La EducacióN DemocráTica. Ensayo

23,333 views

Published on

  • Be the first to comment

La EducacióN DemocráTica. Ensayo

  1. 1. INTRODUCCIÓN Uno de los objetivos de la educación es proporcionar a los alumnos herramientas, conocimientos, actitudes, valoraciones y disposiciones éticas que les ayuden a participar de manera democrática y civilizada en su sociedad. “La escuela mexicana aspira a formar mexicanos preparados para la prueba moral de la democracia”. (Jaime Torres Bodet) La exigencia de que las escuelas formen sujetos democráticos, conocedores de sus derechos y respetuosos de los derechos de los demás, se ha renovado en los últimos años. Centro mi trabajo en la investigación de cómo se ejerce la educación democrática en las escuelas religiosas (en este caso una escuela cristiana bautista), dado el incremento de la apertura y existencia de escuelas de religiones protestantes en nuestro país, y principalmente por la polémica que siempre rodea a la religión y su relación con diferentes temas. Si bien no le podemos pedir a la escuela que asuma completamente la tarea de formar esta base ciudadana, sí podemos decir que su responsabilidad es ir, por lo menos, a la par de los progresos sociales, políticos y culturales que nuestro país vive. En el presente ensayo analizo algunos elementos del proceso de formación de sujetos como ciudadanos en su aprendizaje escolar. Diferentes conceptos como educación democrática, cultura política, formación cívica, valores morales y sociales, forman parte de la caracterización que se busca hacer sobre los modelos de enseñanza y aprendizaje de los estudiantes de la escuela cristiana bautista Nuevas Generaciones, ubicada en Hermosillo, Sonora. 1 La educación democrática en las escuelas cristianas
  2. 2. La educación democrática en las escuelas cristianas "Hay que añadir inmediatamente que la religión puede ser un gran peligro para la democracia y para cualquier forma de existencia civilizada. La historia enseña y lo confirman acontecimientos recientes en Irlanda, Irán, Líbano, la India y otros lugares, que el fanatismo religioso lleva fácilmente a la tragedia social. El fanatismo es el polo opuesto de la democracia"(Xavier Zavala Cuadra. Religión base de la democracia). En el sector religioso, principalmente el protestante, muchas veces se señala a sus seguidores como gente fanática, de mente cerrada; por ello la importancia de conocer cómo se ejerce la educación democrática en estas escuelas, cómo despertar el interés y el respeto hacia otras cosas que no sean solamente Dios, y en este caso la política, los valores, la democracia y la siempre importante educación cívica y ética. La ética se distingue de la religión en su objetivo (la primera quiere una vida mejor y la segunda algo mejor que la vida), y en su método (la primera se basa en razón y la experiencia y la segunda en la revelación). Además la ética es cosa de todos, mientras que la religión es cuestión de unos cuantos, por muchos que sean: las personas religiosas también tienen intereses éticos, mientras que no siempre se da lo contrario. La ética y la religión sirven para ejemplificar ante los estudiantes la diferencia entre aquéllos principios racionales que todos podemos comprender y compartir (sin dejar de ser críticos) frente a doctrinas muy respetables pero cuyo misterio indemostrable solo unos cuantos aceptan como válido. Otra parte importante de la formación como ciudadanos de los estudiantes, es la cultura política en la cual están siendo educados y parte del proceso de formación cívica. Primeramente parto del concepto de cultura política que los pioneros Gabriel Almond y Sidney Verba definen: “el término cultura política se refiere a las orientaciones específicamente políticas con relación al sistema político y sus distintas partes, y a actitudes relacionadas con el rol del individuo en el sistema”. (La cultura política en México: teoría y análisis desde la sociología. Pág. 41). Y es precisamente en este rol del individuo en el 2 La educación democrática en las escuelas cristianas
  3. 3. sistema donde la educación cívica es la encargada de promover la evolución formativa de la ciudadanía a través de la enseñanza. Sin lugar a dudas, la escuela es uno de los instrumentos más poderosos con que cuenta la sociedad para impulsar una cultura política democrática, pues en ella se da la socialización inicial, la convivencia, la participación y la solidaridad. La escuela es el escenario en el que se despierta y estimula el espíritu crítico, en tanto búsqueda incesante de respuestas y la actitud de análisis y reflexión sobre distintos temas; y es importante comprender que la educación es el medio insustituible para proporcionar muchos de los elementos de juicio que son indispensables para que la futura acción ciudadana pueda darse de manera informada y responsable. Y es esto lo que muchos maestros aún no logran comprender y mucho menos lo ejercen, para muchos basta con terminar una unidad del libro por semana, sin importar realmente en cómo están preparando democrática, cultural, cívica y políticamente a los futuros funcionarios públicos, profesionistas, gobernantes, votantes, etc… Quisiera plantear una metáfora para conocer la importancia de que los alumnos de las escuelas estén educados democráticamente: ¿qué puede convertir a un país en destacable políticamente hablando? Un gobierno democrático, limpio, sin corrupciones. ¿Qué convierte a un maestro en uno de los mejores? Aquel que sabe trasmitir sus conocimientos y hacerlos entender. Entonces ¿Qué hace que la democracia pueda ser válida y correcta?, “requiere de ciudadanos formados dentro de una cultura política promotora tanto de una forma de pensamiento ajena a los prejuicios y abierta al análisis y la discusión, como de un conjunto de valores que hagan posible la integración pacífica de todos dentro de un orden social estable, pero también dinámico”. (La cultura política en México: teoría y análisis desde la sociología. Pág. 65) Aprovecho para dejar en claro lo que se entiende por una educación democrática, es aquella que posibilita el que los individuos puedan pensar y comportarse de forma autónoma, racional, creativa y solidaria; es decir, es ese tipo de educación que ofrece a los individuos los conocimientos y las competencias necesarias para juzgar por sí mismos, construir su proyecto de vida y gestionar su realización junto con los proyectos de los demás. Dicho todavía de otra manera, la educación democrática es aquella que permite a los 3 La educación democrática en las escuelas cristianas
  4. 4. individuos una vida que no está determinada por sus condiciones de origen, que no está atada a los modelos de interpretación heredados y que no esté limitada a la compañía de aquellos con quienes se nació y creció. (Educación, ciudadanía y democracia. Ana Ayuste). La democratización de la enseñanza ha de comportar, por tanto, estos tres caracteres: enseñanza para todos, enseñanza estatal, y enseñanza con métodos y contenidos democráticos. Ahora toca el turno de analizar qué tanto participa la educación cívica impartida en las escuelas cristianas, a lograr la construcción de esta democracia válida y correcta. Es bien sabido que la religión cristiana no es una religión muy fácil de profesar y seguir al pie de la letra. Está caracterizada por limitar a sus seguidores de muchas maneras (buenas maneras a los ojos de Dios primeramente y del mundo mismo aunque no lo ejerzamos). Los cristianos por convicción tradicionales son personas de mucha Fe y voluntad para trabajar en la obra de Dios (ganar almas y predicar el evangelio). Pero volviendo al tema de la educación, es un reto para las escuelas cristianas no impartir bajo los mismo principios religión y educación cívica, porque de esa manera trataría de inculcar a los estudiantes principios que no proceden de las ideas, sino de las creencias, es decir, que no tienen validez universal como la tienen los Derechos Humanos, por ejemplo, o la igualdad, la justicia, la libertad. La escuela cristiana está integrada por personas que pertenecen a la congregación desde hace años atrás, personas no sólo cristianas en la extensión de la palabra, sino que además de su preparación profesional, se han ganado un lugar para ser educadores en una escuela donde no solo se imparten clases sino en donde se edifica el espíritu y se adora a Dios. El grupo de jóvenes que forman la comunidad estudiantil de la secundaria cristiana, no dejan de ser adolescentes comunes: rebeldes, dormilones, inmaduros, flojos, simples. Pero están diferenciados por una gran virtud: su devoción y temor a Dios y el respeto que a su doctrina le deben. La gran mayoría de ellos han crecido en esta Iglesia y por lo tanto han recibido en sus casas una educación basada en la palabra de Dios y en las reglas que ello conlleva. La cuestión interesante es saber si se sigue el mismo patrón para convertirlos no solamente en personas de bien a los ojos de Dios, sino en buenos ciudadanos, conocedores de sus deberes y derechos, y sobre todo 4 La educación democrática en las escuelas cristianas
  5. 5. participantes activos en la construcción de una cultura política mexicana que necesita urgentemente enriquecerse y sobre todo evolucionar. De acuerdo a Patricia Fortuny Loret de Mola, en su trabajo de “Cultura política entre los protestantes en México”; resalta que se piensa que todos los protestantes son escépticos en lo que a política se refiere o bien que todos apoyaban al partido-gobierno. No es posible afirmar que la religión determina la posición y la cultura política del converso (Los estudios recientes sobre “cultura política” en la antropología social mexicana. Pág. 131). Uno de los objetivos de este ensayo es comprobar si en la escuela primaria y secundaria cristiana Nuevas Generaciones la hipótesis de Loret de Mola confirma lo que tal vez para muchas personas ajenas a esta religión consideren como una realidad: las escuelas religiosas protestantes no imparten clases de cívica o bien, en las religiones protestantes el escepticismo en cuestiones políticas no ha sido desterrado. En materia de la educación en valores, preciso destacar que la formación integral de los alumnos requiere la transmisión de los valores éticos y cívicos, y de su fundamentación, en los que se basa la convivencia democrática. La existencia humana no puede carecer nunca de sentido, y este solo se alcanza a través de la vivencia de los valores. Por ello, hablar de educación significa hablar necesariamente de los valores. Para el cristianismo la educación está definida como: - Relación que construye, que desarrolla, que hace crecer en el reconocimiento de la persona de Cristo como la clave, el centro y el fin de la historia humana. - Presencia que despierta la toma de conciencia y capacita para asumir el destino individual y colectivo. Presencia que por vivirla, descubre la trascendencia que puede transformar las relaciones alteradas por la injusticia y el egoísmo. - Construcción y crecimiento en la relación alumno-maestro, propiciando que todos los que participan en el proceso educativo se reconozcan como hijos de Dios, descubran su auténtica dignidad (imagen y semejanza de Dios), que los hace corresponsales de la obra creadores, en amor y libertad. 5 La educación democrática en las escuelas cristianas
  6. 6. - Ayuda para encontrar sentido a la vida, aportar alguna luz para discernir y clarificar los valores por los cuales vale la pena vivir y actuar. (Cap.4: la educación en valores. Pág. 115). Por ello la escuela cristiana considera primordial los valores en su método educativo, pues son estos los que orientan los objetivos educativos, porque son la motivación última de toda conciencia humana. Así pues suscitar valores y crear actitudes debe ser el contenido de cualquier programa de formación integral y no sólo de contenidos de aprendizaje. Una de las asignaturas donde se da mayor lugar a la enseñanza de valores es la que corresponde a educación cívica y ética, la cual no solamente puede consistir en una mera disciplina, sino que debe motivar a los adolescentes y jóvenes para que interioricen la necesidad de someterse a normas. Esta disciplina deberá aceptar toda la ayuda que le puedan brindar las instituciones – no solo educativas- pues interiorizar principios y someterse a leyes – morales o políticas- exige la aceptación de unos valores y unos principios que difícilmente se encuentran en los libros de texto, en los currículos escolares, en la docencia de los profesores, por bien preparados que estén. La educación cívica debe pretender preparar a los niños, adolescentes y jóvenes para el ejercicio pleno y participativo de la ciudadanía. Las instituciones educativas que pretenden contribuir eficazmente a formar a la ciudadanía para el ejercicio de la democracia, han de dotarse de los instrumentos pedagógicos, canales de participación y sistemas organizativos necesarios para favorecer la práctica democrática y la adquisición de habilidades y valores tales como la capacidad deliberativa y las competencias para el diálogo. Para poder conocer más sobre el cumplimiento de este punto dentro de la escuela cristiana, se recurrió a realizar una entrevista con dos de los maestros encargados de impartir la materia de educación cívica y ética en la secundaria cristiana Nuevas Generaciones, en respuesta a la pregunta de ¿qué tanto predominan los valores de la democracia en sus clases?, dejaron en claro que predominan en el sentido de que los muchachos puedan opinar, pero de todas la opiniones siempre llegan a un acuerdo, y la decisión final es acorde a la palabra de Dios. Para ellos lo mas importante dentro de su materia es la ética, “porque la razón más importante de la vida es quien soy, por qué estoy aquí y 6 La educación democrática en las escuelas cristianas
  7. 7. para que vivo en esta vida, y de ahí cuando un joven pueda entender la razón por la que esta en este mundo y por que vive en una sociedad como en la que vive, va a aprender a vivir también para una sociedad” (Lic. Evelia Soto. Maestra educación cívica y ética). En lo que corresponde a la educación en valores, se centran en trabajar en la integridad de sus alumnos, hablando desde el punto de vista ético cristiano, lo cual significa que se guían por la ética de la Biblia, que es el libro de Fe y práctica que tienen los cristianos. En entrevista con ellos, compartieron una de sus dinámicas para impartir la clase de ética: estudian libro por libro de la Biblia (pablo, job. Isaías, jeremías, Ezequiel, etc) y de cada uno de ellos van analizando algún valor o antivalor que los caracterizó durante su vida y como los afectó o los benefició. En correspondencia a la enseñanza de efemérides dentro de sus clases, concuerdan con lo expuesto por el autor Hebe Clementi: “las efemérides del principio de la nacionalidad es formativa, evocativa y ratificadora de nuestra identidad, por eso optamos aquí por revificarlas, ahondarlas, quererlas. Porque sabiendo esos datos que el pasado borró cuando no se lo cultiva, se conoce mejor, se explica mejor, nuestro presente” (Las Fiestas Patrias. Buenos Aires siglo XXI 1984. Pág. 158). Afirmando uno de sus maestros que el estudio de las efemérides son necesarias en conjunto con otros elementos de la educación cívica: símbolos patrios, historia, derecho, etc.. Para poder comprender mejor el presente y la influencia de esos sucesos en el hoy. Aceptaron que en cuestiones de promover la cultura política entre sus alumnos tal vez no lo hagan lo suficiente, pero de nueva cuenta toman un ejemplo de la Biblia y se rigen a partir de ello “Dar al César lo que es del César y a Dios lo que es de Dios”, por lo cual si consideran importante que sus estudiantes aprendan a cumplir su parte como ciudadanos, que es también parte de su integridad, que tienen deberes y responsabilidades con su sociedad. En su discurso pude descubrir que a lo que le dan mayor prioridad dentro de sus clases es a la educación en valores tanto morales, como sociales. Esto justificado por la conclusión a la cual llegué: para los maestros de educación cívica y ética de la escuela Nuevas Generaciones, el tener personas íntegras, buenos cristianos y por ende buenos hombres, sin duda alguna dará como fruto buenos ciudadanos. Conclusión que hace referencia a un texto citado por Silvia 7 La educación democrática en las escuelas cristianas
  8. 8. L. Conde, en su trabajo “La formación de sujetos con una moral democrática”, donde cita: “En las escuelas, el aprendizaje de la democracia incluye la comprensión de ciertos contenidos relacionados con la ley, el gobierno, los derechos y la procuración de justicia, pero es especialmente importante considerar que la formación de sujetos democráticos tiene un fuerte vínculo con el desarrollo de la moralidad, ya que "la educación moral debe tener lugar en un contexto social y político llamado democracia" (Los estudios recientes sobre cultura política en la antropología social mexicana. Pag. 131). Una sugerencia que hago desde mi punto de vista, considero muy necesario por parte de los maestros que imparten la materia de educación cívica y ética, la implementación de dinámicas de trabajo y aprendizaje más efectiva, en respuesta a que ellos mismos aceptan que les falta trabajar en lo que a cultura política y promoción de la democracia se refiere. Por ello sugiero algunas prácticas que favorezcan el desarrollo de una moral democrática como las asambleas por grupo, la participación de los alumnos en la elaboración del reglamento que regirá al grupo, la organización del trabajo en comisiones de alumnos y el trabajo académico por equipos. En las asambleas, alumnos y maestros organizan el trabajo, toman decisiones, determinan las reglas ' proponen sanciones, evalúan algunos procesos comunes y resuelven los problemas en el marco del poder de la colectividad. La elaboración del reglamento de grupo es una estrategia que favorece en los alumnos la comprensión de la importancia de las normas y los acuerdos como reguladores de la convivencia social, y les permite apreciar las ventajas y responsabilidades de participar en su definición. Tal vez con estas estrategias, favorezcan el aprendizaje vivencial de la democracia entre sus alumnos: aprender a participar, a relacionarse de manera más o menos horizontal con la autoridad, a ejercer poder, a tomar decisiones, a asumir responsabilidades en el trabajo cotidiano y a responder a la lógica del grupo más que a la perspectiva individual. Permitiéndoles una mayor comprensión sobre el concepto y el ejercicio de la democracia en el aula. En contradicción con la opinión de los maestros, los alumnos de preparatoria y secundaria de esta escuela, no tienen ni siquiera la noción del concepto “cultura política”, en pocas palabras, ni de uno ni de otro (ni cultura, ni política). Pero cada uno de los alumnos entrevistados, estuvieron de acuerdo en lo 8 La educación democrática en las escuelas cristianas
  9. 9. concerniente a la educación en valores que reciben y a la importancia que la ética tiene dentro de esta materia (educación cívica y ética). “Nos ayudan a comprender los problemas que existen en la sociedad, como está compuesta, como aplicar los valores en nuestra vida diaria y cosas por el estilo” (estudiante de secundaria Nuevas Generaciones). Un hallazgo más fue que al preguntarles cuál era su materia favorita, en ningún momento contemplaron esta, por el contrario prefieren lo que a artes, música o ciencias exactas se refiere. Esto prueba que los jóvenes rara vez están interesados en los contenidos cívicos de sus materias. De igual manera en su totalidad calificaron que la materia de educación cívica y ética se inclina más por las cuestiones éticas que por las cívicas. Enseguida presento la trascripción de la entrevista realizada al director de la secundaria cristiana Nuevas Generaciones(Jorge Raúl Lerma Trejo), para con base a ello poder realizar un análisis que sea más fácilmente comprendido por el lector: 1.- ¿Como seleccionan a los maestros? Hay perfiles por parte de la SEC que se tienen que cumplir y en base a eso escogemos a los maestros. Uno de los requisitos principales es que sean hermanos de la congregación ya sea de nuestra Iglesia local o de otras. 2.- ¿Con base en qué les asignan las materias a impartir? Las materias les son asignadas de acuerdo a su profesión y su perfil. Tenemos ingenieros, abogados, literatos, de acuerdo a esto se les asigna. 3.- ¿Qué tipo de relación es la que existe entre los docentes y las autoridades de la escuela? Como miembros de una congregación, todos somos de un mismo pensar y un mismo sentir, igual eso mismo debemos llevar a las escuelas, no porque estemos en un ministerio diferente a lo que es la Iglesia o cargos que tengamos en la Iglesia, será diferente en la escuela. Tenemos que tener el mismo sentir y el mismo objetivo para todas las cosas. Si alguien no esta en el mismo pensamiento, pues tenemos que platicar, estar todos bajo los mismos objetivos: llevar primeramente la educación cristiana a los muchachos. 9 La educación democrática en las escuelas cristianas
  10. 10. El objetivo de la educación cristiana es eso, no menosprecia la educación secular. Obviamente tienen que estar preparados bien para cuando sean adultos, Pero el objetivo principal es para cuando ellos estén espiritualmente delante del señor estén listos. No menospreciamos la educación secular, eso es importante. Pero obviamente cuando ellos estén delante de la presencia del Señor ahí no cuentan títulos, doctorados, ni nada, sino espiritualmente cómo vivieron y qué tanto crecieron. 4.- ¿Cree usted que en su escuela existe la democracia? Sí. Primeramente asentamos las bases, hay reglamentos que se tienen que cumplir, están las autoridades, se tiene que cumplir en cuanto a obediencia. Hay reglas también de comportamiento de los maestros con los alumnos y viceversa. Obviamente quien falte a alguno de ellos, recibe su sanción. Que aquí en el caso de los alumnos es trabajo comunitario, limpiar el salón, los pasillos, cuidar el jardín etc… pero sí tienen toda la libertar para expresarse o hacernos saber cualquier inconformidad. La misma entrevista fue realizada al director de la preparatoria (Adalberto Flores García) 1.- ¿Como seleccionan a los maestros? Como somos un colegio cristiano, primeramente que sean de la misma fe y práctica cristiana y en segundo lugar que cumplan con el perfil de acuerdo a la materia que quieran dar. Que sean maestros cristianos con un título profesional mínimo a nivel licenciatura y que sea de acuerdo a la materia que van a impartir. 2.- ¿Qué tipo de relación es la que existe entre los docentes y las autoridades de la escuela? Hay una estrecha comunicación a través de un reglamento interno que hay, que los docentes tienen que cumplir, desde vestimenta, vocabulario, la filosofía cristiana que guardamos que la puedan trasmitir correctamente a los alumnos. Queremos que los maestros se preparen lo mejor posible para que pueda haber en el colegio un nivel académico alto, por eso tratamos de tener reuniones de maestros donde se les dan talleres de capacitación y que estén los mas actualizados posibles para que ellos puedan hacer una buena labor. 10 La educación democrática en las escuelas cristianas
  11. 11. 3.- ¿Cree usted que en su escuela existe la democracia? Si, unas cosas que hacemos es que el maestro es la autoridad en ese momento cuando está en el salón, siempre les hago ver que el como maestro en esos 50 minutos que tiene de clase es la máxima autoridad y tiene la libertad para poder dar la clase, usando el método que el crea que funciona mejor con los alumnos y poder evaluar de una forma que él crea que es la mejor. Los alumnos igual tienen la confianza y la libertad con el maestro para hacer ver algún punto de vista, siempre se pide la participación de los alumnos. Claramente en el discurso de ambos directores podemos identificar rápidamente la tendencia en sus palabras a sobresaltar el perfil cristiano de su educación, de sus convicciones y que en todo momento concuerdan el uno con el otro en sus respuestas, no se contradicen. Como uno de ellos mencionó: están bajo el mismo sentir y el mismo pensar. De igual manera resaltan la importancia de que sus educadores persigan los mismos objetivos, que estén dentro de la misma filosofía cristiana, porque en estas escuelas su prioridad es fomentar el crecimiento espiritual y la vida espiritual de sus alumnos ante todo; trabajando colateralmente en la preparación académica que necesitarán para cuando se conviertan en adultos también estén listos para enfrentar el mundo real. Analizando estas respuestas podemos hacer referencia nuevamente a cómo la educación cristiana se define (Ensayo página 4 y 5. Cap.4: la educación en valores. Pág. 115). Después de haber conocido las opiniones y percepciones de los maestros, alumnos y las autoridades de la escuela cristiana Nuevas Generaciones, podemos ubicar sus objetivos, sus respuestas y parte de su mentalidad en lo que a educación respecta, dentro de los objetivos de los proyectos pedagógicos centrados en los valores, establecido en el capítulo cuatro de La educación en los valores como: “propiciar un ámbito, una situación, un proceso, en el cual surja el hombre nuevo, comprometido con y los demás, en su opción de fe por la vivencia de los valores que ayudan a superar los condicionamientos que nos impiden una opción por Cristo” (Pág. 115) Está claro y bien entendido que la escuela cristiana se apega en su totalidad a los principios cristianos en lo que a la manera de educar corresponde y que no 11 La educación democrática en las escuelas cristianas
  12. 12. encontramos ningún déficit desde el punto de vista religioso en su método de enseñanza. Pero si de educación democrática hablamos, aquí si hará falta realizar un análisis más riguroso, si estamos en el entendido de que por educación democrática tenemos a aquélla que se imparte a todos por igual, y de ahí que se entienda por democratización de la enseñanza abrir las instituciones educativas a todos los miembros de la sociedad; estaríamos frente a la primera barrera democrática que la escuela cristiana promueve: no es una institución que abra sus puertas a todos los miembros de la sociedad ni que imparta la educación a todos por igual. Por palabras de las autoridades de la misma, sabemos que uno de los requisitos tanto de los maestros que ahí fungen como docentes y de los alumnos que asisten a esta escuela, es requisito primordial pertenecer a la religión cristiana bautista, de otra manera no pueden ingresar a esta institución. Es verdad que como religión tienen principios, convicciones, límites y demás que deben de respetar y que los caracteriza como comunidad religiosa, y tal vez el aceptar a gente ajena a su religión dentro de su escuela, represente un peligro para ellos en el sentido de que sus estudiantes puedan ser “corrompidos”, llegar con ideas radicales e idealistas, etc… pero por otra parte, considero una debilidad de esta escuela que no esté dispuesta a abrir sus puertas para todos, de esta manera difícilmente podrán crecer como institución y se conformarán con tener grupos de 10 personas máximo como es en la actualidad. Otro factor que también debiera importarles es que su doctrina pudiera ser más expandida, más conocida y así también ganar más miembros a su congregación. De esta manera lo único que se logra es estancar el crecimiento de la Iglesia y de su escuela. 12 La educación democrática en las escuelas cristianas
  13. 13. CONCLUSIONES Sin importar la religión, convicción, ideología ni ningún otro factor de tipo personal, los maestros siempre debieran tener en mente que son sujetos políticos conscientes y creativos, capaces de asumir el control sobre su propio trabajo, construir y consolidar estrategias para que sus alumnos desarrollen habilidades para participar, tomar decisiones, resolver conflictos y ejercer poder a través de canales y procedimientos democráticos, así como para fortalecer ciertas actitudes morales como el respeto mutuo, la veracidad, la solidaridad, la honestidad, la responsabilidad, el compromiso y la autonomía moral. Las escuelas son espacios políticos en los cuales alumnos y maestros aprenden a relacionarse con otros iguales, con otros diferentes, con la autoridad, con el conocimiento, con sus problemas; aprenden que es posible --o no-, participar, opinar, disentir, transformar; aprenden a vivir con -o en contra de- la autoridad; a compartir el poder o a sufrirlo; aprenden fórmulas de mandato u obediencia, de resistencia o de sobrevivencia ante los abusos. Así como dentro de la religión cristiana, se esmeran porque sus congregantes sean educados y formados en un ambiente que les permite conocer mejor y sobre todo comprender porqué es importante seguir los mandatos de Dios, Su palabra y todos los beneficios que trae a la vida el vivir una vida cristiana. Las personas se forman como sujetos democráticos al vivir en un contexto sociocultural pleno de experiencias cotidianas e interacciones congruentes con los principios de la democracia. Es necesario que dentro de las escuelas cristianas se fomente más el aprendizaje de la democracia, el cual debe incluir en sus contenidos la comprensión de ciertos contenidos relacionados con la ley, el gobierno, los derechos y la procuración de justicia. Y que sigan manteniendo la importancia que le dan a la moral dentro de sus clases, pues como ya se mencionó es especialmente importante considerar que la formación de sujetos democráticos tiene un fuerte vínculo con el desarrollo de la moralidad, ya que "la educación 13 La educación democrática en las escuelas cristianas
  14. 14. moral debe tener lugar en un contexto social y político llamado democracia" (Hersh y otros, 1979:19). 14 La educación democrática en las escuelas cristianas
  15. 15. BIBLIOGRAFÍA * Capítulo 4: La educación en los valores. Compendio de la materia de Comunicación y Cultura Política. 8tavo semestre. Licenciatura en Ciencias de la Comunicación. * Los estudios recientes sobre “cultura política” en la antropología social mexicana. Roberto Varela. Compendio de la materia de Comunicación y Cultura Política. 8tavo semestre. Licenciatura en Ciencias de la Comunicación. * La cultura política en México: teoría y análisis desde la sociología. Roberto Gutiérrez. Compendio de la materia de Comunicación y Cultura Política. 8tavo semestre. Licenciatura en Ciencias de la Comunicación. Internet * Educación democrática y la democratización de la educación ESTUDIOS. filosofía-historia-letras. Verano-Otoño 1996 Universidad Autónoma de Guadalajara. * Educación, ciudadanía y democracia Autores: Ana Ayuste Colección: Educación en Valores * Texto Las Fiestas Patrias. Buenos Aires siglo XXI 1984. * La formación de sujetos con una moral democrática. Texto de Silvia L. Conde Entrevistas realizadas (testimonio en audio) - Director de la secundaria cristiana Nuevas Generaciones: Jorge Raúl Lerma Trejo. - Director de la preparatoria cristiana Nuevas Generaciones: Adalberto Flores García. - Maestros de Educación Cívica y Ética escuela cristiana Nuevas Generaciones: Lic. Evelia Soto Pérez y Raúl Lerma. - Encuesta a alumnos de la secundaria y preparatoria cristiana 15 La educación democrática en las escuelas cristianas
  16. 16. GALERIA FOTOGRÁFICA Generación saliente de secundaria Nuevas Generaciones 16
  17. 17. 17
  18. 18. Comunicación y Cultura Política Ensayo “La educación democrática en las escuelas cristianas” Maestro: Francisco Covarrubias Presenta: Damaris Lenine Echevarría Soto Grupo: P11 18 Licenciatura en Ciencias de la Comunicación

×