El bicentenario mariiam 6.1

791 views

Published on

Published in: Travel
0 Comments
0 Likes
Statistics
Notes
  • Be the first to comment

  • Be the first to like this

No Downloads
Views
Total views
791
On SlideShare
0
From Embeds
0
Number of Embeds
125
Actions
Shares
0
Downloads
2
Comments
0
Likes
0
Embeds 0
No embeds

No notes for slide
  • Q
  • El bicentenario mariiam 6.1

    1. 1. el bicentenario <ul><li>Bueno gente este es mi primer pots espero que les guste es un trabajo practico de nuestra nación en donde se analizan los 200 años desde nuestro primer gobierno patrio en el cual se ven dictaduras, golpes militares, entre otra. En este trabajo analizamos sobre nuestro país que fue fundado a bases de ideologías liberales y vemos si en la actualidad se mantienen vigentes.. espero que les guste </li></ul>
    2. 2. 25 de mayo <ul><li>Cuando un pueblo toma la iniciativa de encarar un proyecto que implicará la transformación total de su idiosincrasia, dos ingredientes se hacen indispensables: valor y decisión. Valor para llevar a cabo una empresa que pone en riesgo la seguridad de un estilo de vida y decisión para actuar con firmeza en las situaciones extremas. Para los criollos esa situación extrema se produjo en mayo de 1810, cuando llegaron a Buenos Aires. Las noticias de un clima caótico en la Metrópoli: el rey legítimo Fernando VII había sido encarcelado por Napoleón y sustituido por el hermano de este. Criollos y españoles se unieron entonces para formar un gobierno de emergencia frente al francés usurpador. Aquí vieron la oportunidad que tenían para dejar de ser una colonia monopolista para ser un país independiente, basado en el libre comercio con Inglaterra. Pero los criollos ya tenían en sus corazones el germen del espíritu independiente y democrático que alcanzaría su punto, culminante en el Cabildo abierto del 22 de mayo. Es a partir de ese momento que al país se plantea dejar de ser colonia para formar una verdadera Nación bajo la guía de ilustres figuras con grandes cualidades: el valor y las condiciones militares de Cornelio Saavedra; la pasión democrática de Mariano Moreno; la decisión de Juan José Paso; la valentía y la inteligencia de Manuel Belgrano; la erudición de Juan José Castelli; la consagración total de Alberdi; la vocación republicana de Azcuénaga y la generosidad de Matheu y Larrea. Sin embargo, no debemos caer en la falsa ilusión de un 25 de mayo con paraguas y las cintas celestes y blancas. La revolución no fue tan pacifica como aparento y muchas veces se impuso con violencia ante sus oponentes. Como toda ruptura, ella trajo aparejadas temores, desgarros y dolor. Cada año, desde 1813 (fecha en que la Asamblea instituye el 25 de mayo como fiesta patria) festejamos un cumpleaños en el que todos imprimimos en esos ideales de 1810 nuestros nuevos ideales del 2008. Es indudable que para asumir el rol protagónico que nos corresponde en la historia actual de nuestro país, todos, sin excepción, necesitamos el valor de Saavedra, la cultura de Moreno, la decisión de Paso, la inspiración de Belgrano, el entusiasmo de Castelli, la caridad de Alberdi, la vocación de Azcuénaga y el desprendimiento de Matheu y Larrea. Es nuestro deber, entonces, recoger la herencia de estos grandes patriotas para conformar el país del presente y del futuro. </li></ul>
    3. 3. Una revolución sin tiros <ul><li>La novedad de la revolución, la trajo la fragata inglesa Juan Paris, que recalo en Montevideo el 13 de mayo de 1810. Finalmente, se confirmo lo que más temían las autoridades del Río de la Plata: el último vestigio borbónico había caído en manos de Napoleón. El virrey Cisneros, temeroso de las noticias que llegaban de España, alborotaron el avispero local, había recomendado a los funcionarios orientales que inspeccionaron cuidadosamente las naves provenientes del viejo mundo y retuvieron cualquier documentación inconveniente que viniera en ellos. Sin embargo, los recaudos no sirvieron de mucho: la mala nueva corrió como reguero de pólvora y a los pocos días Buenos Aires estaba enterado de la disolución de la junta central de Sevilla. Eran los que desde hacia tiempo, acariciaban la idea de sacarse de encima la tutela de la corona española y tener un gobierno propio. Esta vez la ocasión parecía haber llegado servida en bandeja: el poder estaba bacante y el virrey ya no representaba a nadie. Las brevas estaban al fin maduras, no había tiempo que perder. El sábado 19 de mayo, los integrantes del conciliábulo furtivo, que solían reunirse en la casa de Rodríguez Peña, llegaron a la sita. No falto nadie. Luego de un par de horas de discusión, el plan de acción quedo acordado. Al día siguiente Saavedra y Belgrano entrevistaron a José Lezica, para la convocatoria de un cabildo abierto para tratar la delicada situación. Castelli se reunió con el síndico Leiva. La elección del los voceros no era arbitraria. Saavedra era el hombre fuerte de la plaza y los reputados abogados del medio. Los patriotas dejaron claro en que si el virrey ya no accedía al pedido, el pueblo obraría por su cuenta. Por las dudas, Franch y Berutti tenían a la gente de los arrabales lista para entrar en acción cuando fuera necesario. En las horas siguientes hubo agitados contactos: de los funcionarios con los cabildantes, de estos con Cisneros, del virrey con los comandantes de los regimientos. Lo que yo quiero saber es si ustedes me van a apoyar o no les pregunto a los hombres de armas esa misma tarde. Apoyemos lo que resuelva el cabildo abierto, respondió, sin circunspecto como siempre, Saavedra, el jefe de los patricios. Al día siguiente, desde temprano, el publico se arracimo en las inmediaciones del ayuntamiento. ¡Cabildo abierto! Le gritaba en los oídos de los funcionarios que ingresaban al recinto. Mientras los cabildantes deliberaban, afuera crecía la agitación. Había que esperar la decisión del virrey, que tenía la última palabra de todo. Esta llego cuando los ánimos comenzaban a caducarse: habrá cabildo, pero solo se le permitirá entrar a los vecinos de distinción y nombre. Nada de populacho. La lista la confeccionaban los funcionarios y se cruzaran esquelas nominales. Además, habrá riguroso control en las bocacalles; nadie que no este invitado podrá participar. Esa misma tarde, el grupo revolucionario volvió a deliberar. Es una trampa, dice alguno, lo único que quieren es ganar tiempo. Saavedra se suma al conclave; sabe que, a esta altura algunos desconfían de el y, para tranquilizarlos, les dice que esta bajo control, que sus hombres controlan las esquinas. Franch y Berutti asienten: ellos es encargaran de que no pase ningún monárquico. Además, tiene esquelas para invitar por su propia cuenta. No, no les será fácil a los españoles burlar al pueblo, todo esta preparado para el gran día . </li></ul>
    4. 4. Cabildo abierto <ul><li>El martes 22, a la hora convenida solo se presentaron 251 de los 450 invitados. Entre los presentes hay jefes y oficiales, el clero en pleno, burócratas coloniales, abogados y vecinos. La mayoría de los ausentes era gente que responde al virrey. El primero en disertar fue el obispo Lúe Rivera. Agraviado con sus mejores galas y aportando las leyes de indias en sus manos, arremete contra las pretensiones criollas: “el mando solo podrá venir a mano de los hijos del país cuando ya no hubiese un solo español en America”. Cuando el clérigo concluye su perorata, Juan José Castelli, se levanta de su asiento y pide la palabra. Demuele, uno a uno, los argumentos vertidos. Que tras la desilusión de la junta de Anda Lucia y con el rey preso de los franceses, no quedaba gobierno legítimo en España, dice. Que, por tanto, los derechos de soberanía revertían el pueblo, declama. A votar a votar, exigen los criollos. Restan aun algunos discursos, pero la suerte del virrey y sus amigos esta echada. Cuando se cuentan los votos, por mayoría, se decide el apartamiento de Cisneros y se faculta al cabildo para nominar la junta de gobierno que tomara el mando. Los trámites de la junta quedan para el día siguiente. Parecía que los patriotas se saldrían no más con la suya, pero no imaginaban que los burócratas del cabildo tratarían de torcer la voluntad de los vecinos. Grande fue la sorpresa cuando el día 23, se dio a conocer, el nuevo gobierno, encabezado por el mismísimo virrey de puesto e integrado, entre otros, por Saavedra y Castelli. Por lo visto Leiva no se había entregado. En los cenáculos patriotas comienza a hablarse de traición y afloran los recelos mutuos. Pese a todo, el 24 de mayo, se instala oficialmente la junta. Esa noche hay un gran revuelo en lo de Rodríguez Peña y los dos representantes del grupo, Saavedra y Castelli, anuncian que renunciaran a sus cargos. </li></ul>
    5. 5. El gran día <ul><li>El 25 por la mañana los miembros del cabildo vuelven a reunirse. Había que nominar una nueva junta, ya habían confeccionado su propia lista y estaban decididos a imponerla contra viento y marea. Mientras el cabildo deliberaba a puertas cerradas. Como las horas pasaban y la situación seguía trabada, decidieron dar el golpe de gracia. El tropel, se dirigió al cabildo y ganaron las galerías al grito de: “el pueblo quiere saber de que se trata”, cuando finalmente las puertas se abrieron y estuvieron cara a cara con Leiva, el sindico quiso saber donde estaba el pueblo. Toque la campana, replico Berutti y lo verán ustedes con sus propios ojos. A partir de ese momento los hechos se precipitaron: el cabildo apuró la decisión y la nueva junta, encabezada por Cornelio Saavedra fue proclamada. Enseguida; repiques, salvas coheterias, tiros y gritos inundaron la plaza, éramos libres. HABIA NACIDO LA PATRIA. </li></ul>
    6. 6. El liberalismo en transición <ul><li>A mediados del siglo XIX, el desarrollo del constitucionalismo, la extensión del sufragio, la tolerancia frente a actitudes políticas diferentes, la disminución de la arbitrariedad gubernativa y las políticas tendentes a promover la felicidad hicieron que el pensamiento liberal ganara poderosos defensores en todo el mundo. El liberalismo nace visto como el respeto a la pluralidad cultural, su énfasis en la igualdad de todos los ciudadanos y por su amplio sentido de sufragio. Como así también el liberalismo, tiene su crisis respecto a la democracia y al desarrollo económico, esto le seria importante para su desarrollo posterior. Podemos ver como de cierta forma el liberalismo acepta algunas imprevisiones en le modelo, sin ir mas lejos algunos demócratas como el escritor y filosofo Francés Jean-jaques Rousseau quien no era liberal, se oponía a la red de grupos privados voluntaristas que muchos liberales consideran esenciales para el movimiento. Por otro lado la mayor parte de los primeros liberales no eran demócratas, ni Locke ni Voltaire creyeron en el sufragio universal y la mayor parte de los liberales del siglo XIX temían a la participación de las masas en la política pues opinaban que las clases desfavorecidas no estaban interesadas en los valores fundamentales del liberalismo, es decir que eran indiferentes a la libertad y hostiles a la expresión del pluralismo social. Muchos liberales se encargaron de preservar los valores individuales que se identificaban con una ordenación política y social aristocrática. Pero las cosas cambiaron, gran parte de los logros liberales fueron desvirtuados por las poderosas y violentas corrientes de opinión antiliberal (siglo XIX). Nuestro mundo ya no quiere oír del liberalismo. El término liberal es objeto de condena por doquier. Podríamos decir que los pocos liberales que quedan (Gran Bretaña) habría que clasificarlos como socialistas moderados. El poder publico se halla hoy en día en manos de fuerzas antiliberales. Los programas de tales partidos desencadenaron, la primera guerra mundial y, actualmente por virtud de cuotas de importación y exportación, tarifas aduaneras, barreras migratorias y medidas similares, están aislando cada vez mas a todas las naciones. Estos experimentos socialistas solo han servido para reducir la productividad del trabajo y aumentar la escasez y la pobreza. </li></ul>
    7. 7. <ul><li>En pocas palabras podemos decir, que el liberalismo no puede contentarse con la simple lectura de los primeros liberales y los resultados que consiguieron alcanzar, ya que, el liberalismo jamás logro ese ideario en parte alguna. Tampoco sirven, para ilustrarnos el autentico liberalismo, las manifestaciones de los partidos que hoy se denominan liberales. La lectura de los escritos de los grandes fundadores de la escuela tampoco basta para abarcar actualmente la idea liberal. Por que el liberalismo, en modo alguno, no constituye un doma fijo, ni una doctrina congelada; al contrario, es la aplicación a la vida social de descubrimientos científicos específicos. Como síntesis del origen del liberalismo, podemos decir que tanto los conocimientos económicos, como los sociológicos y filosóficos no han dejado de progresar desde la época de David Hume, Adam Smith, David Ricardo, Jeremy Bentham y Wilhelm Humboldt. La teoría liberal también difiere hoy de la que presentaban aquellos autores, aun cuando las bases fundamentales no hayan cambiado. Cuando uno se encuentra con liberales que admiten la nacionalización de los ferrocarriles, de las minas y de otras empresas, apoyando incluso la implantación de tarifas proteccionistas, hay que llegar a la conclusión de que, en la actualidad, del liberalismo no queda si no el nombre. La historia del liberalismo esta ligada estrechamente con la historia de la democracia, por lo cual es difícil encontrar un consenso sobre lo que hay de liberalismo y lo que hay de democracia en las actuales democracias liberales. “LIBERALISMO: Procura, en ultima instancia, el progreso externo, el bienestar material y no se ocupa directamente, desde luego, de sus necesidades espirituales. No promete al hombre felicidad y contento; simplemente la satisfacción de aquellos deseos que, a través del mundo externo cabe entender” Hoy en día se considera que el objetivo político del neoliberalismo es la democracia, pero en el pasado muchos liberales consideraban este sistema de gobierno como algo poco saludable por alentar la participación de las masas en la vida política. A pesar de ellos el liberalismo acabo por confundirse con los movimientos que pretendían transformar el orden social existente mediante la profundización de la democracia. Debe distinguirse entre lo que el liberalismo defiende, que es el cambio social de forma gradual y flexible, y el radicalismo, que considera el cambio a través de distintos principios de autoridad. Entonces, podemos ver que la idea del liberalismo se dividía en dos: - Establecerse en una forma gradual, sin incluir dentro de las reglas la democracia en virtud de que consideraban la intervención de las masas en la vida política perjudicial. - El radicalismo, la cual consideraba el cambio total, o sea a través de los distintos principios de autoridad. Entre los siglos XVII y XIX, los liberales lucharon contra la opresión, la injusticia y los abusos de poder, al tiempo que defendían la necesidad de que las personas ejercieran su libertad de forma práctica, concreta y material. </li></ul>
    8. 8. HECHOS PUNTUALES DE LA HISTORIA ARGENTINA DONDE TOMA PROTAGONISMO EL LIBERALISMO “ periodo de Juan Domingo Perón” <ul><li>La ideología que influyó sobre quienes redactaron la constitución de 1853 fue el liberalismo, Ideología que había surgido en el siglo XVIII y fue difundida a partir de la revolución francesa. Esta ideología estuvo presente a lo largo de nuestra historia pero fue sufriendo modificaciones acorde a los tiempos que se vivieron. El estado liberal va de la mano de un modelo económico capitalista pero el liberalismo clásico fue fuertemente sacudido a partir de la crisis mundial de 1929 que fue una de las crisis mas fuertes que sufrió el capitalismo. A partir de entonces se implemento primero en Estados Unidos con Roosbell y a partir de la segunda guerra en Europa un nuevo tipo de estado llamado “el estado de bienestar” que sostenía que el estado debía intervenir en la economía para lograr el pleno empleo. Este tipo de estado pretendía en realidad salvar al capitalismo y esto fue muy efectivo tanto en Estados Unidos como en los países europeos. El peronismo surge en estos años y se vera influenciado por estas nuevas ideas. Algunos autores llaman a este tipo de estado el estado social en el cual los trabajadores cobran protagonismo a través de los sindicatos. El estado peronista significo cambios en relación a las políticas económicas pasándose de modelos de desarrollo hacia un modelo de crecimiento hacia adentro. Podemos definirlo como un modelo industrialista, proteccionista y nacionalista. Tendió al desarrollo de la industria nacional a través de los &quot;planes quinquenales&quot; alentaba esta actividad industrial mediante la intervención del estado. También fue nacionalista porque dispuso la nacionalización de los ferrocarriles, teléfonos y gas, estableció el control del comercio exterior mediante el I.A.P.I (Instituto Argentino de Promoción del Intercambio). El estado fijaba los precios de las exportaciones Argentinas, regulaban las importaciones y establecían aranceles que protegían la producción local. Los ingresos que obtenía el estado servían para impulsar el desarrollo de la industria nacional. A la vez estas políticas fueron acompañadas por políticas sociales de redistribución de las riquezas que se tradujo en mejores trabajos y leyes laborales. Como vemos el peronismo no se apartó del modelo capitalista, pero conformando un estado que interviene en la economía y esta es una diferencia con el liberalismo clásico. En los aspectos políticos el peronismo mantuvo el sistema de división de poderes pero se caracterizo por un marcado autoritarismo que se tradujo en persecuciones hacia la oposición (radicales, comunistas, socialistas, etc) y en la censura de prensa. Si bien por una parte favoreció a los sectores trabajadores conquistándose con la ley del voto femenino que en 1951 permitió su reelección, paradójicamente se gano la enemistad de los sectores medios quienes no toleraban la forma de hacer política y la manera de ejercer el poder. El peronismo fue un fenómeno político muy particular. Se le llama estado populista, estado autoritario, estado nacionalista o estado social. Nunca renuncio al modelo capitalista y dentro de el se mantuvo, solo que su propuesta fue el “crecimiento hacia adentro” a través de la industrialización y la redistribución de la riqueza. Todo esto dentro de lo que Perón llamaba “la tercera posición”, una posición independiente tanto de Estados Unidos como de Rusia. </li></ul>
    9. 9. <ul><li>Quizás lo mas criticable de esta época, y desde nuestra visión del siglo XXI sea el autoritarismo con que se gobernó en ese tiempo y donde muchas de las libertades (bandera del liberalismo político) fueron prácticamente anuladas. Periodo de la Dictadura Militar de 1976: El 24 de marzo de 1976 ocurrió lo que muchos esperaban: Isabel Perón fue detenida y trasladada a Neuquén. La Junta de Comandantes asumió el poder, integrada por el Teniente Gral. Jorge Rafael Videla, el Almirante Eduardo Emilio Massera y el Brigadier Gral. Orlando R. Agosti. Designó como presidente de facto a Jorge Rafael Videla. Dispuso que la Armada, el Ejército y la Fuerza Aérea compusieran el futuro gobierno con igual participación. Comenzó el autodenominado ”Proceso de Reorganización Nacional”. José Martínez de Hoz fue designado ministro de Economía y, el 2 de abril, anunció su plan para contener la inflación, detener la especulación y estimular las inversiones extranjeras. La gestión de Martínez de Hoz, en el contexto de la dictadura en que se desenvolvió, fue totalmente coherente con los objetivos que los militares se propusieron. Durante este período, la deuda empresaria y las deudas externas pública y privada se duplicaron. La deuda privada pronto se estatizó, cercenando aún más la capacidad de regulación estatal. Con ese clima económico, la Junta Militar impuso el terrorismo de Estado que, fuera de enfrentar las acciones guerrilleras, desarrolló un proyecto planificado, dirigido a destruir toda forma de participación popular. El régimen militar puso en marcha una represión implacable sobre todas las fuerzas democráticas: políticas, sociales y sindicales, con el objetivo de someter a la población mediante el terror de Estado para instaurar terror en la población y así imponer el &quot;orden&quot;, sin ninguna voz disidente. Se inauguró el proceso autoritario más sangriento que registra la historia de nuestro país. Estudiantes, sindicalistas, intelectuales, profesionales y otros fueron secuestrados, asesinados y &quot;desaparecieron&quot;. Mientras tanto, mucha gente se exilió. Algunas acciones del nuevo gobierno: Suspende la actividad política Suspende los derechos de los trabajadores. Interviene los sindicatos. Prohíbe las huelgas. Disuelve el Congreso. Disuelve los partidos políticos. Destituye la Corte Suprema de Justicia. Interviene la CGT. Interviene la Confederación General Económica (CGE). Suspende la vigencia del Estatuto del Docente. Clausura locales nocturnos. Ordena el corte de pelo para los hombres. Quema miles de libros y revistas considerados peligrosos. Censura los medios de comunicación. Se apodera de numerosos organismos. </li></ul>
    10. 10. la censura <ul><li>Comunicado N° 19, 24/03/76 Se comunica a la población que la Junta de Comandantes Generales ha resuelto que sea reprimido con la pena de reclusión por tiempo indeterminado el que por cualquier medio difundiere, divulgare o propagare comunicados o imágenes provenientes o atribuidas a asociaciones ilícitas o personas o grupos notoriamente dedicados a actividades subversivas o al terrorismo. Será reprimido con reclusión de hasta diez años, el que por cualquier medio difundiere, divulgare o propagare noticias, comunicados o imágenes, con el propósito de perturbar, perjudicar o desprestigiar las actividades de las Fuerzas Armadas, de Seguridad o Policiales. </li></ul>
    11. 11. La guerra sucia <ul><li>La &quot;desaparición&quot; fue la fórmula más siniestra de la &quot;guerra sucia&quot;: el &quot;objetivo&quot; era secuestrado por un comando paramilitar (grupo de tareas o &quot;patota&quot; donde, convertido en un número y sin ninguna garantía legal, quedaba a merced de sus captores. La desaparición de personas fue un programa de acción, planificada con anticipación, estableciéndose los métodos por los cuales llevarlo a la práctica: arrojando a los &quot;desaparecidos&quot; al Río de la Plata (previa aplicación de sedantes) desde aviones o helicópteros militares y en fosas comunes; fusilamientos y ocultamiento de cadáveres, sin ningún tipo de identificación. La represión ilegal. La dictadura de 1976 completó y profundizó el esquema de persecución y exterminio que comenzara sistemáticamente con la Triple A, liderada por López Rega. </li></ul><ul><li>Distribución de desaparecidos según profesión u ocupación </li></ul><ul><li>Obreros………………………………………30,0% Estudiantes......................................................21,0% Empleados.......................................................17,8% Profesionales...................................................10,7% Docentes.........................................................5,7% </li></ul><ul><li>Conscriptos y personal subalterno. de las Fuerzas de Seguridad.........................................2,5% Amas de casa.............................................................3,8% Autónomos y varios.....................................................5,0% Periodistas..................................................................1,6% Actores y artistas.........................................................1,3% Religiosos....................................................................0,3% </li></ul>
    12. 12. La tortura <ul><li>Todos estaban incluidos en la categoría de &quot;enemigos de la nación&quot;. La metodología implementada consistió en la desaparición de personas, las cuales en realidad eran llevadas a centros clandestinos de detención, operados por las FFAA., donde se los sometía a interrogatorios basados en tormentos físicos. Los campos de detención. Se levantaron centros clandestinos de detención y torturas. En estos laboratorios del horror se detenía, se torturaba y se asesinaba a personas. Se encontraban en el propio centro de las ciudades del país, con nombres tristemente famosos, como la ESMA, el Vesubio, El Garage Olimpo, El Pozo de Banfield o La Perla. Existieron 340 distribuidos por todo el territorio. Locales civiles, dependencias policiales o de las propias fuerzas armadas fueron acondicionados para funcionar como centros clandestinos. Estas cárceles clandestinas tenían una estructura similar: una zona dedicada a los interrogatorios y tortura, y otra, donde permanecían los secuestrados. Ser secuestrado o &quot;chupado&quot;, según la jerga represora, significaba ser fusilado o ser arrojado al río desde un avión o helicóptero. Los desaparecidos. Debido a la naturaleza, una desaparición encubre la identidad de su autor. Si no hay preso, ni cadáver, ni víctima, entonces nadie presumiblemente es acusado de nada. (Amnistía Internacional, en su informe sobre la desaparición de personas por motivos políticos). Hubo miles de desaparecidos: la Conadep constató más de 9.000 casos. Los organismos de derechos humanos hablan de más de 30.000. Apropiación de chicos. Además del secuestro de adultos, hubo un plan sistemático de apropiación de niños. Los niños robados o que las madres parían en los centros de detención fueron inscriptos como hijos propios por muchos miembros de la represión, vendidos o abandonados en institutos. Durante la dictadura, los militares consideraban que los hijos de los desaparecidos debían perder su identidad. Por eso los hacían desaparecer y los entregaban a familias de militares. Ellos pensaban que la subversión era casi hereditaria o que se trasmitía a través del vínculo familiar. De la misma forma que a los hijos de desaparecidos se intentó quitarles su familia, a la sociedad en general se intentó quitarle esos antecedentes que, como los padres de esos chicos, eran considerados subversivos. (Diario &quot;Página 12&quot;, 10 de diciembre de 1995) </li></ul>
    13. 13. La noche de los lápices (16/9/76) <ul><li>La operación conocida como la “Noche de los lápices”, que se desarrolló entre agosto y octubre de 1976, implicó el secuestro y desaparición de estudiantes secundarios de la ciudad de La Plata, que habían luchado en defensa de un boleto estudiantil. Madres de Plaza de Mayo. El grupo Madres de Plaza de Mayo nació en 1977, integrado precisamente por madres de desaparecidos, cuya lista engrosaron también algunas de sus fundadoras. Se convirtieron en el más activo sector de oposición al gobierno. </li></ul>
    14. 14. Desindustrialización. <ul><li>La pequeña y mediana empresa fue sacrificada en el altar de la eficiencia, iniciándose un proceso de acelerada desindustralización, ante la imposibilidad de competir con productos provenientes del exterior. La aplicación de las recetas neoliberales no resolvió, sino que profundizó los problemas económicos. Especulación. A comienzos de 1977, el ministro de Economía, José Martínez de Hoz, inició un experimento monetario, denominado &quot;la tablita&quot;. Fue un sistema de devaluaciones preanunciadas que, sumado a la &quot;ley de entidades financieras&quot; de junio de ese año (que liberó el mercado de dinero y dio garantía estatal a los depósitos a plazo fijo), dio comienzo a la especulación o &quot;bicicleta financiera&quot;. La plata dulce. La dictadura implementó un plan basado en el liberalismo monetario, que era apoyado por bancos extranjeros y organismos internacionales. El funcionario encargado de cumplir el plan económico de los militares fue José Alfredo Martínez de Hoz. Puso fin al Estado intervencionista, a la protección del mercado interno y al subsidio a empresas. Se congelaron los sueldos. Dejó actuar al mercado libremente. Los resultados finales fueron desastrosos. Hubo un gran endeudamiento externo, las industrias quebraron y, al finalizar la dictadura, se desató la inflación. El conflicto del Beagle. Las cuestiones limítrofes entre la Argentina y Chile estuvieron condicionadas por las circunstancias políticas imperantes en cada país. Bajo regímenes dictatoriales en ambas naciones, las diferencias fronterizas estuvieron a punto de derivar en una guerra abierta. En 1978, luego de que la Argentina rechazó el fallo arbitral británico, el conflicto por el Beagle alcanzó su punto más álgido. El 8 de enero de 1979, la Argentina y Chile firmaron el Acta de Montevideo, que sometía el entredicho a la mediación del Papa. Finalmente, la propuesta papal, conocida a través del cardenal Antonio Samoré, se dio a conocer el 12 de diciembre de 1980 y fue aceptada por la Argentina en 1984 después de una consulta popular no vinculante, en la que el &quot;sí&quot; al acuerdo se impuso por un amplio margen de votos. </li></ul>
    15. 15. El mundial 1978 <ul><li>El triunfo final de la selección argentina en el Mundial de Fútbol ha supuesto que la Junta Militar que dirige el Gral. Videla haya cubierto con creces los objetivos que se propuso al emprender la organización del campeonato. Durante 25 días, los problemas del país argentino han pasado a un segundo plano y el título mundial conseguido por su selección los mantendrá oculto por más tiempo aún . </li></ul>
    16. 16. 1982: La guerra de las Malvinas <ul><li>En medio de la crisis política, económica y social del régimen militar, sorpresivamente el 2 de abril de 1982, tropas argentinas recuperaron las islas Malvinas. Tras frustrados intentos diplomáticos, la fuerza de tareas británica llegó al Atlántico sur y comenzaron las hostilidades. Con hitos como el hundimiento del crucero &quot;General Belgrano&quot; -que produjo 322 muertos- y del destructor británico &quot;Sheffield&quot;, la guerra concluyó el 14 de junio, con la rendición argentina. La derrota marcó el derrumbe político del régimen. El regreso de los soldados arrojó luz sobre las sospechas de lo que habían padecido, sin los pertrechos y el entrenamiento suficientes para enfrentar a los británicos. Para defender las islas del ataque de ingleses bien entrenados y equipados, la junta militar procedió a reclutar jóvenes argentinos, sin instrucción militar, la mayoría de los cuales provenía de provincias pobres del interior del país. La derrota catastrófica de Malvinas y el conocimiento de la muerte de centenares de jóvenes argentinos (más de 600), deterioraron el frente militar, pero sobre todo, la reputación del ejército, al cual se consideró como mayor responsable del desastre. En la Argentina existe una seria confusión con el término liberalismo, se lo reduce sólo a cuestiones económicas de libre comercio, se le agrega despectivamente el prefijo neo y nunca se lo asocia al liberalismo cívico, la Revolución Francesa o el constitucionalismo. Liberal es el que opina y actúa en función a la libertad. El liberal acepta que muchas cosas pueden funcionar bien aunque parezcan estar enfrentadas. Y en la economía es donde más sucede. Aquí es donde podemos ver que en la dictadura el liberalismo no existió. </li></ul>
    17. 17. Periodo de Raúl Alfonsín <ul><li>El 10 de diciembre de 1983 Raúl Alfonsín asumió la presidencia de la Nación. Su gobierno enfrentó dos grandes grupos de problemas: la consolidación de la democracia y la difusión de la misma hacia todos los ámbitos de la sociedad y la relación con las Fuerzas Armadas; y la obra general de gobierno condicionada por la inflación y la crisis de la deuda. - Fue un periodo “socialdemócrata” influido por el pensamiento de izquierda. Trajo consigo la recuperación de las libertades cívicas ferozmente suprimidas durante la dictadura militar. - Raúl Alfonsín llego al poder recitando en sus mítines electorales el Preámbulo de la Constitución Argentina, algo así como un “Padre Nuestro” del liberalismo del siglo XIX. - Fue rotulado, según los conservadores de entonces, como “intelectual gramsciano”( movimientos sociales para mantener el poder) - El gobierno de Alfonsín lucho contra el modelo sindical centralista y único impuesto por el peronismo, es decir, brego por la libertad sindical, manteniendo una economía ortodoxa que poco o nada tiene que ver con la socialdemocracia con que usualmente se identifica su gobierno. Periodo de Carlos Saúl Menem: - Presidente de la Nación Argentina por el Partido Justicialista desde 1989 a 1999, siendo el único presidente argentino en ocupar el cargo por 10 años consecutivos. Su primer mandato fue desde 1989 hasta 1995, luego del de Raúl Alfonsín, y para poder presentarse a una reelección presidencial inmediata impulsó la Reforma de la Constitución Argentina de 1994, que también disminuyó la extensión del cargo a cuatro años. Menem fue reelecto en 1995, y su segundo mandato se extendió hasta 1999. - Se produce una reforma a fondo del sistema impositivo y son privatizados el Correo Central, el Aeropuerto, los ferrocarriles y rutas nacionales, ENTEL, Aerolíneas Argentinas, YPF, Gas del Estado, centrales hidroeléctricas, termoeléctricas y de energía atómica; Mercado de Hacienda, hotel Llao Llao, Zoológico y Galerías Pacífico. - Este periodo es considerado como un “negro” periodo neoliberal, ya que afectó desfavorablemente en el aspecto económico, a la sociedad. Correlativamente, la intervención del Estado fue particularmente intensa en muchas áreas de la economía. - En esos años se desnudó la debilidad cultural del liberalismo, el que debió reencarnarse en el menemismo para hacerse, por una vez, popular, al menos mientras duró el &quot;modelo&quot;. </li></ul>
    18. 18. Los Kirchner, los impuestos y el liberalismo <ul><li>Un principio del liberalismo dice que “la performance de un gobierno la podemos medir simplemente con el nivel de impuestos”. Por esta razón “la ley de presupuesto” es la más importante de todas las leyes; ya que en ella se define el nivel de esclavitud y sometimiento -o de libertad- que tendrá la ciudadanía durante ese periodo. Cuanto el ciudadano es dueño del fruto de su trabajo invierte su excedente para hacer crecer su economía; el efecto colateral –no buscado- de esta acción, es que hace crecer a la vez, la economía del país logrando mejorar la performance de todo el sistema. Durante la gestión Kirchner el impuesto inmobiliario permaneció fijo mientras que las propiedades recuperaron su valor en dólares –por lo tanto triplicaron su valor en pesos-. Esto representó en hechos reales una reducción del Impuesto Inmobiliario del 66%. Suma que ahora esta –nuevamente- en las manos de los ciudadanos, que hacen crecer la economía al 9.2% anual y la desocupación decrece mes a mes. Esto es “la mano invisible” que describía Adam Smith; un efecto mágico que asigna recursos de la forma mas eficiente, de lo que la pudiera asignar una mente planificadora central “omnicomprensiva”. Por esta “única” razón estoy en condiciones de afirmar que el presidente Nestor Kirchner fue el presidente más liberal de los últimos 70 años. </li></ul>
    19. 19. <ul><li>El Efecto contrario lo sufrimos hace 10 años durante la gestión Duhalde en la provincia de Bs. As. En la efervescencia de las grandes reformas de la década del noventa el entonces Gobernador decidió un revaluó de las propiedades inmobiliarias para llevar los ingresos provinciales de 3.600 millones a 12.000 millones. El sistema entro en quebranto y colapsaría tres años después. La corrupción desatada durante este periodo de lucha política para conquistar el poder, llevo al país al abismo. Por esta razón estoy en condiciones de afirmar que la tragedia del 2001 tuvo un gran responsable que fue Eduardo Duhalde. El efecto mariposa. Tanto de la Rua en 1999 como Macri en 2007 ganaron las elecciones prometiendo bajar los impuestos. Ambos, al llegar al poder, traicionaron sus promesas –no solo, no bajaron los impuestos, sino que los subieron-. De la Rua, a dos años de haber ganado las elecciones con más del 50% de los votos –y con una expectativa de crecimiento del 10%-, tuvo que huir de Casa Rosada en helicóptero –fue la gota que renvalso el vaso, llenado por Duhalde-. Macri gracias a esta traicionera medida perdió casi el 70% de los votos en tan solo dos meses; alentando la desinversión en Capital Federal, que se trasladará a zonas del país donde se respete la propiedad privada. Lopez Murphy por asistir a las dos traiciones, en absoluto silencio, perdió todo su capital político. Los hombres “Pro” llegan al gobierno agazapados detrás de la figura de los liberales Juan Bautista Alberdi y Ayn Rand –que figuran en todos sus folletos- y no son mas que lobos disfrazados de corderos para asaltar la propiedad privada de los ciudadanos. “El ladrón privado es el menos peligroso de los enemigos de la propiedad” Juan B. Alberdi. Neoliberalismo es la idea de creer que se pueden alcanzar “los beneficios de la libertad”, aumentando los impuestos. Un contrasentido. </li></ul>
    20. 20. <ul><li>Cristina, el cambio recién comienza. Si un secreto del éxito del liberalismo es bajar los impuestos, la otra cara del liberalismo es el orden y la seguridad jurídica que nos garantiza reglas claras de juego en el largo plazo. Tanto Néstor como Cristina Kirchner –ambos abogados- fueron formados en la cuna del Positivismo Jurídico en la Argentina. Filosofía política -que influenciado por el Iluminismo Racionalista del Siglo XVIII y XIX- creyó en la idea de poder construir un nuevo “orden jurídico” independiente del Derecho natural. Las consecuencias de estas ideas fueron el aumento constante de “tensión de civilización” que derivo en el Siglo XX en más de 180 millones de muertos en el mundo. En la Argentina, su logro más importante fue la destrucción de la Constitución de 1853. El desorden jurídico alcanzado por esta “nueva Filosofía Política” hace que la Justicia Argentina hoy, se encuentre entre una de las peores del mundo, que induce al país a la Barbarie –inseguridad sobre la vida y sobre los bienes de las personas-. La gran asignatura pendiente para la presidente Cristina Fernández es –en mi opinión- primero: recuperar el orden jurídico, que solo se podrá conseguir, a partir de la reimplantación de la Declaración de Derechos de la Constitución de 1853. Y segundo lugar hacer respetar en la Constitución el principio Cristiano de “Dar al Cesar lo que es del Cesar y a Dios lo que es de Dios” es decir separar la Iglesia del Estado. Principio que no fue respetado por el Catolicismo y que tanto daño le ha hecho a la Iglesia y al Estado. Si Cristina en su gestión, logra reestablecer “el Estado de Derecho” en la Argentina estoy en condiciones de afirmar que su nombre cerrara un ciclo de más de 70 años de desencuentros entre los Argentinos, y resurgirá la paz y el progreso para todos. </li></ul>
    21. 21. BIBLIOGRAFIA <ul><li>Bibliografía. • Vachet A, “La ideología liberal”. Manutecci N, “Liberalismo” en diccionario político de N. Bobbio, Laski H.J, “Liberalismo Europeo” </li></ul><ul><li>• Alonso, Elizalde y Vazquez, “La Argentina contemporánea” Buenos Aires, Aique, 2004. </li></ul><ul><li>• Pagina oficial del Bicentenario: www.bicentenario.gov.ar </li></ul><ul><li>• Jorge Lanata - Critica Digital, 25 de Mayo de 2008. </li></ul><ul><li>• Esteban Domina – La Voz del Interior 25 de Mayo de 2008-09-28 </li></ul><ul><li>• “ Debates de Mayo IV”, realizados el 20 y 21 de mayo de 2008 en la Biblioteca Nacional. </li></ul><ul><li>• Maximiliano Salerno - Ciudad de Buenos Aires, Argentina Periodista, Lic. en Comunicación Social (Blog - 14.3.05 –www.maximilianosalerno.blogspot.com) </li></ul><ul><li>• Guillermo Andreau - www.rigofa.blogdiario.com 16/12/2007 </li></ul><ul><li>• Pagina oficial de la UCR: www.ucr.org.ar </li></ul><ul><li>• Pagina oficial del peronismo: www.peronismo.8m.com </li></ul><ul><li>• Discurso del profesor Walter Gispert. </li></ul>

    ×