Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

5to Ciclo de formación a maestr@s GEN Reflexiones Pedagógicas

320 views

Published on

Importancia de desarrollar las competencias investigativas en jóvenes y sus maestros; la esperanza de una región y un país

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

5to Ciclo de formación a maestr@s GEN Reflexiones Pedagógicas

  1. 1. SOBRE LA IMPORTANCIA DE DESARROLLAR LAS COMPETENCIAS INVESTIGATIVAS EN JÓVENES Y SUS MAESTROS; LA ESPERANZA DE UNA REGIÓN Y UN PAÍS David Andrés Sánchez Bonell Docente Investigador Postgrados Universidad Pedagógica Nacional Par evaluador Programa Hermes Universidad Nacional- Colciencias dasanchezb@unal.edu.co La ciencia ha jugado un papel preponderante en el desarrollo de nuestra civilización y el desarrollo de la sociedad ha presionado los avances científicos, este mecanismo en lanzadera de, de alguna manera, ha generado la idea de avance de conocimiento que hoy indudablemente embriaga la confianza que se tienen sobre su potencial. La palabra latina scientia —de scire, saber, conocer— significa, en su sentido más amplio, toda clase de conocimiento organizado, jerárquico y riguroso. Esta definición suele restringirse al conocimiento de las ciencias naturales, definiremos entonces por ciencia al conocimiento organizado de los fenómenos naturales y sociales, el estudio racional de las relaciones existentes entre los conceptos con los que expresamos los fenómenos y las relaciones de conocimiento entre individuos y objetos. Es claro que existen otras construcciones de conocimientos en torno a los fenómenos naturales y sociales, diferentes. Estas visiones alternativas no son ni más ni menos válidas que las occidentales. La unificación de las ciencias obedece a una necesidad cultural en Occidente, pero visiones no occidentales de la naturaleza concurren todos los días, sobre todo en países como los nuestros, donde coexisten culturas tradicionales indígenas y conocimiento popular desarrollado durante siglos de interacción cultural. Independientemente de la idea que se tenga sobre el origen de las ciencias, es claro que inician con la observación de ciertos sucesos recurrentes de la naturaleza, los individuos y las sociedades, como el movimiento aparente de los
  2. 2. cuerpos celestes en el campo físico, los cambios estacionales del clima en la meteorología, la competencia “perfecta” entre consumidores y productores movidos por un principio de racionalidad en las teorías económicas y ecológicas; igualmente en las ciencias biológicas sus inicio basado en la observación de plantas y animales, su posterior clasificación y sistematización. Pero el paso de la observación a la experimentación para comprobar hipótesis requirió varios siglos durante los cuales, a través de la acumulación de conocimientos y reflexiones, se gestó el concepto general de la ciencia y del quehacer científico. En este proceso se crea la imagen de los científicos como personas encerradas en sus laboratorios, contemplando grandes montajes y extasiadas en sus propias observaciones, siempre con un joven o un grupo de jóvenes asistentes que estaba presto a acudir al llamado de su mentor, no hay nada más distante que esta romántica e ingenua mirada en la producción de conocimiento actual Estos “aprendices” debían poseer un sinnúmero de habilidades, aptitudes y predisposiciones para trabajar en determinados campos del conocimiento, como ocurre también en las artes, la música, la matemática, la tecnología, la literatura y, en fin, en todas las empresas humanas del conocimiento. Los nuevos discípulos sabían que, para alcanzar los altos niveles de producción que en el campo del conocimiento poseían sus mentores, deberían trabajar incluso toda su vida, con muchas horas de sacrificio, entrenamiento, dedicación, apropiación de técnicas, elevado compromiso y esfuerzos no siempre recompensados ni valorados en la realidad espacio-temporal de la propia cultura. Esta reflexión en torno a la relación que existe entre las aptitudes y características de los individuos y el medio donde se manifiestan, nos lleva necesariamente al tema del desarrollo y gestión de conocimiento como el que nos invita cualquier proyecto de formación de investigadores (en este caso, el desarrollo de proyectos de innovación y gestión de conocimiento regional), que obviamente no viene instalados de antemano en los individuos; niños, niñas y jóvenes de la región, sino que, surge sólo en relación con medios y mediadores enriquecidos e intencionados y, por ende,
  3. 3. enriquecedores, este proceso obedece fundamentalmente al trabajo deliberado de docentes y formadores de docentes que durante un buen tiempo han venido acumulando capital cultural y gestión del conocimiento en la implementación de las innovaciones en cada una de las instituciones educativas que vienen participando de estos proyectos. Visto así, no basta para un “discípulo o aprendiz de científico” con tener la aptitud o la actitud para las ciencias naturales y/o sociales, si no existe un medio resonante, un buen mentor o maestro, un ambiente adecuado con las condiciones para desarrollar sus proyectos. De la misma manera, no es suficiente tener recursos enriquecidos y resonantes: laboratorios, aulas de ciencias, instrumentos de alta tecnología, capital; si no se han desarrollado las competencias, aptitudes y actitudes para trabajar en determinado campo de las ciencias. La mediación adquiere entonces una importancia inusitada para alcanzar el desarrollo de las competencias investigativas, la capacidad de reflexionar y producir nuevo conocimiento, tanto como, la tenacidad para mantenerse en la ruta que permitirá algún tipo de resultado que pueda ser evaluado como es el caso de los proyectos que se observan en las ferias regionales en donde enjambre se viene adelantando En consecuencia, el desarrollo del talento humano y, en particular, el de la innovación e investigación, requiere de acciones deliberadas sobre el individuo, que lo desarrollen, que lo ubiquen en el contexto y que lo modifiquen hasta llevarlo a una producción científica, ahora sí talentosa, ahora sí capaz de influir en la configuración del medio en el que se desarrolla. Producciones que serán valoradas en las comunidades locales y regionales en donde se desarrollan y que de una u otra manera tendrán el sello de origen y la posibilidad de mantener la semilla de la investigación en los lugares donde se gestan, esta es otra de las huellas importantes de los encuentros de investigadores en la formación de jóvenes investigadores, la generación y permanencia de redes de producción de conocimiento
  4. 4. Importancia de la producción de conocimiento y el desarrollo de la ciencia para la región En nuestro tiempo, la ciencia se convierte en modeladora de la realidad, nutrida por los procesos de pensamiento, los procesos creativos, las discusiones epistemológicas y filosóficas. En particular, existe un tipo de ciencias que, debido a su objeto de estudio, es altamente susceptible de expresarse por medio de sistemas proposicionales o conceptuales que intentan carecer de ambigüedad, es decir, mediante el lenguaje lógico-matemático. Éstas son las ciencias naturales (física, química y biología) que confluyen, por ejemplo, en las ciencias ambientales o en la medicina. Existen también, y en igual importancia, las ciencias humanas, diacrónicas y variantes, que no dependen de las realidades “objetivas”, sino de la historia y de las libertades humanas, tanto así que el estudio histórico de la física la aleja de las ciencias naturales y la acerca a las ciencias humanas. El vertiginoso crecimiento que han registrado estas ciencias desde el Renacimiento les ha permitido explicar con éxito relativo, y desde las perspectivas más generales posibles dentro de sus límites, aspectos fundamentales de lo que se ha considerado como realidad; por ejemplo, las leyes que gobiernan las transferencias energéticas entre sistemas, la naturaleza de los constituyentes últimos de la materia, el origen y evolución del universo, los modos de producción, los sistemas sociales y políticos y las tendencias de mercado, entre otros. Al hacerlo, han provisto a la sociedad del marco teórico útil para la solución de problemas relacionados con el mejoramiento de la calidad de vida a escala global, mediante la progresiva ampliación del horizonte tecnológico. Es por ello que se argumenta que la influencia de las ciencias se manifiesta a todo nivel en la vida humana, desde niveles filosóficos abstractos hasta la cotidianidad práctica. Por otra parte, las ciencias han sido una fuente virtualmente inagotable de sistemas simbólicos, proporcionando un repertorio extremadamente rico de ellos, algunos de los cuales serán seleccionados por la Escuela para servir a un doble
  5. 5. propósito: de una parte, inclinar potenciales estudiantes al estudio de las ciencias; de otra, proveerles con sistemas organizados de conocimiento en los cuales puedan poner en práctica instrumentos y operaciones intelectuales, junto con informaciones específicas, que les permitan hacer sus primeras aproximaciones sistemáticas a la lectura de lo que se considera como realidad, esto es, la interpretación y modelación de fenómenos físicos, químicos, biológicos y sociales en términos de los instrumentos y operaciones, actitudes y prácticas suministrados por la Escuela. En este noble propósito, la Escuela no pretende invadir de científicos a la sociedad, ni tampoco que todos los estudiantes lleguen a muy altos niveles en las diferentes disciplinas científicas. De algún modo, la ciencia es ahora cotidiana y se requiere para dilucidar problemas básicos del mundo, para resolver el día a día. Sólo para aquellos estudiantes que opten por el estudio de las ciencias como profesión, se abrirán nuevos espacios de aplicación específica y desarrollos últimos en donde podrán acercarse a los paradigmas científicos dominantes y empezar su recorrido en el mundo del quehacer científico. A pesar de los crecientes avances sobre preguntas fundamentales ¿cómo se desarrolla al producción de conocimiento científico y tecnológico en el aula?, ¿qué aspectos son los de mayor fortaleza y dificultad en la formación de investigadores?, ¿qué cosas saben los maestros y los estudiantes sobre la gestión y producción de conocimiento?, aún son pocas las investigaciones que vayan más allá de la diferenciación de experto o novato en ciencias, ya sea porque resuelven problemas que requieren conocimientos científicos de secundaria, pregrado o posgrado, o porque resuelven problemas de complejidad creciente en las ciencias. Es así que sobre la formación de investigadores y productores de conocimiento científico y tecnológico para las ciencias en las aulas se habla muy poco en el campo educativo Si a lo anterior sumamos los problemas inherentes a cada región en torno a la formación de estudiantes en ciencias y a la formación de científicos, nos encontraremos con datos preocupantes. Por ejemplo: existe una relación directa entre el desarrollo de un país y el número de científicos que posee. No es casual,
  6. 6. por tanto, que el 94 % de los científicos pertenezca al primer mundo y que sólo el 1 % sea latinoamericano. ¿Podría ser esto un factor insuperable? La historia reciente dice que no. Países como Corea, Singapur y Tailandia se encontraban hace treinta años en situación similar y han superado esta dificultad mediante un impulso irrestricto a la educación en ciencias en el ámbito de la escolaridad primaria y secundaria, de tal manera que ahora se han logrado posicionar en el mundo científico y tecnológico y, en consecuencia, están mejorando su calidad de vida. La bajísima proporción de personas dedicadas al quehacer científico está relacionada con los irrisorios presupuestos que los estados de América dedican al fomento de esta actividad y con la poca o nula preocupación de la Escuela, en todos sus niveles, por la formación de competencias científicas e investigativas en la escuela. No sólo son los bajos presupuestos sino políticas educativas poco claras en torno a la formación de competencias investigativas y científicas en las aulas; el no desarrollo del pensamiento y las actitudes científicas y la tradicional manera de transmitir información particular y específica de las ciencias en el aula incrementa este problema en la región. Éstas son las causas fundamentales de los dramáticos resultados obtenidos en pruebas nacionales e internacionales sobre ciencias y producción de conocimiento científico en la escuela por varios países, incluso Estados Unidos, que con altos presupuestos dedicados a la actividad científica no logra desarrollar las competencias científicas e investigativas de sus ciudadanos ni la apropiación básica de las ciencias. Por esto proyectos como estos que invitan a la formación de jóvenes investigadores, podrían ser la “golondrina que si hace verano” en la intención de formar desde la base a niños, niñas y jóvenes investigadores así como resaltar el papel de docentes y autoridades locales en el acompañamiento para la formación de competencias investigativas. Esto lleva a reflexionar sobre la importancia de la formación científica en nuestros países, siendo la meta un programa coherente para la formación del competencias científicas e investigativas, por lo que se hace imprescindible incluir, dentro del
  7. 7. trabajo en las aulas, una línea sólida de formación de los posibles investigadores en ciencias naturales y sociales, aprovechando el potencial intelectual y actitudinal de los estudiantes en nuestra región, para convertirlos en punta de lanza del crecimiento nacional Algunas reflexiones sobre la formación de competencias investigativas y científicas en las aulas Toda ciencia parte de la existencia o de la creación de problemas. Sólo cuando, con una mirada crítica, se descubre un problema o se crea uno nuevo, se da inicio a la empresa de su resolución, pidiendo ayuda a la ciencia, utilizándola. Este trabajo requiere de un método, entendido como el procedimiento que se sigue en las ciencias para hallar algún tipo de creencia sobre la verdad y así describirla, lo que implica que el “científico” alcance ciertos grados de secuencias lógicas que explican temporalmente y con grado satisfactorio lo que se considera como realidad. En la “ciencia normal”, en términos de kuhn, dicha realidad será sometida al debate propio de la lógica y la razón con miras a comprobar sus hipótesis iniciales. Al no ser todas las ciencias iguales en sus contenidos ni en su estructura, se emplean diferentes métodos. Mientras en las ciencias formales, como la matemática, se utiliza el método axiomático deductivo, en las ciencias naturales uno de los métodos más utilizado es el hipotético deductivo . Las ciencias naturales son un conjunto de disciplinas independientes y especializadas. La física, la química y la biología utilizan el método hipotético, en cuanto parten de hipótesis, y son deductivas, al usar la lógica para obtener consecuencias implícitas en sus hipótesis fundamentales. No hay que dejar de lado el hecho de que la ciencia es una empresa humana y, como tal, está sujeta a voluntades, deseos, expectativas y subjetividades, por lo que se encuentra estrechamente ligada a quien la construye. En el desarrollo de competencias científicas e investigativas, las actitudes científicas juegan un papel
  8. 8. preponderante en su desarrollo. Las actitudes científicas son de orientación cognoscitiva, praxica y valorativa, están determinadas por rasgos propios de la “conducta científica” y de la actuación de las comunidades científicas, algunas de estas actitudes son: la curiosidad, la objetividad, el juicio controlado, la racionalidad, la precisión, la honestidad intelectual, la apertura mental, la búsqueda de relaciones y el hábito de crítica. Todas estas son orientaciones generales de los individuos hacia el tratamiento de hechos, evidencias, objetos y métodos de las ciencias y, aunque presentes en otras competencias, el grado de desarrollo y la especificidad de algunas de ellas hacen que sean propias del desarrollo de investigadores y comunidades de práctica científica. Otras actitudes en las ciencias son de carácter afectivo y engloban creencias y sentimientos hacia la naturaleza de las ciencias y los científicos, como resultado de interacciones directas con contenidos, ideas, procesos, efectos de las ciencias y métodos de enseñanza. Las actitudes científicas de corte cognitivo, que deben estar presentes y bien desarrolladas, son inicialmente de un elevado rigor y altísima curiosidad, pero luego deben transformarse en un interés profundo y permanente por el conocimiento. Las actitudes de corte afectivo deben ser la discusión tolerante y la satisfacción frente al logro, desde el punto de vista comportamental. El trabajo en equipo juega un papel fundamental en el quehacer para el desarrollo de competencias científicas e investigativas. Además de la utilización de un método hipotético deductivo, del desarrollo del pensamiento científico, de la presencia de ciertas actitudes científicas, el desarrollo de competencias científicas e investigativas en ciencias debe manejar los modelos propios de las ciencias. El uso de modelos construidos por el acervo cultural y, en particular, por el acervo científico es rutina en el trabajo de cualquier científico, dado que es cuando menos descabellado suponer que la ciencia parte de cero constantemente. Aquí radica uno de los pilares fundamentales de la ciencia, puesto que sus explicaciones son repetibles en algunos casos o comprensibles en otros y sus fundamentos deben ser comprobables en algunos casos o sustentables por la completud misma de sus conjeturas en otros.
  9. 9. De allí que la utilización de conceptos acuñados con anterioridad y bajo las mismas premisas o en contextos extrapolables sea una condición necesaria de los jóvenes investigadores en ciencias. Por otra parte, el conocimiento y la aplicación adecuados de los modelos construidos por la ciencia garantizan la continuidad de la misma, y por ende su utilización adecuada le brinda a la ciencia la seguridad de que su especificidad no se diluya. En tiempos no muy remotos, el científico, el sabio, el sacerdote, el mago pertenecían de alguna manera a una clase diferente y eran reconocidos como “hombres superiores”. Aunque ahora subsiste en algunos casos este prejuicio a la persona (pensemos en Pasteur o Einstein), afortunadamente esos tiempo han pasado y la ciencia, con las divulgaciones científicas, ha pasado a ser un bien público, que no sólo se produce y consume, sino que en muchos casos genera opinión y dictamina normas y comportamientos sociales. Esto ha producido algo tan positivo como la divulgación y el conocimiento de la realidad científica, pero al mismo tiempo han proliferado charlatanes y pseudocientíficos que se llenan la boca hablando de ciencia, pero que actúan sin ningún rigor y con absoluta falta de método científico. Los aspectos poco claros de la naturaleza son abordados con seriedad por la ciencia moderna, al verificar, ya sea en las predicciones de sus modelos o en análisis realizados a partir de los datos, las conjeturas elaboradas por los diferentes investigadores en su tiempo. Esta habilidad de predicción, análisis y explicación de fenómenos es propia de las ciencias y debe ser propia de los futuros investigadores. No hay que olvidar que el desarrollo de competencias investigativas y científicas es un potencial que debe ser seleccionado y mediado a largo plazo, que su detección inicial no implica producción de conocimiento a corto plazo, sino que se parte de un supuesto a desarrollar. Esto no implica que ese niño o niña sea ya un investigador o innovador, por poseer algunas de las habilidades cognitivas, actitudinales o praxicas específicas, ya que carece de alta información en el campo específico. Generalmente se confunde estudiantes de alto rendimiento en ciencias con investigadores o productores de conocimiento; los estudiantes de alto
  10. 10. rendimiento podrían ser investigadores competentes si cumplen con los indicadores antes descritos de orden cognitivos, valorativos y procedimentales, de manera permanente con producciones demostrables asociados a dichas competencias y habilidades. Es necesario entender que la identificación y mediación de las competencias investigativas y científicas no ocurrirá si previamente estas no se han desarrollado a través de mediación consciente e intencionada por parte de maestros y mediadores de la cultura intencionados. Así, la presencia de uno o varios de estos indicadores no asegura que estemos ante un posible investigador o innovador de las ciencias sociales y naturales, pero una amplia y fuerte presencia de estos indicadores permite comprender los mecanismos de promoción, seguimiento y desarrollo de los futuros innovadores e investigadores de la región. La productividad de ideas innovadoras, proyectos científicos y tecnológicos, o proyectos de emprendimiento también se limita si la mediación no se orienta hacia el desarrollo del pensamiento científico, la habilidad en la utilización del pensamiento hipotético-deductivo —es decir, en la formulación de hipótesis—, la capacidad de corroboración tanto empírica como lógica de dichas hipótesis, así como el desarrollo de la actitud crítica, el rigor científico, el trabajo en equipo, etc. Por otra parte, el docente debe propender por la adecuada utilización, por parte de sus investigadores en formación, de los modelos propios de las ciencias y, así mismo, trabajar en la posibilidad de hacer adecuados procesos de análisis y predicción de los eventos estudiados, su papel es decisivo y fundamental en la formación de competencias científicas investigativas y de innovación en el contexto escolar, hay que insistir en la necesidad y la utilidad de las concepciones científicas en los contextos cotidianos y los mecanismos como la metacognición y la reelaboración que deben ser promovidos por docentes y acompañantes de los jóvenes investigadores ya que son determinantes en el proceso de formación de competencias científicas, investigativas e innovadoras. De acuerdo a la anterior discusión, la mediación de las competencias investigativas y científicas por parte de docentes y tutores debe ser, como afirmara
  11. 11. Not y De Zubiria, un diálogo de saberes, un proceso dialogante. Las metodologías implementadas con estos estudiantes deben ser interestructurantes, estar asociadas al diálogo y a la valoración del proceso de aprendizaje como un proceso que se realiza por fases y niveles de complejidad creciente que reivindican el papel directivo y mediador del docente y el papel activo del estudiante, que recurran al diálogo desequilibrante para generar desestabilización en los conceptos previos con los que llega el estudiante, pero también valoren la necesidad de la exposición docente, siempre y cuando ella presente la búsqueda intencional de la comprensión, la trascendencia y la mediación del significado y no esté concentrada en la rutina y la mecanización, como lo buscaron los enfoques tradicionales El desarrollo de las competencias científicas requiere de dinámicas interactivas que confronten y generen diálogo con los conceptos previos del estudiante (conocimiento común), demandando estrategias por parte de los docentes para desequilibrar dichas subjetividades y colocando a los estudiantes y a los docentes en permanente actividad reflexiva. Otro de los papeles centrales de los profesores que acompañan los procesos de formación de las competencias investigativas y científicas es el de desarrollar paso a paso y por niveles las preguntas esenciales de la actividad científica, deberá aproximarse a los diferentes modelos propios de las ciencias, poner de manifiesto sus actitudes científicas, analizar y predecir a partir de los fenómenos estudiados y, sobre todo, ser capaz de emitir hipótesis de calidad que someterá, a través de la lógica y/o la experiencia, a comprobación y refutación. Es necesario aclarar el desarrollo de competencias científicas e investigativas está mediado por los intereses temáticos de los estudiantes, donde aplicarán lo aprendido en la formulación de hipótesis, control de variables, diseño experimental y socialización de resultados; los temas deben ser abiertos a sus intereses, pero deben demostrar a lo largo del tiempo suficiencia en su desarrollo y ejecución. Cada individuo podría demorarse un poco más que otro en llevar su pregunta de investigación a una investigación rigurosa, sustentada y comprobable por cualquier otro investigador en ese tema.
  12. 12. Para que un estudiante llegue a verdaderas investigaciones científicas requiere de adecuada mediación, requiere aprender a indagar sobre la bibliografía adecuada; requiere aprender a buscar y a reseñar los elementos claves para sus antecedentes; requiere aprender a hacer observaciones adecuadas para sistematizar el método que va a emplear, a experimentar con mediación y observaciones para que aprenda a organizar un proceso experimental. El estudiante debe ser capaz de trabajar con la información, pero para que ésta sea analizada y transformada, debe probar ciertas composiciones, disociarlas para formar otras y someterlas nuevamente a prueba; debe formular hipótesis sobre las relaciones entre manifestaciones y determinantes, someterlas a discusión con su docente y con sus pares y aceptar las críticas cuando son pertinentes y rechazar aquellas que no lo sean. Sólo cuando esto ocurra podremos decir que el estudiante estará listo para enfrentarse a la investigación científica y es entonces cuando, en el ejercicio cotidiano de reflexión y aplicación, se cualificarán sus habilidades y destrezas y se encontrará el camino a productos más transcendentes y adecuados. Sólo allí podremos afirmar que existe una competencia científica e investigativa en ciencias y que sus productos hablen por él. Sólo cuando una investigación realizada sea lo suficientemente rigurosa, avalada, reconocida por una comunidad científica como pertinente, original y de calidad, estaremos hablando de un verdadero cambio en la producción de conocimiento en la región y en el país. Referencias Bibliográficas ARDILA, R. (2005). La ciencia y los científicos. Una perspectiva psicológica. Medellín: Universidad de Antioquia. BACHELARD, G. (2004). La formación del espíritu científico. Contribución a un psicoanálisis del conocimiento objetivo. México: Siglo XXI. BUNGE, M. (1989). La investigación científica: su estrategia y su filosofía. Barcelona: Ariel.
  13. 13. ————— (1983). La investigación científica. Madrid: Akal. ————— (1961). Causalidad. Buenos Aires: Eudeba CAMPANARIO, J. M. (1997). “¿Por qué a los científicos y a nuestros alumnos les cuesta tanto, a veces, cambiar sus ideas científicas?”. En Didáctica de las Ciencias Experimentales y Sociales, 11, 31-62. ——————— (1999). “La ciencia que no enseñamos”. En: Enseñanza de las Ciencias, 17, 397-410. CARRETERO, M. (1980). “Investigaciones sobre el pensamiento formal”. En: Revista de Psicología General y Aplicada, 35, 1-28. CHALMERS, A. D. (1982). ¿Qué es esa cosa llamada ciencia? Madrid: Siglo XXI. DE ZUBIRÍA, M. y J. (1989). Fundamentos de Pedagogía Conceptual. Bogotá: Plaza y Janés. DE ZUBIRÍA, J. (2006). Los modelos pedagógicos. Hacia una pedagogía dialogante. Bogotá: Cooperativa Editorial Magisterio. KUHN, T. (1971). La estructura de las revoluciones científicas. México: Fondo de Cultura Económica. LAKATOS, I. (1983). La metodología de los programas de investigación científica. Madrid: Alianza Universidad. MARÍN, J., SÁNCHEZ, D. y VALENCIA, P. (2002). “Sobre las actitudes científicas”. En: Encuentro de Innovadores e investigadores en Educación. Bogotá: IDEP. ——————— (2003). “Un asunto de actitud científica”. En: Emociones y razones para innovar en la enseñanza de las ciencias. Bogotá: IDEP. NOT, L. (1992). La enseñanza dialogante. Barcelona: Editorial Herder.
  14. 14. Sánchez, D, (2008). El asunto Sokal: un problema de actitud científica. Revista Educación y Desarrollo Social, Volumen 2 - No. 2, Julio - Diciembre de 2008 - ISSN 2011-5318 , Págs. 109 -115, Bogotá, D.C., Colombia

×