Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Ies valmojado texto

221 views

Published on

Trabajo de Noelia Amaya Toledo

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Ies valmojado texto

  1. 1. Soy Noelia Amaya Toledo, he estudiado en un instituto de La Mancha cuyo nombre sí recuerdo: el IES Cañada Real, de Valmojado. He participado en las II Olimpiadas Filosóficas de Castilla La Mancha, que este año tenían un tema: REVOLUCIÓNYUTOPÍA, en la modalidad de vídeo filosófico. En el vídeo que he realizado, las imágenes, los textos, la metáfora de la mochila o la música están al servicio del mensaje que quiero transmitir: las causas y las consecuencias de las fronteras. Leer a Bauman me ayudó a ampliar mi perspectiva sobre este problema que es crucial, puesto que está en juego la supervivencia de la humanidad. Antes de leer a este autor yo ya tenía una idea propia sobre las fronteras; cuando preparábamos los trabajos para las Olimpiadas se la expuse a mis profesores Marta y Pablo, del departamento de filosofía. Fue Pablo quién me animó a seguir mi proyecto ya que mi idea encerraba diversos puntos de vista y reflejaba claramente mi idea de lo que es una utopía; y Marta quién me recomendó la lectura de Zygmunt Bauman, que amplió la perspectiva de esa previa idea que tenía en mi cabeza y que quiero compartir con vosotros; todo este proceso me ha ayudado a madurar mi idea inicial y a ser capaz de expresarla mejor. Las fronteras dividen a los estados y a las personas a través de muros físicos y metafísicos, como el Muro de Palestina o como el techo de cristal que limita las posibilidades de las mujeres en el mundo laboral. Nuestra historia está llena de fronteras y de muros. También está llena de guerras. Y es que las guerras han tenido y tienen mucho que ver con los muros. Yo defiendo la tesis de que es necesario superar esas fronteras, derribar esos muros. Por supuesto, en el siglo XXI esto es una utopía. Bauman me ayudó a entender mejor todas las implicaciones de los muros que levantamos entre los países, pero también en nuestra vida cotidiana, cada vez que discriminamos a un colectivo: las mujeres, los de otra raza, los que no sean heterosexuales, los que tengan otra religión, los pobres… Preferimos no mezclarnos con ellos y pensar que los pobres son culpables de su pobreza y los marginados son responsables desu marginación.
  2. 2. Os recomiendo a todos la lectura de EXTRAÑOS LLAMANDO A LA PUERTA, de Bauman. Leed muy despacio la página 67. En ella Bauman nos advierte que estamos en una encrucijada, en una bifurcación hacia dos futuros posibles. Estamos forzados a elegir uno de los dos caminos: 1. Una ruta conduce a la cooperación y la aceptación de los diferentes, los distintos a mí, a los que no debo excluir ni marginar. Para seguirlo hay que tender muchos puentes, y para tender esos puentes no debemos ser competitivos, sino competentes. Por supuesto, no va a ser fácil. Pero nos jugamos demasiado; es necesario poner en marcha el diálogo entre todas las personas y entre todas las culturas de la familia humana. Claro que este camino no conviene a los grandes poderes económicos. 2. El otro camino consiste en construir muros; muros entre países, entre culturas, entre géneros, entre religiones, entre razas… Cuidado. Este camino ha llevado a los genocidios que conmovieron la conciencia europea hasta el punto de dar origen a la Declaración Universal de Derechos Humanos. En el papel, es muy bonita; en la práctica, preferimos volvernos ciegos moralmente, como dice Bauman. La utopía que consiste en derribar los muros y tender puentes es la única ruta posible hacia la supervivencia humana. Y para alcanzar esta utopía es necesaria una revolución que consiste en tomar conciencia de muchas cosas; por ejemplo, de los enormes beneficios que obtiene la industria armamentística en conflictos como los de Afganistán, Irán o Siria. O de la lucha por el control del petróleo y el gas de Oriente Medio; un control al que el Primer Mundo no está dispuesto a renunciar. Esta revolución solo puede llevarla a cabo la ciudadanía porque los políticos no lo van a hacer. Los políticos están en un callejón sin salida: no pueden oponerse a los grandes poderes económicos que provocan guerras y se benefician de ellas, puesto que también financian sus campañas. Pero tampoco pueden oponerse a sus votantes, que ven con miedo la llegada de los refugiados que
  3. 3. provocan esas guerras; por eso intentan contenerlos con muros muy altos y con muchas concertinas. ¿Qué hacemos? ¿Seguimos exportando armas a Oriente Medio y controlando sus recursos naturales al tiempo que levantamos más y más muros para aislarnos en nuestro bienestar? Según Bauman, la humanidad está en crisis y solo la solidaridad humana podrá hacer frente a esta crisis; tú verás: puedes optar por tender puentes ante los otros o por levantar muros que te aíslen de ellos. Pero recuerda una cosa: si alimentas las diferencias, no importa lo altos y fuertes que sean los muros; no importa cuántas concertinas tengan. Siempre habrá desesperados dispuestos a jugarse la vida saltándolos, sobre todo porque no tienen nada que perder. Pero no está en juego solo la vida de los otros, de los extraños; está en juego la supervivencia detoda la humanidad. Como conclusión quiero decir que esta revolución debería empezar por una buena educación que permita a las generaciones futuras pensar. Necesitamos pensar juntos sobre el mundo en el que vivimos. Así nos daremos cuenta de que las fronteras, esas líneas físicas o imaginarias que nos dividen como personas, no tienen sentido si todos somos ciudadanos del mundo. Si vinieran seres de otros planetas, ¿también les haríamos pasar por aduanas y fronteras? Los otros, de otros planetas o del nuestro, merecen nuestra bienvenida por muy extraños que nos resulten. Si quieres ver el vídeo, pincha en el siguiente enlace: https://youtu.be/iiOzOg-eDY4

×