Clase VIOLENCIA Y DISCAPACIDAD

2,398 views

Published on

Published in: Education
  • Be the first to comment

Clase VIOLENCIA Y DISCAPACIDAD

  1. 1. Instituto Pablo VI - Instituto de Teología Curso de Introducción en la Educación Especial Segunda parte 10 de SEPTIEMBRE de 2013
  2. 2. TEMA: Violencia y discapacidad Docente: Hilda Gabriela Galletti (Prof. y Lic. en Psicología (U.N.L.P). Diplomada superior en Cs. Sociales con mención en Género y Políticas Publicas - Maestranda en Genero Sociedad y Políticas Publicas (F.L.A.C.S.O)
  3. 3. 1 Diferencias /Diversidad / Violencias Violencias y discapacidad Factores sociales, familiares y personales. Construcción y sostenimiento de vínculos violentos. 2 – ¿Lo esencial es invisible a los ojos? Indicadores clínicos de situaciones de violencia . Marcas psíquicas del maltrato. Conocimientos / desconocimientos . Revictimización / resiliencia. 3- Reflexiones finales. Interrogantes y búsquedas. Alternativas posibles.
  4. 4.  ¿En la variedad está el gusto o el disgusto?  Diferencias desigualadas y discriminación.  Estereotipos y mitos.  Diversidad y reconocimiento de las subjetividades
  5. 5. La discapacidad según la O.M.S.  La discapacidad abarca las deficiencias, limitaciones de la actividad y/o restricciones de la participación.  Las deficiencias pueden afectar a una estructura o función corporal.  Las limitaciones de la actividad son dificultades para ejecutar acciones o tareas  Las restricciones de la participación son problemas para participar en situaciones vitales.
  6. 6. Por consiguiente, la discapacidad es un fenómeno complejo que refleja una modalidad de interacción entre las características del organismo humano y las características de la sociedad en la que vive. (Informe mundial sobre discapacidad OMS y grupo del Banco Mundial, agosto de 2012)
  7. 7. Violencias y desubjetivación ¿Ellos y/o nosotros? No se trata de ellos discapacitados y nosotros “capacitados”. Se trata de rescatar el respeto por las subjetividades de todos y el reconocimiento de las individualidades.
  8. 8.  ¿Para cuando todos y cada uno? Solamente considerando al discapacitado como sujeto le devolveremos la dignidad que le quitamos cuando no lo reconocemos como: sujeto pensante, deseante, sufriente, formando parte de una familia, de una escuela, de una comunidad .  La desubjetivación es una forma de violencia socialmente aceptada bajo el paraguas de un paternalismo objetivante y protector
  9. 9. Microviolencias Estas prácticas abren camino a las microviolencias, conductas sutiles y estrategias para controlar al sujeto discapacitado y atentar contra su autonomía. Las microviolencias son violencias blandas, pequeñas tiranías casi imperceptibles que legitiman conciente o inconcientemente controles y abusos de poder naturalizados por la sociedad, las familias y muchas veces por quienes los padecen.
  10. 10. Si de violencias se trata… Las violencias comprenden desde los actos manifiestamente violentos como homicidio/femicidio/infanticidio, maltrato físico y verbal, agresión sexual, aislamiento físico y emocional, hasta aquellos por abandono y falta de atención. Todos se basan en la subordinación y el desprecio a que se somete a un ser humano, por su condición de discapacitado.
  11. 11. Las nociones de “sentido común” están empapadas de microviolencias y se nutren de mitos, prejuicios y estereotipos que se reproducen por intermedio de las instituciones: familias, medios de comunicación, y la sociedad en su conjunto, sosteniendo y reproduciendo los distintos tipos y modalidades de violencias. Los mitos sostienen los estereotipos y dan racionalidad a las características vinculares violentas, impregnadas de control y paternalismo que se reproducen de modo naturalizado por sentido común.
  12. 12.  “su hijo no sobrevivirá más de unos pocos años”, “su hijo es un vegetal, nunca será como una persona”.  frases dichas por el personal de salud, que para algunas madres y padres significaron retos y buscar contradecir los fatales pronósticos, pero para otros condujeron a aislar a su hijo, no brindarle tratamientos y en muchos casos recurrir al maltrato como una forma de manifestar la impotencia vivida ante la situación de enfermedad de su hijo. 
  13. 13. El factor social es uno de los que sostiene la inferiorización y permite la naturalización de las violencias, también factores propios de la historia familiar, de la modalidad de construcción y sostenimiento del vínculo con el/los agresores y de la estructura psíquica de cada uno. Todos son igualmente importantes
  14. 14. Las violencias contra los discapacitados en las familias, en la escuela, en el trabajo, son múltiples y no siempre visibles, el clima que se corta con un cuchillo, el abandono y la falta de afecto y cuidados son también formas de violencias.
  15. 15. La OMS (Informe Mundial sobre Discapacidad OMS y Grupo del Banco Mundial. 2012) destaca que la estigmatización social, la discriminación y la ignorancia, así como la falta de apoyo para las personas cuidadoras, acrecientan la vulnerabilidad frente a la violencia tanto para aquellos discapacitados que están en establecimientos sanitarios y/o educativos, como en el seno de sus familias.
  16. 16. La obligación de atender a un sujeto con discapacidad puede suponer una carga extraordinaria para los familiares, con lo que aumenta el riesgo de que sufra malos tratos. Quienes padecen discapacidades que afectan a la comunicación o a su cognición pueden ser especialmente vulnerables a los malos tratos, ya que las dificultades para comunicarlo pueden impedir que denuncien las experiencias.
  17. 17.  El maltrato hacia las personas con discapacidad, en las instituciones de cuidado, establecimientos sanitarios y de educación, se potencia cuando empleados en situación de poder frente a un sujeto vulnerable descargan esa violencia, cuando no hay controles externos y el poder estatal no se da por enterado o no interviene lo necesario.
  18. 18.  Las violencias según edad y género  Las mujeres discapacitadas, soportan una doble discriminación y son objetos de violencias en tanto mujeres y discapacitadas.  Los niños y niñas discapacitados son también violentados, por su particular vulnerabilidad debida a la dependencia infantil del adulto y por su condición de discapacitados.  Los ancianos discapacitados padecen maltrato activo y abandono, la situación es similar a la infancia.
  19. 19. Si agravantes, no causas… Las psicopatologias, junto al consumo de alcohol y sustancias psicoactivas, pueden correlacionarse positivamente con la construcción y sostenimiento de violencias pero no deben confundirse con sus causas. Cuando una persona ha sido previamente degradada, fragilizada, y se la percibe además como vulnerable e incapaz de defenderse se convierte en el blanco de la violencia.
  20. 20.  En los casos mas graves se registran tendencias suicidas, depresión severa, aislamiento afectivo, mutismo, estallidos de auto o hetero agresión, violencia contra animales, pérdida de toda capacidad productiva y de creatividad, abuso de alcohol, drogas, medicamentos (analgésicos y/o psicofármacos) motivados por un intento de tramitar el malestar físico o emocional generado por las situaciones de violencia.
  21. 21. Malestar y sentimientos de devastación del yo. Cuando una persona es degradada y maltratada sistemáticamente disminuye su autoestima y sentimiento de autoeficacia, puede pensar que merece los castigos y que es incapaz de cuidar de si, una carga para su familia, tener inseguridad, miedo intenso, aislamiento social y dependencia del/los agresores, ansiedad y sintomatología somática, dependiendo de la discapacidad puede desarrollar sintomatología compatible con estrés postraumático.
  22. 22. Los indicadores clínicos incluyen un amplio rango de respuestas cognitivas, conductuales, emocionales, interpersonales y físicas que pueden ser clasificadas en: Indicadores de disfunción o de malestar psicológico; Indicadores de lesiones y maltrato físico, cambios y deterioro del patrón de vínculos afectivos, familiares y sociales, cambios y deterioro del esquema cognitivo, la capacidad de resolución de problemas y habilidades cognitivas en general. .
  23. 23. Conocimientos/desconocimientos (Ojos que no ven corazón que no siente) Muchos docentes desconocen la especificidad de las violencias que padece el discapacitado, sus formas de expresión, y sobre todo la gravedad y frecuencia de estas modalidades vinculares. En algunos casos hay miedos por parte de los docentes, temor a comprometerse, falta de apoyo de la institución y pocas motivaciones para superar esos desconocimientos, y hasta una intención clara de invisibilizar el tema.
  24. 24. Revictimización (De la ceguera a la vista gorda) En la ignorancia, los miedos, la falta de apoyo, las negaciones y la confusión, lo insoportable se esconde y solo se ve lo que se quiere ver o se hace la vista gorda. Cuando el docente actúa en ocasiones se desalienta por falta de apoyo de las personas cercanas, desconocimiento de los resortes judiciales y por no saber construir redes de acción para trabajar en equipo. No actuar es re-victimizar, es ser cómplice, es guardar silencio y sostener la victimización.
  25. 25. Resiliencia (¿Que hacemos los docentes para promover- la en sujetos con discapacidad? ) “Pienso que todos tenemos la semilla de la resiliencia, de cómo sea regada dependerá su buen crecimiento” (Palabras de un adolescente, en L Hiton, La voz de los jóvenes, 2004) -¿Regamos la semilla? -¿Cuánto tiempo? - ¿Cómo y en que casos? - ¿Dónde tenemos la mirada, en lo que los sujetos discapacitados pueden o en lo que les falta?
  26. 26. La resiliencia es un conjunto de procesos sociales e intrapsíquicos que posibilitan tener una vida sana en un medio insano, estos procesos se realizan a través del tiempo dando afortunadas combinaciones entre los atributos del sujeto y su ambiente familiar y socio cultural, No es un atributo del sujeto sino que es un proceso que caracteriza un complejo sistema social en un momento determinado. (Rutter, 1992)
  27. 27. Reflexiones y proyecciones posibles Los cambios solo serán posibles a partir de la formación, la información, el compromiso y la conciencia de que las violencias contra los discapacitados nos afectan a todos, no son solo un problema propio de esa persona o esa relación violenta o de esa familia, sino que son un problema social global de dimensiones que afecta gravemente la calidad de vida y puede llevar a la muerte.
  28. 28. Interrogantes y búsquedas: Tareas para docentes inquietos ¿Sabemos mirar y escuchar lo que el otro nos ofrece como sujeto deseante, sufriente, vivo…? ¿Desde donde vemos cuando miramos y escuchamos? ¿Lo que queremos ver y oír impacta/ oscurece nuestra percepción? ¿Qué nos pasa cuando lo que aparece adquiere la dimensión de lo insoportable? ¿Escondemos la cabeza o abrimos la mente y los sentidos para construir alternativas posibles?
  29. 29. ¿Qué vemos y que oímos? Si solamente vemos y oímos lo que el otro no puede o no tiene, no podremos acercarnos al verdadero sujeto de esta historia, al que desea aunque no lo sepa, al que late y vive mas allá de la discapacidad que lo marca. La discapacidad, cualquiera sea, sensorial, intelectual o motriz, no afecta al sujeto en su totalidad, lo que marca es la mirada de los otros, los que lo encuadran en la categoría de lo diferente, en menos, ver y oír no alcanza, es necesario que nuestra mirada y escucha rescate lo que hay de singular y de propio.
  30. 30. Toda intervención que hagamos como docentes y/ o profesionales de la salud, en cualquiera de los momentos evolutivos, debería tener como objetivo la promoción de las fortalezas o factores resilientes individuales y familiares, de modo que puedan enfrentar sus problemas y salir fortalecidos, contando con dispositivos grupales como una modalidad eficaz. Las acciones aisladas, quedan frecuentemente en las buenas intenciones y se produce el agotamiento y la frustración de quien lo lleva adelante en soledad.
  31. 31.  Según pasan los años…  En la antigua Grecia a los niños con discapacidad se los tiraba del monte Taigeto, hoy esto horroriza y se nos hace incomprensible.  En nuestra cultura actual, a veces, se arroja al niño con una marca indeleble al vacío, al vacío de la indiferencia, la infantilización eterna o el de las supertecnologías.
  32. 32.  Estudios médicos interminables o tratamientos a montones van alejando al niño del lugar de disfrute y compartir junto a su familia, llegando los padres a perder el registro de lo que le pasa a su hijo y desconfiando de sus capacidades de maternaje/paternaje, solo sabiendo que deben estimularlo y llevarlo de especialista en especialista para su bien.
  33. 33. A modo de conclusiones  Bien ¿Para quién? ¿para el niño? ¿para sus padres? ¿para que la sociedad lo acepte?  Tener en cuenta como acompañamos a las personas con discapacidad, desde donde, que posición personal asumimos en este proceso de acompañamiento.  Es este el desafío mas amplio que nos permitirá reconocer nuestros prejuicios y luchar contra las violencias, acompañando en el empoderamiento subjetivo a las personas con discapacidad.
  34. 34. Los cambios solo serán posibles a partir de la formación, la información, el compromiso y la conciencia de todos los que estamos de alguna manera relacionados con el tema, afectivamente, académicamente, como profesionales en la atención de la salud o en la educación, como investigadores y como parte de una cultura que necesita renovarse en la atención y el respeto por la diversidad.
  35. 35. Bibliografía GIBERTI E. Abuso contra niños y niñas: un dato político. Para CLADEM Uruguay, (20011). SCHORN M. Discapacidad, una mirada diferente, una escucha diferente, Ed. Lugar, Bs. As. (2008). NUÑEZ B. Familia y discapacidad, de la vida cotidiana a la teoría. Ed. Lugar, Bs. As. (2010).
  36. 36. Organización panamericana de la salud. Manual de identificación y promoción de la resiliencia, Ginebra ( 2011). HILTON L, La voz de los jóvenes, O.M.S., Ginebra (2004). AZNAR-CASTAÑON, ¿Son o se hacen?, Noveduc, Bs. As. (2008).
  37. 37. URBANO-YUNI, La discapacidad en las escena familiar, Ed. Encuentro, Córdoba (Arg), (2008). VERDUGO ALONSO, Actas de las III Jornadas de investigación sobre discapacidad, Ed. Amarú, Salamanca (Esp), (1999).
  38. 38. DE VALLE DE RENDO- VEGA, Una escuela en y para la diversidad, Ed. Aique, Bs. As. (1998). SARRIONANDIA-VERDUGO ALONSO, La declaración de Salamanca 10 años después, Ed. Univ. de Salamanca, Salamanca (2004).

×