Ella, La Nenita by Sonia Echezuria is licensed under a Creative Commons       Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unpor...
INTRODUCCIÓN     En la década que he dedicado adescubrir lo que realmente significa elamor, he tenido la oportunidad de es...
Ella, laNenita    E    lla, la nenita, tenía como seis años. Estaba encasa, jugando, con deseos de seguir jugando. Mamiten...
Ella, la nenita, entre anonadada y atemorizada, comenzó a   gritar y a buscar a mami por todas partes. Sintió pánico de qu...
Desde una Silla de Ruedas by Sonia Echezuria is licensed under a Creative  Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 ...
DesdeunaSilla de Ruedas       El tenía todos los sueños del   mundo. Y una ambición ambiciosa.     Medía un metro ochenta....
Por muchos días de muchos años, él no podía hacer laspases con su condición. “¿Qué pasó?”, se preguntaba. “¿Cómoterminé po...
Quieto y en Silencio by Sonia Echezuria is licensed under a Creative Commons         Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3....
U      n anciano maestro conversabacon su joven discípulo. Ambos                                          Quieto          ...
El anciano sonrió nuevamente. Esta vez susmiradas se cruzaron. Los ojos del discípulo estabanllenos de lagrimas. La mirada...
Música: Kevin MacLeod                                   Ilustrador: Ricardo Gómez                Corrector de Estilo y Red...
¿Quieres escuchar el resto del audio libro                              Cuentos de Recuperación?                          ...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

Cuentos de Recuperación

938 views

Published on

En la década que he dedicado a descubrir lo que realmente significa el amor, he tenido la oportunidad de escuchar cientos de historias de recuperación. Historias de personas que tras perder algo, mucho o todo, ganaron el más maravilloso de todos los premios: se conquistaron a sí mismos.

Sus historias han dejado huellas indelebles en mí. De hecho, una vez en mi mente y en mi corazón, estás historias comenzaron a contarme los cuentos que he decidido compilar bajo el nombre Cuentos de Recuperación.

Los Cuentos de Recuperación son el resultado del impacto que generaron en mí las historias de personas que han sobrevivido y superado situaciones difíciles tales como adicciones, severas disfunciones familiares, separaciones, cáncer, pensamientos limitativos, y trastornos psiquiátricos.

A pesar de su carácter dramático, los Cuentos de Recuperación son historias de éxito y superación. Sus protagonistas nos recuerdan que a pesar de todas las vicisitudes que la vida nos depara, bien vale la pena vivir. También nos recuerdan que tenemos más razones para ser felices de las que nos imaginamos. Es sólo que a veces se nos olvidan. Quizás este sea el propósito que me impulsó a escribir los Cuentos de Recuperación. Recordar que, aun cuando a veces no tenga tiempo para darme cuenta, me sobran excusas para ser feliz y
sentirme agradecida.

Es mi oración que encuentres en estos cuentos y en sus protagonistas pedacitos de ti y de tu historia. Y que tras identificarte con malabares y malabarista, te abraces con fuerza a lo que es verdaderamente importante para ti.

Published in: Spiritual
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
938
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
2
Actions
Shares
0
Downloads
6
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Cuentos de Recuperación

  1. 1. Ella, La Nenita by Sonia Echezuria is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Based on a work at www.soniaechezuria.com. Permissions beyond the scope of this license may be available at www.soniaechezuria.com.
  2. 2. INTRODUCCIÓN En la década que he dedicado adescubrir lo que realmente significa elamor, he tenido la oportunidad de escucharcientos de historias de recuperación.Historias de personas que tras perderalgo, mucho o todo, ganaron el másmaravilloso de todos los premios: seconquistaron a sí mismos. Sus historias han dejado huellas indeleblesen mí. De hecho, una vez en mi mente y en micorazón, estás historias comenzaron a contarmelos cuentos que he decidido compilar bajo elnombre Cuentos de Recuperación. Los Cuentos de Recuperación son el resultado delimpacto que generaron en mí las historias de personasque han sobrevivido y superado situaciones difícilestales como adicciones, severas disfuncionesfamiliares, separaciones, cáncer, pensamientoslimitativos, y trastornos psiquiátricos. A pesar de su carácter dramático, los Cuentos de Recuperación son historias de éxito y superación. Sus protagonistas nos recuerdan que a pesar de todas las vicisitudes que la vida nos depara, bien vale la pena vivir. También nos recuerdan que tenemos más razones para ser felices de las que nos imaginamos. Es sólo que a veces se nos olvidan. Quizás este sea el propósito que me impulsó a escribir los Cuentos de Recuperación. Recordar que, aun cuando a veces no tenga tiempo para darme cuenta, me sobran excusas para ser feliz y sentirme agradecida. Es mi oración que encuentres en estos cuentos y en sus protagonistas pedacitos de ti y de tu historia. Y que tras identificarte con malabares y malabarista, te abraces con fuerza a lo que es verdaderamente importante para ti.
  3. 3. Ella, laNenita E lla, la nenita, tenía como seis años. Estaba encasa, jugando, con deseos de seguir jugando. Mamitenía otros planes para ella. Mami siempre quiso seruna gran bailarina de tap. Sin embargo, nunca pudocumplir su sueño. Así es que cuando nació ella, lanenita, mami se prometió a sí misma que la convertiríaen un as del tap. Cuando mami la vino a buscar, ella,la nenita, se negó rotundamente. Mami no tuvo otraalternativa que vestirla a la fuerza y llevarlaprácticamente a empujones al carro. Cuando mamiarrancó, ella, la nenita, le dijo una vez más que noquería ir a esa clase de tap. Que no le gustaba el tap.Mami, muy contrariada, le dijo que si ella no secallaba y la obedecía, la llevaría al orfelinato de laesquina y la dejaría allí con los niños sin padres delvecindario. Ella, la nenita, no dejó de patalear, así esque mami cumplió su palabra. Detuvo el carro frenteal orfelinato, dejó a la niña frente a la puerta deentrada, se subió a su carro y se fue.
  4. 4. Ella, la nenita, entre anonadada y atemorizada, comenzó a gritar y a buscar a mami por todas partes. Sintió pánico de que alguien abriera esa gran puerta y la llevara adentro juntos a losniños sin padres. Sintió terror de no volver a ver a mami y a papi. Años después, contaba mami muy sonriente que, cuando se devolvió a buscar a su hija, a levantar el merecido castigo que le había impuesto por no querer obedecerla, la encontró bailando tap desesperadamente frente al portón del orfanato, sudandocopiosamente. Así fue como ella, de nenita, aprendió que para ser amada y para no ser abandonada debía bailar al ritmo que otros pautaran. Le tomó toda una vida -y muchas horas de vuelo engrupos de apoyo- descubrir que siempre tuvo el derecho a ser ella misma y a tener sus propios gustos, aunque estos no sean del agrado de los otros, incluyendo a papá y a mamá. Le tomó una vida entera descubrir que su color preferido era el azul y no el rojo… o el rosa.
  5. 5. Desde una Silla de Ruedas by Sonia Echezuria is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Based on a work at www.soniaechezuria.com. Permissions beyond the scope of this license may be available at www.soniaechezuria.com.
  6. 6. DesdeunaSilla de Ruedas El tenía todos los sueños del mundo. Y una ambición ambiciosa. Medía un metro ochenta. Era un hombre muy atractivo y muy inteligente. Tenía todo lo que se requiere para ser el protagonista de la más entretenida y dinámica de todas las historias. Había sólo un pequeño detalle: Él era cuadrapléjico y estaba postrado en una silla de ruedas.
  7. 7. Por muchos días de muchos años, él no podía hacer laspases con su condición. “¿Qué pasó?”, se preguntaba. “¿Cómoterminé postrado en esta silla de ruedas?” Todo había comenzadotan bien. Muchos éxitos académicos. Grandes amigos, grandesconquistas. El mundo comenzaba a quedarle pequeño cuando apenas era un adolescente y, entonces, repentinamente, todo cambió.Una enfermedad le arrebató prácticamente toda la fuerza de suspiernas y de sus brazos. Por muchos años, la ironía sustituyó a laambición y la amargura a la esperanza. Y junto a estas doscompañeras de vida, la ironía y la amargura, su alma se opacó. Peronunca se apagó. Así es que el soñador que habitaba en él comenzóa rodearse de otros soñadores. Y entre soñadores se atrevió a soñarotra vez. Un sueño llevó a otro sueño y nuestro amigo logró todo loque se propuso: conoció el amor, viajó a Europa, escribió libros,trabajó en empresas trasnacionales, fue profesor universitario,manejó el carro rojo que un día visualizó, en fin, nada se interpusoentre sus sueños y él, ni siquiera ninguna de sus sillas de ruedas.Una noche él recordó los tiempos en los que no había hecho laspases con su condición, tiempos en los que soñar casi que dolía.Surgió una respuesta a esas interrogantes que lo atormentaron portanto tiempo. Todo sucedió como sucedió porque el había venido almundo para recordarnos lo que un soñador puede hacer desde unasilla de ruedas.
  8. 8. Quieto y en Silencio by Sonia Echezuria is licensed under a Creative Commons Attribution-NonCommercial-NoDerivs 3.0 Unported License. Based on a work at www.soniaechezuria.com. Permissions beyond the scope of this license may be available at www.soniaechezuria.com.
  9. 9. U n anciano maestro conversabacon su joven discípulo. Ambos Quieto El joven retomó su relato:acababan de terminar su meditación y - En el alcohol, maestro, ahogado en alcohol yo buscaba un poquitito devespertina. Disfrutaban y compartíanla paz y la dicha que meditar les en esto. Y lo obtenía, maestro, lo obtenía... Pero duraba un minuto y medio. Una Silenciogenera. copa tras otra, yo apresuraba mi beber - Esto era maestro, esto era lo para perderme, maestro, para perder deque yo estaba buscando -musitó el vista todo lo que parecía ser importantejoven discípulo. Detrás de todos mis para todo el mundo pero que nunca tuvoexcesos, yo buscaba un poquitito de ninguna relevancia para mí. Las nauseas,esto. la resaca, la culpa, la vergüenza, la próxima copa. Mi vida se redujo a nada... Tras una pausa, el maestro A reunir las fuerzas para levantarme delsonrió. Luego dijo: suelo. - ¿Has notado las rosas del Tras un breve silencio, el maestrojardín? acotó: Completamente absorto en su - Has notado las rosas del jardín?pensamiento, el discípulo continuó su Parece que sonríen mirando al cielo.reflexión: Danzan dichosas, erguidas y armónicas. - Sexo, maestro, detrás de cada Siguió su historia el discípulo:orgasmo yo buscaba un poquitito deesto... Y lo obtenía, maestro, lo - Luego vinieron las drogasobtenía... Pero duraba un minuto y maestro. Primero la hierba y luego polvosmedio. Después quedaba tendido, y cristales. Y las inyecciones, maestro, lasmaestro, más vacío que lleno, mirando agujas entrando en mis brazos, en misel suelo. piernas, en mi cuello... Cuánto dolor, maestro, cuánta sangre y dolor El maestro interrumpió para derramados para experimentar unagregar: poquitito de esto que sólo duraba un - ¿Has notado las rosas del minuto y medio. La calle se convirtió enjardín? Parece que sonríen mirando el mi morada y el suelo en mi cama,cielo. maestro.
  10. 10. El anciano sonrió nuevamente. Esta vez susmiradas se cruzaron. Los ojos del discípulo estabanllenos de lagrimas. La mirada del maestro irradiabaluz. - Has notado las rosas del jardín? Parece quesonríen mirando al cielo. Danzan dichosas, erguidasy armónicas. Parecen un grupo de hermanas o deamigas que van de una fiesta a otra. El joven comenzó a sollozar condesesperación. Casi a gritos, exclamó: - Es que no me escuchas anciano. Limpié elpiso con la lengua y tú lo único que tienes paradecirme es que mire las rosas del jardín. Ya las vi.No son más que rosas con espinas y tallos y pétalos yalgo de color... El maestro asintió con la cabeza y volvió asonreír. - Veo que has notado las rosas del jardín.Parece que sonríen mirando al cielo. Sin moverse,danzan dichosas, erguidas y armónicas. Parecen ungrupo de hermanas o amigas que, gozosas pero ensilencio, van de una fiesta a otra a plena luz del día.Las rosas apuntan hacia el suelo sólo para marchitary morir. Repentinamente, el rostro del joven discípulose iluminó. Se secó las lágrimas y esbozó una dulcesonrisa.- Sí maestro, como siempre, tus palabras nutren micorazón. Quietas y en silencio, las rosas acarician elcielo. Dediqué mucho tiempo a marchitar y a morir.Hoy mis hermanas y amigas esperan por mi en larosaleda para ir de fiesta en fiesta a plena luz deldía... Quietas y en silencio, maestro. Quieto y ensilencio.
  11. 11. Música: Kevin MacLeod Ilustrador: Ricardo Gómez Corrector de Estilo y Redacción: Sergio Sáez Director de Arte: Juan Pablo Marín Correa Web Gurús: Mauricio Echezuría y Ángel León Director de Mercadeo: Ángel LeónEscrito, narrado, producido,musicalizado y dirigido por Sonia Echezuría
  12. 12. ¿Quieres escuchar el resto del audio libro Cuentos de Recuperación? Descuélgalos de:http://www.amazon.com/Cuentos-De-Recuperación/dp/B006CIG7DI/ref=sr_1_2?ie=UTF8&qid=1322420516&sr=8-2 http://cuentosderecuperacion.bandcamp.com/album/cuentos-de-recuperacion Para mayor información sobre los Cuentos de Recuperación o sobre su autora, la Rev. Sonia Echezuría, por favor, envía un e-mail a info@cuentosderecuperacion.com o visita el sitio www.soniaechezuria.com

×