Policy Brief

1,361 views

Published on

This is a policy briefing addressed to P.M. Angela Merkel on November 2011 for making foreign policy recommendations on the European economic crisis, particularly the case of Greece.

Published in: News & Politics
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
1,361
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
1
Actions
Shares
0
Downloads
5
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Policy Brief

  1. 1. PARA: La Primer Ministra Alemana Angela Merkel DE: Diana Figueroa 619000 Sandra Velasco López 798220 Aída Sofía Martínez Kawas 796440 Mariela P. Blásquez Vega 1085455 ASUNTO: ALEMANIA Y LA CRISIS GRIEGA Diagnóstico de situación La agenda de política exterior alemana es muy variada y activa debido a su papel tan importante en el sistema internacional. Uno de los temas que interesan a Alemania es ser aceptado como miembro permanente del Consejo de Seguridad de la ONU. Su entrada es apoyada especialmente por Francia. Sin embargo, durante el periodo de Angela Merkel éste no ha sido un tema prioritario para su política exterior. Otro punto imperante es que gracias al cambio que está sufriendo el balance global, Alemania debe diversificar sus relaciones no sólo comerciales si no también sociales, políticas y culturales, especialmente con las economías emergentes (BRICS); durante esta transformación del sistema internacional, Alemania sabe que debe trabajar por expandir su presencia internacional. Además, tiene un compromiso con la causa del desarme, la no proliferación de armas nucleares y la ayuda para el desarrollo, lo cual debe estar presente en su agenda de política exterior. Otro asunto importante es terminar de reconciliarse y fortalecer las relaciones con sus vecinos europeos del Este, especialmente Polonia y Rusia, así como resolver el tema de la posible adhesión de Turquía a la Unión Europea. Finalmente, otro de sus principales retos es fortalecer el modelo europeo de cooperación e integración, y terminar completando el Tratado de Lisboa. Sin embargo, el tema de política exterior más importante y urgente de la actualidad tanto para Alemania como para el proyecto de la Unión Europea es la crisis griega. Grecia se convirtió en el primer país de la Unión en solicitar ayuda externa debido a su situación financiera y Alemania, como país miembro y motor de la Unión Europea, ha sido uno de los actores más importantes dentro de las decisiones tomadas hacia la recuperación y la solución de este caso. Desde un punto de vista económico, existe el temor de que la situación de Grecia se contagie a otros países de la unión monetaria (como Italia, España Portugal e Irlanda) y que el euro vuelva a caer, lo que afectaría a todo el sistema financiero de la Unión Europea. Desde un punto de vista político, el hecho de que la economía de Grecia colapse pone en duda la legitimidad del proyecto de integración de la Unión Europea. A continuación se presentará el problema que Alemania está enfrentando en relación a la crisis griega, las ya fallidas operaciones para sacar a Grecia adelante, una solución adecuada y cómo se debe ésta implementar y evaluar. Problema La crisis de la deuda de Grecia, dentro del marco de política exterior alemana, se ha hecho relevante porque puede vérsele como el caso que demuestra las dificultades de una política monetaria supranacional, así como un sistema de toma de decisiones que va más allá de los gobiernos nacionales. Grecia, así como los demás países miembros, comienzan a inscribirse en
  2. 2. el sistema de la Unión Europea a partir de su entrada, asumiendo los estándares económicos aplicados a todos para sostener la economía europea. La crisis en Grecia se comenzó a gestar desde que el gobierno griego previo a la administración de Yorgos Papandreu realizó falsificaciones de los datos macroeconómicos de la contabilidad nacional; cuando se hablaba de un déficit de 3.7%, el déficit real era de un 12.7%, una cifra alarmante. Esto llevó además a que se devaluara la calificación crediticia que poseía Grecia y que terminara endeudándose más para hacer frente a los actuales problemas económicos, especialmente los provocados por la crisis financiera del 2008. La bolsa y bonos griegos se desplomaron y Grecia fue acusada en el 2009 por la comisión de irregularidad sistemática en el envío de datos fiscales a Bruselas, sin embargo a inicios del 2010 la Unión Europea aprobó el plan de austeridad griego, considerado un posible rescate de su economía. La ruptura del euro y el colapso de la economía griega sería mucho más costosa para todos sus miembros que tener que cubrir el coste del rescate. Una salida de Grecia de la Unión monetaria tampoco sería viable pues no existe un procedimiento para que un país abandone el euro y esto podría crear una crisis institucional severa. Cabe resaltar además que gran parte de la deuda griega está en manos de bancos europeos que, si sufrieran pérdidas, también tendrían que ser rescatados por sus gobiernos. Alemania con su intención de fortalecer el modelo de integración europeo, no puede permitir que se ponga en duda la credibilidad y legitimidad del proyecto de la Unión Europea. La población alemana ha comenzado a darse cuenta de que no se trata de un problema griego, si no de uno europeo. Una encuesta reveló que el 44% de los alemanes ha sido afectado por la crisis, por lo que exigen una democracia más directa y el derecho de intervenir en la toma de decisiones de un problema que ya los afecta. Aunque más de la mitad de los alemanes considera que el gobierno conservador ha perdido el norte y se oponen a las políticas de rescate (73%), el 58% de los alemanes hace una buena valoración del papel de su gobierno en la crisis y opina que Angela Merkel ha defendido bien los intereses de Alemania en Europa. Sin embargo, en la población alemana crece el temor de que Grecia no soporte la crisis a pesar de los reiterados rescates financieros, por lo que es importante que la solución sea una que dé resultados a corto y largo plazo, y que deje una base sólida que permita a la Unión Europea evitar este tipo de crisis en un futuro. Soluciones inadecuadas La respuesta europea ha sido, en general, una serie de políticas para “salvar” a los países en crisis (Grecia, Irlanda, Portugal y España): un “Mecanismo de Estabilidad” que establece obligaciones gubernamentales, seguido de las garantías dictadas por el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera. Estas políticas incluyen compromisos extremadamente duros de austeridad fiscal y reformas políticas de la oferta. Sin embargo, como sucedió con el primer “rescate” (bail-out) que se aplicó en Grecia, estas políticas, hasta hoy en día, no han sido totalmente exitosas. Por esta razón se cree que hay ciertas soluciones que son inadecuadas para éste problema que enfrente Alemania junto con la Unión Europea. Primero que nada, es importante que no retiren a Grecia como país miembro de la Unión Europea y de la eurozona. Esto claramente representaría el fracaso de la Unión Europea, dándole una imagen negativa hacia el exterior. Además, esto propiciaría la creación de una crisis institucional a nivel estatal de los demás miembros: no es conveniente ni para la Unión Europea, ni para Alemania, ni para Grecia. Así mismo, es importante notar que el involucramiento del Fondo Monetario Internacional u otros órganos externos sería otra de las soluciones inadecuadas. Acudir a fuerzas externas resultaría la opción más cómoda y barata;
  3. 3. sin embargo, esto pondría en cuestionamiento la legitimidad de la Unión Europea y de la Unión Económica y Monetaria para enfrentar nuevos retos del proyecto de integración. Igualmente, otra solución errónea sería que las iniciativas se basen sólo en la consolidación fiscal. Éste no es un problema meramente de índole económica o financiera; por eso es necesaria una iniciativa integral que involucre sectores muy variados. Del mismo modo, es importante notar que existe una cláusula de no bail-out en el Tratado de Funcionamiento de la Unión Europea. En su artículo 122.2 se menciona que están prohibidos los rescates financieros tanto por parte de la Banco Central Europeo como por parte de la Unión. Sin embargo, el caso de Grecia es un caso excepcional que se escapa al control de su gobierno. Finalmente, es necesario que se actúe con rapidez y no se deje pasar demasiado tiempo ya que los acontecimientos están cambiando constantemente y día con día se agudizan aún más. Solución adecuada Debido a que se requiere una alternativa que responda al problema en un corto, mediano y largo plazo, y que además resuelva la crisis del proyecto de integración de la Unión Europea, se propone un plan que demuestre la iniciativa y el liderazgo alemanes. El plan consiste en tres pasos: 1) la formulación anticipada de un Plan Económico Integral, 2) la celebración de una Cumbre Europea y 3) la formulación e implementación de una Constitución Financiera Europea. La propuesta medular de esta recomendación es la celebración de la cumbre en la que se discutirá con los miembros de la Unión Europea, y más específicamente, con aquéllos que integran la eurozona, la realización y aplicación de un Plan Económico Integral para Grecia. Este plan busca ir más allá de una medida eminentemente financiera y cortoplacista, pues el problema de la crisis griega y el aparente advenimiento de crisis más severas en los demás países del sur (Portugal, España e Italia, más Irlanda) es la manifestación de un nuevo reto que enfrenta la Unión Europea en torno a su legitimidad y como proyecto de integración. Es por ello que tomando en cuenta las fortalezas de Alemania, como la solidez de su economía, su amplia participación y su rol de liderazgo en el proceso de integración y la excelencia de su administración pública, se elaborará un plan con una perspectiva multisectorial, en la que además de medidas de austeridad y la aplicación de un paquete de rescate económico, se planteen propuestas que incluyan la creación de un plan estratégico para una política de desarrollo industrial griego, la generación de empleos, la modernización de la administración pública griega, la mejora en los servicios públicos, la transparencia y el fortalecimiento de la democracia, etc., que sean adecuadas para Grecia y sostenibles para la Unión Europea. De esta manera, Alemania seguirá estableciendo las pautas de cooperación supranacional en coordinación y diálogo con otros Estados como Francia, promoviendo soluciones que sean verdaderamente solidarias y que proyecten los principios de la política exterior alemana. Esta propuesta es la traducción de su política posnacional y será un mensaje para reafirmar el multilateralismo que la caracteriza en el mundo contemporáneo. Así mismo, confirmará que Alemania genera soluciones creativas y eficaces para el desarrollo, lo cual sin duda contribuye a la construcción de la paz y seguridad regionales e internacionales. Estrategias como la absorción de una parte de la deuda griega y el mantenimiento del problema como un asunto europeo, producirán resultados innovadores. A pesar de que la opinión pública alemana esté claramente en oposición a cualquier medida que implique costos para el país, la popularidad de su Primer Ministra y la representación del pueblo alemán en el Bundestag, aseguran la legitimidad de las decisiones a las que se lleguen en este Plan
  4. 4. Económico. Un mayor involucramiento de Alemania significará que las tasas de interés de la deuda disminuirán tanto porque existe confianza en los bancos alemanes, como por el apoyo que brindará Francia a esta propuesta una vez establecido un diálogo con su presidente. Además, se mostrará la autonomía de la Unión Europea y la fortaleza de sus instituciones al enfrentar el mayor reto de su historia. Todo lo anterior implica que la ayuda que se presta a Grecia representa tanto mayores esfuerzos de parte de Alemania y la Unión Europea, como la cesión de soberanía de cada uno de sus miembros, sobre todo del país helénico. Por lo tanto, es inminente la profundización del proyecto de integración europeo. Una Constitución Financiera que guíe a los países en el logro y mantenimiento de los criterios de convergencia establecidos en el Tratado de Maastricht, que establezca los mecanismos de gestión y evaluación para una economía sana y que incluya un protocolo adjunto ante la eventualidad de próximas crisis, es el siguiente paso a seguir. La Unión Europea cuenta con los recursos para una labor de tal investidura y la institucionalización de un mayor compromiso garantiza siempre la prosperidad de la región. En síntesis, esta alternativa es una política de Estado que tendrá costos políticos y económicos en el corto plazo, pero que a pesar de las críticas y la algarabía alrededor de sus funcionarios públicos, hará de su líder y su administración una generación que brindó mayor autonomía a la Unión Europea y que realizó una gran contribución a su proceso de integración. Implementación 1) Formulación Anticipada del Plan Económico Integral Los objetivos principales de esta fase son el posicionamiento de la postura alemana en las negociaciones que se llevarán a cabo en la cumbre y el aseguramiento de un Plan Económico adecuado y eficaz para solucionar la crisis. Este evento será realizado en las oficinas del Auswärtiges Amt del 14 al 18 de noviembre del año en curso y será coordinado por su Dirección General Europea y su Dirección General para Asuntos Económicos y Desarrollo Sostenible. Los actores principales en la formulación del Plan serán el Comité de Asuntos de la Unión Europea del Bundestag, el Bundesbank y la Oficina de Gestión de la Deuda que se encuentra en estrecha vinculación con el Fondo Europeo de Estabilidad Financiera. Con el fin de consolidar la calidad del documento serán asesores los ministros de Cooperación Económica y Desarrollo, Educación e Investigación, Asuntos Urbanos, Salud, Población, Alimentos y Agricultura, Trabajo y Asuntos Sociales, Finanzas, Justicia y Del Interior. La fecha límite de aprobación será el 21 de noviembre por el Bundestag. 2) Cumbre para un Plan Económico Integral La sede de la cumbre será Berlín, en donde la C. Primer Ministra, Angela Merkel, será anfitriona del evento, respaldada por el Ministro de Asuntos Exteriores Guido Westerwelle, organizado por la Auswärtiges Amt a finales del presente año debido a la rapidez de respuesta que requiere el problema. Los participantes incluirán el Consejo Europeo, en el que destacará el nuevo Primer Ministro de Grecia, Lucas Papademos; la Comisión Europea sin la falta de José Manuel Barroso, Presidente de la Comisión y Catherine Ashton, Vice Presidenta de la Comisión y Alta Representante de la Unión Europea para Asuntos Exteriores y Política de Seguridad; Klaus Regling, Director del Fondo Europeo de Estabilidad Financiera; el Eurogrupo de Finanzas; y los bancos implicados.
  5. 5. 3) Constitución Financiera Europea Este documento será elaborado por la Comisión Europea, comenzando su formulación y redacción el 1º de enero del 2012, una vez celebrada la cumbre. Su publicación será el 1º de junio del mismo año y su entrada en vigor se fijará para un año después, el 1º de enero de 2013. Las pautas de la Constitución son: a) Establecer mecanismos de operación, gestión y evaluación para alcanzar, mantener y fortalecer los criterios de convergencia del Tratado de Maastricht y así consolidar y mantener una economía sana; b) Un Protocolo Adjunto para la respuesta a eventuales crisis; c) Implementar un sistema de sanciones para motivar al cumplimiento estricto de la rendición de cuentas; d) Discutir la posibilidad de incluir el procedimiento de salida de la eurozona. Evaluación Se recomienda evaluar la implementación de las políticas de la siguiente forma: en cuanto al Plan Económico Integral es importante evaluar su recepción interna a seis meses a través de la opinión pública y los resultados de las próximas elecciones federales. A nivel externo, se recomienda evaluar a seis meses, a uno y dos años, a través de la aceptación del plan por parte de Grecia y posiblemente otros países sudoeuropeos. Además, el análisis de los indicadores macroeconómicos, tanto domésticos como extranjeros, ayudarán a monitorear la efectividad del Plan Integral. En cuanto a la implementación de una Constitución Financiera Europea será vital evaluar su complementación al Tratado de Maastrich a través del cumplimiento con los criterios de convergencia. También es muy importante observar una reducción efectiva en la reducción del riesgo de pasar por otra crisis económica, observado en el impacto en los indicadores macroeconómicos europeos y la rendición de cuentas de los miembros. Esta última política será evaluada por el Eurogrupo a seis meses de su implementación y luego a uno, tres, cinco y diez años. La observancia general de la Constitución será realizada, finalmente, por la Comisión Europea, a la cual le compete la ejecución y respeto de la legislación europea.

×