Successfully reported this slideshow.
Your SlideShare is downloading. ×

Modernidad líquida

Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Ad
Upcoming SlideShare
Resilencia
Resilencia
Loading in …3
×

Check these out next

1 of 2 Ad
Advertisement

More Related Content

Similar to Modernidad líquida (20)

Advertisement

Recently uploaded (20)

Modernidad líquida

  1. 1. ¿Te consideras un analfabeto tecnológico? En busca de la nueva alfabetización: Convirtámonos en nativos digitales.!!! Estamos cansados de leer y de escuchar que nos encontramos en tiempos de cambio. Vale. De acuerdo. Es cierto. Y en esta incertidumbre nos movemos. También es una realidad que junto con los conocimientos sólidos que fundamentan nuestra arquitectura del saber, cada día aparecen conceptos novedosos que encierran contenidos nóveles, inimaginables en décadas anteriores con los que debemos empezar a familiarizarnos. En realidad, me estoy refiriendo a aprendizajes líquidos que nos adaptan y acercan a los requerimientos actuales. Creo que ha llegado el momento de conocerlos y reconocerlos para incluirlos en nuestro bagaje competencial. Por eso, me propongo en estas líneas y a lo largo de diferentes espacios, ir exponiendo estos nuevos términos que encierran realidades con las que hay que aprender a convivir si queremos mantenernos en estos entornos competitivos y globales y no perder valor como profesionales. Te propongo un recorrido por estas lecturas donde iremos descubriendo las voces que empiezan a sonar en el entorno laboral emergente. Iniciamos la aventura ahora mismo. Probablemente, en este instante, quien este dedicando parte de su tiempo a leer estas reflexiones se encontrará identificado en una de estas categorías:  Nativo digital  No nativo digital Es la condición primaria que condiciona en estos momentos la trayectoria vital de todos los lectores. Esta circunstancia disyuntiva en unos años y varias generaciones después, no será determinante. En cualquier caso, hayamos nacido o no en lo que se considera el mundo digital, muchos de nosotros nos juzguemos analfabetos tecnológicos en mayor o menor medida. Para reducir, en parte, esta sensación de ignorancia técnica y para ampliar, por otra, los saberes necesarios para convivir en nuestro contexto profesional con la seguridad y tranquilidad que nos da el saber “en donde estamos jugando”, hemos preparado estos artículos o “post”, si empezamos a hablar con dominio del contexto. Y elprimer concepto con elque quiero abrir esta serie esuna expresión,absolutamente poética, acuñada por Bauman y que con una metáfora magistral ha conseguido visualizar la transición entre los dos universos conocidos: “La Modernidad Líquida”. La sola sonorización de la expresión nos traslada a un mundo licuo. Pero…. si lo contemporáneo es líquido…. Lo pretérito…¿cómo se concreta? Zygmunt Bauman es el creador de la expresión “modernidad líquida”. Este pensador polaco sociológo y filósofo, que ha dedicado gran parte de su obra a estudiar las mutaciones de las estructuras sociales contemporáneas, reflexiona sobre el tiempo que estamos viviendo, caracterizado por ser una época ausente de certezas, constante en su transitoriedad y en
  2. 2. cambio permanente, frente a lo “solido” del mundo anterior, consistente en los conocimientos y estable en los valores, con raíces espaciales y un tiempo que lo configura. Es importante conocer y reconocer los referentes de esta corriente de pensamiento para comprender su transcendencia, por esta razón me detengo unos instantes para explicar que Zygmunt Bauman junto con Alain Touraine recibieron en el año 2010 el Premio Príncipe de Asturias de Comunicación y Humanidades, candidatura al que optaban conjuntamente. Precisamente, entre lasrazones esgrimidaspor losmiembros deljurado para concederles dicho Premio se señalaba ser los "creadores de instrumentos conceptuales singularmente valiosos para entender el cambiante y acelerado mundo en el que vivimos". Lo liquido no tiene forma ni espacio definido y es precisamente estas características, junto con la” atemporalidad” las que condicionan el estado actual de nuestra sociedad, volátil e inconsistente, con valores escasamente sólidos y compactos que contribuyen a configurar una red de vínculos frágiles y precarios. En este ciclo histórico con incertidumbres, la modernidad sin seguridades fluye y en esta vacilación en la que se nos obliga a vivir, la flexibilidad se convierte en una condición indispensable para la supervivencia personal e institucional. Ser flexible lo abarca todo, incluido al entorno laboral que se encuentra imposibilitado para planificar un futuro lejano ante la fluctuación del sistema. Y en este mundo, el hombre duda, las relaciones se debilitan y los vínculos se hacen flotantes. Las instituciones también. Han dejado de ser instancias que inmovilizan, atan a un tiempo y a un espacio en donde se amarraban las existencias de los individuos para pasar a convertirse en pura levedad cibernética y volátil en donde el desarraigo afectivo lo abarca todo convirtiendo las relaciones en frágiles y liquidas. ¿Relacionas este concepto como uno de las claves para comprender los sucesos de nuestro tiempo? ¿Enlazas las transformaciones de las estructuras sociales que vivimos con el surgimiento de esta nueva realidad que nos conduce a unas interrelaciones cada vez más fluidas e inestables? ¿Nos impacta esta modernidad líquida en nuestro día a día? Y si es así…¿hasta dónde? Puesto que el cambio existe y es perfectamente reconocible, el secreto se encuentra en adaptarnos a esta evolución. Si no queremos que nos arrastre la corriente deberemos seguir nadando, surfeando las olas, moldeándonos a sus formas y adaptando los conocimientos sólidos del pasado a los aprendizajes líquidos actuales hasta convertirlos en competencias mudables, versátiles a las exigencias profesionales.

×