Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Martí

1,540 views

Published on

Entre 1877 y 1878, José Martí visitó Guatemala. En sus primeros meses de su estancia (en la que trabajó de maestro) diseñó varios proyectos editoriales, pero no los pudo llevar a cabo. Con la información recopilada para esos trabajos, escribió un folleto llamado GUATEMALA, qu publicó en México a principios de 1878.

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Martí

  1. 1. Universidad de San Carlos de Guatemala Escuela de Historia
  2. 2. Reedición de la obra GUATEMALA de José Martí
  3. 3. Martí vivió gran parte de su prolífica vida en Nueva York. A pesar de que allí generó una vasta producción literaria y una vertiginosa actividad política, esta estancia es bastante desconocida.
  4. 5. <ul><li>Y aún menos conocida es su estadía en Guatemala entre 1877 y 1878, con una pequeña visita a México para contraer nupcias. Este suceso, según se dice, desencadenó los acontecimientos que dieron origen a su famoso poema La niña de Guatemala. </li></ul><ul><li>Cuando viajó a México, en diciembre de 1877, llevaba consigo el manuscrito del que pronto sería el folleto GUATEMALA, publicado a principios de 1878 . </li></ul>
  5. 6. Dice Martí en el mencionado folleto sobre su llegada a Guatemala: Yo llegué, meses hace, a un pueblo hermoso; llegué pobre, desconocido, fiero y triste. Sin perturbar mi decoro, sin doblegar mi fiereza, el pueblo aquél, sincero y generoso, ha dado abrigo al peregrino humilde. Lo hizo maestro, que es hacerlo creador. Me ha tendido la mano y yo la estrecho. Guatemala es una tierra hospitalaria, rica y franca: he de decirlo.
  6. 7. “ Vino con humildad y sabiendo que su paso sería breve: Vengo a comunicar lo poco que sé, y a aprender mucho que no sé todavía. Vengo a ahogar mi dolor por no estar luchando en los campos de mi patria, en los consuelos de un trabajo honrado, y en las preparaciones para un combate vigoroso”. [1] [1] José Martí, carta a Joaquín Macal, Ministro de Relaciones Exteriores de Guatemala, 11 de abril de 1877, reproducida en Revista Alero , No 23, tercera época, Guatemala, Universidad de San Carlos de Guatemala, marzo-abril 1977, p. 186
  7. 8. Antes de publicar su folleto, Martí tuvo la intención de editar una revista para dar a conocer a nuestro país: “ Las riquezas de Guatemala son poco conocidas… Fuera de la razón de mi actividad personal,… responde la Revista a mi deseo de dar a conocer cuanto Guatemala produce y puede producir… “ Contendrá pues, mi periódico, en cada uno de sus números, descripciones –más útiles que pintorescas- de las comarcas de la República; estudio de sus frutos y sobre su aplicación; remembranzas de muertos ilustres, y de obras notables que enorgullecen al país –respondiendo a mi ideal de hacer resaltar todo lo bueno y cuanto bueno y bello encierra… “ Es vasto el programa; por eso lo acepto; por eso y porque es útil…” El proyecto de la revista fracasó, pero el programa que se proponía desarrollar lo pudo llevar a cabo con la publicación de su obra GUATEMALA. [1] José Martí, “Revista guatemalteca”, en Revista Alero, No. 23, tercera época, Guatemala, Universidad de San Carlos de Guatemala, marzo-abril de 1977
  8. 9. Para escribir su obra, Martí se basó en variadas fuentes. Unas de ellas eran los informes que los jefes políticos departamentales rendían a la autoridad central: “ Entre estos documentos, algunos, como el de Chiquimula, son descripciones concienzudas, amenas y correctas; otros, como el de la Alta Verapaz, nos revelan mágicas riquezas; esmaltan a otros, como al de Huehuetenango, atinadas y graves reflexiones; otros, como el de Amatitlán, son fervientes aspiraciones al progreso…”.
  9. 10. También contó con la ayuda de fuentes orales: “ Honra ahora allí el Ministerio de Gobernación, encargado de los asuntos de tierras y repartos, un hombre grave y modesto, don José Barberena, amigo de su patria… Se anima hablando del crecimiento de la riqueza, de las empresas proyectadas. Todo lo explica, facilita y favorece. De él hube datos, y debo decirlo en justicia”. [1] [1] Martí, Guatemala , op. cit., p. 39
  10. 11. Pero la fuente que más réditos rindió fue la de sus propias vivencias: “… y, en tanto, el viajero asombrado, trasponiendo la entrada del Río Dulce, ve el más solemne espectáculo, la más grandiosa tarde, el más majestuoso río que pudo nunca un hombre ver. Otros más caudalosos: nuestro Amazonas. Otros más claros: mi Almendares. Ninguno tan severo, de tan altas montañas por ribera, de tan mansa laguna por corriente, de tan menudas ondas, de tantas palomas, de tan soberbios cortinajes de verdura, del Cielo prendidos y orlados y basados luego por la espuma azulosa de las aguas. Islas como cestos; palmas que se adelantan para abrazar; sibilíticas inscripciones en extrañas piedras; abundantísimas aves; eco sonoro, en que se escucha algo de lo eterno y lo asombroso.” Ibid., p. 28
  11. 12. <ul><li>Estructura de la obra </li></ul><ul><li>Una especie de prólogo </li></ul><ul><li>Desarrollo </li></ul><ul><ul><li>Descripción geográfica </li></ul></ul><ul><ul><li>Desarrollo intelectual </li></ul></ul>
  12. 13. Entre las descripciones de Martí, destacan las dedicadas a las ciudades, en especial a la Nueva Guatemala de la Asunción, donde trabajó y vivió.
  13. 14. “ Tiene ese Cerro del Carmen sus domingos y fiestas de guardar. Entonces, sobre la alfombra de fragante musgo extiéndese otra alfombra más viva, animadísima, compacta, cada vez más estrecha; alfombra de movibles filas, de parisienses figurines, de arrogantes tipos populares, realzados por mantos de colores vivos.” [1] Ibid., p. 10 Fotografía de E. Muybridge, 1875. Museo Nacional de Historia de Guatemala.
  14. 15. “ Rompe el limpio cerro ancha escalinata, y desde su cumbre se domina la gran población… “ Vense desde él las amplias calles tenazmente rectas, sin una desviación, sin un capricho. Si no fuera americana, Guatemala sería desesperante … Fotografía de E. Muybridge, 1875. Museo Nacional de Historia
  15. 16. La Guatemala que conoció Martí estaba en ebullición. “Antes se soñaba en vacas; hoy en el porvenir…”, dice el poeta. A los “tiempos en que por tierras y princesas peleaban Kakchiqueles, quichés y tzutujiles”, sucedieron los tiempos obscuros de la colonia. Martí rompe lanzas contra la España despótica, la culpable hasta de la incomunicación en Nuestra América: “ Es ¡ay de nosotros! que el veneno de tres siglos, tres siglos ha de tardar en desaparecer. Así nos dejó la dueña España, extraños, rivales, divididos…” [1] “ Una larga dominación ha quebrado un poco el carácter. Pero él resucitará. La dignidad es como la esponja: se la oprime, pero conserva siempre su fuerza de tensión. La dignidad nunca se muere.”. [2] [1] Ibid., p. 3 [2] Ibid., p. 50
  16. 17. A la colonia sucedieron, dice Martí, “los brillantes días de aurora” (la Independencia), en que “la animada palabra” de Barrundia, “la vivaz actividad” de Córdova y “las duras consideraciones de Molina” tumbaron “los muros y fondos coloniales”. Pero el viejo régimen no desaparecería con la ruptura independentista. Vendría el régimen conservador y de nuevo el poder eclesial y el “abatimiento enfermizo”: “… -época de almas postergadas, de dignidades dormidas- en que hundió a la tierra de los terribles volcanes y majestuosos ríos el terror más que una fuerza real, el látigo insolente de Carrera.” [1] [1] Ibid., p. 65
  17. 18. Y luego la Reforma Liberal, que se iniciara un 30 de junio de 1871: “… Treinta y tres hombres comenzaron en la frontera mexicana la campaña. Vencieron, vencieron, siempre vencieron, y acrecidos, socorridos, bendecidos, los revolucionarios maravillosos entraban a ocu­par el solio desierto del heredero del autócrata. Revolución extraña, radical en resultados, fabulosa en fortuna, generosa en medios. Ni la manchó sangre inútil, ni esterelizó las sementeras. Sea loada.”
  18. 19. “… se exploran los ríos, se tienden carriles, levántanse institutos, leen los indios, acuden los extranjeros, improvisan su fortuna; vínose a la libertad por una revolución sencilla y extraordinaria, admirable y artística.” “ De cinco años viene este renacimiento salvador. Es exclusiva obra del gobierno liberal… “ Mucho se gasta en escuelas; remunérase bien a los maestros; no llega vapor que no venga cargado de útiles, ya de efectos calisténicos, ya de aparatos astronómicos, de libros, de colecciones, de modelos. Se entra en el Instituto Nacional, y se oye una banda excelente… “ Triunfante la revolución, estaba como pletórica de buenos deseos. Rebosaba creaciones. Tendió telégrafos, contrató ferrocarriles, abrió caminos, solicitó educadores, subvencionó empresarios, fundó escuelas…”
  19. 20. Martí observaba el paso del Antiguo Régimen a la Guatemala moderna, liberal (“A esencia liberal, activa forma”, p. 8), pues si “ el viejo régimen que cierra las puertas a toda grande idea”, el “inexperto nuevo régimen” a toda idea útil “las abre con amor”. Lo que antes fue eclesial, ahora es secular y progresivo, lo que se puede observar en la transformación de la ciudad colonial a la ciudad liberal:
  20. 21. “… la ciudad, llevada del instinto, derriba el claustro de Santo Domingo, tumba de almas, y lo trueca en depósito de frutos -cuna de riqueza-, del poderoso aguardiente, del delectísimo tabaco; arranca su huerta, mansión antigua de opulentas coles, a la iglesia de la Recolección, y la convierte en Escuela Politécnica, mansión ahora de inteligencias ricas y vivaces. Paseaban los pacíficos paulinos por largos y desiertos corredores, y hoy les suceden animados grupos de jóvenes celosos, que llevarán luego a los pueblos, no la palabra desconsoladora del Espíritu Santo, sino la palabra de la historia humana, los reactivos de la química, la trilladora y el arado, la revelación de las potencias de la Naturaleza. La nueva religión; no la virtud por el castigo y por el deber; la virtud por el patriotismo, el convencimiento y el trabajo”.
  21. 22. Cartel de la época liberal, en la que Martí visitó Guatemala.
  22. 23. Opinión de Martí sobre el llamado “problema indígena”
  23. 24. “ ¡Ah! Ellos son ¡terrible castigo que deberían sufrir los que lo provocaron! ellos son hoy la rémora, mañana la gran masa que impelerá a la juvenil nación. Se pide alma de hombres a aquellos a quienes desde el nacer se va arrancando el alma. Se quiere que sean ciudadanos los que para bestias de carga son únicamente preparados. iAh! las virtudes se duermen, la naturaleza humana se desfigura, los generosos instintos se deslucen, el verdadero hombre se apaga. Aire de ejemplo, riego de educación necesitan las plantas oprimidas. La libertad y la inteligencia son la natural atmósfera del hombre.” José Martí
  24. 25. “ Estos informes confirman lo que de los indígenas se sabe. Son retraídos, tercos, huraños, apegados a sus tradiciones, amigos de sus propiedades, enemigos de todo Estado que cambie sus costumbres.” José Martí
  25. 26. “ Pero estos mismos defectos, estudiados en su origen, acusan las inapreciables cualidades de los indios. Dedúcese de ellos que son constantes, leales, firmes y severos; que aman profundamente; que rechazan fieramente lo que no creen bueno. ¿Qué no podría hacerse, cuando logremos atraernos a hombres que tienen tales dotes? ¿Cuándo la fidelidad, la lealtad y la constancia fueron en raza alguna, malas condiciones?” José Martí
  26. 27. “ Bien hacen los que hoy rigen la vida guatemalteca. La raza indígena, habituada, por imperdonable y bárbara enseñanza, a la pereza inaspiradora y a la egoísta posesión, ni siembra, ni deja sembrar, y enérgico y patriótico, el Gobierno a sembrar la obliga, o permitir que siembren. Y lo que ellos perezosos, no utilizan, él, ansioso de vida para la patria, quiebra en lotes y lo da. Porque sólo para hacer el bien, la fuerza es justa. Para esto sólo; siempre lo pensé.” José Martí
  27. 28. “ Adiós van a decir al buen lector estas cansadas páginas…”. José Martí

×