D01 i creo en el espiritu santo 1º e nc 2012

1,153 views

Published on

ler tema de los encuentros de confirmacion en CIRCA

Published in: Spiritual
0 Comments
1 Like
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

No Downloads
Views
Total views
1,153
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
3
Comments
0
Likes
1
Embeds 0
No embeds

No notes for slide
  • Después de afirmar en el Credo nuestra fe en Dios Padre y en Dios Hijo -nuestro Señor Jesucristo-, confesamos también la fe en el Espíritu Santo. El Espíritu Santo -tercera persona de la Santísima Trinidad- es Dios. Sin embargo, el Espíritu Santo es para muchos el Gran Desconocido , aunque, como dice San Pablo, el cristiano es Templo del Espíritu Santo . Desde el mismo momento del bautismo está en nuestra alma en gracia santificándola y adornándola con sus dones. Si no lo echamos por un pecado mortal, Él nos inspira y nos asiste, guiándonos hacia el cielo. Es el Paráclito o Consolador, el «dulce huésped del alma». Este es el gran don de Jesucristo al subir al cielo, como lo había prometido a los Apóstoles en la última Cena: "Os conviene que yo me vaya. Pues, si no me fuere, el Paráclito (el Espíritu Santo) no vendrá a vosotros; pero, si me fuere, os lo enviaré" (Juan 16,7). Y efectivamente, en el día de Pentecostés recibieron el Espíritu Santo. Al estudiar este tema hemos de pedir al Espíritu Santo que nos ayude a entender su misteriosa acción en la Iglesia y en nuestra alma.
  • La verdad fundamental de nuestra fe cristiana es el misterio de la Santísima Trinidad. Este misterio -que, por ser nosotros limitados, no podemos nunca comprender- nos enseña que en Dios hay tres Personas: el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Las tres personas son Dios, las tres son eternas, las tres omnipotentes, pero hay un solo Dios. El Espíritu Santo es la tercera persona de la Santísima Trinidad y profesamos su divinidad cuando rezamos en el Credo: " Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria ". Hemos de creer, pues, en Dios Espíritu Santo.
  • Sabemos que Jesucristo, la segunda persona de la Santísima Trinidad, se hizo hombre y murió por nosotros. Con su vida, muerte y resurrección, los hombres hemos sido salvados. Pero en nuestra salvación intervienen las tres divinas Personas: el Padre, que envió a su Hijo; el Hijo que murió por nosotros; el Espíritu Santo, que vino el día de Pentecostés para ser como el alma de la Iglesia y habitar en cada uno de nosotros.
  • Hemos dicho que hay un solo Dios; por tanto, todas las cosas que Dios hace, las hacen las tres divinas Personas. Sin embargo, unas cosas se atribuyen al Padre, otras al Hijo, y otras al Espíritu Santo. Así, unas veces decimos que Dios Padre es creador del mundo, porque es obra de la omnipotencia divina y el poder se atribuye al Padre, aunque el mundo lo crearon también el Hijo y el Espíritu Santo. Si se considera la Redención, su realización fue obra del Hijo encarnado. Al Espíritu Santo, que procede del amor del Padre y el Hijo, se apropia particularmente la santificación de los hombres, aunque la santificación es obra de toda la Trinidad.
  • Tal como Cristo había prometido, el día de Pentecostés -diez días después de la ascensión al cielo y cincuenta días después de su resurrección- el Espíritu Santo descendió sobre los Apóstoles y discípulos, que estaban reunidos en el Cenáculo con la Santísima Virgen. Con la venida del Espíritu Santo la Iglesia se abría a las naciones. El Espíritu Santo, que Cristo derrama sobre sus miembros, construye, anima y santifica a su Iglesia.
  • La santificación que el Espíritu Santo obra en nosotros consiste en unirnos cada vez más con Dios; pero, para que pueda lograrlo, hemos de dejarle actuar en nuestra alma. ¿De qué manera? Viviendo siempre en gracia de Dios: entonces somos templos del Espíritu Santo , como dice San Pablo, que está dentro de nuestra alma y nos va santificando. Por eso hay que recibir los sacramentos, especialmente la Penitencia y la Eucaristía. Con la Penitencia recuperamos la gracia santificante -si la hemos perdido-, y además nos fortalece. Con la Eucaristía el alma se alimenta, y se desarrolla la vida sobrenatural (gracia, virtudes y dones del Espíritu Santo). Además hay que escuchar lo que El nos dice: el Espíritu Santo enseña por medio de los Pastores de la Iglesia, e inspira interiormente lo que Dios quiere y espera de nosotros. Cuando somos dóciles a sus inspiraciones, somos mejores y nos santificamos.
  • Sabemos que el Espíritu Santo es el «dulce huésped del alma», que está dentro de nosotros cuando vivimos en gracia. De la misma manera que tratamos al Padre y a Jesucristo, hemos de acostumbrarnos a hablar con el Espíritu Santo, nuestro santificador. Al Espíritu Santo hemos de pedirle de modo especial sus siete dones, tan necesarios para vivir de verdad como cristianos: - El don de sabiduría , que nos hace saborear las cosas de Dios. - El don de entendimiento , que nos ayuda a entender mejor las verdades de nuestra fe. - El don de consejo , que nos ayuda a saber lo que Dios quiere de nosotros y de los demás. - El don de fortaleza , que nos da fuerzas y valor para hacer las cosas que Dios quiere. - El don de ciencia , que nos enseña cuáles son las cosas que nos ayudan a caminar hacia Dios. - El don de piedad , con el que amamos más y mejor a Dios y al prójimo. - El don de temor de Dios , que nos ayuda a no ofender a Dios cuando flaquee nuestro amor.
  • Sabemos que el Espíritu Santo es el «dulce huésped del alma», que está dentro de nosotros cuando vivimos en gracia. De la misma manera que tratamos al Padre y a Jesucristo, hemos de acostumbrarnos a hablar con el Espíritu Santo, nuestro santificador. Al Espíritu Santo hemos de pedirle de modo especial sus siete dones, tan necesarios para vivir de verdad como cristianos: - El don de sabiduría , que nos hace saborear las cosas de Dios. - El don de entendimiento , que nos ayuda a entender mejor las verdades de nuestra fe. - El don de consejo , que nos ayuda a saber lo que Dios quiere de nosotros y de los demás. - El don de fortaleza , que nos da fuerzas y valor para hacer las cosas que Dios quiere. - El don de ciencia , que nos enseña cuáles son las cosas que nos ayudan a caminar hacia Dios. - El don de piedad , con el que amamos más y mejor a Dios y al prójimo. - El don de temor de Dios , que nos ayuda a no ofender a Dios cuando flaquee nuestro amor.
  • -«Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo». -«En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo». -«Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor». -«Ven, Espíritu Santo, y envía desde el cielo un rayo de tu luz».
  • D01 i creo en el espiritu santo 1º e nc 2012

    1. 1. 1er. ENCUENTRO BIENVENIDOSPREPARANDOME PARA SER MILITANTE DE CRISTO 06 junio del 2012
    2. 2. Equipo de trabajo Profesores:• William del Carpio Sardon• Cesar Aedo Cano• Dionel Percy Cruz Soto• Daniel Cutipa Cabana
    3. 3. PARTICIPANTES I.E. Madre SALETA
    4. 4. ESPIRITU SANTOPREPARANDOME PARA ser militante de Cristo 1er ENCUENTRO
    5. 5. CONOCIENDO A DIOS ESPIRITU
    6. 6. Oración de inicio e Indicaciones
    7. 7. CELEBRACION DE MISA
    8. 8. 1ra Charla: ESPIRITU SANTO
    9. 9. REFRIGERIO
    10. 10. Cantos de animación
    11. 11. 2da Charla Sacramentos de Iniciación Cristiana
    12. 12. ESCUCHA EN SILENCIO
    13. 13. 2do taller sobre los Sacramentos
    14. 14. Presentación de lemas
    15. 15. Cantos al Espíritu Santo
    16. 16. ORACION DE REFLEXION
    17. 17. Indicaciones finales
    18. 18. Lo narra el Es lalibro de los primera“Hechos delos lecturaApóstoles”. en la misa. Hech 2, 1-11 Dice así:
    19. 19. Vieronaparecerunaslenguas,comollamaradas, que serepartían,
    20. 20. y empezaron ahablar enlenguasextranjeras,cada uno en lalengua que elEspíritu lesugería.
    21. 21. judíos devotos detodas lasnaciones de latierra.
    22. 22. y quedarondesconcerta-dos, porquecada uno losoía hablar ensu propioidioma.
    23. 23. Enormemente sorprendidospreguntaban: ¿No son galileos todosesos que están hablando? Entonces,¿cómo es que cada uno los oímoshablar en nuestra lengua nativa?
    24. 24. Entre nosotros hay partos, medos y elamitas,otros vivimos en Mesopotamia, Judea,Capadocia, en el Ponto y en Asia, en Frigia o enPanfilia, en Egipto o en la zona de Libia quelimita con Cirene algunos somos forasteros de Roma, otros judíos o prosélitos; también hay cretenses y árabes
    25. 25. Palabra de Dios
    26. 26. Lo más importanteentonces era lo que elEspíritu Santo realizabaen lo interior deaquellas personas quele recibían.
    27. 27. CONOCIENDO A DIOS ESPIRITU PRIMERA CHARLA EL ESPIRITU SANTO
    28. 28. GIAQUINTO, Corrado El Espíritu Santo Hacia 1750 Colección privada Creo en elEspíritu Santo 1ª
    29. 29. Compendio del Catecismo • ¿Qué quiere decir la Iglesia cuando confiesa: «Creo en el Espíritu Santo»? . 683-686 • Creer en el Espíritu Santo es profesar la fe en la tercera Persona de la Santísima Trinidad, que procede del Padre y del Hijo y «que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria». El Espíritu Santo «ha sido enviado a nuestros corazones» (Ga 4, 6), a fin de que recibamos la nueva vida de hijos de Dios.
    30. 30. Introducción• El cristiano es Templo del Espíritu Santo. Desde el mismo momento del bautismo está en nuestra alma en gracia santificándola y adornándola con sus dones. Si no lo echamos por un pecado mortal, Él nos inspira y nos asiste, guiándonos hacia el cielo.• Este es el gran don de Jesucristo al subir al cielo: "Os conviene que yo me vaya. Pues, si no me fuere, el Paráclito (el Espíritu Santo) no vendrá a ANDREA DA FIRENZE vosotros; pero, si me fuere, os Cappella Spagnuolo, Santa Maria Novella, Florencia Descenso del Espíritu Santo 1365-68 Fresco
    31. 31. Ideasprincipales
    32. 32. 1. El Espíritu Santo, tercera persona de la Santísima Trinidad • El Espíritu Santo es la tercera persona de la Santísima Trinidad y profesamos su divinidad cuando rezamos en el Credo: "Creo en el Espíritu Santo, Señor y dador de vida, que procede del Padre y del Hijo, que con el Padre y el Hijo recibe una misma adoración y gloria". Hemos de creer, pues, en Dios Espíritu Santo.
    33. 33. 2. Dios Padre, Hijo y Espíritu Santo realizan la salvación• Sabemos que Jesucristo, la segunda persona de la Santísima Trinidad, se hizo hombre y murió por nosotros. Con su vida, muerte y resurrección, los hombres hemos sido salvados.• Pero en nuestra salvación intervienen las tres divinas Personas: el Padre, que envió a su Hijo; el Hijo que murió por nosotros; el Espíritu Santo, que vino el día de Pentecostés para ser como el alma de la Iglesia y BECCAFUMI, Domenico Trinidad (detalle) 1513 habitar en cada uno de Pinacoteca Nazionale, Siena
    34. 34. 3. El Espíritu Santo nos santifica • Hemos dicho que hay un solo Dios; por tanto, todas las cosas que Dios hace, las hacen las tres divinas Personas. Sin embargo, unas cosas se atribuyen al Padre, otras al Hijo, y otras al Espíritu Santo. • Al Espíritu Santo, que procede del amor del Padre y el Hijo, se apropia particularmente la santificación de los hombres, aunque la santificación es obra de toda la Trinidad.WIT, Jacob deSagrada Familia y Trinidad 1726Amstelkring Museum, Amsterdam
    35. 35. 4. El Espíritu Santo y la Iglesia• El día de Pentecostés el Espíritu Santo descendió sobre los Apóstoles y discípulos, que estaban reunidos en el Cenáculo con la Santísima Virgen.• Con la venida del Espíritu Santo la Iglesia se abría a las naciones. El Espíritu Santo, que Cristo derrama sobre sus miembros, construye, anima y santifica a su Iglesia. BERNINI, Gian Lorenzo El Trono de San Pedro (detalle) 1657-66 San Pietro, Roma
    36. 36. 5. El Espíritu Santo santifica principalmente por los sacramentos • La santificación que el Espíritu Santo obra en nosotros consiste en unirnos cada vez más con Dios; pero, para que pueda lograrlo, hemos de dejarle actuar en nuestra alma. – Viviendo siempre en gracia de Dios. – Recibiendo los sacramentos, especialmente la Penitencia y la Eucaristía. – Escuchando lo que Él nos dice por medio de los Pastores de la Iglesia y lasWEYDEN, Rogier van derSiete Sacramentos (ala izquierda) 1445-50 inspiraciones interiores.Koninklijk Museum voor Schone Kunsten, Amberes
    37. 37. 6. Hay que tratar al Espíritu Santo• Sabemos que el Espíritu Santo es el «dulce huésped del alma», que está dentro de nosotros cuando vivimos en gracia.• Al Espíritu Santo hemos de pedirle de modo especial sus siete dones, necesarios para vivir de verdad como cristianos: – El don de sabiduría, – El don de entendimiento. – El don de consejo, de fortaleza. – El don de ciencia, de piedad. – El don de temor de Dios. SAMACCHINI, Orazio Alegoría de la sabiduría Colección privada
    38. 38. 7. ¿Qué obras hace el E S en las personas?1º El espíritu Santo convence del pecado y nos da ánimos para combatirlo2º Instruye en la verdad3º Consuela4º Revela Secretos del futuro5º Nos llena de amor de Dios y del prójimo6º Nos pone en buenas relaciones con Dios7º Reparte dones
    39. 39. 8. ¿Cómo se conoce q el E S mora en una persona1ª La señal más sobresaliente de que el Espíritu Santo vive en una persona es: que ama mucho a Dios y al prójimo.2ª señal de ciertos frutos que se manifiestan en su personalidad3ª cualidad es un cambio total de vida:
    40. 40. 9. ¿Cuáles son los tres prodigios que el Espíritu Santo obra en las personas?1º Toca el cerebro y lo convierte en luz2º Toca el corazón y lo llena de amor verdadero3º Toca la voluntad y la vuelven muy fuerte
    41. 41. 10. Algunas oraciones dirigidas al Espíritu Santo • «Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo». • «En el nombre del Padre y del Hijo y del Espíritu Santo». • «Ven, Espíritu Santo, llena los corazones de tus fieles y enciende en ellos el fuego de tu amor». • «Ven, Espíritu Santo, y envía desde el cielo un rayo de tuMURILLO, Bartolomé EstebanSan Francisco de Asís en oración 1645-50 luz».O.-L. Vrouwekathedraal, Amberes
    42. 42. Propósitos de vida cristiana
    43. 43. Un propósito para avanzar• Considera que, cuando se está en gracia, el Espíritu Santo habita en el alma como en un templo; haz propósito de vivir siempre en gracia de Dios.• Repite, especialmente en torno a la fiesta de Pentecostés, algunas de la oraciones dirigidas al Espíritu Santo.
    44. 44. TALLER N°011.- ¿Quien es el Espíritu S y de donde procede?2.- ¿Para que se nos ha enviado al Espíritu Sto.?3.- ¿Qué obras realiza el ES en los que loreciben?4.- ¿Cómo se conoce que el Espíritu Santomora en una persona?5.- ¿Cuáles son los tres prodigios que elEspíritu Santo obra en las personas6.- ELABORA CREATIVAMENTE UNAORACION, LEMA y/o ACROSTICO sobre elEspíritu Santo
    45. 45. RECIBAN ELESPIRITU SANTO GRACIAS
    46. 46. Envia tu espíritu, Señor,y renueva la faz de la tierra
    47. 47. Ven Espíritu a los corazonesde tus fieles y enciende en ellos la llamade tu amor. ( Himno litúrgico )
    48. 48. Bendice al Señor, alma mía:¡Señor, Dios mío, qué grandeeres! ¡Cuántas son tus obras, Señor! Todas las hiciste con sabiduría, la tierra está llena de tus criaturas.
    49. 49. Resumiendo los 7 dones
    50. 50. 8.- NOMBRES DEL ESPIRITU SANTO• La S. Biblia le da al Espíritu Santo los nombres de “Abogado – Consolador” (en el idioma en que fue escrita la S. Biblia se dice Paráclito).• Esta palabra indica a uno que se coloca a nuestro lado para defendernos, para ser nuestro amigo, para darnos los consejos que necesitamos y animarnos en los momentos difíciles
    51. 51. ANUNCIOS de la VENIDA del Espíritu Santo• 1ª Por Juan Bautista: “Después de mí, viene otro más fuerte que yo: El os bautizará en el Espíritu Santo y el fuego” (Mt 3,11)• 2ª Por Jesucristo en la Ultima Cena: “El Abogado, el Espíritu Santo que el Padre enviará en mi nombre, él os lo enseñará todo y os recordará todo lo que yo os he dicho” (Jn 14,26)• 3ª Antes de la Ascensión: Jesús anunció: “Seréis bautizados con el Espíritu Santo que vendrá sobre vosotros y seréis mis testigos” (Hech 1,5)
    52. 52. ¿Qué obras hace el E. Santo en las personas?• 1º El espíritu Santo convence del pecado y da ánimos para combatirlo• 2º Instruye en la verdad• 3º Consuela• 4º Revela Secretos• 5º Nos llena de amor de Dios y del prójimo• 6º Nos pone en buenas relaciones con Dios• 7º Reparte dones
    53. 53. Características• Espíritu Santo mora en una persona:• 1ª es que ama mucho a Dios y al prójimo• 2ª “Los frutos del Espíritu Santo son: amor, gozo, paz, paciencia, benignidad, bondad, fe, mansedumbre, castidad” (Gal 5). En la vida de la persona que está poseída por el Espíritu Santo se notan pronto todas estas cualidades.• 3ª cualidad es un cambio total de vida: Una Conversión: El individuo que posee al Espíritu Santo es persona totalmente cambiada, transformada. Se conoce que su vida tiene un rumbo: Dios, la eternidad.
    54. 54. PRODIGIOS• Tres grandes prodigios: En el en-tendimiento, en el corazón y en la voluntad, así:• 1º Toca el cerebro y lo convierte en luz: .• 2º Toca el corazón y lo llena de amor verdadero.• 3º Toca la voluntad y la vuelven muy fuerte: los apóstoles eran cobardes: todos huyeron la noche del Jueves Santo, y uno lo negó tres veces. Pero después de recibir el espíritu Santo en Pentecostés, ya no tienen miedo a ninguna persecución, y cuando los llevan ante el Senado para azotarlos, van muy contentos por tener el honor de sufrir por el nombre de Jesús.
    55. 55. PARTICIPANTES I.E. Madre SALETA

    ×