Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Declaración Foro alto nivel Mujeres Indígenas

217 views

Published on

Declaración Foro alto nivel Mujeres Indígenas

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Declaración Foro alto nivel Mujeres Indígenas

  1. 1. 1 12 y 13 de enero de 2018. Ciudad de México. DECLARACIÓN Nosotras y nosotros, mujeres indígenas y representantes de Gobiernos Nacionales de América Latina, reunidos en la Ciudad de México en ocasión del Foro de Alto Nivel “Empoderar a las Mujeres Indígenas para erradicar el Hambre y la Malnutrición en América Latina y el Caribe”, en el contexto del logro del Objetivo de Desarrollo Sostenible 2 “Hambre Cero”: CONSIDERANDO: Que la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas, en Nueva York, el 13 de septiembre de 2007, reconoce el derecho de los pueblos indígenas a determinar libremente su condición política y perseguir libremente su desarrollo económico, social y cultural; La Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, la Declaración y Plataforma de Acción de Beijing, la Convención sobre la Eliminación de todas las Formas de Discriminación Contra la Mujer y su Protocolo Facultativo, así como la recomendación general No. 34 del Comité para la Eliminación de la Discriminación contra la Mujer sobre los derechos de las mujeres rurales, las resoluciones 49/7 y 56/4 de la Comisión para la Condición Jurídica y Social de la Mujer y, la Declaración Americana sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas; Que la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas señala que los Estados adoptarán medidas eficaces y, cuando proceda, medidas especiales para asegurar el mejoramiento continuo de las condiciones económicas y sociales de las mujeres indígenas; El rol que la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, aprobada por la Asamblea General de Naciones Unidas, en Nueva York, el 25 de septiembre de 2015, concede a los pueblos indígenas en el progreso de las naciones y en particular en la erradicación del hambre y la malnutrición, como se manifiesta en la meta 2.3 del Objetivo 2 “Hambre Cero”; El reconocimiento al rol crucial que las mujeres indígenas tienen en el empoderamiento de la mujer a nivel regional y local, explicitado en la Resolución adoptada en el marco del 56 periodo de sesiones de la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer Las mujeres indígenas: agentes claves para la erradicación de la pobreza y el hambre , así como en la Consulta Regional para América Latina y el Caribe y la Sesión de Mujeres Indígenas en el marco del 61º periodo de sesiones de dicha Comisión, llevada a cabo en Nueva York, en marzo de 2017; La incorporación de los pueblos indígenas como elemento transversal en la Estrategia de Género del Plan de Seguridad Alimentaria, Nutrición y Erradicación del Hambre de la Comunidad de Estados Latinoamericanos y Caribeños (CELAC), cuya adopción fue celebrada por los Jefes y Jefas de Estado y de Gobierno de la CELAC, el 25 de enero de 2017 en República Dominicana; Que en dicha Estrategia de Género se recomienda a los Estados el desarrollo de políticas, marcos jurídicos y programas diferenciados que respondan formas múltiples e intersectoriales de discriminación a las ha sido sujetas las mujeres indígenas; Que en los últimos años se han alcanzado importantes avances en materia de participación política, desarrollo económico y empoderamiento de la mujer indígena, pero que asimismo han persistido importantes rezagos,
  2. 2. 2 deudas y deficiencias en relación a la autonomía, autodeterminación y oportunidades para su desarrollo pleno y el de sus comunidades. REAFIRMANDO: Los principios, estándares y consideraciones acordados por los Estados miembros de Naciones Unidas en la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de Pueblos Indígenas, a diez años de su aprobación; Nuestra convicción de que las mujeres indígenas tienen un rol primordial en la producción sustentable de alimentos y en la alimentación de los pueblos, y por tanto son cruciales para el cumplimiento del ODS 2 “Hambre Cero”, tal como queda de manifiesto en la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible y la Estrategia de Género del Plan de Seguridad Alimentaria, Nutrición y Erradicación del Hambre de la CELAC; El convencimiento de que el trabajo conjunto entre las comunidades y organizaciones de mujeres indígenas y los Gobiernos constituye un requerimiento necesario para lograr un avance sustantivo en el cumplimiento de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, su ODS 2 “Hambre Cero”, y el desarrollo y bienestar de las comunidades indígenas y las mujeres; La transversalización de la perspectiva de género de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible y que la Agenda debe aplicarse de manera integral, reflejando su carácter universal, integrado e indivisible, teniendo en cuenta las diferentes realidades, capacidades y niveles de desarrollo de los distintos países en la región y, respetando el margen normativo y el liderazgo de cada país, pero siempre de forma compatible con las normas y los compromisos internacionales pertinentes a pueblos indígenas, en particular mediante la elaboración de estrategias de desarrollo sostenible armonizadas a fin de lograr la igualdad de género y el empoderamiento de las mujeres y las niñas indígenas; Que las mujeres indígenas representan una gran diversidad de culturas y tradiciones con diferentes necesidades y preocupaciones y contribuimos a la diversidad y la riqueza de las civilizaciones y culturas en todo el mundo, pero que en conjunto tienen en su haber un conocimiento ancestral de un desarrollo económico que no daña y que protege el medio ambiente; La importancia del papel y el aporte de mujeres, jóvenes y niñas indígenas a sus pueblos y a las zonas rurales en pro de erradicación de la pobreza, desarrollo sostenible, seguridad alimentaria y nutrición, especialmente en los hogares pobres y vulnerables, el respeto a la dignidad y la inclusión de todas las personas, siendo ellas el centro de la atención; la justicia social y la eliminación de obstáculos jurídicos, sociales y económicos que impiden el empoderamiento de mujeres y niñas indígenas; Que un número significativo de pequeños agricultores y empresarios rurales de la región de América Latina en desarrollo son mujeres, incluidas mujeres indígenas, que desempeñan una función crucial en el desarrollo agrícola y rural, por cuanto mejoran la seguridad alimentaria y la nutrición de sus pueblos, comunidades y familias; Que la participación, perspectivas y conocimientos tradicionales de las mujeres indígenas contribuyen de manera importante al desarrollo sostenible y a la conservación de la diversidad biológica y los recursos naturales como tierra, bosques, agua, semillas y los mares costeros, por lo que se hace necesaria una perspectiva de interculturalidad que sea transversal así como del diálogo entre todos los pueblos originarios. De lo contrario, se corre el riesgo de implementar políticas de tutelaje y asistencialismo que poco ayuden al desarrollo integral de los pueblos indígenas; Que el respeto y garantía de los derechos económicos y laborales de las mujeres, jóvenes y niñas indígenas, entre otras cosas mediante medidas que aseguren su el empoderamiento, la inclusión y el desarrollo económicos como la creación de empresas que sean de su propiedad y el reconocimiento de la plusvalía de sus productos, puede permitirles mejorar su participación en los ámbitos social, cultural, civil y político, alcanzando una autonomía económica y generando comunidades más sostenibles;
  3. 3. 3 Y nuestra profunda preocupación por la feminización de la pobreza, poniendo de relieve que el empoderamiento de las mujeres indígenas, es factor crucial para erradicar pobreza y hambre, y que la aplicación de medidas especiales orientadas a empoderar a las mujeres indígenas puede ayudar a lograr este objetivo, y reconociendo que la pobreza de las mujeres indígenas está directamente relacionada, entre otras cosas, con la ausencia de oportunidades y autonomía económicas y la falta de acceso a recursos económicos, educación y servicios de apoyo, y a una participación mínima en el proceso de adopción de decisiones. DECLARAMOS: I. Las Mujeres indígenas recomiendan a los Gobiernos y al Sistema de Naciones Unidas: 1. Adoptar medidas especiales para promover y fortalecer políticas y programas para las mujeres indígenas que permitan su plena participación y en los que se respete la interculturalidad, su diversidad cultural, el orden natural de la vida de manera que tengan oportunidad de diseñar el proceso de desarrollo sostenible necesario para erradicar la pobreza que las afecta; 2. Fortalecer la contribución de las mujeres agricultoras al desarrollo sostenible, a la seguridad alimentaria y la nutrición y el bienestar económico de sus pueblos, familias y comunidades, y a la promoción del desarrollo agrícola y rural, incluidas las explotaciones agrícolas en pequeña escala; 3. Velar por que tengan igualdad de acceso a las tecnologías agrícolas, por medio de inversiones y la transferencia de tecnología en condiciones mutuamente convenidas, y a innovaciones en materia de producción y distribución agrícola en pequeña escala, con el apoyo de políticas integradas y multisectoriales que mejoren la capacidad productiva y los ingresos y aumenten su resiliencia, y hacer frente a las deficiencias y los obstáculos existentes para comercializar sus productos agrícolas en los mercados locales, regionales e internacionales; 4. Asegurar asistencia técnica y financiera a las actividades económicas de las mujeres indígenas, en consulta con ellas y teniendo en cuenta sus conocimientos tradicionales y su contexto cultural, a fin de mejorar su situación y desarrollo, en particular mejorando su acceso en condiciones de igualdad a los recursos productivos y los insumos agrícolas, como el crédito, la tierra y otros medios productivos, las semillas, la creación de capacidades y habilidades, la educación, los servicios financieros y de asesoramiento, la tecnología, el transporte y la información, los mercados y la promoción comercial; 5. Proporcionar inversión y asistencia técnica para la capacitación de las mujeres y jóvenes indígenas mediante sus organizaciones y cooperativas, contribuyendo y promoviendo el apoyo mutuo y el liderazgo de la mujer indígena; 6. Visibilizar mediante datos desagregados las contribuciones, mediante el valor del trabajo total de las mujeres y jóvenes indígenas, que permita formular políticas integradas considerando el uso del tiempo en los trabajos de producción y de cuidados; 7. Formular y aplicar, en consulta y en colaboración con las mujeres indígenas y sus organizaciones, políticas y programas para promover capacidades y fortalecer su liderazgo, y adoptar medidas para garantizar la participación plena y efectiva de las mujeres indígenas en los procesos de adopción de decisiones a todos los niveles y en todos los ámbitos, y eliminar los obstáculos a su participación en la vida política, económica, social y cultural; 8. Garantizar el control de los pueblos indígenas sobre sus conocimientos, culturas y prácticas tradicionales para lograr una efectiva transferencia intergeneracional de sus conocimientos, sin riesgo de apropiación o utilización indebida por terceros, este control es fundamental para preservarse y preservar la identidad cultural de los Pueblos Indígenas, particularmente de los jóvenes indígenas; 9. Adoptar medidas en los planos nacional, local y comunitario para prevenir y eliminar todas las formas de violencia contra las mujeres indígenas desde una mirada intercultural y en este marco atender la discriminación múltiple e intersectorial de la que son sujetas las mujeres indígenas;
  4. 4. 4 10.Asegurar la remuneración de la mujer rural en los sectores no agrícolas, adoptando para ello medidas para mejorar sus condiciones de trabajo, aumentar su acceso a los recursos productivos, invertir en la infraestructura correspondiente, los servicios públicos y tecnologías que permitan ahorrar tiempo y trabajo, promover el trabajo remunerado de la mujer rural en la economía formal y abordar las causas estructurales y subyacentes de las difíciles condiciones que enfrentan las mujeres rurales; 11.Demandamos al sistema de las Naciones Unidas mediante los fondos, programas y organismos especializados, las instituciones financieras internacionales, el sector privado, las organizaciones no gubernamentales y otras instancias de la sociedad civil a que adopten medidas para elaborar, financiar, aplicar y apoyar políticas y programas encaminados a promover el empoderamiento de las mujeres indígenas y su disfrute de todos los Derechos Humanos; 12.Adoptar medidas para promover el empoderamiento económico de las mujeres indígenas, entre otras cosas, facilitando el acceso a una educación inclusiva y de calidad y la participación significativa en la economía afrontando las formas múltiples e interrelacionadas de discriminación y los obstáculos a que se enfrentan, en particular la violencia, y fomentar su participación en los procesos pertinentes de toma de decisiones a todos los niveles y en todas las esferas, sin dejar de respetar y proteger sus conocimientos tradicionales y ancestrales, y teniendo en cuenta la importancia de la Declaración de las Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas, para las mujeres, jóvenes y las niñas indígenas; 13.Adoptar medidas interculturales para lograr la inclusión de hombres y niños indígenas como agentes y beneficiarios del cambio, sobre todo, para impulsar el reconocimiento de la co-responsabilidad en las tareas del hogar, a fin de permitir el empoderamiento y el desarrollo de las mujeres y niñas indígenas en otros sectores económicos. II. Los Gobiernos recomiendan a las organizaciones de mujeres indígenas En materia de seguridad alimentaria y nutricional 1. Continuar contribuyendo desde su conocimiento ancestral, compromiso comunitario y humano a la erradicación de la pobreza, el hambre y toda forma de malnutrición, poniendo a disposición de la sociedad prácticas y estrategias sostenibles para contribuir a este objetivo fortaleciendo medidas para el acceso pleno a los recursos y en garantía de sus derechos; 2. Participar junto con los Gobiernos e instituciones públicas en el diseño, implementación y evaluación de estrategias, planes y programas con enfoque de género e intercultural que tengan como propósito el logro de la seguridad alimentaria y nutricional y la realización progresiva del derecho a la alimentación en la región y en especial en las comunidades indígenas, en consonancia con el ODS 2 “Hambre Cero”; 3. Fomentar, junto con los Gobiernos y diversos actores políticos, sociales y académicos que forman parte de las sociedades Latinoamericanas, la transformación de los sistemas alimentarios, para hacerlos más sostenibles, justos, inclusivos, saludables y sensibles a la nutrición. En materia de desarrollo económico y productivo 4. Continuar contribuyendo al desarrollo económico sostenible de sus comunidades y países, a través de la integración plena a las actividades productivas que contribuyen al desarrollo económico y social de la región y en particular al logro de la seguridad alimentaria y nutricional; 5. Tomar parte de los esfuerzos que los Gobiernos están desarrollando para promover la innovación, el emprendimiento y la asociatividad para el desarrollo justo, armónico e inclusivo de los sistemas alimentarios en beneficio de los pueblos y sociedades; 6. Contribuir con sus conocimientos y experiencias a la búsqueda o recuperación de maneras más sostenibles de producción, intercambio y consumo de alimentos para enriquecer las políticas y programas de los Gobiernos nacionales y locales, orientados a hacer la cadena alimentaria más eficiente, sostenible y saludable. En materia de recursos naturales, medioambiente y cambio climático: tres ideas
  5. 5. 5 7. Mantener su compromiso y apoyo en el resguardo y protección de los recursos naturales, sobre todo de aquellos que son esenciales para la seguridad alimentaria y nutricional, contribuyendo a la garantía del derecho a la alimentación de los pueblos y comunidades; 8. Colaborar con los Gobiernos nacionales y locales en el desarrollo de estrategias, planes y programas orientados a la adaptación de las comunidades indígenas al cambio climático y apoyando medidas y acciones para su mitigación; 9. Continuar ejerciendo un rol de liderazgo en sus comunidades para fomentar su resiliencia ante las consecuencias del cambio climático en los territorios, favoreciendo la participación de las comunidades en el desarrollo de planes para disminuir los riesgos de desastres, contribuir a la respuesta ágil y a la efectiva recuperación de las comunidades y territorios golpeados por ellos. III. Hacia una agenda conjunta para el empoderamiento de las mujeres indígenas en el contexto del ODS2 “Hambre Cero” 10.Las mujeres indígenas, nuestras organizaciones y comunidades, en conjunto con los Gobiernos nacionales y locales, promoveremos una agenda de colaboración en los temas desarrollados durante el presente foro, utilizando para ello los instrumentos regionales establecidos, como el Plan SAN CELAC y otros foros como la Comisión de la Condición Jurídica y Social de la Mujer y el Foro Permanente sobre Cuestiones Indígenas; 11.Promoveremos la integración de una perspectiva intercultural y de género en los instrumentos regionales, fomentando el establecimiento de una Estrategia de Pueblos Indígenas en el contexto del Plan SAN CELAC que ponga en el centro el rol de las mujeres indígenas; 12.Nos comprometemos a dar seguimiento a los acuerdos alcanzados en el presente foro, a través de un mecanismo permanente de diálogo entre Gobiernos y mujeres indígenas en el contexto de los progresos nacionales, subregionales y regionales para lograr el ODS2 “Hambre Cero”.

×