Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.
Mensaje de Pascua
A los fieles cristianos y a las
personas de buena voluntad:
El tiempo pascual que inauguramos con la Res...
Por un lado, hay que reconocer que las tensiones son elementos
inherentes al crecimiento social. Pero es necesario que las...
del Diálogo Nacional, realizada en 1986, que trató sobre las
situaciones difíciles de la vida nacional hoy superadas, cont...
Por mandato de la 137a. Asamblea Extraordinaria
Mons. Pastor Cuquejo
Obispo Castrense
Secretario General de la CEP
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Mensaje de Pascua. 18 de abril de 1994

246 views

Published on

Pascua

Published in: Spiritual
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Mensaje de Pascua. 18 de abril de 1994

  1. 1. Mensaje de Pascua A los fieles cristianos y a las personas de buena voluntad: El tiempo pascual que inauguramos con la Resurrección de Cristo nos lleva a escudriñar nuestra fragil convivencia democrática con sentimiento de fe y esperanza, que están fundamentados en la fuerza de Cristo. El ha vencido al pecado y a sus consecuencias y ha sometido a la muerte bajo su poder. En EL que es luz de los pueblos depositamos nuestra esperanza a fin de poder encontrar el sentido de la vida, de sus angustia y sufrimientos y llegar a proyectar un futuro que nos permita vivir como hermanos. Como pastores queremos compartir algunas reflexiones que a continuación ofrecemos. 1. LAS TENSIONES SOCIALES Las permanentes tensiones que sufrimos en nuestra vida nacional deben motivarnos a una toma de conciencia de las causas que las provocan y a buscar serenamente las soluciones más apropiadas. a) Una de las causas podemos encontrarla en una justicia que no logra definirse y que hace languidecer las fueras que tendrían que contribuir al crecimiento de la experiencia democrática. Tal indefinición no hace sino mantener una mentalidad de desconfianza que va socavando lentamente los cimientos de nuestra convivencia nacional sobre todo en los sectores más pobres de nuestra sociedad. b) Otras de las causas de tensión es el estado socioeconómico de nuestro país. Los reclamos son los mismos de siempre: el precio de las cosechas, la dilatación de los entes privatizables muy hablados, las dobles retribuciones y el bajo salario, los desajustes de la Reforma Agraria que no se emprende en forma orgánica, y otros. c) Los efectos desestabilizadores de una mentalidad de corrupción que no ha sido superada y que esta cada vez más generalizada conspira contra la seguridad y el equilibrio de los individuos, de las familias y de las instituciones. Todas estas causas requieren de los poderes del Estado un esfuerzo por priorizar y encauzar los problemas más urgentes hacia soluciones satisfactorias. 2. LA NECESIDAD DE UNA DEFINICIÓN
  2. 2. Por un lado, hay que reconocer que las tensiones son elementos inherentes al crecimiento social. Pero es necesario que las reglas de juego sean claras a fin de afrontar con serenidad, decisión y eficacia dichas tensiones. Por eso, las definiciones serias y consecuentes de una política social y económica deben ser prontamente adoptadas, divulgadas y apoyadas por todos a fin de que su aplicación pueda proyectar una imagen confiable de la dirigencia de nuestro pueblo. Si esto no fuere así, el malestar continuará y las tensiones serán aún mayores y las probabilidades de solución más lejanas. No debemos permitir que tales tensiones lleguen a ser expresión de odio, de rencor, o revanchismo de personas o grupos. Que sean sí un camino hacia la toma de decisiones por una mejor oportunidad para todos, en particular para aquellos con menores recursos económicos en la ciudad y en el campo. Valorizamos el proceso de organización del pueblo y su toma de conciencia. Esto indica un paso más hacia una conciencia y mentalidad democrática que se van afirmando gradual y paulatinamente. Reconocemos positivamente la iniciativa de la creación del Consejo para la Coordinación del Desarrollo Social como espacio de diálogo y apoyamos los buenos propósitos y gestiones de dicho Consejo. 3. ROL DE LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN SOCIAL Los medios de comunicación cumplen un rol importantísimo en todo este panorama de tension social al permitir que el pueblo tenga toda la información necesaria, que durante años le fue negada. Es objetivo primordial de los medios procurar la búsqueda hacia la unidad de todo el pueblo, tratando de lograr una opinión pública que sea compartida por todos. Sin embargo, la forma de ofrecer esa información que lleve a la legítima participación requiere de una ecuanimidad que a menudo falta y que aumenta muchas veces, desproporcionadamente, la sensación de crisis. Por sobre cualquier interés periodístico, personal o grupal está el bien común, el derecho que todos tienen a la información honesta y veraz, y sobre todo al buen nombre tanto de las personas como de las instituciones. Los medios de comunicación deben ser los canales siempre disponibles que ayuden a superar los problemas por medio de la crítica sana, constructiva y responsable. 4. EL DIÁLOGO, CAMINO DE LA DEMOCRACIA Vemos como muy positivo que haya aumentado la capacidad de diálogo en el nivel político y social. Ante la experiencia de la iniciativa
  3. 3. del Diálogo Nacional, realizada en 1986, que trató sobre las situaciones difíciles de la vida nacional hoy superadas, continuamos afirmando que el diálogo es el camino más humano y cristiano para solucionar los problemas que aquejan a la comunidad nacional. Por eso mismo insistimos en que ese diálogo debe estar impregnado por un vivo sentido del bien común; de lo contrario, sera un simple instrumento de promoción de intereses de unos a costa de otros. Pero este diálogo tendrá valor en la medida en que se lleguen a soluciones concretas. Insistimos en valorizar el diálogo como un método apropiado para resolver los problemas colectivos. Esto significa usarlo siempre y cuanto más antes de tomar otras medidas que no hayan sido apliamente consideradas por medio de la confrontación directa de las ideas, de las situaciones y de las dificultades que afectan a todas las partes. Esto tiene una aplicación muy concreta cuando los preparativos para una huelga general están actualmente en marcha. A este propósito conviene recordar lo que nos dice el Magisterio de la Iglesia en el Concilio Vaticano II: "En caso de conflictos económicos y sociales hay que esforzarse por encontrarles soluciones pacíficas. Aunque se ha de recurrir siempre primero a un sincero diálogo entre las partes, sin embargo, en la situación presente, la huelga puede seguir siendo medio necesario, aunque extremo, para la defensa de los derechos y el logro de las aspiraciones justas de los trabajadores. Búsquense, con todo cuanto antes, caminos para negociar y para reanudar el diálogo conciliatorio" (G. S. No. 68). Soslayar este medio denotaría entre todos los sectores afectados una gravísima y peligrosa falla de discernimiento y resposabilidad que podría llevar a consecuencia irremediables. Una vez más, no adherimos a aquellos que honestamente procuran resolver los problemas y mitigar las tensiones por medio del diálogo encauzado por el camino de la verdad, de la honestidad y de la solidaridad. Creemos, como personas de fe, que la oración del creyente es eficaz para iluminar las conciencias y animar las voluntades a fin de que la búsqueda de una convivencia democrática en bienestar y paz tengan éxito. Queremos vivir en un país que pueda resolver sus problemas con la libertad propia de personas conscientes de su resposabilidad ante el bien común. Al término de este mensaje, invocamos una vez más la maternal protección de la Santísima Virgen María, Madre de Jesús y de la Iglesia, y pedimos que San Roque González de Santa Cruz acompañe el caminar de nuestro pueblo en el momento actual. Bendecimos a todos con sincero afecto de pastores. Asunción, 18 de abril de 1994
  4. 4. Por mandato de la 137a. Asamblea Extraordinaria Mons. Pastor Cuquejo Obispo Castrense Secretario General de la CEP

×