Montefusco


Pateando
Pateando el Estribo –Relato por Milonga- Omar Moreno Palacios


     Si señores, soy sureño del garr...
Dulce guitarra española como carne de bagual,
    Donde canta este zorzal las calandrias hacen cola.

Se atropellan las ch...
Charlatanes de cocina, me tienen medio pasao,
            Y bastante repunao señores de cartulina.

         El veneno que...
Me echo tierra sobre el lomo igual que toro empacao,
   El músculo amartillao y en el aspa varios plomos.

     Si yo fuer...
Upcoming SlideShare
Loading in …5
×

http://pampamagna.blogspot.com Pateando El Estribo

1,517 views

Published on

  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

http://pampamagna.blogspot.com Pateando El Estribo

  1. 1. Montefusco Pateando Pateando el Estribo –Relato por Milonga- Omar Moreno Palacios Si señores, soy sureño del garrón hasta las clinas, Un panal para las chinas, espadaña del nutriero. Cantor y serenatero, pájaro de alas inquietas. Traqueteao como chancleta con asperencia crotera De antigua estirpe guerrera dimana mi papeleta. Hijo de Dios, imperfecto rindo culto a la amistad, El bronce de la verdad entropilla los afectos. Detesto cualquier proyecto obsecuente adulador, Con revoque de señor y disimulando el carancho, Por limpio que sea el chancho siempre es chancho y tiene olor.
  2. 2. Dulce guitarra española como carne de bagual, Donde canta este zorzal las calandrias hacen cola. Se atropellan las chingolas por el asunto e´las cuestiones. Cuervos y lechuzones me quisieron desplumar y que apuro por cantar le a dentrao a los gorriones. Aprendí en los redomones si hace frío y si es temprano. A ser precavido y liviano y dispuesto a los garrones. Entre matungos sobones que no gatillan las patas, La dignidad se abarata y se empieza a desteñir, No es cuestión de confundir retreta con serenata. Astuto como indio herido pa´mezquinar la persona A la mentira embrollona en un mundo confundido. Soy de raíz abstraído con flores y con espinas Y mi conciencia argentina no es chicharrón de vizcacha, Ni tampoco oveja guacha que la corren las gallinas. Y ya pego la sentada pa´corcovear al descuido, Una torcida un quejido y al estribo una patada. Tengo cuchilla afilada en la zurda poncho fino, Pa´cualquier bicho dañino sea de adentro o de afuera, Y no tengo más bandera que el pabellón argentino.
  3. 3. Charlatanes de cocina, me tienen medio pasao, Y bastante repunao señores de cartulina. El veneno que camina, el mediocre, el resentido. El ventajero el bandido, orejeando los baruyos, Que anda a salto de yuyos, como el cuis a los quejidos. Y me molesta el bocón, puro jarabe de pico, Manejados del hocico, como toro de galpón. Son frágiles de opinión cuando la taba es culera, Pero, de cualquier manera como se han puesto baqueanos, Se les rebalsan las manos recorriendo las tramperas. Mi hermano herido en un ala es un tigre que tranquea, Pero a ese naides lo arrea con un rebenque de chala. Cuando la patria echó mala, dio la vida sin cumplido. En las buenas abstraído como daga amocosada, Pero cuidao la patada del mancarrón distraído. Los facones caroneros las boleadoras el lazo, Lanza, sable, trabucazo torciendo los entreveros. Lobunos, gatiao, overos, se jugaban escarciando. El tiempo de andar patriando tan solo paró rodeo. Cada gaucho, cada gaucho es un museo con las armas descansando.
  4. 4. Me echo tierra sobre el lomo igual que toro empacao, El músculo amartillao y en el aspa varios plomos. Si yo fuera mayordomo de mi país a lo ancho, Pondría guardacaranchos, a lo largo curanderas, Un sapo en cada bichera y un chiquero pa´los chanchos. Tito Saubidet

×