• En Contra. Carteras. Titinger

579 views

Published on

Published in: Spiritual, Technology
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
579
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
4
Actions
Shares
0
Downloads
0
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

• En Contra. Carteras. Titinger

  1. 1. en contra Daniel Titinger DETESTO LAS CARTERAS Detesto las carteras por su figura engañosa: tienen forma de candado, pero siempre se  las roban. Alerta en la calle: una mujer con cartera deja de ser sólo una mujer: es una  presa fácil. Ellas lo saben, pero no les importa. Total, su cartera es el objetivo del  ladrón, pero siempre serán sus acompañantes los idiotas que tendrán que correr tras el  bolso (o no correr, lo cual lo volvería aún más idiota). Al ladrón, en este caso, no se  le dice ladrón, sino carterista. Advertencia: no detesto a una mujer con cartera, sólo  odio a las carteras que cuelgan de una mujer, como si fueran un tumor en la axila. Los  organizadores de un concierto sinfónico en Lima advierten: no llevar carteras. Una  guía   de   turismo   de   Barcelona:   «Es   preciso   que   tenga   especial   cuidado   con   su  cartera».   Un   manual   argentino   de seguridad:  «Cuando  camine  en la calle,  hágalo  cerca   de  la   pared;   si   lleva   cartera,  llévela  de  ese  lado».   ¿Por   qué   las   mujeres  se  empeñan en usar carteras si son un estorbo? El hombre carga un par de tonterías en  los bolsillos de sus pantalones. Si se los quita, quedará casi desnudo. La mujer lleva  mamarrachos «importantísimos» en su cartera. Si se la quita, nadie aplaude. No sólo  odio   las   carteras   porque   no   desvisten,   sino   porque   ocultan   demasiado.   Y   como  siempre,  demasiado  es muy poco:  un espejo roto, un par de billetes arrugados, la  indispensable envoltura pegajosa de un caramelo y una veintena de recibos del mes  que pasó (artilugios de papel que les dan a las carteras su forma abultada). Usted no  se deje engañar: no hay nada tan extraño adentro de una cartera. Salvo que esté vacía,  y en ese caso el misterio es otro: ¿qué tiene esta mujer en la cabeza para emplear una  utilería tan inservible? Un pedazo de cuero diseñado sólo para llamar la atención (o  para mimetizarse con el vestido, lo cual es aun peor). Las carteras son tan odiosas  como el lenguaje pomposo, que mejor no se utiliza porque siempre sobra. A veces  tienen formas de frutas y colores psicodélicos y huelen a melón y llevan nombres  como Jelly Kelly y el mundo parece feliz bajo el sobaco de una quinceañera rubia sin  nada en la cartera (ni en la cabeza). No me gustan las carteras porque deforman el  cuerpo de una mujer, y así las usen con etiquetas de Louis Vuitton, Longchamp o 
  2. 2. Bottega Veneta, los hombres sólo se fijarán en el tamaño de sus tetas. Es decir, una  cartera sólo sirve para la envidia de otra mujer: «Mira lo que tengo y tú no». Entonces  no me gustan porque son una buena excusa para discutir. A propósito de eso: a mi  novia le encantan, y decidió escribir al lado a favor de ellas y en contra mía. ¿Cómo  no detestarlas si ahora son un motivo para pelearme con ella? Claro, mi novia tiene  un argumento a su favor: si las odio tanto, por qué entonces le regalé una cartera. No  lo sé. Quizá este disparate lo podrían explicar mejor aquellos que sabiendo que el  cigarrillo mata, fuman. ¿Sabía usted que existen carteras en forma de ataúd? Muérase  de espanto. Odio las carteras porque sirven para hacer preguntas del tipo: «¿Cuáles  son las tres cosas que nunca faltan en tu cartera?», y porque hacen que uno lea esas  respuestas.   Porque   detesto   a   Jennifer   López,   y   a   ella   le   fascinan   (proverbio   de  ocasión: odia todo lo que tu enemigo ama). No entiendo cómo los egipcios perdieron  el   tiempo   inventándolas,   cuando   pudieron   construir   más   pirámides.   Tampoco  entiendo que ahora esté perdiendo el tiempo despotricando contra ellas. Es absurdo.  No sé si se han dado cuenta, pero en el mundo retorcido de las carteras, el último  grito de la moda es utilizarlas para llevar a un perro chihuahua adentro, como si no  hubiese nada peor en el mundo que una cartera que ladra. Tan sólo que se trate de la  cartera de tu madre, que carga una foto de cuando te chupabas el dedo y andabas en  pelotas. Compras una cartera y no has terminado de comprar. Ahora debes llenarla,  mientras otros protestan contra el consumismo y pagan por esas camisetas gringas  que gritan «Stop Globalization». Y una niña juega con la cartera rosada de la Barbie,  para que de una vez lo entienda: sin ese aparato no hay belleza. En resumen: sólo una  cartera les dará seguridad. Cuando ya sabemos que lo más seguro es andar sin cartera.

×