Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
Nuestra travesía, que no es solo mía o la de mi
familia, sino la de mi pueblo, viene desde muy atrás
y comienza con la his...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Historia ganadora en la categoría de relatos de vida

594 views

Published on

La FAO anunció a las ganadoras de su concurso regional de relatos y experiencias de mujeres rurales y sus organizaciones. La historia ganadora en la categoría de relatos de vida cuenta cómo Remedios Pinto y su comunidad enfrentaron los efectos de la industrialización del cacao en Bolivia.

  • Be the first to comment

Historia ganadora en la categoría de relatos de vida

  1. 1. Nuestra travesía, que no es solo mía o la de mi familia, sino la de mi pueblo, viene desde muy atrás y comienza con la historia oral que nos han dejado nuestros ancestros y que es fielmente resguardada en las familias generalmente por nosotras donde lo más importante surge a partir del respeto: a nuestra cultura, a la vida comunitaria y a la naturaleza. Desde niña yo, Remedios Pinto, soñé con salir adelante y con las enseñanzas de mi abuela, mi madre y las tías, aquí estoy recuerdo el tiempo de recolectar cacao, coca o cítricos con mis hermanas, yo sabía muy poco, aprendí coneltiempoyasímehicepartedemíespacio,míyungas. Para entonces el mejor remedio, el mejor desayuno y lo más reconfortante durante el día era tomarse una taza de chocolate con agua, calientito... El tiempo pasó y la demanda de cacao hasta mediados de 1980, se quedaba en la comunidad con el transcurso de los años y la aparición de las grandes cooperativas esa situación ha cambiado se aumentó la producción y quedaba muy poco para el uso diario o para la pequeña empresa. Una de las más grandes cooperativas de la región ha logrado adquirir y llevarse la totalidad de la producción, los productores ahora están vetados de vender cacao a pequeñas empresas a riesgo de perder el contrato con la cooperativa tengo cuatro hermanas y cuatro hijas y dadas las dificultades para mantener económicamente a la familia, muchas de nosotras tuvimos que migrar a las ciudades en esta aventura, yo escogí Cochabamba, al principio fue un caos y sentí de cerca la discriminación, fue difícil porque no conseguía un trabajo estable y porque la gente no conocía a los afros. Estaba sola con mis cuatros hijas y debía mantenerlas fue entonces que hace como quince años fundamos con la familia una microempresa de transformación de cacao empezamos con poco porque teníamos que comprar el cacao a escondidas de la cooperativa con el tiempo y el duro trabajo nuestro chocolate Silverias, en memoria de mi mamita, hemos llegado hasta una feria internacional. Toda la familia trabaja: tías primas, sobrinas, hijas y todas sabemos hacer de todo un poco, desde la producción hasta la venta. Para lo primero recolectamos de la comunidad pequeñas cantidades, producidas una o dos veces al año, separamos las habas y realizamos la fermentación, secado, tostado y molienda, todo está hecho artesanalmente. Para la venta antes hacíamos bolas, lo más tradicional, pero por la sensibilidad del chocolate decidimos hacer tabletas empaquetadas en hojas de plátano esto nos permite exportar el producto a ciudades y ferias. Empezar fue duro pero con el tiempo la venta se incrementó: por su sabor y calidad, pero sobre todo porquelaventaesunespaciodetruequedeaprendizajes: el comprador aprende un poco de nuestra cultura y yo aprendo y me empodero, sabiendo que cada mujer puede crear la capacidad y la fortaleza de salir adelante por sí misma, su familia, su comunidad y cuidando la naturaleza. Mi lucha es de cada día y cada mujer puede tener esta oportunidad si busca sus raíces, que tal vez no se ven pero se sienten y se huelen estas características únicas que me permiten seguir adelante, no solo ante la discriminación racial e histórica de nuestro pueblo, pero por todas las mujeres. Ser mujer negra significa estar conectada con tu espacio, tus raíces, tu tierra y con tu comunidad. Soy orgullosa de ser afroboliviana. Historias de #MujeresRurales en América Latina y el Caribe Concurso regional de relatos y experiencias de mujeres rurales y sus organizaciones. mujeres con derechos CATEGORÍA RELATOS DE VIDA Remedios Pinto y las rutas del cacao bolivia historia GANADORA

×