Taller ei 3-05-11

1,092 views

Published on

Taller de Crecimiento: "Liderazgo para tiempos alterados: el camino ignaciano de la profundidad y el servicio. Por

Published in: Spiritual, Travel, Business
  • Be the first to comment

Taller ei 3-05-11

  1. 1. Liderazgo para tiempos alterados: el camino ignaciano de la profundidad y el servicio"   Lic. Ricardo Moscato CEIA 3 de mayo 2011
  2. 2. “ ¿Señor, a dónde me quieres llevar? <ul><li>Los Ejercicios Espirituales: </li></ul><ul><li>“ todo modo de preparar y disponer el alma, para quitar de sí todas las afecciones desordenadas, y después de quitadas para buscar y hallar la voluntad divina en la disposición de su vida, para la salud del alma se llaman ejercicios espirituales”. </li></ul><ul><li>“ Después que el dicho peregrino entendió que era voluntad de Dios que no estuviera en Jerusalén, siempre vino consigo pensando que hará” (Autobiografía) </li></ul><ul><li>  </li></ul>
  3. 3. Las fronteras, metáforas de lo incierto <ul><li>Donde el centro se hace menos presente, reconocemos “territorios a conquistar”, donde otros no pueden o no quieren llegar </li></ul><ul><li>Donde es necesario mirar, escuchar, aprender los “nuevos idiomas ” de las culturas actuales para comunicarnos </li></ul><ul><li>La frontera del LIDERAZGO frente </li></ul><ul><li>De la frontera al Horizonte: discípulos y misioneros de Cristo </li></ul>
  4. 4. Nos toca recomenzar desde Cristo <ul><li>“ Nuestra mayor amenaza es el gris pragmatismo de la vida cotidiana de la Iglesia en la cual aparentemente todo procede con normalidad, pero en realidad la fe se va desgastando y degenerando en mezquindad” </li></ul><ul><li>“ El desafío es revitalizar el modo de ser católico y nuestras opciones personales por el Señor para que la fe cristiana arraigue mas profundamente en el corazón de las personas y de los pueblos”. ( Aparecida) </li></ul>
  5. 5. 1.- Una mirada de horizonte de sentido desde la propia experiencia <ul><li>Recuperar Memoria : La mirada de la gratitud ¿desde dónde venimos? ¿Quiénes somos? ¿Qué hacemos? ¿cuál es nuestra experiencia? </li></ul><ul><li>Una mística de los ojos cerrados </li></ul><ul><li>Una mística de los ojos abiertos </li></ul><ul><li>Ampliar y purificar la mirada </li></ul><ul><li>Del conocimiento al discernimiento </li></ul><ul><li>Hacia un realismo esperanzado </li></ul>
  6. 6. “ Desde el respeto cálido de lo real” <ul><li>Dios respeta la realidad que ha creado y puesto en nuestras manos. </li></ul><ul><li>Actúa en medio de nosotros dialogando, proponiendo. No nos salva la imposición de Dios sino su exposición. </li></ul><ul><li>Y Jesús es el riesgo de Dios en nuestra propia vida, una existencia expuesta que nos invita a dialogar con Dios, </li></ul><ul><li>Benjamin González Buelta SJ </li></ul>
  7. 7. Recuperar el sentido de misión <ul><li>“ Dejar de mirarse para pasar a contemplar a Cristo y al mundo al que somos enviados” </li></ul><ul><li>“ des- centrarnos” para “centrarnos” en Cristo y en el prójimo </li></ul><ul><li>La interpelación más profunda que puede tocar un corazón humano es la que hace Cristo: “ven y sígueme”, tú serás pescador de personas, constructor de un reino que condensa las expectativas de la humanidad y al mismo tiempo es proyecto de Dios, voluntad de Dios </li></ul>
  8. 8. CONTEXTO <ul><li>La ceguera de los líderes </li></ul><ul><li>Los ciegos de nacimiento </li></ul><ul><li>Los que quedan ciegos en el camino </li></ul><ul><li>Los ciegos por un exceso de luz </li></ul><ul><li>Hacia una nueva sensibilidad y visión de la realidad: un “corazón que ve” y actúa en consecuencia desde lo “ambiguo y opaco” </li></ul><ul><li>“ Miren que estoy realizando algo nuevo, ya está brotando, ¿no lo notan? (Is.43,19) </li></ul>
  9. 9. 2.-La frontera de un nuevo estilo de liderazgo <ul><li>“ Es fundamental generar y alentar un estilo de liderazgo centrado en el servicio al prójimo y al bien común </li></ul><ul><li>Todo líder ha de ser ante todo un testigo. El testimonio personal, como expresión de coherencia y ejemplaridad hace al crecimiento de una comunidad . </li></ul><ul><li>Necesitamos generar un liderazgo con capacidad de promover el desarrollo integral de la persona y de la sociedad que supere la omnipotencia del poder y no se conforme con la mera gestión de las urgencias ” </li></ul>
  10. 10. ¿Qué estilo de liderazgo necesitamos hoy? <ul><li>Valores propios de los auténticos líderes : la integridad moral, la amplitud de miras, el compromiso concreto por el bien de todos, la capacidad de escucha, el interés por proyectar más allá de lo inmediato, el respeto de la ley, el discernimiento atento de los nuevos signos de los tiempos y, sobre todo, la coherencia de vida” </li></ul><ul><li>Liderazgo y comunicación: movilizar a las personas para afrontar , aprendiendo, problemas difíciles </li></ul>
  11. 11. Los desafíos de las fronteras del contexto externo <ul><li>Vivimos un cambio de época que afecta a todas las personas y a toda la persona. Es una profunda crisis de sentido. </li></ul><ul><li>Nuestro contexto cultural es inédito: una cultura envolvente de un individualismo posesivo y utilitario </li></ul><ul><li>No estamos en la época de la regulación estatal de las conductas y de las instituciones sino en la época de los flujos del mercado que comercializan las debilidades humanas y sus conductas de fuga </li></ul><ul><li>Cambio en el espacio público: ya no es solo lo institucional sino la esfera comunicacional </li></ul>
  12. 12. La soberanía del capricho <ul><li>Lo permitido-prohibido que regulaba la individualidad ha perdido eficacia en provecho de lo posible-imposible </li></ul><ul><li>La depresión y la trasgresión son las consecuencias por la incapacidad humana de abarcar todo lo que se promete. </li></ul><ul><li>La cultura mediática de la imagen provoca una subjetividad auto referenciada. La &quot;soberanía del capricho&quot; destruye la alteridad y debilita al sujeto. </li></ul><ul><li>Cambio en las culturas parentales: modelo de adolescentización de la sociedad </li></ul>
  13. 13. La era de la imagen
  14. 14. La era de la comunicación
  15. 15. <ul><li>LA SOCIEDAD DE LA INFORMACIÓN </li></ul><ul><li>MUCHAS PANTALLAS Y POCAS MIRADAS </li></ul>
  16. 16. La EXPERIENCIA de FE de un hombre Ignacio de Loyola
  17. 17. Una tradición VIVA Experiencia de los EJERCICIOS ESPIRITUALES AUTOBIOGRAFÍA. Constituciones de la Compañía de Jesús.
  18. 18. 3.- SAN IGNACIO, PEREGRINO <ul><li>Un cristiano en búsqueda : discernir la Palabra de Dios en nuestra historia, dejarnos educar por Dios ¿Qué hay que hacer? ¿a dónde debemos ir? </li></ul><ul><li>Una espiritualidad integradora : todo, todas las cosas desde la mirada de Fe. Hallar a Dios en el corazón de la vida y no al margen de ella </li></ul><ul><li>Un hombre de acción , “ con y para los demás ” </li></ul><ul><li>Un corazón ardiente, “como un espíritu generoso e inflamado por Dios” </li></ul>
  19. 19. La Compañía de Jesús <ul><li>“ DONDE QUIERA QUE EN LA IGLESIA, INCLUSO EN LOS CAMPOS MAS DIFICILES Y DE PRIMERA LINEA, EN LOS CRUCES DE LAS IDEOLOGIAS, EN LAS TRINCHERAS SOCIALES, HA HABIDO O HAY CONFRONTACION ENTRE LAS EXIGENCIAS URGENTES DEL HOMBRE Y EL MENSAJE CRISTIANO, ALLI HAN ESTADO Y ESTAN LOS JESUITAS” </li></ul><ul><li>Benedicto XVI. </li></ul>
  20. 20. Muchas llamas, un solo fuego: muchos relatos , una sola historia <ul><li>La Compañía de Jesús durante casi quinientos años ha portado una llama, en medio de innumerables circunstancias sociales y culturales que le han desafiado intensamente a mantenerla viva y ardiendo. </li></ul><ul><li>En un mundo que abruma a la gente con una multiplicidad de sensaciones , ideas e imágenes, la Compañía busca mantener viva la llama de su inspiración original, de manera que ofrezca luz y calor a nuestros contemporáneos. </li></ul>
  21. 21. Un fuego que enciende otros fuegos <ul><li>Y lo hace transmitiendo un relato que ha soportado la prueba del tiempo a pesar de las imperfecciones de sus miembros y de todo el cuerpo gracias a la perseverante bondad de Dios, que nunca ha permitido que la llama se extinga. </li></ul><ul><li>Pretendemos presentarla de nuevo, como un relato vivo que al entrar en contacto con las historias vitales de la gente de hoy, puede darles sentido, aportando un haz de luz en nuestro mundo roto. CG 35 </li></ul>
  22. 23. Ignacio, peregrino de Dios, nos enseña el camino <ul><li>3.1. Hallar a Dios en el corazón de la vida </li></ul><ul><li>Dios está entre nosotros y sin embargo hay que buscarlo ya que no siempre nuestro corazón es transparente a su presencia: ¿Cuáles son los velos, los ídolos que nos impiden verlo y sentirlo? </li></ul><ul><li>Una mística de los ojos abiertos para percibir toda la realidad, contemplar a Dios en todas las cosas e interpretar los signos de los tiempos, la palabra de Dios inscripta-aunque no inequívocamente-en el movimiento de la historia </li></ul>
  23. 24. Ámbito Antropológico Ámbito Ecológico Ámbito de Sentido Humanismo Antropocéntrico Cultura Moderna Secular ss. XVII- XX
  24. 25. 3.2. Rescatar y discernir la acción <ul><li>En Ignacio, Dios y el hombre se convierten en una experiencia inseparable y única. Ayudar a las almas es la traducción de su deseo de servir al Señor. </li></ul><ul><li>Una mística del servicio que transfiguró la acción marcada por el deseo de hacer grandes cosas </li></ul><ul><li>El Peregrino nos recuerda la disponibilidad y la movilidad para la misión </li></ul><ul><li>Nos recuerda también sus peligros: una acción sin amor . </li></ul>
  25. 26. Discernir para actuar <ul><li>la pasividad frente a las urgencias y desafíos y por el otro lado un tiempo acelerado que crea en nosotros entrañas de impaciencia. Todo es al instante: informaciones, comunicaciones, decisiones. No hay tiempo para discernir, para permanecer, para contemplar, para escuchar… </li></ul><ul><li>desde la tensión gratuidad-efectividad, tiempos largos de la vida -tiempos cortos de los resultados, nuevos paradigmas-valores humanos y cristianos, fe-vida </li></ul>
  26. 27. 3.3. Una espiritualidad integradora <ul><li>“ Todo, todas las cosas” son palabras claves en Ignacio. El peregrino después de un tiempo de lucha y purificación tuvo una mirada tan profunda del mundo y de la acción creativa de Dios que le parecían todas las cosas nuevas </li></ul><ul><li>Exige relacionarse con el mundo desde un corazón nuevo: promoviendo todo lo que lleva a la vida y transformando todo lo que necesita ser renovado </li></ul><ul><li>Una antropología integradora y trascendente , </li></ul><ul><li>Ver y amar al mundo como lo hizo Jesús </li></ul><ul><li>  </li></ul>
  27. 28. 3.4. El corazón ardiente <ul><li>La vida cristiana es más que una teoría, una moral y mucho más que una organización: es una pasión ardiente . Lección que Ignacio aprendía poco a poco y que expresó en los Ejercicios Espirituales, verdadera escuela de amor. </li></ul><ul><li>Dejarse abrazar por el amor de Dios y aprender a convertir toda la vida en amor y servicio son la síntesis de los Ejercicios </li></ul><ul><li>Tal vez en nuestra sociedad tan intercomunicada, pero anónima y fría los cristianos podemos colaborar con el calor de un amor que también en la Iglesia se apaga bajo las cenizas de un pensamiento gris, de una fría planificación o, incluso de un compromiso angustiado. </li></ul>
  28. 29. LA VIDA ESPIRITUAL SEGÚN IGNACIO <ul><li>semejante a un campo de batalla, donde interviene una enorme variedad de “mociones” (movimientos). </li></ul><ul><li>Presupone que para ganar estas batallas el ser humano debe utilizar su “libre albedrío”, un don y un derecho deseado por Dios desde toda la eternidad. </li></ul><ul><li>Cada uno puede elegir, y para hacerlo realmente “libres” debe corregir las distorsiones religiosas: falsas imágenes del sentido último de la vida del hombre, de Dios y de las cosas creadas. </li></ul><ul><li>Las afecciones desordenadas dificultan y entorpecen el caminar hacia la plenitud del ser “humanos”. </li></ul>
  29. 30. 4.- Características del camino ignaciano <ul><li>1.- Profundo amor personal a Jesucristo en un mundo de tantas “afecciones desordenadas ” </li></ul><ul><li>Convicción de que la plenitud de la vida la encontramos en el “Jesús pobre y humilde”, camino de la oración relacionada con lo cotidiano que nos permite conocerlo, amarlo y seguirlo. Asumir la experiencia de los Ejercicios Espirituales y la inserción en los lugares donde la vida se vea amenazada, disminuida, discriminada </li></ul><ul><li>“ Seguir a Cristo con su Cruz significa abrirnos con El a todo tipo de sed que aflija hoy a la humanidad. Cristo es alimento, respuesta a toda hambre y a toda sed” </li></ul>
  30. 31. 2.- Contemplativos en la acción <ul><li>Un Dios que “trabaja y labora por mí en todas las cosas creadas sobre la faz de la tierra, esto es se comporta como uno que está trabajando” (EE 236) </li></ul><ul><li>Un Dios en movimiento que mueve el corazón de las personas y las conduce a la armonía y la hermandad, nos hace capaces de construir relaciones fraternas y a corregirnos con amor. </li></ul><ul><li>No basta la voluntad y las buenas intenciones. Una disciplina, una lucha espiritual, una “ascesis” para orientar una vida orante, el examen de conciencia y el discernimiento </li></ul>
  31. 32. 3.- Una comunidad en Iglesia <ul><li>Identidad es pertenencia: a la Iglesia, a la obra de la Compañía </li></ul><ul><li>Si hay una misión concreta a favor de los demás, esta tiene en la vida comunitaria una de sus fundamentos para perseverar con alegría y esperanza en esa misión. </li></ul><ul><li>La amistad en nombre del Señor nos da la fuerza para mantener encendido ese fuego que deseamos compartir con otros. </li></ul><ul><li>Sentirnos parte de una comunidad mayor que es la Iglesia, nos alegramos y nos entristecemos con ella y deseamos ser signo de esperanza en esta iglesia y sociedad </li></ul>
  32. 33. 4.- En solidaridad con los más necesitados <ul><li>El propósito de una vida austera y dar lo mejor de sí en la construcción del reino de Dios </li></ul><ul><li>Solidarios con los más pobres y excluidos. No solo queremos acompañarlos sino aprender de ellos para descubrir los misterios de la encarnación de Jesús y la acción del espíritu </li></ul><ul><li>  </li></ul>
  33. 34. 5.- Compañerismo con otros <ul><li>Descubrir la presencia del Espíritu en otros, con otros recorridos. El seguimiento de Jesús implica la capacidad de encontrar en el otro las búsquedas genuinas que nos hermanan </li></ul><ul><li>Construir redes con otros que hagan visible nuestra esperanza en un mundo de crecientes oscuridades. </li></ul><ul><li>La frontera de la “universalidad” </li></ul>
  34. 35. 6.- Siempre en busca del MAGIS <ul><li>Necesitamos formarnos, prepararnos </li></ul><ul><li>Ignacio fue un peregrino en busca del MAGIS, la mayor gloria de Dios. </li></ul><ul><li>Se trata de dar lo mejor de nosotros, se trata de la búsqueda del bien más universal y los medios más efectivos. El espíritu ignaciano es contrario al conformismo y a la mediocridad </li></ul><ul><li>No estamos satisfechos con lo establecido, lo conocido, nos sentimos impulsados a descubrir, redefinir y alcanzar el magis. Las fronteras y los límites no son obstáculos sino nuevos desafíos, nuevas oportunidades por las que alegrarse. </li></ul>
  35. 36. Vagabundos, fugitivos o peregrinos <ul><li>La metáfora de Nínive : des-instalación, protesta y misión </li></ul><ul><li>La metáfora de Tarsis: conductas de fuga y un Dios insistente </li></ul><ul><li>¿Sabemos reconocer nuestras Nínives y nuestras Tarsis? La revisión de nuestras actitudes </li></ul><ul><li>Los discípulos de Emaús : ¿peregrinos o vagabundos? Reconocer y caminar con el Maestro </li></ul><ul><li>“ quédate con nosotros que es tarde y el día se acaba </li></ul><ul><li>¿No estaba ardiendo nuestro corazón? </li></ul><ul><li>  </li></ul>
  36. 37. El camino de un corazón que ve <ul><li>La crisis de inteligibilidad : el agotamiento de categorías y herramientas para pensar y actuar </li></ul><ul><li>( tiempo de “post” “des”, “re”, “neos” ) </li></ul><ul><li>La tensión universal abstracto-particularidad contextualizada :la síntesis de lo singular concreto: las personas </li></ul><ul><li>De la proposición a la mostración </li></ul><ul><li>De la doctrina al testimonio: discreta sensibilidad y el experimentar concreto </li></ul><ul><li>La fuerza de los ejemplos: responsabilidad escalonada y modesta como certezas, cualidades profesionales y sobre todo personales </li></ul>
  37. 38. Modo de Proceder Ignaciano <ul><li>PROFUNDIDAD : “Encontrar la vida divina en las profundidades de la realidad es una misión de esperanza confiada a los jesuitas. Rehacemos, pues, el camino que hizo Ignacio: al abrirse en nosotros un espacio de interioridad en el que Dios nos trabaja, podemos ver el mundo como un espacio trabajado por Dios, lleno de sus llamadas y de su presencia. </li></ul><ul><li>Nuestro modo de proceder es descubrir las huellas de Dios en todas partes, sabiendo que el Espíritu de Cristo está activo en todos los lugares y situaciones y en todas las actividades y </li></ul><ul><li>mediaciones que intentan hacerle más presente en el mundo” </li></ul>
  38. 39. Modo de proceder ignaciano <ul><li>Esta misión de intentar “sentir y gustar” la presencia y la acción de Dios en todas las personas y circunstancias del mundo, nos coloca a los jesuitas en el centro de una ‘tensión’, que nos impulsa hacia Dios y hacia el mundo al mismo tiempo. </li></ul><ul><li>Surgen así, una serie de polaridades, característicamente ignacianas, que conjugan nuestro estar siempre enraizados firmemente en Dios y, al mismo tiempo, inmersos en el corazón del mundo. </li></ul>
  39. 40. Ser y hacer, contemplación y acción <ul><li>Ser y hacer ; contemplación y acción; oración y vida profética; estar totalmente unidos a Cristo y completamente insertos en el mundo con Él como un cuerpo apostólico </li></ul><ul><li>Los Evangelios muestran a Jesús en relación profunda y amorosa con su Padre y, al mismo tiempo, completamente entregado a su misión en medio de los hombres y mujeres. Está perpetuamente en movimiento: siempre desde Dios, siempre para los demás. </li></ul><ul><li>CG35 </li></ul>
  40. 41. RASGOS DISTINTIVOS DE LA PERSONA DE SAN IGNACIO DE LOYOLA <ul><li>El liderazgo significativo que ejerció entre sus primeros compañeros durante sus estudios en la Universidad de París y, luego, en sus 16 años como General de la Compañía de Jesús. </li></ul><ul><li>Este liderazgo tuvo características propias y distintivas : el ser visionario y emprendedor en la realización del Reino de Dios, mostrando en él la creatividad, la innovación, la perseverancia hasta el final respecto a las obras emprendidas; ser exigente e igualmente afectuoso en el gobierno de la Compañía; ser radical en el servicio que se debe a Jesucristo ; ser coherente con los principios de su carisma espiritual expresado en los Ejercicios Espirituales y que le muestran como un pedagogo y un maestro excepcional. </li></ul>
  41. 42. Algunas características del Liderazgo ignaciano <ul><li>QUIEN EJERCE EL SERV ICIO DE LA AUTORIDAD DEBE HACERLO DESDE LA EDIFICACION DEL OTRO, DESDE EL EJEMPLO, DESDE EL DESEO QUE LA OTRA PERSONA SE LLEVE ALGO CONSTRUCTIVO </li></ul><ul><li>DESDE LA ESCUCHA CON CALMA Y GUSTO </li></ul><ul><li>POTENCIANDO A LOS MIEMBROS DEL EQUIPO QUE DIRIGE, QUE ALGUIEN CON “SUJETO” SEA CAPAZ DE DAR SIEMPRE MAS </li></ul><ul><li>INTEGRAR EL MAYOR NUMERO DE PERSONAS CON “SUJETO” QUE SEAN LAS QUE DAN EL TONO A LA INSTITUCION Y NEUTRALICEN LA POSIBLE PRESENCIA DE AQUELLOS QUE NO ADHIEREN O LO HACEN DEFICIENTEMENTE </li></ul>
  42. 43. LIDERAZGO IGNACIANO
  43. 44. Un liderazgo ignaciano como puentes de reconciliación <ul><li>Construir puentes superando las fronteras y las encrucijadas hacia el Horizonte de Cristo </li></ul><ul><li>Reconciliación con Dios : educar en la Fe </li></ul><ul><li>Reconciliación de unos con otros : Educar en el amor y en la solidaridad </li></ul><ul><li>Reconciliación con la creación : Educar en la admiración y respeto </li></ul>

×