Successfully reported this slideshow.
We use your LinkedIn profile and activity data to personalize ads and to show you more relevant ads. You can change your ad preferences anytime.

Estructuras mixtas. cristina jiménez pulido

987 views

Published on

Trabajo para asignatura de Máster Universitario de Proyecto Avanzado de Arquitectura y Ciudad (MUPAAC): Estructuras avanzadas

Published in: Education
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

Estructuras mixtas. cristina jiménez pulido

  1. 1. ESTRUCTURAS MIXTAS > ESUDIO DE CASOS: EDIFICIO BANCO BILBAO                Arquitecto: Francisco Javier Sáenz de OÍza                              SOSTENIBILIDAD E INNOVACIÓN EN CONSTRUCCIÓN Y TECNOLOGÍA_         MUPAAC   (Universidad de Alcalá de Henares)                         Profesores: Alberto Alarcón y Gema López                                                                                     Autor: Cristina Jiménez Pulido    MASTER  EN PROYECTO AVANZADO DE ARQUITECTURA Y CIUDAD (MUPAAC)_ Especialidad Arquitectura y Medio Ambiente                              Asignatura_     SOSTENIBILIDAD E INNOVACIÓN EN CONSTRUCCIÓN Y TECNOLOGÍA  Profesores_     Alberto Alarcón y Gema López       Autor_             Cristina Jiménez Pulido                                                                                  ESTRUCTURAS MIXTAS_____________________________________________________________  Estudio de casos: Edificio Banco de Bilbao_                                   Arquitecto: Francisco Javier Saenz de Oíza    INTRODUCCIÓN  El proyecto desarrollado para la asignatura de Taller Avanzado de Diseño Arquitectónico Sostenible, en el  que  se  marcaba  como  objetivo  principal  la  búsqueda  de  un  sistema  de  viviendas  que  se  adecuara  a  las  condiciones del entorno urbano en el que  se sitúan y a la sociedad a la que daría servicio, llevó a plantear un  sistema estructural evolutivo formado  por distintos órdenes estructurales.  Uno de los intereses principales  del  proyecto  era  plantear  una  tipología  de  vivienda  que  dé  respuesta  a  conceptos  como  flexibilidad,  movilidad  y  tecnología  que  parecen  las  estrategias  lógicas  que  deben  marcar  la  línea  de  evolución  de  la  vivienda contemporánea. A estos conceptos principales habría que sumar una búsqueda de la perfectibilidad  en la vivienda, entendida como la posibilidad  de  construir una  vivienda con elementos económicos cuyo  diseño  permita  modificaciones  posteriores  sin  derribos,  así  como  de  edificios  más  sostenibles  y  energéticamente eficientes. Se ha considerado que una buena estrategia para dar respuesta a parte de estos  conceptos  puede  ser  el  uso  de  las  estructuras  mixtas,  pues  el  segundo  orden  estructural,  que  es  que  realmente define el espacio último vividero proporciona ese grado de libertad en la configuración de las  viviendas y permite ser reciclado o implementado con el tiempo.  La estructura mixta propuesta cuenta con una combinación de estructura grande y menuda: grande y de  hormigón armado para la sustentación general del conjunto que permitía definir unos volúmenes habitables.  Menuda y de madera para el pormenor de la configuración de las viviendas. Consiste, por tanto, en una  `Estructura de estructuras´ como proponían los Archigram y los metabolistas japoneses para el crecimiento  de  la  ciudad  del  futuro.  Los  sistemas  de  comunicación  y  climatización,  integrados  en  este  primer  orden  estructural de hormigón armado hacen vivible, metafóricamente, el espacio del edificio puesto que lo hacen  confortable.  
  2. 2. ESTRUCTURAS MIXTAS > ESUDIO DE CASOS: EDIFICIO BANCO BILBAO                Arquitecto: Francisco Javier Sáenz de OÍza                              SOSTENIBILIDAD E INNOVACIÓN EN CONSTRUCCIÓN Y TECNOLOGÍA_         MUPAAC   (Universidad de Alcalá de Henares)                         Profesores: Alberto Alarcón y Gema López                                                                                     Autor: Cristina Jiménez Pulido    En el proyecto se plantea, entonces, unos muros portantes arriostrados con cruces de acero que concentra  las cargas de las viviendas transmitidas en vertical y también las transmitidas por el sistema de grandes vigas  en voladizo. Esta concentración estructural en un sistema de vigas y muros de hormigón permitiría ceder la  planta  baja    para  uso  público  admitiendo  la  construcción  de  equipamientos  con  una  estructura  sencilla  sirviéndose  de  esta  estructura  principal.  Formando  parte  de  este  primer  orden  estructural  de  hormigón  armado también se encuentra el sistema de forjados  prefabricados de placas armadas de  hormigón celular,  con pasos previstos para instalaciones, que  permiten configurar los volúmenes de vivienda, resolviendo sus  demandas estructurales y de instalaciones.  Una vez configurados estos volúmenes principales  habitables, se establece  un segundo orden estructural  formado por estructura de madera. Este sistema, en seco, y de fácil montaje permite compartimentar el  volumen de la vivienda configurado por la estructura principal adaptándose a las diferentes situaciones de  cada usuario dando lugar a múltiples grados de libertad puesto que las variaciones posibles se multiplican al  admitir mayor número de posibilidades mediante el uso de estos elementos estructurales secundarios tanto  en elementos horizontales (forjados ligeros de viguetas de madera) como verticales ( pilares sobre los que se  configuran tabiques no portantes prefabricados con montaje en seco).   
  3. 3. ESTRUCTURAS MIXTAS > ESUDIO DE CASOS: EDIFICIO BANCO BILBAO                Arquitecto: Francisco Javier Sáenz de OÍza                              SOSTENIBILIDAD E INNOVACIÓN EN CONSTRUCCIÓN Y TECNOLOGÍA_         MUPAAC   (Universidad de Alcalá de Henares)                         Profesores: Alberto Alarcón y Gema López                                                                                     Autor: Cristina Jiménez Pulido      Los  proyectos  de  vivienda  tienen  mucho  que  aprender  de  los  edificios  de  oficina  que    han  conseguido  resolver las demandas de flexibilidad, incorporación de nuevas tecnologías, libertad espacial,… (en menor  medida, también se han llevado a cabo edificios energéticamente más eficientes) mediante la incorporación  de nuevas técnicas constructivas y el diseño de nuevos sistemas estructurales.  Para el desarrollo de este proyecto, se han tenido en cuenta proyectos y obras realizadas en las que han  diseñado estructuras que resuelven problemas similares como algunas de las propuestas de  Otto Steidle,  que  desarrolló  sistemas  de  estructuras  de  hormigón  armado  de  gran  versatilidad  espacial,  apoyando  las  vigas  sobre  ménsulas  e  incorporando  paredes  desmontables,  consiguiendo  espacios  con  gran  rigor  estructural que permitía  disposiciones bastante libres de plantas.  Otro ejemplo paradigmático que ha estado presente en el desarrollo del proyecto ha sido el edificio para el  Banco de Bilbao, diseñado por Oíza. Aunque tipológicamente, el proyecto de edificio de viviendas propuesto  nada tiene que ver con la torre de oficinas de Oíza, puesto que aquí se diseña vivienda de alta densidad y  media/baja altura para adecuarse al entorno urbano en el que se sitúa, sí se puede considerar un referente  por  su  sistema  estructural  y  los  avances  que  ello  aporta  a  la  flexibilidad  de  las  plantas  de  oficina,  la  posibilidad de independizar la fachada convirtiéndose esta en un mecanismo de control climático, etc. En  dicho  edificio,  la  estructura,  sustancialmente,  está  constituida  por  dos  grandes  núcleos  resistentes  de  hormigón armado y 125 metros de altura, a modo de pilas de un puente, enlazados rígidamente a lo largo de  su  altura  en  seis  puntos  por  medio  de  grandes  plataformas  de  vigas  de  hormigón.  Apoyándose  en  estas  estructuras  horizontales  se  disponen,  como  paquetes  funcionales,  unidades  estructurales  menores,  de  5  plantas que se resuelven con estructura convencional de acero. Las dos grandes pilas de hormigón permiten  alojar en su interior todas las comunicaciones verticales liberando las plantas de toda estructura pesada,  resolviendo  además  el  paso  de  las  instalaciones  principales  del  edificio.    La  composición  general  de  las  fachadas responde al criterio de conjugar el problema de una total superficie acristalada, con grandes vidrios  y una carpintería muy sólida realizada en acero cortén y reforzada con una serie de líneas horizontales que  subrayan la organización interior y el carácter ininterrumpido de los pisos, sin estructura vertical alguna. La  planta baja, liberada de estructura de apoyo refuerza esta idea de ligereza que expresa el volumen de vidrio  pues parece como `flotando´ sobre el jardín perimetral que envuelve, subrayando el carácter estructural del  sistema de plataformas de hormigón. Como se mencionaba anteriormente, el edificio también da respuesta  al problema energético que supone el tener las 4 fachadas de vidrio, tan propio en los edificios de oficinas.  Así, el los cerramientos se protegen en tres de las fachadas (norte, este y sur) con líneas horizontales de  parasoles  que  sirven  al  tiempo  de  línea  de  paso  para  la  limpieza  y  conservación  del  exterior  de  edificio,  disminuyendo  el  ancho  de  dicho  parasol  en  la  fachada  norte.  En  la  cuarta  de  las  fachadas,  orientada  a  poniente, a partir de la planta décima que es dónde recibe soleamiento directo en los meses de verano, se  superpone a la fachada de vidrio una protección suplementaria de parasoles verticales de vidrio absorbente  verde pálido.   
  4. 4. ESTRUCTURAS MIXTAS > ESUDIO DE CASOS: EDIFICIO BANCO BILBAO                Arquitecto: Francisco Javier Sáenz de OÍza                              SOSTENIBILIDAD E INNOVACIÓN EN CONSTRUCCIÓN Y TECNOLOGÍA_         MUPAAC   (Universidad de Alcalá de Henares)                         Profesores: Alberto Alarcón y Gema López                                                                                     Autor: Cristina Jiménez Pulido    EDIFICIO BANCO DE BILBAO.  Francisco Javier Sáenz de Oíza (1947‐1988)  Madrid 1971‐1978  Ingenieros: Fernández Casado y J. Materda  Colaboradores: Vellés, Valdés, Alonso y Azofra.  El  proceso  constructivo  de  este  edificio  se  inicia  en  1971  cuando  el  Banco  de  Bilbao  (BB)  convoca  un  concurso  restringido  encargando  anteproyectos  a  los  arquitectos  españoles  más  punteros  del  momento:  Bonet, Coderch, Corrales y Molezún, Fernández Alba, Rafael de la Hoz y Olivares, Antonio y Manuel Miró y  Francisco  Javier  Sáenz  de  Oíza,  encargando  finalmente  el  proyecto  del  edificio  a  este  último.  En  aquel  momento de principios de los años 70, el eje de la Castellana ya había quedado consolidado como el nuevo  eje de crecimiento de la ciudad de Madrid y en la expresión máxima del mundo del capital en sustitución de  la calle Alcalá cómo se empezó a gestar durante los años 50.  Por tanto, el encargo de un edificio corporativo  en este punto llevaba asociada una fuerte carga representativa, de ahí la importancia del concurso y de la  obra posterior.  Oíza, racionalista y orgánico, siempre tuvo una atención universal hacia la arquitectura. No parecía que el  maestro se dejara influenciar especialmente por ningún enfoque estilístico sino que estaba abierto a todas  las  tendencias.  Para  él,  un  edificio  de  oficinas  debía  ser  entendido  como  institución  e  instrumento  de  trabajo,  como  un  mecanismo  complejo  de  gran  versatilidad,  que  se  relaciona  con  las  formas  de  la  organización, con los sistemas de producción, con las estructuras de los servicios.   Todo el BB se explica desde la lógica funcional y desde la construcción del  edificio. Las consideraciones visuales tenían para él un carácter secundario a  la  hora  de  concebir  el  diseño  del  edificio  y  así,  cualquier  elemento  que  constituyera  su  imagen,  debía  tener  un  origen  estructural,  funcional  o  constructivo. Desde esta concepción racionalista de su arquitectura Oíza, sin  embargo, construye un edificio que aún hoy destaca “como una joya”, como  una pieza de gran calidad, un icono de la ciudad, a pesar de competir con  otros  edificios  en  altura  en  un  escenario  muy  caótico  en  el  que  siguen  conviviendo  de  forma  desordenada  tipos  muy  distintos  de  edificación,  sin  ordenación visual clara.  Este es otro de los grandes logros que Oíza consiguió  con  la  construcción  de  la  torre  del  BB,  la  capacidad  de  ordenación  y  representación dentro de su contexto urbano. Mediante la superposición de  plantas tipo con parasoles y pasarelas anti vértigo, más las plantas de mayor  altura correspondientes a la `megaestructura´ y las plantas técnicas ciegas,  intercaladas se consigue crear una variedad en las fachadas que, en palabras  de Ruíz Cabrero, “produce una vibración completa y sutil que hace olvidar la  pequeña dimensión de la torre”.     
  5. 5. ESTRUCTURAS MIXTAS > ESUDIO DE CASOS: EDIFICIO BANCO BILBAO                Arquitecto: Francisco Javier Sáenz de OÍza                              SOSTENIBILIDAD E INNOVACIÓN EN CONSTRUCCIÓN Y TECNOLOGÍA_         MUPAAC   (Universidad de Alcalá de Henares)                         Profesores: Alberto Alarcón y Gema López                                                                                     Autor: Cristina Jiménez Pulido    Oíza  proponía  un  edificio  que  continuaba  en  esta  línea  progresiva  e  ininterrumpida  de  desarrollo  de  los  edificios  de  oficinas  llevada  a  cabo  desde  el  Movimiento  Moderno.  La  organización  de  la  torre  sigue  los  prototipos creados en las décadas de los años 30 y 40 con un núcleo central de servicios, y las áreas de  trabajos  en  la  periferia  con  buenas  vistas  y  luz  natural.  La  estructura  de  los  edificios  de  oficinas,  las  corporativas, se liga históricamente con el desarrollo de los rascacielos y con el Movimiento de la Nueva  Arquitectura.  En  principio  constituyen  apilados  densos  de  servicios,  de  complejos  de  organización  y  dirección, en puntos igualmente densos de las estructuras metropolitanas. Desde Sullivan en Chicago hasta  Saarinen o Mies van der Rohe en Chicago o Nueva York, la historia del edificio de oficinas sintetiza la génesis  del movimiento moderno de la Arquitectura en una línea lenta pero ininterrumpida de liberación de viejos  conceptos, de superación de viejas estructuras y propuestas académicas en entendimiento de las formas  propias de las instituciones para la organización.  Desde esta óptica, lo anecdótico, lo circunstancial, lo local, se evitaba como fundamento de la propuesta  arquitectónica. Oíza demandaba que su torre fuera evaluada como una invención estructural. Oíza decía del  edificio:  “debemos  ser  conscientes  de  que  tomamos  una  decisión  arquitectónica  y  no  solamente  una  respuesta funcional o estructural. […] Debemos despojar nuestra propuesta de contenidos que le son ajenos.  Hacemos  de  nuestra  proposición  un  objeto  de  selección,  un  producto  de  perfeccionamiento  sucesivo.  Nuestro problema es el problema de un contenedor homogéneo, sin calidad de objeto visual.  La respuesta a  la movilidad de su organización interior y el confort fisiológico, constituyen y fundamentan nuestras forma:  Sede Bancaria, Edificio de Oficinas, Torre o pila de naves de Organización, la función se apodera de su propio  prototipo”1.  La clave de la organización interior derivaba de la necesidad de disponer con movilidad de los espacios de  trabajo de forma que en cada momento y ante cualquier evento, la forma fuera realmente el soporte de  organización  de  ambientes.  Oíza  quería  construir  un  apilado  de  30  espacios  altamente  estimulantes,  30  ambientes de trabajo. Para él, como una nave industrial, un edifico de oficinas era un plano complejo de  trabajo, que se adecúa en todo instante a su precisa función productiva. Por tanto, la forma en que estos  planos de trabajo podían ser agrupados y divididos, trabados y separados, es la clave de su propia esencia.   Para lograr esta libertad y flexibilidad de uso se pretendía liberar al conjunto del peso del núcleo de servicios  y comunicaciones que inevitablemente jerarquizan los espacios. En esta línea de búsqueda de la flexibilidad  y la libertada formal, se seguían las mejoras propuestas por Saarinen, entre otros. Se consigue así, que los  paquetes  de  comunicación  vertical,  formados  por  dos  grupos  de  seis  ascensores  de  ocho  plazas,  no  predeterminan ni condicionen la libertad de organización que es la clave del funcionamiento y desarrollo  futuro de un buen edificio de oficinas.                                                                 1  El Croquis 32/33_ 2946‐1988 Sáenz de Oíza   
  6. 6. ESTRUCTURAS MIXTAS > ESUDIO DE CASOS: EDIFICIO BANCO BILBAO                Arquitecto: Francisco Javier Sáenz de OÍza                              SOSTENIBILIDAD E INNOVACIÓN EN CONSTRUCCIÓN Y TECNOLOGÍA_         MUPAAC   (Universidad de Alcalá de Henares)                         Profesores: Alberto Alarcón y Gema López                                                                                     Autor: Cristina Jiménez Pulido    Igualmente,  el  esquema  organizativo  en  sección  vertical  toma  conciencia de su situación puntual, de torre, en relación con el tejido  urbano  de  la  ciudad,  de  forma  que  propone  una  sensible  pero  aparente degradación vertical de espacios y ambientes internos. Un  tránsito continuo y gradual de los espacios públicos a los ambientes  más  privados.  De  esta  forma,  los  cuatro  primero  niveles,  más  públicos, están espacialmente y visualmente relacionados mediante  profundos cortes interiores que los comunican. Además de los  dos  paquetes  de  ascensores,  cuatro  grupos  de  escaleras  mecánicas  contribuyen  a  relacionar  más  públicamente  los  primeros  niveles  interiores de las oficinas, con una vocación más pública.  Así, Oíza resuelve también de forma excepcional la manera de entrar  al  edificio,  con  gran  sensibilidad  urbana,  dónde,  a  diferencia  de  la  mayoría de las torres de oficinas rehúye la monumentalidad.       El acceso principal al edificio, desde la plaza de AZCA, se realiza en descenso pues la puerta está situada en  un nivel inferior al de la calle.  Se obliga al usuario a descender en una “metáfora de torre hundida por su  peso”, como si parte del espacio público “entrara” al interior del edificio, configurando así un espacio abierto  que acoge al visitante. Una vez atravesado este umbral se accede al vestíbulo que sorprende al visitante por  la diversidad de materiales, su policromía y la variedad de articulación espacial pues se distribuye en un  espacio de doble altura en el que se sitúan la recepción, los núcleos de ascensores y las escaleras. El restante  cuerpo  bajo  de  tres  plantas  que  forma  la  base  de  la  torre  se  ordena  como  remate  frontal  del  grupo  de  locales en tres niveles que circundan el complejo de AZCA y se relacionan con la pila central de oficinas que  constituyen la propuesta del BB, a través de dos pasos cubiertos lanzados sobre el espacio abierto. Todo este  espacio de hall de acceso organizado mediante dobles alturas supone la existencia de dos reales plantas  bajas correspondientes a los dos niveles de espacio público, a la altura de Castellana y a la altura de la plaza  de AZCA, logrando así que se establezca el contacto público entre ambos niveles.  
  7. 7. ESTRUCTURAS MIXTAS > ESUDIO DE CASOS: EDIFICIO BANCO BILBAO                Arquitecto: Francisco Javier Sáenz de OÍza                              SOSTENIBILIDAD E INNOVACIÓN EN CONSTRUCCIÓN Y TECNOLOGÍA_         MUPAAC   (Universidad de Alcalá de Henares)                         Profesores: Alberto Alarcón y Gema López                                                                                     Autor: Cristina Jiménez Pulido      Circunstancias de orden particular‐ paso sobre el ferrocarril y rapidez de ejecución‐ condicionaron, en gran  medida,  la gama de posibles soluciones para la estructura y sistema constructivo del edificio. El primero de  los condicionantes venía dado porque el subsuelo del solar está cruzado por el túnel del ferrocarril que une  Atocha con Chamartín.  El BB debía cimentarse a cada lado del túnel sin tocarlo. La estructura del edificio,  diseñada y calculada por el ingeniero Carlos Fernández Casado se resolvió como un puente de dos pilas que  salva el cauce ferroviario, sin contacto con él para evitar transmitir la vibración producida por el paso de los  trenes. El puente soporta un edificio de 30 plantas sobre rasante y 3 plantas de aparcamiento con capacidad  para 200 plazas, dando respuesta además a la torsión provocada por la acción del viento en un edificio de  esta  altura,  contemplando  también  la  respuesta  estructural  a  sismo.  Para  la  construcción  de  estos  dos  núcleos resistentes verticales separados 19 metros entre sí para salvar el paso del túnel del tren se recurrió a  una  técnica  puntera  utilizando  un  encofrado  deslizante  para  la  creación  de  pilas  de  hormigón  armado  y  elevación  posterior  de  vigas  de  hormigón  armado  postensado,  erigidas  utilizando  como  apoyo  las  pilas  anteriores, para organizar seis núcleos arborescentes de extensión horizontal, que constituyen el entramado  de hormigón.  Esta situación particular de tener que salvar el paso del túnel ferroviario condicionó la solución estructural,  que  se  desarrolló  en  dos  órdenes  estructurales  diferentes.  Una  macroestructra  resistente  a  las  grandes  acciones de gravedad o cargas dinámicas y una estructura de subdivisión espacial para compartimentación  del  espacio  resultante  en  los  sucesivos  planos  de  trabajo.  El  primer  orden  estructural  es  de  hormigón  armado en su totalidad, quedando constituido por los dos fustes verticales y las seis plataformas de grandes  vigas que sostienen, a su vez, el segundo orden estructural formado por las estructuras ligeras de los pisos  intermedios a modo de edificios apilados uno encima de otro.   
  8. 8. ESTRUCTURAS MIXTAS > ESUDIO DE CASOS: EDIFICIO BANCO BILBAO                Arquitecto: Francisco Javier Sáenz de OÍza                              SOSTENIBILIDAD E INNOVACIÓN EN CONSTRUCCIÓN Y TECNOLOGÍA_         MUPAAC   (Universidad de Alcalá de Henares)                         Profesores: Alberto Alarcón y Gema López                                                                                     Autor: Cristina Jiménez Pulido      Esta  segunda  estructura  se  resolvió  finalmente  apoyada  en  la  `macroestructura´  de  hormigón,  se  realiza  totalmente  en  acero,  incluido  los  forjados  de  piso  construidos  con  chapa  plegada.  Al  ser  una  estructura  localizada, sus secciones son mínimas, para una económica situación de luces de vanos. Cada cinco plantas la  estructura principal de hormigón brinda una planta totalmente diáfana y sin pilares en sus 20 x 40 m., lo que  supone que un 20% del programa total de oficinas constituye un ambiente único de trabajo. Aunque en un  principio Oíza pretendía alojar en el canto de las plataformas de hormigón los complejos de instalaciones, de  modo que cada sector fuera autónomo no sólo estructural sino  también funcional y tecnológicamente (el BB  proponía  en  un  principio  distintos  sectores  de  oficinas  con  algunas  de  ellas  destinadas  para  alquiler).  Finalmente las plantas de instalaciones se sacarán del entrevigado de las plataformas pero, aún así, en vez  de  establecerse  una  sola  planta  tecnológica  en  cabeza,  permanecerán  las  instalaciones  en  tres  plantas  dispuestas  sectorialmente  (niveles  10,  20  y  30  complementadas  con  una  completísima  central  de  instalaciones  en  el  último  sótano)  que  contribuyen,  además,  a  darle  ritmo  a  la  fachada  del  edificio.  Esta  decisión, unida a la de que la estructura metálica de segundo orden se apoyara sobre las plataformas de  hormigón  en  lugar  de  colgarse  (posibilidad  que  también  se  barajó  durante  el  proceso  de  proyecto)   concedieron a las grandes oficinas diáfanas que se situaban bajo la gran estructura colgante de hormigón  armado un incremento de volumen interno por el incremento espacial que supone el espacio entre vigas.   En la propuesta queda establecido otro principio fundamental de la arquitectura de Oíza como es el de que  la altura de una planta es función de la superficie libre de ésta y que viene ya expresado por clásicos como  Alberti o Palladio. 
  9. 9. ESTRUCTURAS MIXTAS > ESUDIO DE CASOS: EDIFICIO BANCO BILBAO                Arquitecto: Francisco Javier Sáenz de OÍza                              SOSTENIBILIDAD E INNOVACIÓN EN CONSTRUCCIÓN Y TECNOLOGÍA_         MUPAAC   (Universidad de Alcalá de Henares)                         Profesores: Alberto Alarcón y Gema López                                                                                     Autor: Cristina Jiménez Pulido        Con  respecto  a  la  imagen  formal  del  edificio,  Oíza,  en  su  propuesta  quería  ofrecer  una  imagen  como  respuesta al control energético del medio físico. El proyecto exploraba la compleja definición del concepto  de  umbral,  una  zona  límite  de  penetración  de  lo  exterior  en  lo  interno  y  de  proyección‐  fisiológica  y  sicológica‐ de lo interior en lo externo. De esta manera, la tirante superficie vítrea formada por un muro  cortina de vidrio y acero cortén (similar a la que construyó Saarinen en el Deere & Company) que envuelve el  medio interno acondicionado, se provee de una segunda envuelta o fachada sensible CON un sistema fijo de  elementos  de  parasol  metálicos  que  determinan,  en  definitiva,  este  concepto  de  situación  de  umbral.  El  vacío que queda entre este desdoblamiento de la piel sirve además para la protección solar,  para la limpieza  del edificio y tiene también un efecto de quitamiedos que es un tema que preocupaba al autor.           En función de la orientación y el soleamiento la solución de este “segundo anillo” de fachada va variando. En  el  sur  y  en  este,  los  parasoles  horizontales  están  formados  por  ménsulas  de  acero  y  rejillas  de  aluminio  anodizado en color bronce, formando una especie de visera de metal. Esta misma solución se adopta en la  fachada norte, pero disminuyendo el ancho de dicha visera de metal. En la fachada oeste, como protección  de  los  rayos  de  sol  directos  a  poniente,  Oíza  coloca  un  parasol  vertical  de  vidrio  de  color  verde  de  alta  resistencia. Esto provoca, además de una adecuada respuesta a los condicionantes medioambientales, unos  juegos lumínicos, de luz y sombras que dinamizan las fachadas y crean una textura viva, cambiante ante la  luz del sol. 
  10. 10. ESTRUCTURAS MIXTAS > ESUDIO DE CASOS: EDIFICIO BANCO BILBAO                Arquitecto: Francisco Javier Sáenz de OÍza                              SOSTENIBILIDAD E INNOVACIÓN EN CONSTRUCCIÓN Y TECNOLOGÍA_         MUPAAC   (Universidad de Alcalá de Henares)                         Profesores: Alberto Alarcón y Gema López                                                                                     Autor: Cristina Jiménez Pulido      La otra decisión formal que caracteriza el volumen del edificio es la introducción de esquinas redondeadas,  de inspiración wrightiana, y que le confieren gran dinamismo al edificio.                                          Para Oíza, la esquina convencional obedecía a una tecnología superada de ladrillo o de piedra que merecía  ser revisada. Al problema del control climático que provoca la esquina, se une la acción de cargas dinámicas  (viento)  que  aconsejan  su  redondeo,  como  prueba  la  propia  experiencia  del  tiempo  actuando  sobre  los  viejos edificios. Así, el concepto clásico de esquina como problema singular es afrontado de forma nítida en  el edificio. Oíza proyecta locales con doble orientación para una misma área de trabajo, locales con doble  carga  de  acondicionamiento  o  de  control  ambiental  que,  para  él  no  pueden  justificarse  racionalmente  hablando por lo que se replantea el problema que supone en los justos términos funcionales.   Oíza consideraba que el falso concepto de Arquitectura Industrial como arquitectura de base estrictamente  prismático‐ortogonal,  carecía  de  fundamento  serio.  Por  ello,  la  coherencia  de  las  nuevas  formas  de  edificación con las formas que brinda el mundo de los objetos de nuestro tiempo, debía cumplirse con el  mismo rigor histórico que siempre las ha identificado como pertenecientes a una etapa de la cultura que las  abarcaba y englobaba, desde el objeto más ínfimo hasta la propia forma metropolitana. Así la propuesta  para el BB ofrece un exterior nítido, pero protegido energéticamente (y por tanto también económicamente)  mediante elementos de control climático  de la incidencia perturbadora del medio físico. Así, se encierran  espacios de oficina flexibles con un cerramiento mediante el cual el exterior penetra al interior a través de  esta fachada‐esponja de piel sensible. 

×