Para estudiar el modelo de desarrollo rural del Meta.                                 Alternativas reales para las víctima...
Para estudiar el modelo de desarrollo rural del Meta.                                 Alternativas reales para las víctima...
Para estudiar el modelo de desarrollo rural del Meta.                                 Alternativas reales para las víctima...
Para estudiar el modelo de desarrollo rural del Meta.                                  Alternativas reales para las víctim...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Para estudiar el modelo de desarrollo rural del meta

163 views

Published on

tenencia de tierra y desplazados en el MetaT

Published in: News & Politics
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
163
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Para estudiar el modelo de desarrollo rural del meta

  1. 1. Para estudiar el modelo de desarrollo rural del Meta. Alternativas reales para las víctimas del desplazamientoPara estudiar el modelo de desarrollo rural del Meta.Alternativas reales para las víctimas del desplazamientoDurante el siglo XX se propusieron alternativas para resolver el problemaagrario en Colombia: redistribuir las tierras, elevar la productividad obuscar la equidad. El problema no se resolvió porque cada iniciativa fuecontrarrestada por intereses económicos y políticos contrarios queempantanaron y volvieron inocuos los proyectos que se adelantaron.Las políticas del Estado en materia de redistribución terminaronresquebrajadas y persistieron los problemas de concentración,desigualdad, desempleo, pobreza, exclusión, e incluso de debilitamientode las instituciones. Los esfuerzos de reforma agraria han estado sujetosa un constante tira y afloje, sin que prime la voluntad de solución. Estodebilita la democracia y agrava la inestabilidad social; además reduce lasposibilidades de crecimiento y desarrollo del país.A comienzos del nuevo siglo, el sector rural se inscribe en un contextomás complejo que impone nuevos retos a la sociedad. Queda atrás másde un siglo de políticas que prometían la redistribución y el acceso a latierra, pero no modificaron la estructura sociopolítica del sector, y porende la de la nación. La extrema desigualdad en la distribución de latierra, la fragilidad de los derechos de propiedad, sobre todo de loscampesinos, y la permanencia de la estructura latifundista son fuente deviejos y nuevos problemas sociales.Entre las posiciones que se identifican sobre la llamada reforma agraria,se encuentran dos algo enfrentadas. La primera, es la que plantea lanecesidad de superar la idea de reforma agraria como la redistribuciónde la tierra a los campesinos más pobres y jornaleros agrícolas, porque el“modelo” de la economía campesina es improductivo y no secorresponde con el actual contexto de economía. Incluso, se proponereconstruir la fragmentación para crear unidades productivas conmayores posibilidades. (Ver entre otros Balcázar, A. et al. Colombia:alcances y lecciones de su experiencia en reforma agraria, Santiago deChile, CEPAL y Naciones Unidas, 2001. Página 1 de 4
  2. 2. Para estudiar el modelo de desarrollo rural del Meta. Alternativas reales para las víctimas del desplazamientoFrente a este planteamiento, se encuentra la posición de defender laeconomía campesina, reconociendo sus aportes en cuanto a seguridadalimentaria, centros permanentes de comercio y protección de losrecursos naturales. Y para ello se plantea la necesidad de redistribuir 5millones de hectáreas de latifundio aptas para la agricultura (VerMondragón, H. “Colombia: o mercado de tierras o reforma agraria”,ANUC-Fensuagro, 2002, [http://www.cnrr.org.co].Sin embargo, las dos posiciones se aproximan a la necesidad de superarel actual modelo de desarrollo del sector rural, por ejemplo, respecto a laconcentración de la propiedad por ser excluyente tanto de la tenencia dela tierra como de la distribución de los ingresos y atentar seriamentecontra los recursos naturales.Pero el impacto de la guerra al crear una masa de población desplazadaesta en contradicción con este punto en común.En primer lugar, porque la fuerte reconcentración de la propiedad que esuno de las causas de la guerra, está creando una demanda mayor detierra a la calculada hace 15 años para satisfacer las necesidades de loscampesinos pobres. La investigación puede tener como uno de susintereses precisar esta demanda adicional creada por el conflicto yconfrontarla a las posibilidades actuales del país, pues se encuentrancomprometidas áreas de protección ambiental, áreas de grandeshumedales y riveras de ríos. Recordemos que el desplazado es ante todo,desalojado de su tierra (Éxodo, Patrimonio e Identidad. V cátedra anualde historia. Museo Nacional. 2001. Bogotá., página 32).En segundo lugar, las alternativas reales de una parte de los desplazados,ya sean campesinos o indígenas, es ampliar la frontera de colonización.Ha esto se le ha llamado “movimiento invisible”, pues no tieneseguimiento y es de difícil identificación. Este crecimiento de lacolonización coloca en riesgo las reservas ambientales del país.Y es más grave cuando se centra en los departamentos de Putumayo,Guaviare, sur del Meta y Caquetá, o sea, en la Amazonía colombiana y esdonde no ha cesado el conflicto. Es posible decir lo mismo del Chocó.Por lo tanto, es importante establecer el impacto de los desplazados enel proceso de colonización. Página 2 de 4
  3. 3. Para estudiar el modelo de desarrollo rural del Meta. Alternativas reales para las víctimas del desplazamientoOtro elemento a tener en cuenta es que la reconcentración de lapropiedad al desplazar las pequeñas unidades campesinas, crea posiblesproblemas de seguridad alimentaria. en las zonas de mayordesplazamiento. Y con ello el posible incremento de los productosagrícolas. Además, el cambio en el uso de la tierra puede afectarseriamente los recursos naturales. Es necesario identificar el impacto quepueda causar la ganadería extensiva, los grandes proyectos deexplotación y extracción maderera, minera, petrolera, de monocultivosintensivos, etc., propias de la gran propiedad. Recordemos que laeconomía campesina, a pesar de su impacto en los recursos naturales,por su propia sobrevivencia conserva las fuentes de agua, parte de losrecursos forestales y la diversidad ecológica. Cosa opuesta a las grandesexplotaciones.Otros interrogantes.Alfredo Molano (2010b), con prudente optimismo, hace referencia a lasexpectativas sobre la disposición del nuevo gobierno para solucionar elproblema de la tierra:El gobierno de Santos ha prometido devolver a los campesinos un millónde hectáreas confiscadas a los narcos. Bien, diría Apolinar, como cuotainicial. Pero hay cuatro millones más por ahí de notaría en notaría, quepertenecieron a campesinos desplazados. Quizá pueda Juan Camilo[Restrepo] –un político que entiende, por fin, la conveniencia que para lapaz y para la prosperidad tiene la economía campesina– devolver sustierras a los campesinos y, además, tomar medidas para que lo que sedevuelva ahora no regrese a las manos de los de siempre en la próximadécada. (Molano, A. “Primera cuota”, El Espectador, 15 de agosto de2010b, p. 35.Para pensar la reubicación de los desplazados en el campo es necesarioque se aborde la pregunta obligatoria. ¿Qué tanta validez tienen laproducción de la unidad de economía campesina, a partir de supretendido “modelo a escala humana” para la conservación de losrecursos naturales? Página 3 de 4
  4. 4. Para estudiar el modelo de desarrollo rural del Meta. Alternativas reales para las víctimas del desplazamientoAdemás, y esto de manera colateral, la necesidad de “elaboración decálculos socio-económicos de tipo microregional sobre impactos deldesplazamiento de población rural.” (Fabio Lozano y Flor Edilma Osorio.Población rural desplazada por la violencia en Colombia), pues sesupone que el desplazamiento destruye las relaciones económicas yproductivas.Este análisis del marco histórico y legislativo muestra la falta de voluntadde la élite política para atacar los males de raíz y enfrentar las causas delconflicto agrario y de la violencia en el sector rural colombiano. Esavoluntad es la que se requiere del actual gobierno y del Congreso de laRepública, para que la nueva iniciativa no culmine en otro fracaso más (Albán, A. y J. Rendón. Crecimiento, desarrollo y democracia en Colombia.Los contrapesos de un proceso incompleto, Cali, Universidad Libre,2010). Página 4 de 4

×