HERMENÉUTICA, LA NUEVA KOINÉ                                                     Lic. Damiana Leyva Loría                 ...
entorno de las culturas. De ahí surgieron, a su vez, los símbolos, que sóloalgunas personas podían interpretar. De ahí sur...
de “hacer” El Quijote de Cervantes pero desde su contexto; quiere eliminartodos los valores de la obra para instaurar los ...
dos posturas pseudocientíficas de la literatura: la Epistemología Cientificista yla Postura Epistemológica de las Ciencias...
del sentido en las unidades discursivas. Con base en estas dos propuestaspodemos concluir que para realizar estudios liter...
Una vez aclarado este punto de suma importancia, es necesariocontinuar con otros puntos importantes respecto a la dialécti...
como método a la semiótica literaria, la narratología o la poética. Lo importantede esta fase es que sobre ella se ejercit...
El círculo hermenéutico, descrito en los párrafos anteriores, nos ofrece laposibilidad de acceder a la obra literaria a un...
Prada no fue ajeno a este momento socio-histórico, y debido a elloinscribe su proyecto de teoría literaria en esta perspec...
Con ello nos enfocamos en lo que esta manifestación verbal quieredecirnos; ya no es un reflejo de algo pre-establecido, si...
pueden ser analizadas y posteriormente interpretadas, de acuerdo a nuestrosparadigmas culturales.BIBLIOGRAFÍAPrada Oropeza...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

La hermenéutica, nueva koiné

1,202 views

Published on

Se presenta un resumen-ensay sobre una corriente del pensamiento filosófico, la hermenéutica; y su importancia en un enfoque específico de los estudios literarios.

0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
1,202
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
12
Actions
Shares
0
Downloads
13
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

La hermenéutica, nueva koiné

  1. 1. HERMENÉUTICA, LA NUEVA KOINÉ Lic. Damiana Leyva Loría BUAPDurante el curso titulado “Hermenéutica”, el doctor Renato Prada Oropezaargumentó la necesidad de reflexionar sobre el pensamiento filosófico másadecuado para el momento histórico que nos ha tocado vivir. El objetivo: poderanalizar las obras literarias desde la perspectiva contemporánea. Por esarazón, el título de su seminario coincide con la propuesta de una corrientefilosófica que actualmente hace esta reflexión. En la introducción del curso, el doctor conceptualizó algunos puntos, loscuales fueron expuestos con amplitud en las sesiones posteriores. Primerocomentó que la Hermenéutica tiene dos divisiones para su estudio: laHermenéutica Textual y la Hermenéutica Ontológica. Para nuestro caso, nosenfocaríamos en la primera, debido a nuestra condición de investigadores de laliteratura. Sin embargo, también precisó que es necesario conocer la segundaporque, precisamente de ella se deriva la Hermenéutica Textual. En un breve recorrido histórico, se nos comentó que la Hermenéutica esun pensamiento que tuvo sus primeros orígenes en el mito, pues éstepersonificaba a sus dioses para poder interpretar los acontecimientos del 1
  2. 2. entorno de las culturas. De ahí surgieron, a su vez, los símbolos, que sóloalgunas personas podían interpretar. De ahí surge la Hermenéutica. De esta pequeña introducción avanzamos al pensamientocontemporáneo, específicamente al pensamiento Heideggeriano, pues élmenciona una radical diferencia entre la Hermenéutica y la Metafísica.Heidegger comenta que la metafísica estudia la sustancia las cosas, esto, endetrimento del ser de las cosas (Ej. Buscar la esencia de ser “valiente). A partirde este pensamiento, el filósofo alemán reflexiona sobre la condición delhombre: puesto que es el único ser que interpreta, es el único que se preguntasobre su ser. Siguiendo esta corriente, se expuso que la identidad de hombre sólo seda en función de la relación con los demás, cuando hablamos de culturas de laindividualidad (porque se comentó que existen culturas cuya individualidad esdesconocida, desde la propia lengua). Para hacer efectiva esta comunicaciónhumana el hombre se ha valido de textos que la apoyen. De entre ellos, los quenos interesan son: el discurso mítico, el discurso religioso, y el discursoliterario; aunque propiamente nos enfocaremos en el último discurso. Cuando se realizó la lectura del libro Hermenéutica, símbolo y conjetura,tuvimos como objetivo identificar y reflexionar sobre tres “tipos” de lectores, dosde ellos representados magistralmente por Jorge Luis Borges en sus cuentos“Menard, autor del Quijote” y “En busca de Averroes”. El lector absoluto es configurado por Menard, pues este personaje es elsímbolo de una empresa milenaria: la lectura que se realiza desde una espaciosociocultural distinto entre el emisor y el receptor. Por esa razón Menard trata 2
  3. 3. de “hacer” El Quijote de Cervantes pero desde su contexto; quiere eliminartodos los valores de la obra para instaurar los propios. Para Prada esto esimposible, debido a que infinitas lecturas de una obra llevaría a la imposibilidadde entendimiento entre los lectores. Por esta razón se apela a la intentio operis,es decir, al análisis sistemático de lo que la obra dice por sí misma. El lector impotente es representado en Averroes, ya que él simboliza unaaberración interpretativa: quiere reducir a nuestros valores los extraños, o losamenazantes de otra cultura. También muestra otra situación hermenéutica: laimpotencia del mismo personaje de poder imaginar la situación misma. Frente a estos ejemplos se propone entonces al lector pertinente, ocompetente: aquél que realiza una lectura realizando conjeturas en precarioequilibrio, siempre dispuesto a establecerse gracias al desafío constante deltexto estético. La praxis interpretativa se sitúa entonces como una fusióninstauradora del nuevo mundo posible que propone el discurso literario, cuandoel autor implícito converge con el lector implícito en el espacio del sistemaestético. Entonces, se realiza una fusión de horizontes, aunque será siempredesde mi aquí y ahora que proyectaré, gracias a mi praxis estética, siendo esteel lugar donde el horizonte del discurso original se halla presente, en ciertomodo. Otro aspecto de suma importancia abordado en el curso fue laalternativa que ofrece la Hermenéutica frente a otras disciplinas. LaHermenéutica textual, de acuerdo con palabras de Ricoeur, es abierta,comprehensiva y abrazadora. Estas características son una alternativa frente a 3
  4. 4. dos posturas pseudocientíficas de la literatura: la Epistemología Cientificista yla Postura Epistemológica de las Ciencias Humanísticas y Sociales. El problema de la primera postura radica en que niega la capacidad deexplicación de las ciencias sociales, y por eso toman como marco teórico losmodelos de las ciencias de la naturaleza (físico-matemáticas). Por otro lado lapostura epistemológica de las ciencias sociales se declara impotente de ofrecerexplicaciones, y se reducen a débiles conjeturas o descripciones impresionistase intuitivas. Por ese motivo se postula a la Hermenéutica Textual como unaalternativa, ya que esta postura científica ofrece dos propuestas. La primeraargumenta que los objetos de la filosofía son los discursos y los textos, y elloconstituye el ser mismo del hombre. Sobre este aspecto María Zambranocomenta que “la concepción que las sociedades tengan de sus discursossimbólicos (míticos, religiosos, estéticos), sus modos de praxis paraproducirlos, manifiesta el tipo de sociedad que se consideran ser”; y la filosofíaes la ciencia del pensamiento que desentraña ese tipo de ser; por lo tanto esuna labor ontológica, y la filosofía es la ciencia básica de nuestra indagaciónteórica. La segunda propuesta se enfoca al argumento de Umberto Eco, pues élmenciona que ningún texto, simbólico o no, que el hombre produce paraordenar y comunicarse con su mundo es susceptible de una mínimadescripción, por lo tanto, ésta se encuadra en los linderos de la semiótica. Poresa razón, el autor postula a la semiótica como una segunda ciencia básica delos estudios humanísticos (literarios propiamente) pues estudia la articulación 4
  5. 5. del sentido en las unidades discursivas. Con base en estas dos propuestaspodemos concluir que para realizar estudios literarios tomaremos lametodología de la semiótica como preparación para nuestro análisis, yposteriormente, la filosofía será la desembocadura de una indagación en laliteratura. Por otro lado es conveniente detenernos en un aspecto que esfundamental cuando realizamos estudios literarios: la ideología presente en lasobras. Es importante aclarar que la ideología siempre formará parte de laliteratura, por ese motivo es fundamental conocer las dos grandes formas enque ésta se puede presentar. Llamaremos Discurso Asintomático (siguiendo la propuesta de Culler)cuando la obra tiene una función predominantemente estética. Por otro lado.Denominaremos Discurso Sintomático a la obra que presente una funciónsociológica, por encima de la estética. Se le denomina así porque presenta“síntomas” de otra función, que no es predominantemente literaria. Esta representación literario-ideológica muestra característicasespecíficas: los personajes simbolizan valores cívicos y morales, frente a losantagonistas, que claramente representan los antivalores. Suele ocurrir unaconfrontación entre ambos donde, inevitablemente triunfará el héroe. Acerca deesta literatura es importante hacer un comentario. Si bien la obra es hastacierto punto “pobre” en su construcción estética, sigue siendo importante hacerun estudio de ella, pues funciona como un índice de la cultura que dio origen aeste discurso; por lo tanto, su estudio enriquecerá la interpretación de sucultura. 5
  6. 6. Una vez aclarado este punto de suma importancia, es necesariocontinuar con otros puntos importantes respecto a la dialéctica hermenéutica.Existe un círculo interpretativo denominado comprensión-explicación-comprensión que es el resultado de nuestro quehacer hermenéutico. La primera comprensión reside en el momento de leer una obra por vezprimera. Ocurre entonces una captación inicial por parte del receptor, unaprimera realización del goce estético, de la recepción estética. Sin embargo,estamos “predispuestos socioculturalmente” al discurso verbal-estético, debidoa que ya existe un “prejuicio” cuando nos encontramos frente e esta obra. Esdecir, yo sé que me voy a sentar a leer “literatura”; esta situación me lleva aestablece un “pacto” lector, donde acepto la propuesta de la obra en cuestión. La fase expuesta anteriormente pronto es superada (después de haberconcluido la lectura de la obra) debido a una reformulación que hace el receptoral comparar su actual experiencia con otras similares, con otras lecturas. A estanueva fase se le denomina explicación. Sin embargo, ésta necesita tenerciertos criterios científicos, y aquí nos apoyaremos en la teoría Hjelmsleviana:1) debe ser coherente, estar libre de contradicciones y ser autoconsecuente; 2)debe ser exhaustiva; 3) Esta explicación debe ser tan simple como sea posible;4) necesita tener un nivel epistemológico que señale los límites conceptualesde sus axiomas, desarrollos y de sus propios objetos; 5) por último, debe tenerel nivel que controle el valor de su terminología y los elementos de sumetalenguaje (que pueda identificar los elementos de su obra). La forma ideal de emprender esta fase es comenzando con ladescripción de los elementos del discurso en cuestión; aquí se sugiere utilizar 6
  7. 7. como método a la semiótica literaria, la narratología o la poética. Lo importantede esta fase es que sobre ella se ejercitará la interpretación, que pudiera tomarvarias causas: a) de intertextualidad, cuando hay una relación de una situaciónaccional descrita por otro discurso; b) de la valoración o ponderación de loselementos o efectos estéticos propiamente; para este aspecto será importanteutilizar la conceptualización que ofrece la Hermenéutica Literaria. A pesar de los argumentos ofrecidos sobre la importancia de esta faseinterpretativa, existe, aún en los círculos literarios, un gran prejuicio sobre estainstancia. Estos se “fundamentan” en los siguientes aspectos: 1) existe el“peligro de disección” que amenaza al discurso estético; 2) este análisis “rompeel encanto” de la fascinación estética, lograda por la instancia intuitiva. Desdemi punto de vista, estos argumentos están a favor únicamente de la primerainstancia de comprensión. Sin embargo no debemos olvidar que los estudiosliterarios también forman parte de los estudios científicos; por lo tanto, eliminarlos aspectos que le confieren el carácter de ciencia es una aberración. La última fase de esta dialéctica interpretativa corresponde a lacomprensión intencional. Esta se denomina así porque es más propia a lasituación social del hombre; es una conceptualización cuyo fin es el retorno aldiscurso estético. Se le llama también comprensión intelectiva, debido a queeste nivel mental involucra el rescate a nivel intelectivo del goce estético. Esterescate es llamado también inteligencia sintiente (Xavier Zubiri) debido a quetambién se presenta la intuición como la capacidad intelectiva por la cualcaptamos el valor de la obra en su integridad. 7
  8. 8. El círculo hermenéutico, descrito en los párrafos anteriores, nos ofrece laposibilidad de acceder a la obra literaria a un nivel de comprensión diferente,en donde se descubre que es necesario tomar parte de la dinámica de lossímbolos si se quiere que la comprensión alcance la dimensión propiamentecrítica de la exégesis y se convierta en verdadera Hermenéutica. Por esarazón, Ricoeur dice que el símbolo da que pensar, pues es filosófico; y comotal, tiene el objetivo de descubrir la racionalidad de su fundamento a base dereflexión y especulación. El último aspecto a tratar en este resumen de curso será el paradigmafilosófico que rige esta postura interpretativa. De acuerdo con el doctor Prada,actualmente hay una pérdida de la vigencia de la Metafísica: aquella quepostulaba las esencias universales, unívocas, donde existía un dominio delObjeto por parte del Sujeto. Esta postura configuraba la absolutización de unSujeto trascendental al hombre. La reflexión de esta postulación dio pie paraque filósofos como Kierkegard, Nietzsche, Durkheim y Husserl y Saussure,entre otros, indaguen sobre la vigencia de ese paradigma de acuerdo almomento histórico. El resultado de estas reflexiones postula que vivimos en un períodopostmetafísico o posmoderno, el cual se caracteriza por el fin de una época delpensamiento y de prácticas socioculturales, y el inicio de otra que responde alos temas de nuestro tiempo. Como ejemplo tenemos, en el plano de losfenómenos éticos, la disolución del núcleo familiar, la emergencia de diversoscomportamientos sexuales, y el cuestionamiento de la política comohegemonía del poder central. 8
  9. 9. Prada no fue ajeno a este momento socio-histórico, y debido a elloinscribe su proyecto de teoría literaria en esta perspectiva. Por ese motivo tomacomo antecedentes teóricos el formalismo ruso, el estructuralismo del Círculode Lingüístico de Praga, la semiótica Hjelmsleviana y Greimasiana; así como afilósofos como Heidegger, Vattimo, Schütz, Berger y Luckmann. La teoría de Prada postula que “el discurso estético-literario es unelemento, un factor primordial de la constitución de la realidad sociocultural, yno un reflejo de la misma”. La gran diferencia entre “elemento” y “reflejo”radicaría en que el primero se presenta como un aspecto constitutivo que debeser comparado, contrastado o complementado con otros discursos quedeterminada sociedad construye cuando formula su visión de mundo. Elsegundo concepto, por su parte, incluye la postura metafísica, aceptando queexiste un mundo pre-establecido, universal y unívoco, del cual se extraenalgunos elementos que son los reflejados por determinada obra literaria. Poreso Prada rescata el neologismo de Derrida, la differance, que implica el ser yno ser del ente, lo cual da paso al símbolo. Prada propone una estética del discurso narrativo-literario de acuerdo alas siguientes reflexiones: a) ya no sería adecuado insertar la estética literariadentro de otra “estética general”, pues caeríamos en esta visión metafísica dela univocidad; b) por lo tanto sólo hay una estética particular, válidaexclusivamente para los discursos narrativos, motivados por unaintencionalidad de producir un efecto particular, mediante algunos mecanismosde construcción que toman como sustancia de expresión la lengua; por ello esuna manifestación verbal a través del discurso escrito. 9
  10. 10. Con ello nos enfocamos en lo que esta manifestación verbal quieredecirnos; ya no es un reflejo de algo pre-establecido, sino el diálogo de la obraliteraria con otra serie de discursos. Por lo tanto la aplicación de la dialécticahermenéutica sobre estos discursos propiciarán una reflexión sobre lo que eldiscurso escrito propone como visión particular de mundo. Como se ve, esta propuesta de análisis literario resulta gratamenteatractiva, sin embargo, la crítica todavía es prisionera de la tradición clásica,romántica y realista, que sigue viendo esta metodología como una disección,un desencanto hacia la obra literaria. Desde mi punto de vista, estasconcepciones lo que provocan es que sigamos teniendo una visión de mundodesde la metafísica. Con los argumentos hermenéuticos propuestos anteriormente, Prada haidentificado una meta en esta nueva perspectiva interpretativa: la producción deun impacto estético, es decir, una producción articulada de sentido que sólocumple su cometido en el circuito de la comunicación. Esta es una conclusión ala que llegó sobre el discurso estético; sin embargo observa que no es sólo enlo estético, sino que se ha vuelto un síntoma cultural. A manera de conclusión puedo decir que el curso “Hermenéutica” hasido altamente gratificante, porque a través de las lecturas y reflexiones hepodido comprender cuál es el nuevo paradigma histórico, filosófico y estéticoen el que nos encontramos. A título personal puedo decir que esta propuestade análisis de la obra literaria me es satisfactoria porque ofrece elementos quele otorgan validez a los estudios literarios. Y es gracias a estos elementos quelos estudios literarios tienen el carácter científico, es decir, con bases que 10
  11. 11. pueden ser analizadas y posteriormente interpretadas, de acuerdo a nuestrosparadigmas culturales.BIBLIOGRAFÍAPrada Oropeza, Renato (2003) Hermenéutica, símbolo y conjetura. México: Universidad Iberoamericana de Torreón-Universidad Iberoamericana de Puebla-Benemérita Universidad Autónoma de Puebla.Prada Oropeza, Renato (2011) Hermenéutica. Curso optativo del cuarto semestre (febrero-junio). Maestría en Literatura Mexicana. Benemérita Universidad Autónoma de Puebla. 11

×