta demostrar que sabe, antes de intentar comprender. En un segundo nivel estaría la escucha del que intenta ir más allá de coger solo información, es el nivel del que quiere comprender cómo se siente el otro, cuales son sus dificultades, sus sentimientos y emociones. Es el nivel de la empatía, entonces, quieres entender y comprender, primero, lo que siente la otra persona en ese momento concreto, para desde ahí, elaborar tu respuesta. Este nivel queda muy lejos de responder enseguida desde tu experiencia, dando más importancia a lo que pueda sentir el otro, que a tu opinión. Si el profesor consigue elaborar su respuesta desde lo que siente el alumno, la potencia de la misma es mayor y su apoyo, por tanto, será más efectivo. Recordemos que empatía hacia el otro no significa que tengamos que estar de acuerdo con lo que siente, dice
  2. 2. o piensa, se trata más bien de intentar conocer sus emociones y entender sus sentimientos. Es decir, no tienes que estar enfadado para saber que el otro lo está. Por lo tanto, escuchar a este nivel conlleva primero descubrir antes de presentar, preguntar antes de responder. Para descubrir tenemos que dejar hablar mientras pensamos en lo que estamos escuchando, y después preguntar. Cuando haces preguntas antes de responder, haces que la otra persona se sienta valorada y además demuestras por ella respeto e interés y ambos favorecen la confianza, y confiar es clave para poder abrirse a los demás facilitando la comunicación y la conexión. Tenemos por tanto, que preguntar más a nuestros alumnos, antes de responderles. Como dice el doctor Mario Alonso Puig: “las preguntas abren la posibilidad de aclarar el pasado que es donde están las claves para entender las conductas presentes. La resistencia de hoy, no se supera ni se entiende sin entender la experiencia de ayer. La clave no es vencer esa resistencia es comprenderla. El pasado interfiere en las conversaciones del presente y es algo con lo que tenemos que contar y arreglar si lo que queremos es entendernos mejor. La conexión llega cuando empiezas a no defenderte o contraatacar cuando oyes algo que no te gusta oír.” Nuestros alumnos necesitan sentirse escuchados, y los profesores necesitamos conectar con ellos, para poder avanzar, motivar y educar. Una buena respuesta que conecte con el alumno, pasa antes por varias buenas preguntas que hayan hecho conectar al profesor. Las preguntas tienen la función de intentar entender al alumno, de saber por qué se siente o está de ese modo, intentando empatizar con él. Además, las preguntas tienen otra función, saber si hemos entendido lo que la otra persona nos quiere decir. Muchas veces, durante una conversación con los alumnos, no entendemos tanto lo que el alumno nos quiere decir, como lo que nosotros creemos o queremos entender, y no es lo mismo, pues la conexión se dificulta. Por ello, es conveniente hacer preguntas como: “entiendo que tú estás enfadado por este motivo… entiendo que te ha molestado esto y te sientes de este modo… ¿es eso lo que quieres decirme?”. El alumno valora más sentirse entendido que aconsejado.
  3. 3. Escuchar desde este segundo nivel, con lo que ello supone, abre muchas posibilidades en educación. El buen médico se toma su tiempo, antes de recetar, escucha y pregunta; el buen profesor da su tiempo y antes de recitar, sabe que tiene que escuchar y preguntar. Hoy en la escuela, es obligatorio saber escuchar a este nivel. Pasar del yo al tú es prioritario. ¡Adelante pues!. ¿En qué nivel te mueves? Y para terminar, un texto que publica la revista Sal Terrae, extractado del libro La escucha. De O´Donnell. “Cuando te pido que si puedes escucharme y tú empiezas a darme consejos, no has hecho lo que te he pedido. Cuando te pido que si me escuchas y tú empiezas a decirme por qué no tendría que sentirme así, no respetas mis sentimientos. Cuando te pido que si puedes escucharme, y tú sientes el deber de hacer algo para resolver mi problema, no respondes a mis necesidades, ¡escúchame!, todo lo que te pido es que por favor, me escuches, no que hables, ni que hagas. Solo escúchame. Aconsejar es fácil. Pero yo no soy incapaz. Quizá esté desanimado o en dificultad, pero no soy un inútil. Cuando tú haces por mi, lo que yo mismo podría hacer, no haces más que contribuir a mi inseguridad. Pero cuando aceptas, simplemente, que lo que siento me pertenece, entonces no tengo que intentar hacértelo entender.” Quizás es en este punto donde empieza la verdadera conexión y donde podemos descubrir la riqueza del interior de cada alumno. Pedro Alarcón Gómez

×