Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Exegesis 1 corintios 1,21 24

El apóstol Pablo explica el contraste entre la sabiduría humana y la sabiduría Divina. Lo que era considerado para los hombres "locura" llega a ser el medio de su salvación.

  • Login to see the comments

Exegesis 1 corintios 1,21 24

  1. 1. CORPORACIÓN UNIVERSITARIA ADVENTISTA FACULTAD DE TEOLOGÍA EXEGESIS A PRIMERA DE CORINTIOS CAPITULO UNO VERSOS VEITI UNO AL VEINTI CUATRO TRABAJO PRESENTADO EN CUMPLIMIENTO DE LA MATERIA HERMEUTICA Y EXEGESIS POR JOSÉ DANIEL HERNÁNDEZ SANTIAGO MEDELLIN, COLOMBIA OCTUBRE, 2011
  2. 2. INTRODUCCIÓN “Pues ya que en la sabiduría de Dios, el mundo no conoció a Dios mediante la sabiduría, agrado a Dios salvar a los creyentes por la locura de la predicación. Porque los judíos piden señales, y los griegos buscan sabiduría; pero nosotros predicamos a Cristo crucificado, para los judíos ciertamente tropezadero, y para los gentiles locura; mas para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios”. Este texto forma parte de la “Primera carta a los Corintios” enviada por el apóstol Pablo. Y se encuentra ubicada en los versos 21 al 24 de capitulo 1. Estos versículos forman parte de la respuesta de Pablo a ciertas problemáticas que tenían en esta iglesia. Uno de esos problemas es el tema de la “sabiduría”, que se trata en gran parte del libro. El apóstol escribe estos cuatro versos del capítulo 1, con la finalidad de reforzar su postura en cuanto a la diferencia entre la “sabiduría de Dios” y la “sabiduría del mundo”. Esta exegesis, trata de explicar precisamente la forma en la que Pablo desarrolla esta diferencia en estos cuatro versículos.
  3. 3. DESARROLLO Primera de Corintios, es una de las cartas del apóstol Pablo que se registra en el Nuevo Testamento. Escrita aproximadamente en el año 55 d.C. mientras este se encontraba en su prolongada estancia en Éfeso. Ciudad donde el apóstol ejerció su ministerio durante tres años y que fue el centro de su obra durante su tercer viaje misionero.1 La iglesia estaba ubicada en la ciudad de Corinto, situada en el estrecho istmo que une a Grecia con el Peloponeso.2 Lo cual la hacía un lugar estratégico para el comercio y le garantizaba una muy buena fuente de trabajo para sus habitantes. En el tiempo de Pablo, aunque Corinto era una ciudad perteneciente a Roma, también era claro que por su pasado, Corinto estaba plagado por la cultura griega en religión, filosofía y arte.3 En su segundo viaje misionero es cuando Pablo llega a Corinto y funda en ella una iglesia cristiana según narra Hechos 18, siendo el primero en predicar el evangelio de Cristo en ese lugar. Sin embargo, tiempo después de que Pablo abandona Corinto, empiezan a surgir problemas dentro de la iglesia, lo cual lleva al apóstol a redactar la carta en la que respondería a esta problemática que estaban enfrentando en Corinto. 1 “Marco histórico” [1 Corintios], Comentario bíblico adventista. Editado por F. D. Nichol, trad. V. E. Ampuero Matta. (Boise, Idaho: Publicaciones Interamericanas, 19781990. 6:651. 2 Falconer Harrison, Everett. Comentario bíblico Moody [1 Corintios] (Grand Rapids: Editorial Portavoz, 1992), 285. 3 Efrain Agosto, 1 y 2 de Corintios (Estados Unidos: Augsburg Fortress, 2008), 3.
  4. 4. Al parecer, los corintios habían adoptado ciertas creencias que contradecían la esencia misma del evangelio, y la autoridad de Pablo como apóstol estaba siendo cuestionada. De hecho cuestionar la autoridad de Pablo implicaba también cuestionar el mensaje que este predicaba. 4 En este contexto es donde pablo escribe no solo la primera epístola a los corintios, sino también más especifico los versos 21 al 24 del capítulo 1. En estos tres versículos podríamos resumir la esencia de la respuesta de Pablo a los corintios. Y es en estos versículos donde Pablo empieza a hacer evidente el verdadero problema que tenía la iglesia de Corinto. Los textos son claros, y a simple vista se puede notar el contraste que Pablo hace entre la sabiduría de Dios y la (sabiduría) del mundo. La carta deja evidente que la iglesia había sido permeada por la filosofía griega, después de todo la gran mayoría de los integrantes de la iglesia eran griegos convertidos al cristianismo. Y por ende la influencia filosófica de esta cultura seguía vigente en la mente de estos hermanos. El problema de ellos no radicaba en que negaran a Dios, sino que querían comprender a Dios a trav s de la del mundo, o sea, a través del conocimiento intelectual que era el énfasis de la filosofía griega. Esta forma de tratar de comprender a Dios, representaba un grave peligro para el evangelio predicado por Pablo, ya que tratar de comprender a Dios a trav s de la “sabiduría del mundo” hacia el sacrificio del Mesías vano. Esto se hace evidente en la declaración de Pablo en el verso 17 del capítulo , 4 Gordon Fee, Primera epístola a los corintios (Buenos Aires: Nueva creación, 1994), 9.
  5. 5. donde Pablo por primera ve usa la palabra (sabiduría). Y la pone en contraposición con la cru de Cristo: “no con sabiduría ( ) de palabras, para que no se haga vana la cru de Cristo”. Este texto hace evidente lo que Pablo trata de decir, que la sabiduría humana (representada en este caso por la filosofía griega) no sirve para comprender a Dios. Ya que esta sabiduría haría incomprensible o vano el factor principal de la salvación del hombre, o sea la muerte del Mesías. El verso 21 del capítulo 1, que es uno de los versos a analizar en la e egesis, comien a con dos conjunciones, puesto que y (pues, porque), lo cual conecta el verso 21 con el 20, e implica que lo que Pablo va a decir a continuación es una afirmación a la ultima pregunta que hace en el verso 20, pregunta que está diseñada por el apóstol para esperar como respuesta un simple, sí. Ahora Pablo no va a preguntar, sino a explicar porque esas preguntas son en verdad ciertas. El argumento de Pablo consiste en contrastar los dos tipos de juego, la de Dios y la que est n en del mundo (Pablo, en este caso habla de la filosofía griega). Y en este contraste Pablo explica que la del mundo es incapaz de llevar al hombre a conocer a Dios. De hecho la preposición (acompañada de un genitivo), que aparece en este verso (“el mundo no conoció a Dios mediante [ traduce literalmente “por medio de”, lo que implica que la ] la sabiduría”), se para los griegos es como un puente para acceder a la salvación, pero que para Pablo ese puente no sirve. Para él es un hecho que el método filosófico de interpretación de los griegos es contrario al evangelio mismo, ya que los griegos basaban su conocimiento en la razón humana, razón
  6. 6. que lejos de centrarse en Dios se centraba en el hombre. O como escribió Abbagnano, citado en el libro de Pedro Fernández Liria, “La filosofía griega es investigación racional, es decir, autónoma, que no se apoya en una verdad ya manifestada o revelada, sino solo en la fuerza de la razón, a la que reconoce como su única guía. Su término polémico es habitualmente la opinión corriente, la tradición, el mito…, y cuando llega a una confirmación de la tradición, esta confirmación deriva su valor únicamente de la fuerza racional del discurso filosófico”.5 Para Pablo, esto simplemente es inaceptable, porque según él, el hombre es incapaz de conocer a Dios por su propia cuenta, este no puede conocer a Dios a partir del mero razonamiento humano, como él explica en Romanos 1:18-31, la única manera de Conocer a Dios es a través de lo que Dios mismo nos ha revelado, y cualquier otra forma de tratar de conocerlo crearía una distorsión de la persona de Dios. Además de eso, según Pablo, la manera que Dios escogió para salvar al mundo es contraria a la razón humana, o por lo menos contraria a la griega. Es por eso que Pablo cataloga la manera en que Dios escogió salvar a la humanidad, como una (locura) para la razón humana, algo que l denomino “la locura de la predicación”. Y esta “predicación” Gr. Κή υ según Gordon Fee, “no significa el acto en sí de la predicación, sino el contenido de dicha proclamación, el mensaje de un Mesías crucificado”.6 Entonces se puede entender que lo que los incrédulos llaman “locura” no es tanto el acto de predicar (κη ύ ), sino el contenido de esa predicación, la Κή υ Mesías muerto en una cruz. Y es este mensaje lo que salva. Aquí, nuevamente la 5 6 Pedro Fernández Liria, ¿Qué es filosofía? (Madrid: Ediciones Akal, 2010), 113. Fee, Primera epístola a los corintios, 84. del
  7. 7. preposición aparece (“agrado a Dios salvar a los creyentes por [ ] la locura de la predicación”), pero ahora en un sentido positivo, dando a entender que el verdadero puente para acceder a la salvación es “la locura de la predicación” y no la “sabiduría del mundo”. Ahora, Pablo pasa a explicar esto en los versos 22 al 25 donde él explica como lo que se predica llega a ser una locura para los incrédulos, pero al mismo tiempo “para los llamados”. El verso 22 también empieza con la conjunción (puesto que, porque), lo que indica que lo que viene a continuación (y que va hasta el verso 25) es una ampliación de lo que se ha dicho anteriormente en el verso 21, en otras palabras Pablo pasa a explicar por qué lo que se predica es una (locura), no solo para los griegos sino también para los judíos. Pablo empieza su explicación en el verso 22 poniendo de manifiesto la forma en que judíos y griegos tratan de conocer a Dios. Los judíos “señales piden”, es la e presión que Pablo usa para referirse a la manera en que los judíos exigían que se les demostrase que Jesús era el Mesías. Después de todo ellos simplemente parecían exigir lo que Isaías decía acerca del Mesías (Isa. 35:4-6), y acerca de las señales que este haría cuando llegara. La mención de Pablo en cuanto a las señales que estos pedían, no es un caso aislado en el Nuevo Testamento, Mateo 12:38-42 registra un encuentro entre Jesús y los dirigentes judíos, donde ellos pedían a Jesús señales como evidencia de que él era el Mesías. Lo curioso en ese pasaje es que antes que ellos hicieran esa solicitud, Jesús había realizado todas las señales que Isaías menciona.
  8. 8. Sin embargo, a pesar de todas las señales que Jesús hizo, y además las realizadas por los discípulos en su Nombre, los judíos seguían sin entender o sin aceptar a Jesús como el Mesías. Por tal motivo, para Pablo ese método es inadecuado para conocer a Dios y aceptar el mensaje, porque los judíos esperaban un Mesías “glorioso” que les daría libertad, no a un Mesías crucificado. Mientras, para los griegos, como se ha mencionado anteriormente, la fuente primaria para acceder al conocimiento de todas las cosas, es el razonamiento humano. Es por ello que Pablo además de cuestionar el modelo de los judíos, ahora va a centrar su argumentación en contra del método griego de tratar de conocer a Dios. Los griegos “Buscan sabiduría”, el fundamento de la filosofía griega “consiste en que el hombre no posee la sabiduría, sino que debe buscarla; debe indagar, rastrear la verdad más allá de las costumbres, de las tradiciones y las apariencias... Cualquier hombre puede filosofar porque el hombre es animal racional y su racionabilidad significa la posibilidad de buscar la verdad de forma autónoma”.7 O como lo dice uno de los padres de la filosofía griega, Aristóteles, “todos los hombres desean por naturale a saber”.8 Sin duda Pablo entendía bien este concepto de la filosofía griega, y comprendía que los corintios querían aplicar este mismo m todo racional para “conocer” a Dios, ellos querían “buscar” a Dios a trav s de la razón, explicarlo, indagar sobre él, pero desde una perspectiva humana. Cosa que para Pablo era inconcebible, porque el hombre es incapaz de encontrar a Dios por sus propios medios. Y tal manera de pensar haría “vana la cru de Cristo”. 7 Fernández, ¿Qué es filosofía?, 113. Aristóteles. Metafísica, 3. http://imago.yolasite.com/resources/ARISTOTELES/,%20Metafisica.pdf (27 Octubre 2010) 8
  9. 9. Para los corintios, la (sabiduría) viene a ser un tipo de salvación, que antes estaba oculta, pero que ahora se ha revelado para nuestra glorificación escatológica. De tal manera que quienes han recibido esta revelación llegan a ser espirituales y sabios. Estos son capaces de conocer todas las cosas presentes y futuras. Ahora, ellos se hallan más allá del juicio por la nueva perfección que han adquirido.9 Tal modelo de alcanzar la salvación hace que la cruz de Cristo sea innecesaria, sin sentido, o como lo dice Pablo, hace de la cruz “una locura”. Pero es precisamente esta “locura” la que Dios usa para salvar a los que creen. Este es el mensaje que Pablo trata de transmitir. Ahora, después de mencionar las formas en que tanto judíos como griegos tratan de conocer a Dios, Pablo hace el contraste en el verso 23, entre estos métodos y el que él predica. Y lo hace usando la conjunción griega (pero), que indica un caso contrario a lo que se está diciendo (pero [ ] nosotros predicamos a Cristo crucificado).10 Esto implica, que en la mente de Pablo tanto las “señales” judías, como la “sabiduría” griega eran casos opuestos a la cruz de Cristo. κη ύ (Predicamos), aparece conjugado en primera persona plural, lo cual indica, que aunque él predicaba la cruz de Cristo como la única forma de salvación, este mensaje no era exclusivo de él, había una gran cantidad de personas que aceptaban este mensaje. Y que lo que ellos estaban rechazando no era la predicación de Pablo, sino del cristianismo en general.11 9 Gerhard Kittel et al., Compendio Teologico del Nuevo Testamento, CRC Publication, Grand Rapids, Michigan, 2002, 827. 10 Wesley Perrschbacher, The new analytical greek lexicon, Et al. eds, Masachusetts: Hendrickson Publishers, 1990, 86. 11 Fee, Primera epístola a los corintios, 86.
  10. 10. Así, Pablo hace claro el mensaje de salvación, “Cristo crucificado”, un mensaje que pertenecía a toda la cristiandad. Pero a Pablo no le basta con hacer ese contraste, y quiere ahora ser más enfático en su e presión. Y para ello va usar dos conjunciones griegas, y , que harán más e plicito la forma en la que los diferentes grupos consideran el mensaje de un “Cristo crucificado”. “[por un lado, ] para los judíos ciertamente tropezadero, y [por otro lado, para los gentiles locura; mas [por otro lado, ] ] para los llamados, así judíos como griegos, Cristo poder de Dios, y sabiduría de Dios” (por un lado), para los judíos κ (escándalo, ofensa), esta última palabra, algunas versiones la han traducido “trope adero”, porque en griego da la idea de “trampa”, “piedra de tropie o” o “causa de ruina”12. También, es de donde hemos tomado nuestra palabra “esc ndalo”, la cual trata de transmitir la idea de algo que ofende hasta el grado de provocar oposición.13 Para los judíos la idea de un Mesías crucificado era algo que ellos consideraban una ofensa total, en la mente de ellos no cabía tal concepto. De hecho, como dice Gordon Fee, la idea de un “Cristo crucificado es una contradicción de t rminos, de la misma categoría que „hielo frito‟”. 14 Para ellos, la idea de un Salvador crucificado, es pr cticamente un esc ndalo, “motivo de injuria y revulsión y objeto de en rgica aversión 12 Gerhard Kittel, Compendio Teológico del Nuevo Testamento, 805. Fee, Primera epístola a los corintios87. 14 Ibíd. 86. 13
  11. 11. y cólera”.15 El concepto de Mesías que ellos tenían, no era el de un Mesías que vendría a morir en una cruz, sino un Mesías que “gobernaría como rey terrenal y haría que los israelitas predominaran en el mundo”.16 A todo esto, le sumamos la forma en que ellos consideraban a una persona que era crucificada o que era colgada en un madero. Según Deuteronomio 21:23, “maldito por Dios es el colgado [de un madero]”. De esta forma, ellos no concebían que un “maldito por Dios” pudiera ser el Mesías que los libraría de la esclavitud romana y que haría de ellos una nación poderosa. Por estos motivos los judíos rechazaban el mensaje predicado por los cristianos, el mensaje de un Mesías que los salvaría del pecado a través de su muerte en la cruz. Esto para ellos era simplemente un κ La conjunción . (por otro lado), en este caso, indica otro punto de vista u otra manera de ver el mismo tema que se viene tratando, el evangelio de “Cristo crucificado”. Ahora, el apóstol pasa a explicar la manera en que los griegos entienden el mensaje del “Cristo crucificado”. “Locura” , es la manera como los griegos consideran el evangelio predicado por Pablo. ¿Cómo un hombre crucificado puede ser el Hijo de Dios? eso sin duda para los griegos era una locura total; después de todo la muerte de cruz era reservada para sediciosos, rebeldes, esclavos, alborotadores, etc.17 O como Eva Cantarella 15 Raymond, Edward Brown. Comentario bíblico San Jerónimo, V. 1 (Madrid: Ediciones cristiandad, 1972), 17. 16 “Cristo crucificado”, CBA, 6: 662. 17 Samuel Perez Millos, Hebreos (Barcelona: Editorial CLIE, 2009), 720.
  12. 12. que los agrupa en dos categorías: “los traidores y los así llamados „malhechores‟”.18 En otras palabras esta muerte estaba destinada a personas con una pésima reputación, no para alguien que decía ser el “Hijo de Dios”. Es precisamente este trasfondo lo que hace que los miembros de la iglesia de corintio duden del mensaje que Pablo les predica. Aunque ellos eran cristianos, sus raíces griegas les llevaba a analizar las cosas desde una perspectiva filosófica, donde el evangelio de un Dios crucificado no parecía razonable. El versículo 24 contiene otro punto de vista sobre el mensaje del “Cristo crucificado”. Esto se deduce por la aparición nuevamente de la conjunción (pero, por otro lado), que indica que ahora viene otra posición además de las que se han mencionado. Ahora, toca el turno a los κ η (llamados), de expresar lo que la cruz representa para ellos. Aquí la palabra κ η ό , representa a aquellos que han sido invitados por Dios para formar parte de su reino. Pero no solo representa una simple invitación, sino que también implica una aceptación a esa invitación. O sea, estos κ η no solo han sido invitados, sino que también han aceptado la invitación y son salvos, tal como se dice en el verso 18. Es curioso, que cuando Pablo hace referencia a los κ η ἡ , no use el pronombre (para nosotros), que lo pondría a él dentro del grupo de los “llamados”, sino que usa el pronombre (para ellos), que pareciera excluirlo de este grupo. Tal vez, lo que él trata de hacer, es mostrarle a los corintios, cómo ven los demás cristianos el mensaje de la “cru ”. Y dado que ellos, como se menciono anteriormente, ponen en duda su autoridad 18 Eva Cantarella, Los suplicios capitales en Grecia y Roma (Madrid: Ediciones Akal, 1996), 38.
  13. 13. como apóstol, no se incluye para que ellos se den cuenta que no es el mensaje de Pablo lo que rechazan, sino el mensaje que Dios ha dado a los cristianos. Claro está, que en la mente del apóstol, él si forma parte de ese grupo, ya que en el verso 18 sí usa el pronombre ἡ para incluirse entre los que son salvos. Estos κ η ό , para Pablo no son escogidos de acuerdo a su nacionalidad, ya que estos pueden ser “judíos” o “griegos”. Esta e presión, “así judíos como griegos” no indica e clusividad, m s bien parece indicar “variedad” o “pluralidad”. Esto, concuerda con lo expresado por Pablo en Gálatas 3:28, “ya no hay griego ni judío; no hay esclavo ni libre; no hay varón ni mujer; porque todos vosotros sois uno en Cristo Jesús”. De acuerdo a esto, se puede concluir que esta expresión quiere decir que para ser κ η ό , no importa la nacionalidad, estatus social, g nero o edad; porque al final “todos son uno en Cristo Jesús”. Después de todo esto, viene el argumento más poderoso de Pablo, o sea, la manera como los κ η ό entiende el mensaje del “Cristo crucificado”. “Increíblemente” para los corintios, lo que Pablo va a escribir es justamente lo que ellos nunca se esperaron, Cristo (crucificado) es ύ κ (poder de Dios y sabiduría de Dios). Para los κ η ό la cru viene a ser la “señal” que los judíos pedían y un plan e tremadamente sabio ( ), que Dios diseño para salvarlos. Este plan, le permite hacer de los κ η ό un solo pueblo, pues la cruz viene a ser el punto donde “todo aquel que cree no se pierde sino tiene vida eterna” Juan 3: 6 . El Cristo crucificado es “sabiduría de Dios” porque l es “poder de Dios” “para salvación de todo aquel que cree” Rom. ;16).
  14. 14. La cruz de Cristo ahora toma una nueva dimensión, representa la sabiduría de un Dios poderoso que encontró la forma de salvar a su pueblo del pecado. Esto hace que la “sabiduría del mundo” sea una locura ante los ojos de Dios, afirmando así la última pregunta que Pablo hi o en el verso 20, “¿no ha enloquecido Dios la sabiduría del mundo?”. Sin duda, esta respuesta de Pablo es algo que los corintios nunca se esperaron. El resultado del contraste que Pablo hace entre la de Dios y la del mundo, es que el hombre no puede por sí mismo encontrar a Dios. La única manera de conocerlo es a trav s del “Cristo crucificado”, el cual llega a ser la por el contrario vuelve a la de Dios. Y que humana una “locura”, “insensate ”, ”necedad”, “esc ndalo”, “trope adero” y “ofensa” para todo aquel que es κ η ό (llamado) .
  15. 15. BIBLIOGRAFIA Agosto, Efraín. 1 y 2 de Corintios. Estados Unidos: Augsburg Fortress, 2008. Ampuero Matta, 741-557. Boise: Publicaciones Interamericanas, 1990. Aristóteles. Metafisica. Edición digital. Escuela de Filosofia, Universidad ARCIS. Cantarella, Eva. Los suplicios capitales en Grecia y Roma.Madrid: Ediciones Akal, 1996. Edward Brown, Raymond. Comentario bíblico San Jerónimo, V. 1. Madrid: Ediciones Cristiandad, 1972. Falconer Harrison, Everett. Comentario bíblico Moody [1 Corintios] Grand Rapids: Editorial Portavoz, 1992. Fee, Gordon. Primera epístola a los corintios. Buenos Aires: Nueva creación, 1994. Fernández Liria, Pedro. ¿Qué es filosofía? Madrid: Ediciones Akal, 2010. Gerhard Kittel et al. Compendio Teologico del Nuevo Testamento. CRC Publication, Grand Rapids, Michigan, 2002. Nichol, Francis D., ed. Comentario bíblico adventista. Vol. 6. Traducido por Víctor E. Pérez Millos, Samuel. Hebreos. Barcelona: Editorial CLIE, 2009. Wesley Perrschbacher. The new analytical greek lexicon. Et al. eds, Masachusetts: Hendrickson Publishers, 1990.

×