Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Brecha emisiones resumen ejecutivo

10 views

Published on

El informe, presentado solo unos días antes del inicio de la 24ª Conferencia de las Partes de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (COP24), muestra que en 2017 las emisiones globales alcanzaron niveles históricos de 53.5 gigatoneladas de dióxido de carbono equivalente (GtCO2e) y que no hay evidencias de que vayan a comenzar a disminuir en los próximos años.

Published in: Environment
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Brecha emisiones resumen ejecutivo

  1. 1. Informe sobre la Brecha de Emisiones 2018 Resumen ejecutivo
  2. 2. 2 INFORME SOBRE LA BRECHA DE EMISIONES 2018 - RESUMEN EJECUTIVO © 2018 United Nations Environment Programme November 2018 Job number: DEW/2210/NA This publication may be reproduced in whole or in part and in any form for educational or non-profit services without special permission from the copyright holder, provided acknowledgement of the source is made. UN Environment would appreciate receiving a copy of any publication that uses this publication as a source. No use of this publication may be made for resale or any other commercial purpose whatsoever without prior permission in writing from UN Environment. Applications for such permission, with a statement of the purpose and extent of the reproduction, should be addressed to the Director, Communication Division, UN Environment, P. O. Box 30552, Nairobi 00100, Kenya. The designations employed and the presentation of the material in this publication do not imply the expression of any opinion whatsoever on the part of United Nations Environment Programme concerning the legal status of any country, territory or city or its authorities, or concerning the delimitation of its frontiers or boundaries. For general guidance on matters relating to the use of maps in publications please go to http://www.un.org/Depts/Cartographic/english/htmain.htm Disclaimers Mention of a commercial company or product in this document does not imply endorsement by UN Environment or the authors. The use of information from this document for publicity or advertising is not permitted. Trademark names and symbols are used in an editorial fashion with no intention on infringement of trademark or copyright laws. The views expressed in this publication are those of the authors and do not necessarily reflect the views of the UN Environment. We regret any errors or omissions that may have been unwittingly made. © Maps, photos, and illustrations as specified Citation This document may be cited as: UNEP (2018). The Emissions Gap Report 2018. United Nations Environment Programme, Nairobi A digital copy of this report with supporting appendices is available at http://www.unenvironment.org/emissionsgap Supported by:
  3. 3. 3INFORME SOBRE LA BRECHA DE EMISIONES 2018 - RESUMEN EJECUTIVO Resumen ejecutivo Esta es la novena edición del Informe sobre la Brecha de Emisiones de ONU Medio Ambiente, que evalúa los últimos estudios científicos sobre las emisiones actuales y futuras de gases de efecto invernadero y las compara con los niveles de emisión permisibles para que el mundo avance en una ruta de menor costo hacia los objetivos del Acuerdo de París. La diferencia entre “el lugar donde probablemente estaremos” y “el lugar donde debemos estar” se conoce como la “brecha de emisiones”. Al igual que en años anteriores, el informe explora algunas de las mejores opciones disponibles para que los países cierren esa brecha. El contexto político del informe de 2018 es proporcionado por varios procesos y eventos: • El Diálogo de Talanoa, un diálogo inclusivo, participativo y transparente sobre ambiciones y acciones, realizado bajo los auspicios de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) y diseñado para ayudar a impulsar Contribuciones Determinadas a Nivel Nacional (NDC, por sus siglas en inglés) nuevas o actualizadas, a presentarse en 2020. • La Cumbre Global de Acción Climática de septiembre de 2018, que reunió a muchos actores no estatales y subnacionales (NSA, por sus siglas en inglés) que participan activamente en los problemas climáticos. • El Informe Especial del Panel Intergubernamental sobre Cambio Climático (IPCC) sobre el Calentamiento Global de 1,5°C, centrado en “los impactos del calentamiento global de 1,5°C con respecto a los niveles preindustriales y las trayectorias correspondientes que deberían seguir las emisiones mundiales de gases de efecto invernadero, en el contexto del reforzamiento de la respuesta mundial a la amenaza del cambio climático, el desarrollo sostenible y los esfuerzos por erradicar la pobreza”. El Informe sobre la Brecha de Emisiones se ha beneficiado significativamente del Informe especial del IPCC y sus estudios subyacentes. Este Informe sobre la Brecha de Emisiones ha sido preparado por un equipo internacional de destacados científicos y evalúa toda la información disponible, incluida la publicada en el contexto del Informe especial del IPCC, así como en otros estudios científicos recientes. El proceso de evaluación de la producción ha sido transparente y participativo. La metodología de evaluación y los hallazgos preliminares se pusieron a disposición de los gobiernos de los países mencionados en el informe para brindarles la oportunidad de comentar sobre los resultados.
  4. 4. El informe de este año presenta la evaluación más reciente de la brecha de emisiones en 2030, a partir de la comparación entre los niveles de emisiones con la plena implementación de las NDC condicionadas y no condicionadas, y los niveles de emisiones del escenario de menor costo para permanecer por debajo de 2 °C y 1,5 °C, respectivamente. • Con los resultados de los nuevos estudios globales preparados para el informe del IPCC, se identificó que la brecha de emisiones ha aumentado significativamente en comparación con las estimaciones anteriores, especialmente para mantener el calentamiento por debajo de 1,5°C. Esto se concluye a medida que los nuevos estudios exploran más variaciones y hacen suposiciones más cautelosas sobre la posibilidad de un despliegue global para la eliminación de dióxido de carbono. • Los escenarios proyectados a partir de las NDC actuales revelan un calentamiento global de aproximadamente 3°C para 2100 y aun mayor en los años posteriores. Si la brecha de emisiones no se cierra en 2030, es muy posible que el objetivo de un aumento de temperatura muy por debajo de 2°C también esté fuera de alcance para finales de siglo. • La evaluación de las acciones naciones para este Informe sobre la Brecha de Emisiones concluye que, si bien la mayoría de los países del G20 está en vías a cumplir sus compromisos de Cancún para 2020, la mayoría aún no está en el camino que los llevará a cumplir sus NDC para 2030. • Las preocupaciones sobre el nivel actual de ambición y acción crecen en comparación con las ediciones anteriores de este informe. De acuerdo con la política actual y los escenarios de las NDC, no se estima que las emisiones globales alcancen su punto máximo en 2030, y mucho menos en 2020. Se estima que las NDC actuales reducirán las emisiones globales en 2030 hasta en 6 GtCO2e si se compara con una continuación de las políticas actuales. El Informe sobre la Brecha de Emisiones muestra que este nivel original de ambición debe casi triplicarse para alcanzar el escenario de 2°C y aumentar alrededor de cinco veces para el escenario de 1,5°C. • La acción de los actores no estatales y subnacionales (NSA), incluidos los gobiernos regionales y locales, y las empresas, es clave para implementar las NDC. El fuerte compromiso de los NSA demostrado en la reciente Cumbre Global de Acción Climática es prometedor y puede ayudar a los gobiernos a cumplir con sus NDC. Pero el impacto de las promesas actuales de estos actores en la reducción de la brecha es extremadamente limitado. El Capítulo 5 de este Informe se publicó de manera anticipada en dicha Cumbre y concluye que, si las iniciativas de cooperación internacional logran aumentar su membresía y ambición, se puede lograr una reducción de emisiones sustancialmente mayor. El capítulo enfatiza que un mejor monitoreo y reporte de las acciones y reducciones de emisiones resultantes será esencial para la credibilidad de los esfuerzos de los NSA. • Por lo tanto, los países deben avanzar rápidamente en la implementación de sus NDC actuales; al mismo tiempo, se necesitan NDC más ambiciosas en 2020 para cumplir con los objetivos acordados conjuntamente. Este informe resume 1. Los compromisos actuales expresados ​​en las NDC son inadecuados para cerrar la brecha de emisiones en 2030. Técnicamente, todavía es posible cerrar la brecha para garantizar que el calentamiento global se mantenga muy por debajo de 2 °C y 1,5 °C, pero si las ambiciones de las NDC no aumentan antes de 2030, ya no se podrá evitar sobrepasar la frontera de 1,5 °C. Ahora más que nunca, se requiere una acción urgente y sin precedentes de todas las naciones. La evaluación de las acciones por parte de los países del G20 indica que esto aún está por suceder; de hecho, las emisiones globales de CO2 aumentaron en 2017 después de tres años de estancamiento. 4 INFORME SOBRE LA BRECHA DE EMISIONES 2018 - RESUMEN EJECUTIVO
  5. 5. los diferentes enfoques que los países pueden adoptar para aumentar la ambición, la escala, el alcance y la eficacia de sus políticas internas. • Los capítulos de políticas y medidas del informe de este año abordan dos aspectos cruciales para la transición a más largo plazo hacia una economía y una sociedad con cero emisiones. Las políticas fiscales brindan una oportunidad clave para reducir las emisiones futuras, y existen opciones para diseñarlas de tal manera que brinden los resultados deseados sin crear problemas económicos y sociales. Varios países han demostrado que es posible superar la resistencia social, pero pocos han ido lo suficientemente lejos como para tener el impacto necesario en la reducción de emisiones. La política de innovación y la creación de mercado también ofrecen un importante potencial de mitigación. Los gobiernos deberían desempeñar un papel clave para garantizar el desarrollo y la introducción en el mercado de tecnologías y prácticas nuevas y emergentes con bajas emisiones de carbono. Los mensajes clave del Informe sobre la Brecha de Emisiones de 2018 envían fuertes señales a los gobiernos nacionales y a la parte política del Diálogo de Talanoa en la 24ª sesión de la Conferencia de las Partes (COP 24). Junto con el reciente Informe especial del IPCC, estos mensajes brindan la base científica para la Cumbre sobre el Clima de la ONU 2019, cuyo tema será “Una carrera que podemos ganar. Una carrera que debemos ganar”. A través de la cumbre, el Secretario General de la ONU buscará desafiar a los Estados, regiones, ciudades, compañías, inversionistas y ciudadanos a que intensifiquen las acciones en seis áreas clave: transición energética, finanzas climáticas y fijación de precios del carbono, transición industrial, soluciones basadas en la naturaleza, ciudades y acción local, y resiliencia. 5INFORME SOBRE LA BRECHA DE EMISIONES 2018 - RESUMEN EJECUTIVO
  6. 6. 2. Las emisiones globales de gases de efecto invernadero no parecen haber alcanzado su nivel máximo. Las emisiones globales de CO2 de la energía y la industria aumentaron en 2017, luego de un período de estabilización de tres años. Las emisiones totales anuales de gases de efecto invernadero (GEI), incluyendo las causadas por el cambio de uso de la tierra, alcanzaron un máximo histórico de 53,5 GtCO2e en 2017, un aumento de 0,7 GtCO2e en comparación con 2016. En contraste, las emisiones globales de GEI en 2030 deben ser aproximadamente un 25 % y un 55 % más bajas que en 2017 si se quiere poner al mundo en la trayectoria de menor costo para limitar el calentamiento global en 2°C y 1,5°C, respectivamente. En 2017, las emisiones de GEI, excluyendo las emisiones por el cambio de uso de la tierra, alcanzaron un récord de 49,2 GtCO2e. Este es un incremento del 1,1 % respecto al año anterior. Las emisiones derivadas del cambio de uso de la tierra, que varían de un año a otro debido a las condiciones climáticas, agregaron otros 4,2 GtCO2e, lo que implica un total de 53,5 GtCO2e. A pesar del modesto crecimiento de la economía mundial, las emisiones de CO2 de la quema de combustibles fósiles, la producción de cemento y otros procesos industriales se mantuvieron relativamente estables entre 2014 y 2016. Esto indicaba que las emisiones globales de GEI podrían haber llegado a su punto máximo, lo que causó optimismo en las discusiones sobre políticas climáticas. Sin embargo, las estimaciones preliminares de las emisiones globales de CO2 de los combustibles fósiles, la industria y el cemento para 2017 sugieren un aumento del 1,2 % (Figura ES.1). Los principales impulsores del aumento son un mayor crecimiento del producto interno bruto (PIB) (alrededor del 3,7 %) y Gráfico ES.1: Tasas de crecimiento anual promedio de los impulsores clave de emisiones globales de CO2 (a la izquierda de la línea punteada) y los componentes de las emisiones de GEI (a la derecha de la línea punteada) Nota: Las emisiones por cambios de uso de la tierra (CUT) no se incluyen debido a la gran variabilidad interanual. Los ajustes del año bisiesto no están incluidos en las tasas de crecimiento. Tasapromediodecrecimientoanual (%poraño) -3 -2 -1 0 1 2 3 4 5 6 GEI sin CUT Gases fluorados N 2O CH 4 CO2 w /o LUC Intensidad de carbono Intensidad energética Energía prim aria PIB (PPA) 2017 2004 - 2014 2014 - 2016 6 INFORME SOBRE LA BRECHA DE EMISIONES 2018 - RESUMEN EJECUTIVO
  7. 7. disminuciones más lentas en la intensidad energética, especialmente del carbón, en comparación con el período 2014-2016. El aumento de 2017 deja una incertidumbre considerable respecto a las causas de la desaceleración de 2014-2016, ya que pudo deberse principalmente a factores económicos de corto plazo. Dado que las emisiones de CO2 de los combustibles fósiles, la industria y el cemento dominan las emisiones totales de GEI, los cambios en las emisiones de CO2 tuvieron la mayor influencia en las emisiones de GEI entre 2014 y 2017. Las emisiones relacionadas al uso de la tierra se han mantenido relativamente planas, a pesar de las grandes variaciones anuales impulsadas por los patrones climáticos e incertidumbre en los datos de entrada. Alcanzar el pico máximo de emisiones antes de 2020 es crucial para lograr los objetivos de temperatura del Acuerdo de París, pero la escala y el ritmo de las medidas de mitigación actuales siguen siendo insuficientes. A partir del Diálogo de Talanoa, que ha incrementado la confianza en los esfuerzos de implementación y ha demostrado que es posible aumentar la ambición, los gobiernos nacionales tienen la oportunidad de fortalecer sus políticas actuales y sus NDC para el año 2020. El nivel máximo mundial de emisiones de GEI está determinado por las emisiones agregadas de todos los países. Si bien ha habido un progreso constante en el número de países que ha alcanzado su nivel máximo de emisiones de GEI o se hancomprometido a hacerlo en el futuro (Gráfico ES.2), los 49 países que lo han hecho hasta ahora, y el 36 % de las emisiones que ellos representan, no son lo suficientemente grandes como para permitir que las emisiones mundiales alcancen su punto máximo a corto plazo. Para 2030, 57 países que representan el 60 % de las emisiones globales habrán alcanzado su nivel máximo, si se cumplen los compromisos. Los países que ya han alcanzado su nivel máximo de emisiones tienen un papel fundamental que desempeñar para determinar cuál será el punto máximo de emisiones globales y cuándo sucederá, ya que la tasa de descarbonización de cada país después de alcanzar el pico de emisiones será un factor determinante en las emisiones globales acumuladas. Por otro lado, está claro que los países que han alcanzado el máximo de sus emisiones de GEI no las han reducido a un ritmo lo suficientemente rápido desde su año pico. En conjunto, se proyecta que los miembros del G20 alcancen las promesas de Cancún para 2020, pero aún no están en camino de cumplir sus NDC para 2030. En consistencia con las ediciones anteriores del Informe sobre la Brecha de Emisiones, este reporte encuentra que las emisiones de GEI de los países del G20, como grupo, no habrán alcanzado su punto máximo en 2030 a menos que haya un rápido aumento de la ambición y la acción en los próximos años. Si bien los miembros del G20 se encuentran colectivamente en vías de alcanzar en 2020 los niveles de emisiones implícitos en los compromisos de Cancún, se proyecta que algunos países (Canadá, Gráfico ES.2: Número de países que ya han alcanzado su nivel máximo de emisiones o están comprometidos a alcanzar su nivel máximo de emisiones, por década (combinado) y porcentaje global de emisiones que representan (combinado). Fuente: Levin y Rich (2017) para el 2030para el 2020para el 2010para el 2000para el 2010 18% 36%21% 40% 60% 19 33 49 53 57 Número de países que ya han alcanzado su nivel máximo. Porcentaje de emisiones globales que representan estos países. 7INFORME SOBRE LA BRECHA DE EMISIONES 2018 - RESUMEN EJECUTIVO
  8. 8. Estados Unidos, Indonesia, México, la República de Corea y Sudáfrica) no lograrán estos compromisos o hay incertidumbre sobre si van a lograrlos. En la actualidad, los países del G20 no están colectivamente encaminados a cumplir sus NDC no condicionadas para 2030. Alrededor de la mitad de las trayectorias de emisiones de GEI de los miembros del G20 no llegan a alcanzar sus NDC no condicionadas (Argentina, Australia, Canadá, UE28, la República de Corea, Arabia Saudita, Sudáfrica y Estados Unidos). Tres miembros del G20 (Brasil, China y Japón) están en camino de cumplir sus objetivos de las NDC según las políticas actuales, mientras que se proyecta que las emisiones bajo las políticas actuales de otros tres países (India, Rusia y Turquía) serían 10 % menores que en los objetivos de sus NDC no condicionadas. Esto puede, en algunos casos, reflejar una ambición relativamente baja en las NDC. Es incierto si dos países (Indonesia y México) están en camino de cumplir los objetivos de sus NDC en 2030 según las políticas actuales. Los miembros del G20 deberán implementar políticas adicionales para reducir aun más sus emisiones anuales de GEI en aproximadamente 2,5 GtCO2e para lograr sus NDC no condicionadas y en aproximadamente 3,5 GtCO2e para lograr sus NDC condicionadas en 2030. Estas reducciones adicionales requeridas han disminuido en aproximadamente 1 GtCO2e en comparación con 2017, debido a menores proyecciones de emisiones según las políticas actuales en China, los 28 Estados miembros de la UE y Estados Unidos. 8 INFORME SOBRE LA BRECHA DE EMISIONES 2018 - RESUMEN EJECUTIVO
  9. 9. 3. La brecha en 2030 entre los niveles de emisiones bajo la implementación total de las NDC condicionadas y aquellas consistentes con los escenarios de menor costo hacia el objetivo de 2°C es de 13 GtCO2e. Si solo se implementan las NDC no condicionadas, la brecha aumenta a 15 GtCO2e. La brecha en el caso del objetivo de 1,5 °C es de 29 GtCO2e y 32 GtCO2e, respectivamente. Esta brecha ha aumentado en comparación con 2017 como resultado de la literatura más amplia y diversa sobre las vías hacia 1,5°C y 2°C preparada para el Informe especial del IPCC. El Informe sobre la Brecha de Emisiones de 2018 se basa en un número sustancial de escenarios nuevos y de menor costo para cumplir con los límites de calentamiento de 2°C y 1,5°C. El año pasado, 16 escenarios estaban disponibles para ambas categorías; este año hay un total de 85. Estos nuevos escenarios son más diversos y, a menudo, establecen un potencial máximo para la eliminación del dióxido de carbono más bajo, lo que a su vez se traduce en mayores reducciones de emisiones requeridas en las próximas décadas para mantenerse dentro del mismo presupuesto general de carbono. Cada uno de los escenarios considera rutas de mitigación del cambio climático de menor costo que inician la reducción de Tabla ES.1: Emisiones globales de gases de efecto invernadero en 2030 en diferentes escenarios (rango medio y percentil décimo a decimonoveno), implicaciones de temperatura y la brecha de emisiones resultante Escenario (redondeado al gigatón más cercano) Número de escenarios en conjunto Emisiones globales totales en 2030 [GtCO2 e] Resultados de temperatura estimados Brecha de emisiones en 2030 [GtCO2e] 50% de probabilidad 66% de probabilidad 90% de probabilidad Por debajo de 2°C Por debajo de 1,8°C Por debajo de 1,5°C en 2100 Línea de base (sin políticas) 179 65 (60–70) Políticas actuales 4 59 (56–60) 18 (16–20) 24 (22–25) 35 (32–36) NDC no condicionadas 12 56 (52–58) 15 (12–17) 21 (17–23) 32 (28–34) NDC condicionadas 10 53 (49–55) 13 (9–15) 19 (15–20) 29 (26–31) Por debajo de 2 °C (66% de probabilidad) 29 40 (38–45) Nivel máx- imo: 1,7–1,8°C En 2100: 1,6–1,7°C Nivel máx- imo: 1,9–2,0°C En 2100: 1,8–1,9°C Nivel máx- imo: 2,4–2,6°C En 2100: 2,3–2,5°C Por debajo de 1,8°C (66% de probabilidad) 43 34 (30–40) Nivel máx- imo: 2,1–2,3°C En 2100: 1,9–2,2°C Nivel máx- imo: 1,7–1,8°C En 2100: 1,5–1,7°C Nivel máx- imo: 2,1–2,3°C En 2100: 1,9–2,2°C Por debajo de 1,5°C en 2100 (66% de probabilidad) 13 24 (22–30) Nivel máx- imo: 1,5–1,6°C En 2100: 1,2–1,3°C Nivel máx- imo: 1,6–1,7°C En 2100: 1,4–1,5°C Nivel máx- imo: 2,0—2,1°C En 2100: 1,8–1,9°C Nota: Los números y rangos de la brecha se calculan en función de los números originales (sin redondeo), que pueden diferir de los números redondeados (tercera columna) en la tabla. Los números se redondean a GtCO2e completas. Las emisiones de GEI se han combinado con los valores de potencial de calentamiento global (GWP) de 100 años del Segundo Informe de Evaluación del IPCC. Las NDC y las proyecciones de emisiones de las políticas actuales pueden diferir ligeramente de las cifras presentadas en el recuadro 11 del Capítulo 1 del informe especial del IPCC (Bertoldi et al., 2018) debido a la inclusión de nuevos estudios después de la fecha de corte de la literatura establecida por el IPCC. Las trayectorias se agruparon en tres categorías según si las emisiones acumuladas máximas de CO2 fueron inferiores a 600 GtCO2, entre 600 y 900 GtCO2 o entre 900 y 1.300 GtCO2, a partir de 2018 y hasta que se alcancen las emisiones de CO2 netas nulas, o hasta el final del siglo si no se ha alcanzado antes el punto de cero emisiones. Las trayectorias suponen una acción limitada hasta 2020 y una mitigación de costo óptimo a partir de entonces. Los resultados de temperatura estimados se basan en el método utilizado en el Quinto Informe de Evaluación del IPCC. 9INFORME SOBRE LA BRECHA DE EMISIONES 2018 - RESUMEN EJECUTIVO
  10. 10. emisiones a partir de 2020, y se basa en el modelo y la configuración del clima utilizados en el Quinto Informe de Evaluación del IPCC. Se eligieron tres niveles de temperatura (2 °C, 1,8 °C y 1,5 °C) para proporcionar una descripción más matizada de las trayectorias que mantienen el calentamiento en el rango de 2 °C a 1,5 °C, y se incluye una descripción general del nivel máximo de emisiones y los resultados de temperatura en 2100 asociados con diferentes probabilidades (Tabla ES.1). La inclusión del nivel de 1,8 °C permite una interpretación y discusión más matizada de los objetivos de temperatura del Acuerdo de París. Se estima que las políticas actuales reducirán las emisiones globales en 2030 en alrededor de 6 GtCO2e en comparación con el escenario sin políticas (Tabla ES.1). Esto está en línea con la evaluación de 2017, lo que implica que los estudios no han identificado avances significativos e inequívocos en la implementación de políticas que permitan alcanzar las NDC para 2030. Las actualizaciones de la evaluación de este año dan como resultado cambios en los niveles de emisiones de GEI en 2030 en comparación con el Informe sobre la Brecha de Emisiones de 2017 conforme a limitar el calentamiento global a 2 °C y menos. De acuerdo con las nuevas estimaciones de los escenarios, las 20 30 40 50 60 70 2015 2020 2025 2030 0 10 20 30 40 50 60 70 2010 2020 2030 2040 2050 Rango de 2°C Rango de 1,5°C El área azul muestra las trayectorias que limitan el aumento de la temperatura global a menos de 2°C en 2100 con probabilidad > 66% El área verde muestra las trayectorias que limitan el aumento de la temperatura global a menos de 1,5°C en 2100 con probabilidad de 50 a 66%. Trayectoria con políticas actuales CasoNDCcond CasoNDCnocond CasoNDCcond CasoNDCnocond Caso con NDC condicionadas Caso con NDC no condicionadas 15GtCO2e 32GtCO2e 29GtCO2e Línea de referencia Trayectoria con políticas actuales Caso con NDC condicionadas Caso con NDC no condicionadas Línea de referencia Rango de 2°C Rango de 1,5°C GtCO2e 13 Brecha restante para permanecer dentro del límite de 2°C Estimación mediana del nivel consistente con 2°C: 42 GtCO2e (rango 31-44) Brecha restante para permanecer dentro del límite de 1,5°C Estimación mediana del nivel consistente con 1,5°C: 36 GtCO2e (rango 32-38) GtCO2e Gráfico ES.3: Emisiones globales de gases de efecto invernadero en diferentes escenarios y la brecha de emisiones en 2030 (estimación mediana y rango de percentil décimo a nonagésimo) 10 INFORME SOBRE LA BRECHA DE EMISIONES 2018 - RESUMEN EJECUTIVO
  11. 11. emisiones de todos los GEI no deben exceder los 40 (rango 38-45) GtCO2e en 2030 si se desea alcanzar el objetivo de 2 °C con un 66 % de probabilidad. Para mantener el calentamiento global a 1,8 °C con alrededor del 66 % de probabilidad, las emisiones globales de GEI en 2030 no deben exceder de 34 (rango 30-40) GtCO2e. Para mantener el aumento de la temperatura por debajo de 1,5 °C en 2100 con una probabilidad del 66 % (asociado a un exceso mínimo o ningún exceso), las emisiones globales de GEI en 2030 no deben superar las 24 (rango 22-30) GtCO2e. Se estima que la implementación completa de las NDC no condicionadas resultará en una brecha de 15 GtCO2e (rango 12-17) en 2030 en comparación con el escenario de 2°C. Esto es aproximadamente 2 GtCO2e más que en la brecha evaluada en el informe anterior porque los escenarios más recientes de 2°C tienen un valor de referencia de emisiones más bajo. Si, además, las NDC condicionadas se implementan completamente, la brecha se reduce en aproximadamente 2 GtCO2e. La brecha de emisiones entre las NDC no condicionadas y las trayectorias hacia 1,5 °C es de aproximadamente 32 GtCO2e (rango 28- 34). Esto es aproximadamente 13 GtCO2e más que en la evaluación del informe de 2017, debido al número mayor de estudios sobre escenarios disponibles que se apoyan menos en grandes volúmenes de eliminación de dióxido de carbono y, por lo tanto, muestran valores de referencia más bajos para 2030. Si se considera la implementación total de las NDC tanto condicionadas como no condicionadas, se reduciría esta brecha en aproximadamente 3 GtCO2e. La implementación de NDC no condicionadas, y suponiendo que la acción climática continúe de manera consistente a lo largo del siglo XXI, conduciría a un aumento de la temperatura media global de aproximadamente 3,2 °C (con un rango de 2,9–3,4 °C) para 2100 en relación con los niveles preindustriales, e incrementando a partir de entonces. La implementación de las NDC condicionadas reduciría estas estimaciones en 0,2 °C en 2100. Estas proyecciones son similares a las estimaciones de 2017. 11INFORME SOBRE LA BRECHA DE EMISIONES 2018 - RESUMEN EJECUTIVO
  12. 12. 4. Los países deben fortalecer la ambición de las NDC y ampliar e incrementar la efectividad de las políticas nacionales para alcanzar los objetivos de temperatura del Acuerdo de París. Para cerrar la brecha de emisiones en 2030 y garantizar una descarbonización a largo plazo coherente con los objetivos del Acuerdo de París, los países deben aumentar su ambición de mitigación. Una mayor ambición en las NDC envía una señal importante con respecto al compromiso de mitigación, tanto a nivel internacional como a nivel nacional, aunque las políticas domésticas son cruciales para traducir esa ambición en acción. En este contexto, la ambición puede verse como una combinación entre el establecimiento de objetivos, la preparación para la implementación y la capacidad para continuar las reducciones a lo largo del tiempo. Hay varias formas en las que un país podría reflejar una ambición de mitigación mejorada en sus NDC (Gráfico ES.4). Estas opciones no se excluyen mutuamente, y que una revisión de las NDC dé como resultado una ambición mejorada depende más de la escala de la revisión que de la forma. Es importante que los países consideren una amplia gama de opciones para identificar aquellas que son más significativas y prácticas en sus circunstancias únicas, y para lograr las profundas reducciones de emisiones necesarias para cerrar la brecha. Gráfico ES.4: Tipología de fortalecimiento de la ambición de mitigación de las NDC Fortalecer o añadir un objetivo de GEI Fortalecer o añadir un objetivo sectorial, no de GEI Fortalecer o añadir políticas y acciones Alinear la implementación de las NDC existentes con las metas a largo plazo Comprometerse a lograr las NDC existentes a través de políticas y acciones que apoyen las trayectorias de descarbonización a largo plazo Fortalecer políticas y acciones existentes. Crear nuevas política y acciones. Aumentar la rigurosidad de un objetivo sectorial (no de GEI) Adelantar el año meta de un objetivo sectorial (no de GEI) Declarar la intención de excederse en el cumplimiento de un objetivo sectorial (no de GEI). Adoptar un nuevo objetivo sectorial (no de GEI) Aumentar la rigurosidad de un objetivo de GEI existente Ampliar el alcance y la cobertura de un objetivo de GEI existente Cambiar el período para cumplir un objetivo de GEI existente Declarar la intención de excederse en el cumplimiento de un objetivo de GEI existente Fortalecer las modalidades de un objetivo de GEI existente Cambiar el objetivo de redución de las emisiones de GEI Adoptar un nuevo objetivo de GEI Source: adapted from Franzen et al., (2017) Fuente: adaptado de Franzen et al., (2017) 12 INFORME SOBRE LA BRECHA DE EMISIONES 2018 - RESUMEN EJECUTIVO
  13. 13. Siguen existiendo importantes brechas en la cobertura y la rigurosidad de las políticas nacionales, incluso entre los miembros del G20, en, por ejemplo, la reducción del subsidio a los combustibles fósiles, las medidas de eficiencia de materiales en la industria, el petróleo y el gas metano, los sistemas de apoyo para el calentamiento y el enfriamiento renovables, los estándares de emisiones para vehículos pesados y los programas de movilidad eléctrica. Incluso en áreas donde la cobertura de las políticas es alta, se puede mejorar el grado de exigencia. Por ejemplo, si bien todos los países del G20 tienen políticas para respaldar las energías renovables en el sector eléctrico, aún se puede mejorar su rigurosidad. El potencial técnico para reducir las emisiones de GEI es significativo y podría ser suficiente para cerrar la brecha de emisiones en 2030. Una parte sustancial de este potencial se puede lograr a través de la ampliación y replicación de políticas existentes y bien probadas que contribuyen simultáneamente a Objetivos de Desarrollo Sostenible clave. El Informe sobre la Brecha de Emisiones de 2017 proporcionó una evaluación actualizada de los potenciales de reducción de emisiones sectoriales que son técnica y económicamente viables en 2030, considerando precios de hasta US$ 100 / tCO2e. Concluyó que las emisiones globales podrían reducirse en 33 (rango 30-36) GtCO2e por año en 2030, en comparación con el escenario de política actual de 59 GtCO2e por año (Capítulo 3). Si, además, se incluyeran varias opciones de mitigación más nuevas y menos conocidas, el potencial de mitigación aumentaría a 38 (rango 35-41) GtCO2e. El potencial de reducción de emisiones es, por lo tanto, suficiente para cerrar la brecha en 2030. Como lo mostró el Informe sobre la Brecha de Emisiones de 2017, una gran parte del potencial técnico se encuentra en tres áreas amplias: energía renovable eólica y solar, electrodomésticos con eficiencia energética y automóviles, y forestación y cese de la deforestación. En estas y muchas otras áreas, y en todos los países, existe un potencial significativo de materializar una parte sustancial del potencial de mitigación técnica mediante la réplica de buenas prácticas probadas que pueden contribuir simultáneamente a los Objetivos de Desarrollo Sostenible clave. Explotar este potencial reduciría significativamente la brecha en 2030, más allá de las NDC actuales. 13INFORME SOBRE LA BRECHA DE EMISIONES 2018 - RESUMEN EJECUTIVO
  14. 14. Los NSA brindan importantes contribuciones a la acción climática más allá de sus reducciones cuantificadas de emisiones. Fomentan la confianza en los gobiernos con respecto a la política climática y promueven objetivos nacionales más ambiciosos. Proporcionan un espacio para la experimentación o actúan como orquestadores, coordinando con los gobiernos nacionales en la implementación de políticas climáticas. Las iniciativas y los actores también incentivan, apoyan e inspiran acciones climáticas adicionales mediante el intercambio de conocimientos y buenas prácticas, la participación en el diálogo político y el activismo, la asistencia en la formulación de planes de acción, y el reconocimiento y la recompensa de las acciones climáticas. El número de actores participantes está aumentando rápidamente: más de 7.000 ciudades de 133 países y 245 regiones de 42 países, junto con más de 6.000 empresas con al menos US$ 36 billones en ingresos han prometido acciones de mitigación. Los compromisos cubren gran parte de la economía y se están expandiendo gradualmente en la cobertura regional. Muchos de los actores están participando en las llamadas “iniciativas de cooperación internacional”, que se caracterizan por el compromiso de países y actores múltiples. Los números parecen impresionantes, pero todavía hay un gran potencial para la expansión. Según los datos disponibles, ni siquiera el 20 % de la población mundial está representada en las iniciativas nacionales 5. La acción no estatal y subnacional desempeña un papel importante en el cumplimiento de los compromisos nacionales. El potencial de reducción de emisiones de los actores no estatales y subnacionales (NSA) podría llegar a ser significativo y permitiría a los países aumentar la ambición, pero las contribuciones actuales de este sector son extremadamente limitadas y están escasamente documentadas. 40 50 60 70 EmisionesanualesdeGEIen2030(GtCO2e) 0.46 1.85 0.02 0.45 0.53 0.74 1.40 0.55 3.7 5.5 3.7 8 19 Línea de referencia no basada en escenario global Ambos Escenario con NDC no condicionadas Graichen etal.(2017) Yale-NCI-PBL*(2018) Erickson and Tem pest(2014) Roelfsem a etal.(2018) CDP and W eM eanBusiness(2016) TheClim ateGroup (2017) GlobalCovenantofM ayors(2018) Com pactofM ayors(2015) 0.4 Arup and C40 Cities(2014) Am erica'sPledge(2018) Yale-NCI-PBL*(2018)1b Roelfsem a (2017) Yale-NCI-PBL*(2018)1a Kuram ochietal.(2017) 65 Iniciativas individualesIniciativas individualesCompromisos individualesCompromisos individuales Iniciativas múltiplesIniciativas múltiples 59 56 40 Línea de referencia sin políticas Escenario con políticas actuales Potencial ampliado basado en suposiciones * Instituto New Climate de la Universidad de Yale y PBL Gráfico ES.5: El rango de reducción de emisiones potenciales estimadas en varios estudios de los NSA. 14 INFORME SOBRE LA BRECHA DE EMISIONES 2018 - RESUMEN EJECUTIVO
  15. 15. e internacionales actuales, y muchas más de las más de 500.000 empresas que cotizan en la bolsa en todo el mundo todavía pueden y deben actuar. En el aspecto financiero, se emitió un récord de más de US$ 74 mil millones de bonos verdes en la primera mitad de 2018, pero esto todavía representa solo una pequeña fracción de los mercados de capital de todo el mundo. El potencial de reducción de emisiones de los NSA es grande, pero las estimaciones varían considerablemente entre los estudios (Gráfico ES.5). Si las iniciativas de cooperación internacional se amplían a su máximo potencial, el impacto podría ser considerable en comparación con la política actual: hasta 19 GtCO2e por año para 2030 (rango 15–23 GtCO2e), según un estudio. Si llegara a suceder, esto sería clave para reducir la brecha de emisiones a las trayectorias de 2 °C. Sin embargo, las reducciones adicionales de emisiones bajo la implementación total de los compromisos hechos hasta el momento por actores no estatales individuales aún son bastante limitadas: hasta 0,45 GtCO2e (rango 0,2–0,7 GtCO2e) por año para 2030 en comparación con la implementación total de las NDC no condicionadas, y hasta a 1,85 GtCO2e por año (rango 1,5–2,2 GtCO2e) en comparación con la política actual. Una evaluación más completa de todas las acciones climáticas no estatales y subnacionales que ocurren a nivel mundial está limitada por el bajo nivel de datos disponibles y la falta de informes consistentes sobre las acciones climáticas no estatales y subnacionales. Los actores no estatales deben adoptar principios comunes al formular sus acciones. Dichos principios deben incluir objetivos claros y cuantificables basados en puntos de referencia relevantes, capacidad técnica de los actores, disponibilidad de incentivos financieros y la presencia de un apoyo regulatorio. 15INFORME SOBRE LA BRECHA DE EMISIONES 2018 - RESUMEN EJECUTIVO
  16. 16. 6. La reforma de la política fiscal puede desempeñar un papel clave en la creación de fuertes incentivos para las inversiones bajas en carbono y en la reducción de las emisiones de GEI. Los ingresos de los precios del carbono pueden utilizarse para reducir otros gravámenes, aumentar el gasto en temas sociales y / o compensar a los hogares de bajos ingresos. Los paquetes de reformas fiscales bien diseñados pueden reducir los costos de mitigar las emisiones, lo que contribuiría a su aceptación entre la sociedad. El uso de los precios del carbono para reducir las emisiones de GEI todavía está surgiendo en muchos países y, en general, no se aplica a un nivel suficiente como para facilitar un cambio real hacia sociedades con bajas emisiones de carbono. La política fiscal es una herramienta gubernamental clave para administrar e influir en la economía nacional y se puede utilizar para gravar los combustibles fósiles o subvencionar alternativas de bajas emisiones como una forma de influir en las emisiones de carbono y, en última instancia, en las inversiones en el sector energético. La fijación de precios de las emisiones de carbono a través de impuestos o sistemas de comercio de emisiones domésticos es, en muchos países, parte de la política climática nacional y se menciona en muchas NDC como una de las posibles herramientas de política a ser utilizadas. Antes de 2005, cuando el Protocolo de Kyoto entró en vigor, casi ninguna emisión estaba cubierta por los impuestos o los mercados de carbono. La cobertura de las políticas explícitas sobre precios al carbono aumentó a alrededor del 5 % de las emisiones globales de GEI entre 2005 y 2010, principalmente debido a la introducción del Régimen de comercio de derechos de emisión de la Unión Europea. La cobertura aumentó a aproximadamente el 15 % de las emisiones globales entre 2010 y 2018, con 51 iniciativas de fijación de precios de carbono implementadas o programadas. Si China implementa la fijación de precios del carbono tal como lo anunció, la cobertura aumentaría a aproximadamente el 20 % de las emisiones globales de GEI. En la mayoría de los países la política fiscal todavía no está orientada a lograr la transición requerida hacia una economía baja en carbono. Los precios efectivos del carbono son demasiado bajos e inconsistentes, y el marco de política fiscal más amplio a menudo está poco alineado con los objetivos de la política climática. Además de la fijación de precios del carbono, muchos gobiernos imponen impuestos específicos al uso de la energía, en parte para recaudar ingresos adicionales. Incluso si se consideran los impuestos a la energía junto con las políticas explícitas de fijación de precios del carbono, la mitad de las emisiones causadas por los combustibles fósiles no tienen ningún precio o gravamen, y se estima que solo el 10 % de las emisiones globales de los combustibles fósiles se tasan a un nivel compatible con las trayectorias necesarias para limitar el calentamiento global en 2 ° C. Los estudios muestran que un impuesto al carbono de US$ 70 / tCO2, además de las medidas existentes, podría reducir las emisiones entre poco más del 10 % y más del 40%, dependiendo del país. Además, en las economías en desarrollo y emergentes, un impuesto al carbono podría elevar los ingresos públicos en el equivalente al 2% del PIB. Las políticas fiscales se utilizan para diferentes propósitos y muchos países en realidad subsidian los combustibles fósiles por diversas razones económicas y sociales. Si se eliminaran todos los subsidios a los combustibles fósiles, se produciría una reducción de las emisiones globales de carbono de hasta un 10 % para 2030. Se deben considerar varios aspectos clave al introducir la fijación de precios del carbono y la eliminación gradual de los subsidios a las energías fósiles con el objetivo de reducir las emisiones de carbono. Estas cuestiones, junto con las posibles formas de abordarlas, se ilustran a continuación en el Gráfico ES.6. Incorporar la fijación de precios del carbono en paquetes de reforma fiscal que sean progresivos, equitativos y socialmente aceptables, e incentivar la inversión en industrias nuevas y que creen empleos, es esencial. Es aleccionador para los responsables de la formulación de políticas considerar la experiencia de otras reformas fiscales ambientales en las que la narrativa positiva, la comunicación transparente, el compromiso con los interesados ​​y la compensación adecuada han ayudado a menudo a superar la resistencia política y social frente al aumento de los precios de la energía basada en combustibles fósiles. 16 INFORME SOBRE LA BRECHA DE EMISIONES 2018 - RESUMEN EJECUTIVO
  17. 17. Garantizar la distribución equitativa de los costos: Apoyar a hogares y empresas Aliviar el efecto de las políticas unilaterales: abordar las fugas de carbono Fomentar el apoyo público: facilitadores políticos y de comportamiento, precios de la energía o impuestos más altos Usar los ingresos adecuadamente Apoyo a la industria afectada: industrias expuestas por el comercio Aranceles al carbono y ajuste de carbono en frontera Aspectos clave Soluciones y medidas Transferencias de efectivo para hogares/consumidores Establecer confianza en los gobiernos. Inversiones que promuevan cambios estructurales (energía, infraestructura) Apoyo a la industria afectada: compensaciones selectivas (empresas y trabajadores) Informar y comunicar sobre los impactos Reducir impuestos sobre los ingresos Evaluar el vocabulario y la contextualización Considerar momentos adecuados y secuencia de procesos Evitar el rechazo a las soluciones Proyectos sobre carbono, inversiones bajas en carbono Nota: Las flechas verdes muestran diferentes formas de utilizar los ingresos de los precios del carbono. Las medidas relacionadas con los flujos financieros tienen una marca verde. Gráfico ES.6: Aspectos clave para hacer que las reformas fiscales sean políticamente viables (parte superior) y soluciones y medidas para abordarlas (parte inferior) 17INFORME SOBRE LA BRECHA DE EMISIONES 2018 - RESUMEN EJECUTIVO
  18. 18. 7. Acelerar la innovación será un componente clave en cualquier intento de cerrar la brecha de emisiones, pero esto no ocurrirá por sí solo. Combinar la innovación en los comportamientos y en el uso de tecnologías existentes, con la promoción de la inversión en nuevas tecnologías y la creación de mercados, tiene el potencial de transformar radicalmente las sociedades y reducir sus emisiones de GEI. En base a una evaluación de los estudios existentes, hay cinco principios clave o “factores de éxito” que las autoridades deberían tener en cuenta al diseñar políticas y programas para acelerar la innovación con bajas emisiones de carbono: 1. Las organizaciones públicas deben estar dispuestas a asumir el alto riesgo de las primeras etapas, lo cual evitan las organizaciones privadas. 2. En la etapa media de la cadena de innovación, las organizaciones públicas deben poder fomentar los efectos de retroalimentación entre las diferentes partes del panorama de la innovación y ayudar a eliminar el riesgo de la inversión privada en proyectos a escala comercial. 3. Las políticas verdes deben establecer una dirección para toda la economía, no para cada sector por separado. 4. El enfoque de misión es útil para estimular la inversión y la innovación en diferentes partes de la economía con miras a alcanzar objetivos concretos y específicos, como la reducción de X% de costos en una tecnología determinada de bajas emisiones, para una fecha específica. 5. Los instrumentos de políticas deben estar estructurados para movilizar a los actores a través de una exploración y participación de abajo hacia arriba. Todas estas políticas se benefician de un horizonte de diseño a largo plazo que crea certeza para que la financiación privada se incorpore. Si bien estos principios se aplican a los países en cualquier etapa de desarrollo económico, los recursos financieros y la capacidad tecnológica de un país determinarán qué tipo de políticas concretas son las más apropiadas. Para ilustrar estos conceptos abstractos, el desarrollo global de la tecnología solar fotovoltaica (PV) se presenta como un ejemplo de cómo la aplicación de los diversos componentes de la política de innovación ha impulsado y configurado la tecnología y el desarrollo del mercado, con diferentes países a la cabeza durante diferentes periodos. La experiencia de la tecnología PV no puede aplicarse como un modelo universal, pero ilustra los diversos factores de éxito de la innovación, y la visión, la paciencia y el pensamiento a largo plazo que a menudo se requiere. De hecho, para pensar en lo que es necesario para alcanzar nuevas metas, es útil reflexionar sobre cómo alcanzaron su estado actual las tecnologías comercialmente viables y bajas en carbono, como la PV y las turbinas eólicas. Por ejemplo, ¿cómo podemos satisfacer la necesidad de baterías comercialmente viables y sostenibles, y otras tecnologías de almacenamiento de energía, para reducir rápidamente las emisiones globales del sector del transporte para 2030? ¿Qué tipo de visión política y combinación de recursos públicos y privados deben acordarse y comprometerse para que esto suceda, y a qué escala? La innovación en la tecnología solar fotovoltaica (PV) ilustra tanto la naturaleza no lineal de la innovación, como la forma en que las diversas políticas de innovación impulsan y dan forma. La PV se implementó con una tasa de crecimiento compuesto anual de aproximadamente el 38 % entre 1998 y 2015, desafiando continuamente los pronósticos. La difusión de la tecnología estimuló la reducción de costos mediante la lógica de “aprender haciendo”, las economías de escala y la I + D. También contribuyó la reducción de los márgenes de ganancias a causa de la creciente competencia, lo que a su vez estimuló un mayor despliegue de sistemas cada vez más baratos. De 1975 a 2016, los precios de los módulos fotovoltaicos cayeron en un 99,5 %, y cada duplicación de la capacidad instalada coincidió con una caída del 20 % en los costos. Las políticas públicas de innovación fueron, y siguen siendo, cruciales para este proceso en toda la cadena de innovación. 18 INFORME SOBRE LA BRECHA DE EMISIONES 2018 - RESUMEN EJECUTIVO
  19. 19. 20 INFORME SOBRE LA BRECHA DE EMISIONES 2018 - RESUMEN EJECUTIVO United Nations Avenue, Gigiri P.O. Box 30552, 00100 Nairobi, Kenya Tel +254 20 762 1234 | publications@unenvironment.org www.unenvironment.org

×