Capitulo 5

232 views

Published on

Published in: Travel, News & Politics
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
232
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
3
Actions
Shares
0
Downloads
1
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide

Capitulo 5

  1. 1. PROPUESTA La moda para muchos puede ser un estilo de vida como para los diseñadores y los modelos. Los estilos y tendencias deben de ir de acuerdo con la persona que ocupa determinada prenda; las personas se tienen que ubicar en su edad, trabajo y gusto por la moda, para que alguien se pueda ver moderno, se tiene que ver bien no sólo es traer ropa de la tendencia que llegó al mercado si no tiene que buscar que vaya con su carácter, fisonomía, edad, pero sobre todo se tiene que sentir bien consigo misma para que en realidad comunique esa moda que le atrae. Para ello es importante conocer que existen diferentes tipos de cuerpo, y cada uno necesita algo específico para resaltar sus mejores atributos y esconder sus pequeños defectos. Lujos y razones suelen ser un punto de contradicción que rebasa a muchos adolescentes: es difícil que comprendan que una playera cubre la misma función tenga o no la marca o estilo de moda, y para muchos de ellos se vuelve un problema vital el hecho de comprar los artículos que la publicidad les sugiere. Por ejemplo, uno de los artículos donde la juventud encuentra una fuente de originalidad y definición de su personalidad son los tenis. Los fabricantes, sin ningún pudor o prudencia, han generado toda clase de artilugios, colores, plataformas, y diseños para crear verdaderas obras en cada par de tenis. Muchos dicen ser ergonómicos, aunque otros son simplemente llamativos. El caso es que los adolescentes encuentran en sus tenis una forma de comunicación y la distinción de su propia personalidad. Cuando los tenis sirven para algo más que caminar, son una señal de identidad y una forma simbólica de juventud, estatus, originalidad y estilo personal. Bueno, querer vestirte a la moda para salir con tus amigos o amigas es muy normal a tu edad siempre y cuando tus padres tengan dinero para comprarte lo que te gusta. El problema de la moda adolescente es que los padres a veces no están muy de acuerdo en 39
  2. 2. las extravagancias al vestir. Tus padres también tuvieron adolescencia y tal vez ellos también ponían con los pelos de punta a tus abuelos. Aquí lo interesante es tratar de saber que es lo normal. Lo importante es que tú encuentres tu identidad al vestirte, pero que no salgas lastimado en el intento, y me refiero a que si decides vestirte de negro con toda su parafernalia, o con la ropa toda rota, con determinado corte de cabello, pues que sea para tratar de comunicar cosas buenas, por ejemplo tu identidad, tu personalidad única y original, pero mucho ojo, ten cuidado de no caer en manos de grupos que te pongan condiciones o pruebas que puedan lastimarte obligándote a hacer cosas que tu no quieres hacer como condición para pertenecer a ellos. Otro caso es la afición por la ropa de marca, todo un reto económico $$ para tus padres. Como los tenis, los hay de todos colores y modelos y todos cumplen la misma función: sirven para caminar, pero en el caso de los adolescentes sus tenis son una señal de identidad, estatus, estilo y originalidad. A los jóvenes les gusta explorar con la moda, con la creatividad, les gusta atreverse con su indumentaria. Cada generación tiene nuevas formas y colores con respecto a la moda. Todo esto te llega a generar gastos innecesarios, no te dejes llevar por las marcas. Opta por otras formas de vestir no tan costosas, no es necesario estar comprando ropa a cada rato si aprendes a combinar la que tienes. Otra alternativa para no afectar tanto tu economía o la de tus padres es que no compres ropa obligatoriamente en tiendas de prestigio hay muchos lugares donde hay ropa de calidad y mas económica. Es por eso que es maravillosa esta etapa, vívela y disfrútala y recuerda, trata de negociar con tus padres, no hay necesidad de pelear. 40

×