Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
EL MODELO FRACTAL HOLOGRÁFICOCREACIÓN MÍSTICAEn esta primera parte de la investigación no solo se ha pretendidomostrar una...
conocer los eslabones graduales del conocimiento depende en granmedida de la purificación o apertura del corazón, que dese...
última instancia, la conciencia unificada significa experimentar laconexión con la totalidad y comprender que toda determi...
La capacidad de unidad no solo es posible alcanzarla por medio de unaintensidad mística y religiosa, sino también mediante...
sometidas a la búsqueda de un equilibrio. Aunque no toda la realidadtiene por qué seguir la configuración básica y general...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

CREACIÓN MÍSTICA

1,102 views

Published on

Extracto del libro “El modelo Fractal-Holográfico” de Alejandro Troyán.
Más información en: http://www.holofractico.com/

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

CREACIÓN MÍSTICA

  1. 1. EL MODELO FRACTAL HOLOGRÁFICOCREACIÓN MÍSTICAEn esta primera parte de la investigación no solo se ha pretendidomostrar una visión panorámica de la filosofía y la mística religiosa.También se ha introducido una cierta coherencia en la relación de ideasmonistas, dualistas y trialistas, haciendo ver que muchas de ellas correnparalelas a la investigación científica.Aunque el misticismo se encuentra en muchas culturas y religiones,comúnmente ha sido duramente criticado por psicólogos y filósofosescépticos, quienes se han negado a admitir la validez de susmanifestaciones metafísicas, a las que se consideran fruto de la fantasía yla imaginación que las cultivó. Pero la experiencia mística, en cuanto afenómeno transpersonal con una base en el cerebro humano (segúnestudios neurocientíficos los fenómenos transpersonales se encuentranubicados en ciertas regiones del cerebro), también posee un particularcódigo de objetividad digno de ser tenido en cuenta, aunque con unacoherencia que depende en mucho mayor grado del testimonio cognitivode la afectividad y de sus manifestaciones simbólicas y metafóricas, quede las reglas lógico-analíticas.En gran parte de las visiones se comparten los mismos principiosesenciales de unidad-dualidad que tiene lugar en los mecanismos que seoriginan en el proceso creativo. Estas formas corresponden a unadimensión atemporal común en el inconsciente colectivo (“arquetipo” entérminos de Jung), que conciernen a dos instancias que se dan en lapropia psique humana. Esas instancias tienen una correspondencianotable con los mecanismos psíquicos que estudiamos en el capítuloanterior, y que tienen su fundamento en las investigaciones realizadas enenfermos con daños cerebrales: los procesos del hemisferio izquierdo,racionales, verbales, extrovertidos, y los procesos del hemisferioderecho, intuitivos, visuales, introvertidos... El cometido del místico es integrar los principios contrarios enesa coniunctio opossitorum que tantas veces menciona Jung parareferirse al proceso de individualización, y que se manifiestamediante la unión de los contenidos mentales inconscientes yconscientes. En las tradiciones místicas, la unión es inducida por la principalfuente de deseo y pasión: el amor, que pasa a ser clave en susespeculaciones. En el místico, el camino hacia el autoconocimiento yla trascendencia es el camino del amor, el único vínculo que utilizapara canalizar los procesos inconscientes hacia otros grados deconocimiento superior; conforme a la teoría escolástica, según lacual solo por el amor se producía el conocimiento, lo que significabaque solo se llegaba a conocer algo amándolo. Mas la posibilidad de
  2. 2. conocer los eslabones graduales del conocimiento depende en granmedida de la purificación o apertura del corazón, que desempeña unpapel esencial en todas las técnicas místicas. La purificación del corazón posibilita amarse uno mismo talcomo se es y amar al prójimo sin buscar la retribución propia,aceptando de manera incondicional, plena y sincera, su integridadfísica y psíquica. Este amor desinteresado es un modo especial deobjetividad (objetividad taoísta), lejos de cualquier interferenciasubjetiva de egotismo, el cual genera nuevos conocimientosinaccesibles a quienes no aman. La capacidad de amar produceasombro y admiración. Y el hecho de sentirse uno profundamenteasombrado otorga un mayor interés por conocer al objeto amado.Ese interés ayuda a poner más atención en su observación, lo quefacilita el acceso a una posible sintonización empática con él y unaespecie de intuición y aprendizaje del mismo. La preparación de la mente para alcanzar la conexión directaconstituye la principal finalidad de todas las filosofías místicas deOriente y Occidente. Y para ello se ha preinscrito infinidad detécnicas rituales con la intención de llegar a un estado expandido deconciencia que sintonice con las frecuencias del campo. Una de lasprácticas más antiguas que cultivan la sincronización coherente es lameditación, la relajación y el yoga. Junto a otras técnicas, pretendendistraer la atención del hemisferio izquierdo para centrarla en elhemisferio derecho, favoreciendo así el pensamiento intuitivo y lacreatividad. Además, ayudan a lograr la armonía necesaria paradominar las emociones negativas sin reprimirlas. El trabajo de síntesis amorosa de la oscuridad a la luz pone enfuncionamiento la unidad del espíritu. Al percibirse con una actitudplena de amor, como si fuera otra persona, el místico desciende másallá de las fronteras de la conciencia, hacia las capas más recónditasordinariamente reprimidas, y sin temer por encontrar a su pasopulsiones disolutivas o destructivas, para extraer algo claro de eselugar oscuro. Estos ejercicios de percepción directa, que se logranobservando dentro de uno mismo, se llaman “pasividad” en el Zen,“meditación” en el yoga y “auto-observación” en el Sufismo.Enfocada hacia niveles intelectuales más integradores yorganizados, de esa oscuridad proviene la fuerza inestimable quesuscita su capacidad de creatividad primaria: la intuición, a través dela que experimenta las conexiones subyacentes de losacontecimientos y las cosas. Es a partir de entonces cuando elmístico llega al conocimiento de los arquetipos y los valoresuniversales. Advierte que en lo que un principio dicotomizó y limitóen la mente como objeto y sujeto, placer y dolor, bien y mal, vida ymuerte, son en verdad conceptos polarizados de una única realidad.Disueltas las paradojas, su mente se convierte en el órganoperceptivo donde una naturaleza coexiste con la otra. Desde ese estado natural podrá por fin reconciliar todas lasfuerzas polarizadas dentro de sí y aceptarlas como parte del todo. En
  3. 3. última instancia, la conciencia unificada significa experimentar laconexión con la totalidad y comprender que toda determinación espoca, ya que es imposible limitar al todo mediante palabras, porqueno hay nada que pueda separarse en su continuidad. Lo elevado de la acción ética como camino espiritual es fruto dela conciencia unificada. Lo que constituye su esencia es la voluntadpor formular un alto ideal en la búsqueda de la justicia, la valoraciónde la belleza, la armonía y el sentimiento del amor, que los preceptosestrictamente formulados no pueden alcanzar. A impulsos del amor, la conciencia unificada se alza sobre elprincipio separativo, porque ve a todos los seres humanos con unamirada respetuosa y fraterna, sin diferencias de sexo, edad, raza,nación, ideología, religión o cultura. Detrás de ella se escondenuestra creatividad.El místico experimenta la unidad cuando se da cuenta de que es una parteintegral del todo. La emancipación con respecto a las categorías queproclama ese nivel de unicidad aporta consigo una enorme libertad,porque se pone de manifiesto el alcance que tiene la mente sobre lamateria en las sincronicidades de la vida.La senda mística para provocar el estado unitario viene marcada, por unlado, a través del camino del autoconocimiento y la autorrealización, y,por otro, a través del trabajo práctico y los ritos ceremoniales. Losrituales utilizan como medio de trasporte la dimensión cuántica paratrasladar al mundo exterior las manifestaciones del autoconocimientointerior, haciendo que se encarnen en hechos reales. Esta idea estáperfectamente plasmada en la expresión «así en la tierra como en elcielo», una realización espiritual que culmina en una realización material.Los intentos ritualistas constituyen la etapa más elevada del místico, y nola última, que establece el puente de unión entre la mente y el cuerpo, elespíritu y la materia, la supraconciencia práctica de la unidad entre lascontradicciones. Aquí se dan cabida los logros espirituales alcanzadospor los grandes místicos y los maestros fundadores de religiones,quienes, gracias a sus esfuerzos de superación, convirtieron en realidadsus intuiciones, en el deseo por conquistar la comprensión de sí mismo ydel mundo, en la búsqueda incesante de la unicidad.Las figuras históricas de Buda, Krishna, Confucio, Lao-Tsé, Mahoma yJesús son solo algunos ejemplos de avataras descendidos en formahumana que ascendieron pacientemente por los planos del ser, hasta elpunto de unir las contradicciones. Todas estas personalidadesexcepcionales habían descubierto, cada cual a su manera, que laseparación era aparente, y que una persona fragmentada podía llevarunidad a su mente despertando su pequeña conciencia con la concienciade unidad cósmica. Por desgracia, las revelaciones místicas de todosellos han quedado cristalizadas por la lectura dogmática e idiosincrásicade las religiones, destinadas a controlar el acceso directo a lo divino.
  4. 4. La capacidad de unidad no solo es posible alcanzarla por medio de unaintensidad mística y religiosa, sino también mediante la curiosidadintelectual y artística. Existen numerosos ejemplos de que la concienciaunificada constituye una fuente extraordinaria de inspiración filosófica,científica y artística. Aurobindo (Satprem, 1989) concedía sitio especial alarte, que consideraba uno de los grandes medios de progreso espiritual. La creación mística hace referencia al estado de concienciaunificada. Por tanto, podría argumentarse que la experienciatranspersonal del místico es una modalidad de asumir el procesocreativo, autorrealización en el caso que nos atañe. La autorrealización radica en la utilización de las energíasinstintivas al servicio de un objetivo más elevado. Es lo que enpsicología psicoanalítica se conoce como sublimación. En ciertosentido, la creatividad del místico forma parte del proceso desublimación, constituyendo el arte de llevar las reaccionesautomáticas a la consciencia y de unificarlas. Jung perseguía esemismo estado de conciencia con la psicoterapia, un método paradirigir la energía instintiva desde el inconsciente hasta la menteconsciente como forma equilibrada de sanar y prevenir los conflictosinternos que ocasionaban las represiones. Unos conceptos terapéuticos que son la traducción al lenguajecontemporáneo de verdades sabidas desde siglos, y todavíavigentes, que quedan reflejadas, por ejemplo, en el punto medio quela antigua China designa con el nombre de Tao o con eltérmino Chong Yong (camino medio); en la doctrina budista, queconcibe la plenitud solo a través del Sendero del Medio, donde losextremos no son excesivos; en la idea de “Autarquía” propia de losfilósofos griegos, entendida como autosuficiencia; en la máximadélfica “De nada demasiado”, que define la armonía de lo apolíneo ylo dionisíaco; en la idea de Virtud de Aristóteles, como un hábito dela voluntad regulada por la razón, que consiste en establecer untérmino medio entre dos vicios, uno por exceso y otro por defecto,doctrina que, seis siglos antes de Cristo, aconsejaba el político yescritor griego Solón, y que se le ha llamado la “DoradaMediocridad” como forma de evitar los extremos en los ideales y laconducta; en el concepto epicúreo “Ataraxia”, como un estado depaz y equilibrio interior moderado por la prudencia en la búsquedade placer; en el término “Templanza” de los romanos y de la iglesiacristiana primitiva, cuyo objetivo es la cautela o moderación de lasemociones desde el control de la razón; en el de “DoctaIgnorancia” (ignorancia sapienta), que, ya desde Sócrates yPlatón (recta opinión), equivale a una disposición media entre dosextremos: la sabiduría y la ignorancia; o en el término de“Autónomo” de la filosofía moderna, entendido como bienestarinterior, satisfacción de uno mismo. Todas estas doctrinas ofrecenlas cualidades de la autorrealización. Durante milenios, los seres humanos se han sentido atraídospor ideas como la unidad y la dualidad, y siempre han estado
  5. 5. sometidas a la búsqueda de un equilibrio. Aunque no toda la realidadtiene por qué seguir la configuración básica y generalizada de estemodelo conceptual, debemos admitir que da resultados útiles, encuanto que establece una armonía funcional y estructural en lamente. Por esta misma razón debiera de incluirse en la realidad decada individuo. El problema radica en que este modelo es difícil dellevarse a la práctica si uno no se toma en serio la contradicción nitrata de hacerle frente cuando sea necesario. Y el término para designar la trascendencia sería el amor comovoluntad -en el fondo amor y voluntad están presentes en todo actogenuino-, gracias al cual se consigue disolver todas las resistencias,lo que hace posible el trabajo de todas las capacidades mentales. Siexisten un amor y una voluntad, estas residirán en la selección de lasdistintas mentes que podemos convocar, como son las percepcionesde lo instintivo, lo emocional, lo intuitivo, lo racional y lo espiritual.Dar el salto desde pensar en la separación a pensar en la unión es laclave de ciertos tipos de salud mental y de la creatividad. De laintegración resulta la forma más elevada de autorrealización, por la quese manifiesta la divinidad humana para medrar sinérgicamente; del ladoopuesto el conflicto entre los contrarios, el sujeto y el objeto, elobservador y lo observado.En el misticismo oriental, una persona virtuosa es aquella capaz demantener un equilibrio dinámico entre la unión y la separación, unascualidades que están reguladas por el amor y por la voluntad, tal y comolo regularía el hombre verdaderamente sabio. A cada uno de nosotros lecorresponde crear sus propios mecanismos autorreguladores a lo largode la vida, para evitar las divisiones que socavan la estabilidad personaly, en consecuencia, interpersonal. El que carece de ellos no sabecontrolar las emociones ni superar con éxito los fracasos que nos abrecamino hacia la autocreación. Este sería el primer prerrequisito paraobtener la potencia creadora. El principio unificador que lleva, por lasuperación de los antagonismos de uno mismo, a la creación espiritualque genera conciencia.Extracto del libro “El modelo Fractal-Holográfico” de Alejandro Troyán.Más información en: http://www.holofractico.com/http://www.diegomarin.com/1300515-9788415668022-EL-MODELO-FRACTALHOLOGRAFICO-UN-MODELO-COHERENTE-DE-LA-CREACION-SEGUNDA-PARTE-CREACION-MISTICA-Y-CIENTIFICA.htm l

×